Page 1 of 9
1 2 3 9

Investigación BBC | «Levanté la mirada y vi que tenían grilletes»: las escuelas islámicas en las que encadenan a los niños

Cuando conocí a Ahmed, estaba en un cuarto solo y encadenado. Su cuerpo estaba marcado por las palizas que le habían dado. No sabe cuántos años tiene, pero probablemente tiene 10.

La escuela en la que lo encontré es una de las 23 instituciones islámicas en Sudán, conocidas como khalwas, que filmé encubiertamente durante un período de dos años, empezando a comienzos de 2018.

Fui testigo y filmé a muchos niños, algunos de apenas 5 años, que recibían severas golpizas, rutinariamente encadenados y recluidos sin comida o agua por los jeques, u hombres religiosos, encargados de las escuelas.

Algunos de los niños que no aparecieron en nuestro documental me dijeron que habían sido violados o sometidos a otras formas de abuso sexual.

Niños encadenados

Hay unas 30.000 khalwas en todo el país, según datos del gobierno sudanés. Reciben dinero del gobierno y de donantes privados tanto de Sudán como alrededor del mundo.

A los niños se les enseña a memorizar el Corán. Debido a que no cobran nada, las familias las consideran una alternativa a la educación tradicional, especialmente en las aldeas remotas donde no hay escuelas administradas por el gobierno. Los estudiantes son internos y sólo regresan a sus hogares durante las festividades.

Niños sentados en una de las escuelas

Para muchos, estas escuelas que han operado durante generaciones son elementos centrales de la cultura sudanesa y son vistas como parte de la identidad nacional.

Sin embargo, en años recientes, los videos de niños golpeados han sido compartidos ampliamente en las redes sociales y se han publicado historias en los medios locales sobre jeques acusados de violación en las khalwas.

Los medios, el gobierno y hasta las organizaciones de derechos humanos han ignorado las denuncias.

Quise revelar lo generalizado que es el abuso y darles una voz a estos niños que no tienen la oportunidad de compartir sus historias.

Hasta yo tuve mis propias experiencias. Como adolescente, asistí a una khalwa. Cada día era un suplicio para tratar de evitar recibir una golpiza de los maestros.

Sabía que me pelearía con amigos y familia por esta investigación, pero la historia había que contarla. En el camino algunas de las personas que entrevisté me acusaron de ser parte de un «complot occidental para atacar a la educación religiosa».

Fateh Al-Rahman Al-Hamdani
Pie de foto, Fateh Al-Rahman Al-Hamdani

Cuando contacté a la BBC, ya había estado varios meses filmando encubiertamente por mi cuenta. Una de las primeras khalwas que visité se llamaba Haj el-Daly, donde me dijeron que se habían perpetrado abusos.

Entré en la mezquita de la escuela con todos los demás durante las oraciones de mediodía y filmé secretamente con mi teléfono.

Cuando me arrodillaba, escuché un sonido metálico. Mi corazón se detuvo. Levanté la mirada y enfrente vi que los niños tenían grilletes en las piernas. Estaban encadenados como animales.

Concluidas las oraciones, los niños salieron arrastrando los pies. Pero cuando yo salía, escuché gritos violentos y llantos reprimidos.

Niños encadenados caminando en fila

Los sonidos me guiaron a un cuarto de estudio con poca luz, donde encontré a un niño llorando calladamente, con sus piernas juntas encadenadas. Empecé a filmar secretamente lo que veía.

Este era Ahmed. Me dijo que quería regresar a casa. Intenté tranquilizarlo, pero podía escuchar las voces de los jeques acercándose, así que dejé de filmar y me fui de la khalwa.

Pero regresé al día siguiente para poder revelar más de lo que pasaba allí.

Cuando estaba filmando con mi teléfono, me di cuenta de que un estudiante mayor me miraba. Salió súbitamente y regresó un poco más tarde con el jeque encargado de la escuela.

El jeque me gritó, preguntándome por qué estaba filmando a los estudiantes. Logré salir rápidamente por la puerta hasta la calle.

La administración de Haj el-Daly le dijo a la BBC a partir de entonces que hay un nuevo jeque encargado de la escuela y que las golpizas y el encadenamiento han cesado.

Recuerdos de mi propia khalwa

Regresé a casa perturbado. Si el enfrentamiento con el jeque se hubiera agravado, nadie sabría dónde estaría.

Pero también estaba traumatizado por lo que vi. Me trajo recuerdos de mi propio paso por una khalwa cuando era adolescente, donde las golpizas eran cosa común, aunque no encadenaban a nadie.

Anticipaba con tanto entusiasmo mi primer día en esa khalwa cuando tenía 14 años. Me probaba mi jalabiya -la vestimenta tradicional- y esperaba impacientemente la mañana.

Pero muy pronto me di cuenta de que algo no andaba bien. Noté que los otros niños parecían atemorizados por los jeques y los maestros.

El abuso empezó en las sesiones vespertinas. Si estábamos soñolientos o cerrábamos los ojos, el jeque nos azotaba. Eso sí que te despertaba.

Me quedé en la khalwa como un mes, aguantando muchas golpizas. Cuando regresé a casa, le dije a mis padres que no quería volver, aunque no podía confesarles el abuso que había sufrido. No estaban contentos con que yo interrumpiera mis estudios, pero no me forzaron a regresar.

Short presentational grey line

Después del altercado con el jeque encargado de Haj el-Daly, tuve dificultades para recuperar mi confianza y seguir filmando en las khalwas.

Llevé mis pruebas al grupo Reporteros Árabes de Periodismo Investigativo (ARIJ, por sus siglas en inglés), quienes me pusieron en contacto con el Servicio Árabe de la BBC. A partir de entonces, todo cambió.

Mi editor en Londres me asignó un productor, Mamdouh Akbik. Él es sirio y yo soy sudanés, y aunque ambos hablamos árabe, nuestros dialectos son muy diferentes. Pero no pasó mucho tiempo antes de que trabajáramos juntos muy bien.

Planeamos qué khalwas investigaríamos, recopilamos evidencia y hablamos sobre seguridad y logística. Pero el momento crucial fue cuando recibí equipos de grabación encubierta. Eso me dio confianza para continuar con mi trabajo.

Sudán es un país extenso, que abarca montañas, el mar Rojo y amplios desiertos. Durante la investigación, debí haber atravesado más de 4.500 kilómetros del territorio, casi todos en autobús.

Conocí familias cuyos hijos habían sido muy maltratados. En algunos casos habían muerto mientras estaban internos y era difícil establecer la causas de sus muertes.

Fatima ha entablado una demanda contra la escuela a la que asisitió su hijo
Pie de foto, Fátima ha entablado una demanda contra la escuela a la que asistió su hijo.Los jeques ostentan tanto poder e influencia en sus comunidades que es raro que las familias los denuncien. Los casos que logran llegar ante los tribunales se dilatan tanto que las familias se dan por vencidas. O terminan aceptando algún tipo de compensación.

La dura batalla legal contra los jeques por las familias que se ve en nuestro documental es la excepción, no la regla. Muchas familias sinceramente creen que los jeques quieren lo mejor para sus estudiantes y si se cometen «errores», es la voluntad de Dios.

Mi propia familia comparte esas creencias y tuve que mantener en secreto mi investigación. Eso resultó ser particularmente difícil cuando visité una khalwa en nuestra localidad, en Dafur del Norte, donde muchos de mis parientes todavía viven.

Después de que se publicó el documental, me expulsaron de un grupo familiar de WhatsApp. Pensé que al menos querrían hacerme preguntas o debatir conmigo; en cambio me trataron como un extraño.

Pero recibí llamadas de mis padres, quienes me dijeron que me apoyarían, aunque estaban preocupados por mi seguridad. Sentí alivio de que mi familia fuera tan comprensiva.

Niño encadenado

La reacción al documental

El documental ha tenido un gran impacto en Sudán. Las familias en el centro de nuestra investigación han estado inundadas de ofertas de apoyo financiero, legal y emocional de parte de gente en sus comunidades locales y alrededor del mundo.

Ha habido clamor en las redes sociales, con llamados para cerrar las khalwas, mientras que otros dicen que nuestro documental es un ataque al islam y acusan a la BBC de propaganda antiislámica.

Pero hay una voz poderosa que ha relucido por su lenta respuesta: el gobierno de transición de Sudán, que en el último año ha estado hablando de reformar las khalwas.

En nuestra cinta, el ministro de Asuntos Religiosos, Nasreddine Mufreh, declaró que no habría más «golpizas, tortura, violación de los derechos humanos o los derechos de los niños de ninguna clase».

Tras el lanzamiento del documental, el gobierno sudanés dijo que abriría procesos contra todas las escuelas en las que la BBC filmó.

También emitieron una ley prohibiendo golpear a los niños en instituciones educacionales y cortaron el financiamiento de las khalwas mientras hacen una revisión de las escuelas.

Algunos de esos procesos son señales de que Sudán está lidiando con los fantasmas de su pasado reciente, pero la presencia de miles de niños encadenados y abusados en khalwas continúa creando problemas para el país.

Que el gobierno tome medidas será una prueba de su voluntad para desafiar a las poderosas instituciones religiosas en Sudán.

Algunos nombres han sido cambiados.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-55508309

Comparte este contenido:

EE.UU.: pediatras comparan el trato a niñez migrante con la tortura

Un equipo de pediatras señala al Gobierno de Estados Unidos de «infligir intencionalmente dolor o sufrimiento físico y psicológico severo» a niñas y niños migrantes.

El trato que el Gobierno de Estados Unidos da a niñas y niños migrantes en la frontera con México es «compatible con la tortura», tal y como se define en acuerdos multilaterales, según un artículo publicado este viernes (01.01.2021) por un grupo de pediatras.

El documento -publicado en el Diario Oficial de la Academia Estadounidense de Pediatras– asegura que la definición de tortura contra la niñez se asemeja a la forma en la que el Gobierno del presidente saliente Donald Trump trata a las niñas y niños migrantes detenidos en su intento por entrar al país, especialmente cuando se les separa de sus familias.

La prohibición de la tortura -en particular contra niñas y niños- forma parte de los Acuerdos de Ginebra y de la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes (CAT, en inglés), recuerda el grupo de pediatras. Además, no dudan en afirmar que el trato de la niñez en la frontera con México «cumple con los tres criterios de tortura», según el CAT y el Estatuto de Roma.

¿Cuáles son esos criterios?

En concreto citan el «infligir intencionalmente dolor o sufrimiento físico y/o psicológico severo», que el trauma ocurre con el «consentimiento y/o aprobación de las autoridades» y, que el «trauma físico o psicológico es intencional y tiene un propósito específico, como coerción, intimidación, castigo y/o disuasión». Sobre este último punto, recuerdan que el propósito reconocido del Gobierno Trump de la política de «tolerancia cero», puesta en marcha en 2018 -y que incluía la separación de la niñez de sus familias- era disuadir a personas indocumentadas de llegar al país.

El equipo de pediatras recordó también que muchas niñas y niños han sido recluidos en «condiciones insalubres y peligrosas» y que -desde 2018- al menos siete han muerto en custodia de las autoridades o inmediatamente después de ser liberados. Como resultado de este trato, dicen, los niños han mostrado un «comportamiento traumático internalizado y regresivo», que ha terminado en un «trastorno de ansiedad generalizada, depresión, trastorno de estrés postraumático e intentos de suicidio (…) La mitigación de este trauma requerirá años de tratamiento e intervenciones intensas», aseguran y todo ello «patrocinado por el Estado y dirigido por el presidente de los Estados Unidos», denuncian.

En el pasado año fiscal, 30.557 niñas y niños que viajaban sin compañía -en su mayoría desde Centroamérica- fueron detenidos en la frontera, a los que hay que sumar otras 52.230 personas que fueron detenidas cuando ingresaron ilegalmente al país en grupos familiares (como se le denomina a un adulto acompañado al menos por un niño).

Por todo ello, los autores del artículo piden a pediatras y profesionales de la salud infantil a tomar acción para «detener y prevenir la tortura de niños migrantes en la frontera» a través de la investigación y difusión de las malas actuaciones de los políticos en esta materia. Y, a nivel colectivo, piden a la Academia Estadounidense de Pediatras a emitir una declaración política contra la tortura infantil y contra la separación de las familias migrantes, así como iniciar y apoyar un caso contra EE.UU. en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Fuente: https://www.dw.com/es/eeuu-pediatras-comparan-el-trato-a-ni%C3%B1ez-migrante-con-la-tortura/a-56113912

Comparte este contenido:

Perú: Más de 2,000 casos de violencia a menores fueron atendidos en hospital Cayetano Heredia

América del Sur/Perú/06-01-2021/Autor(a) y Fuente: andina.pe

Servicio denominado Mamis brinda soporte emocional y físico, y continuó atendiendo desde inicio de la pandemia.

Un total de 2,094 casos de violencia contra niños, niñas y adolescentes, así como otras formas de agresión física, verbal y psicológica fueron atendidos por el equipo multidisciplinario del Módulo de Atención al Maltrato Infantil y Adolescente en Salud (Mamis) del Hospital Cayetano Heredia, informó el Ministerio de Salud (Minsa).

La directora del establecimiento de salud, Aída Palacios Ramírez, precisó que se ha podido velar por el bienestar de los menores de edad víctimas de maltrato a través del soporte emocional y psicológico.
Palacios explicó que las agresiones más comunes que se atienden en el programa son violencia sexual, psicológica, personal (intento de suicidio), familiar y maltrato por negligencia (abandono).
Existe un alto porcentaje de violencia contra los menores de 0 a 11 años, seguido por la violencia contra la mujer en sus diferentes formas.
Desde el inicio de la pandemia, el equipo de profesionales de Mamis ha continuado atendiendo a los niños, niñas y adolescentes que ingresaban por emergencia y requerían hospitalización a consecuencia de algún tipo de agresión.
La consulta externa en modo presencial se suspendió, pero se reemplazó por la teleconsulta, debido a la emergencia sanitaria, explicó la psicóloga Martha Flores Prado, coordinadora de la unidad.
Indicó que -a la fecha- se han logrado recuperar aproximadamente el 60% de víctimas de maltrato, entre hospitalización y emergencia, que ya fue dada de alta.
El Minsa señaló que, en los casos de violencia sexual, la atención se inicia con la aplicación de un kit de emergencia a la víctima (prevenir un embarazo o infección por transmisión sexual).
“Luego se informa de inmediato a la Fiscalía, se elabora un expediente médico para las acciones legales correspondientes, se continúa con el tratamiento, rehabilitación y seguimiento de la víctima”, aseguró Flores Prado.
Mamis se creó el 16 de diciembre de 1995, hace 25 años, y cuenta con un equipo de profesionales conformado por un médico ginecoobstetra, un pediatra, un psiquiatra; así como una obstetra, una enfermera, una trabajadora social, un abogado y cuatro psicólogos que brindan la atención integral a las víctimas de agresión y su entorno familiar.
Además, trabajan en la prevención de la violencia con una red de instituciones de la jurisdicción de Lima Norte.
Fuente e Imagen: https://andina.pe/agencia/noticia-mas-2000-casos-violencia-a-menores-fueron-atendidos-hospital-cayetano-heredia-828459.aspx
Comparte este contenido:

Investigación BBC | El horror de las escuelas religiosas donde se encadena a los niños (ADVERTENCIA: Este video contiene imágenes de escenas violentas que pueden herir la sensibilidad)

ADVERTENCIA: Este video contiene imágenes de escenas violentas que pueden herir la sensibilidad.

Una investigación especial del servicio árabe de la BBC reveló la magnitud del abuso infantil que se da en muchas escuelas religiosas de Sudán, conocidas como Khalwas.

También recogió denuncias de abusos sexuales dentro de estas escuelas islámicas.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-54616758

Comparte este contenido:

Niños fueron encerrados en China por hasta 10 días en un campo de adicción a internet

Un grupo de hombres que manejaba un autoproclamado centro de tratamiento para adicciones a internet en el sureste de China fue condenado a prisión, luego de que sus miembros fueran declarados culpables de encerrar a niños en aislamiento solitario por hasta 10 días.

La instalación es uno de los cientos de centros de desintoxicación estilo campo de entrenamiento que se han abierto en China a lo largo de los últimos diez años, en medio de crecientes preocupaciones sobre la cantidad de tiempo que los jóvenes pasan en internet.

A pesar de la censura generalizada y el estricto control gubernamental, China tiene una de las bases de usuarios de internet más grandes del mundo: con más de 850 millones de personas que tienen acceso a la web, incluyendo aproximadamente 200 millones de usuarios entre los 15 y 35 años.

Los campamentos de tratamiento tuvieron un auge de popularidad en los años siguientes a la decisión de China en 2008 de reconocer oficialmente la adicción a internet como un trastorno mental. Sin embargo, una serie de reportes de prensa negativos y acusaciones de grave abuso físico ha generado preocupaciones cada vez mayores durante los últimos años.

En 2014, una niña de 19 años murió en la ciudad de Zhengzhou, provincia de Henan, luego de que supuestamente fue golpeada por instructores en un centro de desintoxicación de internet, según informes de medios estatales chinos. Otros reportes han afirmado que los campamentos han utilizado tratamientos similares a las terapias electroconvulsivas.

Este martes, documentos judiciales muestran que cuatro hombres ––de apellidos Wu, Ren, Zhang y Qu–– fueron declarados culpables de detención ilegal, luego de confinar a 12 jóvenes bajo un régimen de aislamiento solitario por hasta 10 días en la Academia Yuzhang en la provincia de Jiangxi. Once de las víctimas tenían menos de 18 años en ese momento.

El centro había aparecido en los titulares de prensa en 2017, después de que el gobierno local anunció que investigaría las denuncias de castigos corporales estrictos que se habrían utilizado contra los estudiantes en un intento de “cultivar el carácter moral de los adolescentes”, según reportes en los medios estatales.

De acuerdo el tabloide estatal Global Times, los exalumnos acusaron al personal de la Academia Yuzhang de poner a nuevos estudiantes en “pequeñas habitaciones negras” con nada más que una manta y una olla para ir al baño.

“Me vigilaban todo el tiempo”, relató un exalumno, de apellido Xuan, al Global Times en 2017.

El gobierno chino ha tomado una serie de medidas en los últimos años para combatir la adicción a internet. En noviembre, Beijing anunció un toque de queda para las personas menores de 18 años, con el objetivo de evitar que jugaran en línea hasta altas horas de la noche. Entre semana, pueden jugar hasta 90 minutos y hasta tres horas los fines de semana.

Los menores en China tienen prohibido jugar videojuegos en línea entre las 10 p.m. y las 8 a.m.

En mayo de 2019, el gobierno chino introdujo un sistema antiadicción para los niños al agregar un “modo juvenil” en 18 sitios populares de vídeo, lo que restringió los tiempos de uso y el contenido de los usuarios.

Fuente: https://cnnespanol.cnn.com/2020/07/08/ninos-fueron-encerrados-en-china-por-hasta-10-dias-en-un-campo-de-adiccion-a-internet/

Comparte este contenido:

El Salvador: La violencia ha acabado con la vida de 42 niños este año

América Central/El Salvador/19-07-2020/Autor(a) y Fuente: www.elsalvador.com

Cifra corresponde a registros de Fiscalía. También reporta denuncias de otros 1,087 menores víctimas de ataques sexuales y de maltrato infantil.

La Fiscalía General registra los asesinatos de 42 niños en el transcurso de este año. A los homicidios de estos menores se le suma otros 1,087 casos en que se ha denunciado acciones violentas contra niños como ataques sexuales y maltrato infantil que han sido denunciadas en el primer semestre de 2020 en las unidades especializadas que investigan delitos contra de la niñez.

El más reciente crimen que ha consternado a la sociedad salvadoreña es el de Erick G., un niño de tres años que fue hallado muerto este miércoles, tras cuatro días de estar desaparecido. Su cuerpo estaba en un terreno cubierto de piedra volcánica en la zona de El Playón, de Quezaltepeque, La Libertad.

Las investigaciones preliminares aún no arrojan pistas ni indicios de quién o quiénes habrían cometido este atroz asesinato de un indefenso niño, según las autoridades.

Fuentes policiales aseguraron que por las condiciones en las que se extravió Erick G. y en las que se encontró su cadáver, existe bastante probabilidad de que el agresor o agresores puedan ser conocidos del niño y de la familia.

Al igual que Erick, hay menores que también han sido víctimas de ataques armados que han acabado con sus vidas. Tal es el caso de Jeremías A., quien tenía 11 años.

Jeremías fue atacado a balazos, la noche del 27 de abril pasado, por dos motociclistas, mientras él estacionaba el pick up de su padre en la cochera de su casa. El ataque se produjo en el caserío Santa Rita de El Porvenir, Santa Ana, en la carretera hacia Candelaria de la Frontera.

Pero la violencia criminal no solo ha cobrado la vida de niños y menores a manos de las pandillas o delincuentes; sino que también hay pequeñas víctimas, a quienes asesinaron justo en momentos de nacer.

Son casos en los que sus madres, supuestamente, han asesinado a sus hijos recién nacidos, como el ocurrido el 17 de junio pasado en San Miguel. En esa ocasión, Lesli Ramírez, con 20 años de vida, le habría causado la muerte a su bebé.

Aunque la joven alegó que no sabía que estaba embarazada, eso no fue suficiente para convencer a un tribunal de San Miguel de que la dejara en libertad. Lesli guarda prisión en un penal mientras se llega el día de su audiencia preliminar.

La hija de Lesli tenía cinco lesiones de arma blanca en el cuello que le causaron la muerte de manera inmediata, según el reporte fiscal.

La violencia contra la niñez y adolescencia no solo se manifiesta con quitarle la vida a un menor de edad. Hay otras vulneraciones a la integridad física y mental de niños como ataques sexuales y maltrato.

Las cifras que maneja la Fiscalía General a través de la Dirección de Análisis, Técnicas de Investigación e Información, dan cuenta de 1,087 niños que fueron víctimas de esos delitos en el primer semestre de este año, según denuncias.

El reporte detalla que 119 menores sufrieron violaciones sexuales agravadas, otras 399 fueron víctimas de violación sexual; mientras que 298 recibieron algún tipo de agresión sexual y hubo 271 niños víctimas de maltrato infantil.

La mayoría de las víctimas que sufrieron ataques sexuales y maltrato eran niñas. 725 por agresiones sexuales y 149 por maltrato, según los datos oficiales.

Así también, 91 niños sufrieron agresiones sexuales y otros 120 fueron víctimas de algún tipo de maltrato, en su mayoría por sus padres, algún familiar o conocido.

La mayoría de las víctimas (436) de los ataques sexuales, tenían entre 13 y 17 años. Otros 380 que sufrieron abusos sexuales tenían entre 0 y 12 años de edad.

En el caso del maltrato infantil, los menores de 12 años son los más castigados: 198 víctimas tenían entre 0 y 12 años; en 73 casos tenían entre 13 y 17 años.

Fuente e Imagen: https://www.elsalvador.com/eldiariodehoy/violencia-42-ninos-asesinados-2020/733701/2020/

Comparte este contenido:

Mazotti: «La problemática de violencia de género, sexual y maltrato infantil es alarmante»

Por: Entrevista 930 en radio Monte Carlo.

La directora de Inmujeres Mariela Mazotti dijo que en Uruguay «nos tenemos que preocupar muchísimo» por los temas de violencia de género y sexual porque la problemática «es alarmante y no se mitiga comparándolo con otros países de América Latina».

«En Uruguay la problemática de violencia de género, doméstica, sexual y maltrato infantil es alarmante y no se mitiga comparándolo con otros países de América Latina. Nos tenemos que preocupar muchísimo, por eso queremos impulsar un plan de emergencia nacional. El mundo está pasando por un momento de extrema violencia social, que también es violencia de género, porque el uso del poder tiene connotaciones de autoritarismo que se asocia a la cultura patriarcal, y en la vida privada de las personas se expresa en la violencia contra niñas, niños, adolescentes, mujeres y personas mayores», dijo Mazotti.

Para la directora de Inmujeres «aumentar las penas, definir al femicidio como un homicidio especialmente agravado coloca e identifica el problema» y considera que no se puede renunciar al objetivo del «femicidio cero» aunque «sea una utopía».

Habló de llevar adelante una política integral que empiece por la prevención, que tiene que ver con la educación de mujeres y hombres, aunque consideró que la campaña educativa en estos temas «es un debe» a pesar de que se han hecho cosas, «pero todavía insuficientes».

«El fenómeno de la violencia sexual en niñas, niños y adolescentes es un secreto, una realidad oculta, porque justamente ocurre en el ámbito familiar, en personas muy cercanas a las víctimas. Hay situaciones de riesgo en la calle para las que también tenemos que prepararnos y actuar, pero el porcentaje altísimo de violencia, abuso y maltrato a la infancia y adolescencia está en vínculos cercanos, personas de confianza», dijo en Entrevista 930.

Mariela Mazotti comentó que «la sumatoria de femicidios que se dan en departamentos del interior y pequeñas localidades es un fenómeno que empieza a ser observado hace dos o tres años» y que tiene que ver con la no realización de denuncias y porque «en los lugares más alejados a las mujeres les da vergüenza, la violencia de género muchas veces genera culpa».

Fuente de la entrevista: https://www.radiomontecarlo.com.uy/2019/09/07/entrevista-930/mazotti-la-problematica-de-violencia-de-genero-sexual-y-maltrato-infantil-es-alarmante/

Comparte este contenido:
Page 1 of 9
1 2 3 9