Page 1 of 3
1 2 3

México: presentan exposición virtual sobre experiencias de aborto para eliminar tabúes

Por: Aline Espinosa Gutiérrez

Con el fin de promover el acceso seguro del aborto legal y fortalecer los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México, la plataforma digital Focos Mx, junto con otras organizaciones, presentó la exposición virtual “Enciendo mi voz: decisiones de mujeres”, donde se muestran ocho historias de mujeres que eligieron abortar.

En una presentación virtual, el pasado 8 de agosto, organizaciones como Católicas por el Derecho a Decidir (CDD), Ipas México y el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) explicaron que en esta galería ocho mujeres (Tiany, Merranito, Adriana, Lula, Tynea, Liliana, TS, y Consciente) narran su experiencia en la interrupción de su embarazo.

Este trabajo se acompaña de ilustraciones y fotografías con el objetivo de dar a conocer las emociones por las que transitaron las mujeres, explicar cómo fue su proceso y evidenciar que estuvieron acompañadas. La propuesta es eliminar los tabúes que rodean al aborto y promover la no estigmatización hacia quienes eligen interrumpir su embarazo.

Las 8 mujeres coincidieron en que el aborto fue “la mejor decisión que pudieron tomar en ese momento de sus vidas, pues no se encontraban en condiciones de tener un hijo o hija”. Ellas estuvieron acompañadas por hermanas, hijas e hijos, parejas, amigas o defensoras durante todo su proceso, lo que las hizo sentir en un espacio seguro y amoroso.

“Decidí ir a la CDMX, donde la interrupción es legal, pero no sabía si se necesitaba cita o algo más. Una prima vivía allá y me acompañó a la clínica. El procedimiento fue sencillo y me sentí segura. Sé que fue la mejor decisión. He platicado mi experiencia con mis amigas y llegamos a la conclusión de que podemos decidir lo que es mejor para cada una y estar acompañadas nos da más tranquilidad”, contó una de las mujeres que participa en esta exposición.

Las organizaciones resaltaron que la fotodocumentalista, Greta Rico, seleccionó a 8 voluntarias que prestaron su cuerpo y cara para representar a las protagonistas de las historias y a las mujeres que las acompañaron en sus procesos para así proteger sus datos personales y respetar su derecho a la confidencialidad.

Esta galería de historias, disponible en enciendomivoz.com, es un sitio en el que las mexicanas pueden informarse de forma permanente sobre la interrupción de un embarazo desde una perspectiva humana y buscar apoyo si desean realizar este procedimiento, sin importar donde se encuentren. El aborto legal sólo es posible por voluntad propia de la mujer y hasta las 12 semanas de gestación, en la Ciudad de México, Hidalgo, Oaxaca, y Veracruz.

Por su parte, la integrante de Focos Mx en Jalisco, Diana Rubio explicó que en otros estados la interrupción del embarazo se condiciona a las causales de los Códigos Penales locales, lo que dificulta el ejercicio pleno del derecho a decidir sobre el cuerpo y pone en riesgo la vida de las mujeres, ya que algunas viven en zonas rurales y no cuentan con los recursos económicos suficientes para viajar a un estado donde puedan abortar.

De abril de 2007 a junio de 2021, 237 mil 643 mujeres han acudido a la Ciudad de México para interrumpir de manera legal y segura su embarazo, de las cuales casi 64 mil ciudadanas provenían del Estado de México, mil 317 de Hidalgo, 910 de Morelos, 680 de Jalisco, 655 de Querétaro, 569 de Veracruz, 551 de Michoacán, 492 de Guanajuato, 394 de Oaxaca y 388 de Tlaxcala.

“Existe una gran desinformación que se ha creado en torno a la interrupción legal del embarazo, que genera mitos a la experiencia emocional, mental, física de las mujeres. Hoy en día tenemos los elementos contundentes para demostrar que no se pone en riesgo la vida de una mujer siempre que sea atendida por una persona capacitada. La interrupción de un embarazo es un procedimiento seguro y salva la vida de las mujeres”, agregó la psicóloga de la Universidad Franco Mexicana, Olivia Ortíz Peña.

Enfatizaron que para las mujeres que quieren abortar es más fácil y beneficioso para la salud mental estar acompañadas, por ello esperan que esta galería de historias también promueva una visión de que esta práctica no debe ser un proceso solitario ni mucho menos vergonzoso.

Las organizaciones llamaron a la población a compartir las historias y material de esta exposición y así impulsar a que más mujeres encuentren redes de apoyo y sean conscientes de que ellas tienen derecho a su autonomía corporal, de decisión, y a vivir una vida sexual y reproductiva bajo sus propios regímenes.

Fuente de la información e imagen:  CIMAC Noticias

Comparte este contenido:

Chile: Aborto, educación sexual y falta de protección

Por: www.elmostrador.cl

“La maternidad será deseada o no será”, es una de las consignas de lucha que suena fuerte en las agrupaciones y movimientos feministas alrededor del mundo en el último tiempo. Esta frase, para millones de mujeres es de mucho sentido y profundidad, debido al largo camino que se ha recorrido por años de sociedad patriarcal para lograr separar a la mujer del rol de ser madre.

Afortunadamente, las nuevas generaciones han comprendido que la maternidad debe ser una opción para la mujer y no una imposición. Se debe elegir ser madre o no serlo sin temer al juicio social. Asimismo, en la actualidad, se entiende que no hay sólo una forma de ser madre, sino que existe una amplia diversidad; madres lesbianas, madres solteras, madres adoptivas, madres sin gestar.

Pero, para tener el poder de decisión sobre los derechos sexuales y reproductivos, es necesario que existan garantías, educación y protección.

¿Es suficiente una Ley de Aborto en Tres Causales?

La matrona y encargada del Área de Ginecología del Departamento de Promoción de Salud de la Mujer y el Recién Nacido de la Universidad de Chile, Alicia Carrasco, cree que se está avanzando hacia un Ley de Aborto Libre, como ocurrió en Argentina en diciembre del año pasado. La profesional señala que esto responde a que las sociedades van avanzando con conocimiento, educación y exposición de casos.

“La Ley de Aborto en las Tres Causales probablemente no habría sido aprobada hace cinco años atrás. El país vivió un proceso en que se empezaron a abrir temas como los derechos sexuales y reproductivos. Además, estamos en un momento legislativo muy importante, en donde se puede escribir una nueva Constitución con equidad de género. Tenemos una historia de avance”, comenta Carrasco.

Por su parte, la matrona y Coordinadora del Área de Salud de la Asociación Chilena de Protección a la Familia (Aprofa), Bélgica González, señala que a nivel político las mujeres no estamos representadas.

“Hay grupos de poder que están frenando una demanda social que es tremendamente válida, no se está pidiendo un favor, se está pidiendo que se respete un derecho. Frente a una persona que no tiene conocimientos de su educación sexual y reproductiva, es mucho más fácil vulnerarla en sus derechos. Entonces, hay un tema que tiene que ver con poder elegir a nuestras representantes para que apoyen nuestras demandas, con quitarle poder a entidades como la Iglesia”, enfatiza González.

La importancia de la Educación Sexual Integral

En Chile, no existe una ley que busque proteger, respetar y garantizar el derecho humano a la Educación Integral de la Sexualidad desde los primeros años de vida, con personas debidamente capacitadas para este ejercicio. Esta propuesta educativa corresponde a un mecanismo de protección para niñas, niños y jóvenes; es una defensa a sus derechos humanos y a su dignidad.

Ante esto, Alicia Carrasco comenta que “existe una estigmatización, una forma de ver de manera peyorativa y desestimar la importancia de esta ley que protege el bien superior del niño, la niña y el adolescente”. Agrega que “uno de los grandes temores es que se enseñen cosas que no van acorde a la edad o generar cierta ideología y se desecha la importancia que tiene que el niño y la niña conozca desde pequeño las partes de su cuerpo; cómo se llaman, qué les va a pasar, el cambio en la pubertad”. En este sentido, la profesional de la salud señala que este tipo de educación permite prevenir el abuso. “Eso es, saber cuándo algo le haga sentir mal, incómodo y lo sepa verbalizar”.

En este sentido, el rol de los padres, tutores o adultos responsables es primordial en la enseñanza de la sexualidad, así como también el rol que juegan profesores y docentes. Sobre estos últimos, Bélgica González señala que aún les falta capacitación y asesoría para que puedan abordar estos temas en la sala de clases. “Pero para eso estamos otro tipo de profesionales, como las matronas o psicólogas especializadas en Educación Sexual, que podemos desarrollar capacitaciones didácticas para acercarnos a enseñar la salud sexual y reproductiva a las distintas edades, abordando las diferentes problemáticas”, comenta.

Asimismo, se destaca que la Educación Sexual Integral comienza a edad temprana y se mantiene por los años, podría ser una herramienta infalible en la prevención del abuso, como también de las infecciones y del embarazo no deseado, por ejemplo.

Anticonceptivos defectuosos y embarazo no deseado

Más de 200 mil cajas de Anulette CD defectuosas fueron entregadas gratuitamente por el sistema de salud pública a lo largo de todo el país. Ante esto, se ocasionó una gravísima negligencia que afectó a cerca de 170 mujeres, las cuales quedaron embarazadas. El error fue reconocido por la autoridad, sin embargo, los laboratorios a cargo de la fabricación de estos fármacos solamente debieron pagar una multa fiscal, sin compensar directamente a las mujeres afectadas.

Para Alicia, esto fue derechamente una catástrofe. “Esta es una falla muy grave del laboratorio y no basta con una compensación económica del Estado. Debería haber una compensación económica por largo tiempo porque no se abre la posibilidad del aborto para quienes quisieran, ya que no entra dentro de las Tres Causales”, reconoce.

“Si estaban tomando un anticonceptivo era porque no querían tener un hijo. No era su momento ahora y quizás más adelante tampoco. Me parece que debieron haber ofrecido la posibilidad del aborto, es algo que está totalmente en línea con las necesidades que tienen las mujeres. Es parte de la regulación de la fertilidad que incluye la posibilidad de tener un aborto cuando un método anticonceptivo falla y más aún en este caso, cuando no ha sido por una irresponsabilidad de la usuaria, sino por una negligencia”, finaliza.

Aborto, educación sexual y falta de protección: “Una persona que no tiene conocimientos de su educación sexual y reproductiva es mucho más fácil vulnerarla en sus derechos”

Comparte este contenido:

Nuevo revés para las restricciones al aborto legal en Estados Unidos

América del Norte/ Estados Unidos/ 30.06.2020/ Por: Celeste Murillo/ Fuente: www.laizquierdadiario.com.ve.

La Corte Suprema de Estados Unidos falló en contra de las restricciones al aborto legal que instalaba una ley del del estado de Louisiana. Nuevo revés para Donald Trump y la agenda contra las mujeres y personas LGBT.

El lunes, la Corte Suprema de Estados Unidos falló en contra de una ley de Louisiana que restringía el acceso al aborto legal en el estado. Este fallo es el primero desde el nombramiento de dos jueces conservadores, herramienta clave para la agenda ultra conservadora que apoya el gobierno de Donald Trump en materia de derechos. La Casa Blanca reaccionó al fallo con un comunicado en el que se refirió a la medida como «desafortunada» y que «devalúa» el valor de la vida del “niño por nacer”.

En Estados Unidos, el aborto legal está garantizado desde 1973 por el fallo de la Corte Suprema en el caso Roe versus Wade. Pero desde esa misma fecha, las iglesias cristianas y la derecha conservadora han intentado recortarlo. Durante las últimas décadas se impulsaron más de 1200 restricciones al derecho a decidir de las mujeres, y casi el 30 % fueron promulgadas de 2010 en adelante (es decir durante las administraciones de Barack Obama y la actual de Donald Trump).

Este fallo se da en un contexto en el que el acceso al aborto legal está en la mira. A los recortes provocados por las restricciones estatales se le sumaron los obstáculos que resultan de la crisis sanitarias provocada por el Covid-19. Esa combinación resulta un escenario muy complicado para la mayoría de las mujeres que deben interrumpir un embarazo durante la pandemia. El Guttmacher Institute, que sigue de cerca la situación del aborto legal en Estados Unidos, estima que la mitad de todas las mujeres del país vive en estados que son hostiles al derecho al aborto legal.

Nadie quiere salir en la foto con Donald Trump

La decisión de la Corte es un revés para Donald Trump que atraviesa un momento crítico de su administración, signado por las protestas contra el racismo y la crisis económica. No es la primera, a mediados de junio, se conoció el fallo que impedía la discriminación por identidad de género y orientación sexual en el lugar de trabajo y el que apoya el programa de los llamados dreamers, hijos e hijas menores migrantes.

La Corte Suprema cuenta hoy con mayoría conservadora pero eso no significa luz verde para la agenda de la ultraderecha. El fallo contra la ley de Louisiana, que buscaba restringir el acceso al aborto legal obligando a las clínicas que realizan abortos a tener acuerdos derivación automática a hospitales de mayor complejidad. De haber sido aprobada hubiera significado el cierre completo de dos tercios de ese tipo de clínicas en el estado.

La ley que votó la legislatura estatal de Louisiana en 2014 obligaba a clínicas y profesionales que realizan interrupciones legales del embarazo a tener un permiso de derivación a hospitales de alta complejidad en un radio de 50 kilómetros. Esto complicaba a los centros de salud alejados de los grandes centros urbanos. Con la excusa de garantizar la atención médica se buscó reducir la cantidad de clínicas y así restringir el acceso a un derecho.

Política oficial

El gobierno de Donald Trump se involucró de forma directa en la campaña contra el acceso al aborto legal desde su asunción. Una de las primeras órdenes ejecutivas que firmó como presidente fue la que prohíbe el uso de fondos públicos para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto legal en el extranjero, una política republicana que data de la década de 1980 y que Barack Obama había cancelado.

En 2017, por primera vez, un miembro del poder Ejecutivo en funciones participó de la llamada “Marcha por la vida”. El vicepresidente Mike Pence, ultraconservador y conocido por su perfil homofóbico y opositor al derecho de las mujeres a decidir, fue el primer vicepresidente de EE. UU. en funciones en encabezar la marcha en Washington contra el derecho al aborto.

El intento de restringir el aborto legal en Louisiana no es el primero. En 2016, una prohibición en el estado de Texas había llegado a la Corte Suprema con un objetivo similar: revertir el fallo Roe vs. Wade que legalizó el derecho al aborto en Estados Unidos. El argumento para fallar contra esas restricciones es similar: no existen beneficios para la salud de las pacientes y representa un obstáculo al acceso a un derecho.

Louisiana es uno de los estados con más prohibiciones relacionadas con la salud reproductiva. La ley de derivación automática es una de las 89 restricciones estatales promulgadas desde 1973. Estas medidas impactan sobre todo en la mujeres pobres, que no pueden pagar prácticas privadas, viajar a otros estados y otras formas de sortear los obstáculos al aborto legal.

El otro debate sobre el que deberá pronunciarse la Corte Suprema es la cobertura de métodos anticonceptivos. Bajo el plan de salud impulsado por el expresidente Barack Obama, las iglesias e instituciones educativas religiosas estaban exentas de proveer cobertura médica que fuera en contra de sus creencias. Esa concesión permitía a los empleadores religiosos no garantizar acceso a los métodos anticonceptivos, pero no prohibía que los agentes de salud los proveyeran.

La administración de Trump y la ONG católica Little Sisters of the Poor llevaron el caso al Tribunal Supremo. Buscan extender las exenciones para todos los empleadores que no quieran brindar cobertura de anticonceptivos por motivos religiosos. Si la Corte fallara a favor de Trump, se estima que entre 70 mil y 126 mil mujeres podrían perder acceso a anticonceptivos mediante su cobertura médica.

Advertencia

Las organizaciones feministas y que defienden los derechos reproductivos de las mujeres y las personas con capacidad de gestar recibieron el fallo como una victoria. Sin embargo, alertaron sobre nuevos avances contra el aborto legal.

Es una advertencia adecuada: desde que se reconoció el derecho de las mujeres a decidir en 1973, muchos estados avanzaron en restricciones y prohibiciones. Se estima que en Estados Unidos, 29 estados tienen legislaciones hostiles al derecho al aborto y 6 de cada 10 mujeres en edad reproductiva viven en estos estados.

El aborto legal es la única garantía para el acceso igualitario a un derecho elemental. Cualquier retroceso no significará menos interrupciones voluntarias sino más desigualdad: solo aquellas mujeres que puedan pagarlos accederán a abortos seguros. El resto será arrojado a la clandestinidad y los riesgos para la salud.

Fuente de la noticia: http://www.laizquierdadiario.com.ve/Nuevo-reves-para-las-restricciones-al-aborto-legal-en-Estados-Unidos

Comparte este contenido:

El debate del aborto vuelve a agitar a Colombia

América del sur/Colombia/13 Febrero 2020/elpais.com

La Corte Constitucional estudia una demanda que busca penalizar el aborto incluso en las tres causales permitidas en el país desde 2006

Después de catorce años de ser legal en tres circunstancias, el aborto vuelve a ser un asunto de álgido debate político en la sociedad colombiana. Desde 2006, las mujeres en el país andino pueden acceder al procedimiento de forma segura cuando existe malformación fetal; el embarazo es resultado de violencia sexual o cuando la continuación del embarazo constituye un peligro para su salud física o mental o para su vida. Sin embargo, una nueva demanda de una ciudadana pide que se revise esa sentencia para volver a la penalización absoluta.

La Sala Plena del la Corte Constitucional deberá emitir un fallo en los próximos días, pero el ambiente se ha caldeado y ahora, congresistas cristianos y afines al uribismo mueven sus fichas para que este asunto no quedé en manos del alto tribunal y en su lugar sea debatido en el Congreso. En paralelo, un caso ha ocupado el debate en la opinión pública. Junto a legisladores del Centro Democrático, el partido de Gobierno, un hombre denunció a su ex pareja por interrumpir su embarazo a los siete meses de gestación. La acusa de homicidio y quiere llevarla a la cárcel. “Aquí hubo un feticidio y duele en el alma, no puede ser que ahora la Corte Constitucional no tome en consideración a los padres”, dijo la senadora Maria del Rosario Guerra, cercana al expresidente Álvaro Uribe, líder indiscutible del Centro Democrático y mentor político del presidente Iván Duque.

Sin embargo, Profamilia, la entidad privada que presta el servicio, certificó que la mujer de 22 años cumplía con una de las causales que permite la ley y por eso realizaron el aborto. “La Corte Constitucional determinó que no hay límites en la edad gestacional para la realización del procedimiento, por lo que las Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) tienen la obligación de atender en todas las etapas del embarazo”, explicó su directora ejecutiva, Marta Royo. Desde que la entidad envió sus recomendaciones al tribunal para que despenalice totalmente el aborto se desató una campaña en su contra en redes sociales. Y a las afueras de la entidad –que lleva 60 años en Colombia prestando asesoría en salud sexual y reproductiva–, un grupo de la ONG estadounidense Cuarenta días contra el aborto exhibe pancartas contra los magistrados y los médicos de Profamilia.

En este país de tradición católica las condiciones del aborto, al igual que ha ocurrido con otros temas que representan choques de valores, como la eutanasia o el matrimonio y la adopción de parejas del mismo sexo, ha sido motivo de acaloradas controversias. Los avances para reglamentar la interrupción voluntaria del embarazo, sin embargo, se han producido a golpe de sentencias de los tribunales frente a la inacción del Congreso, y esas condiciones cuentan con sólidos defensores que las enmarcan como un asunto de salud pública.

La alcaldesa de Bogotá pide despenalizar

No solo Profamilia ha recomendado la despenalización del aborto; también la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, del partido progresista Alianza Verde, envió un concepto a través de su secretaría de la mujer. En el documento la mandataria local enumera una serie de barreras a las que se enfrentan las mujeres para acceder a la interrupción voluntaria, pide al tribunal que proteja los derechos alcanzados por las colombianas en las últimas décadas y que despenalice totalmente el aborto. “La estigmatización es uno de los principales obstáculos sociales y culturales que deben enfrentar las mujeres. Por un lado, hay una fuerte discriminación hacia esta práctica y por el otro, sigue prevaleciendo el estereotipo de la maternidad como principal fin de la mujer”, indicó.

A pesar de las tres causales permitidas, en Colombia aún se criminaliza a las mujeres que acceden al procedimiento y existe el delito de aborto que da penas de uno a tres años de cárcel. No solo se enfrentan a investigaciones o viven bajo la amenaza de ser detenidas. De acuerdo con la fiscalía, entre 2005 y 2017 hubo 2.290 mujeres criminalizadas por aborto y de ellas 502 eran menores de edad. “La base de este delito es el menor valor que la sociedad le otorga a la vida de las mujeres que no quieren una maternidad forzada. Es decir, bajo esa lógica las mujeres que no se dejan forzar a la maternidad valen menos y por eso son criminales”, asegura Ana Cristina González, directora de la Mesa por la Vida y la Salud de las mujeres y de Causa Justa, que promueve la despenalización total del aborto. “Hay que aclarar que la despenalización del aborto no conlleva a ninguna mujer a abortar”, agrega.

No existen cifras actualizadas sobre cuántos abortos se realizan en el país. El último dato proviene del Instituto Guttmacher, una organización internacional que aboga por el derecho al aborto, según la cual en 2008 se realizaron 400.000 abortos en Colombia y solo 322 se hicieron dentro del sistema legal. Es decir, la mayoría se da en clínicas clandestinas donde las condiciones pueden llevar a las mujeres a la muerte. De acuerdo con el Ministerio de Salud de Colombia, entre 2005 y 2017 murieron 828 mujeres por “causa básica de embarazo terminado en aborto”. Solo en 2019 fueron 70 las que perdieron la vida por acceder a abortos en lugares ilegales.

Fuente e imagen tomadas de: https://elpais.com/sociedad/2020/02/12/actualidad/1581544888_385168.html

Comparte este contenido:

Podcast OVE: Sobre el Día Internacional de la violencia contra la Mujer: Gabriela Mitidieri feminista, luchadora por el aborto legal y seguro en Argentina

Por: Otras Voces en Educación 

No mas Violencia contra la Mujer, derrotemos la cultura patriarcal

Latinoamérica y el mundo viven un despertar de la conciencia colectiva respecto a la situación denigrante del femicidio y el maltrato contra las mujeres. Esta realidad es una muestra de la degeneración social que genera el capitalismo. Las relaciones humanas son cada día más permeadas por la lógica de la mercancía y el lucro, que supone la competencia, la dominación y la violencia verbal, psicológica, física y de clase social.

Desde Otras Voces en Educación nos sumamos al aleteo de millones de mariposas y luciérnagas que le gritamos al mundo que no puede haber libertad, desarrollo sostenible ni humanidad si continua siendo la violencia contra la mujer un problema de nuestras sociedades.

Por ello, le hemos pedido a mujeres de distintas geografías que nos digan que se esta haciendo para saber cómo podemos juntarnos mucho más.

Gabriela Mitidieri: Historiadora y docente de la Universidad de Buenos Aires En Argentina, militante de Democracia Socialista una agrupación política vinculada la cuarta internacional.

«En Argentina llevamos una lucha fuerte por el aborto legal y seguro vinculándolo a la educación sexual como herramienta fundamental para la transformación social»

 

 

 

Comparte este contenido:

Los jóvenes argentinos reclaman más educación sexual

América del sur/Argentina/11 Julio 2019/Fuente: El país

Cada día nacen en Argentina unos 250 niños de madres menores de 20 años. Siete de cada diez embarazos no son planeados. Los adolescentes piden mejor acceso a anticonceptivos y hablar de sexualidad de manera más abierta

Florencia Sáez Benito recibió algo de educación sexual en el colegio católico que frecuentó en Buenos Aires, pero no toda la que le hubiera gustado, admite. Los profesores le explicaron cómo poner un condón, le mencionaron la existencia de un par de métodos anticonceptivos, hablaron de menstruación solo con las alumnas y de masturbación solo con los chicos.

Sus padres tampoco se mostraron muy abiertos sobre el tema, revela esta estudiante de derecho de 24 años. “Cuando te presentan un tema rodeado de secretismo, sientes vergüenza y te limitas a la hora de preguntar. Es un círculo”, dice. No le quedó más remedio que buscar por su cuenta información en internet y en los libros. “Pero otros no buscan. Los embarazos tempranos son algo muy frecuente, incluso en mi entorno, en una escuela de clase medio-alta”.

En 2017, el 13% (alrededor de 94.000 sobre un total de más de 704.000) de los nacidos vivos en Argentina vinieron al mundo de mujeres menores de 20 años, según los últimos datos de la Dirección de estadísticas e información de salud (DEIS). Pese a un leve descenso en los últimos años, el promedio es aún elevado: 258 por día. Aunque la mayoría de las madres tuvieran entre 15 y 19 años, cerca de 2.500 bebés nacieron de menores de 15 años. Entre las menores de 14 años, los nacimientos fueron 506. Fue la única franja de edad en presentar un ligero incremento en valores absolutos (en 2016, fueron 468). Siete de cada diez embarazos adolescentes no son planeados.

Sáez Benito lleva unos meses en la Red nacional de jóvenes y adolescentes para la salud sexual y reproductiva, una plataforma integrada por personas de distintas zonas del país, para ayudar a sus coetáneos a estar más informados sobre sus derechos. “Pese a que Argentina cuente con una Ley de Educación Sexual Integral muy avanzada, no se aplica y hay muchos padres y profesores que se resisten. Lo mismo ocurre con los médicos, que a veces se muestran reacios a dar información. Se sigue demonizando a la mujer que quiere disfrutar libremente de su sexualidad, pero al mismo tiempo se le achacan todas las responsabilidades de tomar precauciones, porque si se queda embarazada, es un problema suyo”.

La simple experiencia de comprar condones puede ser muy diferente para chicos y chicas. “En cuanto varón, cis, hetero, me sonríen. Es la típica visión impuesta por el patriarcado: si eres un hombre, eres un ganador; mientras que una mujer es una fresca”, cuenta Santiago Rodríguez, otro voluntario de la red, de 19 años. “En varias ocasiones mis amigas me han pedido que fuera a comprar preservativos por ellas, por vergüenza o por miedo a ser juzgadas”.

Rodríguez vive en Buenos Aires, donde estudia ingeniería del sonido. Él también recibió clases de educación sexual cuando cursaba la escuela secundaria, pero lamenta que fueran enfocadas meramente al aspecto biológico de la reproducción. “No se habló de consentimiento, de diversidad de género, ni de violencia…”, se queja.

Hablar de sexo en su casa nunca fue un problema, pero sabe que no todos sus coetáneos tienen la misma suerte. “Entre mis amigos, hay algunos que no han revelado a sus padres su orientación, otros están muy desinformados. Es cierto que todos tenemos acceso a internet, pero circula por ahí mucha información errónea. Y en los centros de salud a veces te miran mal o te piden que vayas acompañado de un adulto. Lo más importante para revertir esta situación es que se cumpla la Ley de Educación sexual y facilitar el acceso a métodos anticonceptivos”.

“El embarazo adolescente es uno de los grandes indicadores de inequidad. Cuanto más pobre es un lugar, más embarazos tempranos y todos los riesgos asociados: mortalidad materna, vulnerabilidad, reproducción del ciclo de pobreza, fracaso escolar”, señala Fernando Zingman, especialista de salud de Unicef Argentina. Los embarazos tempranos, según el experto, afectan la trayectoria educativa en doble sentido: por un lado, las chicas que no cursan estudios secundarios están expuestas a un mayor riesgo y, por el otro, la gestación incide en la decisión de abandonar los pupitres.

No existe un perfil único de madre adolescente, según Zingman. “Las más pobres son las más vulnerables. Las que dejan de asistir a la escuela. No es una cuestión vinculada con convicciones culturales o ancestrales. Se trata más bien de falta de acceso a recursos de salud”, dice. “También existe asimetría de poder en las relaciones entre chicos y chicas, sobre todo entre las menores de 15 años, por falta de información o porque no accedieron a educación sexual integral. Estas circunstancias se dan especialmente en parejas con mucha diferencia de edad”. Sin embargo, el especialista en salud reconoce que en los últimos años se ha avanzado en facilitar el acceso a métodos anticonceptivos y han caído algunos tabúes a la hora de hablar de sexualidad juvenil, con el apoyo de iniciativas lanzadas desde el Gobierno.

En 2017, los Ministerios de Salud, Educación y Desarrollo Social pusieron en marcha el Plan nacional de prevención del embarazo no intencional en la adolescencia (Plan ENIA) en 12 provincias de las 24 que componen el país. Entre otros objetivos, el programa se plantea hacer efectiva la implementación de la educación sexual integral en las escuelas; facilitar información sobre métodos anticonceptivos; detectar posibles abusos sexuales; así como ofrecer asesoramiento en los servicios de salud y en las escuelas secundarias.

“Las metas son muy ambiciosas, pero hemos tenido una muy buena respuesta”, según Gabriel Castelli, de la Secretaría nacional de niñez, adolescencia y familia. Unos 39.000 chicos y chicas, estima, ya han pasado por las asesorías organizadas en las escuelas. “El desafío que tenemos por delante es que todo este esfuerzo se plasme en una política pública. En la práctica, el Plan se hace realidad solo cuando la provincia lo asume como propio. No se trata solo de poner una firma para poner en marcha el programa, sino que estamos hablando de decisiones concretas y de destinar fondos”, continúa. “Pase lo que pase en las próximas elecciones presidenciales —que se celebrarán a finales de este año—, espero que se mantenga el Plan. Habrá que ver si con la crisis económica se dará seguimiento a las actividades de formación y sensibilización”.

Derribando mitos

“Desde hace años trabajamos en programas de prevención de embarazos no intencionales. Pero para hacerlo hay que desmitificar algunas ideas. Tener un hijo en la adolescencia es un compromiso que limita de manera real las posibilidades de un adolescente”, sostiene Mabel Bianco, presidenta de la Fundación para Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM). “Nos preocupan en especial los embarazos no planificados entre menores de 15 años, porque las chicas de esta edad no deciden. Tienen relaciones porque son manipuladas y abusadas, no tienen capacidad de consentimiento”.

La médica asegura que ha habido avances en los últimos años, pero aún existen numerosos obstáculos. Uno de ellos es la resistencia por parte de personales médicos en promover anticonceptivos como implantes y DIU a adolescentes o a practicar el aborto en casos de violación. La experta denuncia también el incumplimiento de la Ley de Educación Sexual Integral en las escuelas en algunas provincias del país.

El reciente debate sobre el aborto ha vuelto a traer encima de la mesa el tema de la formación. “Todos coinciden en la importancia de la educación sexual integral, pero no estamos hablando de lo mismo. Algunos la idealizan y hay movimientos en contra como Con mis hijos no te metas que arremeten en toda la región. Este ruido no tiene la capacidad de frenar los avances. La mayoría de personas reclama su derecho a informarse”.

La segunda región en el mundo por embarazos adolescentes

La tasa de embarazo adolescente en América Latina y el Caribe se mantiene como la segunda más alta del mundo, superada únicamente por la de África subsahariana. Aunque el índice de fecundidad general de las mujeres de la región ha bajado en las últimas décadas, los embarazos de aquellas entre 15 y 19 años han ido en aumento, así como entre menores de 15 años. En total, dos millones de niños nacen de madres adolescentes en América Latina y el Caribe, el 15% de todos los embarazos registrados.

“Las cifras ocultan las desigualdades”, explica desde Panamá Alejandra Trossero, especialista regional en adolescentes y VIH/Sida para América Latina y el Caribe de Unicef. “Hay que derribar las barreras de acceso a la sanidad, mejorar la prevención de los embarazos no deseados y conseguir que las madres adolescentes no abandonen los estudios”.

Uno de los puntos cruciales que abordar es, según la experta, el de las uniones tempranas. “A veces reflejan el deseo de ser autónomas y una salida del contexto en el que están sumidas. Además de fomentar la educación, sobre todo de las niñas en las zonas marginales, se necesitan sistemas legales que limiten estos matrimonios. Estos cambios necesitan tiempo para cambiar normas sociales y culturales muy instaladas. Hay que desmitificar, por ejemplo, que las uniones tempranas pueden traer beneficios a las familias.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/06/14/planeta_futuro/1560526690_223039.html

Comparte este contenido:

EEUU: La ola de prohibiciones en EEUU empuja a 21.000 mujeres a solicitar por Internet pastillas para abortar

Por: eldiario.es/29-05-2019

  • Tres cuartas partes de las solicitudes provienen de estados que han introducido leyes estrictas contra el aborto, como Alabama, Georgia y Mississippi
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU ha emitido una advertencia afirmando que la ONG Aid Access está violando la legislación federal al vender medicamentos «mal etiquetados y no aprobados»
  • Aunque el aborto es legal en todo EEUU por un fallo del Tribunal Supremo, algunos estados están intentando prohibirlo o imposibilitando en la práctica su acceso

Miles de mujeres estadounidenses han adquirido medicamentos para provocar abortos farmacológicos en los últimos seis meses. Estos datos ponen de manifiesto la creciente dificultad de acceder a abortos seguros.

Según la información a la que ha tenido acceso The Guardian, 21.000 mujeres han solicitado medicación abortiva [no la píldora del día después] a la ONG Aid Access entre octubre de 2018 y marzo de este año. Entre un tercio y la mitad de las mujeres que hicieron la petición recibieron los medicamentos por correo ordinario. La mayoría reside en estados con políticas hostiles hacia el aborto.

Las mujeres que han obtenido los medicamentos para provocar el aborto farmacológico han descrito su desesperación por no lograr un acceso asequible a los servicios médicos locales. Algunas de ellas incluso consideraron medidas extremas para acabar con su embarazo.

«La realidad sobre el terreno es desesperante», señala Rebecca Gomperts, fundadora de Aid Access, que facilita recetas en Internet de estos medicamentos abortivos enviados a EEUU por correo. «Si una mujer no se puede permitir un aborto normal en Estados Unidos, hará cualquier cosa para acabar con su embarazo», añade.

La semana pasada, Alabama aprobó la primera prohibición casi total del aborto. A este estado se suman otros cuatro que han dado el visto bueno a prohibiciones en las primeras semanas de gestación, antes incluso de que muchas mujeres sepan que están embarazadas. Estas medidas amenazan el derecho constitucional al aborto en Estados Unidos. Sin embargo, los últimos datos sugieren que el cierre de clínicas, los precios prohibitivos y los requisitos de asesoramiento en persona sobre el aborto, así como las listas de espera, ya han provocado un grave deterioro en los servicios sanitarios a las mujeres.

«Hablamos de esta idea de que Alabama puede derogar la sentencia Roe V Wade [la sentencia del Tribunal Supremo que garantiza a las mujeres el derecho al aborto en EEUU], pero incluso ahora que las mujeres tienen el derecho a abortar, muchas no pueden ejercerlo», denuncia Abigail Aiken, profesora asistente en la Universidad de Texas, Austin, que ha analizado los datos de Aid Access.

El aborto es legal en los 50 estados de EEUU. Los vetos al aborto en varios estados del país son esfuerzos de los activistas para derogar la sentencia Roe v Wade. El histórico fallo del Supremo autoriza el aborto hasta el momento en el que el feto puede vivir fuera del útero, es decir, 24 semanas.

Desde 2006, Gompers ha presidido la ONG Women on Web, que permite a las mujeres que viven en países en los que se prohíbe el aborto interrumpir sus embarazos con consultas online. Los doctores de la organización prescriben las dos pastillas –mifepristona y misoprostol– que pueden acabar con un embarazo durante las 10 primeras semanas del mismo. Los medicamentos se envían a las mujeres desde una farmacia radicada en India.

Gomperts lanzó la operación estadounidense, Aid Access, el año pasado, tras observar un incremento gradual en la demanda, con unas 6.000 solicitudes de medicamentos para provocar abortos farmacológico entre octubre de 2017 y agosto de 2018. Tres cuartas partes de las solicitudes provienen de estados que han introducido leyes estrictas contra el aborto, como Alabama, Georgia y Mississippi.

La organización señala que también ha escuchado casos de mujeres que decían estar considerando medidas extremas, tales como beber alcohol o que alguien las golpease en el estómago.

En algunos estados, la legislación contra el aborto ha llevado al cierre de la mayoría de clínicas. En Texas en 2013 había 44 clínicas. Dos años después, solo quedaban 19, ante la restrictiva legislación aprobada para recalificar los centros abortivos como centros quirúrgicos, lo que les obliga a tener pasillos amplios y grandes salas para operar. Algunas informaciones apuntan a que el año pasado seis estados solo tenían en funcionamiento un centro para abortar.

«Para la gente con unos ingresos bajos, el derecho legal al aborto es una cuestión discutible», denuncia Aitken.

Los abortos farmacológicos antes de las 10 semanas de embarazo son similares a un aborto natural y generalmente no requieren ningún seguimiento. La primera pastilla, mifepristona, bloquea la hormona del embarazo y la segunda, misoprostol, que se toma 24 horas después, provoca una contracción del útero.

Testimonios de mujeres que han realizado el tratamiento, publicados por la ONG en una carta la semana pasada, abarcan un amplio abanico de situaciones: desde mujeres jóvenes en relaciones que no se pueden permitir los 900 dólares que cobra su clínica local a madres que no quieren tener otro hijo y mujeres en relaciones abusivas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU ha emitido una advertencia afirmando que Aid Access está violando la legislación federal al vender medicamentos «mal etiquetados y no aprobados».

Fuente de la Información: https://www.eldiario.es/theguardian/antiabortivas-EEUU-solicitado-medicamentos-farmacologico_0_901860309.html

 

Comparte este contenido:
Page 1 of 3
1 2 3