Saltar al contenido principal

Un año de Bolsonaro, la gran amenaza al medio ambiente

 

De todos los puntos polémicos de su primer año como presidente brasileño, el ultraderechista Jair Bolsonaro logró concentrar críticas y preocupaciones alrededor del mundo en uno específico: la cuestión ambiental, con especial énfasis para la Amazonia.

En los últimos días de 2019 el presidente del IBAMA, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente decidió no llevar en cuenta los informes de los técnicos de la entidad y liberar la deforestación de una vasta área de mata Atlántica. Ha sido, de acuerdo a los críticos de la política ambiental del gobierno, el gesto de cierre de un año en que la política ambiental brasileña, antes considerada ejemplar, se transformó en preocupación alrededor del mundo.

El área de la mata Atlántica es reducida, situada en el sureste brasileño, y no tiene la importancia de las florestas de la región amazónica.

Lo importante, en este caso específico, es que pone en evidencia que bajo Bolsonaro toda la política ambiental construida a lo largo de décadas entra en un periodo de desmonte absoluto.

Si al inicio de su gobierno el presidente cesó a uno de los científicos más respetados en el mundo, el entonces presidente del INPE (Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales, por la sigla en portugués) Ricardo Galvão, por haber cometido el pecado imperdonable de alertar sobre el aumento de las quemadas en la selva amazónica, basado en fotos realizadas por satélites monitoreados inclusive por agencias norteamericanas, lo que vino después confirmó los temores más agudos de especialistas de todas partes: la política ambiental anticipada por Bolsonaro en la campaña electoral del 2018 se confirmaba, y con los peores presagios.

La verdad es que 2019 terminó con datos alarmantes, todos y cada uno despreciados o desmentidos por el gobierno: los incendios en la región amazónica aumentaron un 30% este año, la minería ilegal de expandió de manera descontrolada, envenenando arroyos y ríos, la extracción ilegal de madera creció alrededor de otros 30%, y las invasiones de reservas indígenas, con asesinatos de líderes y dirigentes, alcanzó en un solo año marcas históricas acumuladas en otros diez anteriores.

De todos los retrocesos criticados por opositores al gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro, el que más impacto ha causado en el exterior ha sido precisamente lo relacionado al medioambiente.

Ya al inicio de su mandato, Bolsonaro cuestionó el derecho de países como Noruega y Alemania “invadiesen” la soberanía brasileña.

Ambos países hacían donaciones de alrededor de 750 millones de dólares anuales en un “Fondo Amazonia”, que repartía el dinero entre Organizaciones no Gubernamentales (ONGs).

El ministro de Medioambiente, Ricardo Salles, condenado en primera instancia cuando ocupaba cargo similar en el estado de Sao Paulo por haber adulterado un decreto de protección ambiental para favorecer a una constructora, dijo que rechazaría la donación europea a menos que se dejase a su ministerio la decisión sobre el destino de los recursos: serían destinados a indemnizar a terratenientes que tuvieron tierras desapropiadas por la entonces vigente ley de reforma agraria.

“¿Noruega no es aquel país que mata a ballenas allá arriba, en el Polo Norte? No tiene de decirnos qué hacer. Que agarren esa plata y se la regale a la Merkel, para que plante florestas en Alemania”.

Así reaccionó Bolsonaro en su sexto mes de presidente, al enterarse de las críticas del principal donador del Fondo Amazonia a su desmonte de las políticas ambientales brasileñas, erguidas a lo largo de décadas.

Los ataques sucesivos a ideas, personas y organizaciones sociales volcadas hacia la protección ambiental a lo largo de ese primer año de Bolsonaro en la presidencia no hicieron más que incentivar la acción de invasores de reservas, la minería ilegal y la extracción igualmente ilegal de floresta en reservas ambientales.

El año de 2019 rompió marcas históricas de matanza de líderes indígenasde contaminación con mercurio de ríos y arroyos, de amenazas a líderes y dirigentes de los movimientos sociales de los sin tierras.

Las minerías avanzan sin obstáculos, la contaminación igual, y la deforestación obedece de manera cabal a lo que anunció Bolsonaro en su campaña electoral del 2018: a liquidar con la “industria de multas”, o sea, al control del medioambiente.

Lo que se pregunta en Brasil es qué pasará en 2020.

En 2019, no solo entraron en al país casi 500 agrotóxicos liberados para la agricultura (de los cuales 59% prohibidos en sus países de orígenes, principalmente en Europa), como la devastación en la Amazonia aumentó considerablemente.

El mundo se preocupa, y cada vez más.

Bolsonaro, todo indica, se preocupa cada vez menos.

Fuente del artículo: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=264118

Comparte este contenido:

Protestan en Brasil contra política ambiental de Jair Bolsonaro

América del Sur/ Brasil/ 05.02.2019/ Fuente: www.telesurtv.net.

Las comunidades indígenas de Brasil rechazaron las pretenciones del presidente Jair Bolsonaro de entregar sus territorios a empresas extractivistas.

La Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) junto a diversas comunidades indígenas protestaron este jueves contra las políticas ambientales y los cambios realizados por el Gobierno de Jair Bolsonaro en esta materia.

Los manifestantes rechazaron que Bolsonaro pretenda pasar las competencias de la Fundación Nacional del Indio (Funai), órgano encargado en la definición y demarcaciones de los territorios indígenas, al Ministerio del Medio Ambiente (MMA), el cual está representado por intereses extractivistas.

Además, la organización Survival International publicó un comunicado para destacar que las comunidades indígenas han denunciado en los últimos días diversas invasiones a sus territorios por parte de empresas ganaderas y madereras, una violación a los derechos contemplados en la Constitución del país.

El corresponsal de teleSUR en Brasil, Ignacio Lemus, reportó que las comunidades han denunciado un intento de «integración» que impulsa Bolsonaro y prevé entregar las reservas indígenas a las compañías extractivistas.

Estas manifestaciones están enmarcadas en la campaña «Sangre indígena – Ni una gota más» que la organización APIB ha desarrollado durante el mes de enero.

Organizaciones ambientales

Miembros del movimiento de la Marea del Medio Ambiente se concentraron a las afueras del MMA para exigir la implementación de educación ambiental, el combate a la deforestación y el monitoreo del cambio climático, competencias que fueron suprimidas.

Asimismo, aseguraron que la ruptura de la represa de Vale en Brumadinho el pasado viernes, que hasta la fecha ha dejado 110 muertos, se debe a un descuido en las políticas gubernamentales en el sector ambiental.

Fuente de la noticia: https://www.telesurtv.net/news/protestas-brasil-rechazo-politica-ambiental-jair-bolsonaro-20190131-0027.html

Comparte este contenido:

¿Por qué no interesa la política ambiental?

Por: Cristián Frers

La política ambiental es la preocupación por el medio ambiente para fomentar un desarrollo sostenible. Es importante regular y controlar el uso de esos recursos, a fin de garantizar y materializar los manejos sobre este tema, en un conjunto de principios, criterios y orientaciones para proteger la naturaleza, mejorar sus condiciones y dar una respuesta a los problemas prioritarios.

Se evidencian en Argentina procesos de deterioro donde se desaprovechan los recursos por ejemplo de energía así como existen condiciones críticas en la calidad de vida de la población.

Gran parte de este problema de deterioro en nuestro país se debe al convencimiento de que éstos son ilimitados e invulnerables; también a la falta de unas normas aplicadas adecuadamente, a la ausencia de coordinación e insuficiente información y a la conciencia pública sobre el alcance de los sistemas de protección. Debido a que se desconoce la ley de medio ambiente, el país carece de los recursos claramente definidos y de su aplicación.

Muchas veces desde los mismos municipios, direcciones o secretarías ambientales no creen que sea un tema de interés para la sociedad: “el medio ambiente no es un tema importante como el tema de las obras públicas”, se afirma.

Debe satisfacer necesidades importantes para todos los sectores de la vida local. Cada comunidad particular debe hacer un balance sobre el proceso de desarrollo de cada región. Exige a su vez un diagnóstico actualizado, definiendo cómo esa realidad es afectada por su entorno económico, social y cultural.

El problema de la gestión depende sobre todo del comportamiento de la sociedad. ¿Cuántos de nosotros se ponen el cinturón de seguridad en los coches, por miedo a las multas y no como medida de prevención de un accidente?

Se pueden realizar medidas para evitar muchos de estos problemas. Sin embargo, en muchas ocasiones se toman decisiones que van incluso contra el sentido común. Se requiere una evidencia rigurosa sobre el estado del ambiente para orientar la toma de decisiones, tanto de los sectores públicos como privados. Debe sustentarse en la información cierta para lograr que las inversiones y acciones de las instituciones públicas se orienten hacia resultados que logren impactar.

No existe en el mundo una autonomía ecológica: la contaminación no reconoce fronteras. La precaución es uno de los principios aceptados por gobiernos y entidades internacionales, como principio rector de la política ambiental; proporciona una guía sobre cómo intervenir, cuando es necesario, de manera menos perjudicial y a su vez es una herramienta para definir las decisiones políticas que afectan el medio ambiente. Asimismo, actúa sobre una línea que atraviesa diferentes disciplinas y hace foco sobre la calidad de vida de los ciudadanos presentes y futuros.

Ecoportal.net

  1. *Fuente: http://www.ecoportal.net/Temas-Especiales/Politica/Por-que-no-interesa-la-politica-ambiental
Comparte este contenido:

Jóvenes del País Vasco participarán en septiembre en la conferencia de regiones sobre cambio climático y economía verde en Carintia

País Vasco/11 agosto 2016/Fuente: Econoticias

Según detalla la Consejera de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco, Ana Oregi, “como preparación para la conferencia, el País Vasco gestiona la recopilación de casos de éxito de la diferentes regiones ENCORE en el marco de la Alianza 4 dedicada a gestión de residuos”.
ENCORE es una plataforma y un foro para que líderes de las regiones de Europa adopten decisiones en relación a los temas ambientales y de desarrollo sostenible, contribuyendo a la aplicación efectiva de la política medioambiental de la Unión Europea.Por medio de esta plataforma, las regiones europeas presentarán en la cumbre deCarintiasu visión, preocupaciones, análisis y retos específicos relacionados con el cambio climático y la economía verde.
Según detalla la Consejera de Medio Ambiente y Política Territorial del Gobierno Vasco,Ana Oregi,“como preparación para la conferencia, el País Vasco gestiona la recopilación de casos de éxito de la diferentes regiones ENCORE en el marco de la Alianza 4 dedicada a gestión de residuos”. Estas buenas prácticas se incluirán en una publicación que se dará a conocer en la Conferencia con las presentaciones de la SailburuAna Oregi y de Rolf Holub,copresidente de ENCORE y Ministro de Medio Ambiente, Energía, Sostenibilidad y Transporte Público de Carintia.
La representación vasca se verá fortalecida por la participación de tres jóvenes en el YouthCORE 2016 del 18 al 23 de septiembre, un encuentro juvenil de las regiones europeas para dar voz a las preocupaciones y los compromisos de las nuevas generaciones con el cambio climático y el desarrollo sostenible. Las personas seleccionadas para representar al País Vasco son: Miren Ioar de Guzmán Martínez, Ion Cereceda García y Germán Velayos Gainza.

Fuente noticia :http://www.ecoticias.com/medio-ambiente/125689/Jovenes-Pais-Vasco-participaran-septiembre-conferencia-regiones-cambio-climatico-Carintia

Fuente imagen: https://ambienteprotegido.files.wordpress.com/2012/02/derecho-ambiental_ciclo-conferencias-salamanca_brasil_sarah-abilleira_movidabrasilena.jpg

Comparte este contenido:

El Gobierno indio se retracta tras la protesta contra una nueva propuesta de política forestal

India/www.survival.es/29 de julio de 2016/Harshit Charles

Millones de indígenas viven en las selvas de la India. La Ley de Derechos Forestales protege una buena parte de sus derechos fundamentales.

La propuesta de una nueva política de bosques en la India ha sido rápidamente retirada tras la indignación que generó que no mencionara los existentes derechos de los pueblos indígenas y tribales a vivir en sus selvas, y que habría desembocado en la expulsión de más tribus de sus hogares.

El pasado 16 de junio el ministerio de Medioambiente de la India publicó lo que anunciaba que sería el “borrador de la política de bosques nacional de 2016” y pidió comentarios sobre la misma. Sin embargo, la “política” fue retirada a los pocos días y se divulgó un comunicado asegurando que el documento no era más que un estudio del Instituto de Gestión Forestal de la India (IIFM, según sus siglas en inglés), que había sido publicado sin querer.

En la página de noticias india Live Mint se cita a un funcionario anónimo del ministerio que dice que “el cambio se produjo tras una intensa crítica al borrador de la política por parte de la sociedad civil”.

El borrador proponía que “deberían desarrollarse paquetes de reubicaciones voluntarias y atractivas de comunidades desde el interior de parques nacionales, otras áreas ricas en fauna salvaje y corredores”. La propuesta de realojar a personas de las vagamente descritas “otras áreas ricas en fauna salvaje” y “corredores”, así como parques nacionales y reservas para tigres, abarcaría una extensión enorme que afectaría a millones de indígenas que han dependido y cuidado de sus entornos durante miles de años.

Por toda la India, pueblos indígenas y tribales están siendo ilegalmente expulsados de sus tierras ancestrales en nombre de la conservación de la naturaleza. La mayoría de las llamadas “reubicaciones voluntarias” no son ni de lejos voluntarias. A menudo no se les da otra opción: se enfrentan a arrestos y palizas, acoso, amenazas y engaños y se sienten obligadas a dar su “visto bueno” a abandonar sus hogares en la selva.

Las pruebas demuestran que los pueblos indígenas cuidan su medioambiente mejor que nadie. En la Reserva de Tigres BRT al sur de la India, donde se ha permitido a los pueblos tribales quedarse, la población de tigres ha aumentado por encima de la media nacional. No hay razón para creer que las expulsiones de pueblos indígenas ayuden a los tigres. De hecho, está perjudicando la conservación de la naturaleza.

La rápida retirada de este borrador ha sido bienvenida, pero ahora queda una enorme preocupación sobre el futuro que se cierne sobre las decenas de millones de indígenas en la India que viven en sus selvas, y otros habitantes de los bosques.

Tomado de: http://www.survival.es/noticias/11367

Comparte este contenido: