Pandemia dejó importantes pérdidas de aprendizajes en estudiantes de educación básica y media

Por: Luis Medina Gual Y Arcelia Martínez Bordón*

Durante la primavera de 2021, en el segundo año de trabajo a distancia ocasionado por la pandemia por covid-19, el Departamento de Educación de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México emprendió el proyecto ¿Qué aprendimos en la escuela durante la pandemia? (con financiamiento del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación, INIDE), a fin de contar con información a nivel nacional sobre los aprendizajes del currículo alcanzados por las y los estudiantes de educación básica y media superior, luego de la desaparición del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), organismo autónomo encargado de la aplicación de pruebas de aprendizajes en México.

El proyecto coordinado por el Dr. Luis Medina Gual, y en donde participaron la Dra. Arcelia Martínez Bordón, la Dra. Hilda Patiño Domínguez y el Mtro. Miguel Ángel Rivera, utilizó las pruebas PLANEA-SEN para evaluar los aprendizajes del currículo en las asignaturas de Lenguaje y comunicación, y Matemáticas, las cuales fueron desarrolladas por el INEE y liberadas de la edición 2018, para primaria y media superior, y de 2017, para secundaria.

Algunas precisiones metodológicas

Los resultados que se reportan corresponden a 260 mil 052 pruebas aplicadas a estudiantes que estaban por acabar los grados terminales de primaria, secundaria y media superior.

La mayoría de quienes participaron en el levantamiento de la IBERO fueron estudiantes de escuelas públicas y, que viven, principalmente, en estados del norte y centro del país. La aplicación fue voluntaria y se desarrolló en línea, a través de una plataforma diseñada ad-hoc —en muy pocos casos la aplicación fue presencial y capturada por los docentes–. La IBERO devolvió, de manera automatizada, a cada una de las y los estudiantes y a los centros educativos que participaron, un reporte de resultados.

El proceso de calibración de los tests implicó realizar un ejercicio de escalamiento a través de modelamiento Rasch, además de que, para el análisis de los resultados de las pruebas, y debido a que el formato de aplicación no tuvo una supervisión, se decidió eliminar aquellos registros de estudiantes que mostraran patrones de respuesta atípicos para el puntaje estimado –ello a través de índices Infit y Outfit– quedando una muestra válida de 214 mil 413 pruebas.

Los resultados se muestran en términos de puntaje y de niveles de logro (Nivel I=Insuficiente, Nivel II= Básico, Nivel III= Satisfactorio, Nivel IV=Sobresaliente) y comparando las aplicaciones de PLANEA-INEE de los años 2017 y 2018 y las aplicaciones de PLANEA-IBERO realizadas por el equipo de investigación de la Universidad Iberoamericana.

¿Qué se encontró?

Como es posible advertir, en todos los casos, exceptuando secundaria –la prueba de Lenguaje y comunicación– se observaron puntajes promedios en cuanto al nivel de logro de aprendizajes muy por debajo a los obtenidos por los estudiantes antes de la pandemia.

Si bien la interpretación que debe hacerse es con relación a los aprendizajes alcanzados por los estudiantes que cursan su educación básica y media superior –sexto de primaria, tercero de secundaria y tercero de media superior– y no con relación a algún estudiante en particular –no hay mediciones longitudinales, pero tampoco las había cuando existía el INEE.

La información obtenida a partir de este ejercicio nos permite advertir la baja de aprendizajes logrados, “la pérdida de aprendizajes”, entre las y los estudiantes que cursan los grados evaluados en relación con los logros alcanzados por sus pares antes de la pandemia, en particular, con relación a los ciclos escolares de 2016-2017 y 2017-2018.

Así, por ejemplo, cuando se comparan las medias de los puntajes obtenidos por las y los estudiantes de primaria en ambas pruebas, Lenguaje y comunicación y Matemáticas, en las aplicaciones de PLANEA-INEE (2017 y 2018) y PLANEA-IBERO (2021) se encuentra una diferencia de 42 y 34 puntos, respectivamente, lo que advierte una pérdida importante en los aprendizajes alcanzados en los dos campos disciplinares.

Para la media superior, por otro lado, se observa una caída de 72 y 51 puntos en las pruebas de Lenguaje y comunicación y Matemáticas, respectivamente, entre los ejercicios de PLANEA-INEE y PLANEA-IBERO, lo que nos da cuenta de una pérdida muy importante en los aprendizajes del currículo en la pandemia.

Considerando las características de la muestra –sin supervisión– y que los estados que participaron en el proyecto de la IBERO –en mayor número los del norte y centro del país– son quienes típicamente obtienen puntajes más altos en este tipo de pruebas, es que se deben interpretar estos resultados, además de que también casi la totalidad de estudiantes que participaron en las pruebas de 2021 las respondieron de manera electrónica, lo que habla de un nivel socioeconómico mayor. ¿Cómo serían estos resultados para los estudiantes más desaventajados de los estados más pobres del país?

Destaca en particular el incremento de estudiantes con aprendizajes en el Nivel I o insuficientes: en promedio (ponderado), 14% más de estudiantes tuvieron un logro insuficiente en 2022 en comparación con los logros alcanzados en aplicaciones anteriores. También se puede observar un decremento de estudiantes (15.4%) que alcanzaron los niveles de logro III y IV.

¿Qué sigue?

El levantamiento de pruebas realizado por la IBERO permite concluir que las y los estudiantes mexicanos inscritos en la educación básica y media superior, en los grados terminales de primaria, secundaria y media superior, lograron menores niveles de aprendizaje en el ciclo escolar 2020-2021 que los que cursaron los mismos grados en los ciclos 2017 y 2018. Esta disminución o pérdida en los aprendizajes del currículo alcanzados en las áreas de Lenguaje y comunicación y Matemáticas nos deben preocupar a todos.

El rezago en aprendizajes se arrastra para toda la vida si no hay acciones remediales y puede contribuir a que la experiencia escolar se viva de forma tensa, con la consecuente reprobación, desánimo y eventual desafiliación y deserción escolar. Revertir este rezago es tarea de las autoridades educativas y de las escuelas, con la participación de las familias, estudiantes, sociedad civil organizada y academia.

Si bien la evaluación de aprendizajes que lleva cada docente en su aula ofrece la posibilidad de una planeación para la mejora, también se necesitan dispositivos de evaluación estandarizada a nivel nacional y estatal que ayuden mostrar los alcances y retos del sistema educativo, en una suerte de termómetro para la mejora de las políticas y programas de gobierno y como un ejercicio de rendición de cuentas.

La IBERO está atenta a ello y en la mejor disposición de seguir colaborando con las autoridades del ámbito estatal que deseen tener más herramientas para la evaluación de aprendizajes y para la construcción de sus sistemas estatales de evaluación educativa.

Debido a lo anterior es que la IBERO CDMX, a través de su Departamento de Educación, contará con  la Evaluación Diagnóstica para el Aprendizaje Ibero (EDAI 2022), que buscará ofrecer de manera gratuita evaluaciones estandarizadas para estudiantes de primaria, secundaria y media superior, a la cual se puede ingresar aquí: http://sistemaevaluacion.dev.ibero.mx/

*Dr. Luis Medina Gual y Dra. Arcelia Martínez Bordón, docentes del Departamento de Educación.

Fuente de la información e imagen:  IBERO

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.