Constatan senadores de Uruguay menos recursos para educación

Senadores del Frente Amplio de Uruguay constataron críticamente que en el presupuesto gubernamental que considera hoy el parlamento habrá menos recursos para la educación.

El legislador José Carlos Mahia señaló tras la presentación de las cifras de gastos por el ministro del ramo, Pablo Da Silveira, que tanto en esta área estratégica de políticas públicas como en ciencia y todo lo que hace a la cultura ‘tienen una reducción’.

A media sanción en la Cámara de Diputados por ceñida mayoría de la coalición de derecha, el proyecto de Ley correspondiente permanece pendiente de la consideración senatorial con el tema de la enseñanza entre los más polémicos.

Para el frenteamplista Mahía implicará ‘por un lado menos fuentes laborales para los trabajadores del sector y por otro clases con más alumnos en los mismos salones’, lo que ‘a todas luces, es una afectación directa a la calidad educativa’.

Justo en esta misma jornada el gremio de profesores de secundaria culminará 48 horas de paro nacional por esas señaladas causas.

Por su lado el senador del Partido Socialista, Daniel Olesker, apuntó contra Da Silveira que en su presentación de los números dijo que el gasto educativo sobre el Producto Bruto Interno (PBI) será en 2021 un 4,9 por ciento, por debajo del 5.1 con que cerró 2019 el último año de gobierno del Frente Amplio.

Detalló que a tenor con las propias proyecciones del funcionario, el gasto educativo sobre el PBI al concluir el quinquenio será del 4,7 en un tendencia negativamente descendente.

La Administración Nacional de Educación Primaria (ANEP) y la Universidad de la República (Udelar) tendrán menos y representan el 80 por ciento de la partida dedicada a la enseñanza.

‘Ya se sabe que la ANEP se verá afectada con menos docentes, menos horas en música y coordinación y que gran parte de esa baja se debe en gran parte a que el 1 de enero de 2021 en lugar un aumento salarial equivalente a la inflación será de menos de la mitad’, advirtieron ambos legisladores.

Los recursos para las becas universitarias y el hospital para formación de médicos son otros temas reclamados por la Udelar y que está sobre la mesa sobre lo cual en Diputados logró que le asignaran algunas partidas pero no todos sus cometidos.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=410429&SEO=constatan-senadores-de-uruguay-menos-recursos-para-educacion
Comparte este contenido:

Políticas de Bolsonaro y Macri atentan contra la educación pública

Redacción: Telesur

En Brasil y Argentina los gremios docentes y alumnos se han movilizados contra los recortes en materia de educación.

El pasado miércoles miles de brasileños salieron a las calles de las principales ciudades de Brasil en contra de los recortes y en defensa de la educación pública en el país suramericano.

Más del 70 por ciento de las universidades atendieron el llamado a participar en el paro nacional , donde exigen al Congreso aprobar una medida provisoria que reforme la estructura planteada por el ministro de Educación Abrahan Weintraub, que contempla el recorte del 30 por ciento del presupuesto.

Las denuncia realizada por el sector educativo de Brasil es similar a la expuesta por estudiantes y profesores en Argentina que se oponen a los recortes del presidente Mauricio Macri en este sector.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
Tanto Jair Bolsonaro como Mauricio Macri han avanzado en una política de recortes que atenta contra el sector educativo y pone en peligro la educación pública y gratuita, privilegiando a las clases sociales de mayor poder adquisitivo.

Medidas contra la educación en Brasil

El pasado 30 de abril el el ministro de Educación, Abraham Weintraub, anunció un recorte del 30 por ciento para las universidades públicas e institutos federales.

La propuesta del Gobierno de Bolsonaro fue rechazada por educadores y alumnos que lo observan como un ataque contra el ejercicio de su profesión y el derecho a la educación.

En este sentido, Tatiana Roque, profesora de matemáticas y de filosofía en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ), sostiene que el recorte del 30 por ciento del presupuesto de las universidades públicas, lo que podría provocar la paralización de las actividades de enseñanza.

Los recortes afectarían el pago de gastos básicos como las facturas de agua y de luz, o los servicios de vigilancia y limpieza.

Roque denunció que desde el Gobierno se está avanzando hacia la privatización ya que empresas interesadas en controlar el sector, producir material didáctico o formación de profesores, y su objetivo sería ofrecer servicios de pago como supuesta alternativa a la mejoría de las escuelas.

“La educación secundaria también pretende ser reformada, lo que implicaría que los estudiantes no recibirán las mismas enseñanzas en todas las escuelas del país” señaló la profesora universitaria.

Para Tatiana Roque el plan del presidente Bolsonaro busca elitizar la educación universitaria pública brasileña.

Un caso particular ha sido la propuesta de la presencia policial dentro de las instituciones de enseñanza primaria y secundaria, desde sectores educativas han denunciado que la intención es la de crear instituciones semejantes a un liceo militar.

El Gobierno de Bolsonaro también ha avanzado contra programas de investigación y culturales.

Medidas contra la educación en Argentina

Durante el Gobierno de Mauricio Macri el sector educación y cultura han sido de los más afectados por los recortes presupuestarios.

En la actualidad la educación pública es uno de los sectores más golpeados por el Gobierno de Macri.

Según representantes gremiales el Gobierno ha cerrado  programas de formación docente  y la subejecución de diferentes partidas, además de la derogación del contrato docente nacional que circunscribió las discusiones salariales al ámbito de las provincias.La situación de las paritarias dejó a la mayoría de los docentes argentinos por debajo de la linea de pobreza, según gremios como Ctera.

Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter
Uno de los detalles que pueden mostrar la realidad educativa en Argentina se puede observar en la caída del presupuesto nacional en los últimos tres años.

Para 2016  más de 7 por ciento del presupuesto se destinaba a la educación, en 2019 cayó al 4.9 por ciento. El financiamiento de la educación se ubicó en 2016 en 122 mil millones de pesos (271 mdd)  para 2019 es de 200 mil millones de pesos (445 mdd) pero ajustada a la inflación representa una pérdida del 17 por ciento.

Representantes de los gremios docentes han señalado que Mauricio Macri ha avanzado hacia la desinversión en la educación como parte de su política neoliberal.
Fuente: https://www.telesurtv.net/news/Politicas-de-Bolsonaro-y-Macri-atentan-contra-la-educacion-publica-20190516-0010.html

Comparte este contenido:

Educación y calidad: agenda de una multipartidaria educativa

Por Luciano Sanguinetti

Hace más de 10 años que en materia educativa se discuten sólo salarios, mientras a nuestro alrededor cambian de forma incesante las formas de producción.

Prestemos atención a dos noticias en apariencia desconectada, una del año pasado. Según los resultados de la evaluación Aprender 2016 presentados por el Ministerio de Educación de la Nación en mayo de 2017, el 40% de los alumnos del secundario tiene un rendimiento por debajo del nivel básico en matemática y esta cifra crece al 81% en los alumnos con alta vulnerabilidad social. La otra noticia es más reciente: se inauguró una planta automotriz en Córdoba, con una inversión de US$ 500 millones, de la empresa Fiat. El 85% de cada auto lo arman robots. Evidentemente estamos en problemas. El futuro de la economía mundial pasa por el conocimiento y nosotros sólo discutimos nuestro sistema educativo en el marco de las paritarias docentes, en las cuales la pregunta excluyente es cuándo empiezan las clases y no qué vamos a enseñar, cómo, ni mucho menos para qué.

Hace más de 10 años que en materia educativa se discuten sólo salarios, mientras a nuestro alrededor cambian de forma incesante las formas de producción, las tecnologías de comunicación, las prácticas culturales, en fin, todas las formas de estar juntos con el vértigo de todo proceso civilizatorio. Cuando en 1988 concluyó el Congreso Pedagógico todavía existía la empresa estatal de telecomunicaciones, Entel, y conseguir un teléfono nuevo era literalmente un misterio; la ley Federal de Educación se sancionó en 1993 en un contexto en el que Internet sólo alcanzaba a las élites gubernamentales y científicas y faltaba bastante para que se convirtiera en la revolución de las comunicaciones. La Ley de Financiamiento Educativo que promovió la inversión del 6% del PBI en la educación se sancionó en 2006 cuando todavía no existía facebook en español y las redes sociales no habían alterado definitivamente el tiempo y el espacio, achicando el mundo de una manera irremediable.

Es evidente que en la carrera del conocimiento venimos rezagados y al parecer cada vez más cansados. Y esta sensación frustrante se incrementa por la esterilidad de unos debates en los que los actores, sean estos políticos, técnicos o gremiales, parecieran estar más enfocados en ver quién gana la pulseada, que por resolver el problema de fondo. Un problema que para resolverlo necesitamos partir de denominadores comunes sobre los cuales deberíamos dejar de discutir de forma crónica. Señalemos algunos.

Los salarios son bajos, no los de todos en el sistema educativo, pero sí el de la mayoría. Pero a su vez tenemos un promedio de docentes por alumno injustificado: 12 alumnos por docente en la provincia de Buenos Aires, una de las medias más bajas de la región. Tenemos ausentismo crónico en secundaria y una carrera docente que no privilegia la función directiva.

La infraestructura de las escuelas está deteriorada por años de desinversión, sólo el 35% de las escuelas primarias estatales tiene conectividad y la mitad de los docentes dice no usar ningún instrumento tecnológico para la enseñanza. En muchos casos las escuelas las sostienen las cooperadoras, con ayuda de docentes y familias que hacen lo imposible para darles condiciones a sus hijos. También es un dato crítico la falta de escuelas y vacantes, especialmente en el nivel inicial.

Otro aspecto clave es la formación docente. Hay consenso en que debe ser revisada. En un mundo hiperinformado no alcanza con los institutos de formación terciaria y el testimonio de los docentes habla de la necesidad de una formación más actualizada y exigente, ante los múltiples desafíos que implica entrar a un aula. Las aulas demandan hoy a los docentes más conocimientos, nuevas metodologías y otras competencias.

Los datos duros sobre pobreza e indigencia son incontrastables. La escuela se enfrenta a contextos de alta vulnerabilidad. Más del 47% de los niños entre 0 y 15 años son pobres y muchos de ellos van a la escuela estimulados por un plato de comida. Más de un tercio de la población escolar desayuna, almuerza y/o merienda en la escuela.

La agenda de una multipartidaria educativa

Si compartimos las dimensiones centrales de este diagnóstico, no sería muy complejo diseñar un plan que contemple:

a) reformular la formación docente pasándola integralmente a las Universidades Nacionales donde está la máxima jerarquía académica que la Argentina puede ofrecer. Toda la diversidad del conocimiento está allí, y el mayor capital humano y tecnológico del país. Es un despropósito no vincularlos en la formación de los formadores y darles la alta misión de acreditar a nuestros docentes.

b) definir un plan de infraestructura escolar de cercanía, que garantice ejecutividad, como es el caso del Fondo Educativo en la Provincia de Buenos Aires, que transfiere hoy cerca de 7.000 millones de pesos a los municipios. Si la ley estableció una prioridad del 50% en materia de infraestructura escolar, bien podría avanzar hasta el 100% en los próximos años, dejando la posibilidad que sean, en el futuro, los mismos municipios los que revisen estos porcentajes para luego poder invertirlos en insumos pedagógicos, en la capacitación o programas especiales determinados por las demandas y el contexto de las escuelas.

c) con las cifras de pobreza que hoy tenemos es impensable que una parte de la población escolar no reciba alimentos en la escuela; por el contrario, esto puede ser un beneficio en materia de nutrición y de buenas prácticas alimentarias, además de inscribirse en la lógica de la extensión de la jornada con actividades complementarias en el segundo turno. Lo que no podemos seguir sosteniendo es que esa alimentación no sea de calidad.

d) la escuela es una unidad de conocimiento, el centro del sistema, no el final de un proceso. Allí interactúan todas las partes del sistema: los niños y sus familias, los docentes y directivos, el Estado en sus diferentes niveles y competencias, la sociedad civil y sus organizaciones (clubes, cooperadoras, empresas). Necesitamos un sistema de evaluación y seguimiento de esa unidad en forma continua. El viejo sistema de inspección ha quedado obsoleto y hoy los dispositivos tecnológicos facilitan la posibilidad de que cada escuela sea monitoreada. Debemos crear una agencia de evaluación integral y permanente de las escuelas.

Pero además, lo que más necesitamos es que la escuela deje de ser un botín de guerra de la clase política. Nadie va a ganar o perder una elección por un paro o un examen. Lo que necesitamos es devolver el debate educativo a sus ámbitos específicos: sin descartar la televisión ni la paritaria, la agenda educativa debe ingresar al parlamento.

Fuente del Artículo:

http://www.lapoliticaonline.com/nota/111236/

Comparte este contenido:

Argentina: Unión de Trabajadores de la Educación denuncia que cada vez menos chicos tienen acceso a la escuela pública

Argentina/20 de Noviembre de 2017/Filo

La UTE-CTERA apuntó contra el Gobierno porteño por la falta de vacantes para aquellos que quieren ingresar al colegio.

Una nueva disputa se abre entre el Gobierno y la educación: esta vez se trata de la falta de vacantes para los chicos que quieren ingresar a la escuela pública, revelado tras la publicación de los listados de asignación de las plazas disponibles para el ciclo lectivo 2018.

Así lo denunció la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE-CTERA) a través de un comunicado publicado en su sitio oficial, en el que aseguraron que el Gobierno porteño «le impide a cada vez más niños ingresar a la educación pública».

.

Sin Vacantes
La falta de vacantes, un nuevo problema en la educación pública | Foto: Sitio Oficial UTE

«Miles de familias se enteraron hoy que el Gobierno de la Ciudad volvió a cerrarles en la cara las puertas de la educación pública», disparó el gremio, para luego sostener que la situación se ha tornado más complicada que en 2016, cuando -según números oficiales- hubo 11.432 niñas y niños sin vacante en las escuelas públicas de la Ciudad.

Además, apuntó contra la administración de Horacio Rodríguez Larreta y aseveró que llevan una «política de vaciamiento educativo». «(El Gobierno) decidió dejar de brindar datos e ignorar el pedido de informes que en abril de este año aprobó la Legislatura», aseveró el sindicato.

Este año se sumarían 2.000 chicos a las alarmantes cifras anteriores | Foto: NA

Y agregó: «Con los datos oficiales escondidos, la comunidad educativa se organiza para conseguir vacantes y sistematizar las cifras del vaciamiento».

Por otro lado, destacó que «gracias a la movilización de la comunidad educativa» y el trabajo de familias reunidas en colectivos como «La Vacante es un Derecho» y «Vacantes para Todos», se tiene información de que este año «el problema ha crecido y que, a quienes quedaron fuera de la escuela pública en años anteriores, en 2017 se sumaron alrededor de 2.000 nuevos casos».

«Cuando hablamos de escolarización, puede verse con claridad que el problema es mucho más grave ya que, a la creciente falta de vacantes, hay que sumar a las y los 10.213 niñas y niños que concurren a Centros de Primera Infancia», espacios -advirtió- «no son opciones pedagógicas sino propuestas asistenciales».

Larreta
La UTE-CTERA asegura que Rodríguez Larreta lleva una «política de vaciamiento» | Foto: NA

La conducción de UTE-CTERA añadió que «lejos de trabajar en la búsqueda de una solución a la desescolarización de alrededor de 23.000 niñas y niños, el GCBA sigue sin respetar la Constitución de la Ciudad, que establece la responsabilidad del Estado de garantizarles el acceso a la educación pública» y remarcó que «por el contrario, el gobierno de Rodríguez Larreta reduce año tras año el porcentaje del presupuesto destinado a Educación».

«El crecimiento de la falta de vacantes no es producto de ninguna casualidad. La desinversión y la falta de política educativa, la situación económica cada vez más compleja y el aumento en las cuotas de los jardines privados son elementos que aportan a la construcción de una verdadera tormenta perfecta en la que las más perjudicadas son las familias que eligieron sin suerte la escuela pública», concluyó el sindicato conducido por Eduardo López.

 Fuente: https://www.filo.news/actualidad/Union-de-Trabajadores-de-la-Educacion-denuncia-que-cada-vez-menos-chicos-tienen-acceso-a-la-escuela-publica-20171118-0010.html

 

Comparte este contenido: