Page 2 of 5
1 2 3 4 5

Colombia: 14 niños habrían sido abusados por violador en serie en jardín infantil en Medellín

América del Sur/Colombia/02-07-2021/Autora: LINA ROBLES/Fuente: www.publimetro.co

72 niños estuvieron expuestos al auxiliar de nutrición, principal sospechoso.

En un comunicado, el ICBF confirma que a 14 ascenderían los menores víctimas de un supuesto abuso por parte de un trabajador del jardín infantil. 14 niños habrían sido abusados por violador en serie en jardín infantil en Medellín.

Al respecto la entidad explica que conocida las denuncias, los niños son valorados por el Centro Atención Integral Víctimas Violencia Sexual, según la ruta de atención establecida para estos casos.

Al parecer el comportamiento de una de las menores evidencia el aberrante hecho.

El caso

Una alarmante denuncia dio a conocer la Alcaldía de Medellín. Estos niños habrían sido víctimas de abuso sexual en un jardín infantil de la comuna 2 (Santa Cruz), en el nororiente de la ciudad.

Actualmente, la Alcaldía de Medellín informa que la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía tiene conocimiento de los hechos a partir de dos denuncias radicadas.

14 niños habrían sido abusados por violador en serie en jardín infantil en Medellín

Esto en el marco de la activación de las rutas de restablecimiento de derechos de los niños y niñas de la ciudad.

Un contratista de la entidad prestadora del servicio es acusado de estos graves hechos sucedidos en el centro infantil.

Por tanto la Alcaldía precisa que el presunto abusador se desempeñaba como auxiliar de nutrición y es contratista de la entidad prestadora del servicio de atención integral que opera la sede.

A la fecha, se encuentra suspendido de actividades que le permitan tener algún contacto con los niños y las niñas, en tanto avanza la investigación por parte de las autoridades.

A la zona se envía un equipo psicosocial para escuchar a las familias de las presuntas víctimas del abuso sexual y brindar acompañamiento psicológico.

También, la alcaldía ordena la activación del Código Fucsia y del protocolo para la detección y atención de casos de presunta inobservancia, amenaza y vulneración de derechos de los niños.

14 niños habrían sido abusados por violador en serie en jardín infantil en Medellín

Esto establecido en las orientaciones técnicas para la Operación de la Modalidad Entorno Infantil 8 Horas.

Según la Alcaldía, el centro infantil se cierra temporalmente y los 72 niños que eran atendidos allí seguirán recibiendo acompañamiento en casa.

Los niños presuntamente abusados son remitidos para ser acompañados en el programa Jugar para Sanar, en donde se brinda atención especializada frente a estos casos.

14 niños habrían sido abusados por violador en serie en jardín infantil en Medellín.

Fuente e Imagen: https://www.publimetro.co/co/noticias/2021/07/01/14-ninos-habrian-sido-abusados-por-violador-en-serie-en-jardin-infantil-en-medellin.html

Comparte este contenido:

Apuntes sobre un barrio

Por: Elisabeth De Puig 

Las niñas ya no sueñan con un príncipe que las rescate en su caballo blanco, sino con ser la mujer de un capo, la amante del dueño del colmadón.

Con solo algunas horas hurgando las interioridades de un barrio marginado se extraen informaciones que ponen en entredicho muchas de las teorías y discursos sobre el desarrollo humano, los derechos de la niñez y la construcción del país que soñamos.

Caso 1

Me topé con un joven de 14 años que abandonó sus estudios hace varios años. En su escuela la psicóloga tenía “otras cosas qué hacer que bregar con mariconcitos”. Andaba apresurado, un tanto provocativo, con los cabellos rojo carmín. Cargaba una fundita de supermercado en la mano.

– Hola P. ¿Qué de tu vida?  ¿Cómo están por allá? ¿Sigues trabajando de noche? (prostituyéndose por la 42 y la Nicolás de Ovando)

– Sí.

-¿Picas algo?

– No.

– Entonces, deberías volver a estudiar.

– Quisiera hacer un curso de globos en una fundación que hay en Capotillo;  tienen más cursos, pero este es el que me gusta más. Como mi mamá está enferma y no puede trabajar,  me va a poner una paletera.

Enseñando la funda.

– Ahora, tengo que dejarla, voy a empeñar la licuadora para la quimio de mi madre (cáncer de mama), no hay dinero para ir al hospital.

En esta casa la abuela paterna se murió de Covid durante la pandemia.

La abuela materna padece cáncer, no tiene seguro y no puede tratarse; la madre tiene cáncer de mamas.

Dos hermanos mayores están en condiciones de calle, son delincuentes.

Un hermanito se murió en el incendio de la casa mientras la madre trabajaba.

También están Pedro, dos hermanitos y una niñita de 6 años.

Comparte este contenido:

Alerta en México: grupos de explotación sexual infantil y pornografía infiltran escuelas

América del Norte/México/04-06-2021/Autor(a) y Fuente: www.telemundochicago.com

Una organización civil advierte que en la trata de menores está involucrado personal de las escuelas.

CIUDAD DE MÉXICO – Por lo menos 33 pequeños vivieron el horror de haber sido abusados sexualmente hace 14 años en un kínder ubicado en la alcaldía Iztapalapa, la más habitada en Ciudad de México.

«Las familias de los afectados tuvieron que irse de la colonia para que sus víctimas olvidaran y no recordaran», recuerda una de las vecinas del plantel bajo anonimato.

En ese entonces, la Procuraduría de la capital mexicana sentenció a por lo menos 10 presuntos implicados, desde la directora hasta el conserje, y el caso fue analizado junto a decenas más por la Defensoría de los Derechos de la Infancia, que ha documentado en expedientes ocurridos en los últimos 20 años que muchos niños y niñas son víctimas de violencia sexual organizada en sus escuelas.

Estamos hablando de niños de 3, 4, 5 años de edad. Lo que vemos es que en algunos casos son 30 niños y niñas que son víctimas, cuarenta y tantos. Pero también la cantidad de agresores, en una escuela hay hasta 11 agresores implicados», detalla Margarita Griesbach, directora de la Defensoría de los Derechos de la Infancia.

Griesbach asegura que a través de los testimonios de las víctimas han comprobado en colegios públicos y privados de México la existencia de grupos que supuestamente abusan de los menores y producen pornografía infantil.

«Describen patrones muy violentos, muchos describen ser amarrados, amordazados con cintas, ser golpeados, extraídos de las escuelas… llevados a otras casas. Muchos describen ser sedados y muchos describen la presencia de cámaras», relata Griesbach.

“Nos muestra un escenario de terror”

Investigadores, como Juan Martín Pérez, indican que en estas acciones están involucrados por igual , directivos, profesores, personal interno y supervisores externos.

«Los niños refirieron ritos, por ejemplo el uso de jeringas, papel de baño, máscaras, disfraces, incluso a tal grado de generarles miedo, terror, indicando que su papá y mamá están presentes en la agresión y son parte del secreto», asegura Pérez, de la Red por los Derechos de la Infancia.

La organización tiene una lista de por lo menos 18 escuelas de preescolar y primaria, en las que presuntamente se cometieron los ilícitos que describen. Esas se ubican en por lo menos siete estados de México.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno ya está actuando.

«Se trabaja mucho en esto, se combaten estas acciones reprobables, indignas», afirmó López Obrador.

Los activistas pidieron que los casos no se investiguen de forma individual, como se ha hecho, ya que los culpables actúan en conjunto y no descartan que su alcance sea internacional.

Fuente: https://www.telemundochicago.com/noticias/local/alerta-en-mexico-grupos-de-explotacion-sexual-infantil-y-pornografia-infiltran-escuelas/2176957/

Comparte este contenido:

Matrimonio infantil: desgarradoras imágenes muestran cómo se vive esta cruda realidad en el mundo

Cada día, cerca de 33 mil niñas se casan con hombres en bodas arregladas por sus padres o familiares, es decir, una cada dos segundos. Las alarmantes cifras sacuden hasta la médula y hacen reflexionar en torno a un problema que durante décadas ha afectado las vidas de cientos de miles de menores en más de 50 países que, hasta nuestros días, normalizan el matrimonio infantil en el mundo.

Estos datos desgarradores fueron otorgados por una experta en el tema, la fotógrafa Stephanie Sinclair, en base a informaciones proporcionadas por organismos como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Desde hace trece años, Sinclair se ha convertido en una defensora de los derechos de las niñas y una férrea detractora del matrimonio infantil, documentando las desoladoras vidas que llevan adelante las menores que son sometidas a estos desiguales emparejamientos.

Gracias a su cruzada nació “Too Young To Wed” (“Muy Jóvenes para Casarse”), una asociación sin fines de lucro que fundó en 2012 y que aboga por el fin de esta práctica.

National Geographic | Stephanie Sinclair
“Cada vez que lo veía me escondía, odiaba verlo”, Tahani (de rosa en la foto) recuerda los primeros días de su matrimonio con Majed. Ella tenía 6 años, él 25. La joven esposa posa para este retrato con su antigua compañera de clase Ghada, también niña-esposa, a la puerta de su casa en la montaña en Hajjah en 2010. Casi la mitad de las mujeres en Yemen se casan siendo aún niñas.
– Stephanie Sinclair

La cruzada de Sinclar

En 2003, Sinclair, quien ha hecho carrera en medios como The New York Times, Revista Time y la National Geographic, se encontraba trabajando en Afganistán cuando se topó con una realidad que la golpeó.

“Mi primer encuentro con el matrimonio infantil fue en Afganistán en 2003. Me horrorizó la historia de unas niñas que se prendían fuego a sí mismas. Después de investigar un poco, descubrí que una de las razones por las cuales tomaban esta decisión tan drástica era que las habían obligado a casarse siendo niñas. Me contaron que se habían casado con 9, 10 y 11 años, y que preferían morir a seguir con las vidas que llevaban. Ingenuamente, no pensaba que estas cosas pudiesen seguir ocurriendo en el mundo. El proyecto ‘Too Young Too Wed’ realmente comienza cuando descubro este horror”, contó a National Geographic en una reciente entrevista.

Desde entonces, la profesional ha recorrido diversos países a nivel global con el objetivo de documentar los enlaces de niñas menores de edad y las horribles condiciones en las que se desarrollan. Además, por medio de su fundación lanza propuestas contra esta práctica y reúne fondos para revertir las cifras de enlaces forzados.

“Cada vez que me encuentro con una niña en cada país se me rompe el corazón, particularmente con las que casan con hombres mayores. Cuanto más persigo este fenómeno, más lo intento desentrañar. El trauma de estas niñas, que las acompaña hasta una edad adulta, aún está presente cuando hablas con ellas de sus experiencias. Estas mujeres valientes viven su vida como cualquier otra persona, pero si se encuentran lo suficientemente cómodas como para hablarte de su pasado, se ve claramente el precio que han tenido que pagar tras un trauma infantil tan fuerte”.

The New York Times | Stephanie Sinclair
Saidi, de 16 y nueve meses de embarazo, en casa de sus suegros. Se casó a los 15 años. “Mi esposo se fue a trabajar en mayo, hace cuatro meses. No he sabido nada de él desde entonces”.
– Stephanie Sinclair

El matrimonio infantil en el mundo

De acuerdo a lo señalado por Unicef el matrimonio infantil, aquel que se contrae antes de cumplir los 18 años, “constituye una violación de los derechos humanos (…) En todo el mundo, alrededor de un 21% de mujeres adolescentes se han casado antes de cumplir los 18 años”.

A ello, añade que un total de 650 millones de mujeres que viven en el mundo se casaron siendo niñas, y que 12 millones de menores de 18 años se casan cada año.

El organismo agrega que “pese a las leyes que lo prohíben, esta dañina práctica sigue estando muy extendida”, sobre todo en sectores como África subsahariana, donde el 37% de las niñas se han casado durante su infancia. En este contexto, destaca que estos enlaces prevalecen en latitudes como Afganistán, Nepal, Etiopía, India, Nigeria, Guatemala y Yemen, entre otras.

Ante esta situación, el organismo señala que “el matrimonio infantil despoja a las niñas de su infancia, y pone su vida y su salud en peligro. Las niñas que contraen matrimonio antes de cumplir los 18 años corren un mayor riesgo de sufrir violencia doméstica y tienen menos probabilidades de seguir asistiendo a la escuela. Sus expectativas económicas y de salud son peores que las de las niñas que no se casan, lo que a la larga se transmite a sus propios hijos y socava aún más la capacidad de un país para proporcionar servicios de salud y educativos de calidad”.

National Geographic | Stephanie Sinclair
Durga Bahadur Balami, 17, espolvorea de rojo la cabeza de Niruta Badahur Balami, de 14, embarazada de nueve meses, mientras se convierten oficialmente en marido y mujer en el pueblo de Kagati, en el valle de Kathmandú, Nepal, el 23 de enero de 2007. Niruta se mudó con la familia de Durga cuando estaban comprometidos y se quedó embarazada. Entre los Newar, en los círculos sociales más abiertos, esto está permitido.
– Stephanie Sinclair

Además, afirma que “con frecuencia, las niñas casadas se quedan embarazadas durante la adolescencia, lo cual incrementa el riesgo de sufrir complicaciones durante el embarazo y el parto, tanto para ellas como para sus hijos. Esta práctica también puede aislar a las niñas de su familia y sus amistades, así como restringir su participación en su comunidad, de modo que su bienestar físico y psíquico se ve gravemente afectado”.

“Dado que el matrimonio infantil repercute negativamente en la salud, el futuro y la familia de una niña, impone asimismo unos costos económicos sustanciales a escala nacional, con importantes consecuencias para el desarrollo y la prosperidad”, suma Unicef.

En paralelo, la organización destaca que la actual pandemia de covid-19 que estamos enfrentando aumenta el riesgo de que se contraigan más matrimonios de este tipo.

En el informe “Covid-19: Una amenaza para el progreso contra el matrimonio infantil”, publicado este año durante el Día Internacional de la Mujer, Unicef advierte que “el cierre de escuelas, las limitaciones económicas, la interrupción de servicios, las muertes durante el embarazo y las muertes de los progenitores debido a la pandemia aumentan el riesgo de matrimonio para las niñas más vulnerables“.

The New York Times | Stephanie Sinclair
La boda de Anita, de 16 años, en la aldea de Kagati en Nepal. El país experimentó un terremoto masivo que, como otros desastres naturales, tienden a aumentar la tasa de matrimonio infantil.
– Stephanie Sinclair

Futuro auspicioso contra el matrimonio infantil

Más allá de lo que ha visto y vivido, Sinclair ve con buenos ojos lo que se ha avanzado en la materia desde que empezó a interiorizarse en 2003.

“De una forma emocionante, hemos comenzado a ver un cambio real del tema dentro de un contexto político global. Por ejemplo, este verano la ONU ha aprobado una resolución sobre el matrimonio infantil. Hemos sido testigos de primera mano, de la evidencia de la influencia que ha tenido en el cambio, el impacto visual en temas de derechos humanos. Estos temas, que de otra forma pueden ser demasiado abstractos o lejanos para involucrar a la gente, se pueden convertir en tangibles e ineludibles”.

Stephanie Sinclair | National Geographic

De hecho, existen otras poderosas organizaciones que trabajan en pos de frenar esta práctica. Una de ellas es “Girls Not Brides” (“Niñas, No Novias”; GNB), una red global conformada por más de 1.500 organizaciones de la sociedad civil provenientes de más de 100 países que están comprometidas con abordar los matrimonios y las uniones infantiles, tempranas y forzadas y garantizar que las niñas y adolescentes puedan alcanzar su pleno potencial.

En GNB afirman que este tipo de matrimonios ocurren como “resultado de la desigualdad de género y de la creencia de que las niñas, adolescentes, jóvenes y mujeres son inferiores a sus pares masculinos. La pobreza, la falta de educación, las normas y prácticas sociales nocivas y la inseguridad agravan la situación. Sus causas varían de una comunidad a otra y se manifiestan de manera diferente en todo el mundo”.

Pese a todo, es innegable que queda mucho terreno por abordar.

National Geographic | Stephanie Sinclair
Nujooud Ali, dos años después del divorcio de su marido, con solo ocho años. Él era más de veinte años mayor que ella. La historia de Nujoud conmocionó al país de Yemen, y consiguió que el parlamento desarrollase un proyecto de ley sobre la edad mínima para contraer matrimonio.
– Stephanie Sinclair

Unicef y sus medidas contra el matrimonio infantil

En 2016, la Unicef puso en marcha un programa mundial junto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (Unfpa) destinado a hacer frente al matrimonio infantil en 12 países donde la práctica es más común o presenta una carga más elevada: Bangladesh, Burkina Faso, Etiopía, Ghana, India, Mozambique, Nepal, Níger, Sierra Leona, Uganda, Yemen y Zambia.

El programa “promueve el derecho de las niñas adolescentes a evitar el matrimonio y el embarazo, y les permite alcanzar sus aspiraciones mediante la educación y vías alternativas. El programa ayuda a las familias a manifestar actitudes positivas, empodera a las niñas a fin de que dirijan su propio futuro y refuerza los servicios que les permiten hacerlo. También aborda las condiciones subyacentes que sustentan el matrimonio infantil y aboga en favor de leyes y políticas que protejan los derechos de las niñas, al tiempo que subraya la importancia de que dichas políticas se basen en datos sólidos”.

Dentro de las acciones realizadas entre 2016 y 2019, destacan que en Yemen más de 10 mil niñas adolescentes, incluidas niñas ya casadas, accedieron a servicios de salud y protección, como apoyo médico, legal y psicosocial y acceso a refugios.

En tanto, en Etiopía cerca de 490 mil menores pertenecen a clubes de adolescentes, donde mentores les brindan capacitación e información sobre salud sexual y reproductiva, servicios legales y mecanismos de denuncia de matrimonios infantiles. Como resultado, 24.785 matrimonios infantiles fueron cancelados o anulados.

Con todo, no queda duda que la cruzada contra el matrimonio infantil permanece vigente, sin embargo, las medidas de organizaciones como las impulsadas por Sinclair, Unicef, la ONU y Girls Not Brides brindan una luz de esperanza para acabar con esta desgarradora práctica.

Fuente: https://www.biobiochile.cl/noticias/sociedad/debate/2021/05/22/matrimonio-infantil-desgarradoras-imagenes-muestran-como-se-vive-esta-cruda-realidad-en-el-mundo.shtml

 

Comparte este contenido:

Más de 7.900 menores de edad han sido madres en Guatemala durante 2021

Más de 7.900 mujeres menores de edad resultaron embarazadas y dieron a luz en el primer trimestre de 2021 en Guatemala, según los registros reportados este lunes por el Observatorio de Salud Sexual y Reproductiva (OSAR).

Las estadísticas de esta institución privada dan cuenta de que entre enero y marzo pasado fueron embarazadas 7.937 menores de entre 10 y 17 años de edad en el país centroamericano.

Entre las embarazadas figura una niña que fue madre a los 10 años, además de 113 que no habían cumplido los 13 años al dar a luz.

La mayor cantidad de menores que tuvieron un hijo en el primer trimestre de este año fueron las de 17 años con 3.865 casos, seguido de las de 16 con 2.431 y las de 15 con 1.154 partos.

Según OSAR, los departamentos con mayores casos de embarazos fueron los de Alta Verapaz, ubicado en el norte del país y con mayoría indígena, con 2.466 menores de 17 años en estado de gravidez, seguido de Huehuetenango (noroeste) con 2.257 casos.

Otros lugares con altos índices de embarazos infantiles son los departamentos de Guatemala, que incluye la capital, con 2.010 menores que fueron madres entre los 10 y 17 años, y Quiché (noroeste) con 1.794 casos.

Mientras que los departamentos que registraron menos casos son los de El Progreso (este) con 138 embarazos de menores, Sacatepéquez (oeste) con 282, Zacapa (este) con 312 y Retalhuleu (sur) con 366.

De acuerdo a OSAR, en 2020 se contabilizaron 104.837 embarazos de menores de edad en Guatemala, incluidas 4.814 de menores de 14 años.

El promedio de hijos por mujer en Guatemala es de 3,81 y el 81 por ciento de mujeres que se convierten en madre ya son mayores de edad, según cifras oficiales.

Un informe de la Organización de Naciones Unidas, publicado en Guatemala en 2018, determinó que el embarazo en la adolescencia «tiene efectos no solo en las trayectorias educativas, labores y de salud» de las niñas y adolescentes, sino también «en sus familias, comunidades y en la sociedad en conjunto».

Fuente: https://www.swissinfo.ch/spa/guatemala-ni%C3%B1ez_m%C3%A1s-de-7.900-menores-de-edad-han-sido-madres-en-guatemala-durante-2021/46626206

Comparte este contenido:

Profesor Paz Zetino: “Esos depredadores andan tras las niñas”. El Salvador

América Central/El Salvador/21-05-2021/Autora:  Susana Joma/Fuente: www.elsalvador.com

El educador habla de cómo las estudiantes caen presa de inescrupulosos que, fingiendo amistad, se aprovechan de sus necesidades y anhelos.

“Ellos cuentan muy poco. Uno se da cuenta de la gravedad de la situación hasta que salen casos en donde se produce una fatalidad”, indica el profesor Paz Zetino. Imagen de referencia

Aunque las tecnologías de la información y comunicación han traído muchas ventajas, los docentes no dejan de estar preocupados por cómo los estudiantes interactúan en el mundo digital, a veces sin mayor control, bajo riesgos de su seguridad, y hasta de su vida.

“Nosotros escuchamos comentarios de las niñas cuando dicen que tienen un amigo a través de las redes, que no lo conocen pero que se expresa bien, que la está invitando a salir y que quiere ser su amigo, y contando eso con aquella alegría como que algo extravagante ha sucedido”, comentó el profesor Paz Zetino Gutiérrez.

La preocupación es más que válida en momentos en que uno tras otro salen a luz en el país casos de jóvenes desaparecidos, o también de agresores sexuales, como el caso sonado del expolicía acusado de asesinar a dos mujeres en Chalchuapa, y del cual las autoridades dijeron en su momento tener indicios de que en otros casos había entrado en contacto con víctimas por internet.

Zetino Gutiérrez, quien funge desde hace varios años como subdirector del Complejo Educativo Walter Soundy, de Santa Tecla, sostiene que este tipo de conversaciones sobre el inicio de amistades en redes sociales surge más frecuentemente entre alumnas del nivel de tercer ciclo, incluso de primer año de bachillerato, en una etapa de la vida en donde la regla es desafiar cualquier cosa, aventurarse.

“A mí me parece que la exigencia (o presión de solicitudes de amistad de extraños) es más para las niñas. O sea esos depredadores andan tras las niñas; uno que otro homosexual hay que anda seduciendo jóvenes, porque eso también se da, eso es terrible; pero si tiene que ver con que muchos jóvenes, hombres y mujeres están fuera del control o sin el control total de sus padres”, precisó.

Con varias décadas de experiencia, este docente advierte que los jóvenes, en general, son muy dados a dar “likes” (me gusta) a cualquier situación, a entrar en contacto con personas desconocidas que les mandan solicitudes en las distintas redes sociales, pero desgraciadamente son herméticos en cuanto lo que ahí ocurre.

Paz Zetino Gutiérrez es claro en insistir en el poco control que los padres tienen sobre el uso que los estudiantes hacen de las redes sociales. Imagen de referencia / Pixabay.

“Ellos cuentan muy poco. Uno se da cuenta de la gravedad de la situación hasta que salen casos en donde se produce una fatalidad”, indica.

El educador señala que hay adultos que también, bajo riesgo, suelen entablar contacto con desconocidos a través de chats, e incluso inician romances así; pero en los jóvenes es más complicado, porque no tienen la madurez emocional para analizar el prototipo de amigos con los que interactúan.

“Por lo general (las jovencitas) son presa de invitaciones y como son bastante consumistas, a través del consumo, de la invitación a almorzar, de la invitación a cenar, ellos se dejan ir. Esa debilidad o esa necesidad es la que aprovecha este tipo de personas, como este policía que en realidad es un desquiciado mental”, comentó.

Sobre el tema, Paz Zetino Gutiérrez es claro en insistir en el poco control que los padres tienen sobre el uso que los estudiantes hacen de las redes sociales.

“Ellos manejan su teléfono como si fuera propiedad privada, nadie se los puede ver, y si se los controlan en casa pues cuando están fuera aprovechan para aceptar ese tipo de amistades o solicitudes”, indica.

El docente afirma que hay una cantidad de casos de jovencitas y jóvenes que han sido utilizados, incluso víctimas del narcotráfico, de la trata de mujeres por esa vía de las redes sociales.

“Yo creo que el llamado es más para los padres de familia y para todo mundo. Recuerde que hay un periodo de la adolescencia que hay un deseo de la juventud de conocer lo desconocido, independientemente de que eso le sea riesgoso, le traiga consecuencias, por eso caen en drogas, en todo ese tipo de problemas”, subraya.

Según explica el problema pasa también porque muchos padres no solo dejan de estar pendientes de sus hijos, sino que además subestiman lo que estos hacen en la escuela y fuera de ella.

“En las escuelas (los alumnos) se preparan excursiones en tiempos fuera de clase. Se reúnen, se van. Nosotros tuvimos una experiencia (de ese tipo). Nos dimos cuenta que de la escuela se habían ido (un grupo), porque allá estaban en el mar disfrutando de cervezas como si fueran personas adultas, y cuando llamamos a los padres para decirles ‘aquí está la evidencia en la misma foto del Facebook’, todavía nos preguntaban si eso podría ser cierto o era un montaje”, explica, indignado.

“Ellos manejan su teléfono como si fuera propiedad privada, nadie se los puede ver, y si se los controlan en casa pues cuando están fuera aprovechan para aceptar ese tipo de amistades o solicitudes”, afirma el docente. Imagen de referencia

Fuente e Imagen: https://www.elsalvador.com/eldiariodehoy/profesor-paz-zetino-esos-depredadores-andan-tras-las-ninas/838572/2021/

Comparte este contenido:

De regreso a casa

Por: Elisabeth De Puig

Un mapeo de los puntos negros y de las zonas inseguras en materia de violencia sexual es una labor invaluable.

El pasado martes alrededor de las 4.30 PM corrió la voz en Villas Agrícolas que una niña de 9 años había desaparecido.

A…. es la segunda hija de una humilde familia de inmigrantes que se caracteriza por su dignidad y seriedad. La madre asumió la jefatura de familia cuando el padre salió a buscar mejores oportunidades en Chile. La fuerte unión y respeto entre la madre y sus dos hijas, así como la presencia remota del padre, es algo reconocido por el vecindario.

Esta desaparición conmovió el sector. De inmediato la comunidad entera (vecinos, motoconchistas, compañeros de escuela, profesores, madres de familia, juntas de vecinos) se movilizó, recorriendo callejones, patios y caseríos. La solidaridad se hizo muy presente y los adolescentes compañeros de la hermana mayor participaron en todo momento de manera muy activa en la búsqueda.

Con el paso de las horas y la caída de la noche en la calle, las conjeturas de los vecinos eran cada vez más sombrías: “quizás ya no aparezca”; “¿estará viva a esta hora?”. Cerca de la casa se oía el llanto de la madre y de la hermana mayor que habían agotado todos los medios a su alcance para encontrar su familiar.

La situación de pobreza y vulnerabilidad extrema que atraviesa una gran parte de los moradores de nuestros barrios marginados hace de nuestra niñez presa fácil. El hacinamiento, las cuarterías compartidas divididas solo por un cartón, los callejones infinitos y oscuros sin salidas, barrios detrás del barrio, partes atrás, violencia endémica, crean todas las condiciones para que a la más mínima alerta cunda el pánico dentro de la población.

A pesar de la ley de silencio que impera en las comunidades, los pobladores saben a ciencia cierta quién es quién y tienen muy claro el mapa de lugares inseguros y de personas conocidas por sus problemas de comportamiento.

En estas situaciones se debe siempre recordar que, según datos de la Coalición de ONGs para la Infancia, en 2018 se registraron 1,290 casos de abusos sexuales, 2,004 casos de seducción de menores de edad y 308 casos de incesto. No se puede olvidar las tantas Esmeralda y Liz María que vieron sus sueños brutalmente tronchados de mano de un abusador vecino, pariente o amigo de la familia y hoy yacen sepultadas bajo la tierra.

La Policía, alertada, prometió aumentar el patrullaje en el sector. De una vez las juntas de vecinos se activaron y la prensa se hizo eco de la desaparición. Mientras tanto se solicitaba a los comerciantes de la calle Félix Evaristo Mejía el acceso a sus cámaras para poder seguir el rastreo de los pasos de la niña.

Al pasar las horas, vecinos, niños y adolescentes copaban siempre la calle acompañando a la madre en su vía crucis. Los rumores inherentes a este tipo de situaciones iban y venían: “la vieron con su padre (el padre vive fuera)”, “abran las puertas, la niña se quedó trancada en tal sitio”, “la vieron por tal lugar o por tal otro”.

Casi a las once de la noche, la gente empezó a correr y a vociferar en todos los sentidos. La niña había aparecido en la Zurza. Poco después ella fue traída a casa temblorosa, llorosa y asustada por un hombre en un motor. Fue un momento de gran alegría para todo el sector.

A… hizo un recuento de lo que le había pasado, su relato no daba razón de las largas horas que había pasado en la calle y en la oscuridad. Estaba aterrorizada pero ilesa.

¿Qué sucedió realmente? Todo indica que la rápida difusión de la noticia y la movilización de toda la comunidad jugó un papel importante en el retorno de la niña sana y salva a su hogar.

A pesar del sistema de protección y de la creciente toma de conciencia de las situaciones de abusos hacia la niñez, la violencia y el abuso en todas sus expresiones forman parte de la realidad de muchos niños y niñas en la República Dominicana.

La situación ha sido agravada por la pandemia y es más que nunca es necesario fomentar en nuestros barrios comunidades seguras con entornos protectores, desde las perspectivas psicológica, jurídica, y social.

A defecto de respuesta del sistema de protección la organización de las comunidades es un reto. La realización de un mapeo de los puntos negros y de las zonas inseguras en materia de violencia sexual es una labor invaluable que las comunidades pueden, una vez elaborado, llevar a la fiscalía y al CONANI para reclamar que sean respetados los derechos del niño a vivir en un ambiente protegido

Fuente: https://acento.com.do/opinion/de-regreso-a-casa-8938262.html

Comparte este contenido:
Page 2 of 5
1 2 3 4 5