Page 1 of 20
1 2 3 20

Ambiente: Hacia una arquitectura ecológica

Hacia una arquitectura ecológica

EcoPortal

Vivimos en una época en la cual, más que en otras, existe la inquietud por el bienestar humano y planetario. Esta tendencia se manifiesta desde diferentes ámbitos: en la medicina, en la alimentación, en la agricultura, en las psicoterapias, en la educación, etc., e incipientemente en la arquitectura.

La arquitectura comienza también a querer formar parte de esta conciencia, diseñando y construyendo en contacto más estrecho con la Tierra y con nosotros mismos.

Si pensamos en el universo como una serie de fenómenos interconectados, entonces cada una de nuestras acciones, aún la más pequeña, repercute en lo demás. De la misma forma, la construcción de un edificio resulta una interrelación con el entorno y con el ser humano.

En la arquitectura tradicional un edificio se concibe de acuerdo a una función, una técnica y a ciertos preceptos estéticos. Se inserta el objeto en un determinado contexto, algunas veces teniéndolo en cuenta y la mayoría de ellas como algo autónomo, sin ningún lazo.

La física cuántica ha demostrado cómo la visión mecanicista del mundo y las especializaciones inconexas de la ciencia moderna son destructivas. Pensar cada unidad aislada de la otra nos lleva a la fragmentación que existe en todos los ordenes de la vida. Si por el contrario consideramos nuestro modo de vida y el entorno en que vivimos como una parte global del ecosistema, ya no sólo los humanos, sino los humanos junto con las plantas, los animales, etc., veremos que somos parte de toda una red entrelazada de diferentes ecosistemas, interactivos, interdependientes, regenerativos y sostenibles.

Todos los procesos que se encuentran involucrados en ellos son parte de un eco ciclo, en el cual los deshechos de un componente se convierten en materia prima para el siguiente; ciclos que a su vez se conectan con los ciclos globales de la energía, el aire y el agua. Se trata de una intrincada red, donde todo ser de la naturaleza está interrelacionado: un cambio en una parte puede afectar al sistema en cualquier lugar, incluso a la distancia.

Tomar verdadera conciencia de que somos parte de un ecosistema general y que cada acción y pensamiento nuestro repercute en el afuera, nos hace responsables en nuestro accionar hacia nosotros mismos, hacia los otros y hacia el planeta.

Arquitectura ecológica

Pensar en una arquitectura profundamente ecológica, es pensar el edificio como un organismo vivo interactuando en un determinado ecosistema. Por ejemplo: una persona ingiere alimentos y elimina sus desechos, inhala oxigeno y exhala anhídrido carbónico.

Si entendemos a la arquitectura como un organismo vivo, vemos que: necesita materiales para su construcción que generan un impacto ambiental; consume agua y elimina aguas grises y negras; toma aire exterior y despide aire viciado; necesita energía: eléctrica, gas, carbón, leña y petróleo, y elimina calor, radiación electromagnética, ruido y contaminación.

Estos son los componentes del ciclo energético de una casa. Evaluar el impacto de cada uno de ellos y diseñarla de tal modo que los ciclos se autorregulen en armonía con los ciclos de la naturaleza, es nuestro desafío.

Al igual que la medicina integral que pone el énfasis en equilibrar todo el cuerpo, en lugar de curar los síntomas, pensamos que un edificio tiene que ser parte de esta misma propuesta, generando una nueva visión arquitectónica.

¿Qué es entonces una arquitectura ecológica?

Es aquella que establece una interrelación armoniosa con la Naturaleza y con el Hombre.

Con la Naturaleza:

  • Integrándose al ecosistema local: haciendo uso de los materiales y técnicas locales y aprovechando todas las condiciones favorables del clima y la geografía para lograr confort en forma natural.
  • Ahorrando energía: haciendo uso de energías renovables y cuando sea necesario recurrir a las no renovables, en la forma que implique menos derroche.
  • Reciclando los excedentes: para que el edificio cierre su ciclo, no en forma lineal sino circular (previamente adoptando una forma de vida para que dichos excedentes sean los mínimos: de qué vale un tratamiento de aguas grises, si consumo por ejemplo toda una variedad de productos de limpieza por el afán moderno de brillo y “pulcritud”).
  • Construyendo con materiales con baja “energía incorporada”: con esto nos referimos a un valor, de referencia, que se le asigna a un determinado producto. Este valor nos demuestra cuánta energía “incorpora” en el proceso de extracción, procesamiento, manufacturación y transporte. Las sociedades industriales han creado justamente una extensa red de canales, donde cada proceso es autónomo uno del otro. A esto se lo llama desarrollo. Sin embargo es un modo de producción altamente contaminante y de un tremendo derroche de energía. Cada vez somos más ajenos de todo el proceso que recibió ese producto terminado que recibimos en casa, poco podemos saber de su calidad, y de las implicancias de cada una de sus etapas.

Tener en cuenta estos cuatro ítems: integración al ecosistema local, ahorro de energía, reciclar los excedentes y energía incorporada a los materiales, nos lleva a un enfoque ecológico profundo hacia la naturaleza.

Con el Hombre:

La nueva relación con el ser humano es pensar al edificio no sólo como respuesta a una función y a una estética particular, sino que además sea un hábitat tanto para la salud del cuerpo como para el espíritu.

Hablamos ahora de una arquitectura en relación armoniosa con el hombre. Una construcción pensada como un organismo vivo que respeta las leyes naturales, será por ende un edificio sano para el hombre. Lo mismo sucede cuando cultivamos vegetales en forma orgánica, no sólo estamos respetando a la Tierra sino que no intoxicamos nuestro cuerpo con productos químicos.

Un edificio sano es aquel que está libre de elementos tóxicos, y además es flexible y posee los recursos necesarios para responder a las agresiones como a las oportunidades. Del mismo modo que un cuerpo saludable es el que está ausente de enfermedades y también es dinámico, tiene vitalidad.

Tomemos por ejemplo un muro, por un lado es el límite del afuera y del adentro, y por el otro, regula la humedad, la evaporación, el paso del calor y del frío: es un elemento vivo, que “respira”.

Si nuestra segunda piel son las ropas con que nos cubrimos , la tercera son estos muros. Y así como elegimos telas y lanas naturales, libres de sintéticos, de la misma forma, al construir esta tercera piel con materiales naturales porosos, sin productos sintéticos o químicos, otorgamos a nuestro hábitat una calidad superior: un clima sano y “vivo”.

Uno de los grandes problemas actualmente en la construcción es la cantidad de productos tóxicos que se utilizan : formaldehídos, pegamentos, pinturas sintéticas, espumas aislantes, materiales plásticos, barreras de vapor, son algunos de los que despiden al ambiente vapores nocivos a nuestra salud. Esto se agrava con los edificios herméticos debido a los sistemas mecánicos de acondicionamiento del aire y las superficies y aberturas cada vez más impermeables. Estos gases y vapores quedan concentrados en el ambiente provocando a largo plazo enfermedades como alergias e infecciones en sus habitantes.

Una arquitectura para el espíritu crea belleza a través de espacios, formas, luces, texturas, colores, sonidos y aromas, en íntima relación con las personas que habitan el edificio y las funciones que desarrollen, para hacerlos participes de un espacio gratificante.

La belleza es de enorme poder curativo. Rodearnos de un entorno hermoso, en unión con la naturaleza, crea en nosotros un tipo de vivencia ?vivificadora?, al contrario de lo que podemos sentir en uno de los típicos edificios anónimos, en los cuales la mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado a vivir.

Pensar así nuestro hábitat es parte de una propuesta global, de vivir una vida en armonía con la Tierra, en estrecha relación con la Naturaleza, en la búsqueda de una mayor salud personal y planetaria.

Cuando tenemos presente nuestra conexión con la tierra, con el ciclo, con la vida, nos energizamos y nos sentimos parte de todo cuanto nos rodea ( Margo Adair).

Arquitecta Mariana Bidart

Comparte este contenido:

Estados Unidos: Harvard eliminó los lácteos de su “Plato saludable”

Harvard eliminó los lácteos de su “Plato saludable”

 

Harvard es una de las instituciones educativas más prestigiosas del mundo y ha jugado un papel fundamental en la creación y difusión del conocimiento durante siglos.

Desde su fundación, los miembros de la organización han analizado y revisado constantemente, produciendo informes influyentes que dan forma a la política, la economía, la atención médica y otros campos.

Por qué Harvard eliminó los lácteos de la pirámide alimenticia

Comúnmente se cree que el consumo de leche y sus derivados es necesario para una alimentación saludable.
Sin embargo, investigaciones e información recientes de la Universidad de Harvard han cambiado esta visión: la pirámide alimenticia ahora muestra que para una nutrición completa podemos eliminar la leche y reemplazarla con agua.

Cada año, expertos y analistas de la Universidad de Harvard publican una lista de los productos alimenticios más recomendados como parte de una dieta saludable. Este año faltan productos lácteos en el llamado “Plato Saludable”.

Lo explican diciendo que un consumo elevado de productos lácteos puede aumentar significativamente el riesgo de cáncer de próstata y ovario.

Además, señalan que el cuidado corporal debe evitar ingredientes ricos en grasas saturadas y químicos que se encuentran en este tipo de productos.

Según Harvard, ¿con qué se debería sustituir la leche?

Por ello, para sustituir este aporte, los expertos recomiendan añadir verduras como lechuga, coliflor y brócoli, entre otras. Además, el calcio se puede encontrar en muchos frutos secos y cereales.

Las más recomendadas por Harvard son la leche de almendras, la leche de avena y la leche de arroz.

Cómo hacer leche de almendras

Ingredientes:

  • 1 taza (120 g) de almendras crudas
  • 4 tazas (960 ml) de agua
  • Opcional: 1 cucharadita de miel o azúcar de coco, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:

  1. Remoja las almendras. Coloca las almendras en un recipiente grande y cubre con agua. Déjalas en remojo durante al menos 8 horas, o toda la noche.
    [Image of Almendras en remojo]
  2. Escurre las almendras. Después de que las almendras hayan remojado, escúrrelas bien.
    [Image of Almendras escurridas]
  3. Licua las almendras. Coloca las almendras escurridas en una licuadora. Agrega el agua y mezcla a alta velocidad durante 2-3 minutos, o hasta que las almendras se hayan molido completamente y la mezcla tenga una consistencia cremosa.
    [Image of Licuadora de almendras]
  4. Cuela la leche. Vierte la mezcla de almendras en un colador forrado con una gasa o un filtro de café. Presiona la pulpa para extraer la mayor cantidad de leche posible.
    [Image of Leche de almendras colada]
  5. Agrega edulcorante y saborizantes opcionales. Agrega miel, azúcar de coco o extracto de vainilla al gusto.
  6. Guarda la leche. La leche de almendras se puede conservar en el refrigerador hasta por 5 días.

Consejos:

  • Para obtener una leche de almendras más cremosa, pela las almendras antes de remojarlas.
  • Si no tienes una licuadora potente, puedes triturar las almendras en un procesador de alimentos antes de agregar el agua.
  • Para una leche de almendras más dulce, puedes agregar más miel o azúcar de coco.
  • También puedes agregar otros sabores a la leche de almendras, como canela, vainilla, cacao o extracto de almendra.

Variaciones:

  • Leche de almendras sin azúcar: Simplemente omite el edulcorante.
  • Leche de almendras con cacao: Agrega 1 cucharada de cacao en polvo a la mezcla de almendras antes de licuar.
  • Leche de almendras con vainilla: Agrega 1/2 cucharadita de extracto de vainilla a la mezcla de almendras antes de licuar.

Usos:

La leche de almendras se puede usar en una variedad de recetas, como batidos, café, té, sopas, guisos y postres. También se puede beber sola o con hielo.

Cómo hacer leche de coco

Ingredientes:

  • 1 taza (120 g) de coco rallado
  • 3-4 tazas (750-1000 ml) de agua
  • Opcional: 1 cucharadita de miel o azúcar de coco, 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Instrucciones:

  1. Remoja el coco. Coloca el coco rallado en un recipiente grande y cubre con agua. Déjalo en remojo durante al menos 30 minutos, o hasta que el coco se haya hidratado completamente.
    [Image of Coco rallado en remojo]
  2. Escurre el coco. Después de que el coco haya remojado, escúrrelo bien.
    [Image of Coco rallado escurrido]
  3. Licua el coco. Coloca el coco escurrida en una licuadora. Agrega el agua y mezcla a alta velocidad durante 2-3 minutos, o hasta que el coco se haya molido completamente y la mezcla tenga una consistencia cremosa.
    [Image of Licuadora de coco]
  4. Cuela la leche. Vierte la mezcla de coco en un colador forrado con una gasa o un filtro de café. Presiona la pulpa para extraer la mayor cantidad de leche posible.
    [Image of Leche de coco colada]
  5. Agrega edulcorante y saborizantes opcionales. Agrega miel, azúcar de coco o extracto de vainilla al gusto.
  6. Guarda la leche. La leche de coco se puede conservar en el refrigerador hasta por 5 días.

Consejos:

  • Para obtener una leche de coco más cremosa, puedes batir la leche después de colar.
  • Si no tienes una licuadora potente, puedes triturar el coco en un procesador de alimentos antes de agregar el agua.
  • Para una leche de coco más dulce, puedes agregar más miel o azúcar de coco.
  • También puedes agregar otros sabores a la leche de coco, como canela, vainilla, cacao o extracto de coco.

Variaciones:

  • Leche de coco sin azúcar: Simplemente omite el edulcorante.
  • Leche de coco con cacao: Agrega 1 cucharada de cacao en polvo a la mezcla de coco antes de licuar.
  • Leche de coco con vainilla: Agrega 1/2 cucharadita de extracto de vainilla a la mezcla de coco antes de licuar.

Usos:

La leche de coco se puede usar en una variedad de recetas, como batidos, café, té, sopas, guisos y postres. También se puede beber sola o con hielo.

Fuente de la Información: https://www.ecoportal.net/paises/lacteos-harvard/

Comparte este contenido:

Ambiente: El problema de la pérdida de biodiversidad

El problema de la pérdida de biodiversidad

 

La palabra biodiversidad es una contracción de diversidad biológica; se refiere por lo tanto a la variedad en el mundo viviente. El término biodiversidad se aplica comúnmente a describir la cantidad, la variedad y la variabilidad de los organismos vivos. Este uso tan amplio abarca muchos parámetros diferentes, y en este contexto biodiversidad es, en realidad, un sinónimo de La Vida en la Tierra.

En los últimos 10.000 años la diversidad animal y vegetal que hoy nos maravilla, fruto de una historia de miles de millones de años de evolución en donde los seres vivos han conquistado medios tan diferentes como los océanos y el aire; se han asentado en las cálidas y húmedas franjas tropicales, y también en las frías y áridas zonas polares; para resolver los retos de la locomoción, la alimentación, la comunicación o la reproducción han desplegado una apabullante variedad de soluciones.

Sin embargo esta exaltación de vida está sufriendo un retroceso devastador debido a la actividad humana. El ritmo de extinción de las especies se ha acelerado drásticamente, calculándose que en la actualidad es por los menos 400 veces mayor que el que existía antes de la aparición del ser humano.

Si calculamos la tasa de extinción de este momento, basándonos en los números de especies por área, teniendo en cuenta la pérdida de bosques tropicales (aproximadamente 1/3 en los últimos 40 años), se extinguen 50.000 especies por año (sólo 7.000 de ellas conocidas). Esto representa 10.000 veces la tasa natural de extinción y significa un 5% del total de especies por década. De mantenerse estos números, a fines del siglo XXI habrán desaparecido dos tercios de las especies de la Tierra.

La riqueza de la biodiversidad y de los ecosistemas que son fuentes de vida para el ser humano y las bases del desarrollo sostenible, se encuentran en un grave peligro. La creciente desertificación a nivel global conduce a la pérdida de la diversidad biológica. Últimamente han desaparecido unas ochocientas especies y once mil están amenazadas. Es fácil comprender que con esta pérdida incesante de recursos está en riesgo la seguridad alimentaria. La pérdida de la diversidad biológica con frecuencia reduce la productividad de los ecosistemas, y de esta manera disminuye la posibilidad de obtener diversos bienes de la naturaleza, y de la que el ser humano constantemente se beneficia.

Las tres principales causas de esta pérdida de biodiversidad son:

  1. La destrucción de los hábitats naturales: Esta es una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el mundo. Los bosques tropicales, sin duda los principales almacenes de biodiversidad del planeta, están desapareciendo a un ritmo vertiginoso.
  2. La fragmentación: Campos de cultivo, áreas urbanas, carreteras y autopistas constituyen barreras infranqueables para numerosas especies. Para estos seres vivos, su hábitat natural ha pasado de ocupar extensas áreas ininterrumpidas a quedar dividido en fragmentos aislados de menor extensión. Es el efecto conocido como fragmentación de los hábitats, responsable de la extinción local de numerosas especies. Cuando un cierto número de individuos de una especie queda confinado en una pequeña porción de territorio, el peligro de extinción es mucho mayor.
  3. Los campos sin vida: La aparición de la moderna agricultura industrial, basada en la especialización y el uso masivo de fertilizantes y pesticidas produce una brusca disminución de especies. En los países más intensamente explotados por estas nuevas formas de agricultura industrial se ha acuñado el término de desierto verde, para referirse a estos nuevos paisajes, muy pobres en vida silvestre.

Debido a estas causas, el hombre esta enfrentando dos serios problemas: la falta de conocimiento científico sobre la totalidad de los seres vivos y la extinción masiva de especies. Estos problemas están relacionados y cualquier solución de los mismos debe basarse conjuntamente en generar nuevos conocimientos y forjar una nueva relación con el mundo natural. La importancia de la biodiversidad deber ser reconocida a nivel global y su tratamiento debe figurar en las agendas gubernamentales y en los programas educativos

Hasta ahora parece que el ser humano se ha salido con la suya, como lo prueba el hecho de que muchas especies se han extinguido ya causa de las actividades humanas y la vida sigue su curso. Sin embargo no sabemos lo que nos hará falta por la perdida de especies. Algunos ecologistas comparan la disminución de la biodiversidad con un vuelo en un avión al que le quitamos poco a poco los remaches. Cuantos remaches podemos quitar?….. Aun parece que no ha pasado nada por la pérdida de especies, pero sin duda el mundo es menos hermoso y mas monótono sin ellas. Posiblemente aun no hemos detectado la magnitud del daño que hemos causado.

En la Conferencia Internacional sobre Biodiversidad que se llevo a cabo en París, Francia, los científicos coincidieron en alertar al mundo sobre el peligro de la pérdida de biodiversidad. Al tratar las posibilidades económicas para los países que son depositarios de riqueza en biodiversidad, se insiste en el establecimiento de reglas claras sobre el uso de patentes y la propiedad intelectual en el campo de la genética y de la biotecnología.

Todas las presentaciones de los especialistas que participaron en París, se alejaron del enfoque fundamentalista de conservación sin intervención humana. No se puede concebir la ecuación del desarrollo sustentable sin el factor humano. Es preciso entender que proteger la biodiversidad es sinónimo de combatir la pobreza en el mundo. El desarrollo sustentable continúa siendo el gran desafío para alcanzar un equilibrio entre desarrollo y conservación.

El hombre, en todas las épocas, ha tenido necesidad de cambio y al mismo tiempo, miedo al cambio. Esta contradicción es manifiesta en la civilización industrial que preconizó la utilización despiadada del medio natural, y que ahora muestra una inquietud creciente ante la pérdida de la diversidad biológica.El difícil imaginar un desarrollo social como el actual sin afectar el medio natural, y de éste el elemento más frágil es la diversidad biológica. Sin embargo, si en la época postindustrial las sociedades humanas quieren ser dueñas de su destino, deberán poder regular su actividad y crecimiento, obtener los satisfactores que necesitan sin deteriorar el legado más importante de la evolución biológica: la biodiversidad

La extinción de especies vegetales y animales es uno de los síntomas más preocupantes del deterioro ambiental en el mundo, ya que constituye un proceso irreversible que nos priva para siempre de un material genético único e irremplazable del que tal vez ni siquiera sepamos aún que aplicaciones prácticas podrá tener en beneficio de la misma humanidad que los destruye. Este tal vez sea el concepto más fácil de comprender en el mundo materialista e interesado en que habitualmente nos movemos, pero no es el único motivo que aconseja la conservación de especies.

Efectivamente ya tendría que bastarnos el solo hecho de no alterar sustancialmente la delicada trama que une a los seres vivos entre sí, y que nos recuerda que cada especie ocupa un nicho ecológico peculiar que, con su extinción, o bien queda vacante o es ocupado por otras especies más ubicuas. Con lo cual se simplifican o desaparecen cadenas alimenticias singulares, y como si esto fuera poco, el solo derecho a coexistir en el planeta Tierra en las especies vegetales y animales debería erigirse como el principal argumento para evitar la extinción por todos los medios. www.ecoportal.net

Cristian Frers es Técnico Superior en Gestión Ambiental y Técnico Superior en Comunicación Social.

Fuente de la Información: https://www.ecoportal.net/temas-especiales/biodiversidad/el_problema_de_la_perdida_de_biodiversidad/

 

Comparte este contenido:

Argentina: Agricultura Campesina vs Agronegocios

Agricultura Campesina vs Agronegocios

La agricultura campesina es una forma de combatir el crecimiento del agronegocio y sus consecuencias. Los datos recopilados en el Informe Soja al Cuello 2023 muestran que bajo Abdo Benítez las políticas continúan favoreciendo un modelo de agronegocios genéticamente modificados que perjudica al campesinado y a la agricultura del país.

click to play the video

En los últimos años, la agricultura campesina ha perdido más de 50.000 hectáreas y el sector agrícola ha perdido otras 110.000 hectáreas. A pesar del auge de la agroindustria, esto no significa que la oferta de alimentos aumentará. Un ejemplo de esto es que del 2019 al 2020 las importaciones de alimentos aumentaron un 28,2% y según el SENAVE las importaciones de alimentos aumentaron de 242.648 toneladas a 338.403 toneladas, representando un costo de 600.000.000 USD. El modelo basado en la producción agrícola como negocio, tiene graves consecuencias sociales y ambientales y genera inseguridad alimentaria para las familias paraguayas.

La agricultura campesina como solución a las crisis

Mientras tanto, el censo agrícola no tiene en cuenta los cultivos de subsistencia de unos 40.000 hogares agrícolas, y mucho menos el importante papel que desempeñan los cultivos de subsistencia en la alimentación de las familias agrícolas. Un ejemplo del valor de cultivar alimentos en una comunidad agrícola es el caso de la comunidad El Triunfo en Alto Paraná, donde 264 familias campesinas priorizaron la producción de alimentos para enfrentar la severa crisis provocada por la pandemia y la sequía prolongada, tratando de sobrevivir y mejorar sus ingresos. La producción fue tal que incluso pudieron donar alimentos a los sectores más afectados por la crisis, lo que demuestra que la producción de los agricultores es ambiental y económicamente sostenible.

Los compromisos con la agricultura familiar y campesina y la soberanía alimentaria son esenciales para abordar las nefastas consecuencias del modelo de agronegocios del país.

 

Fuente de la Información: https://www.ecoportal.net/paises/agricultura-campesina-vs-agronegocios/

Comparte este contenido:

Brasil: Sequía en el Amazonas descubre milenarias caras talladas en piedra

Sequía en el Amazonas descubre milenarias caras talladas en piedra

El Amazonas, en los últimos años, se ha enfrentado a una serie de problemáticas climáticas. Entre ellas las sequías y la baja en los niveles de sus cuerpos de agua. Por ello, fueron halladas unas caras de aspecto minimalistas talladas en rocas que antes estaban cubiertas por agua.

Esto sucedió donde el Río Negro desemboca en el Amazonas, cerca de la ciudad de Manaos al norte de Brasil. Anteriormente, otros rostros tallados con características similares a las descubiertas recientemente, habían sido reveladas por las mismas razones.

“En 2010, se descubrieron grabados en este sitio en particular. Aunque ya habían sido registrados, ahora han vuelto a aparecer y se han identificado más a fondo. Esto gracias al empeoramiento de la sequía”, mencionó la historiadora Beatriz Carneiro para AFP.

Según AFP, se estima que estas decenas de rostros descubiertos tienen una antigüedad de aproximadamente 2 000 años. Todos muestran similitudes y alguien los grabó de manera relativamente sencilla, ya que no presentan el mismo nivel de detalle que otros hallazgos milenarios.

Sin embargo, sus sencillos detalles permitieron especular sobre su uso y acercarnos al estilo de vida precolombino de la zona. Además de sus trazos rectos o circulares, así como las inexpresivas caras grabadas, las piedras tienen surcos que indicarían que alguien las usó para afilar armas.

“La caras guardan una gran relevancia arqueológica. El sitio expresa emociones, sentimientos. Aunque sea un registro grabado en roca, tiene algo en común con el arte contemporáneo”, mencionó el arqueólogo Jaime Oliveira para el Instituto Brasileño de Patrimonio Histórico.

La sequía en el Amazonas

Aunque el hallazgo de las caras podría significar una noticia positiva para el conocimiento histórico del Amazonas, en realidad es muestra de las condiciones negativas que el cambio climático ha provocado en la selva tropical más grande del planeta.

“Llegamos, miramos los grabados y pensamos que son hermosos. Pero al mismo tiempo, es preocupante. También pienso en si este río existirá en 50 o 100 años”, mencionó Livia Ribeiro, una local de la zona.

Además, los expertos atribuyen el cambio en las condiciones climáticas a El Niño, un fenómeno del océano Pacífico tropical que provoca temperaturas por encima de la media en la superficie del mar.

La sequía que atraviesa el Amazonas provocó que los niveles de agua llegaran a su punto más bajo desde hace 121 años. Esto es especialmente problemático considerando que comunidades cercanas a los cuerpos de agua dependen de ellos.

(Tomado de National Geographic en español)

Fuente de la Información: http://www.cubadebate.cu/noticias/2023/10/29/sequia-en-el-amazonas-descubre-milenarias-caras-talladas-en-piedra/

Comparte este contenido:

Sistema Económico y Tecnología: Según la IA, la Humanidad depende de un “cambio radical” del sistema económico

Según la IA, la Humanidad depende de un “cambio radical” del sistema económico

En las últimas décadas, hemos visto con creciente preocupación cómo el sistema económico y político global está acelerando la destrucción del planeta. El problema radica en que este sistema está basado en el crecimiento económico constante, el cual se basa en el consumo de recursos naturales y la generación de residuos. Para mantener este crecimiento, las empresas y los gobiernos están constantemente buscando nuevas formas de explotar los recursos naturales y producir bienes y servicios.

Este modelo de desarrollo es insostenible a largo plazo, ya que está poniendo en peligro la capacidad del planeta de sostener la vida. Los principales problemas ambientales que estamos enfrentando, como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación, son el resultado directo de este modelo.

Además, el sistema económico y político global está dominado por unas pocas grandes empresas que tienen un enorme poder. Estas empresas tienen un gran interés en mantener el statu quo, ya que les beneficia económicamente.

Como resultado, estas empresas se resisten a los cambios que podrían ayudar a proteger el medio ambiente. Por ejemplo, se oponen a la adopción de medidas para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que esto podría afectar a sus beneficios.

El sistema económico y político global también está muy fragmentado. No existe una autoridad global que pueda coordinar las acciones para proteger el medio ambiente.

Como resultado, cada país o región actúa de forma independiente, lo que dificulta la adopción de medidas globales. Por ejemplo, algunos países están reduciendo sus emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que otros las están aumentando.

Hay varios factores que contribuyen a que el sistema económico y político global sea insostenible. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • La búsqueda del beneficio económico a corto plazo: Las empresas y los gobiernos están motivados por la búsqueda del beneficio económico a corto plazo. Esto les lleva a tomar decisiones que pueden ser perjudiciales para el medio ambiente, incluso si tienen consecuencias negativas a largo plazo.
  • La falta de regulación: Los gobiernos no están haciendo lo suficiente para regular la actividad económica y proteger el medio ambiente. Esto se debe a que las empresas y los lobbies empresariales tienen un gran poder de influencia sobre los gobiernos.
  • La desigualdad social: El sistema económico global está basado en la desigualdad social. Esto significa que una pequeña minoría de personas controla la gran mayoría de los recursos naturales y del poder económico. Esta desigualdad dificulta la transición hacia un modelo de desarrollo sostenible.

El crecimiento económico es incompatible con la sostenibilidad

El sistema económico global se basa en el crecimiento económico indefinido. Este crecimiento requiere un consumo constante de recursos naturales, lo que inevitablemente conduce a la degradación ambiental.

Los recursos naturales son finitos, y el planeta tiene una capacidad limitada para absorber los residuos. A medida que la población mundial crece y la demanda de recursos aumenta, nos acercamos cada vez más al límite de la sostenibilidad.

El sistema político no está preparado para abordar la crisis climática

El sistema político global está dividido y fragmentado. Esto dificulta la adopción de medidas urgentes para abordar la crisis climática.

Los gobiernos nacionales están más preocupados por sus propios intereses que por el bien común. Esto lleva a la toma de decisiones cortoplacistas que perjudican al medio ambiente.

La sociedad no está preparada para un cambio radical

La sociedad está acostumbrada a un sistema económico y político que favorece el consumo y el crecimiento. Cambiar a un sistema más sostenible requeriría un cambio radical en nuestros hábitos y valores.

Esto es difícil de lograr, ya que la mayoría de las personas se resisten al cambio.

Conclusiones

El sistema económico y político global está intrínsecamente diseñado para destruir el planeta. Si queremos evitar un desastre ambiental, debemos cambiar radicalmente nuestro sistema económico y político. Esto requerirá un esfuerzo concertado de todos los sectores de la sociedad.

Algunas propuestas para un cambio radical

  • Una transición a una economía circular

Una economía circular es un sistema económico que se basa en la reutilización, el reciclaje y la reparación de los recursos. Esto reduce la necesidad de extraer recursos naturales y genera menos residuos.

  • Un cambio a energías renovables

Las energías renovables son fuentes de energía limpias e inagotables. Su uso reduce las emisiones de gases de efecto invernadero, que son la principal causa del cambio climático.

  • Una reducción del consumo

El consumo excesivo es una de las principales causas de la degradación ambiental. Debemos aprender a vivir con menos, reduciendo nuestro consumo de bienes y servicios.

  • Un cambio en nuestra dieta

La ganadería es una de las principales fuentes de emisiones de gases de efecto invernadero. Una dieta vegetariana o vegana es una forma efectiva de reducir nuestra huella ambiental.

  • Un mayor apoyo a la agricultura sostenible

La agricultura sostenible es una forma de producir alimentos que protege el medio ambiente. Debemos apoyar a los agricultores que practican la agricultura sostenible.

Estos son solo algunos ejemplos de las medidas que se necesitan para cambiar nuestro sistema económico y político. Si queremos evitar un desastre ambiental, debemos actuar ahora.

 

Comparte este contenido:

Ambiente: ¿El colapso ecológico del planeta aún es evitable?

¿El colapso ecológico del planeta aún es evitable?

por 

Aunque puede haber cierta controversia y debate sobre la magnitud y el cronograma exactos de los riesgos ambientales, hay una creciente evidencia científica de que la actividad humana está causando impactos significativos en el medio ambiente y que estos impactos podrían tener consecuencias graves para la salud del planeta y la supervivencia de las especies, incluida la humana. El riesgo de colapso ecológico del planeta es una preocupación real y respaldada por la comunidad científica.

Algunos de los principales problemas ambientales que contribuyen al riesgo de colapso ecológico incluyen el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la degradación de los ecosistemas, la contaminación del aire y del agua, la deforestación, la acidificación de los océanos y el agotamiento de recursos naturales como el agua dulce y los combustibles fósiles. Estos problemas están interconectados y pueden tener efectos en cascada que afectan a múltiples aspectos de la vida en la Tierra.

Numerosos estudios y evaluaciones, como los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas y el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), han advertido sobre los riesgos ambientales y han llamado a la acción para abordar estos problemas de manera urgente.

Algunos de los problemas ambientales más urgentes que enfrentamos incluyen:

  • Cambio climático: El calentamiento global está provocando el derretimiento de los glaciares, el aumento del nivel del mar y cambios en los patrones climáticos. Estos cambios están teniendo un impacto devastador en los ecosistemas y las comunidades humanas.
  • Extinción masiva: La tasa de extinción de especies es actualmente 100 veces mayor que la tasa natural. Esto se debe a la pérdida de hábitat, la contaminación y la caza furtiva.
  • Degradación de los ecosistemas: Los ecosistemas están siendo degradados por la contaminación, la deforestación y la sobreexplotación. Esto está teniendo un impacto negativo en la biodiversidad, la calidad del agua y el suministro de alimentos.
  • Agotamiento de los recursos naturales: Los recursos naturales, como el agua, el petróleo y los minerales, están siendo agotados a un ritmo alarmante. Esto está creando una escasez de recursos y aumentando los precios.

Si no se toman medidas para abordar estos problemas, el riesgo de colapso ecológico es real. Esto podría tener consecuencias catastróficas para la humanidad y el planeta.

Si bien es importante destacar que la humanidad tiene la capacidad de tomar medidas para mitigar estos riesgos y evitar un colapso ecológico catastrófico, la acción decisiva y la cooperación a nivel global son esenciales para abordar estos desafíos y trabajar hacia un futuro más sostenible y saludable para nuestro planeta y sus habitantes.

Hay muchas cosas que podemos hacer para reducir el impacto humano en el medio ambiente, aunque deberemos sortear algunos inconvenientes.

10 motivos por los que la humanidad no logra detener el colapso ecológico

  1. Dependencia de los combustibles fósiles: La economía mundial todavía depende en gran medida de los combustibles fósiles, como el petróleo, el gas y el carbón, para satisfacer sus necesidades energéticas. Estos combustibles emiten grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) cuando se queman, contribuyendo al calentamiento global.
  2. Intereses económicos poderosos: Las industrias relacionadas con los combustibles fósiles tienen un gran poder económico y político y han resistido los cambios hacia fuentes de energía más limpias debido a los beneficios financieros a corto plazo.
  3. Negación del cambio climático: A pesar de la abrumadora evidencia científica del cambio climático, ha habido una campaña de desinformación y negación por parte de algunos actores políticos y de la industria que han retrasado las acciones efectivas.
  4. Falta de cooperación global: La cooperación internacional es esencial para abordar la crisis climática, pero los intereses nacionales a menudo dificultan la adopción de medidas globales significativas, como el Acuerdo de París.
  5. Obstáculos tecnológicos: Aunque las tecnologías limpias avanzan rápidamente, todavía hay obstáculos tecnológicos y costos asociados con la adopción de energías renovables y soluciones de reducción de emisiones a gran escala.
  6. Desarrollo económico no sostenible: Muchos países en desarrollo están luchando por alcanzar un desarrollo económico rápido, lo que a menudo implica la construcción de infraestructuras intensivas en carbono. Esto dificulta la transición hacia una economía baja en carbono.
  7. Corto plazo frente al largo plazo: La política a menudo se centra en objetivos y resultados a corto plazo, mientras que la crisis climática requiere una visión a largo plazo y medidas sostenibles que pueden no generar beneficios inmediatos.
  8. Desigualdades económicas y sociales: La crisis climática afecta de manera desproporcionada a las comunidades más vulnerables y marginadas, lo que dificulta la movilización política para abordarla.
  9. Falta de conciencia pública: Aunque la conciencia sobre el cambio climático ha aumentado, muchas personas todavía no comprenden completamente su gravedad o no sienten la urgencia de tomar medidas.
  10. Inercia y resistencia al cambio: Cambiar los sistemas económicos y energéticos existentes es difícil y a menudo se enfrenta a resistencia de quienes se benefician del status quo.

 

Fuente de la Información: https://www.ecoportal.net/temas-especiales/colapso-ecologico-del-planeta/

Comparte este contenido:
Page 1 of 20
1 2 3 20