Saltar al contenido principal
Page 2 of 14
1 2 3 4 14

Francia: Gloria imperecedera a la Comuna de París en su 150 aniversario

Gloria imperecedera a la Comuna de París en su 150 aniversario

Atilio A. Boron

El primer gobierno obrero de la historia: supresión del Ejército, sufragio universal, revocación de los mandatos, funcionariado remunerado con sueldos equivalentes a los de los obreros, separación Iglesia-Estado, educación laica, legislación laboral de avanzada, internacionalismo, fraternidad, solidaridad.

¡Durante 72 días el poder descansó en manos del pueblo! Fue demasiado para la burguesía francesa y para los invasores alemanes de Otto von Bismarck, que habían derrotado y humillado a las tropas del Segundo Imperio Francés, con Louis Bonaparte a la cabeza. La lucha de clases, la necesidad de borrar de la faz de la tierra el recuerdo heroico de la Comuna pudo más que las centenarias rivalidades nacionales entre franceses y alemanes y los hermanó para aplastar la insolente rebeldía de París. Ambos se acababan de enfrentar en la Guerra Franco-Prusiana pero unieron fuerzas para reprimir y escarmentar a las parisinas y los parisinos insurrectos. La inevitable derrota militar de la Comuna fue el preámbulo de una masacre de proporciones aterradoras: se desató una feroz cacería que culminó con 17.000 hombres y mujeres ejecutados, sin mediar proceso judicial alguno y enviando a la muerte a quien fuera, hombre, mujeres, adolescentes capturados como fieras salvajes en las calles de París; 40.000 prisioneros cayeron en manos del Ejército, muchos de los cuales luego serían fusilados y unos pocos deportados. Y así se restauró “el orden”, es decir, la dictadura burguesa bajo una farsa republicana.

Lección para jamás olvidar: la derecha será implacable contra cualquier gobierno que intente alterar el orden social existente y las relaciones de poder. Aunque lo intente gradual y moderadamente, jugando dentro de las propias instituciones de la “democracia capitalista.”. Eso fue así ayer, lo es hoy y lo será mañana: diría que es una ley histórica. No sólo en Francia, sino en cualquier lugar del mundo. Y especialmente en Latinoamérica, como es bien sabido (o debería ser bien sabido) en donde el carácter brutal y sanguinario de la derecha, potenciada por los nefastos influjos del imperialismo norteamericano se puso de manifiesto en todos nuestros países a lo largo de la historia. No hay uno sólo del que pueda decirse que estuvo a salvo de la barbarie represiva de la derecha.

Parafraseando la advertencia del Che sobre el imperialismo norteamericano: “¡a la derecha no se le puede creer ni un tantito así, nada!”

Fuente de la Información: https://rebelion.org/gloria-imperecedera-a-la-comuna-de-paris-en-su-150-aniversario/

Comparte este contenido:

Sobre el poder permanente en la Argentina

Sobre el poder permanente en la Argentina

Atilio Borón

El politólogo Atilio Boron, quien para analizar la vida política del país estudia con disciplina espartana los editoriales de la prensa hegemónica, le responde en esta suerte de carta a Jorge Fernández Díaz, quien publicó en el diario La Nación del 7 de marzo del corriente, el artículo “Quedarse con todo y para siempre”, título que para Borón evoca la expresión alemana «für ewig», desconociendo que lo único permanente en la Argentina, salvo breves experiencias políticas, es la inmensa concentración de poder que conforman los poderes mediático y judicial unidos a la plutocracia vernácula.

***

Mi pretensión de analizar la vida política argentina me impone penosos sacrificios. Por ejemplo, tener que estudiar –no sólo leer: estudiar- las notas editoriales de la prensa hegemónica de este país los fines de semana, especialmente los domingos. Hegemónica, aclaro, no por su calidad periodística sino por el antidemocrático control oligopólico que ejercen sobre el espacio comunicacional. Se trata de una labor insalubre pero necesaria y la  realizo con disciplina espartana. Me permite comprender cuáles son las “ideas fuerza” que movilizan a la derecha, sus estrategias de persuasión de masas e identificar a los blancos de sus cada vez más extremistas enunciaciones.  Pocas veces escribí artículos criticando a los autores de aquellos ardientes libelos y, por supuesto, en ningún caso obtuve respuesta. El negacionismo u ocultamiento de toda crítica es una constante en el universo ideológico de la derecha. Aún cuando ocasionalmente señalara al destinatario de mi crítica con nombre y apellido y, en un caso, demostrara diez errores fácticos contenidos en su supuesto análisis -que, como casi siempre, es una pieza de propaganda- la respuesta invariable fue, y será, un sepulcral silencio. La derecha aborrece el diálogo y no acepta debates. Lo suyo es la imposición, la prepotencia. [1]

En este caso me permitiré hacer públicos algunos comentarios sobre la nota titulada “Quedarse con todo y para siempre”, que Jorge Fernández Díaz publicara en La Nación el 7 de marzo del corriente año.[2]  Pese a estar habituado a los bombásticos titulares o los zócalos televisivos que la “prensa seria” de este país utiliza para mantener a la población en vilo, y de ser posible aterrorizada, confieso que en esta ocasión sentí un leve escalofrío. ¿Quedarse con todo?, y además, “para siempre.” La frase me sobresaltó porque evocó la expresión alemana «für ewig», usual en los tiempos en que Hitler proclamaba el comienzo del milenio para la raza arialo que significaría que aquel desgraciado suceso, ese “quedarse con todo”, sería eterno, un irresistible cataclismo  político que arrasaría con las instituciones de la república y la democracia instaurando en su lugar un nebuloso “despotismo electivo.”

Alarmado, me adentré en la lectura del texto y observé que pocas líneas más abajo aparecían varias referencias al recientemente fallecido Pepe Nun. Guardo una gratitud muy grande con él porque fue quien en un inolvidable almuerzo junto a Torcuato Di Tella en el Club Universitario de Buenos Aires, me recomendó enfáticamente que leyera a un autor para mí por entonces desconocido: Antonio Gramsci. Yo poseía una suerte de instinto crítico pero mi formación teórica era, a los diecinueve años, muy elemental. Detestaba a la oligarquía argentina y sus aliados por su prepotencia y su soberbia; por el desprecio que habían sufrido mis padres inmigrantes y porque en tres veranos sucesivos había recorrido buena parte del Noroeste argentino y comprobado el daño que esa clase había hecho y seguía haciendo al país. Pero adolecía de un instrumental analítico adecuado. En el almuerzo seguía, como hipnotizado, el  animado intercambio entre Pepe y Torcuato sobre el “empate catastrófico” de la Argentina y sus consecuencias. En un momento, Pepe advirtió mi desconcierto para decirme: “Gramsci, leé a Gramsci. Está todo allí.” Torcuato asintió y les hice caso. Gracias a ellos me interné en un camino que terminaría convirtiéndome en un intelectual marxista. Volviendo a Nun, tuve la suerte de ser su colega en la FLACSO/México desde finales de los años setentas y hasta 1983, y además  vecino casa por medio cuando ambos vivíamos en Tlalpan, en el Sur de la Ciudad de México. Retornados al país mantuvimos un frecuente contacto durante varios años conversando casi siempre sobre uno de los temas que más nos preocupaba: la difícil –todavía inconclusa- “transición democrática” de la Argentina.

Es por esa familiaridad con su pensamiento que noté que pese a las constantes referencias a Nun, la línea argumental de Fernández Díaz se apartaba considerablemente de la de mi amigo. Pepe hizo críticas muy duras en contra del kirchnerismo en los últimos años de su vida, pero jamás dejó de señalar que el problema fundamental de la Argentina no eran los pobres sino los ricos. Fiel a esa viga maestra de su pensamiento, realizó notables trabajos para demostrar cómo éstos, con su insaciable voracidad, son los principales responsables de la decadencia argentina y cómo se enriquecieron al compás de la degradación nacional y el empobrecimiento de su población. En una nota publicada en La Nación hace unos diez años, Nun reconstruyó la conversación mantenida con un amigo (casualmente también un novelista, cuyo nombre preservó en el anonimato).  Allí cuenta que, café mediante, “me preguntó si yo de veras pensaba que no había gente en el país que logró amasar una gran fortuna gracias a su esfuerzo, sin violar las leyes y creando fuentes de trabajo. Le respondí que sería un necio si lo negase, pero que no era ésa la gente a la cual me refería, sino al número muy considerable de ricos que eluden y evaden impuestos, que son partícipes necesarios de abundantes casos de corrupción y que encabezan una monumental fuga de capitales del mercado doméstico (unos 70.000 millones de dólares en los últimos cinco años, según estimó Roberto Lavagna).”[3]  Pepe se extiende luego en un detallado  análisis de la inequidad tributaria argentina y concluye que “desde hace más de treinta años el país pasó del régimen fiscal razonablemente progresivo que instaló el primer peronismo (y desmanteló después la última dictadura militar) a otro claramente regresivo, que es el que nos rige hasta ahora, dejando a salvo la importante corrección positiva que introdujeron las retenciones.” Analiza también los horrores contenidos en la aplicación del impuesto a las ganancias, que al recaer sobre las empresas más que sobre las personas (a diferencia de lo que ocurre en Europa) tiene un impacto regresivo porque aquellas trasladan esa erogación tributaria a sus precios. En la Argentina, decía, el 70 % de lo que se recauda lo pagan las empresas…  y además “las rentas financieras de las personas están exentas.” Para Pepe era claro que el país estaba en manos de una plutocracia rapaz e inescrupulosa. Y que el régimen tributario, lamentablemente aún en vigor, reproducía sin cesar tan desgraciada situación.

Lo anterior echa por tierra una afirmación crucial de la nota de Fernández Díaz (compartida por todos los analistas de derecha)  cuando descarta “el cuento según el cual ella (cuando dice “ella” es CFK, por supuesto, no Lilita Carrió o Patricia Bullrich) y sus bravos patriotas rentados luchan contra ‘el poder permanente’, cuando lo único permanente en las últimas décadas ha sido el peronismo, y también que son víctimas de los ‘poderes concentrados’, sarasa que reemplaza la vetusta “sinarquía internacional”. Aquí los poderes los detentan los kirchneristas,  y están concentrados en quedarse con todo y para siempre.”

La virulencia de la expresión no es suficiente para ocultar el equívoco historiográfico de su razonamiento. En este país existe una elite de poder, para utilizar la expresión de C. Wright Mills, que ha dominado e impuesto su ley desde el fondo de la historia. Yrigoyen, Perón, durante un corto tiempo el alfonsinismo y luego el kirchnerismo, fueron breves paréntesis que apenas si atenuaron el prolongado dominio de la plutocracia vernácula. Y digo plutocracia porque ese conglomerado de súper-ricos no merece el nombre de burguesía. Ésta fue una clase -y lo digo en pasado porque con la internacionalización del capital está en extinción en casi todo el mundo-  que producía, acumulaba capital, se enriquecía pero tenía un proyecto de nación, elitista, no-democrático, pero proyecto al fin. Los grupos que conforman la oligarquía actual en la Argentina tienen como propósito excluyente saquear las riquezas del país, hacer negocios con superganancias aseguradas gracias a la ayuda de los gobiernos, fugar sus divisas lo antes posible y pasar el resto de sus vidas disfrutando de ese dinero mal habido en Miami o alguna otra ciudad del primer mundo. No sólo un “capitalismo de amigos”; más que nada un capitalismo parasitario. La fuga de capitales a la cual Nun aludía en su nota, se reprodujo exponencialmente bajo el macrismo contando con la insólita protección del gobierno, la prensa hegemónica, el aval “académico” de los corruptos gurúes de la City porteña, la “distracción” de jueces y fiscales (preocupados por descubrir dos PIBs que según ellos y la prensa, Cristina habría enterrado en la Patagonia) y los aplausos de los grandes empresarios y la derecha, beneficiarios principales de este atraco.

La tesis de Fernández Díaz se apoya en un error: la identificación entre gobierno y poder, la creencia de que  acceder al gobierno es lo mismo que conquistar el poder. Ignora el ABC que cualquier estudiante de ciencia política aprende la primera semana de clases. Sí, hubo intentos de algunos gobiernos para modificar esa desmesurada concentración de la riqueza y el poder, pero esos conatos fueron débiles, o intermitentes, o mal concebidos y en todo caso fueron derrotados por la reacción. Don Hipólito, “el General”, Alfonsín, Néstor y Cristina gobernaron con el favor de grandes mayorías electorales e intentaron recortar en parte las aristas más escandalosas de la prepotencia del capital, con sus  lujos y privilegios y, en el reverso de la medalla, la pobreza y miseria de las mayorías. Pese a sus empeños, aquellos gobiernos lograron afectar, apenas parcialmente y por poco tiempo, los intereses de los miembros de la nomenklatura oligárquica, conspicuos evasores de impuestos y “sacadólares”,  y que los multimedios de LaNación y Clarín defendieron a capa y espada durante décadas. Además, ese poder fue mutando y robusteciéndose mediante un doble proceso: por una parte, concentrando la riqueza en una minoría cada vez más insignificante desde el punto de vista estadístico –el famoso 1 % de los súper-ricos- pero poderosísima en términos económicos y financieros;  y, por la otra, gracias a su entrelazamiento con dos nuevos y potentes socios: los medios de comunicación y un Poder Judicial corrupto y politizado, con capacidad de neutralizar las amenazas que pudiera provenir del Ejecutivo y el Legislativo y de burlar, llegado el caso, las preferencias de las mayorías electorales. En esta perversa división de funciones el dispositivo mediático es decisivo para las tareas de “dirección intelectual y moral” señaladas por Antonio Gramsci para la manipulación de conciencias y corazones;  para satanizar adversarios y endiosar aliados apelando a las “fake news”, la tergiversación de noticias  y el blindaje informativo. En una palabra, como hace toda mafia, brindando “protección” mediática a los delitos de la plutocracia. La literatura sobre este tema  en Estados Unidos y Europa es inmensa, y también ha crecido mucho en Latinoamérica. El segundo, el Poder Judicial, se encarga de disciplinar a la sociedad, vigilar y castigar a los indeseables, como diría Foucault, y sacar del juego político a los inconformes y revoltosos que desafían el orden social vigente. Sus actos confieren “veracidad” a las mentiras de los medios gracias a la creencia, ampliamente difundida, sobre la imparcialidad de la  justicia. No es un dato menor que estas dos inmensas concentraciones de poder, el mediático y el judicial, estén completamente al margen de cualquier tipo de control democrático. Son poderes fácticos, incontrolados e incontrolables, que han unido sus destinos con la plutocracia. La famosa “rendición de cuentas”, la accountability, que deben realizar los gobiernos ante la sociedad, no se aplica en el caso de los medios y el Poder Judicial. Y esto les confiere un poderío inexpugnable.

No sorprende que el predominio de esta constelación de poder  haya crecido hasta límites inimaginables en las últimas décadas. Hubo tres hitos significativos en esta trayectoria: la dictadura cívico-militar, la década menemista y el macrismo. Fue bajo estos tres regímenes que el predominio de la clase dominante se volvió agobiante y arrasador; acabando con la democracia, como durante la dictadura genocida;  o vaciando de contenidos al proyecto democrático bajo el menemismo y el macrismo. Esto, Fernández Díaz, es lo “único permanente” que hay en la Argentina; el resto, como dice usted, es “sarasa”. Por eso decía Pepe que los dueños de la riqueza destruyeron “el régimen fiscal razonablemente progresivo que instaló el primer peronismo”. Y esos gobiernos,  incluyendo el kirchnerista, fueron incapaces de resistir la feroz arremetida  del gran empresariado nacional y extranjero, de sus lobbies y organizaciones corporativas;  de los  grandes medios de “desinformación y confusión de masas”, y un Poder Judicial que le puso el sello de la legalidad a este desdichado itinerario.

En su artículo usted cita unas expresiones de Pepe que lo retratan como un fuerte crítico del kirchnerismo. Y lo fue, sin duda alguna, como también lo fue del menemismo y mucho más de la dictadura. Pero tan siniestra como usted la pinta no debe haber sido la experiencia política del kirchnerismo para que Nun haya sido, durante  cinco años, entre 2004 y 2009, Secretario de Cultura de Néstor y de Cristina Fernández. No pudo hacer todo lo que quiso, por las restricciones presupuestarias y, concedo, las interminables “internas” dentro del elenco gobernante, lo cual es una constante en la vida política de todos los países, no sólo el nuestro. Pero que yo sepa no utilizó expresiones como las suyas para descalificar a Cristina, aunque en los últimos años fue muy crítico de ella y del kirchnerismo, y nunca cayó en el insulto o el sarcasmo, cosa a la cual usted se ha vuelto tan aficionado que ya parece ser un vicio. Epítetos o insultos nunca sirven para validar un argumento. Recuerde la célebre frase de don Miguel de Unamuno a los fascistas españoles: “vencerán pero no convencerán”.  Usted y sus colegas vencen (por ahora) en la desigual batalla de ideas porque están parados sobre inmensos aparatos propagandísticos, pero no convencen. Sólo reavivan el odio de los que ya están convencidos reproduciendo mil veces  sus mentiras. ¿Recuerda lo que hace poco decían sobre la vacuna Sputnik V, que era un veneno? ¿Cuántas veces los “perioperadores” de los grandes medios lo repitieron, con voz engolada y cara muy seria, en la prensa gráfica, en la radio, en la televisión, en las redes sociales? ¿Qué lograron con esa mentira? Incitar el odio y la furia en contra de un gobierno acusado de querer envenenar a la población. Una mentira gigantesca y siniestra, pensada para consolidar  la fidelidad y el fanatismo de un cierto contingente electoral con vistas a las próximas elecciones. Y ahora, que la gente se pelea por ser vacunada con la Sputnik V, ese pseudo-periodismo instala otro tema y sigue mintiendo. El repertorio es interminable. Volviendo a Unamuno; ¿convencerán? ¿A cuántos, y por cuánto tiempo? Este año lo sabremos.

Jorge Fernández Díaz entró a la Academia Argentina de Letras

Retomo el hilo luego de esta breve digresión. Un buen escritor de novelas policiales como usted –campo que definitivamente es el suyo, no así el análisis político en donde es apenas un modesto principiante- debería abstenerse de utilizar hasta el hartazgo expresiones difamatorias como “la Pasionaria del Calafate”, la “Arquitecta egipcia”, o la “Emperatriz de la calle Juncal.” Esta ingeniosidad facilonga puede ser aceptable en un grupo de WhatsApp de adolescentes, pero para un periódico cuyo fundador definió su función, la de ser “tribuna de doctrina”, la apelación a ese tipo de caracterizaciones revela el fracaso del proyecto fundacional del diario y, además, una cierta pobreza del pensamiento. Debo decirle que la Pasionaria original, la entrañable Dolores Ibárruri, lo habría abofeteado sin piedad al terminar de leer cada una de sus notas dominicales, cargadas como están de odio, de machismo y de un insoportable servilismo en relación a los dueños del poder. Por lo tanto, y por respeto a los centenares de miles que murieron en la Guerra Civil española, sería bueno que usted dejara ya de utilizar la imagen de la Pasionaria para sus diatribas contra Cristina Fernández. Entre otras cosas porque, si hoy viviera, Dolores estaría del otro lado de la barricada, nunca de su lado. Y además, usted debería saber que el primer paso de un femicidio es la agresión simbólica de la que es víctima una mujer. Los psicólogos y psicoanalistas han acumulado suficientes antecedentes para demostrar que las palabras no sólo comunican ideas o sentimientos sino que también tienen efectos prácticos, concretos. La violencia simbólica, algo que usted y sus colegas practican a diario con fruición en contra de Cristina, es el primer acto de una secuencia que suele ser seguida con la agresión física y, en algunos casos, el asesinato de la mujer. Usted la acusa de “matonismo y bullying”, pero el periodismo de guerra, del cual La Nación y Clarín son sus naves insignia, practican ambas cosas de modo irresponsable y con total impunidad. No es lo mismo decir que una persona tiene una postura política inapropiada, inaceptable, autoritaria, pongamos el caso, que decir que ese personaje es un “matón.” Cuando se califica de ese modo a Cristina, o a cualquier protagonista de la vida política argentina, se corre el riesgo de que se abra la caja de Pandora y antes de llegar al fondo, donde reposa la esperanza, lo más probable es que encuentre una Browning de 9 milímetros. Tenga en cuenta que ni usted ni sus colegas podrán hacerse los desentendidos si alguno de sus lectores, oyentes o televidentes, envenenado por la constante demonización de la que hacen objeto, un día de estos se arroje sobre esta suprema encarnación del mal que para usted y sus colegas es Cristina, y pretenda hacer justicia con mano propia.

Otro tema: disfruto de la lectura de sus novelas. Ya lo dije; eso es lo suyo, más allá que me disgustó cómo resolvió la trama de El Puñal, pero eso no le quita méritos a la obra. No tome a mal cuando dije que en temas de análisis político usted es un “modesto principiante “.  Alguien como usted, que habla del “risible verso del lawfare”, es o bien una persona que desconoce ciertas cuestiones básicas de la ciencia política o, para usar sus propias palabras, un publicista “rentado”, un amanuense que escribe lo que le ordenan.  Prefiero que sea lo primero: un desconocimiento de la literatura de un campo que claramente no es el suyo. Le sugiero, por eso, que haga una rápida visita a Amazon y busque libros sobre Lawfare, sólo en inglés, para evitar que aparezcan gentes latinoamericanas que para usted podrían ser sospechosas de “populismo”, “kirchnerismo” o vaya a saber que otra plaga.  Yo hice un pequeño sondeo antes de escribir estas líneas y encontré quince libros –repito, sólo en inglés, dejando afuera textos en castellano o portugués- en una primera y rápida búsqueda. Además me topé con referencias al Lawfare Institute, cuya ceremonia inaugural tuvo lugar en la  University of London el 5 de Diciembre del 2017, y una mención del blog especial sobre Lawfare patrocinado por la  Brookings Institution, organismo radicado en Washington y que para evitar confusión entre sus tan mal informados o prejuiciosos lectores, aclaro que no fue creado por la Cámpora o por órdenes de Cristina. Por lo tanto, lo que usted llama este “risible verso” resulta que es un poquito más que eso y lo convertiría en un hazmerreír mundial si tuviese la mala idea de ir a dictar alguna conferencia en una universidad de los Estados Unidos o Europa y saliera con esa frasecita. Un periodista tiene una misión sagrada: ilustrar a sus lectores y no embrutecerlos con afirmaciones como esas.

La verdad es que su columna daría pie a un largo ensayo sobre sus numerosos errores de análisis y sus excesos de lenguaje. Su defensa de una corrupta Justicia Federal y de personajes del bajo fondo que fungen y medran como jueces y fiscales (usted y sus lectores saben muy bien a quienes me estoy refiriendo) es incomprensible e imperdonable; lo mismo su alucinación acerca de la inminente conformación de “un esquema de partido único” en un país que, grieta mediante, está partido en dos y en donde el único partido único de verdad es el de los medios, que acaparan con malas artes la casi totalidad de la audiencia. Su aquiescencia y la de sus colegas ante tamaña monstruosidad jurídica como lo es la instalación de una “Mesa Judicial” en la Casa Rosada no es menos sorprendente, sobre todo porque usted y los mal llamados “periodistas independientes” no escriben un párrafo sin citar a Montesquieu, la Constitución de Estados Unidos con sus “pesos y contrapesos” y alabar las virtudes de la división de poderes. También lo es la complacencia que mostraron cuando Mauricio Macri tuvo la anti-republicana osadía de pretender designar dos jueces de la Corte Suprema por decreto. Pero parece que todas estas reglas no se aplican a la hora de hablar de los gobiernos amigos; son de aplicación exclusiva para los adversarios. También fastidia a amplios sectores de la ciudadanía la “protección mediática” que se le ha brindado a los negociados y corruptelas del gobierno de Macri, una sucesión de gigantescos escándalos sobre los cuales, un hombre como usted, tan imaginativo a la hora de pergeñar frases hirientes y altisonantes, permanece en un desconcertante silencio. Un consejo: reserve estos fuegos de artificio verbales para sus novelas policiales, para Remil y sus amigotes. Dedíquese a eso, que es lo que sabe hacer muy bien. Y recuerde que la ciencia política es una ciencia, que como lo recordaba siempre Pepe, tiene 2.500 años de historia. Una ciencia, no un palabrerío.

Cordialmente.

Referencias:

[1] Por ejemplo, “Morales Solá, o la mentira como pasión”,  https://www.pagina12.com.ar/241236-morales-sola-o-la-mentira-como-pasion , 11 de Enero del 2020.

[2] Puede leerse en: https://www.lanacion.com.ar/opinion/quedarse-con-todo-y-para-siempre-nid06032021/

[3] “Otra perspectiva para abordar el desafío de la pobreza. ¿Y si el problema son los ricos?”, 8 de septiembre de 2011, accesible en https://www.lanacion.com.ar/opinion/y-si-el-problema-son-los-ricos-nid1404256/

Fuente: https://lateclaenerevista.com/sobre-el-poder-permanente-en-la-argentina-por-atilio-boron/

 

Fuente de la Información: https://rebelion.org/sobre-el-poder-permanente-en-la-argentina/

Comparte este contenido:

Brasil: Lula absuelto

Lula absuelto

Atilio A. Borón 

El juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal de Brasil, anuló todas las condenas por corrupción contra el expresidente dentro del caso Lava Jato.

Cuando en abril de 2018 Lula fue condenado a la cárcel por el juez Moro, Vargas Llosa lo exaltó en su nota publicada en El País de Madrid (y reproducida en centenares de diarios de la región) «como modelo ejemplar para el resto del planeta. El novelista hizo caso omiso de las groseras violaciones al debido proceso que habían sido denunciadas por numerosos observadores. Al igual que los trogloditas argentinos, él también cree que el lawfare es un “verso” de la izquierda.

Pero como lo afirmó ante el Comité de Derechos Humanos de la ONU, en 2016, uno de los más eminentes juristas de Brasil, Afrânio Silva Jardim, en el juicio a Lula primero “seleccionaron al ‘criminal’ y ahora están buscándole el crimen”.

Argentinas/os, ¿les suena familiar? No encontraron el crimen pero Moro lo inventó y Lula fue condenado a nueva años y medio de cárcel. ¿Y por casa cómo andamos? La prensa hegemónica de toda la región aplaudió la violación del Estado de Derecho que estaba en curso en Brasil.

En la Argentina los flagrantes actos de lawfare cometidos por Moro eran celebrados con grandes aplausos por la derecha y sus representantes políticos e intelectuales, en acelerado proceso de fascistización. Actos que eran reproducidos casi ad infinitum por la Justicia Federal de este país en una fraternal competencia con los corruptos jueces y fiscales de Brasil para ver quiénes pisoteaban con más ferocidad las normas más elementales del derecho.

Todo parecía ir bien hace unas pocas horas el juez Edson Fachin, del Supremo Tribunal de Brasil, anuló todas las condenas por corrupción contra el expresidente dentro del caso Lava Jato y, ordenó comenzar nuevamente la investigación en otros fueros, debido a la supuesta parcialidad de la Fiscalía y del exjuez y exministro Sergio Moro.

Éste, al igual de lo que es habitual en la Argentina, tenía la costumbre de combinar con el fiscal de turno la forma y la dirección que debía tomar la investigación criminal para asegurar la condena de Lula. Ahora, lo más probable es que el tan admirado Moro termine él mismo en la cárcel. Los vientos que repararon una injusticia en Brasil llegarán más pronto de lo que se suponía a estas tierras. Brasil respira, Argentina también.

Fuente de la Información: https://rebelion.org/lula-absuelto/

Comparte este contenido:

Biden el desmemoriado

Por: Atilio A. Boron

Sería deseable que Biden y sus hampones antes de exigir nada a nadie miren a su propia casa y liberen a todos sus presos políticos sin más demoras.

Parece que el presidente Joe Biden no tomó su pastillita y le exigió a Vladimir Putin que «libere inmediatamente y sin condiciones» a Alexei Navalny, acerbo crítico del gobierno de la Federación Rusa. En las antípodas del asombroso Funes del que habla Jorge Luis Borges en “Funes, el memorioso”, ni él ni los halcones que lo rodean se detuvieron un momento a pensar que Putin podría reciprocar el gesto del ocupante de la Casa Blanca exigiéndole que libere a la gran cantidad de presos políticos que todavía hoy sobreviven, en ignominiosas condiciones, en las cárceles de EE.UU. (Ver, al final de esta nota, el informe de la AGJ, la Alliance for Global Justice (https://afgj.org/prisioneros-) con un listado provisional de presos políticos en Estados Unidos)

Por lo tanto sería deseable que Biden y sus hampones antes de exigir nada a nadie miren a su propia casa y liberen a todos sus presos políticos sin más demoras. Entre ellos los que llevan casi 20 años detenidos en la cárcel de la Base Naval de Guantánamo. Que recuerden los 36 años de injusta prisión del patriota boricua Oscar López Rivera; o las exorbitantes condenas aplicadas en contra de “Los 5 héroes cubanos” por denunciar las actividades terroristas de la mafia anticastrista en Miami. Y, de paso, que Biden y su equipo expliquen por qué si están tan interesados en resguardar la libertad de Navalny no muestran la misma preocupación por Julian Assange, a quien, por el contrario, quieren meter en una cárcel de por vida arrasando con todos los principios del debido proceso.

Navalny, hay que decirlo, es un típico producto de las estrategias de desestabilización de “gobiernos enemigos” urdidas por Washington; un hijo pródigo de las tácticas del “poder blando” apoyado por la inmensa parafernalia de agencias del gobierno federal de Estados Unidos; por sus dieciséis servicios de inteligencia (sí, ¡16!) destinados a espiar, neutralizar y destruir gobiernos o personajes indeseables para la Casa Blanca, y por las innumerables ONGs de ese país y de sus compinches europeos volcadas de lleno a lograr el “cambio de régimen” en Rusia. Se hace difícil imaginar cómo dos días después del arresto de Navalny se subió a la red un video de casi dos horas, hablado en ruso y que logró el milagro de registrar para un país cuya población total es de 144 millones de personas más de 100 millones de vistos en un par de días. Es decir, que desde los niños de 6 años hasta los más longevos habitantes de la Rusia rural (incluyendo analfabetos, gente que no tiene acceso a internet, personas internadas en hospitales, cárceles, enfermos terminales, sordomudos, ciegos, moribundos, etcétera) todos vieron ese video, repito, de una hora y 52 minutos de duración. Es cierto que puede subtitularse en inglés, y eso fue lo que yo hice. Pero dudo que mucha gente en Rusia haya obrado como yo lo hice debido a mi desconocimiento de la lengua de Tolstoi y Dostoievski. En él se expone lo que se denomina el más fastuoso palacio del mundo y se asegura -sin pruebas, obviamente- que su dueño es Putin y que lo adquirió con los dineros de la corrupción. Todo esto en medio de una catarata de denuncias y acusaciones difíciles de creer, por no decir absolutamente disparatadas y, además, sin evidencias que las respalden. ¡Hummm!, no quiero ser mal pensado pero sin dudas que aquí hay gato encerrado. Más que gato, aquí hay un elefante encerrado.

Autorretrato de Leonard Peltier, el preso político que más tiempo lleva encerrado en Estados Unidos (más de cuatro décadas). Cortesía Peltier Art Gallery.

_________________
A continuación, comparto el listado de la AGJ:
Leonard Peltier
 es un activista del American Indian Movement (movimiento indígena americano, AIM, por sus siglas en inglés) quien ha estado privado de libertad por 43 años. . Más info en el documental de Robert Redford, “Incident at Oglala” o en http://whoisleonardpeltier

Mumia Abu Jamal fue arrestado en 1981. Según el estilo COINTELPRO (Programa de Contrainteligencia de EEUU), fue arrestado y condenado a muerte en un juicio injusto por el asesinato de un policía de Filadelfia. En libertad, Mumia fue un organizador y activista contra los abusos policiales en la comunidad afro-americana, y fue presidente de la Asociación de Periodistas Negros. Durante su encarcelamiento, ha publicado varios libros y otros comentarios, especialmente Live from Death Row (en vivo desde el corredor de la muerte) . Ver los documentales “Mumia Abu Jamal: A Case For Reasonable Doubt?” y “Mumia: Long Distance Revolutionary” o visite http://freemumia.com/ o http://millions4mumia.org.

Simón Trinidad, también conocido como Ricardo Palmera, es un líder de muchos años de movimientos de masas para el cambio social, y fue uno de los principales negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército Popular (FARC-EP). Fue detenido en 2004 en Ecuador en el proceso de negociación con la ONU por su liberación de prisioneros de las FARC. Luego fue extraditado a los Estados Unidos por cargos de narcotráfico y secuestro y sometido a cuatro juicios separados debido a la dificultad que tenía la acusación para obtener una condena. Obtenga más información en http://freericardopalmera.org.

Los presos políticos del Black Panther Party (Partido Panteras Negras), New Afrikan (Nuevo Afrikano) y del Black Liberation Army, (Ejército Negro de Liberación) fueron víctimas de las operaciones de COINTELPRO en los años 60 y 70, cuando el FBI trató de destruir el movimiento de liberación negro. Los actualmente encarcelados incluyen, pero no se limitan a:

Russell Maroon Shoats, http://russellmaroonshoats.
Jalil Muntaqim, http://www.freejalil.com
Mutulu Shakur, http://assatashakur.org
Jamil Abdullah Al-Amin, anteriormente H. Rap ​​Brown, http://imamjamilactionnetwork.
Sundiata Acoli estuvo con Assata Shakur (quien escapó y encontró asilo político en Cuba), http://sundiataacoli.org
Veronza Bowers, encarcelada por 40 años, fue declarada culpable de asesinato por la palabra de dos informantes del gobierno. No hubo testigos oculares ni evidencia independiente de estos informantes. En el juicio, dos familiares de los informantes dieron testimonio insistiendo que estaban mintiendo y esto fue ignorado. http://veronza.org
Ed Poindexter fue blanco de COINTELPRO, cumpliendo penas de cadena perpetua por cargos de asesinato de un policía de Omaha. Fue condenado por el testimonio de un adolescente que fue golpeado por la policía y amenazado con la silla eléctrica si no culpaba al crimen a Poindexter. Consulte: http://www.n2pp.infohttps://www.youtube.com/watch?http://www.itsabouttimebpp.
Romaine “Chip” Fitzgerald, el prisionero con más tiempo en la carcel del Partido de las Panteras Negras.
http://www.thejerichomovement.
Kamau Sadiki, http://freekamau.com
Kojo Bomani Sababu (Grailing Brown) fue activo con el Ejército de Liberación Negra, y es prisionero de guerra del New Afrikan. Sababu intentó liberar al prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera mientras ambos estaban encarcelados en Kansas, y fue condenado por conspiración. http://prisonersolidarity.net/

Para obtener más información sobre los presos políticos del Partido Pantera Negra, el Nuevo Afrikano y el Ejército Negro de Liberación, vea los documentales: The FBI’s War on Black America: COINTELPRO, Cointelpro 101, o visite el Centro de Recursos para Activistas de Prisiones y el Movimiento Jericho.

Los Water Protector Prisoners (Defensores del Agua) son Prisioneros del Imperio que han sido encarcelados para sus resistencia al oleoducto Dakota Access Pipeline y a sus amenazas al Rio Missouri y a pueblo Standing Rock Sioux. Actualmente hay dos personas todavía encarceladas. Para averiguar más acerca de sus casos: https://waterprotectorlegal.
Los Prisioneros Water Protectors encarcelados son:

Red Fawn Fallis fue condenado el 17 de julio de 2018 a 57 meses de prisión federal https://www.standwithredfawn..
Michael Rattler Markus está esperando de la sentencia el 27 de septiembre de 2018. https://www.facebook.com/

Fred “Muhammad” Burton fue encarcelado en 1970 durante una época de medidas policiales masivas contra activistas negros en Filadelfia, y enmarcado por el asesinato de un policía. http://www.advocateforjustice.
Richard Mafundi Lake fue un activista en Birmingham, Alabama durante el movimiento por los derechos civiles. Lake participó en el trabajo de defensa de la comunidad, convirtiéndolo en un objetivo continuo de la policía. Fue condenado a cadena perpetua bajo la regla de Habitual Offender (delincuente habitual) de Alabama en 1983. Lake ha continuado su activismo tras las rejas, enseñado una clase de historia negra y ayudado a fundar el fondo de defensa, Inmates for Action (reclusos por la acción). http://beforeitsnews.com/
David Gilbert es un activista radical de izquierda y fue miembro del Weather Underground, un grupo izquierdista militante activo en los años setenta. Ayudó a fundar la sección del grupo Students for a Democratic Society (Estudiantes para una Sociedad Democrática) en la Universidad de Columbia. Gilbert participó en 1981 en un asalto a un banco junto con miembros del Black Liberation Army (Ejército Negro de Liberación), y fue condenado a 75 años de prisión.
http://abcf.net/prisoners/
Jaan Karl Laaman era miembro del United Freedom Front (frente unido libertad), un grupo izquierdista clandestino que bombardeaba edificios gubernamentales y empresariales en la década de los 70, financiando sus tácticas mediante expropiaciones bancarias. Se opusieron fuertemente al apartheid sudafricano y al imperialismo estadounidense en Centroamérica. Laaman escribe y edita para la revista 4struggle. Capturado con Laaman, Tom Manning se murió en agosto 2019.
La reverenda Joy Powell era una constante activista contra la brutalidad policial, la violencia y la opresión en su comunidad. La policía de Rochester le advirtió que ella era un blanco debido a su discurso contra la corrupción. Rev. Joy, una mujer negra, fue condenada por robo y asalto por un jurado totalmente blanco; El Estado no proporcionó pruebas ni testigos oculares. Le dieron 16 años. http://freejoypowell.org
Ana Belén Montes era una analista de inteligencia del Pentágono que alertó al gobierno cubano de los planes que tenía el gobierno de Estados Unidos de agredir a Cuba militarmente. Belen Montes le dijo al juez que escuchó su caso: “Me involucré en la actividad que me llevó ante usted porque obedecí a mi conciencia más que a la ley … Hemos mostrado intolerancia y desprecio hacia Cuba durante la mayor parte de las últimas cuatro décadas. Espero que mi caso de alguna manera aliente a nuestro gobierno a abandonar su hostilidad hacia Cuba ya trabajar con La Habana en un espíritu de tolerancia, respeto mutuo y entendimiento “. Fue arrestada en 2001, se declaró culpable de un cargo de espionaje y se encuentra recluida en régimen de aislamiento en una prision Fort Worth, Texas.
http://www.prolibertad.org/
Jeremy Hammond fue arrestado en 2012 por la piratería de Strategic Forecasting, Inc. (Stratfor), filtrando información a Wikileaks mostrando que Stratfor espía a activistas de derechos humanos a instancias de corporaciones y del gobierno de Estados Unidos. Se le ha negado la libertad bajo fianza y se le ha mantenido en régimen de aislamiento, con una pena máxima de diez años.
http://freejeremy.net
Matthew DeHart trabajó como oficial de inteligencia para la Guardia Nacional de los Estados Unidos. Estaba involucrado con Wikileaks y el grupo hacktivista Anonymous. Antes de su detención DeHart dirigió un servidor que albergaba documentos destinados a Wikileaks. Cuando documentos confidenciales sobre la CIA fueron subidos al servidor por un tercero anónimo, DeHart fue blanco del gobierno federal, y fue drogado e interrogado sobre los documentos. El gobierno federal presentó cargos contra él por pornografía infantil, lo que les permitió acceder a sus computadoras. https://mattdehart.com/
Amina Ali y Hawo Hassan fueron condenados por “apoyo material al terrorismo” en 2011 y condenados a 20 y 10 años respectivamente. Las dos mujeres de Rochester, Minnesota, habían recolectado ropa y recaudado dinero para ayudar a la gente indigente en su tierra natal. La fiscalía afirma que ayudó a al-Shabab, una organización islámica que lucha por liberar a Somalia de la dominación extranjera.
Shukri Abu-Baker y Ghassan Elashi, de la Holy Land Foundation (fundación tierra santa), fueron sentenciados en 2008 a 65 años de prisión. Otros tres de misma fundación fueron condenados a 13-20 años: Mohammad El-Mezain, Abdulrahman Odeh y Mufid Abdulqader. Todos fueron encarcelados por dar más de 12 millones de dolares a grupos de beneficencia en Palestina que financiaron hospitales, escuelas y alimentaron a pobres y huérfanos. El gobierno de Estados Unidos dijo que estos grupos estaban controlados por Hamas, un grupo que cataloga como una organización terrorista. Hamas es el gobierno elegido de Gaza. Algunos de estos mismos comités caritativos recibían financiamiento de los Estados Unidos, a través de USAID, hasta 2006. Testimonio fue dado en el caso por un agente del gobierno israelí cuya identidad y evidencia fue mantenida en secreto de la defensa. Esta fue la primera vez en la historia legal estadounidense que el testimonio se ha permitido de un testigo experto sin identidad, y por lo tanto inmune al perjurio. Los acusados ​​fueron absueltos en su primer juicio cuando el jurado no llego a una decisión unánime. http://freedomtogive.com
La Dra. Aafia Siddiqui es una neurocientífica paquistaní educada en Estados Unidos que fue condenada en un tribunal estadounidense por asalto con la intención de asesinar a sus interrogadores estadounidenses en Afganistán y sentenciada a 86 años de prisión. Cuatro parlamentarios británicos escribieron al presidente Obama “había una absoluta falta de evidencia concreta atando a la doctora Siddiqui al arma que supuestamente disparó contra un oficial estadounidense”, pidiendo su liberación inmediata. El arma que supuestamente disparó en la pequeña sala de interrogatorio no tenía sus huellas dactilares, ni había pruebas de que el arma fuera disparada. http://freeaafia.org
El Dr. Abdelhaleem Ashqar fue encontrado culpable en 2007 de “negarse a colaborar con el gran jurado federal investigando al movimiento palestino anti-ocupación”. A pesar de haber sido absuelto de acusaciones iniciales de extorsión, fue condenado a 11 años de cárcel. El doctor Ashqar, antiguo profesor de la Universidad de Howard, ha sido víctima de la vigilancia, el hostigamiento y la intimidación del gobierno por su apoyo a Hamas y al pueblo de Palestina. http://www.muslimlinkpaper.
Brandon Baxter, Joshua “Skelly” Stafford, Connor Stevens y Doug Wright son los “Cleveland 4”. Fueron los activistas del movimiento Occupy (ocupar) de Cleveland, y detenidos el 30 de abril de 2012 por la planificación de volar un puente. Sin embargo, el FBI se había infiltrado en Occupy-Cleveland, creó el mismo plan, e incitó al grupo a participar en el tal. Occupy fué un movimiento descentralizado de protesta política contra la desigualdad social y económica, activo desde y entre 2011 y 2012. En muchas ciudades de Estados Unidos, incluyendo Cleveland, los manifestantes de Occupy formaron campamentos a largo plazo en plazas y localidades centrales.
http://www.
Los “OTAN 5” fueron encarcelados en mayo de 2012 antes de la cumbre de la OTAN en Chicago, en base de acusaciones de informantes de la policía encubierta. Jared Chase sigue en la cárcel.
https://www.
Bill Dunne es un anti-autoritario que fue arrestado en 1979 por el intento de liberación de un prisionero político anarquista. Dunne es políticamente activo en la prisión. Organiza la carrera de solidaridad, 5k junto con la Anarchist Black Cross (cruz negra anarquista), ayuda a educar a sus compañeros encarcelados, y escribe y edita para la revista 4struggle.
http://www.thejerichomovement.
Marius Mason (antes conocido como Marie Mason) es un preso político ambiental que cumple una condena de 22 años. En marzo de 2008, Marius fue arrestado por vandalismo de un laboratorio que creaba organismos genéticamente modificados para Monsanto. Fue acusado de incendio provocado por este y por dañar el equipo de tala de bosques en 1999 y 2000. Nadie resultó perjudicado por estas acciones. Marius se declaró culpable de cargos de incendio provocado, pero el juez aplicó un cargo de “potenciación del terrorismo”. Fue sentenciado a 22 años, y ahora está cumpliendo la sentencia más larga de cualquier preso del “Green Scare” (temor verde).
http://supportmariemason.org
Abdul Azeez, Malik Smith y Hanif Shabazz Bey son de las Islas Vírgenes, ocupadas por los Estados Unidos, y son los tres miembros de los llamados Virgin Island Five ( los cinco de la Islas Virgenes) que aún están encarcelados. Después de un asesinato de ocho turistas estadounidenses en la isla durante un período de lucha anti-imperial contra los EE.UU., los cinco hombres fueron blancos de ataque contra la lucha anti-imperialista, falsamente acusados de asesinar y torturar a los estadounidenses. Se les dio ocho cadenas perpetuas consecutivas y actualmente están encarcelados en Arizona.
Byron Shane “Oso Blanco” Chubbuck es un miembro del clan lobo indígena Cherokee / Chocktaw. Expropió el dinero de más de una docena de bancos estadounidenses para ayudar a los zapatistas de Chiapas, México. Se le conoció como “Robin the Hood” (como referencia al personaje Robin Hood), porque les dejaba saber que estaba tomando el dinero para dar a los pobres.
http://freeosoblanco.blogspot.
Álvaro Luna Hernández es un organizador comunitario chicano y activista de prisiones. Fue Coordinador Nacional del Comité de Defensa Ricardo Aldape Guerra y participó en el activismo contra la brutalidad policial en Houston. Fue continuamente atacado por la policía, que en 1996 intentó arrestarlo por un cargo de robo que luego fue retirado. La policía utilizó la violencia para arrestarlo, pero después de una persecución de un día, fue en última instancia Luna Hernández el que fue condenado a 50 años de prisión por acusaciones falsas de amenazar a un sheriff mientras se resistía a la detención.
http://www.freealvaro.net/

Ramsey Muñiz es un activista chicano que se postuló como gobernador de Texas en 1972 y 1974 como candidato del Partido Raza Unida. Raza Unida es un partido político activo en los años setenta en el suroeste estadounidense, centrado en las cuestiones de la clase obrera y el nacionalismo chicano. Los miembros se enfrentaron a la represión por plantear una seria amenaza al statu quo de los dos partidos dominantes. Muñiz enfrentó dos cargos criminales relacionados con drogas y se declaró culpable antes de que se implementara la ley de “three strikes” (tres transgresiones). En 1994, fue a prisión de por vida por su “tercera transgresión”. Muñiz y sus partidarios sostienen que la acusación que lo envió a la cárcel de por vida fue un fabricación del estado.
http://www.freeramsey.com/
Josh Williams fue un manifestante activo con el movimiento Black Lives Matter (las vidas negras importan) en Ferguson, Missouri. Participó en las protestas contra la brutalidad policial, provocada por el disparo mortal a un adolescente desarmado por un policía. A la edad de 19 años, Williams fue sentenciado a 8 años de prisión por incendio provocado y dos cargos de robo. Entró en una tienda QuickTrip, que había sido previamente dañada por otros saqueadores, y encendió fuegos dentro y fuera de la tienda. Su sorprendentemente larga sentencia por un juez de la ciudad de St Louis tenía por objeto intimidar a otros activistas contra la brutalidad policial. Williams será liberado en 2021.
http://www.riverfronttimes.
Stephen Kelly permanece encerrado en el centro de detención del condado de Glynn en Brunswick, Georgia, donde está esperando sentencia por su parte en la acción directa de King’s Bay Ploughshares por desarme nuclear.
http://www.nukeresister.org/
Fran Thompson es un defensor ecológico desde hace mucho tiempo. Está en la cárcel por asesinato después de defenderse con éxito, matando a un hombre que había amenazado con asesinarla y había entrado en su casa. Lo que hizo fue un acto de defensa personal contra el sistema patriarcal, y también fue atacada por su defensa ecológica, incluido el hecho de que no se le permitía declararse en defensa propia.
https://freefran.noblogs.org/
Steve Donziger es un abogado que ganó un juicio de $ 9.5 mil millones contra Chevron debido al daño ecológico que causaron en Ecuador. Desde ese momento, Chevron ha eliminado sus activos, haciendo que la sentencia sea inaplicable, y ha llevado a cabo apelaciones y una demanda judicial agresiva una campaña de desprestigio contra Donziger. Actualmente se encuentra bajo arresto domiciliario en espera de juicio.
Joseph Mahmoud Dibee fue arrestado el 10 de agosto de 2018 por su participación en una serie de incendios provocados y otros actos de sabotaje entre 1995 y 2001 por motivos de defensa ecológica y derechos de los animales. Dibee era parte de los Earth and Animal Liberation Fronts (Frentes de Liberación de la Tierra y Liberación Animal). Entre las acusaciones en su contra están el incendio provocado de una planta empacadora de carne en Redmond, Oregón, y una planta eléctrica en Bend, Oregón.
Los reclusos de Guantánamo son prisioneros detenidos indefinidamente sin juicio, la mayoría desde 2002. La Prisión de Guantánamo, parte de la base estadounidense que ocupa ilegalmente tierras cubanas, es notoria por sus condiciones inhumanas y degradantes y el uso sistémico de la tortura. Según la organización, Witness Against Torture (testigo contra la tortura) hay todavía 55 presos en la prisión, a pesar de que 16 de ellos ya fueron declarados prontos para ser liberados. Http://closeguantanamo.orghttp://www.witnesstorture.org

Fuente e imagen:  https://rebelion.org/biden-el-desmemoriado/

Comparte este contenido:

Terroristas desbocados

Terroristas desbocados

Atilio Borón

En un acto que refleja su desesperación ante el escándalo sin precedentes desatado por el asalto al Capitolio instigado y respaldado por Donald Trump, su Secretario de Estado, Mike “Al Capone” Pompeo anunció ayer que Cuba fue una vez más incluida en la lista de países patrocinadores del terrorismo.

La pandilla de gángsters que gobernará Estados Unidos hasta el 20 de enero sostiene que esta decisión se fundamenta en el hecho de ser Cuba un “Estado Patrocinador del Terrorismo por brindar apoyo repetidamente a actos de terrorismo internacional al otorgar refugio seguro a terroristas.” La resolución oficial del Departamento de Estado dice además que “el régimen de Castro debe poner fin a su apoyo al terrorismo internacional y la subversión de la justicia estadounidense”.

Cuba fue incorporada a esa lista por primera vez durante el gobierno de Ronald Reagan, en 1982, pero en el 2015, próximo a finalizar su mandato, Barack Obama la removió de la lista. Ahora, el gobierno más gangsteril en la historia de Estados Unidos la ha vuelto a incluir, acusándola entre otras cosas de “albergar las conversaciones de paz entre la guerrilla del ELN y el gobierno colombiano en 2017”. ¡Nada menos que eso: promover la paz entre bandos beligerantes!

Pero sigamos: también aduce que La Habana ha otorgado refugio a «a varios fugitivos estadounidenses de la justicia buscados o condenados por cargos de violencia política», entre los que cita a la autora del crimen contra un policía en Nueva Jersey en 1973, otro que segó la vida de 8 personas en las Islas Vírgenes Estadounidenses en 1972 y un tercero, autor de la muerte de otro agente en Nuevo México en 1971, entre otros.” La justificación de esta nueva agresión en contra del digno gobierno cubano es irrisoria -una bufonada propia de bribones como Capone y su jefe que debería avergonzar al pueblo de Estados Unidos y sus juristas- si no fuera por los daños que tal decisión inflige al pueblo de la isla.

Lo que los rústicos gobernantes de Estados Unidos ignoran es que, en el supuesto caso de que esas acusaciones sean ciertas los delitos ya prescribieron hace tiempo, las pruebas desechadas, víctimas y victimarios muy probablemente hayan muerto y otras menudencias por el estilo. No se conoce ningún país en los que crímenes de este tipo no prescriban después de quince o veinte años salvo, claro está, en el caso delitos de lesa humanidad que son imprescriptibles. Pero éstos no están contemplados en la acusación del Departamento de Estado. Por lo tanto, ignorantes y ridículos en su acusación.

Hierve la sangre ante la prepotencia y el cinismo de la declaración del gobierno norteamericano, cuyas acciones terroristas en contra de Cuba ocasionaron la muerte de 3.478 de cubanos y cubanas y ocasionaron graves e irreparables lesiones a otros 2.099. En este trágico reino del revés los terroristas acusan a sus víctimas de ser como ellos. El país que perpetró los dos mayores atentados terroristas de la historia de la humanidad, Hiroshima y Nagasaki, se siente con la autoridad moral y jurídica para acusar a terceros países de ser terroristas.

Pero, ¿por qué lo hacen, por qué ahora esta decisión de incluir a Cuba en esa lista? Respuesta: porque a los matones que habitan en la Casa Blanca y sus inmediaciones la heroica resistencia de Cuba -a la que pensaban poner de rodillas con sus políticas de “cambio de régimen” y con su interminable cantidad de sanciones y agresiones- sigue en pie, firme como una roca, demostrando al mundo una superioridad moral y política que saca de quicio a sus agresores. Porque en medio de una pandemia feroz el pequeño país agredido ha demostrado saber cuidar muchísimo mejor a su ciudadanía que el grandote descerebrado que la ataca sin respiro.

Mientras que en Estados Unidos la tasa de mortalidad debido al Covid-19 es al día de hoy 1.172 fallecidos por millón de habitantes en la acosada y bloqueada Cuba es de 14 por millón. La aritmética política es terminante: Cuba es 83 veces más justa, más ética y más democrática que Estados Unidos. Y a los matones de Washington esto les resulta absolutamente intolerable, les enciende las entrañas y los impulsa a hacer cualquier cosa. Como condenar nada menos que a Cuba por ser un santuario de terroristas. Y lo hacen enceguecidos de rabia, a los borbotones, mientras se precipitan velozmente a las cloacas de la historia contemporánea.

Fuente de la Información: https://rebelion.org/terroristas-desbocados/

Comparte este contenido:

El Congreso de EE.UU. y la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela

Por: Atilio A. Boron

Una comparación educativa

¿Quién es el creador del caos y la violencia y quiénes son los que, pese a bloqueos, sanciones económicas y diplomáticas logran que las instituciones de la democracia funcionen como corresponde?

Asamblea de Venezuela, 5 de enero de 2021.

Estados Unidos, la “mejor y mayor democracia del mundo”, el país que se arroga la concepción de líder espiritual del “mundo libre”, demostró el 6 de enero pasado la falacia de su reclamo propagandístico y las contradicciones que se agitan en su seno. Lo ocurrido en el Capitolio no tiene nada de anecdótico: fue la irrupción en la superficie de conflictos insolubles que el sistema -con la activa participación de la prensa hegemónica y la dirigencia política- había mantenido soterrados por largo tiempo. Conflictos que afloraron, de forma brutal y por derecha, con hordas fascistas asolando el Capitolio y exponiendo las contradicciones que socavan una “democracia” que no es tal y que enriqueció como nunca antes al uno por ciento más rico de la sociedad norteamericana a expensas de los demás. No pasará mucho tiempo antes que la protesta brote “por izquierda” y que en lugar de clamar por una vuelta al mítico pasado de Estados Unidos pugne por construir una sociedad más justa, democrática y plural, que contenga la enorme heterogeneidad cultural, étnica, social y política de un país que hace décadas dejó de ser “blanco, anglosajón y protestante” (Wasp) y que no encuentra eco alguno en un sistema político vetusto y antidemocrático hasta la médula, creado para una sociedad que ya no existe.

Lo de ayer no fue sólo producto de la instigación de un demagogo reaccionario y criminal como Donald Trump. Una cuota grande de responsabilidad les cabe también a los demócratas, que abandonaron cualquier pretensión de reforma económica, política y social, por modesta que sea, y colaboraron en convertir a su país en la sociedad más desigual, injusta y excluyente del capìtalismo desarrollado. La pasividad y el conservadurismo de los demócratas los hace cómplices de los republicanos y del presidente Trump ante esta eclosión de furia y violencia que, seguramente, irá acentuándose con el paso del tiempo.

Pese astas escandalosas evidencias los propagandistas del modelo estadounidense, los paniaguados de “la embajada” enquistados en los grandes medios de comunicación y en la intelectualidad neocolonial, siguen cantando loas a la democracia norteamericana. Pero, un momento, ¿dijeron ”Democracia”? Debe haber algún error porque ni en el texto original de la Constitución de Estados Unidos ni en las veintisiete enmiendas posteriores encontramos ese vocablo. Los “padres fundadores” crearon una república, aristocrática, y no una democracia.

Una república en donde los esclavócratas del sur se repartían el poder con la burguesía manufacturera y comercial del Norte. Jamás pensaron en construir lo que anheló Abraham Lincoln (y lo pagó con su vida): un “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Con el paso del tiempo la república aristocrática se convirtió en república burguesa y, en las últimas décadas, en una salvaje plutocracia que saquea a su propio pueblo y extiende su insaciable afán de riqueza por todo el planeta. Una plutocracia que está en la base del criminal sistema imperialista que no sólo ha empobrecido a la mayoría de la población mundial sino que pone en riesgo la sobrevivencia de numerosas formas de vida en el planeta Tierra, entre ellas la de la especie humana. Por eso la lucha anticapitalista y antiimperialista es imprescindible e impostergable porque es una batalla por la sobrevivencia de nuestra especie y la de la Madre Tierra.

A modo de ilustración comparto estas fotos: unas, retratando el funcionamiento del tan admirado Congreso de Estados Unidos en el día de ayer; las otras, haciendo lo propio con la inauguración de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela este 5 de enero. Al primero le llaman el santuario de la “democracia”; al segundo, el teatro de los desmanes del “populismo” chavista. Las fotos demuestran con elocuencia, quién es el creador del caos y la violencia y quiénes son los que, pese a bloqueos, sanciones económicas y diplomáticas y las más diversas agresiones, logran que las instituciones de la democracia funcionen como corresponde. Lectores: saquen ustedes sus propias conclusiones, y actúen en consecuencia.

Fuente e imagen: https://rebelion.org/una-comparacion-educativa-el-congreso-de-ee-uu-y-la-asamblea-nacional-de-la-republica-bolivariana-de-venezuela/

Comparte este contenido:

Estados Unidos: Una crisis de larga gestación

Una crisis de larga gestación

Atilio Borón

En los gravísimos sucesos del miércoles, propios de las “anarquías populistas” que Washington ve –y vitupera- por doquier en los países de la periferia hay una indudable corresponsabilidad de los dos partidos.

Lo ocurrido no tiene precedentes en la historia de Estados Unidos. Todo un vetusto y enorme entramado institucional concebido por los padres fundadores para evitar los riesgos de la oclocracia –el temido gobierno del populacho- se derrumbó como un castillo de naipes cuando respondiendo a las incesantes arengas de Donald Trump una turba de trumpistas arrolló a las fuerzas de seguridad y tomó por asalto al Capitolio. El resultado: el Senado tuvo que entrar en receso mientras el vicepresidente Mike Pence era prestamente evacuado por el Servicio Secreto mientras una banda de fascinerosos con ropas de fajina y algunos de ellos armados sentaban sus reales en las salas del Senado y la Cámara de Representantes. El objetivo: impedir que el Congreso certificara la victoria de Joe Biden en la elección presidencial del 3 de noviembre.

La responsabilidad de Trump en estos incidentes es indiscutible. Una parte de los republicanos aportaron lo suyo.Más de cien estaban dispuestos a proponer la anulación de la victoria de Biden, y deben también ser considerados como instigadores del tumulto. Pero sería un error creer que lo ocurrido es responsabilidad exclusiva de Trump y sus secuaces. Este episodio marca la gravedad de la crisis de legitimidad que hace mucho tiempo está carcomiendo al sistema político norteamericano. El ausentismo electoral es un lastre crónico para un sistema que se autoproclama como una democracia cuando no lo es. Abraham Lincoln la definió como el “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”. Hoy no sólo intelectuales de izquierda como Noam Chomsky sino hasta académicos del mainstream como Jeffrey Sachs y, antes que él, Sheldon Wolin sostienen en sus intervenciones orales y escritas que el sistema político de Estados Unidos es una plutocracia y no una democracia en la medida en que es el gobierno de los ricos, por los ricos y para los ricos. Esto es lo que explica la quejumbrosa reflexión que hiciera hace unos meses un editorial colectivo del The New York Times al constatar que el 1% más rico acumula más riqueza que el 80% más pobre del país. Es decir, una pseudo-democracia que aplicando las políticas neoliberales decretó las exequias del “sueño americano” y convirtió a ese país en el más desigual del mundo desarrollado.

En los gravísimos sucesos del miércoles, propios de las “anarquías populistas” que Washington ve –y vitupera- por doquier en los países de la periferia hay una indudable corresponsabilidad de los dos partidos.

Los exabruptos de Trump y sus criminales políticas, dentro y fuera de Estados Unidos, se nutrieron durante cuatro años de la falta de voluntad de los demócratas para poner fin a las políticas que beneficiaban al 10% más rico (y sobre todo al 1% de los supermillonarios) del país y para hacer siquiera mínimo esfuerzo para democratizar de verdad al sistema político. No es ocioso recordar ante los violentos incidentes de este miércoles que jamás estuvo en la mente de los padres fundadores crear un sistema democrático: la elección indirecta vía colegios electorales, el carácter optativo del voto, el sufragio en día laborable son las rémoras de un sistema que se constituyó como una república pero no como una democracia.

No es casual que la propia Constitución de Estados Unidos no mencione en un solo lugar la palabra mágica: “democracia”. Y ante una sociedad que ha cambiado tanto como Estados Unidos en los últimos cincuenta años, pasando de ser una sociedad bastante homogénea a una multicultural y desigual, y ante la estolidez de un sistema partidario que no refleja para nada estos cambios la aparición de un demagogo como Trump y su incendiaria retórica podía terminar abriendo las puertas del infierno y soltar a todos los demonios. Eso fue lo que ocurrió ahora. Y esto va para largo y no se solucionará sin reformas sociales, económicas y políticas de fondo, cosa que difícilmente Joe Biden estará dispuesto a impulsar.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/315779-estados-unidos-una-crisis-de-larga-gestacion

Fuente de la Información: https://rebelion.org/una-crisis-de-larga-gestacion/

 

Comparte este contenido:
Page 2 of 14
1 2 3 4 14