Page 1 of 17
1 2 3 17

El Premio UNESCO para la Utilización de las TIC en la Educación recompensa proyectos en la India y en Tanzania que garantizan la continuidad del aprendizaje

El Premio UNESCO-Rey Hamad Bin Isa Al-Khalifa 2021 para la Utilización de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la Educación se otorgó al programa “Iniciativas para una educación inclusiva y accesible durante la pandemia de COVID-19”, llevado a cabo por el Instituto Central de Tecnologías Educativas (CIET) del Consejo Nacional de Investigación y Formación Educativa de la India, y al “Programa Educativo Digital”, ejecutado por Ubongo, en la República Unida de Tanzania. Cada uno de los galardonados recibirá 25.000 dólares estadounidenses como recompensa por la utilización creativa de las tecnologías con miras a desarrollar sistemas de aprendizaje inclusivos y resilientes ante las crisis.

Se hizo entrega del Premio a los galardonados durante una ceremonia que tuvo lugar el 24 de junio en la Sede de la UNESCO, así como a los cuatro galardonados de las ediciones de 2019 y 2020.

La edición de 2021 está dedicada a un tema cuya importancia puso de manifiesto la pandemia de COVID-19. Premia a los proyectos que han utilizado la tecnología para poner en marcha programas pedagógicos que garantizan eficazmente la continuidad y la calidad del aprendizaje durante las perturbaciones de la educación.

El Jurado Internacional examinó 111 candidaturas presentadas por 58 Estados Miembros de la UNESCO y ocho ONG que mantienen relaciones oficiales con la Organización, y recomendó estos dos proyectos para recompensar los resultados obtenidos en cuanto a la utilización de las tecnologías al servicio de la educación mediante la adopción de diversas soluciones digitales, el suministro de contenidos adaptables y de alta calidad, y la posibilidad de llegar a una gran cantidad de alumnos, especialmente de las comunidades desfavorecidas.

El Instituto Central de Tecnologías Educativas (CIET) del Consejo Nacional de Investigación y Formación Educativa de la India ha reforzado una serie de programas durante la pandemia de COVID-19 para garantizar la continuidad y la calidad del aprendizaje, algo que ha beneficiado a más de 1,5 millones de escuelas, 240 millones de estudiantes y 8,5 millones de docentes. Los programas de aprendizaje digital se hicieron accesibles a través de diversos medios de comunicación, como la televisión y la radio, y plataformas en línea para estudiantes, profesores y administradores educativos. Las iniciativas permitieron un aprendizaje flexible y personalizado, que tuvo en cuenta las necesidades especiales de los alumnos con discapacidades y de los estudiantes de las regiones rurales de la India.

El programa pedagógico digital de Ubongo, presentado en Tanzania en 2014, ha difundido más de 300 archivos de televisión y radio en ocho idiomas locales en 18 países del África subsahariana, con el objetivo de proporcionar un aprendizaje eficaz y adaptado a los niños en edad escolar y a sus padres sacando provecho del poder de las tecnologías y el entretenimiento. Ubongo es una de las iniciativas de entretenimiento educativo más importantes en África, que desarrolla, adapta y distribuye nuevos contenidos con miras a hacer frente a las perturbaciones de la educación y garantizar el aprendizaje en casa y una enseñanza adaptada a cada contexto, por ejemplo, para los refugiados y los niños que se recuperan de traumas.

Creado en 2005 con el apoyo del Reino de Bahrein, el Premio recompensa cada año a personas y organizaciones que mejoran la enseñanza, el aprendizaje y el rendimiento escolar en general.

Fuente: https://www.unesco.org/es/articles/el-premio-unesco-para-la-utilizacion-de-las-tic-en-la-educacion-recompensa-proyectos-en-la-india-y

Comparte este contenido:

Tanzania permitirá que madres adolescentes sigan estudiando

Tanzania anunció este miércoles que iba a autorizar que las estudiantes embarazadas y las madres adolescentes sigan con sus estudios, eliminando así una prohibición muy criticada, instaurada por el difunto líder autócrata John Magufuli.

En 2017, este país del este de África había empezado a expulsar niñas embarazadas de las escuelas públicas y les prohibía regresar a las aulas tras dar a luz. La decisión fue criticada por los defensores de derechos humanos, que pedían que se eliminara la ley.

Tras la muerte del expresidente Magufuli el pasado 18 de marzo, Samia Suluhu Hassan, que asumió la presidencia, trató de terminar con algunas políticas instauradas por su predecesor.

«No hay tiempo que perder», añadió.

Durante su mandato, Magufuli había jurado que ninguna estudiante embarazada podría terminar sus estudios, ya que era inmoral que las niñas fueran sexualmente activas.

«Doy dinero para que una estudiante estudie de manera gratuita. Y después, termina embarazada, da a luz y luego, regresa a la escuela. No, durante mi mandato, no», declaró en 2017.

Esta decisión fue criticada por grupos de defensa de los derechos humanos, pero también por donantes internacionales, que suspendieron la financiación al país.

Por ejemplo, el Banco Mundial congeló de hecho un préstamo de 300 millones de dólares para la educación de las niñas en protesta por la prohibición.

En aquel momento, la oenegé Human Rights Watch publicó un informe en el que se afirmaba que funcionarios de las escuelas realizaban pruebas de embarazo para expulsar a las estudiantes embarazadas.

Fuente: https://www.elfinancierocr.com/cables/tanzania-permitira-que-madres-adolescentes-sigan/QNQETG66YZEO3CF5OBLD2RNWF4/story/

Comparte este contenido:

Tanzania: Identifican objeto creado por Homo erectus hace miles de años

Identifican objeto creado por Homo erectus hace miles de años

Se trata de una punta de hueso dentada elaborada hace más de 800.000 años.

Un equipo internacional de antropólogos identificó una pieza desenterrada hace más de 50 años en Tanzania como un objeto creado por el antiguo Homo erectus.

De acuerdo con los científicos, el objeto resalta entre un un conjunto de 52 piezas prehistóricas halladas hace más de medio siglo en una excabación en la Garganta de Olduvai (Tanzania) durante un trabajo liderado por la reconocida paleoantropóloga Mary Leakey.

Luego de analizar los procesos de fosilización y la formación de los yacimientos de fósiles en torno a las piezas, los especialistas determinaron que seis de estas eran herramientas de hueso.

Entre ellas, la punta dentada resultó la más antigua de su tipo. De esta manera, el estudio revela que este tipo de herramienta ósea se remonta al período de los homínidos que habitaron la Tierra muchísimo antes de que evolucionara el Homo sapiens, a quien se le atribuía su uso exclusivo.

Aunque la punta de hueso parece incompleta y no revela para qué pudo ser utilizada, los investigadores consideran que el Homo erectus fue probablemente el principal fabricante y usuario de esta herramienta de hueso en Olduvai Gorge, Tanzania.

Fuente de la Información: https://www.telesurtv.net/news/identifican-objeto-creado-homo-erectus-20201023-0069.html

 

Comparte este contenido:

La “epidemia de la risa” que sufrió Tanzania en 1962

Redacción: COPE

La historia de la Medicina está llena de acontecimientos sin explicación. Uno de los más extraños fue la llamada “epidemia de la risa” de 1962 que se extendió por la zona sur de Tanzania.

Su principal misterio radica en que, aunque se reconozca como epidemia de la risa, no es un efecto causado por el humor o el bienestar. Quien la sufría estaba incapacitado para otra cosa que no fuera reírse, aunque sus víctimas no lo encontraban nada divertido.

Los acontecimientos comenzaron durante el recreo de un grupo de adolescentes en un colegio de chicas en Tanzania. Un par de ellas empezaron a reír tímidamente y las risitas pronto evolucionaron a grandes carcajadas. Parecían violentos ataques de histeria.

Las chicas entraron en este estado a clase. Al final del día, 95 de los 159 estudiantes que albergaba el colegio, también sufrían los ataques. En junio de 1964 se contabilizaron 14 escuelas cerradas y más de 1.000 casos de contagios.

La media era una risa constante de 7 días. La explicación se debía a una enfermedad psicógena masiva que enseñó, a buena parte de la población, que reírse no siempre es divertido…

Fuente: https://www.cope.es/programas/herrera-en-cope/la-historia-del-dia/audios/epidemia-risa-sufrio-tanzania-1962-20200421_1080417

Comparte este contenido:

Periodista Kabendera paga alto precio por su libertad en Tanzania

África/Tanzania/26/02/2020/Autor: Isaiah Esipisu/Fuente:  www.ipsnoticias.net/

 

KAMPALA, 25 feb 2020 (IPS) – Tras seis meses en prisión, Erick Kabendera, un periodista de investigación de Tanzania,  fue finalmente liberado por las autoridades de su país, aunque se le condenó a pagar 118000 dólares. El profesional, crítico con el gobierno tanzano, había sido arrestado en 2019 bajo la acusación de que su ciudadanía era dudosa y otros presuntos delitos.

«Lo estamos reteniendo  para que lo interroguen porque las autoridades dudan de su ciudadanía. Nos estamos comunicando con el departamento de inmigración para tomar medidas adicionales», dijo el comisionado regional de policía, Lázaro Mambosasa, a los periodistas poco después del arresto de Kabendera.

Sin embargo, cuando compareció ante el tribunal una semana después, se sumaron las acusaciones de liderar una banda criminal organizada, lavado de dinero y falta de pago de impuestos.

Según la hoja de cargos, el periodista «proporcionó a sabiendas asistencia en la conducción de los pasos de una estafa criminal, con la intención de obtener ganancias u otro beneficio».

En un giro de los acontecimientos, el cargo contra su ciudadanía fue retirado, y luego fue absuelto de los cargos por dirigir una pandilla criminal. Esto lo dejó con los cargos de delitos económicos que incluyeron lavado de dinero y evasión fiscal.

Después de posponer su caso varias veces, la fiscalía aceptó el lunes 24 la solicitud de negociación de Kabendera, que allanó el camino para que el Tribunal de Primera Instancia de Kisutu pudiera conocer su caso.

El periodista, según las informaciones procedentes de Dar es-Salam, la capital de hecho de Tanzania, se declaró culpable del cargo de legitimación de capitales y fue multado con el equivalente a 43000, que canceló de inmediato. Eso posibilitó su liberación el mismo día.

Sin embargo, según trascendió, el tribunal lo penalizó con el equivalente a otros 75000 dólares, en compensación por evasión de impuestos, y una multa de 108 dólares por evadir impuestos. Eso elevó la cantidad con que el periodista fue penalizado a 118000 dólares.

«Damos la bienvenida a su liberación, pero estamos profundamente preocupados por las fuertes multas impuestas contra él», dijo a IPS en una entrevista Muthoki Mumo, el representante para África subsahariana ante el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ).

En medio de las especulaciones de que Kabendera se declaró culpable de los delitos, ante el temor de permanecer detenido indefinidamente, Mumo dijo que dejaría que eso lo respondiera el periodista. «Dudo en hablar en su nombre porque no sé las circunstancias bajo las cuales se declaró culpable», añadió.

Amnistía Internacional también acogió con satisfacción la noticia de la liberación de Kabendera, e igualmente criticó duramente la  penalización pecuniaria a la que fue sometido.

«Es indignante que haya tenido que pagar una multa tan alta para obtener su libertad después de haber sido encarcelado injustamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión», dijo la organización humanitaria.

«La madre de Kabendera murió mientras él estaba detenido, poco después de que ella fuera filmada rogándole al presidente John Magufuli que dejara en libertad a su hijo. Él ya ha sufrido tanto simplemente por hacer su trabajo y debería haber sido puesto en libertad incondicionalmente”, dijo en un comunicado Deprose Muchena, director de Amnistía Internacional para África Oriental y Meridional.

Subrayó que “no hay absolutamente ninguna justicia en lo que hoy (lunes 24) ocurrió en el tribunal de Dar es Salaam».

Según informes de organizaciones de periodistas y humanitarias, Kabendera también sufrió una enfermedad mientras estuvo en prisión.

Su detención se convirtió en una preocupación persistente para colegas y organizaciones, incluidas la Embajada de Estados Unidos y la Alta Comisión Británica en Tanzania.

En una declaración conjunta, dijeron: «La Embajada de Estados Unidos y la Alta Comisión Británica están profundamente preocupados por la erosión constante del debido proceso en Tanzania, como lo demuestra el recurso cada vez más frecuente a largas detenciones previas al juicio y cambios en los cargos dentro del sistema de justicia”.

«Estamos particularmente preocupados por un caso reciente: el manejo irregular del arresto, detención y acusación del periodista de investigación Erick Kabendera, incluido el hecho de que se le negó el acceso a un abogado en las primeras etapas de su detención, en contra de lo establecido en los procedimientos penales”.

Los intentos de contactar con la familia de Kabendera por IPS desde la capital de Uganda y otras ciudades africanas resultaron infructuosos este martes 25.

Pero según informaciones procedentes de Dar es Sala, Kabendera dijo al ser liberado que «finalmente tengo mi libertad, es bastante inesperado que salga tan pronto. Estoy realmente agradecido con todos los que jugaron su papel para ello».

Según Reporteros sin Fronteras, desde que Magufuli se convirtió en presidente de Tanzania en 2015, el país ha sufrido una disminución sin precedentes en la libertad de expresión y de prensa, por la intolerancia del mandatario a las críticas tanto sobre su papel como gobernante como sobre sus políticas y medidas.

Kabendera era uno de esos críticos con el gobierno tanzano.

El periodista, quien trabajó en medios locales y fue colaborador de medios africanos, de los británicos The Guardian y The Independent, así como de IPS-Inter Press Service y otras agencias internacionales, había publicado poco ante de ser detenido un artículo en The Economist Intelligence Unit sobre el presidente tanzano.

En ese artículo afirmo que Magufuli “está arrasando la libertad de Tanzania”. En su texto se recordaba que durante el segundo año en el cargo, se aprobó la Ley de Servicios de Medios, que establece sanciones muy severas para contenidos que fueran catalogados e difamatorios, sediciosos o ilegales.

Amnistía Internacional denunció que esa ley, en vigor desde 2016, incrementa la censura en el país, además de violar el derecho a la información y limitar el escrutinio sobre las políticas y programas gubernamentales.

«Desde 2016, el gobierno de Tanzania ha utilizado la Ley de Servicio de Medios para cerrar, multar y suspender al menos seis medios de comunicación después de publicar informaciones  sobre denuncias de corrupción y violaciones de los derechos humanos y el estado de la economía de Tanzania», se asegura en el informe de la organización con base en Londres.

En 2018, el gobierno aprobó otra ley para regular los contenidos publicados en línea.

De acuerdo con esa norma, los tanzanos que operan estaciones de radio y televisión difundidas por Internet, así como las web de video y los blogs, deben solicitar una licencia, pagar una tarifa  al registrarse, así como una anualidad, por un total de aproximadamente 900 dólares al año.

Mientras tanto, Amnistía Internacional insta a los socios regionales e internacionales de Tanzania y a los organismos de derechos humanos a presionar a las autoridades para garantizar que la situación de los derechos humanos en el país no se deteriore aún más.

También les solicita a condenar enérgicamente y públicamente las crecientes violaciones y abusos de los derechos humanos en Tanzania y demandar la situación de casos individuales ante funcionarios del gobierno.

En 2019, Amnistía informó que Tanzania había «retirado el derecho de las personas y las organizaciones no gubernamentales (ONG) de presentar directamente los casos en su contra en la Corte Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos con sede en Arusha», una ciudad tanzana.

Esa medida, adujo, bloquea la capacidad de las personas y las ONG de buscar reparación para las violaciones de derechos humanos.

El arresto de Kabendera, según analistas y organizaciones especializadas, podría formar parte de una estrategia del gobierno para infundir temor entre los periodistas que critican al gobierno tanzano y sus políticas.

Fuente e imagen: http://www.ipsnoticias.net/2020/02/periodista-kabendera-paga-alto-precio-libertad-tanzania/

Comparte este contenido:

Las algueras de Zanzíbar: feminismo e innovación a orillas del Índico

África/Tanzania/12 Diciembre 2019/El país

El cultivo y venta de plantas marinas, un sector herido de muerte por la crisis climática, constituye el salvavidas de unas 23.000 mujeres en un archipiélago tanzano. Es la tercera mayor industria del país

Maryam Pandu se viste como un animal al que le gustaría pasar inadvertido en el ecosistema que le da de comer. La túnica que le cubre es azul marino, y azul celeste es el turbante que la protege del sol. Su misma voz es acuosa y profunda, capaz de empapar a todo aquel que le pregunta por qué entrega su vida al mar.

«Nos dedicamos a esto porque por lo menos podemos sacar algo de dinero, a diferencia de otros negocios a los que (como mujeres) nos resulta muy difícil acceder», explica esta alguera de Bwejuu, poblado situado en el sureste de Zanzíbar, y quien lidera una especie de cooperativa formada por otras veinte compañeras.

El cultivo y la venta de algas marinas —un sector herido de muerte por la crisis climática— constituye el salvavidas de cerca de 23.000 mujeres en este archipiélago tanzano, llegando a ser la tercera mayor industria solo por detrás de la exportación de clavo y del turismo de playas cristalinas.

Un negocio despreciado por los hombres que, sin embargo, otorga a miles de mujeres como Pandu (incrustadas en una sociedad musulmana altamente conservadora y tradicional) cierto poder monetario y una mínima independencia.

Una mujer recoge un cultivo de algas a orillas del océano Índico en Bjwejuu.
Una mujer recoge un cultivo de algas a orillas del océano Índico en Bjwejuu. PATRICIA MARTÍNEZ EFE

«En una sociedad musulmana no se espera que la mujer salga de casa. Pero en 1989 llegaron las primeras algueras a Zanzíbar e hicieron algo realmente extraño: dirigirse al océano, cuando todos sabían que eso era cosa de los hombres», recuerda Flower Msuya, investigadora del Instituto de Ciencias Marinas de la Universidad de Dar es Salaam.

«El cultivo de algas marinas ha empoderado a las mujeres. Si el esposo es un pescador, él traerá pescado y ella comprará arroz; o compartirán los gastos educativos y médicos de los hijos. Ahora son personas capaces de hacer algo, de ayudar, e incluso algunas se han convertido en lideresas», continúa Msuya.

Mucho más que sushi

Nada interrumpe la tranquilidad de Bwejuu mientras las cinco mujeres aguardan a la sombra a que baje la marea para poder dirigirse al mar. Niños en bicicleta zigzaguean entre altas palmeras, algún burro rebuzna con esmero, coloridas coladas se apagan bajo un ardiente sol.

Su alto valor nutricional es innegable, pero el 99 % de las algas marinas que produce Zanzíbar no se usa para consumo interno, sino que se exporta, entre otros, a países como Francia, Dinamarca o Estados Unidos, donde son procesadas y convertidas en gel de carragenina, un recurrido agente espesante.

«Indonesia, Filipinas, Japón o China producen decenas de millones de toneladas de algas marinas y se las comen en el desayuno, el almuerzo y la cena», detalla la científica marina Elizabeth Cottier-Cook. Pero la mayoría de las personas del mundo, sin saberlo, también las consumen: «La carragenina está presente en la cerveza, la pasta de dientes, el helado, el papel…».

Sin embargo, en los últimos años, cultivar algas marinas en Zanzíbar ha dejado de ser sinónimo de buena cosecha. La variedad de alga por la que las mujeres obtenían más dinero, la eucheuma cottonii (que posee una mayor concentración de carragenina) no soporta las aguas superficiales tan cálidas de hoy en día próximas a los 38 grados centígrados.

Los océanos del mundo se están calentado un 40% más rápido de lo previsto, según alertaron científicos en un nuevo estudio publicado en la revista Science. Absorben del 93% del calor que se queda en la atmósfera atrapado por los gases de efecto invernadero, pero las consecuencias son devastadoras. Las pestes y las enfermedades en el caso de las algas se han vuelto comunes. Cottier-Cook, a través de un programa de la Asociación Escocesa de Ciencias del Mar, lleva años formando en materia de bioseguridad a algueras de Tanzania, Filipinas o Malasia para que sepan cómo actuar cuando esto ocurre.

«Antes plantábamos cada dos semanas y contábamos otras cuatro hasta la recolección. Ahora, debido al cambio climático necesitamos el doble de tiempo, lo que significa que la productividad ha caído de forma drástica», explica el comerciante Haji Saidi, quien compra la mercancía a estas algueras y se la vende a una filial danesa.

Como muchos otros países de África —azotados por ciclos cada vez más cortos de sequías e inundaciones, y por ende, de hambruna y muerte— Zanzíbar nota cada día más los efectos de una crisis de la que no es responsable. El nivel tanzano de emisiones de dióxido de carbono no supera el 0,03%.

Nuevas tecnologías y crisis climática

Msuya todavía recuerda cuando la temperatura superficial de las verdosas aguas del Índico no superaba los 30 o 31 grados y las algas crecían sanas. Apenas tiene que remontarse una década atrás; el mismo tiempo que lleva investigando cómo desarrollar nuevas tecnologías que se adecúen a unas condiciones climáticas más arduas. «Si el cultivo de algas se trasladase a aguas más profundas la temperatura sería óptima para el crecimiento de la alga cottonii«, revela la científica tanzana sobre algo que ya se hace en el sureste asiático. «Pero aquí las mujeres no saben nadar y, además, se necesitarían barcas. Eso requiere dinero, chalecos salvavidas, recursos. Algunas están incluso dispuestas a aprender a nadar, no para llegar a nado hasta la zona más profunda, pero porque dicen que así se sentirían más cómodas», explica.

Sin embargo, antes de dar forma a retos del futuro, muchas de las algueras todavía dan vida a dificultades más propias del pasado o de un presente que apenas cambia. «El precio de venta es bajo y nos falta equipamiento», detalla Nali Hassan. «A veces entramos en el mar sin ningún tipo de zapato y hay plantas venenosas y erizos. No tenemos tratamiento y cualquier percance puede dejarte parada durante seis meses», añade. Y estar parada significa regresar a la pobreza, a la dependencia económica, al no ser nadie fuera del hogar. «El dinero que ganamos solo es una ayuda, no nos satisface y no es suficiente; pero al menos es algo», reflexiona Hassan.

La brusca caída en la producción de los últimos años hizo, por el contrario, que el precio de venta aumentase de forma significativa, y ahora un kilo seco de algas marinas puede llegar a alcanzar los 25 centavos de dólar; 40 el de cottonii. Cantidades nada despreciables en una población en la que el salario medio no supera los 250 dólares al mes, pese a que estas mujeres raramente ganan más de 40 dólares.

Hace tres décadas un grupo de mujeres de Zanzíbar se adentró en un lugar reservado para los hombres.
Hace tres décadas un grupo de mujeres de Zanzíbar se adentró en un lugar reservado para los hombres. PATRICIA MARTÍNEZ EFE

Con ingenio ante la escasez, Msuya lleva años enseñando a centenares de algueras tanzanas -a través de una agrupación que creó en 2006 y de la que también forman parte compradores, funcionarios del Gobierno o académicos- a que generen valor añadido a través de la elaboración de productos como polvo, mermelada o cremas hidratantes de algas. «Ahora podemos comer mermelada de algas, hacer jabones y ensaladas. Esto nos permite ayudar a la familia y tener algo de dinero para nosotras mismas», subraya Maryam, convencida de que seguirá cultivando los mares hasta que el cambio y su cuerpo se lo permitan.

«Seguiré haciéndolo hasta que sea tan vieja que ya no pueda ni caminar. Por lo menos ahora no tengo que rogar a nadie para poder comer y dependo de mí misma».

Fuente e imagen: https://elpais.com/elpais/2019/12/03/planeta_futuro/1575380097_314060.html

Comparte este contenido:

‘Arrestan y procesan a niñas embarazadas de la escuela de Tanzania’

Redacción: Allafrica

A medida que el gobierno lucha por mantener a las alumnas en las escuelas, se está desarrollando una tendencia atroz en el distrito de Nkasi, región de Rukwa, donde los informes indican que más de 200 alumnas han abandonado la escuela en un período de seis meses como resultado de embarazos adolescentes.

Esto significa que al menos 33 niñas abandonan la escuela cada mes, una situación que pinta una imagen sombría del distrito en términos de tasas de deserción escolar en el país. La Directora Ejecutiva del Consejo del Distrito de Nkasi (DED), Missana Kwangura, dijo por teléfono al «Daily News» que se están centrando en los embarazos de adolescentes en el distrito, insistiendo en que plantea grandes desafíos que se pueden denominar como el desastre del distrito.

«Es cierto, los casos de embarazos de adolescentes en escuelas secundarias en el distrito de Nkasi son peores y desalentadores, dado que más de 200 alumnas han abandonado la escuela … la mayoría de ellas son de escuelas secundarias, en realidad plantea inmensos desafíos que pueden calificarse de catarsóficos «, explicó DED.

«La provisión de comidas en las escuelas es de suma importancia, que los padres y tutores, los comités escolares y los miembros de la junta han sido sensibilizados al respecto», explicó el Sr. Kwangura.

Una sección transversal de los concejales del Consejo de Distrito de Nkasi entrevistados por este documento recientemente al margen de su reunión del Consejo Completo sugirió que ya era hora de que las autoridades relevantes vean la importancia de arrestar y enjuiciar a las niñas embarazadas.

«Más de 200 niñas en edad escolar que están embarazadas en un período de seis meses es impactante, y se debe hacer algo tangible para abordarlo … como fue el caso en el que los hombres que embarazaron a niñas estudiantes fueron arrestados y procesados, lo mismo debería se aplicará a las alumnas «, dijo el concejal de Kabwe Ward, Sr. Asante Lubisha.

Varios consejeros hicieron eco de un sentimiento similar, incluido el Presidente del Consejo del Distrito de Nkasi, Sumuni Mwanakulya. Mientras tanto, el Sr. Kwangura dijo en este documento en una entrevista telefónica que alrededor de 2,999 alumnos que comenzaron el Estándar Uno en 2013 no pudieron alcanzar el Estándar Siete debido a varias razones, que incluyen absentismo, enfermedad y embarazos.

«Alrededor de 8.347 alumnos se matricularon en el Estándar Uno en 2013, entre ellos, las niñas eran 4.263 y los niños 4.084 … de ellos, unos 5.348 se inscribieron para rendir el Examen Nacional Estándar Siete celebrado el 12 y 13 de septiembre de este año, «señaló el Sr. Kwangura. Además, explicó que 91 alumnos en el distrito de Nkasi no se presentaron al Examen Nacional Estándar Siete este año, entre ellos 48 niñas y 43 niños.

Fuente: https://allafrica.com/stories/201909190481.html

Comparte este contenido:
Page 1 of 17
1 2 3 17