Page 1 of 3
1 2 3

Camboya quiere prohibir las minifaldas y las transparencias

Asia/Camboya/elpais.com

El país del sureste asiático debate una ley de orden público que criminaliza el uso de ropa «sexi» en mujeres y el torso desnudo en hombres

Las minifaldas pueden tener los días contados en Camboya. El país del sureste asiático debate una ley de orden público que incluye cláusulas contra la ropa “sexi”, en concreto los vestidos “demasiado cortos” y las “transparencias” femeninas, así como el “torso desnudo” en el caso de los hombres. Defendida por las autoridades como un intento de proteger la cultura jemer y las tradiciones nacionales, su tramitación suscita el temor de que sea utilizada para castigar, sobre todo, a las mujeres que lleven determinadas prendas y dilapide los avances en materia de igualdad logrados desde hace años.

“Está bien llevar algo que cubra más de la mitad del muslo”, ha asegurado Ouk Kim Lek, portavoz del Ministerio del Interior y encargado de la redacción del borrador de ley. El texto se finalizó el 16 de junio, y desde entonces está siendo revisado por las autoridades provinciales, antes de someterse a votación en el Parlamento. Hasta ahora ha recibido el apoyo de 20 de las 24 provincias del país, gobernado por Hun Sen desde 1985. El primer ministro, exjemer rojo que acabó uniéndose a la coalición vietnamita para derrocar al régimen genocida de Pol Pot en 1979 —que aniquiló a una cuarta parte de la población camboyana—, ha conducido al país hacia la autocracia en los últimos años.

El Gobierno defiende que el objetivo es preservar las tradiciones nacionales de Camboya, de mayoría budista. “No se trata totalmente de un asunto de orden público, sino de mantener las tradiciones y costumbres”, agregó Kim Lek.

La iniciativa, que de aprobarse podría acarrear multas y penas de cárcel para quienes se vistan de forma inapropiada, surgió en respuesta a la preocupación en las filas del Gobierno por el éxito de la venta online de ropa por parte de mujeres vestidas de modo supuestamente “sexi”. Hun Sen urgió en febrero a censurar esas cuentas en las redes sociales, un ataque dirigido en particular contra una de las empresarias, Ven Rachna. La mujer fue detenida so pretexto de una publicación que había colgado en Facebook y pasó dos meses en prisión.

Ese arranque y la tendencia de la policía a culpabilizar a las víctimas de casos de violencia sexual llevan al Centro para los Derechos Humanos de Camboya a pensar que las autoridades utilizarán la ley fundamentalmente contra ellas, aunque los atuendos en hombres y el que no puedan aparecer con el torso desnudo también son mencionados en el borrador. Esta y otras organizaciones temen que la ley se use como herramienta para oprimir más a las mujeres y arrebatar sus libertades más básicas, lo que ha llevado a una iniciativa en change.org en su contra que ya reúne más de 21.000 firmas.

Una de sus firmantes, Sothea Ines, de 31 años, explica desde Phnom Penh por qué la ley no le gusta. “No alcanzo a entender por qué el Gobierno la defiende… Para mí es una forma de oprimir a las mujeres y no debería ser aprobada”, enfatiza la cineasta, y añade que no han obtenido ninguna respuesta por parte de las autoridades a la petición de change.org.

Camboyanas como Sothea Ines temen que normativas así refuercen el sistema patriarcal contra el que llevan décadas luchando. Unas prácticas reflejadas en el poema Chbab Srey (“Leyes para Mujeres”), un código de conducta que dicta que una mujer “correcta” debe callarse incluso si su marido la golpea. Transmitido oralmente durante siglos hasta que fue transcrito, cuenta con un fuerte arraigo en el país y se enseña en las escuelas.

No obstante, Camboya ha logrado importantes avances en materia de igualdad en las pasadas décadas: prácticas como la ceremonia de “lavado de pies” de la novia al novio durante el enlace nupcial han caído en desuso. Hay datos igualmente alentadores: la tasa de alfabetización en mujeres mayores de 15 años ha aumentado del 57% en 1998 al 75% en 2015. Las mujeres, además, están al frente de la mayor parte (un 61%) de los negocios del país.

Contribuciones y avances que muchos esperan se tengan en cuenta a la hora de reconsiderar ciertas cláusulas del borrador. Según el diario South China Morning Post, que ha tenido acceso al texto, este va mucho más allá de la ropa. La posible ley criminaliza desde hacer demasiado ruido hasta la venta de alcohol entre la medianoche y las seis de la mañana sin permiso especial. Asimismo, propone prohibir cualquier forma de “mendicidad” y “el uso de máscaras faciales y otros disfraces” en público, contraviniendo las recomendaciones del Ministerio de Salud, que incluyen el uso de mascarillas en escuelas, transporte público y cines debido a la pandemia de coronavirus. Una singular batería de disposiciones que hasta 65 organizaciones locales han denunciado como posibles violaciones de leyes internacionales de derechos humanos.

El tiempo dirá si Hun Sen y su Gobierno escuchan o no a la sociedad civil, y si Camboya continúa adentrándose en el túnel del pasado.

Fuente: https://elpais.com/internacional/2020/10/09/mundo_global/1602230466_260999.html
Comparte este contenido:

Camboya: Are Cambodia’s Kids Hooked On Drugs?

Are Cambodia’s Kids Hooked On Drugs?

Cambodia’s premier Hun Sen, launched his own anti-drugs campaign in 2017, inspired by the controversial war on drugs waged by Philippine President Rodrigo Duterte. According to the Cambodian government, the campaign aims to reduce drug use and the related harm it causes. The campaign also includes arresting people who use drugs as part of its strategy.

Using far less deadly tactics than in the Philippines, the crackdown was still rather aggressive in the kingdom. Back in March, Sar Kheng, Cambodia’s Interior Minister called for legal action against all “drug addicts and dealers in small-scale drug use and distribution cases.”

Nevertheless, the campaign has proven to be effective. In 2017, Cambodian police managed to make more than 17,700 drug-related arrests. This number was a whopping 80 percent increase compared to the previous year before Cambodia’s war on drugs.

However, a Cambodian youth group has revealed that the problem still persists after conducting a survey on children’s exposure to drugs in communities.

Volunteers from the group, Good Neighbours Cambodia (GNC) interviewed 283 children aged between 13 and 18 in Phnom Penh and the provinces of Banteay Meanchey, Battambang, Kratie and Mondulkiri just last year and revealed disheartening details.

The results of the survey found that 92 percent of respondents said they are aware of issues surrounding drugs, and 80 percent said they have seen drug use and trafficking in the communities they live in. The results also showed that 72 percent of the children surveyed said they are afraid of being introduced, persuaded or forced to use drugs by offenders.

“Drugs are a major obstacle to the development of communities, children and youths. Intervention from the government, police and teachers is most necessary,” Rin Norngkea, head of the volunteer youth group was quoted as saying.

Four percent of the children in the survey said they were introduced to drug use, while three percent said they have used drugs. However, there remains the possibility that some of the children were not willing to disclose whether or not they were introduced to, or have used drugs. This may especially be the case following Cambodia’s war on drugs.

Cambodia child drug abuse
Source: Good Neighbours Cambodia

Crackdown Spreads Fear

Despite positive results from Cambodia’s anti-drugs campaign, health organisations and community workers have raised some concerns. They claim that drug users have been forced into hiding due to the war on drugs and that it has become more difficult to offer them the treatment they require in order to get rid of their addiction.

Friends International, a non-governmental organisation (NGO) that helps street children and youths, was quoted in a 2018 report as saying that the crackdown had made it more difficult to reach drug users, adding that many had taken to hiding from the police by moving from place to place.

As a result, Friends International said it could only help about five percent of drug users twice a week in 2017, down from 40 percent in 2016.

«This means they lack drug health education and have less access to clean needles and syringes,» spokesperson for the NGO, James Sutherland was quoted as saying.

Friends International provided support to 3,262 drug users in 2017. It offers education and vocational training and refers drug users to methadone maintenance therapy or to hospitals. It also provides clean needles and syringes to prevent diseases such as HIV from spreading.

Thong Sokunthea, deputy secretary-general of the National Authority for Combatting Drugs, however seems to disagree with Friends International, in so far as the lack of drug health education goes. During a forum, she said that the government there has been working hard to suppress drug use and prevent trafficking by disseminating information and educating people living in rural communities.

Cambodia has been putting forth many efforts to take care of its children especially. This can be seen from numerous campaigns on child rights it has joined and collaborated with organisations such as the United Nations (UN) and Save the Children.

While it is important for the government to continue combatting drug trafficking and the spread of drug abuse, it would certainly be worthwhile for Cambodia to also pay attention to some of the suggestions and complaints put forth by groups concerned with how the government has been conducting its war on drugs.

If the war on drugs has led to drug abusers and drug traffickers hiding in the shadows then this may prove to be a greater risk to children who are still exposed to their influence.

Fuente de la Información: https://theaseanpost.com/article/are-cambodias-kids-hooked-drugs

 

Comparte este contenido:

Coconut School, la escuela ‘reciclada’ para niños pobres en Camboya

Redacción: France 24

Arcos hechos con botellas plásticas y obras de arte con tapas y latas reutilizadas son parte de una escuela que a través del reciclaje le devolvió a los niños de una pequeña comunidad camboyana la posibilidad de aprender y soñar con un mejor futuro.

Ubicada a pocos kilómetros de la capital de Camboya se encuentra la Coconut School, un centro de estudios creado por Van Say Ouk, un exdirector de hotel que encontró en el reciclaje una forma de ayudar, educar y crear conciencia ambiental en los niños de Kirirom. Es una escuela diferente: aquí los niños reciben clases de matemáticas, inglés e informática pero «reciclaje» es sin duda la asignatura preponderante. En esta, aprenden sobre la importancia de “darle una segunda vida” a muchos de los objetos que son arrojados a la basura.

La escuela nació en 2017 con el objetivo de crear en los alumnos una conciencia ecológica adaptada a la situación económica del país. Precisamente cerca a la Coconut School se encuentra el parque nacional de Kirirom, uno de los principales atractivos turísticos de Camboya, que antes era conocido como la «montaña feliz» y hoy es más bien una montaña de basura que revela el pésimo sistema de protección ambiental del país asiático.

En las estribaciones del parque, los estudiantes se reúnen cada viernes para recoger insumos reciclables que se convierten en la mensualidad que pagan al centro educativo, que inició con 73 niños y cuya mayoría aún permanece fiel a la enseñanzas del «tío» Van Day, como cariñosamente llaman a su fundador.

El voluntariado y las donaciones hacen parte de los principales insumos de esta escuela. A través de redes sociales, Van Day Ouk da a conocer a sus seguidores de todo el país, las necesidades que tiene la Coconut School. Desde maestros hasta botellas de plástico, todo y todos son bienvenidos a la continuidad de este proyecto que ha atrapado a muchos como Samnorp, un administrador de finca raíz que toma sus vacaciones para enseñar informática e inglés a los niños de la Coconut School.

La ampliación de aulas escolares dan cuenta del éxito que ha tenido esta escuela en Kirirom, el compromiso de su fundador ha hecho que esta sea mejor que la escuela pública la cual, por falta de donativos a los maestros, permanece cerrada la mayoría del tiempo. Sin embargo, esto no es problema en la Coconut School donde han sabido sacar provecho de la contaminación para convertirse en un ejemplo de superación y amor al estudio.

Para estos niños, las ganas de aprender pueden más que los obstáculos y han entendido que la conciencia ambiental comienza desde casa, una lección que ponen en práctica en su día a día.

Las lecciones de los niños y el medio ambiente

Una vez más los niños dan una lección de protección y conciencia ambiental. Las generaciones recientes que se enfrentan a la inminente amenaza de cambios climáticos y ecológicos irreversibles son un ejemplo para la mayoría mundial que ignora el poco tiempo que queda para frenar los daños irreparables al medio ambiente, producidos por la falta de conciencia e irresponsabilidad de las generaciones pasadas.

Durante el último año se han presentado una serie de protestas a favor del medio ambiente, cuyos protagonistas han sido niños y jóvenes de todo el mundo. Greta Thunberg, una joven de 16 años y que fue nominada al Premio Nobel de Paz 2019 por su lucha contra el cambio climático, es la líder del movimiento «Viernes por el futuro», con su labor se ha convertido en una de las principales exponentes de esta lucha que según la Organización de Naciones Unidas tiene 11 años para ser ganada. La ONU estableció como fecha límite el año 2030 para actuar de manera concreta y efectiva para contrarrestar los efectos del calentamiento global.

Millones de jóvenes estudiantes se han tomado las calles de 125 países en distintas jornadas de protestas para hacer un llamado a líderes políticos y legisladores del mundo para que ejecuten leyes a favor del medio ambiente.

Mientras unos abandonan sus lugares de estudio para unirse a estas manifestaciones, otros como los estudiantes de la Coconut School permanecen en su lugar de estudio para aprender cómo sacar el mínimo provecho de la contaminación que miles de turistas producen en el ecosistema camboyano.

Ambas luchas legítimas que se levantan como un ejemplo de responsabilidad y conciencia ambiental a las generaciones pasadas que provocaron daños ambientales irreversibles y que hoy afectan a todos.

Fuente: https://www.france24.com/es/20190614-camboya-reciclaje-educacion-ninos

 

Comparte este contenido:

Two international union groups speak for fired teachers

Asia/Cambodia/27.09.18/Fuente: www.phnompenhpost.com.

Two prominent international unions have written to the Ministry of Education accusing it of illegally firing several employees with ties to the now-dissolved Cambodia National Rescue Party, and asking that the group be reinstated.

In a letter, dated March 20 and sent to Education Minister Hang Chuon Naron, the International Trade Union Confederation (ITUC) and Education International (EI) say the ministry’s decision to terminate the teachers and education officers was in violation of international and local law.

“We believe their terminations . . . were politically motivated,” the letter reads. “Discrimination ‘without distinction whatsoever’ on all grounds including political opinion is strictly prohibited in the ILO [International Labour Organization] Convention No. 87 on freedom of association.”

Both organisations urged the ministry to reinstate the teachers without further delay.

“The right of the teachers in Cambodia to freedom of expression and association should be respected without undue interference,” the unions’ letter reads.

A total of 11 ex-CNRP members claim they were unjustly terminated from their positions with the ministry in January. Their termination letters, signed by Minister Chuon Naron, claim they were absent without permission.

However, the ex-employees say they had been allowed to take leaves of absence to pursue political roles with the CNRP. Following the party’s forced dissolution in November, however, they submitted letters to their respective provincial education departments requesting to resume their duties following standard procedure. The ministry, however, subsequently fired them.

Rong Chhun – a prominent former teachers’ unionist who was a CNRP appointee to the National Election Committee, only to resign in protest of the party’s dissolution – is among those terminated. Chhun on Wednesday said he believes the ITUC and EI have the “power” to push the ministry and the Cambodian government to reinstate them.

In addition, the American Federation of Teachers sent a letter to Cambodian Ambassador to the US Chum Bun Rong to express its concerns regarding the firings. The ILO also sent a letter to the Cambodian Independent Teachers Association acknowledging receiving its letter on this case.

Chuon Naron and ministry spokesman Ros Salin didn’t respond to requests for comment.

Fuente de la noticia: https://www.phnompenhpost.com/national/two-international-union-groups-speak-fired-teachers

Comparte este contenido:

Afganistán: Tablas de ‘skate’ para combatir la exclusión social

Redacción: El País

La plataforma The Skate Room y la ONG Skateistan combinan el arte, el ‘skateboarding’ y la educación para empoderar a niños y jóvenes en Afganistán, Camboya y Sudáfrica

Como a cualquier otro skateboarder, a Charles-Antoine Bodson le apasionan los monopatines y sus diseños. De joven, coleccionó cientos de ellos durante diez años sin saber que, algún día, esas tablas de madera acabarían ayudando a miles de niños y niñas. “Hace seis años recibí la visita de Oliver Percovich en mi galería de arte en Bruselas, donde vendía mi colección de tablas”, cuenta Bodson. “Me habló de su ONG Skateistan y de la labor que hacían a través del skateboardingen Afganistán. Quería abrir otro centro en Camboya, pero necesitaba financiación. Me gustó tanto la idea que decidí ayudarlo”. Bodson vendió parte de su colección y donó 100.000 dólares (unos 86.000 euros) para la apertura del nuevo centro. “Meses más tarde estaba frente a este complejo deportivo. No me podía creer que yo hubiese ayudado a crear aquello”, añade.

Bodson cerró su galería de arte para dedicarse íntegramente a este proyecto. “Continué vendiendo mi colección, pero me di cuenta de que pronto acabaría por agotarse. Había que seguir produciendo y coleccionando nuevas tablas”. Así nació The Skate Room, un proyecto social en colaboración con artistas internacionales que produce ediciones únicas de obras de arte en tablas de skateboarding que pueden colgarse en una pared, como una pintura, o patinar sobre ellas.

The Skate Room es uno de los principales patrocinadores de Skateistan. Esta organización sin ánimo de lucro une el skateboarding y la educación para ayudar a menores de edad en riesgo de exclusión social en países como Afganistán, Camboya y Sudáfrica. Actualmente, más de 1.500 niños y jóvenes (de 5 a 17 años) se benefician cada semana de los programas educativos que ofrece la ONG. Skateistan trabaja también para combatir la desigualdad de género (más del 60 por ciento de los participantes son niñas). “El skateboarding es un deporte que te relaciona directamente con tu ciudad, con sus calles, te permite conocer gente y crear nuevas amistades”, opina Bodson. “No requiere de materiales caros y cualquiera puede practicarlo”, agrega.

Instalación de The Skate Room.
Instalación de The Skate Room.
Uno de los artistas internacionales que ha colaborado con The Skate Room es el artista disidente chino Ai WeiWei. “La primera vez fue hace cuatro años y su obra se vendió en apenas unas horas”, dice Bodson. En 2016, cuando Donald Trump ganó las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el artista volvió a llamar a Bodson. “Levanté el teléfono y al otro lado estaba Ai WeiWei. Me dijo que quería volver a colaborar con nosotros y que ya tenía un diseño en mente. Inmediatamente después, me mandó una foto de sí mismo frente a la Casa Blanca haciendo un corte de mangas”, se ríe el fundador de The Skate Room. Aquella imagen se imprimió sobre un tríptico de tres tablas y una edición limitada de aquel diseño se puso a la venta coincidiendo con los cien días de Donald Trump al frente del gobierno. A las pocas horas se habían vendido todas las tablas.

Con Afganistán y Camboya funcionando, el siguiente objetivo de The Skate Room y Skateistan era crear un nuevo centro en Johannesburgo, Sudáfrica. “Necesitábamos 300.000 dólares, así que le pedimos un diseño al artista norteamericano Paul McCarthy. Sus tablas comenzaron a exhibirse hace cuatro años en el MOMA de Nueva York para su venta”, cuenta Bodson. En 2016, lograron el dinero para construir el nuevo centro sudafricano, inaugurado por la leyenda del skateboarding Tony Hawk.

Después de todas estas experiencias, Bodson está totalmente convencido de que el consumo también puede mejorar el mundo. “Todo lo que compramos –casas, móviles, gafas, coches, etcétera– puede contribuir a cambiar las cosas si se dona un porcentaje de los beneficios”.

Recientemente, The Skate Room ha comenzado a preparar la producción de tablas de skateboarding que financiará el nuevo proyecto de Skateistan en Jordania, el centro más grande hasta la fecha. “La reina Rania ha cedido un territorio en la frontera con Siria muy cercano al campo de refugiados de Zaatari”, explica Bodson. Y concluye: “Costará un millón de dólares y queremos que esté listo antes de los Juegos Olímpicos de Tokio de 2020 en los que por primera vez se incluirá el skateboarding como disciplina olímpica”.

Un chaval con una de las tablas del proyecto de Skateistan.
Un chaval con una de las tablas del proyecto de Skateistan.

 Fuente: https://elpais.com/elpais/2018/08/31/tentaciones/1535737369_065225.html

Comparte este contenido:

In Cambodia, push to end maternal deaths in remote areas

Camboya/Noviembre de 2017/Autor: Matthew Taylor/Fuente: UNFPA

Resumen:  En la remota aldea agrícola de Sakreang, en el noreste de Camboya, Romam Pcheuk visita a las mujeres embarazadas en sus hogares. «Vigilo a las chicas pálidas y a las que se quedan embarazadas muy jóvenes», explicó. «Es mi trabajo advertirles de las señales de peligro». La Sra. Pcheuk una vez ayudó a las mujeres a dar a luz de la manera tradicional: en el hogar, a menudo usando prácticas peligrosas. «Empujé sus vientres con más fuerza cuando el bebé no salía», recordó. «Si hubo problemas, se volvió peligroso. No teníamos ningún equipo o medicamento a mano «. Pero hace cinco años, se unió a una iniciativa liderada por el gobierno, con el apoyo del UNFPA, que tenía como objetivo educar a las mujeres en comunidades remotas sobre embarazos y partos seguros. Crucialmente, ella aprendió a alentar a todas las mujeres embarazadas a que visiten a proveedores de servicios de salud profesionales.

In the remote farming village of Sakreang, in Cambodia’s far north-east, Romam Pcheuk visits pregnant women in their homes.

“I keep my eye on the girls who are pale, and those that get pregnant very young,” she explained. “It’s my job to warn them of danger signs.”

Ms. Pcheuk once helped women give birth the traditional way – at home, often using dangerous practices.

“I pushed their bellies down harder when the baby wouldn’t come out,” she remembered. “If there were problems, it got dangerous. We didn’t have any equipment or medicine on hand.”

But five years ago, she joined a government-led initiative, supported by UNFPA, that aimed to educate women in far-flung communities about safe pregnancy and childbirth. Crucially, she learned to encourage all pregnant women to visit professional health care providers.

Midwife Sou Sreymech checks over a pregnant woman at the Oyadav district health centre in Rattanakiri, Cambodia. © UNFPA/ Matthew Taylor

Today, she is a community health volunteer, looking out for hundreds of pregnant women in Sakreang and nearby villages in Rattanakiri Province. She monitors their progress and gives them referrals to health facilities.

She also holds education sessions. “It was hard getting women to come to my sessions at first, but gradually people joined in,” she said.

“Today, no one here gives birth at home anymore. Everyone goes to the facility.”

Huge gains, lingering challenges

Cambodia has made huge gains in bringing down maternal mortality.

“In 1990, Cambodia’s maternal death rate was right up at around 1,200 women dying per every 100,000 live births,” said Catherine Breen Kamkong, UNFPA’s Deputy Representative in Cambodia. By 2015, it was about 161 per 1,000 live births.

According to the latest data, nearly 90 per cent of all births in Cambodia now take place under the care of a skilled birth attendant.

But in remote provinces like Rattanakiri, progress is only just starting to show.

“We’ve had zero maternal deaths in our district so far this year,” said Dr. Lek Chanthy at the Borkeo district hospital, which covers a population of around 70,000 in Rattanakiri. “But language barriers, traditional practices and a lack of education are still serious challenges.”

There are nearly 195,000 people in the province, over half from indigenous groups. Many stick closely to traditional lifestyles: farm work, early unions and home births.

“Some people marry at just 14, so when they get pregnant their bodies are not ready,” explained Dr. Lek Chanthy, vice-chief of the district hospital. “Young mothers face higher risks of things like excessive bleeding and disability later in life, and with no skilled birth attendants helping with childbirth, they may not make it through serious complications.”

Romam Phel, 17, is poised to become one of these young mothers. She was married at 16, and is now seven months pregnant.

“I think my time came, and we just fell in love,” she said about her early marriage. “I wanted to have children straight away after our wedding.”

Ms. Pcheuk is encouraging her to give birth in a health facility.

The last mile

Since the 1990s, UNFPA has supported the government in building a workforce of professional midwives and boosting access to sexual and reproductive health services.

Today, UNFPA, the government and partners are focusing on remote and underserved regions, increasing the number of midwives trained to deal with complicated births and doctors who can perform emergency Caesarean sections.

“Risks remain high for geographically remote communities and for marginalized groups like ethnic minorities, adolescents and migrants,” explained Ms. Breen Kamkong. “This is why we are focusing our actions on nine key provinces facing health and other inequities.”

Education is also essential. With UNFPA support, the Ministry of Education is developing comprehensive sexuality education curricula, which will be rolled out to all students between 10 and 18 years old.

“We need to go the last mile in bringing down maternal deaths,” said Ms. Breen Kamkong.

“That means putting the rights and needs of remote communities and marginalized groups right up front – so everyone can benefit from Cambodia’s phenomenal gains in bringing down maternal mortality, and can access vital sexual and reproductive health services and information.”

Fuente: http://www.unfpa.org/es/news/cambodia-push-end-maternal-deaths-remote-areas

Comparte este contenido:

Entreculturas en Camboya: La importancia de que la educación llegue a todos

Camboa/03 agosto 2017/Fuente: Guía ONGs

El director general de Entreculturas, Daniel Villanueva SJ, ha emprendido un viaje muy especial este verano. Concretamente ha sido este mes de julio cuando se ha desplazado hasta Camboya para conocer más de cerca los colegios que hay operativos en el país, centros escolares donde se apuesta por la formación como medio para darles mayores oportunidades de vida a los más pequeños.

Villanueva ha conocido la labor que realizan en la Prefectura Apostólica de Battambang, también conocido como ‘Obrum’ –‘educación’ en camboyano–, que está coordinado por Msgr. Kiko Figaredo. Este cuenta con 17 colegios repartidos por la parte noroeste del país, por las zonas más remotas del lugar. Cuentan con 60 docentes y acuden a sus clases para aprender alrededor de 1.600 estudiantes de primaria y secundaria.

‘Obrum’ nació de otro proyecto de la Prefectura Apostólica de Battamdang, con Entreculturas como principal promotor. Este se llama ‘Outreach’ y se ocupaba de ayudar a personas con diversidad funcional en la provincia de Battambang. El problema es que muchos de los afectados vivían en zonas pobres y desfavorecidas de Camboya, por lo que los más pequeños no solían acudir a la escuela y no se podían conseguir las metas establecidas.

Daniel Villanueva se ha mostrado muy satisfecho por los trabajos realizados hasta el momento. “Es un privilegio poder acercarse a ver los frutos de 17 años de trabajo y ser testigo de la diversidad y amplitud de las obras sociales de la Prefectura”, explica en una entrevista recogida en la página web de Entreculturas, www.entreculturas.org.

El director general de la ONG destaca que los conflictos ocurridos en Camboya han dejado numerosas secuelas en la población. En su opinión, es vital la integración y capacitación de la ciudadanía. “Con un 65% de la sociedad camboyana con menos de 30 años, la educación se vislumbra como la estrategia fundamental para el desarrollo y cohesión del país”, comenta Villanueva.

Tanto esta organización como otras entidades están trabajando para conseguir que la educación pública llegue a las zonas rurales, donde vive el 80% de las personas. El reto es fortalecer las instituciones que proveen los servicios educativo y poner en marcha un modelo formativo acorde con las necesidades reales de los camboyanos.

 Fuente: http://www.guiaongs.org/noticias/entreculturas-camboya-la-importancia-la-educacion-llegue-todos/
Comparte este contenido:
Page 1 of 3
1 2 3