Page 1 of 7
1 2 3 7

Panamá: Trabajadores y movimientos sociales marcharon hacia la Presidencia

Los trabajadores exigen un freno contra el robo de las arcas públicas, la corrupción, el alto costo de vida, en defensa de la Caja de Seguro Social y contra el «paquetazo electoral».

Este 20 de octubre, los gremios de organizaciones populares, sindicales y gremiales de trabajadores estaban convocando concentraciones para marchar hacia la Presidencia de la República y protestar en contra del proyecto de ley de reforma electoral, recientemente, aprobado en tercer debate en la Asamblea Nacional.

Los trabajadores informaron que entre los motivos se encuentran las denuncias «contra el robo, la corrupción, el costo de vida, en defensa de la Caja de Seguro Social y «el paquetazo electoral».

Partirán a las 4:00 p.m. desde el parque Belisario Porras para marchar hasta la Presidencia de la República.

En la conferencia de prensa de la Confederación Nacional de Unidad Sindical Independiente (Conusi), este martes, su secretario general, Genaro López, informó que plantearán al Gobierno Nacional una serie de temas entre ellos exigir el cierre el diálogo de «yo con yo», donde denuncian se pretende privatizar la CSS, además de plantear medidas como aumentar la edad, subir la cuotas y bajar el porcentaje cuando los trabajadores se pensionan.

Exigen también que se reduzca el precio de los productos (alimentos) de primera necesidad.

Igualmente piden que se reúna la Comisión de Salario mínimo y que se discuta el salario mínimo que regirá por los próximos dos años y que además se de un aumento del salario general, ya que desde 1981 no se hace.

Fernando Ábrego, secretario general de Asociación de Profesores de la República de Panamá (Asoprof), señaló que entre las  «soluciones que requiere el pueblo» debe estar sobre la mesa la de realizar una Asamblea Constituyente.

Los sindicatos y  aclararon que  la marcha de los trabajadores no tiene vinculación con la manifestación convocada por el grupo «Mesa Ciudadana»,  quienes convocaron en la misma ruta y hora que los gremios de trabajadores. Pidieron a la población que «no se deje engañar».

«Es la oportunidad (…) del pueblo para manifestarse en la calles (…) porque son del pueblo y no de falsos profetas que aparecen ahora en la llamada (nueva) Cruzada Civilista que intentan ahora recomponer para engañar y utilizar la fuerza y el descontento del pueblo», dijo Jorge Guzmán.

Fuente: https://www.laestrella.com.pa/nacional/211019/trabajadores-movimientos-sociales-marcharan-presidencia

 

 

Comparte este contenido:

Estudiantes llamaron a la movilización en toda España «por una educación pública al servicio del trabajador»

  • Piden paralizar el RD de organización de enseñanzas universitarias, la «gratuidad total» del sistema educativo y más financiación.

Estudiantes en Movimiento, Acción Estudiantil Madrid y Frente de Estudiantes llaman a la movilización en toda España este jueves, 6 de mayo, «por una educación pública y gratuita, al pleno servicio del pueblo trabajador». En Madrid, la movilización se ha convocado a las 19.00 horas frente al Ministerio de Universidades.

Según denuncian las organizaciones, «los derechos del estudiantado continúan siendo atacados». Así, critican que, en medio de una crisis que «agudiza las desigualdades inherentes al modelo educativo», se ha producido «la expulsión de miles de estudiantes de los estudios universitarios, de la mano del empobrecimiento del pueblo trabajador y la elitización de la educación superior».

En este sentido, rechazan el borrador de Real Decreto por el que se establece la organización de las enseñanzas universitarias y el procedimiento de aseguramiento de su calidad, propuesto por el ministro de Universidades, Manuel Castells.

Según las organizaciones estudiantiles, este Real Decreto «daría validación legal a sangrantes condiciones de prácticas académicas, y que no puede entenderse disociada del contexto de crisis, precarización de la mano de obra y apuntalamiento de la presencia de la empresa privada en la educación».

Además, esta propuesta «se configura como la antesala a una reforma universitaria más integral, prevista para el próximo curso», señalan las entidades, que exigen, por tanto, la paralización de dicho Real Decreto, así como la participación «real» de la comunidad educativa a todos los niveles.

Contra las políticas de la Comunidad de Madrid

Particularmente en la Comunidad de Madrid, las organizaciones advierten de que «desde hace años» esta región viene contando con «gobiernos abiertamente más agresivos en el desmantelamiento de la educación pública».

«En el último periodo hemos podido advertir multitud de políticas para blindar la educación privada-concertada, el proyecto no consumado de Ley para la Sociedad del Aprendizaje (vertebrada por la colaboración empresa-universidad) y un sinfín de medidas ligadas a la crisis que, bajo la misma lógica que la del gobierno central, dejan a la comunidad educativa madrileña en la estacada», denuncian.

Propuestas

Entre las propuestas de las organizaciones convocantes, se encuentran la «gratuidad total» del sistema educativo en todos sus niveles y la creación de «becas salario» para que los estudiantes con pocos recursos no se vean obligados a abandonar sus estudios.

También piden un aumento «sustancial» de la financiación, «tras años de recortes, de la educación pública a todos sus niveles como condición de posibilidad de una educación de calidad», y la reducción de las ratios en enseñanzas medias a 20 alumnos por aula.

En relación con la Formación Profesional, las organizaciones abogan por un aumento generalizado en las plazas públicas y apuestan por «una FP de calidad, dotada de los recursos suficientes para asegurar la calidad de la enseñanza».

Finalmente, piden «recursos, igualdad real, atención al desarrollo pleno de las estudiantes y protección del patrimonio lingüístico y cultural de cada lugar», así como una mayor dotación de recursos para la sanidad pública en materia de salud mental. «Los estudiantes han venido sufriendo problemas relacionados durante los últimos años a causa de diversos factores económicos y académicos, lo cual se ha visto nuevamente agravado por la pandemia», concluyen.

Comparte este contenido:

La pesadilla laboral de las y los trabajadores de delivery en Chile

Hace algún tiempo atrás tuvimos la oportunidad de conversar con Servio Hérnandez, repartidor y dirigente de la organización Riders Unidos Ya, que agrupa principalmente a trabajadores de Pedidos Ya.

Servio es venezolano y cumplió tres años desde que arribó a Chile en busca de mejores condiciones:“Yo llegué aquí con la esperanza de encontrar mejor calidad de vida. En principio yo pensaba que se ‘apiadaban’ de nosotros por la crisis que hay en nuestro país, pensé que era como un recibimiento, que me tendían la mano como una ayuda humanitaria, eso fue lo que se vendió. Al principio sí fue muy bueno estar aquí, pero cuando empiezo a vivir esta pesadilla laboral donde… donde toda esta ola de corrupción, de burocracia, de hacerse… hacerse lo ‘Shakira’, al sordo, el ciego y el mudo con este tema. Eso me ha decepcionado porque yo caigo en cuenta de que eso no es ninguna ayuda humanitaria. No, ellos sabían que tenían la oportunidad de hacer grandes negocios con la diáspora venezolana, haitiana, colombiana, etc.”A continuación, repasamos algunas de las cuestiones más importantes en cuanto a las luchas y condiciones de trabajo de los repartidores.

La precariedad del reparto o delivery

Las aplicaciones de delivery se han hecho cada vez más populares a nivel mundial y Chile no es la excepción. Hasta abril del año pasado, eran más de 15 mil los repartidores que trabajaban en las principales aplicaciones de delivery, como Rappi, Pedidos Ya, Uber Eats, Glovo, entre otras(1).Como Servio nos explica, estos trabajadores de delivery o reparto están expuestos a toda una pesadilla laboral, a toda una serie de condiciones de trabajo particularmente precarias.En este sentido, una de las cuestiones que más destaca de manera negativa son las largas jornadas de trabajo. Desde su experiencia personal, Servio nos cuenta que:“De abril hacia atrás esos dos años y tantos meses, incansable, no descansaba, de sol a sol todos los días 24/7. Llegaba a mi casa a las dos, dormía, me paraba las 10, 11, ahí estaba otra vez para darle en la moto 14, 12 horas diarias trabajando.”Si bien alguien podría decir que nadie está obligado a trabajar esa cantidad de horas, lo cierto es que esta es la única manera de obtener buenos sueldos. “Yo tengo que reconocerlo (…) tengo compañeros que sacan muy buen dinero semanalmente con la aplicación, oíste, y cuando te hablo de muy buen dinero, te hablo de 500 lucas semanales, 400 lucas semanales, 350 lucas semanales como mínimo.”-Cualquiera  quisiera algo así-“Si, pero yo sé qué significa eso, eso significa no tener vida social, significa estar mecanizado, automatizado, o sea, tú, y te lo digo con mucha propiedad, yo llegaba a mi casa de una jornada de 12 horas de trabajo, 13 horas, pensando en el día siguiente que quiero seguir trabajando, como que uno pierde la noción de las cosas.”Sumada a las extensas jornadas de trabajo, las y los trabajadores de reparto se exponen constantemente a accidentes como lo son choques u otros accidentes de tránsito, quedando muchas veces con heridas graves y secuelas, o en el peor de los casos, provocar la muerte. Casos por los que la empresa no se hace responsable. Como cuenta el compañero, a pesar de que la empresa dice contar con seguros, esta simplemente se descarta de toda responsabilidad ante un accidente concreto:“Yo me encontraba en una capacitación de repartidores y le pregunto al señor que estaba allí. Señor Jorge y qué sucede si yo voy con un pedido o estoy trabajando para ustedes y sufro un accidente” (…) y él me respondió: Contamos con un seguro contra accidentes. Mira, yo inicié a trabajar el 15 de febrero, una semana después me arrolló un auto, por allá en Lo Barnechea, un muchacho de 22 años en estado de ebriedad. El médico que me trató también era venezolano. Él me dice, tú trabaja para esa empresa, claro me vio vestido de Pedidos Ya. El médico me dice que a quien llama, a la empresa para dar aviso que tuve un accidente, porque es una empresa, (…) yo le digo hay un señor que se llama Aaron, (supervisor de la zona de Lo Barnechea por donde trabajaba Servio en ese entonces) búsquenlo en el directorio de mi teléfono, de mi móvil. Cuando lo llamaron ¿usted sabe lo que dijo el señor? Lo sentimos mucho pero no podemos hacer nada por él, y apagó el teléfono.”Asimismo, a esta serie de elementos se suma el hecho de que son las y los trabajadores de reparto quienes están obligados a poner medios de trabajo como la motocicleta o bicicleta, (más las mantenciones y bencina en caso de ser motorizado) o bien otros costos como lo son el uniforme o chaqueta y la bolsa térmica con el logo de la empresa, además, las empresas obligan a disponer de $30.000 en efectivo para hacer las transacciones, dinero que también deben poner de su parte.Aglomeraciones de repartidores, Providencia

Delivery en pandemia: el repartidor paga

Como ha ocurrido con otras fracciones de la clase trabajadora, los repartidores se han visto perjudicados en la dinámica y condiciones de trabajo producto de la pandemia del coronavirus. Las empresas de reparto más grandes del país como lo son Rappi, Pedidos Ya, Uber Eats y Cornershop fueron consideradas desde prácticamente el inicio de las cuarentenas como parte de los denominados servicios esenciales, pero ¿Qué significó esto para los trabajadores del sector? “Automáticamente bajaron la paga por los pedidos”.-¿En serio?-“Sí, o sea, un pedido antes  a mí me lo pagaban en 1.865 pesos , al mes de la pandemia me empezaron a pagar 650 pesos base, más el pago del kilometraje, más un multiplicador. ¿Qué es eso? Son herramientas que utiliza la empresa para minimizar a lo más mínimo, los costos operativos para incrementar sus ganancias. ¿A qué costo? Al costo de nuestras vidas, de nuestro trabajo.”Por si fuera poco, a pesar del llamado de la SEREMI de Salud a que las empresas de delivery dispusieran de implementos de higiene y seguridad para prevenir los contagios de covid-19 entre los repartidores, son las y los trabajadores los que terminaron costeando materiales como mascarillas o alcohol gel:“¿Tú sabes lo que hizo la empresa? La empresa mandó un correo electrónico: vamos a tener una gran jornada de entrega de los kits en contra del covid en pandemia, venga a la oficina (Ubicada en Providencia, por lo que solo accedieron unos pocos de la RM) a retirar su kit. Cuando el repartidor iba para allá… Mira, no nos dieron más de 60 ml. de gel alcohol, una sola mascarilla y dos pares de guantes. Nosotros, tuvimos que meternos la mano en el bolsillo, comprar nuestros utensilios para hacerle frente a esa enfermedad. Tuvimos que ir a las farmacias de manera unilateral, gastar de nuestro dinero y comprar las cosas para protegernos porque la empresa nunca lo hizo y nunca lo hará”Otro de los efectos de la pandemia sobre las y los trabajadores de delivery guarda relación con la desregulación de los tramos o distancias a recorrer por parte de estos:“Para darte un ejemplo, en Pedidos Ya anteriormente tú trabajabas en Santiago Centro, el algoritmo no te sacaba de Santiago Centro, tú trabajabas en esta zona. Ahorita no, tú trabajabas en Santiago Centro y va a parar Maipú, de Maipú te jalan para La Florida, de La Florida pa’ Macul, Peñalolén, Providencia, Las Condes y después te vuelven a bajar, todo el día así.”Además, producto de este ‘reconocimiento’ como servicios esenciales en pandemia, los repartidores tienen permitido entregar pedidos dentro del horario de toque de queda (hasta las 0:00 hrs), lo que ha llevado a que se vean expuestos a ataques en la noche para robar sus pertenencias.(2)De este modo, tal como reflexiona Servio, la pandemia sólo ha profundizado una situación que ya se venía dando en el área del delivery, aprovechando además el miedo de las y los trabajadores del sector a quedar cesantes:“Siempre ha sido así, pero ¿qué sucede Javier? (…) con la pandemia ellos vieron la oportunidad de arreciar más ¿sabe? de profundizar más la precarización ¿por qué? porque en momentos de pandemia ¿quién se quiere quedar sin trabajo? Quedarse sin trabajo siendo extranjero en un país que no es el tuyo no es fácil.”

Trabajadores inmigrantes

Una de las características particulares de esta fracción de la clase obrera dedicada al trabajo de reparto es su composición principalmente inmigrante, lo cual Servio considera que está lejos de ser una casualidad, pues como dice él:“No estoy aquí en su país por gusto, yo estoy aquí por necesidad. Si tu sacas el capital humano de estas empresas, tanto aquí en Chile como en todos los países trabaja principalmente la diáspora venezolana, hay un alto porcentaje de venezolanos, de migrantes.”Justamente, para contextualizar, al menos para fines del 2020 y principios del 2021 el 10,9% de los asalariados ocupados del país era constituida por trabajadores inmigrantes, donde solo las y los trabajadores venezolanos representan el 4,7% del total de la los ocupados, seguidos por peruanos, haitianos, colombianos y bolivianos. De este modo, las y los trabajadores venezolanos constituyen el 42,8% de los ocupados inmigrantes del país.(3)Finalmente, es importante mencionar que este sector en particular migra con la promesa de encontrar mejores condiciones laborales y de vida, por lo que vienen de una condición de precariedad desde su país nativo. No es de sorprender entonces ver que esta fracción de clase se dedica principalmente a este tipo de trabajos altamente desregularizados y precarios.

La lucha por el reconocimiento de una relación laboral

Una de las principales demandas que encabezan las luchas de estos trabajadores es algo muy básico, el reconocimiento laboral. Sí, por absurdo que suene, la ley no reconoce una relación laboral entre los repartidores y las aplicaciones, ante el papel son ‘cuentapropistas’ o trabajadores independientes.“Nosotros ‘no existimos’, así me lo hizo saber una trabajadora de la dirección del trabajo: No Servio, lo que sucede es que ustedes están en el limbo, no existen. y mi respuesta fue, eso lo sabemos, pero lo que usted me da a entender es que estamos en el limbo, no existimos y así lo desean mantener, en el limbo”.Al no contar con una relación empleado-empleador su trabajo está fuera de las regulaciones, por ende la empresa no garantiza derechos como un contrato de trabajo, sueldo mínimo, cotizaciones, seguros, bonificaciones, etc. Del mismo modo, al no ser reconocidos como trabajadores, no pueden formar un sindicato, al menos en términos legales, es decir la empresa no se ve obligada a reconocer un sindicato con el cual sentarse a negociar.Protesta de repartidores en Buenos Aires, Argentina

Una lucha nacional e internacional

Pese a lo anterior,  se han levantado distintos esfuerzos de organización por parte de los repartidores con el fin de centralizar demandas y unir fuerzas entre trabajadores. Justamente, la experiencia organizativa de Riders Unidos Ya está lejos de ser una experiencia aislada, pues como nos cuenta el compañero “tenemos un proyecto muy importante que llamamos La Marea, La Mancomunal de Repartidores de Chile”. Esta mancomunal agrupa a lo menos 4 organizaciones distintas de repartidores distribuidas a lo largo del país.A esta iniciativa, se suman también los distintos contactos que han tomado con otras organizaciones sindicales del país, como también internacionales: “Hemos tenido contacto con El sindicato de Papa Johns, con muchas organizaciones sindicales, no solamente aquí, a nivel internacional también: Argentina, Ecuador, Perú, México, España.”Esta dinámica internacional es importante de analizar, pues desde el punto de vista del compañero, la masificación internacional de estos nuevos sistemas de trabajo llevan a que finalmente las y los trabajadores busquen desarrollar experiencias de resistencia en distintas partes del mundo, interactuando entre ellos a partir de sus condiciones de trabajo comunes: “Es un fenómeno que se está dando a nivel mundial no solamente aquí en chile, donde estas empresas llegan hacen lo mismo, lo único que cambia es el país y la moneda obviamente y el nombre la empresa, pero son lo mismo, hacen lo mismo, entonces por ende cuando la clase obrera, la clase trabajadora, se percata del sistema,  los que tienen las agallas de hacerle frente, salen al frente como mi persona, como en Argentina el compañero Maxi de ATR (Asamblea Nacional de Trabajadores de Reparto), como Yuli, venezolana que trabajan en Ecuador que también están haciendo un frente bastante contra  Glovo en Ecuador, como el compañero Saúl en México, como Carolina Hevia en Colombia, como el compañero Fernando Gallardo en Concepción y como muchos compañeros, y eso va a seguir así”.

La contraofensiva de la empresa

Sin embargo, frente a la organización y manifestaciones por parte de los trabajadores, es que Pedidos Ya recurrió al amedrentamiento y otras prácticas antisindicales para aplacar estos esfuerzos.“Ellos infiltraban en las organizaciones a nuestros mismos compañeros, pero que jugaban un papel a favor de la empresa, entonces cuando ubicaban a los compañeros que querían organizarse ellos los llamaban: mira, sabemos que eres tú y tú, y fulano y zutano, vengan a la empresa que necesitamos hablar con ustedes para darles solución (…) el repartidor iba pensando que le iban a solucionar el problema, pero salían amedrentados y despedidos, a la semana, a las dos semanas les quitaban las cuentas, los dejan sin trabajo, entonces ¿eso que hacía? creaba miedo, el repartidor tenía miedo de organizarse”.Así las cosas, Servio junto a otros compañeros fueron despedidos en abril del 2020 justamente por exigir mejores condiciones de trabajo. Frente a eso tomaron la decisión de levantar dos demandas colectivas buscando que la empresa reconozca la relación laboral que mantenían.Pero todo este proceso no ha sido fácil, pues en primer lugar la empresa ha buscado dividir la fuerza de los trabajadores: “Éramos 55, pero la empresa fue comprando conciencias, quedamos 20 compañeros en la demanda y ahí estamos guerreando”. En segundo lugar, una vez que la empresa forzó a un cambio de fecha del juicio por la demanda colectiva, esta comenzó a argumentar que no podía darse por notificada producto de la pandemia: “Pero tú ves a todos los compañeros repartidores de Pedidos Ya trabajando día y noche incansablemente. La empresa no ha cerrado, la empresa en eso, para esos efectos, ellos siguen funcionando, pero para los efectos de darse por notificada para otra demanda están a puerta cerrada.” El 2 de noviembre, cuando se realizaría el juicio por la demanda colectiva interpuesta por Servio y sus compañeros, el juzgado toma la decisión de correr nuevamente el juicio para el 2 de febrero del mes pasado, donde esta vez la jueza decidió declararse incompetente frente al caso: “El juez dos días antes del juicio y previo a las 2 sentencias de Concepción donde salieron favorecidos los dos compañeros repartidores, donde se reconoce la relación laboral y donde se insta a la empresa a reconocer la figura del trabajador en su empresa y a pagar todo el daño moral que ya han causado por estar despidiendo la gente así como así (…), justamente previo a esas dos sentencias viene nuestro juicio y el juez que dice: “suspendido en la audiencia de juicio, nos vemos el primero el 2 de febrero del año 2021”Finalmente, llegado el 2 de febrero, la jueza a cargo del juicio corrió nuevamente la citación para este lunes 12 de abril.Pese a la compleja situación que enfrentan, Servio y sus compañeros/as se mantienen firmes en continuar la demanda, además se trabajar continuamente en la organizaciones de  La Marea y Riders Unidos Ya, sumando nuevos integrantes, concientizando sobre su situación, formando relaciones con otras organizaciones, todo suma en la lucha de estos trabajadores.

Conclusiones

Distintos temas surgen de la entrevista al compañero. Uno de ellos es la expansión e instalación de nuevas ramas de servicios con condiciones laborales absolutamente “flexibles”, como es el caso del delivery. En ese sentido, la demanda por el reconocimiento de la relación laboral de este sector de trabajadores debe entenderse como un medio o un hito de una larga lucha de estos por constituirse como trabajadores ante el capital y el sistema político, ya que si bien la conquista de su reconocimiento significaría un importante logro en cuanto a condiciones legales, su precarización laboral y material se mantendría. Otro punto que surge de la entrevista al compañero es la importancia de coordinarse con otros sectores de trabajadores, no solo de otras ramas para solicitar apoyo, sino también de trabajadores en otros países que trabajan en condiciones similares y que pueden apoyar y transmitir experiencias de lucha y organización. Otro tema que parece importante para la clase en su conjunto es registrar estas nuevas modalidades de explotación, ya que es muy probable que ese tipo de procesos de trabajo y contratación afectarán a otras ramas de la producción. Finalmente, dejamos planteadas algunas preguntas para el debate:¿Qué papel asigna el capital y el estado burgués chileno a la clase obrera de carácter migrante?¿Las condiciones de este sector de la clase obrera representan una modalidad laboral que que el capital podría imponer al conjunto de la clase?¿Cómo debiera incorporar una política de clase a este destacamento de la clase obrera a las luchas y demandas sociales y políticas locales?

(1)  Según los datos registrados por CIPER, serían más de 15 mil repartidores trabajando de manera activa en Chile: “El relato de los trabajadores de delivery que viven la pandemia sin acceso a baños ni elementos de protección” – Cristobal Ríos y Lucas Cifuentes (07 de abril del 2020) https://www.ciperchile.cl/2020/04/07/el-relato-de-los-trabajadores-de-delivery-que-viven-la-pandemia-sin-acceso-a-banos-ni-elementos-de-proteccion/

(2)  Información en base a “Repartidores en Chile: Situación de exposición actual a violencia y delincuencia”, elaborado por La Mancomunal de Repartidores y fundación FIEL, 10 de agosto 2020. http://lamancomunal.cl/organizacion/

(3) Fuente: Elaboración propia en base a los datos entregados por la Encuesta Nacional de Empleo del trimestre Noviembre, Diciembre, Enero del 2020-2021, INE.

Fuente: https://rebelion.org/la-pesadilla-laboral-de-las-y-los-trabajadores-de-delivery/

Comparte este contenido:

Argentina: El reclamo de las 62 Organizaciones Peronistas: Por la unidad del movimiento obrero

Las 62 Organizaciones Peronistas reclamaron la necesaria búsqueda de la «unidad» de todos los sectores que componen a los representantes de los trabajadores y se comprometieron para que las conducciones “sean menos individualistas y más colectivas” a la hora de la toma de decisiones. El anuncio se realizó durante un encuentro que las 62 realizaron con el titular del gremio de Suterh, Víctor Santa María, con motivo de las fiestas de fin de año.

El titular de la Federación Nacional de Conductores de Taxis, José Ibarra remarcó que las 62 Organizaciones quieren «participar en todas discusiones que hay que dar en políticas de trabajo, en políticas de salud y en la política, para defender los derechos y los intereses de los trabajadores desde cargos ejecutivos o legislativos de relevancia», dijo y agregó que “ya hemos visto el daño que le hizo Macri a todo el movimiento obrero y a la Argentina y no podemos permitirlo quedándonos de brazos cruzados».

A su turno, Sergio Sasia, de la Unión Ferroviaria, exigió “transitar el camino de la unidad en todo el movimiento obrero, mirando hacia atrás y haciendo una autocrítica; necesitamos un movimiento obrero fuerte, unido y representativo y federal” sentenció.

Por último, cerró el encuentro Víctor Santa María con una frase de Perón: “Trabajadores, únanse” y aseguró que «la unidad del movimiento obrero tiene que ser nuestro Norte y es esencial para la patria y para el país que esto suceda”. Pidió que ser «amplios y generosos” y que “aunque tengamos miradas distintas, el proyecto debe ser un proyecto en común”; “debemos alejarnos de aquellos que intentan dividirnos para debilitarnos” subrayó. Por último recordó que el peronismo hizo “una revolución cultural y tenemos el deber de mantener esa llama encendida y recuperar su mística”. “Llevamos una brújula bien clara con las tres banderas que siempre alzó el peronismo: Justicia Social, Independencia Económica y Soberanía Política… la cuarta bandera es la Unidad” sentenció.

Fuente e imagen: https://www.pagina12.com.ar/313647-por-la-unidad-del-movimiento-obrero

Comparte este contenido:

Mateo Crossa: Honduras, un valle de lágrimas y de resistencias

El Valle de Sula, actualmente arrasado por los huracanes Eta y Iota y fuertemente afectado por la pandemia de covid-19, ha sido históricamente el corazón de la ocupación trasnacional en Honduras. También ha sido el corazón de una resistencia vigorosa. Las estructuras para resistir la explotación laboral sirven hoy para organizar la solidaridad social.

El pueblo hondureño vive actualmente acechado por la pandemia y las catástrofes ambientales que han causado cientos de muertes y enormes pérdidas en el país. Pero también vive otra pandemia: la de la violencia de un Estado que no ha funcionado más que para profundizar las desigualdades, la pobreza y la migración. Una de las regiones de Honduras más lastimadas por el covid-19 y la destrucción causada por el paso del huracán Eta y la tormenta tropical Iota en menos de dos semanas ha sido el noroccidente del país, específicamente el Valle de Sula, que se ha visto devastado por las inundaciones causadas por la crecida de los ríos Ulúa y Chamelecón.

La magnitud de la destrucción hace imposible que hasta la fecha se tenga certeza de los desoladores efectos que estos fenómenos han tenido en la región y en el país, no solo por la destrucción que han causado en el Valle de Sula sino también por la adversidad que provocaron en el departamento de Santa Bárbara y en el amplio territorio históricamente agraviado de La Mosquitia. Al menos tres millones y medio de personas resultaron afectadas por estos fenómenos, mientras que por lo menos medio millón han sido desplazados internos por la misma causa. En este contexto, se ha señalado que los daños de los huracanes duplicarán el déficit habitacional del país, lo cual equivaldría a una necesidad aproximada de 2,5 millones de hogares. Algunos economistas han calculado que el impacto del Eta y de Iota podría alcanzar hasta 40% del PIB o bien generar cinco años de retroceso, lo que podría llevar el índice de pobreza hasta 80% en 2021. A esto se suman las enfermedades que se puedan generar tras el paso de los huracanes y la vulnerabilidad de 1,5 millones de niñas y niños expuestos a los daños.

El impacto del Eta y de Iota podría alcanzar hasta 40% del PIB o bien generar cinco años de retroceso, lo que podría llevar el índice de pobreza hasta 80% en 2021

El Valle de Sula, actualmente arrasado, ha sido históricamente el corazón de la ocupación transnacional en Honduras, desde la histórica presencia de grandes extensiones de plantíos de banano controlados por la United Fruit Company y Standard Fruit Company, hasta grandes terrenos ocupados actualmente por multinacionales de la industria maquiladora.

Desde hace un siglo, esta región de poco más de 6.000 kilómetros cuadrados fue apropiada por las empresas bananeras estadounidenses que se extendieron a través de miles de hectáreas de monocultivo Rcomunicadas por vías férreas que desembocaban en muelles y puertos de la costa para exportar a Estados Unidos. Ahí se produjeron las condiciones de mayor barbarie laboral, como bien lo demuestra la pluma de Ramón Amaya Amador en la novela Prisión verde, pero también los actos populares de mayor rebeldía, tal y como ocurrió con la histórica huelga bananera de 1954, que hizo temblar el poder del dinero frente a la inmensa insurrección obrera que sacudió al país entero, con epicentro en el municipio de La Lima, que actualmente se encuentra severamente dañado.

A partir de la década de 1980, cuando Honduras se convirtió en el apéndice del dominio económico y político estadounidense en América Central, en el contexto de la Revolución Sandinista en Nicaragua y del conflicto armado en El Salvador, grandes sumas provenientes del extranjero ingresaron en el Valle de Sula para ser invertidas en la industria maquiladora de exportación, aprovechando las precarias condiciones salariales que predominan en el país, además de la ubicación estratégica que tiene el Puerto Cortes para exportar bienes manufacturados hacia la Florida. Desde aquellas fechas hasta la actualidad, con el impulso de políticas económicas neoliberales que solo han garantizado la venta del territorio nacional a las grandes empresas, el Valle de Sula pasó a convertirse en el enclave manufacturero exportador sobre el cual recae el grueso de la economía nacional.

Un corredor industrial maquilador que abarca desde Choloma hasta El Progreso se ha formado a lo largo de los años para absorber un enorme ejército de trabajadoras y trabajadores que originalmente migraron desde regiones rurales para instalarse en las líneas de producción. Estos laboran día y noche, 12 horas diarias sin parar, cosiendo prendas básicas y ensamblando arneses exportados al mercado estadounidense. 150.000 trabajadores y trabajadoras de la maquila se han instalado en las diferentes colonias populares del Valle de Sula, enfrentándose y organizándose diariamente contra la permanente vejación y violación de derechos laborales. Este histórico espacio se ha convertido así en un territorio marcado no solo por la explotación de las grandes empresas, sino por la resistencia y la rebeldía que no dejan descansar a los dueños del dinero.

Desde la década de 1990, cuando la maquila se encontraba en pleno apogeo, organizaciones obreras desarrollaron huelgas históricas a lo largo y ancho del Valle de Sula para denunciar bajos salarios, despidos, jornadas extenuantes y trabajo infantil. Desde allí se organizaron campañas globales de denuncia que han puesto en jaque a las marcas de ropa por su responsabilidad y total impunidad en la precarización del trabajo. Además, esta rebeldía también ha sido fundamental para establecer lazos de solidaridad con la organización laboral de otras actividades económicas, en la formación del movimiento sindical de la industria melonera, en el apoyo a las demandas obreras del sector del banano, en la lucha feminista contra la violencia patriarcal, en la rebelión contra los fraudes electorales y contra las políticas neoliberales de privatización de la educación y la salud pública.

Las colonias obreras devastadas por el paso de los huracanes Eta y Iota se fueron construyendo y ampliando con los años a medida que trabajadoras y trabajadores fueron erigiendo sus hogares sin la ayuda de nadie más que su fuerza de trabajo. Por más que los medios de comunicación empresariales y la clase política busquen presentar el actual desastre como una causa ajena y externa, la devastación causada por estos fenómenos meteorológicos (producidos por efectos del calentamiento global) evidencia un robo histórico e institucionalizado de riqueza que, en lugar de quedar en manos de la población que diariamente la crea con su trabajo, ha sido expoliada para quedar en las arcas de las grandes corporaciones maquiladoras y bananeras que por años han ampliado su acumulación a costa de la vida obrera. Este robo institucionalizado ha provocado una escasez generalizada que se refleja en falta de vivienda digna y de seguridad en la reproducción de la vida obrera del Valle de Sula.

El problema no radica únicamente en la fuerza de los huracanes Eta y Iota en Honduras y en el Valle de Sula, sino en las décadas de expoliación de riqueza que han dejado a la población trabajadora del campo y la ciudad al límite de la vida, sin garantías de seguridad, vivienda y trabajo digno. Esta larga historia de explotación y despojo de una economía de enclave como la hondureña es la mayor responsable de las consecuencias catastróficas que ha generado el paso de los huracanes por Honduras. La ausencia de políticas de Estado para la ciudadanía ha quedado, además, al descubierto con la pandemia. El país tiene hoy un sistema de salud público quebrado.

El Estado hondureño brilla por su ausencia a la hora de promover una seria política de prevención y emergencia que sirva para la población damnificada que ha perdido sus hogares y sus trabajos, mientras que muchas corporaciones maquiladoras obligan a su mano de obra a trabajar mientras se anuncian con bombos y platillos «ayudas» a los empleados afectados, cuando estos han dedicado sus vidas a producirles sus ganancias y sus riquezas monopólicas.

Los sindicatos de la industria maquiladora y del sector del banano organizan brigadas para monitorear, recaudar y entregar víveres a la población afectada, además de denunciar los abusos a los que están siendo sujetos por parte de las empresas

Pero Honduras y el Valle de Sula también brillan por una inmensa e incalculable solidaridad popular que se puede ver en las calles, con brigadas de limpieza, recaudación y distribución de víveres y apoyos que sí alcanzan a lapoblación damnificada. Organizaciones de pueblos originarios, así como movimientos barriales y sindicales, responden al escenario adverso, movilizándose y solidarizándose con la población lastimada. Así como han construido sus vidas en la región dañada con su propio esfuerzo colectivo, a contracorriente y con un Estado que históricamente les ha dado la espalda, hoy enfrentan el desastre causado por el paso de huracanes con un sentido de autoorganización para la supervivencia que busca poner la vida por delante.

Los sindicatos de la industria maquiladora y del sector del banano organizan brigadas para monitorear, recaudar y entregar víveres a la población afectada (no solo a los agremiados), además de denunciar los abusos a los que están siendo sujetos por parte de las empresas –muchas de ellas obligan a los trabajadores y trabajadoras a presentarse a la fábrica para trabajar pese a las condiciones adversas–. A pie, en carros y en lanchas, las mismas estructuras organizativas que se han creado en estas industrias para resistir frente a la constante vejación laboral y solidarizarse con otras luchas en el país ahora sirven como sostén de apoyo para la población damnificada.

De esta manera se demuestra, una vez más, que frente a un Estado indolente que se sostiene a punta de fraudes, corrupción y pólvora, y que da la espalda al dolor y las necesidades apremiantes, han sido la autogestión, la autodeterminación y la organización de los trabajadores y trabajadoras la mayor herramienta para enfrentar las consecuencias catastróficas generadas por los huracanes y la pandemia en Honduras, especialmente en su memorable Valle de Sula.

Fuente: https://www.cadtm.org/Honduras-un-valle-de-lagrimas-y-de-resistencias

Comparte este contenido:

Los salarios bajan a consecuencia de la covid-19, informa la OIT

Poco a poco el miedo se ha propagado universalmente, y si antes nos refugiábamos en el horizonte de la esperanza, ahora solo nos encogemos de hombros cuasi con resignación e indiferencia ante la pandemia que nos gobierna: según un nuevo informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la pandemia de Covid 19 provocó que en el primer semestre de 2020 los salarios mensuales de dos terceras partes de los países se redujeran o crecieran más lentamente.

Además, es probable que en el futuro cercano la crisis ejerza una inmensa presión a la baja sobre los salarios. Los efectos más adversos de la crisis se han hecho sentir en el salario de las mujeres y de los trabajadores con remuneraciones más bajas.

Al analizar los datos, parecía observarse un aumento del salario medio en una tercera parte de los países que habían facilitado datos; sin embargo, ello se debía a la distorsión del valor promedio provocada por el gran número de trabajadores mal pagados que habían perdido el empleo y cuyos datos ya no se incluían entre los de los asalariados.

En los países en los que se adoptaron medidas firmes para preservar el empleo, los efectos de la crisis se sintieron fundamentalmente como reducciones salariales, más que como pérdidamasiva de puestos de trabajo.

El informe Mundial sobre Salarios 2020-2021 indica que la crisis no ha afectado del mismo modo a todos los trabajadores. Las mujeres se han visto más perjudicadas que los hombres. De las estimaciones basadas en una muestra de 28 países europeos se desprende que, sin los subsidios, en el segundo trimestre de 2020 la pérdida salarial para las mujeres hubiera sido del 8,1 por ciento frente al 5,4 por ciento para los hombres.

La crisis también ha asestado un duro golpe a los trabajadores con remuneraciones más bajas. Quienes tenían una ocupación de baja calificación perdieron más horas de trabajo que quienes ocupaban un cargo directivo o profesional mejor remunerado. A partir de los datos del grupo de 28 países europeos el informe explica que, sin los subsidios temporarios, el 50 por ciento de quienes menos ganan hubiera perdido aproximadamente el 17,3 por ciento de su salario. Sin los subsidios, la cuantía salarial media perdida en todos los grupos hubiera sido del 6,5 por ciento. Sin embargo, dichas prestaciones compensaron el 40 por ciento de este monto.

Según Guy Ryder, Director General de la OIT, el crecimiento de la desigualdad a causa de la crisis de la Covid-19 podría dejar un desolador saldo de pobreza e inestabilidad social y económica de enormes proporciones. “Nuestra estrategia de recuperación debe centrarse en las personas. Necesitamos políticas salariales adecuadas que tengan en cuenta la sostenibilidad del empleo y de las empresas, en las que se aborden también las desigualdades y la necesidad de sostener la demanda”, señaló.

“Si queremos reconstruir pensando en un futuro mejor, también hemos de plantearnos cuestiones incómodas, como por qué con tanta frecuencia las ocupaciones de gran valor social, como la de cuidadores/as y personal docente son sinónimo de sueldo bajo”, añadió. En el Informe se incluye un análisis de los sistemas de salario mínimo, que podrían ser un factor determinante para conseguir una recuperación sostenible y justa. En la actualidad, el 90 por ciento de los Estados Miembros de la OIT tiene establecida alguna modalidad de salario mínimo. Incluso antes de comenzar la pandemia de Covid-19  a nivel mundial, 266 millones de personas –el 15 por ciento de todos los asalariados del mundo– percibían una remuneración inferior a la del salario mínimo por hora, ya fuera a causa del incumplimiento de la normativa pertinente o porque su ocupación estaba excluida de la misma. Las mujeres son mayoría entre los trabajadores que perciben el salario mínimo o una suma inferior.

“Un salario mínimo adecuado pone al trabajador a salvo de una remuneración baja y reduce la desigualdad”, señaló Rosalía Vázquez Álvarez, una de las autoras del Informe. “Sin embargo, lograr la efectividad de las políticas del salario mínimo exige un conjunto exhaustivo e inclusivo de medidas. Significa lograr un mayor cumplimiento, ampliar la cobertura a más trabajadores, y establecer un salario mínimo a un nivel adecuado e ir actualizándolo, a fin de que el trabajador y la familia puedan tener un mejor nivel de vida. En los países en desarrollo y emergentes, la mejora del cumplimiento exigirá la transición de los trabajadores desde el sector informal hacia el sector formal”, añadió.

La hegemonía económica determina la realidad

¿Será cierto que un mundo de transformación seguirá reduciéndose en la nostálgica llorona de un universo perdido en décadas de miseria o en la retórica del discurso del neoliberalismo conservador globalista? La pandemia está exacerbando las desigualdades ya existentes; desde enfermar del virus o padecer las dramáticas consecuencias económicas. De los Informes a las advertencias, la OIT pretende poner el acento en los olvidados de siempre, aquellas personas cuyas dificultades se acrecientan en tiempos de crisis. Pero sabemos que el lenguaje es una de las herramientas usuales para interpretar y comprender la realidad. No obstante en nuestros días es habitual la utilización del lenguaje fingido, para controlar la forma de pensar o legitimar desigualdades. Las malas condiciones de trabajo también se manifiestan en los bajos ingresos. En 2019, más de 630 millones de trabajadores de todo el mundo, no ganaron lo suficientes para que ellos y sus familias salieran de la pobreza extrema o moderada, que se define como la situación en la que los trabajadores ganan menos de 3.20 dólares al día.

Sin embargo, nunca en la historia ha habido tanta riqueza acumulada como ahora. Es un problema de equidad, de solidaridad y de justicia, que debe traducirse en prioridades políticas, económicas y sociales. Aunque los mercados accionarios mundiales siguen marcando récords en sus bolsas de valores, aparentemente descontando un futuro promisorio de la mano del descubrimiento de las vacunas de aún desconocida eficiencia contra el Covid 19, la realidad económica actual y la previsible para el futuro inmediato parece bien complicada. Necesitamos trabajo y sustento y nos ofrecen empleo cada vez más precario, cada vez más indecente. Este es el problema por resolver. Y no tiene solución viable razonando con la lógica del lucro y el dinero. La lógica del modelo económico neoliberal dominante ha impuesto una nueva configuración del trabajo en la que el desempleo y la precariedad son lo habitual, lo normal, puesto que lo nuclear no son las personas sino la rentabilidad.

Eduardo Camín. Periodista uruguayo acreditado en la ONU-Ginebra Miembro asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE)

Fuente: https://rebelion.org/los-salarios-bajan-a-consecuencia-de-la-covid-19-informa-la-oit/

Comparte este contenido:

Libro: El pretexto del Covid-19 y su uso contra los trabajadores. (PDF)

Presentación:

Frecuencia Laboral: El Espacio donde los Trabajadores son la Noticia y su portal www.frecuencialaboral.com cumplieron 15 AÑOS, en un contexto de crisis financiera, económica, comercial en el mundo y en México. Estamos presenciando una nueva crisis del capitalismo imperialista, que se suma a los errores propios del gobierno mexicano, cuyas consecuencias inmediata han sido los despidos masivos y violaciones a los derechos humanos laborales.

A este panorama adverso se sumó la declaratoria del Covid-19 como pandemia, el 11 de marzo de 2020, por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuyo principal financiamiento lo aportan los gobiernos de esos mismos países imperialistas que nos arrastran en su caída y en su guerra petrolera: Estados Unidos, Inglaterra y Alemania, así como la Fundación Bill Gates, magnate que se convirtió en uno de los principales multimillonarios del planeta con el negocio de los programas de cómputo y antivirus digitales, pero ahora hace millones en la industria farmacéutica augurando epidemias y fabricando vacunas para humanos.

El gobierno mexicano obedeció los lineamientos de la OMS y emitió una serie de acuerdos y decretos derivados de la emergencia sanitaria, para asegurar el distanciamiento social y el aislamiento de las personas que recomendaba la Organización Mundial de la Salud, como principales medidas de prevención y contención del virus COVID-19, que –decían- era altamente mortífero, entre los que ordenó cancelar todo tipo de actividad económica “no esencial”.

A la par desarrollo la campaña de difusión de las medidas de prevención “sana distancia” y “#QuédateEnCasa”, pero en los monopolios de los medios de comunicación en México (que tienen un 95% de influencia en las audiencias) se llegó al exceso de mostrar fotografías de ataúdes de migrantes sirios ahogados, afirmando que eran muertos por COVID-19, para aterrorizar a sus audiencias y convencerlas de aislarse y limitar su movilidad.

Descargar completo aquí: covid19 y su uso contra lo strabajadores

Comparte este contenido:
Page 1 of 7
1 2 3 7