La desaparición del PETC

Por: Guadalupe Tinajero y Juan Páez

Profesores-investigadores del Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo de la Universidad Autónoma de Baja California

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC) no forma parte de los programas financiables del Proyecto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2022 (Secretaría de Hacienda y Crédito Público, 2021). Según este documento del gobierno federal, el programa La Escuela Es Nuestra (LEEN) incluye recursos para financiar a las escuelas que estuvieron incluidas en el PETC. Este último inició en 2007 y fue un programa transexenal. Su justificación fue ofrecer:

Oportunidades de aprendizaje para niños y jóvenes conforme a lo previsto en el currículo vigente para la educación del tipo básico, a través de la ampliación del tiempo dedicado al horario escolar y la promoción de las Líneas de Trabajo. (SEP, 2008).

La propuesta pedagógica incorporó siete líneas de trabajo educativo: lectura y escritura; desafíos matemáticos; arte y cultura; actividades didácticas con apoyo de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC); vida saludable; recreación y desarrollo físico; y, en educación indígena se incluyó Lectura y Escritura en Lengua Indígena; además de brindar servicio de alimentación a través de comedores escolares.

Este programa llevaba en funcionamiento más de una década y benefició a la población escolar en condiciones desfavorables que asistían a escuelas públicas de educación básica en contextos urbano marginales, indígenas o migrantes. El recurso que las escuelas recibieron se utilizó para un servicio de alimentación para los niños, para infraestructura escolar y para el pago de apoyos económicos para el equipo docente y directivo.

En Baja California, el PETC cobijó a un total de 35 primarias indígenas, lo que significó poco más de la mitad de la totalidad de escuelas en el estado. Tras un estudio sobre las condiciones para la enseñanza y el aprendizaje de estos planteles, se constató que hubo una mejora en las condiciones de infraestructura de muchas de estas escuelas: se construyeron aulas, comedores y baños; se obtuvo equipo (computadoras), y se les ofrecieron insumos para el trabajo pedagógico y capacitación para el ejercicio de la propuesta de tiempo completo. Los Consejos Técnicos Escolares y por zona funcionaron de forma regular y todas las escuelas contaron con un plan de mejora. Sin embargo, los resultados de logro educativo no eran los deseados, tanto por los colectivos docentes como por los padres de familia. Cabe decir que la diversidad cultural de las escuelas indígenas en Baja California complejiza la labor educadora: el servicio indígena atiende a niños pa ipai, cucapá y kumiai (grupos nativos del estado), pero también a niños mixtecos, zapotecos, triquis, mixes, náhualts, tarascos, totonacos, mazatecos, tsoltsiles y tzeltales.

El estudio en las escuelas también mostró que las irregularidades en su funcionamiento no fueron pocas: retraso en la entrega de recursos económicos, de materiales y mobiliario; insuficiente presupuesto para el servicio de alimentación; nuevas disposiciones que modificaban los acuerdos iniciales –gravamen en compensaciones-; y bajos resultados educativos. Algunas de estas situaciones eran imputables a la actuación de las autoridades; otras, al funcionamiento de las escuelas. Sin embargo, no se debe obviar la situación de los alumnos de estas escuelas, quienes, en su mayoría, son hijos de trabajadores del campo: migrantes todos, indígenas, muchos. Las condiciones de trabajo y de vida en las comunidades son diversas, pero predomina la marginalidad en las condiciones de vida.

A partir del análisis de entrevistas a los docentes y directivos de las escuelas en el ciclo 2018-2019 (el precedente al del cierre de escuelas por la pandemia por Covid 19), se detectó una serie de limitaciones sobre el funcionamiento del PETC. En primer lugar, se había dado una reducción importante del presupuesto para la gestión: los noventa mil pesos que les otorgaban a las escuelas, se redujeron en un 50%. Aunado a lo anterior, los pagos por compensaciones a los maestros y directores no eran regulares y en 2018 se les notificó que dichas compensaciones serían grabadas con el Impuesto Sobre la Renta. Para los directores, esta situación tuvo dos consecuencias para las escuelas: 1) que muchas escuelas no cuentes con la planta completa de docentes de tiempo completo ya que se presentaron renuncias y, 2) la afectación de los procesos de aprendizaje por la renuncia y rotación de maestros. Ante la situación de renuncias de docentes, los directores señalaron que tuvieron complicaciones para la contratación de maestros, debido, sobre todo, por el monto de la compensación y por las condiciones de trabajo (pagos cada tres o cuatro meses).

Como puede observarse, las irregularidades del PETC han sido muchas y de diversa índole. Desde un inicio, una crítica sustancial fue la de no hacer suficientemente la diferencia en cuanto a los resultados del logro educativo (Del Valle, 2013). Sin embargo, sostenemos, que, con todo y sus deficiencias, el programa ha beneficiado a las comunidades escolares. En comunidades marginadas, el servicio de alimentación es un importante recurso para evitar la desnutrición y que las niñas y niños de padres trabajadores permanezcan más tiempo solos o en las calles, lo que no nos parece una situación de menor importancia. En muchas de las escuelas se ha conseguido tener una mejor infraestructura y un mayor número de maestros de apoyo.

Ciertamente, el programa LEEN se postula, ahora que también se habla de un regreso a las clases presenciales, como aquel que cumplirá con los objetivos del PETC y que mantendrá el principio de dar un tratamiento preferencial a las escuelas indígenas y de zonas con alta marginación. Convocamos a que no se desestimen las enseñanzas presentadas por una trayectoria de los casi tres últimos lustros de escuelas de tiempo completo en México.

Referencias 

Del Valle, S. (27 de junio de 2013). Falla en escuelas de tiempo completo. Recuperado de: https://www.educacionfutura.org/falla-en-escuelas-tiempo-completo/

Secretaría de Educación Pública (31 de diciembre de 2008). Acuerdo número 475 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa Escuelas de Tiempo Completo. En Diario Oficial de la Federación (octava sección).

Secretaría de Hacienda y Crédito Público. (2021). Proyecto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2022. Recuperado de: https://www.ppef.hacienda.gob.mx/

fuente de la información: https://www.educacionfutura.org

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.