Brasil: Porque 2022 realmente no puede comenzar de verdad. Desencanto por el futuro y creación de esperanza

Porque 2022 realmente no puede comenzar de verdad. Desencanto por el futuro y creación de esperanza

Leonardo Boff

Estamos a mediados de 2021, un año que no ha terminado porque Covid-19 ha cancelado la cuenta atrás para continuar con su letal labor. 2022 aún no se puede inaugurar. El caso es que el virus ha puesto de rodillas a todos los poderes, especialmente a los militaristas, ya que su arsenal de muerte se ha vuelto totalmente ineficaz.

Sin embargo, la genialidad del capitalismo, respecto a la pandemia, ha provocado que la clase capitalista transnacional se reestructure a través del Gran Reseteo, expandiendo la reciente economía digital a través de la integración de los gigantes: Microsoft, Facebook, Apple, Amazon, Google, Zoom y otros con el complejo militar-industrial-seguridad. Tal evento representa la formación de un inmenso poder, nunca antes visto. Nótese que se trata de una potencia económica de carácter capitalista y que, por tanto, cumple su propósito esencial, el de maximizar las ganancias de forma ilimitada, explotando, sin consideración, al ser humano y a la naturaleza. La acumulación no es un medio para vivir bien, sino un fin en sí mismo, es decir, la acumulación por acumulación, que es irracional.

La consecuencia de esta radicalización del capitalismo confirma lo que un sociólogo de la Universidad de California en Santa Bárbara, William I. Robinson, bien observó en un artículo reciente (ALAI 20/12/2021): “En la medida en que el mundo se liberará de la pandemia, habrá más desigualdades, conflictos, militarismo y autoritarismo y, en la misma medida, se incrementará la agitación social y el conflicto civil;  los grupos gobernantes se esforzarán por expandir el estado policial global para contener el descontento masivo, que viene de abajo”. La inteligencia artificial, de hecho, con sus miles de millones de algoritmos servirá para controlar a todas las personas y a la sociedad en su conjunto. ¿A dónde llevará este poder brutal a la humanidad?

Conociendo la lógica inexorable del sistema capitalista, Max Weber, uno de los que mejor lo analizó críticamente, poco antes de su muerte, dijo: “Lo que nos espera no es el florecimiento del otoño, nos espera una noche polar, oscura. Oscura y ardua. (Le Savant et le Politique, París 1990, pág. 194). También acuñó la expresión fuerte que golpea el corazón del capitalismo: es una “jaula de hierro” (Stahlartes Gehäuse) que no puede abrirse paso y, por ello, puede conducirnos a una gran catástrofe (ver el análisis relevante de M. Löwy,  La jaula de hierro: Max Weber y el marxismo weberiano, México 2017). Esta opinión la comparten grandes nombres como Thomas Mann, Oswald Spengler, Ferdinand Tönnies, Eric Hobsbown, entre otros.

Los más importantes, además del Gran Reseteo de los multimillonarios, son: el capitalismo verde, el eco-socialismo, el ‘bien vivir y convivir’ de los andinos, la biocivilización de diversos colectivos y del Papa Francisco, entre otros. No hay espacio aquí para detallar este tipo de proyectos, lo que hice en el libro “Covid-19: Mãe Terra contra-ataca a Humanidade” (Vozes 2020). Yo solo diría: o cambiamos el paradigma de la producción, el consumo, la convivencia y, sobre todo, la relación con la naturaleza, con respeto y cuidado, sintiéndonos parte de ella y no por encima de ella como dueños y dueños, o se cumplirá la predicción de Max Weber: de 2030 a 2050 a más tardar, podríamos ver un Armagedón ecológico-social extremadamente dañino para la vida y la Tierra.

En este sentido, mi sentimiento del mundo me dice que quien destruya el orden del capital, con su economía, política y cultura, no sería un movimiento ni una escuela de pensamiento crítico. Sería la propia Tierra, un planeta limitado que ya no soporta un proyecto de crecimiento ilimitado. El cambio climático visible, objeto de discusión y decisión (prácticamente ninguna) de la última COP de Naciones Unidas, el creciente agotamiento de los bienes y servicios naturales, fundamentales para la vida (The Earth Overshoot) y la amenaza de romper el principal de las nueve barreras al desarrollo que no se pueden deshacer a costa del colapso de la civilización son algunos indicadores de una tragedia inminente.

Un número significativo de expertos en clima dice que estamos retrasados. Con los gases de efecto invernadero ya acumulados, no podremos contener la catástrofe, sino solo, con ciencia y tecnología, mitigar sus desastrosos efectos. Pero vendrá la gran crisis irreversible. Por eso se han vuelto escépticos e incluso tecno-fatalistas.

¿Somos pesimistas resignados o, en el sentido de Nietzsche, proponentes de una “resignación heroica”?  Aprecio, como solía decir un presócrata: debemos esperar lo inesperado, porque si no lo esperamos, cuando llegue, no lo notaremos. Lo inesperado puede suceder, desde una perspectiva cuántica: el sufrimiento actual por la crisis sistémica no será en vano;  Se acumulan energías benéficas que, habiendo alcanzado cierto nivel de complejidad y acumulación, darán un salto a otro orden superior con un nuevo horizonte de esperanza para la vida y para el planeta viviente, Gaia, Madre Tierra. Paulo Freire acuñó la expresión Esperançar: no nos quedemos esperando que algún día la situación mejore, sino creamos las condiciones para que la esperanza no quede vacía, pero que -con nuestro compromiso – se haga efectiva.

Creo que este salto, con nuestra participación, podría darse y entraría dentro de las posibilidades de la historia del universo y de la Tierra: del actual caos destructivo podemos pasar a un caos generativo de una nueva forma de ser y que habita el planeta Tierra.

Esto es lo que creo y espero, reforzado por la palabra del Apocalipsis que dice: “Dios creó todas las cosas por amor, porque es el apasionado amante de la vida” (Sab 11, 26). No permitirá que terminemos tan trágicamente. Seguiremos viviendo bajo la benévola luz del sol.

Leonardo Boff, ecologista, scritore y filósofo de la liberación. Es autor de: “El doloroso nacimiento de la Madre Tierra: una sociedad de fraternidad sin fronteras y amistad social”, Voices 2021;  “Habitando la Tierra: ¿cuál es el camino hacia la hermandad universal?”  Voces 2021.

Fuente de la Información: https://www.farodiroma.it/porque-2022-realmente-no-puede-comenzar-de-verdad-desencanto-dpor-el-futuro-y-creacion-de-esperanza-leonardo-boff/

 

Comparte este contenido:

Leonardo Boff

Nació en Brasil el 14 de diciembre de 1938. Es Doctor en Teología y Filosofía por la Universidad de Munich-Alemania. Ingresó en la Orden de los Frailes Menores, franciscanos, en 1959. Es teólogo de la liberación, escritor, profesor, ecologista, asesor de movimientos sociales y populares, conferencista y ardiente defensor de los Derechos Humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.