Page 3 of 17
1 2 3 4 5 17

Gestión docente en entornos de refugiados: el caso de Etiopía

Por teachertaskforce.org

El Instituto Internacional de Planificación Educativa (IIPE-UNESCO) y el Fideicomiso de Desarrollo de la Educación se complacen en anunciar la publicación de Gestión de docentes en entornos de refugiados: Etiopía , el primero de una serie de estudios de casos de países con el objetivo de identificar políticas prometedoras para la gestión eficaz de la educación primaria. maestros de nivel en regiones de acogida de refugiados en todo el mundo.

Los maestros están en el corazón del aprendizaje. Para un niño refugiado, los maestros pueden significar mucho más: educador, mentor y un enlace a un nuevo hogar. Brindar a los maestros el apoyo que necesitan puede permitir que los refugiados prosperen. Esto también es cierto en Etiopía, hogar de una de las mayores poblaciones de refugiados en África. El número de refugiados ha aumentado de 100,000 en 2008 a más de 680,000 en 2019, una cuarta parte de los cuales son niños. Comprender quién enseña en entornos de refugiados y cómo se gestionan es crucial para su futuro.

Esta investigación reconoce que los maestros son miembros de las comunidades afectadas y agentes potencialmente poderosos de una reforma positiva de políticas. El estudio identifica políticas prometedoras y estrategias de implementación que existen para la gestión de maestros de nivel primario en regiones de acogida de refugiados y revela áreas para un mayor desarrollo de políticas y una implementación exitosa. Este estudio de caso fue posible con el generoso apoyo de UNICEF Etiopía.

Puede consultar la investigación siguiendo este enlace:  https://bit.ly/3fBcMAG

Fuente: https://teachertaskforce.org/es/node/784

Comparte este contenido:

Etiopía: Los padres temen por los estudiantes amhara desaparecidos tras el cierre de universidades por la Covid-19

Redacción: Amnesty

Mientras las universidades de Etiopía cierran para evitar la propagación del virus de la COVID-19, Amnistía Internacional pide a las autoridades etíopes que revelen las medidas que han tomado para rescatar a 17 estudiantes amhara de la Universidad Dembi Dolo, en Oromia occidental, secuestrados por individuos no identificados en noviembre de 2019 y que desde entonces se encuentran en paradero desconocido.

La angustia de las familias de los estudiantes se ve acentuada por el cierre del teléfono e Internet puesto en marcha en enero en la región de Oromia occidental, que dificulta aún más sus esfuerzos por obtener información sobre sus seres queridos desaparecidos.

El sentimiento de temor e incertidumbre que se propaga por Etiopía a causa de la COVID-19 agrava la angustia de las familias de estos estudiantes, que están desesperadas por obtener información sobre el paradero de sus seres queridos.
Seif Magango, director adjunto de Amnistía Internacional para África Oriental

“El sentimiento de temor e incertidumbre que se propaga por Etiopía a causa de la COVID-19 agrava la angustia de las familias de estos estudiantes, que están desesperadas por obtener información sobre el paradero de sus seres queridos cuatro meses después de su secuestro”, ha manifestado Seif Magango, director adjunto de Amnistía Internacional para África Oriental.

“La decisión de las autoridades etíopes de cerrar las universidades para proteger la vida de los estudiantes es encomiable, pero también deben emprender acciones igual de concretas para encontrar y rescatar a los 17 estudiantes desaparecidos, para que también ellos puedan reunirse con sus familias.”

Amnistía Internacional ha hablado con varias familias de los estudiantes desaparecidos, que han expresado su creciente desesperación e impotencia ante la falta de noticias de sus hijos. Esta situación se está produciendo pese al anuncio hecho el 31 de enero de 2020 por el primer ministro de Etiopía, Demeke Mekonnen, de que se había formado un grupo especial para encontrar y facilitar el retorno seguro de los estudiantes a sus familias.

La decisión de las autoridades etíopes de cerrar las universidades para proteger la vida de los estudiantes es encomiable, pero también deben emprender acciones igual de concretas para encontrar y rescatar a los 17 estudiantes desaparecidos, para que también ellos puedan reunirse con sus familias.
Seif Magango, director adjunto de Amnistía Internacional para África Oriental

Girmanesh Yeneneh, estudiante de tercer curso de biotecnología, fue una de las que estudiantes secuestradas cuando se dirigía a su casa en noviembre. Su padre, Yeneneh Adunya, dijo a Amnistía Internacional:

“Enviamos a nuestros hijos e hijas a la universidad para que puedan tener un futuro mejor. Ahora no sabemos dónde están o si están vivos. Estamos de luto desde el día que nos dijo que había sido secuestrada; nos dijo que rezáramos y yo, que soy sacerdote, he ido por todas partes rezando. Pero su madre está devastada, y se está volviendo loca, sin que tengamos ni una noticia del gobierno”.

Aunque los presuntos secuestradores inicialmente permitieron a los estudiantes llamar a sus familias y hablar con ellas, ya han pasado más de tres meses desde que las familias tuvieron noticias suyas. La última vez que uno de los estudiantes habló con sus familias fue el 18 de diciembre de 2019.

Todos los servicios de comunicación en Oromia occidental deben restaurarse de inmediato para permitir no sólo que las familias de los estudiantes desaparecidos accedan fácilmente a la información, sino también para que la población acceda a información vital de salud pública sobre la pandemia de COVID-19.
Seif Magango, director adjunto de Amnistía Internacional para África Oriental

“El cierre de las redes y servicios de comunicación en Oromia occidental es una violación inaceptable del derecho de la gente a la información y a la libertad de expresión”, ha manifestado Seif Magango.

“Todos los servicios de comunicación deben restaurarse de inmediato para permitir no sólo que las familias de los estudiantes desaparecidos accedan fácilmente a la información, sino también para que la población acceda a información vital de salud pública sobre la pandemia de COVID-19.”

Los 17 estudiantes fueron secuestrados en diversas fechas en noviembre de 2019 cuando huyeron de los enfrentamientos étnicos fatales entre estudiantes universitarios oromo y amhara.

Uno de los estudiantes, Gebre-Silassie Mola Gebeyehu, dijo a su tío que él y varios estudiantes más habían sido secuestrados el 28 de noviembre por un grupo de jóvenes oromo mientras se dirigían a Gambella, y que a todos los habían llevado a las profundidades de un bosque de la zona.

Fuente: https://www.amnesty.org/es/latest/news/2020/03/ethiopia-parents-fear-for-missing-amhara-students-as-universities-close-over-covid19/

Comparte este contenido:

Etiopia, la brutal realidad del tráfico humano

Por: Guadi Calvo

La tragedia de la migración etíope, no difiere en nada de la enorme mayoría de los países del continente, por lo que las 64 nuevas muertes de sesenta y cuatro migrantes, son solo un eslabón de la larga cadena de inequidades, a la que África está sujeta por el colonialismo, prácticamente desde la llegada de los portugueses en el siglo XV, conducidos por el infante Enrique, conocido como el navegante.

El pasado martes 24, al menos sesenta y cuatro etíopes fueron encontrados muertos por asfixia y calor, hacinados, junto a catorce sobrevivientes, dentro de un contenedor de carga sobre un camión en tránsito, en el distrito de Angónia, de la provincia de Tete en el noroeste de Mozambique, fronteriza con Malawi y Zimbabue, cuando las temperaturas alcanzaban los 34C (93F).

El camión que procedía de Malawi, transportaba a los inmigrantes, fue detenido en el puente de Mussacana por la policía mozambiqueña alertada por los gritos y golpes que procedían del interior del conteiner. Mozambique es uno de los pasos obligados de las tantas rutas migratorias con destino final Sudáfrica, que a pesar de su crisis financiera, sigue siendo una de las principales economías del continente junto a Nigeria.

Las autoridades locales confirmaron que la totalidad de las 78 personas que viajaban en el contenedor eran de nacionalidad etíope, al tiempo que el conductor del camión y su acompañante, los dos mozambiqueños, fueron detenidos por la policía. En el marco de la pandemia, los catorce sobrevivientes, han sido puestos en cuarentena, mientras se investigar el ingreso al país y determinar si han pasado por algún país con casos confirmados de Covid-19.

El chofer declaró que le habían prometido 30 mil meticais, aproximadamente 450 dólares, para transportar a los migrantes, por lo que las autoridades ahora se “busca” a quienes permitieron la entrada ilegal al país.

Mientras, el Ministerio de Relaciones Exteriores etíope confirmó la información, a través de la embajada de Etiopía en Sudáfrica, al tiempo que dijo: “estar trabajando para establecer el número real de muertos y sus identidades”.

El gobierno del presidente Abiy Ahmed, ha implementado algunas medidas en procura de evitar las redes de traficantes locales, que operan en el país, que cuenta con tres rutas migratorias, por las que intentan buscar un destino, lejos de la pobreza: la ruta hacia Libia, desde donde buscan atravesar el Mediterráneo rumbo a Europa, es importante señalar que ya son más de 20 mil, los ahogados desde que comenzó la crisis migratoria en 2014. La ruta más transitada es el corredor que busca llegar a Arabia Saudita y otras monarquías del Golfo Pérsico en la que se pueden demorar varios meses, y donde también se produce una importante cantidad de muertes, por sed, agotamiento, hambre o el capricho del algún traficante que se aburrió de su cliente. (Ver: Etiopia, la larga caravana de los invisibles), que cruza gran parte del país y de Eritrea, rumbo al puerto de Obock (Djibouti), pero antes deberán atravesar a pie a lo largo de días campos de lava y zonas áridas donde las temperaturas pueden alcanzar los 50 grados.

Una vez en Obock, sobre el golfo de Tajoura, sobre el Mar Rojo, para después de cruzar los treinta kilómetros del estrecho de Bab al-Mandab, (La puerta de las lamentaciones) realizar otro peligroso recorrido terrestre por Yemen, que se encuentra en guerra civil desde 2014 y con Arabia Saudita desde el 2015. Al llegar a la frontera del reino wahabita deberán enfrentar quizás el momento más peligroso de su viaje, ya que tendrán que sortear las guardias fronterizas, extremadamente violenta, con autorización a abrir fuego contra los “intrusos”, por lo que no duda en asesinar y abandonar esos cuerpo donde caigan, para escarmiento de quienes vienen más atrás. Durante 2019, se calcula que cerca de 190 mil etíopes lo intentaron, alentados más allá por ese reino de las mil y una noches, por la fantasía de considerar que al ser musulmanes, serán bien recibido por la corte Saudita. La última opción es Sudáfrica, para lo que tendrán que transitar unos 8800 kilómetros, por el corredor que conforman: Kenia, Tanzania y Mozambique; aunque por cuestiones de “seguridad”, al igual que los contrabandistas, utilizan, después de Kenia, el desvió que los lleva por Zambia, Malawi y Zimbabwe, la ruta que eligieron los migrantes descubiertos el último martes.

Aunque para los migrantes del Cuerno de África, el calor, la sed o el hambre no son sus únicos enemigos, sino también las bandas de secuestradores, que los capturan para después extorsionar a sus familia por su rescate, según la investigación del Centro de Migración Mixta (MMC), de 2019, más del quince por ciento de los migrantes que viajaban al norte a través del Cuerno de África, fueron secuestrados.

Mediadas contra el tráfico de personas.

A partir del mercado ilegal que han abierto los traficantes eEl gobierno de Addis-Abeba, ha declarado la guerra a los traficantes de migrantes la semana pasada, Tewelde Goitom, alias Walid, un traficante eritreo, enriquecido gracias a sus actividades ilícitas que se movía con toda impunidad por el país, fue detenido junto a su hermano y cuatro de sus cómplices el pasado viernes 20 mientras mantenía una reunión en un bar público. Walid es uno de los traficantes más conocido del Cuerno de África (Somalia, Eritrea Etiopia y Kenia) además de estar acusado de múltiples violaciones y torturas.

A mediados de febrero en el marco de la campaña del gobierno del presidente Ahmed, también fue detenido otro importante traficante de origen eritreo, Kidane Zekarias Habtemariam. Ambos eritreos manejaban las redes que operan en las rutas hacía Libia, por lo que ahora las autoridades de Addis-Abeba, están considerando la posibilidad de extraditándolos a algún de los países europeos donde están siendo procesados.

El tráfico de personas en Etiopía sigue siendo un negocio redituable ya que  a pesar del informe del Banco Mundial, que habla de importantes logros económicos y sociales que el país vive desde el año 2000 en que tenía una de las tasas de pobreza más altas de África y que desde entonces, según el informe, el país ha experimentado una década de progreso importante, alcanzado un crecimiento económico promedio de 10.9 por ciento anual, lo que redujo el 33 por ciento de la población de la pobreza, gracias al crecimiento agrícola, el aumento de las prestaciones básicas y la seguridad rural. Al tiempo del aumento de la esperanza de vida, y las tasas de mortalidad infantil disminuyeron de manera importante, junto al crecimiento de la educación primaria, y el número de hogares que han mejorado sus niveles de vida que ya cuentan con electricidad, agua corriente.

Fuente: https://rebelion.org/etiopia-la-brutal-realidad-del-trafico-humano/

Comparte este contenido:

Education Can’t Wait Invests In Ethiopia Refugees’ School

Africa/ Ethiopia/ 03.12.2019/ Source: newbusinessethiopia.com.

Education Can’t Wait (ECW), a global fund dedicated to education in emergencies, invests in the construction of 84 classrooms for refugees in Gambella region of Ethiopia.

The classrooms inaugurated this week were constructed in Nguenyyiel, Terkidi, Kule, and Jewi refugee camps and will enable 8,500 refugee children, 38 per cent of them girls, to receive quality education on a double shift basis, according to the press statement from UN agency for children – UNICEF.

The classrooms have been constructed as part of a US $15 million two-year investment from Education Cannot Wait aimed at expanding education opportunities for children affected by emergencies and protracted humanitarian crisis in refugee camps and host communities in Gambella and Benishangul-Gumuz regions.

In addition to these classrooms, Education Cannot Wait is supporting the construction of three new inclusive model secondary schools and 41 classrooms in eight secondary schools to benefit 3,600 children from refugee camps and the surrounding host communities in the two regions. The schools will be fully fitted with water, toilets, and furniture.

Since April 2017, Education Cannot Wait’s investment has surpassed its targets and reached over 138,000 children in refugee and host communities in the two regions.

The support has included training of 683 teachers at certificate and diploma level, distribution of 500 education and recreation kits and provision of school grants to improve education quality, training refugee and host community teachers in child-centered teaching methods and conducting accelerated school readiness classes for over 12,000 out-of-school children aged between six and seven years.

Partners in the school construction project include the Ministry of Education, Regional Education Bureaus, the Agency for Refugee and Returnee Affairs, UNHCR, UNICEF, Plan International and the United Nations High Commission for Refugees.

ECW was launched by international humanitarian and development aid actors, along with public and private donors, to address the urgent education needs of 75 million children and youth in conflict and crisis settings. To date, ECW investments span more than 30 countries affected by armed conflict, disaster and forced displacement.

ECW’s investment modalities are designed to usher in a more collaborative approach ensuring relief and development organizations join forces to achieve education outcomes.

ECW is hosted by UNICEF. The Fund is administered under UNICEF’s financial, human resources and administrative rules and regulations, while operations are run by the Fund’s own independent governance structure.

Source of the notice: https://newbusinessethiopia.com/education/education-cant-wait-invests-in-ethiopia-refugees-school/

Comparte este contenido:

Incendios forestales amenazan raras especies en Etiopía

Los incendios forestales y una población invasora amenazan los pastizales que albergan algunas de las especies más raras del mundo.

El conservacionista Getachew Assefa señala a través del valle. “Comenzó cerca de la niebla allí, desde el punto de vista más espectacular”, dice. “Casi toda la pradera fue quemada. Toda esa meseta y el escarpado acantilado de allí.

Seis meses después de que los incendios forestales quemaran esta parte de las montañas Simien de Etiopía, las cicatrices se están curando: el brezo y la hierba han vuelto a alfombrar la cima de la colina, iluminados por las margaritas amarillas que florecen después de las largas lluvias. En el lado cercano del valle se encuentran los campos de cebada, ondulados por el viento.

La escena es bucólica. Pero, como explica Assefa, estas praderas montañosas y la rara vida silvestre que albergan están amenazadas.

A principios de este año se produjeron dos incendios que asolaron uno de los sitios naturales más antiguos del patrimonio mundial de la Unesco y destruyeron, al menos temporalmente, el hábitat de algunas de las especies más raras del mundo: el lobo etíope recubierto de cobre y la cabra montés, una cabra encontrada en ningún otro lugar de la tierra.

Pocos dudan de la causa de los incendios. Los monitores de lobos del parque, que incluyen a Assefa, vieron, a través de binoculares, a dos hombres prendiendo fuego a los mattorrales, aunque no pudieron confirmar sus identidades.

“Lo hicieron en cinco áreas, a propósito”, dice. El incendio se prolongó durante varios días, y se necesitaron miles de lugareños, incluido un club de fútbol cercano, eventualmente asistido por un equipo de bomberos israelíes, para controlar las llamas. Casi al mismo tiempo, las Montañas Bale, en el sur del país, también fueron afectadas por incendios forestales que duraron más de 20 días y que los expertos atribuyeron a la invasión humana en el parque.

Incidentes como estos arrojan luz sobre las presiones que amenazan la frágil vida silvestre y los delicados ecosistemas de Etiopía: acelerando la competencia por los recursos a medida que aumenta la población humana, la inestabilidad política, el calentamiento global y el turismo de masas.

“Estamos en una situación de crisis”, dice Greta Iori, asesora técnica de Etiopía de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre, que teme que las especies endémicas del país estén cerca de la extinción. “Estamos inundados de problemas cuando se trata de vida silvestre”.

Para un país con pocos minerales o recursos naturales como el petróleo, activos como estos son una fuente importante de ingresos nacionales. Según el Banco Mundial, el “capital natural”, incluidos los bosques y las tierras agrícolas, representa el 40% de la riqueza total de Etiopía.

Pero los parques están en un estado terrible. En el parque nacional de Omo, en el extremo sur de Etiopía, cerca de la frontera con Kenia, el gobierno está construyendo fábricas de azúcar y vastas plantaciones de riego. El parque nacional Awash, el más antiguo del país, está dividido en dos por el ferrocarril y la autopista del este hacia Djibouti. Abijatta-Shalla, al sur de Addis Abeba, es el hogar de una fábrica de cenizas de soda.

Mientras tanto, los disturbios étnicos en el este de Etiopía han tenido un enorme impacto en el Santuario de Elefantes de Babile, una de las áreas de distribución de elefantes más importantes del país. Según Iori, una gran cantidad de nuevos asentamientos humanos han aparecido dentro de sus fronteras desde 2017.

La población de elefantes está bajo una presión extrema debido a un “conflicto humano-elefante elevado e inevitable”, sostiene la asesora. Una población de alrededor de 500 podría ser diezmada “en un abrir y cerrar de ojos” a través de la caza furtiva, con el personal del parque luchando por asegurar el santuario.

“2019 ha sido brutal con un aumento increíble en los asesinatos de elefantes”, afirma y agrega: “Es como si ya hubiéramos perdido en Babile, y es desgarrador”.

A nivel nacional, los esfuerzos de conservación se han visto obstaculizados en los últimos años por los disturbios civiles y la transición política tras el nombramiento del primer ministro Abiy Ahmed en 2018.

“En general, Etiopía nunca ha sido un gran punto de acceso para la caza furtiva por tráfico, pero desde que la ley y el orden se han derrumbado, hemos visto un aumento en la caza furtiva oportunista y el tráfico posterior”, dice Iori. “La policía y el ejército están ocupados con otras cosas, y el riesgo de ser atrapado es bajo”.

En las montañas de Simien, los problemas son menos avanzados y el parque está mejor administrado. Pero dinámicas similares están presentes. Cuando estallaron las protestas políticas en 2016, el parque fue blanco de la ira popular, con los locales rompiendo las prohibiciones contra la tala de árboles y el pastoreo de ganado. “Todos se apresuraban a obtener su parte”, recuerda Assefa. “Perdimos dos de los mejores hábitats de lobos”.

Hoy en día, las autoridades del parque aún luchan por hacer cumplir las leyes locales diseñadas para proteger el medio ambiente natural.

“Existe un gran conflicto entre los jóvenes desempleados y la administración del parque”, explica Assefa. Considera que los incendios de este año fueron iniciados por lugareños disgustados por la fuerte represión de las autoridades contra el pastoreo de ganado dentro de los perímetros del parque.

Setegn, un granjero local cuya casa se encuentra más allá del parque, admite que pasta a sus animales dentro del límite marcado por la carretera principal. “La administración del parque dijo que no podemos cruzar la calle, dicen que no obtendremos ningún beneficio del turismo a menos que pastan en el lado derecho”, dice. “Pero es muy difícil. No hay supervivencia para nosotros sin ganado”.

Otros entrevistados por The Guardian expresaron las mismas preocupaciones, diciendo que sus ingresos habían sido gravemente afectados por las restricciones.

Los campos de cebada a la izquierda del camino son otro signo de intrusión humana y de la autoridad menguante de la administración del parque, señala Nick Crane, el propietario británico de Simien Mountain Lodge. “Invaden lentamente, imperceptiblemente, por lo que apenas se nota”, dice.

Según Abebaw Azanaw, el guardián del parque, hay alrededor de 130 hogares alrededor de los bordes del parque.

Reubicarlos sería costoso y podría generar un conflicto renovado. En 2016, todo el pueblo de Gichi, cerca de 500 hogares ubicados en la escarpa donde comenzó el incendio, optó por mudarse a un nuevo asentamiento cerca de la ciudad de Debark, que le costó al gobierno un promedio de $ 17,000 (£ 14,000) por familia. La compensación fue considerable, pero muchos se quejaron de la falta de electricidad en sus nuevos hogares a la llegada y de la falta de trabajo. Algunos amenazaron con volver al parque.

“Aprendimos de Gichi que es muy difícil reasentar a la gente del parque”, dice Assefa.

La raíz del problema es común en muchos países en desarrollo cuando se trata de la conservación: cómo lograr el equilibrio adecuado entre las demandas de recursos de los residentes locales y la necesidad de proteger el medio ambiente natural para las generaciones futuras.

Promover el turismo es parte de la respuesta, en caso de que signifique empleos e ingresos más altos para los locales, pero solo si se gestiona bien.

En 2015, el Ministerio de Cultura y Turismo de Etiopía anunció que tenía la intención de triplicar los visitantes extranjeros a más de 2.5 millones para 2020.

Pero para John Watkin, que trabajó en las montañas de Simien como asesor técnico principal de Africa Wildlife Foundation entre 2018 y 2019, el “turismo descontrolado” es la amenaza más grave para la vida silvestre del parque.

“La infraestructura del parque simplemente no está configurada para un gran número de turistas. El turismo siempre está buscando un nuevo destino caliente, y Etiopía lo es. Pero a menos que se haga bien, causará serios problemas”, dice.

Para Crane, una respuesta es aumentar el precio del parque para los visitantes extranjeros, para tratar de limitar el número que llega a las Montañas Simien cada año.

Mientras tanto, Watkin sugiere que Etiopía considere enfoques de conservación alternativos que permitan a las comunidades tomar posesión del proceso, alejándose del modelo de “conservación de fortalezas” liderado por el estado que prevalece. Señala ejemplos en Kenia y Tanzania, donde las comunidades locales administran albergues ecológicos y empresas de turismo al tiempo que garantizan la protección del paisaje. “Están 20 a 30 años por delante de Etiopía en esto”, dice.

Tales enfoques podrían permitir que Etiopía cuadre el círculo entre conservación y desarrollo.

Fuente de la infonmación: https://www.ecoportal.net/paises/incendios-forestales-etiopia/

Comparte este contenido:

En Etiopia cada año mueren 96 mil bebes

África/ Etiopía/ 28.10.2019/ Fuente: www.trt.net.tr.

En el país en los años 2000 la muerte entre niños bajo 5 años fue  58 por mil y que esta cifra bajó hasta 37 por mil pero cada año los 96 mil bebés recién nacidos todavía por motivo de problemas de salud e higiene pierden la vida

En Etiopia por motivo de la insuficiencia en las condiciones sanitarias cada año 96 mil bebés perdieron la vida.

El informe preparado por el gobierno de Etiopia y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o Unicefque muestra la situación de mujeres y niños en distintos campos como salud y educación en el país, fue compartido con la opinión pública en la capital Adís Abeba.

En el país en los años 2000 la muerte entre niños bajo 5 años fue  58 por mil y que esta cifra bajó hasta 37 por mil pero cada año los 96 mil bebés recién nacidos todavía por motivo de problemas de salud e higiene pierden la vida.

El uso de agua insalubre e inseguro de nuevo a partir de los años 2000 bajó a 31% de 75%, en el país hay 2,6 millones de niños entre 7-14 años que no pueden ir a la escuela.

En el informe se señala que en el país hay casi 6 millones nueras minas bajo 15 años  y en este campo en los últimos 10 años fue obtenida una disminución de 20%.

En dicho informe fue señalado que Etiopia tiene que doblar los intentos para confrontar los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

Fuente de la noticia: https://www.trt.net.tr/espanol/vida-y-salud/2019/10/21/en-etiopia-cada-ano-mueren-96-mil-bebes-1291979

Comparte este contenido:

Edificarán en Etiopía centro para promover la paz nacional y regional

Redacción: Prensa Latina

La ministra de Paz de Etiopía, Muferiat Kamil, colocó hoy la primera piedra del centro que será construido para promover el derecho del pueblo etíope a vivir en una sociedad estable y sin violencia.

 

Además de concebir proyectos educativos y programas de sensibilización en territorio etíope, la institución también trabajará para contribuir al establecimiento, conservación y protección de la estabilidad y la paz en el denominado Cuerno Africano y África Oriental.

Según informó el Ministerio, el edificio comenzará a levantarse antes de concluir 2019 en el lugar de esta capital conocido popularmente como Bulgaria, situado cerca de la sede de la Unión Africana.

El protocolo de colocación de la pieza angular, fue la acción principal del programa por el Día de la Paz, que involucró a todos los grupos etarios y estados regionales de la nación.

La celebración no se limitó a las actividades de este sábado, toda vez que, entre otras acciones, durante las primeras tres jornadas de septiembre, niños, jóvenes y adultos mayores sembraron árboles en distintas áreas del país.

Asimismo, fueron organizados foros y conferencias, con la participación de líderes religiosos y comunitarios, con el objetivo de impulsar la construcción de un país inclusivo y estable, que oriente sus esfuerzos al desarrollo económico y el crecimiento social.

Todas las iniciativas a propósito de la fecha fueron ideadas en correspondencia con el tema ‘Acción climática por la paz’, del Día Internacional de la Paz (21 de septiembre), señaló una comunicación ministerial divulgada en agosto último.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=304007&SEO=edificaran-en-etiopia-centro-para-promover-la-paz-nacional-y-regional
Comparte este contenido:
Page 3 of 17
1 2 3 4 5 17