Page 1 of 17
1 2 3 17

El brusco cambio de vacaciones a clases diarias

Por: ABC

Es normal que el inicio de curso genere muchas emociones tanto en los niños como en las familias. ¿Cómo podemos acompañar mejor a nuestros hijos?

¿Qué ocurre en el cerebro de un niño cuando una etapa de cambio se acerca y cómo podemos acompañarle mejor? «Maria Montessori llamaba “casa de niños” a la escuela, porque la concebía como una extensión del hogar en la que sentirse protegidos y acompañados para poder desarrollar el aprendizaje y la socialización», explica Zagal, experto en filosofía Montessori y neurociencia educativa de la Organización Montessori Canela Internacional.

¿Pero tienen las escuelas actuales características propias de un hogar? La realidad es que las escuelas tradicionales son bastante estrictas en cuanto a movimiento y normas. Los alumnos están casi todo el día en un pupitre y trabajan en lo mismo y todos a la vez, lo que es realmente poco natural y espontáneo. Las consecuencias de ello a largo término son muchas, pero en este artículo nos enfocaremos en ayudar a las familias para que acompañen mejor a sus hijos en este cambio tan brusco que es pasar de las vacaciones de verano a las clases diarias.

Zagal lo explica así: « Los niños suelen tener dificultades para asumir los cambios y es muy positivo que los adultos referentes con los que se relaciona le ayuden a amortiguar esos sobresaltos en su realidad». El objetivo es que el niño viva el inicio de curso de forma tranquila y que se adapte bien a la nueva situación para poder vivir la etapa escolar feliz. Cabe recordar que los episodios que generan emociones fuertes entre los 3 y los 6 años, se acaban desarrollando como creencias muy sólidas. Es decir que, si el niño vive la vuelta al colegio o la vida escolar en sí de forma traumática, es posible que esto tenga consecuencias negativas en su autoestima y en su capacidad para relacionarse a largo plazo.

«Hay muchas cosas pequeñas que podemos hacer las familias en los días anteriores a empezar el curso que ayudarán sustancialmente a que el niño se adapte mejor», afirma el experto.

La primera de ellas es la mochila junto con el material del colegio, «ir a comprar las cosas juntos y dejar que escoja reducirá la ansiedad, le dará algo seguro a lo que acogerse», continua Zagal. También puede ser positivo recordar momentos bonitos relacionados con el colegio en años anteriores, su relación con los compañeros u otras actividades en las que el niño estuvo contento. «De esta manera se convocan recuerdos positivos, lo que fomenta la segregación de endorfinas, hormonas que ayudan a mantener el ánimo alto y a pensar en positivo».

Por otro lado, también es necesario preparar al niño en cuestión de hábitos, se recomienda tener rutinas tranquilas de sueños y comidas en los días anteriores. Zagal explica: «Si el niño está descansado tendrá más energía disponible para adaptarse a la nueva situación que si está cansado y ansioso».

Por último, Marco Zagal sugiere crear espacios de comunicación de las emociones y necesidades, tanto las nuestras como las de nuestros hijos. «Esto es una práctica muy interesante que no es exclusiva del inicio de curso, sino que recomiendo que se lleve a cabo durante todo el año en casa. Normalizar la expresión de los sentimientos mejora la convivencia y enseña a los más pequeños a identificar y gestionar sus emociones, lo que es crucial para su autopercepción y para sus relaciones interpersonales».

Finalmente, es necesario tener presente que los adultos somos la referencia de lo que está bien o mal y de lo que es peligroso o merece sentir miedo. Por ello, es importante mantener la calma y mostrarnos confiados en sus capacidades para no dejar que nuestros miedos invadan su seguridad. ¡Feliz vuelta al cole!

Fuente e Imagen: https://www.abc.es/familia/educacion/abci-brusco-cambio-vacaciones-clases-diarias-202109120035_noticia.html

Comparte este contenido:

10 preguntas clave para saber cómo le ha ido el primer día de cole a tu hijo

Por: ABC

El consejo de AMEI-Waece es que los padres celebren la vuelta al cole como si de una fiesta se tratase.

Con inicio del mes de septiembre la mayoría de las Comunidades Autónomas tienen fijada la vuelta al cole en educación Infantil. Durante estos primeros días de asistencia al, el niño o niña va a sufrir una serie de cambios ya que hay que tener en cuenta que pasa de estar en un medio en el que él es el principal protagonista, a otro en el que va a tener que convivir, relacionarse y compartir con sus iguales. La acogida de los primeros días deja una profunda huella sobre el sentimiento de seguridad, especialmente fundamental en la sección de los más pequeños.

Por eso, cuando el niño vuelva a casa, hemos de preguntar cómo le ha ido el día. Solo con una comunicación fluida, tanto verbal como no verbal, podremos saber realmente las emociones que ha experimentado el niño. Más de un padre preguntará “Como te ha ido el día” y más de un niño contestará “bien”. Pero para obtener más información, es necesario explorar un poco más.

Para que la vuelta al cole sea un éxito, los expertos de la Asociación Mundial de Educadores Infantiles Amei-Waece recomiendan una serie de preguntas para profundizar y saber cómo les ha ido el primer día.

Estas son las diez cuestiones que pueden servir a los padres para profundizar en el tema con su hijo:

1) ¿Qué es lo mejor que te ha pasado hoy en el cole? ¿Qué es lo peor que te ha pasado hoy?

2) ¿Has ayudado a alguien hoy? ¿Cómo? ¿Alguien te ha ayudado a ti? ¿Cómo?

3) ¿A qué has jugado en el recreo? ¿Con quién? ¿Hay alguien con quien te gustaría jugar en el recreo y con el que nunca hayas jugado?

4) Cuéntame algo que te haya hecho reír hoy. ¿Algo te ha puesto triste o enfadado?

5) Si llamara ahora a tu seño, ¿qué me diría de ti?

6) Si mañana fueras tú el maestro, ¿qué harías?

7) Si pudieras elegir, ¿con quién te gustaría sentarte en clase? ¿Con quién NO te gustaría sentarte y por qué?

8) ¿Cuál es la palabra que más ha repetido el maestro hoy?

9) Dime tres momentos diferentes en los que hayas utilizado el lápiz hoy.

10) Dime qué cosas cambiarías de la escuela si el genio de la lámpara te concediera tres deseos.

Este periodo de adaptación se puede dar por terminado cuando se ha conseguido una cierta estabilidad emocional en el grupo, y son capaces de asumir con más tranquilidad los momentos de separación y reencuentro con las familias, así como la totalidad del tiempo de estancia al centro.

Fuente e Imagen: https://www.abc.es/familia/educacion/abci-10-preguntas-clave-para-saber-como-primer-cole-hijo-202109080150_noticia.html

Comparte este contenido:

¿Puedo acompañar a mi hijo hasta su clase en esta vuelta al cole?

Por: Laura Peraita

Muchos padres aún sienten incertidumbre sobre qué tienen que hacer el primer día que lleven a sus hijos al colegio.

Claves para una vuelta al cole de «10»

Los lloros de los niños agarrados a la pierna de su padres junto a una profesora que les tiende los brazos para darles una calurosa bienvenida al nuevo curso, parece que este año tampoco se repetirá, al menos, dentro del aula. El Covid-19 ha dado portazo a la posibilidad de que las familias arropen hasta el último minuto a sus pequeños en su primer día de clase y ahora las despedidas, aunque con lloros igualmente, son de otra manera.

Según el documento «Medidas de prevención, higiene y promoción de la salud frente al Covid-19 para centros educativos 2021-2022» establecido por el Ministerio de Sanidad y Educación, la «entrada y salida se realizará de manera escalonada al centro educativo o, en su caso, se arbitrarán medidas organizativas como la entrada al recinto por puertas o espacios diferenciados u otras que permitan aglomeraciones en dichas entradas y salidas». En esta línea, cada comunidad autónoma ha perfilado la normativa y, en el caso de la Comunidad de Madrid, su protocolo indica, además, que «con carácter general, las familias no deben entrar en los centros a dejar a los alumnos, salvo que por motivos de seguridad, en función de la situación del centro, sea aconsejable, si así lo considera el equipo directivo, cumpliendo siempre las medidas de prevención e higiene y, en ningún caso, si presentan cualquier síntoma compatible con el Covid-19».

Según Marta Pérez, directora del Colegio Europeo de Madrid, una de las preguntas que más hacen los padres ante la vuelta al cole es precisamente «¿qué hago cuando llegue allí con mi hijo?», «¿puedo acompañarle hasta su clase?». La respuesta es clara, apunta Pérez: los padres no pueden entrar al colegio. «Sí que es verdad que para los bebés de cero a un año, sí les permiten acceder hasta una recepción para entregar a su pequeños. Pero para el resto de niños de Infantil, los padres deben dejarles en una puerta corredera que da acceso aun patio».

La directora de este centro reconoce que la medida es «más dura para las familias primerizas y que tienen hijos que nunca han estado escolarizados porque les gustaría poder acompañarles hasta su clase. Sin embargo, «aceptan que es una medida forzada por el covid y que es lo mejor para la seguridad de todos».

Las cosas han cambiado

En el Colegio Julián Marias, su director Antonio Adánez, reconoce que antes de la aparición del Covid-19 en nuestras vidas los padres podían acompañar a sus hijos hasta la puerta de su clase, «pero ahora las cosas han cambiado» porque intentan que la presencia de personas ajenas al centro sea la mínima posible. «Anteriormente todas las familias y alumnos entraban y salían por la misma puerta del colegio, pero desde el año pasado disponemos de dos puertas: una para la entrada y otra para la salida, de manera que el tránsito de personas se realiza de forma más ordenada».

Aún así, explica que en el caso de los niños de Infantil de 3 años, los padres sí pueden entrar en el colegio y acompañarles hasta la misma puerta de su clase. Para el resto de Infantil, sólo podrán llevarles hasta una valla de colores que han situado fuera de cada clase. «No obstante, en ambos casos, la llegada de alumnos se hace de manera escalonada: unos llegan a las nueve en punto de la mañana y otros a las 9.07, al igual que a la salida al final de la jornada, que disponen de media hora y, de este modo, coinciden menos personas en la puerta».

Desde el Colegio Logos aseguran a ABC que en ningún caso los progenitores pueden entrar dentro de las aulas. «Disponemos de una puerta por edades para cada curso de Infantil y Primaria. En el caso de los más pequeños, es una persona auxiliar del centro quien recoge a los alumnos en la misma puerta del colegio y lo traslada al aula, donde le está esperando la tutora. Disponemos de entrada y salida del colegio flexible entre las 9 y 9.30 h de la mañana y las 16.30 y 17.0 h por la tarde».

Aseguran que en el caso de los escolares de Primaria llegan también a diferentes horas para no juntarse todos en la puerta. Los padres se quedan fuera del Colegio porque antes del Covid-19 tampoco se les permitía el paso. «No hemos recibido ninguna queja por parte de las familias respecto a esta forma de proceder. Creemos que son conscientes de la nueva situación y comprenden que es la mejor fórmula para el bien de sus hijos y para evitar posibles contagios. Lo más seguro —reconocen a ABC— es que esta forma de actuar se quede implantada después de que pase el coronavirus porque tanto padres como niños parecen estar más tranquilos y las entradas y salidas son más rápidas y organizadas».

Desde el Colegio Retamar señalan que «nos ajustamos a los que dicta la Comunidad de Madrid a este respecto» y permiten que los padres puedan solicitar con una cita previa acompañar a sus hijos de manera extraordinaria durante los tres primeros días de clase. A este centro escolar llegan también muchos alumnos nuevos en algunas de las 16 rutas de autocar que tienen disponibles. «En estos casos, los alumnos son acompañados por el encargado de ruta hasta su clase o, en algunas ocasiones, es el profesor quien sale a recogerles al pie del autobús».

Fuente de la información e imagen: https://www.abc.es

Comparte este contenido:

Los pediatras instan a reforzar las medidas en las escuelas por la alta incidencia y la variante Delta

Por: ABC

Solicitan que se reflexione sobre la idoneidad de las recomendaciones propuestas el pasado mes de mayo.

El grupo de trabajo de la Asociación Española de Pediatría (AEP) para la Reapertura de la Escolarización ha instado a reforzar las medidas contra la COVID-19 en las escuelas debido a la alta incidencia y a la variante Delta. Este grupo de expertos publicó el pasado 18 de mayo una actualización de las recomendaciones 2020 relacionadas con la escolarización presencial y la prevención de la transmisión del SARS-CoV-2 en las escuelas.

Los autores justifican en cualquier caso que, en el momento de su publicación, la situación epidemiológica de la pandemia era «muy diferente a la actual», con una incidencia acumulada (14 días) de alrededor de 150 casos/100.000 habitantes (la mitad de la actual), y «una percepción de tranquilidad motivada por la evidencia de que la presencialidad durante el curso 2020-21 había podido, a diferencia de lo que ocurrió en la mayoría de otros países, mantenerse de forma ininterrumpida, sin grandes riesgos para los niños o docentes, y con escasísima transmisión intraescolar».

Tres meses después, y solo ahora, empezando a superar una quinta ola con altísimas incidencias y que predominantemente ha afectado a los más jóvenes (con cerca de la mitad de los casos ocurriendo en menores de 30 años), instan a «reflexionar» sobre la idoneidad de las recomendaciones propuestas en mayo, informa EP.

«Asimismo, la irrupción y actual predominancia de la variante Delta, mucho más infecciosa y posiblemente con mayor transmisibilidad que sus predecesoras, así como la continua aparición de nuevas variantes con potencial patogénico y posible escape vacunal todavía por descifrar, nos obligan a ser particularmente cautos a la hora de examinar cómo debe producirse la vuelta a las escuelas en septiembre 2021», explican.

En la actualización de las recomendaciones de mayo 2021, se hizo hincapié en que debían cumplirse dos premisas para poder relajar algunas de las medidas de prevención que se implementaron durante el curso 20-21. La primera era que la intensidad de transmisión medida a través de la incidencia acumulada debía ser inferior a la de aquel entonces, y la segunda era que se debía avanzar con la vacunación de los adolescentes que, de todos los escolares, son el grupo con mayor contagiosidad y hábitos más proclives a la transmisión.

«La primera premisa no se ha cumplido, y la incidencia actual es muy superior a la deseable, y presumiblemente tardará en descender a valores que permitan una relajación de las medidas de prevención. La segunda premisa se está cumpliendo razonablemente bien, y los datos recientes disponibles sugieren que cerca de dos tercios de los adolescentes habrían recibido ya la primera dosis y que aproximadamente la mitad de los adolescentes en edad escolar estará completamente vacunada para el inicio escolar dentro de dos semanas», esgrimen.

En vista del cumplimiento solo parcial de las dos premisas que en mayo fueron consideras básicas para un relajamiento de las medidas, y ante la evidencia de que en la actualidad circula predominantemente la variante Delta, con características muy diferentes a las previas, y con afectación demostrada en la edad pediátrica, han reforzado sus recomendaciones para que el curso escolar 2021-22 «pueda comenzar de forma 100% presencial para todos los alumnos de todas las edades».

Así, instan a que se mantenga en marcha «una vigilancia y monitorización estricta de las infecciones en las escuelas, tal y como se realizó en el curso pasado». También optan por mantener las recomendaciones básicas de prevención vigentes el año pasado, y que incluían el uso de mascarillas obligatorias en niños a partir de los 6 años de edad, tanto en interiores como en exteriores; la ventilación proactiva y habitual de los espacios cerrados, las medidas de limpieza e higiene adicionales, la máxima distancia interpersonal posible entre alumnos, y el establecimiento de grupos burbuja (del menor tamaño posible) para disminuir la interacción generalizada entre alumnos y garantizar una buena trazabilidad de los casos positivos y sus contactos así como su aislamiento preceptivo.

También piden fomentar la vacunación masiva de los niños a partir de los 12 años de edad y garantizar una buena cobertura vacunal entre el personal adulto trabajador de las escuelas. «La posibilidad para los vacunados (niños o adultos) de no tener que aislarse en caso de ser un contacto de un caso positivo debería ser un aliciente adicional para convencer a aquellos que puedan tener dudas sobre la idoneidad de vacunar a los menores», añaden al respecto.

Igualmente, animan a reforzar el mensaje de que cualquier persona enferma (ya sean niños, docentes u otro personal adulto) no debe acudir a la escuela en caso de enfermedad, «por lo menos hasta que se demuestre que no está infectada por el SARS-CoV-2, y si lo está hasta completar aislamiento».

Difícil aplicación

«Somos conscientes de que algunas de nuestras recomendaciones pueden ser de difícil aplicación, y que, por ejemplo, mantener las mismas ratios de profesores y alumnos, o un tamaño reducido de los grupos burbuja va a ser complejo, primero por la reducción propuesta por el Ministerio de Educación de la distancia interpersonal (que disminuye de 1.5 m a 1.2 m, lo que conllevará más niños por clase) y segundo porque requeriría una inversión de fondos significativa para la contratación de personal adicional. Sin embargo, y ante la incertidumbre causada por la variante Delta y su mayor transmisibilidad, es importante resaltar que deberemos ser muy cautos y vigilantes porque desconocemos si las medidas que se aplicaron el año pasado seguirán siendo igual de efectivas a la hora de contener la transmisión intraescolar en este nuevo contexto», argumentan.

Por ese motivo, y dado que ven «fundamental» mantener la apuesta por una educación exclusivamente presencial con todos los beneficios que esta conlleva para los alumnos, también consideran necesario «seguir aplicando estrictamente las medidas que tan bien funcionaron el curso anterior, a las que se añadirían la vacunación de los adolescentes, al mismo tiempo que monitorizar de forma proactiva lo que esté pasando en las aulas». «Si las tendencias observadas son parecidas a las del año pasado, podrán progresivamente relajarse muchas de estas medidas», agregan.

Fuente e Imagen: https://www.abc.es/familia/educacion/abci-pediatras-instan-reforzar-medidas-escuelas-alta-incidencia-y-variante-delta-202108271723_noticia.html

Comparte este contenido:

Aplicaciones y redes sociales según las necesidades de los niños desde infantil a educación especial

Por: ABC

Estas son las sugerencias de Pilu Hernández Dopico, de «El Pupitre de Pilu», de cara a la nueva normalidad» en los colegios.

El uso de las redes sociales y de la tecnología está siendo cada vez más usual en los colegios, muchos profesores las integran para impartir sus clases. La experta en educación y CEO de El Pupitre de Pilu, Pilu Hernández Dopico, cree que esta es una buena opción para educar a los alumnos y hacer un uso responsable de internet. «Hoy en día es difícil escapar de las aplicaciones y las redes sociales. Utilizarlas en los colegios beneficia a los alumnos porque les da las herramientas necesarias para hacer un buen uso. Hay que dejar claro que los conocimientos que se enseñan no son distintos, el libro de texto sigue existiendo, pero en un formato distinto. Hemos cambiado el continente, no el contenido».

Desde El Pupitre de Pilu os dejamos unas recomendaciones sobre aplicaciones en función de las necesidades de los niños:

INFANTIL

Masha y el oso: es una serie infantil y han creado la app que contiene 30 juegos que se dividen en diferentes categorías y así poder trabajar distintas áreas. Disponible en IOS y Android.

Loopimal: iniciación a los más pequeños al gran mundo musical.

Cookie Monster´s Challenge: con el monstruo de las galletas como protagonista enseñará a los niños conceptos básicos.

Tangram: ¿quién no recuerda este juego?, pues sí ya lo tenemos en app y lo que quiere conseguir adentrar a los más pequeños en el mundo de la geometría y sus formas, creando múltiples figuras.

PRIMARIA

Mario Abecedario: una aplicación muy útil para aprender las letras. Con Mario irán atravesando diferentes mundos con sus respectivos obstáculos, las letras. Cuando se arrastra una letra reproduce su sonido y al superar la misión reproduce una palabra que empieza por esa letra. Lo mejor de esta app es que además es gratuita.

Cuadernos by Rubio: ¡sí! A lo mejor alguien pensaba que los clásicos cuadernos no estarían en app, pues erros, viene y pisando fuerte. Los tenemos de todo: operaciones, problemas y para educación infantil. Incluye al búho-tutor que será quien guíe al niño explicándole las actividades y lo mejor corrigiéndolas.

Geometría Montessori: con esta app aprenderán formas geométricas trabajando la lógica.

SECUNDARIA

1. Tik Tok: conocida por todos, pequeños y no tanto. Con ella se pueden hacer vídeos con música y filtros de más de un minuto.

2. Spotafriend: red social entre los más jóvenes de 13 a 19. Cuenta con 2 mill de usuarios.

3. Discord- habla, chatea: también una red social, pero más pensada en videojuegos.

4. Spotify: app de música.

5. Instagram: red social para compartir fotografías y donde los demás pueden ver lo que haces al instante.

EDUCACIÓN ESPECIAL

1. Soy visual: actividades interactivas para el desarrollo del lenguaje, adaptado al nivel del menor.

2. Jose aprende: cuentos visuales con pictogramas.

3. Araword: convierte cualquier texto en pictogramas.

4. Pictosonidos: una app que trabaja por categorías semánticas a través de las onomatopeyas.

Fuente e Imagen: https://www.abc.es/familia/educacion/abci-aplicaciones-y-redes-sociales-segun-necesidades-ninos-desde-infantil-educacion-especial-202108220038_noticia.html

Comparte este contenido:

4 maneras de fomentar la lectura en los más pequeños de la casa

En verano tenemos (normalmente) más tiempo para dedicarle a nuestros hijos y es el momento ideal para comenzar con sus hábitos de lectura desde las edades más tempranas

Seguro que entre tus propósitos para el verano se encontraba leer más. ¿A que sí? Pero lo que quizás no te habías planteado es la manera de hacer que tus hijos también descubran la paz de ponerse tras unas páginas.

De la mano de Clara C. Scribá, filóloga hispánica y fundadora de Letropía, repasamos las 4 claves para comenzar a inculcar el hábito de la lectura a los pequeños de entre 1 y 6 años. Desde el claro dar ejemplo al paso por libros juguetes, descubrimos también una serie de títulos para comenzar el camino hacia la imaginación en buena compañía.

En muchas ocasiones, podemos escuchar críticas sobre lo poco que leen los jóvenes de hoy en día. Por suerte, los planes de estudios se están adaptando a los gustos más propios de esas edades y lejos quedan los tiempos donde la lectura del trimestre se hacía cuesta arriba desde las primeras páginas.

El verano es la época ideal para sacar ese rato que dedicarle a tus retoños para ir creándoles un hábito sano de ocio lejos de las pantallas. Convertirlo ahora en una rutina hará que sea más fácil mantenerlo cuando llegue de nuevo el horario apretado en septiembre.

Antes de llegar a la queja sobre los adolescentes y a un punto de no retorno, tenemos tiempo para inculcar el amor por la lectura a los más pequeños de la casa. Hoy, de la mano de Clara C. Scribá, directora de Letropía, repasamos cómo hacer que los niños de 1 a 6 años aprendan a amar los libros, puesto que es, en estas edades tempranas, cuando hay que empezar a inculcar el hábito de la lectura.

En un momento en el que las pantallas copan el día a día y es difícil escapar de ellas, debemos fomentar el desarrollo de la imaginación de nuestros hijos a través de la lectura.

1. Libros juguetes. Adaptar el tipo de lectura a cada franja de edad es de vital importancia. Los ejemplares que incluyen texturas, muchos colores e incluso sonidos empezarán a despertar la curiosidad de los niños. Cuando vaya pasando el tiempo, introduciremos un poco de hábito de lectura como tal. «Lo importante en este punto es que empiecen a asociar la forma del libro, el hecho de agarrar uno físicamente, con ocio y diversión», comenta Clara.

2. Cuento nocturno. Sabemos que es difícil sacar energía a última hora del día para ponerse a leer un cuento con ellos. Pero establecer esa rutina de lectura pasiva por su parte es también fundamental. Además de crear un momento especial entre vosotros, estás apostando por un rato sin pantallas donde puedan desarrollar su imaginación, acompañados de libros ilustrados.

3. Si tú lees, ellos leen. Está comprobado: los niños copian aquello que ven. No hay nada como dar ejemplo para que a tus niños les pique el gusanillo de la lectura. «No tienes que ponerte a leer grandes clásicos o nada grandilocuente . El simple hecho de coger una revista, una novela corta, un libro de relatos… Lo que ellos necesitan ver es que disfrutas con la lectura que hayas elegido», puntualiza Scribá.

4. Visitad librerías infantiles y que elija su próxima lectura. Haz de la visita a las librerías especializadas en literatura infantil una actividad recurrente y divertida. «Que esperen con ganas el momento de ir a adquirir nuevos libros. La biblioteca es igualmente válida», recuerda Clara.

Comparte este contenido:

España: Solo el 8% de los niños ha incrementado el uso de dispositivos para un fin educativo

Un estudio muestra que los productos electrónicos empleados para un fin escolar han caído en desuso por parte de los pequeños y ahora los utilizan más para ocio y juego que para estudiar

La pandemia ha cambiado la vida de muchos, aunque, sin duda alguna, los niños han sido unos de los grandes protagonistas de esta historia. Con ayuda de los padres, los niños consiguieron adaptarse al uso de dispositivos electrónicos en materia de educación. Tras este gran avance, que supuso la única solución para que millones de niños en nuestro país pudieran acabar el curso, ¿en qué punto se encuentran los niños respecto al uso de los dispositivos electrónicos?

Para dar respuesta a esto, SPC, marca española de electrónica de consumo, lanza la «I Radiografía de los españoles smart». Este estudio muestra que, actualmente, y con la vuelta a la normalidad en las aulas, los productos electrónicos empleados para un fin escolar han caído en desuso por parte de los pequeños y ahora los utilizan más para ocio y juego que para estudiar.

El estudio revela que, de los encuestados con niños a su alrededor, hay un 46,4% que considera que el uso mayoritario que los pequeños hacen de los dispositivos electrónicos es para jugar y tan solo un 8,3% considera que los usan mayoritariamente como complemento educativo.

El informe realizado por la tecnológica española SPC también refleja cómo los padres ven la necesidad de asignaturas que enseñen a los niños las ventajas de la tecnología, de actividades interactivas que fomenten el trabajo en equipo y del uso de dispositivos electrónicos en las aulas para mejorar sus capacidades tecnológicas.

Consultar información para tareas de clase

Solo un 8,3% de los niños hacen un uso mayoritario de los dispositivos electrónicos para consultar información como ayuda a sus tareas de clase. Los niños han sido unos de los grandes protagonistas de todos estos meses de cambios y adaptaciones impuestas por la crisis del COVID_19. Sus horas de juego, de interacción con amigos y de disfrutar de actividades en grupo se vieron modificadas hasta casi su desaparición. El confinamiento y las cuarentenas también cambiaron drásticamente su forma de estudiar haciendo que esta evolucionara hacia el ámbito digital. A pesar de este aumento del uso de los dispositivos tecnológicos durante los meses de clases online, los adultos con niños a su alrededor señalan que, hoy, solo un 8,3% de los pequeños hace uso de ellos mayoritariamente para cumplimentar información para sus tareas de clase.

En este sentido, el 46,4% de los encuestados considera que jugar ha sido el uso principal de los aparatos electrónicos por parte de los niños, seguido de un 26,4% que opina que los utilizan para ver contenidos audiovisuales. Un minoritario 7,7% de los encuestados cree que los niños los han utilizado mayoritariamente para estar en contacto con sus familiares y amigos, un 6.7% para usar aplicaciones para aprender jugando (por ejemplo, los idiomas) y un pequeño 4%, para escuchar música.

Lo que sí parece estar claro es que lo niños han cambiado su relación con los dispositivos electrónicos en los últimos meses. Así lo confirma el 84% de los adultos con niños en su entorno, si bien, la amplia mayoría, el 36,2%, opina que lo que ha aumentado ha sido el uso para momentos relacionados con el ocio.

Aumento de uso de dispositivos

El 36,2% de los niños ha aumentado el uso de los dispositivos electrónicos para sus momentos de ocio. Tras el período de mayores restricciones en los que se observó un aumentó en el uso de dispositivos electrónicos por parte de los pequeños en el ámbito escolar, parece que la tendencia a usar más este tipo de terminales se ha quedado entre nosotros. Así, 8 de cada 10 encuestados con niños en su entorno afirman que estos han modificado en gran medida su relación con estos dispositivos. Sin embargo, la gran mayoría afirma que, a lo largo de este curso, son las horas de uso para ocio las que más han incrementado los más pequeños.

Así, de los adultos con niños a su alrededor que han participado en este estudio de SPC, el 36,2% considera que los pequeños han aumentado las horas de uso para momentos relacionados con el ocio. Por el contrario, solo un 28% considera que ese mayor uso es debido a temas educativos. Por su parte, un 16% que piensa que no han variado ni su uso ni el tiempo dedicado a los mismos o que han hecho un uso equitativo para ambas cosas (15,1%).

A pesar de esta situación, en el otro extremo, nos encontramos con un reducido 4,9% que afirma que los menores han reducido las horas de uso totales de los dispositivos electrónicos

La tecnología y la gamificación

La tecnología y gamificación para el desarrollo de la creatividad infantil. Uno de los grandes retos de los padres es inculcar a los niños buenos hábitos de uso de los dispositivos electrónicos. Por eso, se genera entre ellos dudas sobre las ventajas e inconvenientes del uso de estos aparatos por parte de los pequeños para aprender a través del juego.

Un altísimo 80,7% de los encuestados piensa que la tecnología y las actividades de gamificación son un apoyo para el desarrollo de la creatividad infantil porque les ayuda a resolver retos, un 65,3% afirma que les genera autonomía y un 57, 2% considera que estas actividades no presenciales les ayudan a perder el miedo a equivocarse.

Al otro lado nos encontramos que un 68,8% de encuestados que afirma que con la tecnología los niños buscan la inmediatez y ya no son capaces de buscar inspiración en otros ámbitos si les lleva más tiempo. Le sigue un 61,1% de las respuestas que considera que esta conectividad constante les puede volver personas menos sociables y un 58,62% que cree que los niños ya no saben hacer nada si no es digital.

Preguntados por las posibles soluciones que podrían mejorar las capacidades tecnológicas de los niños a nivel educativo, la mayoría de los encuestados, casi 6 de cada 10, tiene claro que el entorno educativo debería proponer actividades interactivas que fomenten el trabajo en equipo. Le sigue un 48,6% que defiende que los niños deberían contar con asignaturas que les enseñaran a ver las ventajas de la tecnología en distintos ámbitos educativos y un 42% que considera que disponer de más dispositivos electrónicos en las aulas ayudaría a que los niños asociaran este dispositivo al aprendizaje y no solo al ocio.

Niños y tablets, el tándem perfecto

El combo niños y tablets es el tándem perfecto para el crecimiento académico y el desarrollo cognitivo de los niños, según un 81,2% de la población. Si de un dispositivo estrella entre los niños tuviésemos que hablar actualmente, sería la tablet, ya que puede ayudar a mejorar ese rendimiento escolar tan buscado a partir de, por ejemplo, actividades y juegos digitales, así como a optimizar la adaptación al entorno digital. El estudio «I Radiografía de los españoles smart» de SPC revela que más de un 80% de los encuestados cree en los beneficios de su uso ya que ayuda al crecimiento académico y desarrollo cognitivo de los niños, al mismo tiempo que a recibir el apoyo y refuerzo que necesitan en las asignaturas en las que se encuentren con más dificultades. Un 74% de las respuestas apunta a que el uso de tablets por parte de los pequeños les ofrece un aprendizaje adaptativo y personalizado a las características y necesidades de cada uno.

En el lado contrario, el estudio pone de manifiesto que 8 de cada 10 encuestados piensan que los niños se vuelven muy cómodos a la hora de buscar fuentes de información y contrastar datos y afirma que este tipo de dispositivos debería ser un recurso complementario al proceso de aprendizaje guiado por métodos más tradicionales.

Fuente de la información e imagen: https://www.abc.es

Comparte este contenido:
Page 1 of 17
1 2 3 17