Un sindicato al servicio del Estado

Por: Sergio Martínez Dunstan

 

Recién se publicó, en este espacio, el último de tres artículos de mi autoría sobre las condiciones inherentes al ejercicio de la profesión docente al momento de anunciarse la Jornada Nacional de Apoyo al Regreso Seguro a las Escuelas por parte del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE). Las declaraciones recientes de quien lo encabeza me confirma lo que escribí en el texto “Por un sindicalismo al servicio del magisterio”. Ahí advertí que la reforma educativa le arrebató a las organizaciones sindicales la prerrogativa de representar a los docentes en la protección de los derechos profesionales dejándo al profesorado la libertad de interponer su defensa debido a su participación individual y voluntaria en el Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros. Los líderes sindicales han quedado obnubilados, preocupados por mantenerse en el poder, expresé.

Quienes manejan los destinos del SNTE han estado del lado del gobierno y a espaldas de sus agremiados en la decisión presidencial del regreso a las clases —llueve, truene o relampaguee— a partir del treinta de agosto. Han puesto al SNTE al servicio del Estado. El Secretario General Alfonso Cepeda Salas (ACS), a través del Comunicado 28-2021, señaló que los representantes efectuarían recorridos, plantel por plantel, en cada entidad federativa para conocer con exactitud las condiciones en las que se encuentran y reportar a las autoridades municipales, locales y federales las necesidades de infraestructura y servicio.

En la entrevista concedida a Noticieros Televisa (https://bit.ly/3iTfGFa), Cepeda Salas mencionó que era tiempo de volver a las escuelas. “Hay consensos, los maestros tienen la disposición, la mayoría, de regresar a clases”. Lo reiteró al día siguiente, en la Conferencia Matutina del doce de junio (https://bit.ly/2W4OCKa). En su intervención destacó que por indicaciones del Sr. Presidente al magisterio fue un grupo de prioridad en la vacunación, tuvo certeza laboral mediante la concesión de plazas de base, no hubo despidos laborales durante la pandemia ni disminución de sueldos y prestaciones además de los incrementos salariales en los últimos dos años. “La inmensa mayoría de los maestros de México ratificamos el compromiso de apoyar el regreso a clase presenciales”. Y, tras participar en la LIII Sesión Ordinaria del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU), confirmó que el regreso a los salones de clases para el personal docente es obligatorio “porque para eso se nos da un salario. Ya tuvimos año y medio de confinamiento, protegidos, seguros, ya nos vacunaron, entonces hay que salir a justificar el sueldo, las prestaciones que recibimos” según la nota de Laura Poy Solano publicada en el diario la Jornada (https://bit.ly/3k4a7D5).

Si tal aseveración la hubieran externado las autoridades educativas, desde esa perspectiva, se comprendería aunque fuera igualmente reprochable, pero no se han atrevido a tanto. Pero lo dijo el Secretario General del SNTE. Bueno, hasta el mismo Presidente ha dicho que los maestros tienen la libertad para volver a los salones (https://bit.ly/2VWltR6). ¿Hay un doble discurso? ¿La postura cambió?

El dirigente del SNTE resultó más papista que el papa. Es tan sorprendente su pronunciamiento que despierta la curiosidad por conocer las razones que lo motivaron a actuar de esa manera. ¿Lo hizo por cuenta propia? ¿se puede considerar como postura del gremio? ¿está respaldada por los órganos de gobierno sindical, el Comité Ejecutivo Nacional y los Secretarios Generales de las Secciones del país? ¿hubo acuerdo previo con el gobierno para mostrar dicha actitud? ¿el gobierno le dio línea? ¿le impuso el discurso? ¿se acomodó o lo acomodaron? ¿existe contubernio entre el sindicato y el gobierno? ¿al sindicato lo llevaron al baile o el sometido sólo fue el máximo líder del SNTE? ¿a cambio de qué? ¿para sacrificarlo e ir preparando su salida? ¿para mantenerlo en el cargo? Ni siquiera le importó a Cepeda Salas faltar a su palabra que “confían en que se cumplirá con las 3 V: semáforo epidemiológico en verde, vacunación a todos los trabajadores de la educación y asistencia gradual y voluntaria”, Comunicado 14-2021.

No es una enunciación en particular sino la narrativa. No sólo son los dichos sino los hechos. El problema, realmente de fondo, no son los líderes que imponen su sesgada visión en la conducción de las organizaciones gremiales si es que no la falta gubernamental de dejarlos actuar sin rendirle cuentas a nadie. Unos desacatan la ley y otros son omisos en sus atribuciones. Por no cumplir ni hacer cumplir la ley. Lo señalé en mi colaboración titulada “Democracia Sindical”. La actual dirigencia del SNTE ha estado violentando flagrantemente el marco jurídico normativo de la reforma laboral. Ha sido conminado por la Cámara de Diputados a apegarse al Estado de Derecho. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social lo observó. Diversas expresiones al interior del SNTE han venido luchando por hacer valer la libertad sindical. Mientras el magisterio resiste y lucha. El mismo presidente lo dijo con claridad meridiana al manifestar su opinión, a petición expresa de una periodista, sobre las lagunas legales para la renovación de los liderazgos que podrían permitir perpetuar la duración del mandato, Conferencia Matutina del 7 de octubre del 2019 (https://bit.ly/37QCD5w). “No van a haber excepciones. Tiene que haber democracia sindical. Se tiene que aplicar la ley. También es un llamado a los trabajadores para que ellos hagan lo que les corresponde. Que no sigan tolerando dirigentes que no los representan. Nosotros no podemos cambiar a un dirigente sindical, pero los trabajadores sí. Que hagan sus gestiones y que se haga valer democracia. La libertad no se implora, se conquista”.

 

El actuar de Alfonso Cepeda Salas Secretario General del SNTE refleja un desapego al estado de derecho. Es un golpe a la democracia sindical. Se hace necesario proyectar el modelo de organización sindical acorde a los tiempos actuales con visión de futuro.

Carpe diem quam minimun credula postero

Fuente de la información: https://www.educacionfutura.org/un-sindicato-al-servicio-del-estado/

Comparte este contenido:

Democracia sindical

Por: Sergio Martínez Dunstan 

La democracia sindical se ha convertido en una promesa de campaña incumplida, un problema irresuelto y una obligación legal infringida. El Presidente de México, siendo candidato, dijo que respetaría la independencia y la autonomía de los trabajadores de la educación en caso que el voto ciudadano le favoreciera. Lo reiteró en abril del dos mil diecinueve: “Ya hasta estoy reservando mi lugar en primera fila, porque quiero ver las elecciones internas, quiero ver a los maestros votando por primera vez en urnas de manera libre y en secreto, sin acarreos, sin amenazas, con democracia”. Días después, se promulgó la reforma laboral. Hasta hoy, ha sido imposible hacerla realidad. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) del gobierno federal y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación han impedido, de una manera u otra, llevarla a la práctica. La dependencia encargada de la política laboral por omisión a sus atribuciones y la organización gremial por desacato. A ambos, la pandemia les vino como anillo al dedo para justificar su insensatez.

Analizaré el tema en los párrafos subsecuentes. Para ese propósito, retomaré algunas ideas de mis escritos anteriores a manera de introducción. La importancia de contar con organizaciones sindicales para la defensa de los derechos laborales de los agremiados y de órganos colegiados que salvaguarden los intereses profesionales, la deontología y ordenación del ejercicio docente lo expresé en el texto “La reforma a la reforma educativa”. Salió a la luz en septiembre del dos mil dieciocho.

Profundicé sobre el asunto en la colaboración que lleva por título “Los derechos laborales y los derechos profesionales del magisterio”. Tomé como punto de referencia la modificación a la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado Reglamentaria del Apartado B del Artículo 123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (LFTSE). Como bien se sabe, se buscó adecuarla a los Convenios C087 y C098 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativos a la libertad y protección de los derechos sindicales. Me concentré en los derechos inherentes al ejercicio de la profesión docente emanados de la creación del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros.

A partir del cuestionamiento final del artículo anterior, ¿cuál es el papel que juegan, y debieran jugar, las organizaciones sindicales en la defensa de los derechos laborales y los derechos profesionales del magisterio? intenté aportar algunos argumentos para una probable repuesta en “Por un sindicalismo al servicio del magisterio”. Advertí, que la reforma educativa le habría arrebatado a las organizaciones sindicales la prerrogativa de los derechos profesionales adjudicándole a los propios maestros el derecho de interponer su defensa. Y, por ello, se le concedió al Estado Mexicano la rectoría de la educación quedando de manifiesto en las atribuciones exclusivas conferidas a las autoridades educativas en determinados asuntos con una participación marginal de los sindicatos como, por ejemplo, la asignación de plazas. En este sentido, destaqué que la función sustancial de las organizaciones gremiales, particularmente el SNTE, debiera ser la aludida en el título. Observé también que, al interior del SNTE, se libra una batalla entre diversos grupos. Unos por mantenerse y otros para acceder al poder.

Desde esta perspectiva, revisaré de aquí en adelante las nuevas reglas para la elección de los dirigentes seccionales. Estas fueron aprobadas en noviembre del dos mil diecinueve por el Consejo Nacional del sindicato más grande de América Latina por la cantidad de afiliados según el Comunicado 77-2019. El portal Profelandia.com filtró el reglamento presentado ante el Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje con acuse de recibido por la Oficialía de Partes fechado el trece de enero del dos mil veinte.

Sobre el particular, la Cámara de Diputados emitió dos proposiciones con puntos de acuerdo para exhortar

  • A la Secretaría del Trabajo y Previsión Social a promover la celebración de los encuentros sindicales nacionales; y al SNTE, a expedir la convocatoria correspondiente para elegir a la dirigencia nacional por el voto personal, libre, directo y secreto. 19 de noviembre del 2019 (https://bit.ly/37dKmu3).
  • Al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del SNTE a modificar su estatuto y reglamento en materia de elección de dirigentes. 5 de febrero de 2020 (https://bit.ly/3yjXGZO).

Haciendo uso de tácticas dilatorias y burocráticas, meses después, el SNTE  manifestó que hasta el 2024 se convocará a una nueva elección para la renovación del Comité Ejecutivo Nacional. Y, para el caso de los Comités Ejecutivos Seccionales, se continuará con la renovación de las dirigencias en las seis secciones pendientes debido a la pandemia una vez que existan las condiciones para evitar contagios por Covid 19 en concordancia con el Comunicado 43-2020. Se refiere a la 21 de Nuevo León, 31 de Tlaxcala, 2 y 37 de Baja California, 26 de San Luis Potosí, 27 de Sinaloa. Para las fechas actuales, la mayoría de las secciones en el país han concluido su periodo.

Una vez reveladas las intenciones del CEN del SNTE, la STPS fijó su postura sobre el reglamento en cuestión “a efecto de desarrollar una elección ejemplar en la que se garantice la libre participación de los trabajadores para ejercer la libertad sindical para elegir a sus dirigentes” según la nota de Milenio fechada el diecisiete de septiembre del dos mil veinte (https://bit.ly/3ymMQSz). Se le refutó al SNTE, por parte de la STPS, el Artículo 8 porque violenta el derecho a ser votado. Se puso en tela de juicio el requisito de elegibilidad y la exigencia de haber desempeñado algún cargo de representación sindical para poder ser votado como integrante de la Directiva Seccional Sindical. Ello contraviene, se determinó, lo dispuesto en el Artículo 358 de la LFTSE relativo al derecho a la libre participación de los trabajadores al interior de la organización. Es necesario, resaltó la STPS, modificar dicho reglamento y los estatutos porque restringe y condiciona la libertad de los agremiados para ser candidatos. También propuso directrices que han de seguirse para que el proceso electoral interno sea equitativo y democrático.

En las redes sociales circula el documento “Propuesta sobre elecciones de Directivas Seccionales del SNTE”. Entre otras recomendaciones que la STPS le hace a la organización sindical, se contempla: I) Previo a la jornada: garantizar condiciones equitativas para todos los candidatos; elaborar la convocatoria apegada a las disposiciones en la que se garantice el voto personal, libre, secreto y directo; sobre el registro de candidatos y la integración del padrón; emisión de boletas con medidas de seguridad. II) Durante el proceso electoral: asegurar el material para el ejercicio del voto, instalar urnas y casillas. III) Un vez concluido el proceso: contabilizar los votos, publicar los resultados, resguardar los materiales, atender las impugnaciones, informar sobre la jornada electoral. La realización de actividades proselitistas e inhibir actos de violencia son acciones muy delicadas.

En mi opinión, lo anterior significa un avance insoslayable. Pero acusa vacíos v. gr. la modificación del propio reglamento. Tampoco se aborda lo relativo al financiamiento, a la transparencia ni la rendición de cuentas de las instancias y personas involucradas. Aborda generalidades y sería conveniente precisar puntualmente todos y cada uno de los aspectos.

Por otra parte, algunas organizaciones magisteriales han externado su desacuerdo con respecto a dejar en manos del CEN del SNTE la realización de la jornada electoral porque se convertirían en juez y parte. Se inclinan a favor de que se le encargue el proceso, de principio a fin, al Instituto Nacional Electoral. También han planteado la instalación de una Comisión que sustituya al actual Comité Ejecutivo Nacional para quitar cualquier asomo de duda. A eso le han llamado de manera coloquial, “poner el piso parejo”. Implicaría necesariamente un proceso de cabildeo de la STPS con las diversas fuerzas políticas.

Se detectan tres aspectos controversiales:

  1. La distinción entre voto universal y el voto personal, libre, secreto, directo. Hay discrepancias entre lo estipulado en el reglamento y la ley.
  2. El tiempo considerado para la organización de un proceso de tales magnitudes. Algunos dicen que seis meses, uno más consideran que año y medio y otros señalan hasta dos.
  3. Y ruta crítica a seguir. ¿La renovación de las dirigencias seccionales o la nacional? El CEN del SNTE impone lo primero y los opositores prefieren lo segundo.

Lo cierto es que no se ha modificado ni una coma al reglamento en cuestión ni se ha hecho valer lo legalmente establecido. Se ha hecho caso omiso a los puntos de acuerdo pronunciados por los legisladores. Los días transcurren sin concretarse la reforma laboral. Mientras tanto, continúan las violaciones a los derechos de los trabajadores de la educación. En particular, los derechos profesionales del magisterio. Y, con ello, se posterga la transformación política, laboral, educativa y social deseada.

Carpe diem quam minimun credula postero

Fuente de la información e imagen: https://www.educacionfutura.org

Comparte este contenido:

México: Breve historia de la fundación del STUNAM para las nuevas generaciones

Breve historia de la fundación del STUNAM para las nuevas generaciones

Miriam Hernández Trabajadora de la UNAM

Si bien nuestro sindicato tiene un Centro de Investigaciones Históricas del Sindicalismo Universitario, en el que se han recopilado la historia, hay que buscar todas las formas posibles para acercar esta información a los trabajadores. Y es que hay que decir que los derechos que hoy gozamos fueron producto de la lucha organizada.

Una oleada revolucionaria a nivel internacional

El STEUNAM (Sindicato de Trabajadores y Empleados de la UNAM) luchó por bastante tiempo para conseguir su registro como sindicato. Se fundó el 12 de noviembre de 1971 agrupando a trabajadores administrativos y manuales. En esos tiempos convulsivos, la UNAM tenía como rector a Pablo González Casanova quien se oponía a la formación del sindicato e, incluso, renunció en medio de la huelga que dio origen a nuestra organización. Los tiempos que dieron origen a la huelga de 1971 y con ello el triunfó de los trabajadores logrando un contrato colectivo de trabajo eran revolucionarios en el resto del mundo. (Texto sugerido: A raíz de la huelga de 1971, el movimiento de los trabajadores triunfó logrando un contrato colectivo de trabajo…)

Las secuelas de 1968 eran latentes. La radicalización política del mayo de 1968 en Francia, las grandes huelgas obreras de Italia en el “otoño caliente”, la Primavera de Praga, los movimientos estudiantiles en Japón con los sengakuren entre otros eran el fondo del aire de la fundación del STEUNAM y el SPAUNAM. Eran, también, los años de la Guerra de Vietnam en la que insólitamente perdería Estados Unidos. Impensable que un ejército de rebeldes vietnamitas pudieran derrotar al ejército más poderoso de esos tiempos.

El 10 de junio en México, unos meses antes de la formación del STEUNAM, durante una manifestación fueron masacrados estudiantes por grupos paramilitares denominados los Halcones , además de que la terrible represión del 2 de octubre estaba fresca en la conciencia de los que luchaban contra el gobierno de Luis Echeverría. Surgieron organizaciones político militares como la Liga 23 de septiembre, el Partido de los Pobres de Lucio Cabañas, la Asociación Cívica Nacional Revolucionaria de Génaro Vázquez y surgieron diversos agrupamientos que se reivindicaban marxistas vinculados al maoísmo, al espartaquismo (fundado por José Revueltas) y el Partido Revolucionario de los Trabajadores, que se reivindicaba trotskista, se fundaría unos años después.

México vivía un hervidero de movilización social luego del movimiento estudiantil de 1968 y comenzaba la estrategia gubernamental de la Guerra Sucia. El gobierno de Luis Echeverría formalizó el usó de la famosísima Dirección Federal de Seguridad con el personaje siniestro Nazar Haro al frente. La Guerra Sucia consistió en el asesinato, persecución y desaparición forzada de todos los opositores. Se vivía, por tanto, un momento histórico de gran movilización y radicalización política.

El STEUNAM y la lucha obrera

En esos años surgió un nuevo movimiento obrero que luchaba en las plantas industriales, resistía a la represión y se organizaba por democracia sindical. En el municipio de Ecatepec, en particular en las empresas Ideal Standard, Laminadora Kreimerman, Gas Metropolitano, Trailmobile, Visa, General Electric, Alumex, Vidriera, Spicer, Kelvinator, y en numerosas fábricas se vivían batallas obreras y enfrentamientos bastante intensos.

Según algunos libros entre las luchas de la tendencia democrática de los trabajadores electricistas de Rafaél Galván y el Movimiento Sindical Ferrocarrilero de Demetrio Vallejo llegaron a realizar acciones nacionales de decenas de miles en las calles. Una de las huelgas más importantes de la época fue la encabezada por los más de 600 trabajadores de Spicer que, en 1975, la sostuvieron por más de 120 días.

Es en esa atmósfera donde surge el STEUNAM encabezando una huelga para obtener su registro que obligó al rector Pablo González Casanova a renunciar porque no firmó el contrato colectivo. Dicha huelga estalló el 25 de octubre de 1972 y terminó el 15 de enero de 1973. El rector fue relevado por Guillermo Soberón, mientras que el presidente Echeverría declaró, ni más ni menos, que era un movimiento que “destruía la autonomía”.

La huelga, que duró 81 días, fue la primera de los trabajadores administrativos en la UNAM en su historia gestada en medio de un espíritu de organización y lucha en todo el país. Concluyó con el triunfo de las y los trabajadores que consiguieron un Contrato Colectivo de Trabajo. Entonces, el STEUNAM surge en un tiempo histórico de movilización sindical sin precedentes.

El SPAUNAM y la inteligencia rebelde

Por otro lado, el SPAUNAM (Sindicato de Personal Académico de la UNAM) se formó en 1974 con una clara presencia de organizaciones y sindicalistas de extrema izquierda. La asamblea que dio origen a este sindicato, integrado por académicos, profesores y ayudantes de maestros, fue épica. Según los relatos de algunos de sus fundadores el SPAUNAM se fundó el 13 de julio de 1974 a las 11 de la mañana en el auditorio más grande de la Facultad de Ciencias con más de 1200 miembros.

Los instigadores fueron los compañeros académicos del Colegio de Ciencias y Humanidades recién creados por Pablo González Casanova. Estos maestros, jóvenes intelectuales, habían estado cerca del movimiento estudiantil, sobrevivientes al 2 de octubre y al 10 de junio.

En la asamblea de inauguración del SPAUNAM participaron delegaciones de obreros huelguistas de Rivetex, de General Eléctric y de la fábrica Texturizados Lido. Sus actas de fundación, además de incorporar demandas sindicales, exigían el fin de la guerra en Vietnam, acordaron impulsar una campaña de solidaridad con las huelgas de la insurgencia obrera y por la organización independiente de las y los trabajadores. El SPAUNAM realizó la primera huelga docente el 16 de junio de 1975 mostrando su impronta combativa.

La huelga de 1977 y la represión del gobierno priísta

El SPAUNAM y el STEUNAM decidieron unificarse un 27 de marzo de 1977 y ahí surge el STUNAM.

El SPAUNAM y el STEUNAM decidieron unificarse un 27 de marzo de 1977 y ahí surge el STUNAM. Pocos meses después decidieron impulsar una huelga que estalló el 20 de junio y terminó de forma represiva el 7 de julio con la entrada de la policía. Algunos dicen que eran 7 mil, otros que eran 20 mil los policías que entraron a romper la huelga. Luego de que estallara una bengala en el cielo entraron con armas de fuego empezando por Rectoría pasando por la Facultad de Filosofía y Letras.

Algunos periódicos detallaron que se localizaron 500 bombas molotov, varias armas de fuego y propaganda subversiva en la Facultad de Filosofía y Letras; sin embargo, dicho arsenal nunca se puso a disposición del Ministerio Público Federal, sólo fueron detenidos mil sindicalistas y fueron enviados a los separos enfrentando cargos penales aquellos más aguerridos. Relatos de la época cuentan que los trabajadores cantaban “venceremos” esperando con serenidad insólita en algunas dependencias a la policía. En la estación policial de Balbuena, el millar de trabajadores confraternizó apoyándose mutuamente ; pasaron juntos hambre, frío y varios golpes de la policía.

El gobierno tomó nota de la unidad de las y los trabajadores tanto académicos como administrativos y buscó, por todos los medios, la división de nuestro gremio. La fundación del AAPAUNAM (Asociación Autónoma del Personal Académico) tuvo el objetivo de dividir a los trabajadores del STUNAM. Esta asociación (en los hechos un antisindicato con prácticas antidemocráticas, vertical, autoritaria y corrupta) disputó el Contrato Colectivo de Trabajo con el apoyo de las autoridades de la UNAM y el gobierno federal en 1980; finalmente, el APAUNAM nos arrebató la titularidad contractual . Fue una derrota importante a nuestro sindicato.

Lecciones para nuestros tiempos

En la agrupación Desde las Bases STUNAM creemos que la historia de nuestro sindicato pertenece a toda la base trabajadora. No pertenece a ningún miembro del comité ejecutivo, no creemos en historias de bronce, no creemos que la historia de nuestro sindicato puede ser expropiada. Pensamos que nuestra institución sindical no hubiera sido posible sin la participación de miles de académicos y administrativos y, por ello, pertenece a todos los trabajadores de base.

Hoy creemos que es necesario luchar por la democratización de nuestro sindicato. El STUNAM actual ya no es el STUNAM de los orígenes, debemos reconocerlo. En una próxima nota abordaremos el proceso que generó la burocratización de nuestro sindicato en la década de los 1980. Para recuperar nuestro sindicato es necesario conocer la historia de nuestra institución. Es preciso que nuestro sindicato recupere su tradición de lucha independiente, combativa, democrática, internacionalista y clasista.

Debemos permanecer independientes del gobierno y seguir el rumbo opositor a los planes contra los trabajadores. A diferencia de lo que hicieron algunos de nuestros líderes, como Evaristo Pérez Arreola que terminó apoyando a Carlos Salinas de Gortari o como Agustín Rodríguez Fuentes y Adrián Pedrozo Castillo quienes fueron diputados por el PRD, en Desde las Bases STUNAM consideramos que nuestro sindicato debe ser independiente de los partidos patronales y empresariales.

Desde la fundación de nuestra agrupación sindical estamos claros que no se trata de fundar nuevos sindicatos, tampoco creemos que académicos y administrativos deban estar divididos; se trata de democratizar nuestra institución, de recuperarla y escribir una nueva historia.

Creemos que debemos recuperar la tradición de lucha de los tiempos pasados: organizarnos democráticamente, sin delegados plenipotenciarios, solidarizarnos efectivamente con todas las luchas obreras en el país tal y como surgimos en 1977 , debemos impulsar una perspectiva internacionalista, unirnos a los maestros que piden mejoras laborales y basificación, debemos luchar en este sistema, ya que tal y como lo hemos visto, nadie nos regala nada. Así como tomar en nuestras manos, hacer propia, la lucha contra la precarización laboral y los despidos, que es la respuesta de la clase dominante a la crisis actual, donde los efectos de la misma la está pagando la clase trabajadora.

La lucha por el salario, por la defensa del contrato colectivo, por el aumento al presupuesto de la UNAM, por la sindicalización de los profesores de asignatura en nuestro sindicato, por la democracia sindical, puede ser inspirada en la lucha de la década de 1970.

El STUNAM de los orígenes era un sindicato de administrativos y académicos, combativo, pues se fue a huelga en medio de la Guerra Sucia, internacionalista porque promovía la lucha contra imperialismo, democrático sin delegados plenipotenciarios e independiente de los partidos patronales.

Este texto intenta dar, a las nuevas generaciones, un pantallazo general de lo que sucedió en la década de los setenta y en ese contexto explicar cuales fueron las raíces de nuestra organización. Intentamos hacerlo desde una visión crítica, revolucionaria. Te invitamos a conocer nuestra agrupación Desde las Bases STUNAM que lucha por la recuperación del STUNAM, clasista, democrático combativo, internacionalista e independiente de los partidos patronales.

Por la unidad y lucha de las y los trabajadores, como sucedió en la década de 1970. Venceremos.

Fuente de la Información: http://laizquierdadiario.com/Breve-historia-de-la-fundacion-del-STUNAM-para-las-nuevas-generaciones

Comparte este contenido:

Alianza entre Moctezuma y Cepeda y… ¿otro sindicato de maestros?

Alianza entre Moctezuma y Cepeda y… ¿otro sindicato de maestros?

El 26 de febrero de 2013, Jesús Murillo Karam, ex Procurador General de la República, en rueda de prensa, dio a conocer la detención de “La Maestra” Gordillo, lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de México. El motivo según se dijo: presunto desvío de fondos para su uso personal procedentes de las recaudaciones sindicales (Excelsior, 26/02/2013). Todo un suceso mediático y político en nuestro país y que, desde luego, cimbró al magisterio mexicano.

Pasados algunos años, específicamente, el 22 de noviembre de 2018, Juan Díaz de la Torre, solicitó licencia definitiva a su cargo como presidente del SNTE y, como era de esperarse, Alfonso Cepeda, asumió la dirigencia hasta el 2024. El motivo de la renuncia de Díaz de la Torre, aunque no fue muy claro, tuvo que ver con la “renovación” de una alianza entre el Sindicato y el Estado (EL Universal, 23/11/2018). Nuevamente, todo un suceso mediático y político, que volvió a sacudir al magisterio de nuestro país.

¿Qué tienen en común estos acontecimientos y por qué los expongo? Si analizamos a detalle cada uno de estos sucesos, el poder por el poder mismo, aparece en los relevos al frente de un Sindicato que, hace mucho tiempo, fue considerado como el más grande de América. Las razones, a continuación, las explico.

Por lo que respecta a la detención de “La Maestra” Gordillo y la llegada de Juan Díaz de la Torre, era claro que como tal, “La Maestra” estorbaba a quienes, en su momento, firmaron el fatídico Pacto Por México. Era obvio, la reforma educativa impulsada por el gobierno peñanietista tenía que pasar “planchadita”, sin obstáculo alguno, que le impidiera lograr el propósito que perseguían ciertas “élites” de poder, y así fue. En 2013, se echó andar una de las reformas más agresivas que dañaron, a más no poder, la imagen del magisterio. Como sabemos, Díaz de la Torre no fue ni representó obstáculo alguno, y los sueños guajiros de Peña, Chuayffet, Nuño y Granados, se fueron dando paulatinamente hasta que hubo un cambio de gobierno o, como dirían algunos, de régimen de gobierno en México.

Y es precisamente que, con la llegada del gobierno lopezobradorista a Palacio Nacional, de nueva cuenta hubo la necesidad de contar con una nueva dirigencia al frente de ese Sindicato que, de cierta manera, no representara una mirada al pasado agresivo e impulsor de lo que los maestros conocieron como “la mal llamada reforma educativa”, pero también, un obstáculo para la aprobación de una reforma, ahora en materia laboral, cuyo eje central fue y es: la democratización de los sindicatos. De ahí que podamos comprender el arribo de Alfonso Cepeda y la renuncia de Díaz de la Torre en noviembre del año pasado.

Diferentes acontecimientos, mismas visiones sobre un solo hecho: contar con dirigentes sindicales a modo.

Y es que mire usted, si analiza lo que en estos últimos días ha sucedido en este terreno, podrá contar con una amplia mirada sobre lo que le estoy exponiendo; le comparto algunos recientes acontecimientos: la aparición de “La Maestra” en las redes sociales en diciembre del año pasado; la reforma que, en material laboral, se aprobó el año pasado; la emisión de un Reglamento para la Elección de Directivas Seccionales del SNTE; la pugna por esas directivas seccionales por parte de los “Elbistas”, mejor conocidos como Maestros Por México, afines a Elba Esther Gordillo; la aparición continua de Moctezuma Barragán, Secretario de Educación, en eventos del SNTE; y, para finalizar, el continuo discurso que, desde campaña, se vino pronunciando pero que, ahora, en Palacio Nacional, retumba con mayor fuerza para lograr que al interior de los sindicatos prevalezca y se impulse una verdadera “democracia” sindical. Sí, todos estos hechos, apuntan y refuerzan mis argumentos con relación a las dirigencias sindicales a modo y de la posible alianza “estratégica” entre Moctezuma Barragán y Cepeda que, en lo últimos días, se ha hecho más evidente, con la idea de lograr que “La Maestra” no recupere el Sindicato que la llevó a tener un poder inmenso.

Esta última idea no me parece nada descabellada; por el contrario, sabemos de la capacidad “negociadora” del actual Secretario de Educación. No por nada ocupó la Secretaría de Gobierno con Ernesto Zedillo. Sabe de estos asuntos y, para como están las cosas, a Cepeda le vino como anillo al dedo esta “sana” relación con el Estado. No obstante, hay un asunto que me inquieta bastante: si Moctezuma y Cepeda han conseguido una “alianza” para el logro de sus “propósitos” y, si los “Elbistas” no logran “tirar” el nuevo Reglamento para la Elección de sus Directivas Sindicales, ¿qué hará La Maestra?, ¿formará otro sindicato de maestros? En consecuencia, ¿estaremos ante el inminente debilitamiento o desaparición de un solo sindicato de maestros que, por años, estableció

sendas negociaciones con el Estado para favorecer sus propios intereses no así los de sus agremiados? Cuestionamiento, también, nada descabellado, que me lleva a pensar en el fin frívolo de quienes, desde la cúpula, miran tales hechos.

Si en su momento a “alguien” se le ocurrió “unificar” a todos los pequeños sindicatos de maestros que había en la República Mexicana, por qué no pensar que su división sea, en estos momentos de la vida política de nuestro país, una opción “viable” para contar con otras “redes” de poder que sirvan a ciertos intereses cuya intención sea, al menos en el discurso, la de dar “poder” al pueblo.

Ajá, y a todo esto… ¿y el Magisterio?

Tiempo al tiempo.

  • Referencias:

Redacción Excelsior. (26/02/2013). Detienen a Elba Esther Gordillo, PGR la acusa de malversación de fondos. Excelsior.

Recuperado de: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/02/26/886284

Moreno, T. (23/11/2018). Renuncia Juan Díaz a presidencia del SNTE. El Universal.

Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/nacion/renuncia-juan-diaz-presidencia-del-snte

Fuente de la Información: https://profelandia.com/alianza-entre-moctezuma-y-cepeda-y-otro-sindicato-de-maestros/

Comparte este contenido:

México: Opositores del STFRM repudian falta de democracia sindical

América del Norte/México/26-12-2019/Autor(a): Agencias/Fuente: www.jornada.com.mx

Por: Agencias

Opositores de sindicatos corporativos como el de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) que encabeza Víctor Flores, rechazaron que estos implementen a cabalidad la reforma laboral.

Benito Bueno Rentería, del Sindicato Independiente de Trabajadores Ferrocarrileros y Asociados de México (Sitafam), expuso que Flores no ha transitado hacia la democracia sindical. “Hay hostigamiento laboral a los afiliados al Sitafam, incluso a mí me ha amenazado y mandado golpear”, aseveró.

La semana pasada, abundó, “me intentaron agredir, pero afortunadamente con otros compañeros nos pudimos reguardar en Palacio de Gobierno de San Luis Potosí”, dijo.

Agregó que 46 trabajadores han sido dados de baja “injustificadamente”. Indicó que el STFRM promovió ante diferentes empresas permisos para los ferrocarrileros sin que estos los solicitaran, por lo que no están laborando ni están recibiendo salario.

Bueno Rentería dijo también que Flores ha convocado a una convención “a modo” para modificar los estatutos del sindicato sin mayor difusión y sólo acompañado de delegados cercanos.

Por su parte, Luis Alberto Ramos, secretario general del Sindicato de Trabajadores del Sistema Nacional de Salud, coincidió en que no se ha respetado la libertad y democracia sindical que establece la reforma laboral.

Destacó que en las secretarías de gobierno “siguen teniendo funcionarios que manejaron por muchos años los sindicatos charros. Cuando llegamos como agrupaciones democráticas a registrarnos, a presentarnos y pedir lo que nos toca por derecho como licencias, cuotas y a participar por los trabajadores que representamos, estos personajes no nos dejan”, afirmó.

Por su parte, el abogado laboral Ricardo Martínez destacó que el cambio que plantea la reforma laboral no se puede lograr de un día para otro y calificó como “exagerado” que legisladores estadunidenses intenten intervenir para evaluar el cumplimiento de ésta.

Fuente: https://www.jornada.com.mx/ultimas/sociedad/2019/12/11/opositores-del-stfrm-repudian-falta-de-democracia-sindical-4701.html

Imagen: David Mark en Pixabay

Comparte este contenido: