Entrevista a Jesús de la Gándara:»Eso de que las nuevas tecnologías nos aíslan es mentira»

05 Junio 2016/Fuente: 20Minutos/Autor: Mara Mariño

Jesús de la Gándara, doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Psiquiatría y jefe del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental de Burgos, es el autor de Cibernícolas (2016, Plataforma) un libro, que en palabras del propio autor «no va de las nuevas tecnologías sino de cómo vivir bien en el mundo moderno».

La capacidad de adaptación, la habilidad tecnológica o una empatía flexible son, para el psiquiatra, algunas de las claves para vivir cómodamente en la nueva sociedad hipermoderna.

¿Qué es un ‘cibernícola’?

Una persona que vive en la cueva virtual de las nuevas tecnologías. ‘Ciber’ significa timonel. Los hombres ahora somos habitantes de un mundo especial y la palabra que más lo describe es lo ‘ciber’, porque estamos rodeados de tecnología y todo eso influye en la convivencia, forma de ser…

Un ‘cibernícola’ es una persona que vive en el mundo hipermoderno, utiliza todas las opciones, ventajas y Tic (tecnologías de la información y la comunicación) del mundo hipermoderno y les saca partido. Es un concepto positivo porque es capaz de adaptarse a ese mundo y vivir bien sacándole provecho. Lo contrario sería un ‘ticópata’, que vive en el mundo virtual pensando que es jauja y puede hacer de todo sin salir de su ordenador, piensa que es feliz, entra en riesgo de abuso a las nuevas tecnologías.

¿Estamos más aislados que nunca?

Eso de que las nuevas tecnologías nos aíslan es mentira. Estamos aumentando la relación con las tecnologías pero no nos quedamos en casa, salimos muchísimo, viajamos más que nunca… Las nuevas tecnologías nos permiten quedar y relacionarnos, no son incompatibles. Algunas personas ticópatas, pocas, no son capaces de relacionarse adecuadamente. Ya no lo eran y con las nuevas tecnologías han creado un mundo artificioso.Incluso en esos casos antes iban a peor porque ahora al menos se pueden relacionar.

¿A qué se debe la «vida veloz»?

Vivimos muy rápido porque los medios técnicos y mecánicos lo permiten. La vida es más rápida y la velocidad puede ser una ventaja o un inconveniente. Si la vives como un estrés es un inconveniente, si la vives como una rapidez es una ventaja. La rapidez se puede convertir en un ‘vicio’ que es la prisa. Si somos capaces de ir deprisa pero sin prisas no tenemos ningún problema.

Si tengo mucha atención multitarea y soy capaz de manejar mucha información muy rápido, no me estreso. Si me abruma porque veo que no puedo estoy agobiado. Por ese motivo la velocidad es un riesgo para algunas personas, porque significa estrés. Por otra parte vivimos en una sociedad muy apresurada. El apresuramiento es un vicio social, otro es el posesionismo. ‘Intelegancia’ significa mirar hacia fuera y elegir adecuadamente

¿Cuáles son las nuevas virtudes de la sociedad hipermoderna?

«Intelegancia’, inteligencia, que es mirar hacia dentro, saber lo que uno quiere, lo que uno puede, lo que uno debe y elegancia que es saber elegir. ‘Intelegancia’ significa mirar hacia fuera y elegir adecuadamente aquello que mi inteligencia me dice que me interesa porque vivimos en un mundo lleno de opciones.

La segunda es la ‘telempatía’, vivimos a través de las pantallas parte de nuestra vida y empatizamos con eso, pero enseguida desempatizamos porque viene otra noticia. Como todo es tan rápido, tenemos que desarrollar una empatía que sirva para empatizar a través de las pantallas, informaciones o medios de manera verdadera o auténtica. En tercer lugar está la ‘ciberprosexia’, ‘ciber’ significa timonel y ‘prosexia’ atención, que debe ser adecuada a los medios o a las nuevas tecnologías: muy rápida, ‘flexiveloz’ para adaptarse rápidamente a la cantidad de información que recibimos porque si no nos agobiamos.

Y finalmente la ‘ticopraxia’, ser habilidosos en el uso de las nuevas tecnologías, habilidad que va desde cómo manejas los dedos en el teclado o el ratón hasta saber hacer buen manejo de las nuevas tecnologías. Empieza con una cuestión puramente mecánica y acaba con una ética. ‘Ticopraxia’ significa usa bien las nuevas tecnologías, porque si las usas bien harás el bien para ti y para los demás y si no las usas bien acabarás siendo un maleducado de las redes, de esos que insultan a tontas y a locas.

¿Qué necesitamos para vivir en la era de la infosaturación?

Aprender a gestionarla, adaptarnos, no negarlo ni criticarlo porque sí, no demonizar los medios. Los medios no son buenos ni malos, somos nosotros los que somos buenos o malos, por lo tanto utilizar las cuatro virtudes de la sociedad hipermoderna.

¿Quién decide lo que es o no meterse demasiado en la cueva del ‘cibernícola’?

Si tuviéramos una buena ética, podríamos tener límites. Ese cibernícola que se pasa en la cueva toda la vida va a acabar desolado. También puede acabar enfermo como les pasa a los hikikomori. Un niño debe tener un móvil cuando tenga uso de razón y cuando lo use adecuadamenteSegún el Estudio de Hábitos y Motivaciones en Navidad, realizado por LG Electronics y Smart Calls, el regalo más deseado por los niños entre 8 y 12 años fue el Smartphone.

¿Cree que se deben poner límites al uso de las TIC a ciertas edades?

Deben tener límites, como todo. Si un niño te pide una guadaña no se la vas a regalar, creo que hay que tener sentido común. Un niño debe tener un móvil cuando tenga uso de razón y cuando lo use adecuadamente. Pero eso depende de los padres, de que sean capaces de dialogar con ese hijo y establecer qué, para qué, cuánto, cómo, cuándo, etc. No soy partidario de las recomendaciones tontainas que hay por ahí de no dejes que tu hijo use el ordenador solo, quédate con él mientras entra en internet. No seamos sosos, eso es imposible. Si le compras la tablet es precisamente para que el hijo entre y no tengas que estar atendiéndolo.

Sí que deben tener límites, ¿pero cuál es el límite? El del sentido común y el de la ética ‘cibernícola’. El del sentido común a veces lo tenemos y a veces no, depende de cada uno. Y el de la ética ‘cibernícola’ nadie porque no la hemos desarrollado aún y nos falta ese paso grandísimo que es el de desarrollar una ‘ciberética’. Los selfies, la exposición constante del yo, el empeño de mostrar en las redes lo mejor de nosotros…

¿Las redes nos hacen pasarnos de ególatras?

De ególatras no, de histéricos, de lucirse. Digamos que se ha facilitado mucho por las redes sociales. Yo cuando veo a alguien en seguida distingo si esa persona está haciendo una comunicación o una exposición, si está haciendo una información o un espejismo.

Hay muchas personas que son histéricas que utilizan las redes para manifestar su modo de ser superficial, voluble, narcisas… Si haces eso eres tonto, pero si tú has hecho una foto preciosa y la comunicas, estás compartiendo la belleza. Eso es bueno, no es histérico.

¿Hemos pasado de necesitar la aprobación social personal a necesitarla digitalmente?

Mucho, hasta el punto de que es posible describir lo que podríamos llamar depresión de las redes o The Facebook Depression que es una persona que ha perdido los apoyos subjetivos como consecuencia de sus relaciones en Facebook. Antes, en el mundo social, una persona se deprimía por la pérdida de relaciones significativas: los amigos, el novio…Por ejemplo, para una mujer, la pérdida de relaciones significativas emocionalmente es una principal causa de depresión mientras que para un hombre es la pérdida del estatus o de las relaciones sociales. En las redes ocurre lo mismo.

Es malo en la vida real o en la virtual porque se sufre mucho y hay personas muy sensibles que están enfermas por esto. Hay casos que se dan en jóvenes, especialmente en chicas, porque son más sensibles a la pérdida de apoyos emocionales. La mayor parte de las cosas que hacemos en las redes son buenas pero debemos tomarlo con calma

¿Cuáles serían los pecados capitales que podemos cometer en la red?

El principal es no pensar las cosas, dejarse llevar por la inmediatez. Si la gente fuera menos apresurada y tuviera más moderación seguramente utilizaría las redes más para beneficios que para prejuicios. La mayor parte de las cosas que hacemos en las redes son buenas pero debemos tomarlo con calma. Somos la inmensa mayoría los que la usamos con educación, cordura y mesura.

Fuente de la entrevisa: http://www.20minutos.es/noticia/2744160/0/jesus-de-la-gandara-cibernicolas-vicios-virtudes-de-la-vida-moderna-libro/#xtor=AD-15&xts=467263

Fuente de la imagen: http://cdn.20m.es/img2/recortes/2016/05/23/286772-600-338.jpg?v=20160523130914

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.