Page 1 of 3
1 2 3

México: Feministas mapean zonas de violencia en Puebla

Por: Leslie Zepeda / Zona Docs

Dos organizaciones feministas, 33 Mujeres y la Observatoria Todas MX dieron a conocer los resultados de la intervención Territorio Seguro que realizaron durante el último mes en Puebla para identificar las zonas de mayor riesgo para las mujeres que habitan la capital de este estado. Realizaron un experimento colocando 10 siluetas de mujeres en los puntos donde las mujeres de Puebla identifican mayores peligros. Los resultados del experimento fueron evidentes, el 80% de las siluetas desaparecieron en un promedio de 12 horas

Territorio Seguro tiene como objetivo la creación de políticas públicas que garanticen la elaboración de herramientas y/o estrategias que protejan los derechos de las mujeres en las calles de México.

Durante el último mes, 33 Mujeres junto con la Observatoria Todas MX comenzaron a realizar labores de concientización en la capital del estado de Puebla. Del 25 de marzo al 25 de abril, a través de entrevistas recabaron las voces de mil mujeres de este territorio; 500 se llevaron a cabo en 400 colonias distintas y 500 más a través de la plataforma Google Forms.

“Vamos por esos territorios seguros, no sólo para caminarlos, sino para apropiarnos de ellos. Porque aspiramos a una vida libre de violencia, porque ya no hay un lugar seguro para nosotras, ni en la calle, ni en la escuela, ni en el medio digital, en ningún lado” comentó la activista Yndira Sandoval, quien estuvo a cargo de la metodología de la intervención.

Yndira Sandoval explicó que para el desarrollo de Territorio Seguro decidieron realizar trípticos que incluyeron un violentómetro, un directorio de instancias para solicitar ayuda, información para conocer, identificar y prevenir la violencia, datos para contactarse con las organizaciones, además de un cuestionario. Con este último consiguieron un mapeo de los sitios más peligrosos, de acuerdo con la percepción y experiencia de las mujeres que habitan este territorio.

Desaparición, feminicidio

El Registro Nacional de Personas Desaparecidas y no Localizadas (RNPDNO) estima que en Puebla han desaparecido mil 463 mujeres en los últimos 3 años, lo que representa el 52.61% de las personas desaparecidas en dicho estado.

Al mismo tiempo, informaron que la Secretaría de Gobernación registró que seis estados de la República concentran el 62% de los casos de desaparición de niñas, adolescentes y mujeres, los cuales son: Puebla, Jalisco, Ciudad de México, Tamaulipas, Nuevo León y el Estado de México.

“Lo que más nos preocupó fueron justamente las desapariciones y que en menos de 12 horas se dieran estas desapariciones. Recordarles que fueron colocadas en espacios donde mujeres nos dijeron que ahí, dentro de su propio territorio era donde más se generaban tipos de violencia” agregó la presidenta de 33 Mujeres, Edurne Ochoa.

A pesar de esta realidad, ambas organizaciones denunciaron las graves declaraciones del actual gobernador de Puebla, Miguel Barbosa en junio de 2020 con las que revictimizó a las mujeres que son desaparecidas:

“Ha habido casos donde la policía ministerial ha encontrado a las personas declaradas como desaparecidas con su novio en algún lugar en Puebla, y mientras ya quedaron en el registro de desaparecidas.”

Entre el resto de los hallazgos proporcionados, informó la presidenta de 33 Mujeres, que 8 de cada 10 mujeres resaltaron identificar el caso de alguna niña o mujer desaparecida, ya sea familiar, amiga o conocida en el mismo territorio. En el caso de las mujeres que son violentadas, el 62% de las entrevistadas tienen el conocimiento de alguna mujer que vive violencia.

Sin ningún apoyo institucional lograron realizar un atlas de la violencia en Puebla, reconocieron, por lo que, les resulta imposible que las propias autoridades, con las herramientas a su alcance, no hagan lo necesario para que en Puebla o en cualquier otra ciudad de México pare la violencia hacia las mujeres:

“Si organizaciones de la sociedad civil tuvimos la posibilidad durante un mes de intervenir nuestros territorios, de diseñar e implementar estrategias con nuestra silueta, de colocarlas, monitorearlas y llevar una bitácora de qué tipo de violencia sufrieron […] Nos parece increíble que las propias autoridades no tengan la posibilidad ni la voluntad política de generar estos atlas de riesgo de violencia y desigualdad en Puebla Capital. Lo cual puede funcionar para la implementación de política pública, para recuperación de espacios, para poder destinar presupuesto real al 51.2% de la población que somos las mujeres” afirmó Edurne Ochoa.

Para finalizar la presentación proporcionaron la metodología utilizada en Territorio Seguro, con el objetivo de replicar el proyecto en las demás ciudades del país. Y es que, coinciden en que es necesario realizar esta intervención en cada municipio, pero saben que no les es posible a ellas solas. Por ello, hicieron hincapié en la apertura que tienen para compartir su forma de trabajo, así como, para guiar a quien lo solicite.

Este trabajo fue realizado por ZONA DOCS, que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar el original.

Fuente: https://piedepagina.mx/feministas-mapean-zonas-de-violencia-en-puebla/

Comparte este contenido:

8 de Marzo: la calle es para nosotras…

Por: Begoña Zabala / Emakume Internazionalistak

Sí, vamos a salir a la calle este 8 de marzo. Además, vamos a salir crecidas, autoafirmadas y colectivamente organizadas, para gozar de uno de nuestros mayores rituales de conjuro, confluencia, sanación y lucha. Y, digámoslo también, no es para echar un pulso a los que mandan en las esferas del Estado, que nos recomiendan no manifestarnos, (aunque un poco sí, por eso del antiauritarismo), sino porque en este aspecto, por supuesto, nosotras decidimos. Y en estas épocas que nos ha tocado vivir, queremos manifestar muchas cosas, porque tenemos razones para rebelarnos, como ya hemos dicho tantas veces, y ahora sí que hay tareas urgentes, y son las nuestras.

De entrada, me gustaría señalar, que esta prohibición-recomendación de no salir el 8 de marzo me suena un poco a pasado, yo creo que ya lo he visto. No, no estoy hablando de la época más dura de la dictadura o de la Transición represiva. Fue el 8 de marzo de 2008. Si amigas, nos prohibieron salir a la calle, aquí en Iruñea, y en otras partes del Estado, por razones electoralistas. Y salimos, nos concentramos en la Plaza del Castillo, pacíficamente, nos sentamos en la plaza reivindicando. Vinieron también de los barrios con las pancartas, y los megáfonos. Gritamos las consignas más borrokas y también los cánticos. …y nos ahostiaron guapamente. La policía, claro. Según pasaban para acercarse a las de los megáfonos y las pancartas nos dieron de patadas, sentadas en el suelo como estábamos, con nuestros cantos y nuestros gritos. Nos llamaban putas, hijas de puta,…. Se disolvió la manifa, a golpes, carreras, bolas de goma, amenazas e insultos. Y, además, nos multaron, por algo así como concentración ilegal y/o desobediencia a la autoridad. ¿A todas las que estábamos allí?. Pues no, que la policía no es tonta y los que les mandan hasta saben de leyes. Multaron a un  manifestante, varón, alegando que éste, el hombre, era el que dirigía el grupo de manifestantes gritando las consignas. En este caso supongo que nos consideraban víctimas engañadas, ya que aunque la actuación se hacía con nuestro propio consentimiento y acción, incluso la comunicación a las autoridades delegadas de Madrid se había hecho por parte de los grupos feministas, quien nos dirigía y nos manipulaba era otra persona, que resultó ser hombre. Ya sabéis que detrás de cada mujer a la que denominan puta, hay un varón o una mafia, que la engaña, pues ella no tiene permitida la acción libre y voluntaria.

A estas alturas ya habéis situado perfectamente que el 9 de marzo de 2008, se celebraban unas elecciones muy importantes para el Estado español. Y precisamente el día 8, sábado, caía en esa fecha sacralizada: el día de la reflexión y ¡ole!. Lo más curioso del mundo mundial, y de la España en particular, fue que en muchos lugares no prohibieron las manifas, y en otros se hicieron y no pasó nada. Hubo gran debate, ¿la hacemos? ¿nos arriesgamos? ¿impugnamos?. Hicimos de todo, también recurrir a otras instancias, y poner nuestros argumentos sobre la mesa. En vano. Esto es Navarra y nosotras feministas: hicimos la concentración con toda la alegría y la contundencia que nuestro 8 de marzo se merece.

En estos momentos, cuando se nos cruza la pandemia, y siguiendo las consignas y argumentaciones de las derechas y la ultraderecha más tramontanas, resulta que las feministas son las causantes de la extensión de la pandemia y los contagios por miles del año pasado. No la ceguera de autoridades sanitarias y políticos del lugar; no la falta de previsión y preparación para una pandemia anunciada más que la muerte misma; no la estructura de salud pública maltrecha y privatizada; no la masificación en pésimas condiciones de nuestras mayores y enfermas en lugares de almacenamiento bajo privatizaciones asesinas; no la falta de personal en condiciones de trabajar y atender a la población en riesgo o contaminada; no los medios de comunicación alarmistas y amarillistas haciendo el show de los números y las adivinanzas; no las grandes industrias de los fármacos y sus derivados, apostando para obtener todavía más beneficios…. El maligno somos nosotras.

No voy a denostar la gestión de la crisis en tiempos de pandemia, hay ya mucho dicho, y muy bien dicho. Nuestro terreno es ahora mismo otro: queremos la calle para el 8 de marzo, y os vamos a explicar por qué y para qué.

Estamos esperando, con cierta ansiedad, una regulación de fundamento a nivel estatal, de la despatologización de los procesos trans, de autodeterminación de sexo/género. Tema, por otro lado, que ya se ha regulado, en sus limitadas competencias del Estado centralista de la autonomías, por parte de once Autonomías. En la calle, no os preocupéis, ya lo estamos demandando nosotras, y de paso ejerciendo dentro de un movimiento inclusivo que nos quiere a todes feministes.

Exigimos con urgencia que no se utilice la ley de libertad sexual para criminalizar más todavía a las trabajadoras sexuales. No contentas con extender el estigma de prostitutas, contrapuestas a las buenas mujeres y a las feministas políticamente corrrectas ubicadas en los aledaños del poder, se pretende ahora legislar negándoles la capacidad de agencia política y la libertad personal para tomar decisiones propias.

Observamos con espanto cómo la atención a la salud sexual y reproductiva de las mujeres, y en particular las Interrupciones Voluntarias del Embarazo (IVE), y no por efecto de la pandemia, no son atendidos en los servicios públicos, de forma universal y gratuita. Derivadas en su inmensa mayoría a los privados, en muchos casos por objeción de conciencia o por falta de servicios en condiciones, quedan en manos de una atención no integral y regida por la economía de mercado en tiempos de pandemia.

Asistimos a un deterioro gigantesco de las condiciones de trabajo de las mujeres, en su mayoría, contratadas para los cuidados. No ya solo por el incremento de contagios debido a la falta de prevención, sino también, y esto es muy grave, porque cualquier solución pasa por incrementar los horarios de trabajo, ya de por sí bastante altos, denegar vacaciones o libranzas, e incluso establecer la reclusión con las personas a las que cuidan. Las propias Administraciones Públicas están haciendo alarde mediático y constante de las valerosas y sacrificadas conductas de tanto personal sociosanitario que se sacrifica para mejor cuidar. Esto no es sacrificio, es explotación.

Y, en especial, vamos la calle este 8M para expresar nuestra unión y fuerza frente a este sistema que aprovecha la pandemia para negarnos nuestro elemental derecho: la calle, la noche, también son nuestras.

Fuente e imagen: https://nuevarevolucion.es/8-de-marzo-la-calle-es-para-nosotras/

Comparte este contenido:

México: Feministas de todo el país protestan contra candidatura de Félix Salgado Macedonio

Texto: Beatriz García /Foto: José Luis de la Cruz

Por la tarde en la capital de Guerrero, los tambores de mujeres feministas resonaron y las banderas moradas ondearon. Las manifestantes lanzaron consignas: “¡Va a caer, va a caer, el patriarcado va a caer!”, “¡Verga violadora a la licuadora!”, “¡Félix machista, te tenemos en la lista!”, “Señor, señora no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!”. 

“¡Un violador no será gobernador!”, corearon una y otra vez feministas del país por avenidas de Chilpancingo, contra la candidatura a gobernador del morenista Félix Salgado Macedonio, acusado de violación y acoso sexual.

Los tambores de las mujeres de la Colectiva Nacional Feminista Ningún agresor en el poder hicieron más intensas las consignas.

Las mujeres se reunieron desde las dos de la tarde en la alameda Granados Maldonado para salir en marcha hacia el Tribunal Electoral del Estado (TEE), quien tendría la última decisión en Guerrero sobre la candidatura del morenista. La mayoría estaban vrstidas de colores negro y morado, y se cubrieron el rostro.

En la mañana, en la conferencia de prensa, cuando le preguntaron sobre Salgado Macedonio y las acusaciones en su contra, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, expresó: “ya chole”.

El aspirante a la gubernatura de Guerrero tiene dos acusaciones por violación ante la Fiscalía General del Estado (FGE), y tres por acoso sexual.

Por la tarde en la capital de Guerrero, los tambores de mujeres feministas resonaron y las banderas moradas ondearon. Las manifestantes lanzaron consignas: “¡Va a caer, va a caer, el patriarcado va a caer!”, “¡Verga violadora a la licuadora!”, “¡Félix machista, te tenemos en la lista!”, “Señor, señora no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente!”.

También llevaron pancartas en las que se leían: “Que arda lo que tenga que arder. #Ningúnagresorenelpoder”, “En México si una mujer aborta va a la cárcel, si un hombre viola puede ser gobernador “, “Presidente rompa el pacto. #Unvioladornoserágobernador”.

La marcha partió por la avenida Benito Juárez. En su paso por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CDHG), las mujeres realizaron pintas con leyendas alusivas al descontento contra la candidatura de Salgado Macedonio. También rompieron cristales de puertas y ventanas en el edificio.

La marcha siguió y la acción se repitió en la fachada del Ayuntamiento capitalino. Dos cohetones tronaron dentro del inmueble, después de que romper cristales y encendieron fuego.

La siguiente parada fue en las instalaciones del Ministerio Público. Más cohetones, pintas y  fuego.

Las feministas llegaron a la avenida Lázaro Cárdenas, fuera de la casa de campaña del candidato. En el lugar las consignas y los tambores se escucharon. Las pintas con aerosol siguieron.

Las mujeres aseguraron que las instalaciones eran del operador financiero de Salgado Macedonio.

Continuaron en marcha rumbo al edificio del Tribunal Electoral del Estado (TEE). Buscaron que una comisión fuera recibida para entregar un pliego petitorio de impugnación a la candidatura de Salgado Macedonio.

Sobre la fachada estrellaron botellas de cristal, que en realidad eran explosivos artesanales. También escribieron algunas consignas: “AMLO cómplice”, “Machete al machote”.

Al recinto entró la integrante del colectivo Las Revueltas y de la Colectiva Nacional, Yolitzin Jaimes Rendón con un sobre. Era el pliego petitorio.

La marcha terminó fuera de las oficinas del recinto oficial del Poder Ejecutivo del estado, antes Palacio de Gobierno.

Ahí se escuchó por la bocina la voz de Yolitzin Jaimes. Dijo que el “impresentable”, junto con el partido Morena, cometen el agravio más grande contra las mujeres y niñas guerrerenses, porque existe la posibilidad de que llegue a la gubernatura «con toda la impunidad que la Fiscalía General del Estado les obtiene, porque la carpeta del 2016 (donde se le acusa por violación), ratificada en el 2017, fue detenida por las fuerzas políticas de este estado».

Después agregó: «No tenemos armas, nuestra única herramienta es la protesta”. Sentenció: “Porque nuestra voz, nuestra palabra es el tanque de guerra, la guerra que le vamos a hacer al impresentable Félix Salgado Macedonio”.

Este trabajo fue publicado originalmente en Amapola Periodismo Transgresor que forma parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Aquí puedes consultar la publicación original

Fuente: https://piedepagina.mx/feministas-de-todo-el-pais-protestan-contra-candidatura-de-felix-salgado-macedonio/

Comparte este contenido:

México: Señalan feministas al Tec de Monterrey de silenciar denuncias

América del Norte/México/13-09-2020/Autora: Yolanda Chio/Fuente: www.jornada.com.mx

Monterrey, NL. La agrupación Feministas del Tec denunció por medio de un comunicado que el Tecnológico de Monterrey ha silenciado diversas denuncias por violencia sexual.

A través de redes sociales, el grupo de activistas publicó un documento en el que acusan de acoso y abuso sexual a un estudiante de la carrera en Ingeniería Industrial y de Sistemas (ISS).

“Ante los numerosos testimonios de acoso y abuso sexual por parte de Roberto Montemayor Rojas, estudiante de la carrera ISS del Tecnológico de Monterrey, exigimos como colectivo que se atienda a las víctimas y se imparta la debida justicia.

“Conscientes de que muchas de nuestras compañeras ya han denunciado violencia sexual mediante las vías formales, y se les ha silenciado, nos posicionamos públicamente. Es de nuestro interés presionar para que nuestras compañeras puedan completar sus estudios en una institución que resguarde su seguridad e integridad en todo momento”, indicaron.

En el informe, la agrupación exigió que el estudiante sea investigado y sancionado, así como que el Tec de Monterrey respalde y proteja a las víctimas.

Por su parte, las autoridades escolares pidieron a sus estudiantes denunciar los actos de acoso, por la vía institucional.

“Recordamos a nuestra comunidad que para que un caso sea atendido, las personas vulneradas deben activar el Protocolo para la Prevención y Atención para la Violencia de Género, y seguir el proceso que lo sustenta”, aseguraron por medio de un comunicado.

Según el documento, el proceso de denuncia de acoso en el Tec de Monterrey requiere que una víctima denuncie lo ocurrido a través del correo escuchándote@itesm.mx

Posteriormente, se agenda una cita con la víctima, en la que de manera confidencial se le explican sus derechos y se le orienta.

Si la víctima lo decide denunciar a las autoridades correspondientes, en ese momento se activa el Protocolo de la institución.

El Tecnológico de Monterrey realizará una investigación paralela a la de las autoridades y hará “una recomendación al área competente”.

La respuesta de la institución educativa privada causó críticas en redes sociales, así como denuncias en las que usuarias aseguraron que el Protocolo es revictimizante.

“Esto es todo menos una respuesta. No nos vamos a callar ni vamos a ceder. Ya basta de priorizar la “confidencialidad” y la burocracia sobre la seguridad de sus estudiantes. Ya basta de proteger más su imagen que a las personas que integran su comunidad”, pidió Samara Villalón en Twitter.

“Cuando me acerqué con el equipo de violencia de género para reportar a un alumno por intento de violación y violencia psicológica, me dijeron que probablemente yo lo había incitado. Al día de hoy, sigue siendo un alumno medallita para ustedes”, agregó Hilda Rodríguez por la misma red social.

Fuente e Imagen: https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2020/09/10/senalan-feministas-al-tec-de-monterrey-de-silenciar-denuncias-8760.html

Comparte este contenido:

Las cárceles, el feminismo y la delgada línea del punitivismo

América/Argentina/06/05/2020/Autor y fuente: anred.org

¿Realmente la sociedad se da el debate de pensar quiénes deben acceder al arresto domiciliario y quienes no? ¿Por qué causa más indignación este planteo que los beneficios y tratos especiales a criminales de lesa humanidad? ¿Se está cuestionando tras la pandemia la función de las cárceles, la criminalidad penitenciaria y policial, y la inoperancia del poder judicial? Las pantallas y las redes estallan de indignación por la supuesta “liberación masiva de presos” que en realidad, hilando fino, resulta ser muy selectiva. En general, las cárceles no están ni en la agenda ni en los discursos políticamente correctos porque, como bien decimos las feministas, lo que no se nombra no existe, y dentro de la (súper)población carcelaria, las mujeres y disidencias también son invisibilizadas como en todos los aspectos sociales. ¿Alguien está hablando de las mujeres con hijos, las embarazadas y las personas con enfermedades inmunosupresoras en contexto de encierro?. Por Natalia Tangona para ANRed.


Siempre ha sucedido que ciertas noticias recién demandan atención cuando explotan “del lado de adentro de la Gral. Paz”. En los últimos días la situación del penal de Devoto acaparó las pantallas, siendo que las cárceles del interior comenzaron sus demandas, sus comunicados, sus huelgas de hambre, desde hace casi un mes. Los internos advirtieron de la presencia de agentes penitenciarios infectados mucho antes de la confirmación de casos positivos en Bariloche, Olmos, Campana y Devoto. Advirtieron de los traslados de internos desde cárceles ubicadas en zonas de riesgo hacia penales del interior en pueblos donde no se registraban casos, como Junín. De hecho, el 16 de marzo las mujeres privadas de la libertad en la cárcel de Batán fueron las primeras en tomar la iniciativa de solicitar que se suspendieran las visitas por prevención y cuidado teniendo en cuenta que sus familias viajan horas en transportes masivos para verlas.

En general, las cárceles no están ni en la agenda ni en los discursos políticamente correctos porque, como bien decimos las feministas, lo que no se nombra no existe. Y si los muros ya hacen su parte evitándonos poder ver y los medios tergiversan las voces para no escuchar lo que realmente deberíamos escuchar, el silencio es el remate final para legitimar la barbarie en los sótanos del Estado. Barbarie es la palabra que resume a la concepción del sistema carcelario como centros de hacinamiento, de tortura, violaciones, infecciones y asesinatos declarados por la versión oficial como “suicidios” o “enfrentamientos” entre reclusxs, y archivados como “muertes dudosas”.

El punitivismo es una de las cuestiones más teorizadas y debatidas por los feminismos, en este último tiempo, a partir de la práctica del escrache a abusadores, golpeadores y femicidas. La delgada línea del punitivismo serpentea entre los justificativos, los discursos éticos y el dolor. Lo cierto es que los feminismos no buscamos generar el mismo dolor al escrachado ni venganza, sino advertir, exigir, gritar, no olvidar, cuidar y aplicar la condena social en tanto no haya políticas efectivas de prevención y contención ni justicia. Porque ellos, los pedófilos, los violadores, los femicidas, en su mayoría, no están presos (la mayor parte de los internos en las penitenciarias federales cumplen condenas por robo y narcotráfico, sólo el 5% corresponde a delitos sexuales y el 6% a homicidios). Y por eso, en tanto no haya justicia efectiva, habrá escrache. Muy diferente es entender a la justicia como el ejercicio de la tortura y el asesinato sistemáticos.

Lo irrefutable es que para los genocidas y para estos hijos sanos del patriarcado el único lugar posible es la cárcel. Entre éstos hay un conjunto en común de crímenes cometidos contra mujeres, adolescentes y niñas. Aún así, muchos criminales de la dictadura cumplen la preventiva en cárceles vip como la de Campo de Mayo o gozan de prisión domiciliaria. ¿Acaso hablamos de que deben tener todos los mismos beneficios por igual?, no. Se deben regularizar las condiciones sanitarias básicas de las cárceles comunes y allí deben permanecer todos ellos cumplimentando sus penas y los protocolos de prevención ante la pandemia, tal como debe asegurarlo un Estado de derecho que respeta las garantías constitucionales incluso de los que representan las violencias que combatimos quienes luchamos por los derechos humanos. El beneficio del arresto domiciliario frente a los riegos de contagio del coronavirus se aplica a personas con condenas menores o pertenecientes a la población de riesgo, sin embargo quienes deberían acceder a ello aún se encuentran hacinados en las cárceles mientras que genocidas, violadores y femicidas ya están en sus domicilios y, en varios casos, sin previa notificación a las víctimas o sus familiares. Mientras tanto, presxs políticos, presxs por causas armadas, presxs por cultivar cannabis para uso medicinal, o por portación de cantidades insignificantes, por robos menores, con prisiones preventivas por doquier, están en penitenciarías y comisarías colapsadas frente un inminente contagio masivo y devastador que, además, puede extenderse más allá de los muros y calabozos.

Dentro de la (súper)población carcelaria, las mujeres y disidencias también son invisibilizadas como en todos los aspectos sociales. ¿Alguien está hablando de las mujeres con hijos, las embarazadas y las personas con enfermedades inmunosupresoras en contexto de encierro?

En el caso de las mujeres privadas de la libertad la primera causa de detención es el menudeo y transporte de estupefacientes. El 70% se encuentra en prisión preventiva a la espera del inicio de un juicio. Capítulo aparte, o un libro entero, merecerían las causas armadas por el aparato policial y los periplos del horror que padecen quienes no han hecho absolutamente nada y están presxs.

En Argentina no hay un registro sistematizado ni actualizado de datos sobre presas por aborto. El Código Penal establece una pena de 1 a 4 años pero la libre interpretación de jueces y juezas hace que muchos casos se caratulen como “Homicidio agravado por el vínculo”. Ésto, sumado a la falta de relevamientos completos, contribuye a la total invisibilización de las mujeres condenadas por abortar. ¿Cuántas están en prisión a la espera de un juicio caratulado vaya a saber de qué forma?.

El 8 de abril, el juez de la Cámara de Casación Penal bonaerense, Víctor Violini , dispuso mediante una resolución el beneficio del arresto domiciliario a detenidos por delitos leves y en riesgo sanitario. Según él mismo declaró no lo permite a quienes están presxs por delitos cometidos con armas, delitos de violencia de género, delitos de abuso sexual o delitos cometidos con violencia. Sin embargo, la realidad siempre es bien distinta cuando el poder judicial es deshumanizado y patriarcal.

En un artículo publicado por Página 12, el 18 de marzo, Adriana Meyer resumió claramente estas desigualdades: “La ley 24.660 indica en el artículo 32 que los jueces pueden disponer la prisión domiciliaria a las mujeres embarazadas y a las que tienen hijes pequeñes a su cargo. Pero el cumplimiento queda a la arbitrariedad de jueces y juezas. La selectividad del sistema penal se ve con claridad en estos casos, cuando en gran medida se le concede con facilidad la domiciliaria a los genocidas, pero a las mujeres pobres y con hijxs, no. También se pidió que se revisen las causas por homicidios agravados o intentos de homicidio en los que las mujeres están detenidas por defenderse de sus parejas.”

La feminización de la pobreza, la criminalización de las mujeres y disidencias y la justicia patriarcal se complementan y retroalimentan calando tan hondo que ni en los discursos ni las agendas de los feminismos más representativos las presas y les preses están presentes. En la última reunión informativa por videoconferencia de la Comisión de Mujeres y Diversidad con del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad ninguna de las asistentes, ni la ministra siquiera, dijeron una sola palabra sobre la situación de las encarceladas ante la pandemia de Covid 19, siendo que ya el 20 de abril, las internas de la Unidad Penitenciaria n°33 de Los Hornos habían emitido un comunicado donde expresaron “un penal que no sólo aloja mujeres sino también a sus hijos hasta los cuatro años de edad; a adultas mayores; con VIH; con enfermedades respiratorias (…) Pedimos ser contempladas en el Plan de Emergencia Sanitaria y que las malas condiciones en nuestra situación de encierro sean tenidas en cuenta en el contexto actual de pandemia por COVID 19. La cárcel no está preparada para atendernos si nos enfermamos y los efectos serían devastadores (..) Vinimos a pagar una condena, no a morir en una cárcel.” Además, el pasado 24 de abril, las mujeres privadas de la libertad en la Unidad Penitenciaria n°3 del Borbollón, en Mendoza, fueron reprimidas por el grupo masculino de choque del Complejo Boulogne Sur Mer con golpizas y disparos, tras iniciar un reclamo sonoro ante una nueva negativa de parte de las autoridades a sus notas solicitando garantías de higiene y celulares para comunicarse con sus hijes (beneficios que sí se habían otorgado en el Complejo de varones).

Imágen que pertenece a la muestra “Iluminaciones” realizada en la Unidad 31 del penal de Ezeiza por mujeres privadas de la libertad en el marco del taller de fotografía estenopeica “Luz en la piel.”

Por su parte, el Ministerio de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos elaboró recomendaciones irrisorias al Servicio Penitenciario Federal, como si el actual estado de las prisiones cumpliera con los mínimos requisitos de sanidad y como si la idiosincrasia del personal carcelario guardara algo de respeto por la dignidad humana cuando se trata de presxs comunes y pobres. A nadie se le ocurre considerar la formación de género.

En las últimas horas, cinco de los seis módulos del Complejo IV de Mujeres de Ezeiza comenzaron una protesta pacífica exigiendo el cumplimiento del protocolo de salud y que se tomen medidas para descomprimir la superpoblación. Las internas del Centro de Rehabilitación de Drogadependientes (CRD) denuncian que se relizan requisas excesivas (30 requisas para 11 mujeres, obligándolas a quitarse la ropa y tocándolas a todas con los mismos guantes) y el recrudecimiento de la falta de insumos sanitarios como guantes, barbijos y botas para las encargadas de la limpieza de los pabellones.

En lo que va de la cuarentena se contabilizan oficialmente los asesinatos de José Candía, en Corrientes, y Federico Rey, en Florencio Varela, ambos a balazos, por parte del SPF. Se sospecha de otras dos posibles muertes más en Devoto. Y en la Unidad 40 de Lomas de Zamora, Magalí Saraco, de 27 años, fue hallada ahorcada en una celda de castigo, estando a días de recuperar la libertad y reencontrarse con sus hijes. También hubo “suicidios” en San Luis: Florencia Magalí Morales, de 39 años, en la comisaría 25ª de Santa Rosa de Conlara y un chico de 16 años en la Comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia, de Villa Mercedes.

¿Realmente la sociedad se da el debate de pensar quiénes deben acceder al arresto domiciliario y quienes no? ¿Por qué causa más indignación este planteo que los beneficios y tratos especiales a criminales de lesa humanidad? ¿Se está cuestionando tras la pandemia la función de las cárceles, la criminalidad penitenciaria y policial, y la inoperancia del poder judicial?

Mientras las pantallas y las redes estallan de indignación por la supuesta “liberación masiva de presos” que en realidad, hilando fino, resulta ser muy selectiva, Miguel Ángel Pierri es designado como colaborador de Sergio Berni, en el Ministerio de Seguridad Bonaerense. Pierri fue el abogado defensor del femicida de Ángeles Rawson, Jorge Mangieri; participó de la defensa del padre Julio Grassi e incluso estuvo detenido por encubrimiento en esta causa. Al parecer, el Estado está muy lejos aún de discusiones y acciones estructurales en torno a las cárceles y la perspectiva de género, demasiado distante de las representaciones no sesgadas y por demás enviciado con la misma doble vara de la justicia patriarcal, de la cual no se eximen legisladores y mandatarixs escudadxs en el discurso de la división de poderes.

Del otro lado de la reja está la realidad, de este lado de la reja también está la realidad”, pero lo que no puede ni quiere verse, ni escucharse, ni pensarse, no puede ser puesto en palabras. En nuestros feminismos tan llenos de voces desapresadas y no olvidadas habrá que escuchar con los ojos y observar las voces a través de los muros donde “la libertad es real aunque no se sabe bien si pertenece al mundo de los vivos, al mundo de los muertos, al mundo de las fantasías o al mundo de la vigilia” Después de todo, si hay algo que nosotres sabemos muy bien es que “la única irreal es la reja.”*

*Fragmentos de Paco Urondo

Fuente e imagen: https://www.anred.org/2020/05/01/las-carceles-el-feminismo-y-la-delgada-linea-del-punitivismo/

Comparte este contenido:

Presidente de Ecuador ofende a mujeres que denuncian acoso

América del Sur/Ecuador/02-02-2020/Autor(a) y Fuente: www.telesurtv.net

El jefe de Estado manifestó que «los hombres estamos sometidos permanentemente al peligro de que nos acusen de acoso».

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ofendió este viernes a las mujeres que denuncian acoso en el país, aludiendo que solamente recurren a la instancia cuando el hombre es «feo».

«Es decir que el acoso es cuando viene de una persona fea. Pero si la persona es bien presentada de acuerdo a los cánones, suelen no pensar necesariamente en que es un acoso», expresó el presidente.

En un acto público con inversionistas y financieros a los que exponía su política de expansión económica, desde la Universidad Espíritu Santo, en Samborondón, cerca de Guayaquil, Moreno dijo que «los hombres estamos sometidos permanentemente al peligro de que nos acusen de acoso».

Blanca López@bytati_

Según @Lenin Moreno las mujeres sólo denunciamos acoso cuando el sujeto es “feo”.

Ahora tiene sentido por qué recortaron 876 mil dólares para la PREVENCIÓN DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO: Nuestras vidas para esta gentuza no valen nada. @MashiRafael

Video insertado

1.325 personas están hablando de esto

Aunque admitió que está bien que denuncien, aseguró que en ocasiones “en el acoso, se ensañan con aquellas personas feas», e igualmente se refirió a su persona indicando que con su edad de 66 años «ya no sería acoso, sino ocaso sexual».

Las palabras del jefe de Estado, causaron un gran revuelo en las redes sociales, generando todo tipo de reacciones entre las que abundan la indignación Nacional, especialmente organizaciones sociales y feministas.

Fuente e Imagen: https://www.telesurtv.net/news/ecuador-presidente-ofende-mujeres-denuncian-acoso-20200201-0021.html

Comparte este contenido:

Feministas y pueblos originarios orientan nuestros pasos

 

Las calles de Santiago de Chile siguen ocupadas por miles de personas que no las abandonan, pese a la represión y tampoco por el pacto firmado entre el gobierno y la oposición para desmovilizar las protestas. Se trata del Acuerdo por la paz y la nueva Constitución, que no garantiza ni la una ni la otra y es una muestra de que los políticos siguen dando la espalda a la población.El 14 de noviembre todos los partidos, de izquierda y derecha, con excepción del Partido Comunista, rubricaron un acuerdo que prevé que en abril de 2020 se realice un plebiscito donde la población decidirá si quiere una nueva Constitución y si los convencionales serán mitad parlamentarios y mitad electos o si todos deberán ser elegidos. Además exige que haya dos tercios para aprobar los acuerdos.

Por la izquierda, lo firmaron el Partido Socialista, el Partido por la Democracia, Revolución Democrática y el Frente Amplio, del cual se fugaron decenas de dirigentes que consideraron que es contrario en esencia a las demandas que las diferentes y diversas manifestaciones han enunciado en las calles de Chile (https://bit.ly/2KBPmgV).

Como está sucediendo en los principales conflictos en toda América Latina, han sido las feministas y los pueblos originarios los que han nombrado los hechos de forma más clara y contundente.

Un comunicado de la Coordinadora Feminista 8M rechaza la impunidad y asegura: este acuerdo salva de su propia crisis a un gobierno criminal que ha gobernado con las manos manchadas de sangre. Achaca al presidente Sebastián Piñera muertes, mutilaciones, violencia política sexual, torturas, secuestros y desapariciones.

Aseguran las feministas que la convocatoria de una constituyente en estas condiciones es un nuevo Congreso a la medida de los partidos, a la medida de quienes causaron esta crisis y que han administrado la precarización de nuestras vidas (https://bit.ly/35o0vu1). Sostienen que el objetivo final del acuerdo es retirarlas de las calles para convertirnos en espectadores una vez más.

El mundo mapuche se expresó a través de tres organizaciones, por lo menos: la Alianza Territorial Mapuche, el parlamento de Koz Koz y el colectivo informativo Mapuexpress.

Este colectivo hace un recuento de daños provocados por la represión, destacando la violencia sexual y las torturas. Por eso destaca que el acuerdo por la paz fue firmado en el contexto de terrorismo de Estado, mediante la aplicación de la Ley de Seguridad Interior de la dictadura de Pinochet. El riesgo mayor es que las fuerzas político-empresariales que apoyaron la dictadura y se hicieron con la mayoría del Parlamento en democracia terminen siendo las que redacten la nueva Constitución.

El Parlamento Mapuche Koz Koz, conmemora con ese nombre el histórico encuentro que las comunidades mapuche sostuvieron en la zona de Panguipulli (provincia de Valdivia) poco después de finalizar la guerra de ocupación militar chilena del territorio. Su comunicado asegura que el acuerdo apuesta a la desmovilización y aleja la posibilidad de cambios reales (https://bit.ly/2qt4zKv).

Valora que se trataría de confundir al movimiento social, ya que sólo busca crear una base para seguir usurpando el poder. La Alianza Territorial, por su parte, llama a construir una asamblea de naciones y movimientos, que puede ser similar al parlamento indígena y popular del Ecuador, ya que se propone como un espacio de articulación permanente entre organizaciones sociales (https://bit.ly/2ramG7S).

A mi modo de ver, la irrupción de pueblos originarios y feministas está modificando la vieja cultura política con mayor profundidad que cualquier debate ideológico. El impacto es altísimo y no es fácil de medir. Una pista nos la ofrece que la bandera mapuche sea la más ondeada en las manifestaciones y que ya nadie acepte depender de estructuras organizativas jerárquicas, ni se doblegue ante caudillos.

Las mujeres antipatriarcales y los pueblos indígenas nos enseñan el valor de los liderazgos colectivos, rechazando a los caciques de izquierda, a los partidos y al vanguardismo.

La prioridad para las personas organizadas y movilizadas es la construcción de espacios propios y seguros, con relaciones cara a cara, de confianza mutua, lo que resulta de mayor importancia que programas abstractos que tienen poca utilidad, ya que cuando llega el momento de ponerlos en acción, esos mismos caudillos que los redactaron los hacen a un lado. Los cabildos abiertos van en esa dirección.

Como lo enseñan las intervenciones de Silvia Rivera Cusicanqui, Rita Segato, María Galindo y Mujeres Creando, así como sectores de la Conaie y de las mujeres ecuatorianas, aparece un rechazo explícito a la cultura macho-vanguardista de colocar todas las fuerzas para aniquilar al enemigo.

Desde el alzamiento zapatista debatimos si para cambiar el mundo hay que ocupar el Estado. Ellas corrieron el debate. Está naciendo un modo antipatriarcal y anticolonial de hacer política.

Fuente del artículo: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=262752

Comparte este contenido:
Page 1 of 3
1 2 3