Page 1 of 17
1 2 3 17

Estudio: El reto africano de recuperar las clases perdidas

Tras el cierre de escuelas por la covid-19, África debe reformar la educación para paliar los atrasos en el aprendizaje que lastrarán a la próxima generación. Hay soluciones, según esta nueva investigación.

La pandemia de covid-19 ha provocado una conmoción histórica en la educación al haber cerrado las escuelas de más de 1.600 millones de niños en el mundo. Esta sacudida empeorará una crisis educativa que ya existía de antes y en la que muchos estudiantes aprendían ya muy poco en la escuela. El Banco Mundial prevé que el porcentaje de niños analfabetos a los 10 años podría ascender del 53% (número anterior a la pandemia) al 63% debido al cierre de centros educativos.

Estos déficits en la enseñanza podrían derivarse de una combinación de elementos: el olvido de lo estudiado anteriormente y la falta de lo que se habría aprendido si las escuelas no hubiesen cerrado. Tales pérdidas se pueden acumular en el largo plazo. Los alumnos que se reincorporan a los colegios, muy atrasados con respecto a las previsiones de los planes de estudio, pueden estar demasiado rezagados para aprender de la enseñanza diaria, por lo que se quedarían aún más atrás.

Este nuevo estudio, que publicamos en International Journal of Educational Development, analiza cuánto aprendizaje puede perderse en Etiopía, Kenia, Liberia, Tanzania y Uganda como consecuencia del cierre en la pandemia. Utilizamos datos de las evaluaciones de lectura de los primeros cursos en estos cinco países. Nuestro modelo indica que podría haber hasta un año de atraso en el aprendizaje a corto plazo. Nuestros cálculos advierten de que estos déficits se distribuirán de manera desigual y quienes se quedarán más atrás serán los estudiantes que empezaron con niveles de aprendizaje más bajos.

Según nuestros cálculos, estos déficits en el aprendizaje a corto plazo podrían acumularse en 2,8 años de déficit en el largo plazo. Así sucede si el plan de estudios –a menudo este es demasiado ambicioso y no se corresponde con los niveles de aprendizaje de los estudiantes– no se ajusta para permitir que los estudiantes alcancen el nivel que se les exige.

Oportunidad histórica para la reforma

Pero ese no tiene por qué ser el resultado final. Aunque la covid-19 ha frenado el aprendizaje, es posible una reforma audaz y la pandemia brinda una oportunidad histórica para renovar los sistemas educativos. Podría ser el momento de instaurar prácticas y políticas que ya eran necesarias para abordar la crisis educativa subyacente desde hace décadas.

En la revisión de los trabajos existentes se identifican dos estrategias para mitigar las pérdidas en el aprendizaje y mejorarlo incluso más allá de los niveles previos a la covid-19. Esta revisión se fundamenta en una creciente base de intervenciones que han funcionado a escala en países de ingresos bajos y medios para mejorar la alfabetización y las aptitudes básicas de aritmética.

La primera estrategia consiste en adaptar la enseñanza al nivel de aprendizaje del alumno. Esto se puede conseguir a un bajo coste mediante una prueba de conocimiento del niño durante el proceso de formación –lo que se conoce como evaluación formativa– y una variedad de actividades ajustadas al nivel de cada alumno. Esta estrategia tiene más potencial que una enseñanza prescriptiva basada en un único plan de estudios.

Podría ser el momento de instaurar prácticas y políticas que han sido necesarias para abordar la crisis educativa subyacente desde hace décadas en África

La segunda estrategia consiste en introducir programas estructurados de pedagogía que combinen planes de clases estructuradas, formación del profesorado y apoyo escolar. En la situación actual, muchos profesores suelen verse obligados a arreglárselas solos y redactar sus propios planes diarios de clases. Si se proporciona un apoyo estructurado y continuo, pueden conseguirse grandes avances en el aprendizaje.

En estudios anteriores se ha comprobado que ambas propuestas mejoran el aprendizaje en tres años de escolarización de alta calidad por un coste de 100 dólares. Estos avances son casi equivalentes a la brecha educativa en el sistema por niveles entre Zambia, uno de los países con menor rendimiento del África subsahariana, y Kenia, uno de los de mayor rendimiento.

El modelo indica que la corrección a corto plazo mediante estas estrategias puede paliar considerablemente los atrasos en el aprendizaje. Y lo que es más sorprendente, las ambiciosas reformas vinculadas a estas estrategias –como la adaptación en el largo plazo de la enseñanza a los niveles de los alumnos– no solo pueden aplacar todos los déficits formativos, sino que también mejoran los niveles de aprendizaje previos a la covid-19.

Países que ya han empezado

En el estudio exponemos algunos ejemplos de países que están empezando a implementar estas reformas, como Botsuana y Madagascar. En la segunda región más grande de Botsuana, el noreste, el director del Ministerio de Educación Básica solicitó a todas las escuelas que realizaran una evaluación formativa y aplicaran la enseñanza específica de manera inmediata. Y así se hizo cuando reabrieron las escuelas en junio de 2020 tras la primera ola de cierres a causa de la covid-19.

La región actualizó las funciones y las responsabilidades del personal educativo para regularizar esta reforma. Se celebraron sesiones formativas con el apoyo de la ONG que dirijo, una de las mayores dedicadas a la juventud del país, Young 1ove, en colaboración con USAID y Unicef. El Ministerio esperaba que se informara con frecuencia de los progresos realizados y el director regional visitó directamente las escuelas para supervisar la implementación. Aunque aún no se disponen de pruebas causales, los primeros datos indican que los niveles de aprendizaje están mejorando más rápido que en otras regiones.

Hay iniciativas de reforma esperanzadoras en el continente africano, pero muy pocos países han dado pasos hasta la fecha

Madagascar constituye otro ejemplo. El Gobierno ha reforzado el programa nacional para la recuperación, llamado CRAN, que antes de la pandemia había estado proporcionando un periodo de aprendizaje intensivo de dos meses a los niños en función de su nivel. A finales de 2018, CRAN se había implementado con el apoyo de Unicef en siete de las 22 regiones de Madagascar. A finales de 2020 y en respuesta al cierre de escuelas por la covid-19 se aceleró esta implementación. Aunque el Gobierno y Unicef están en las primeras etapas del proyecto, este demuestra cómo los Gobiernos pueden reforzar los programas actuales para cambiar las prácticas de docencia y aprendizaje.

Estas iniciativas de reforma son esperanzadoras, pero muy pocos países han dado pasos hasta la fecha. Si no se toman medidas urgentes, los atrasos en el aprendizaje a corto plazo podrían atrofiar a la próxima generación de estudiantes de por vida, lo que conllevaría posibles consecuencias intergeneracionales. La covid-19 presenta la necesidad de actuar con urgencia y brinda una oportunidad para concebir soluciones diferentes. Tal vez algunos sistemas educativos se reformen para alcanzar el tan ansiado objetivo de una educación para todos.

Noam Angrist es el director de Young 1ove, ONG que apoya al Gobierno de Botsuana para promulgar las reformas educativas mencionadas en este texto.

Fuente: https://elpais.com/planeta-futuro/2021-08-04/el-reto-africano-de-recuperar-las-clases-perdidas.html#:~:text=Tras%20el%20cierre%20de%20escuelas,lastrar%C3%A1n%20a%20la%20pr%C3%B3xima%20generaci%C3%B3n.&text=La%20pandemia%20de%20covid%2D19,de%20ni%C3%B1os%20en%20el%20mundo.

 

Comparte este contenido:

HRW denuncia el uso militar de las escuelas en el conflicto etíope de Tigray

La ONG Human Rights Watch (HRW) denunció hoy el saqueo y la ocupación con uso militar de escuelas tanto por las fuerzas gubernamentales como rebeldes desde que comenzó el conflicto en la región etíope de Tigray, donde en torno al 25 % de los establecimientos escolares han sido dañados.

«La ocupación y el daño de las escuelas termina afectando las vidas de las generaciones futuras de Tigray, lo que se suma a las pérdidas que las comunidades (…) han enfrentado durante los últimos seis meses», declaró en un comunicado Laetitia Bader, directora del Cuerno de África de HRW.

HRW, que ha documentado el uso como base militar de varias escuelas en esa región, ejemplificó esta situación con el uso de la histórica escuela preparatoria pública Atse Yohannes en la capital regional, Mekelle, como cuartel general de las fuerzas gubernamentales después de arrebatar el control de la ciudad al Frente Popular de Liberación de Tigray (FPLT) a finales de noviembre de 2020 y que utilizaron hasta el pasado mes de abril.

«Después de ocupar la escuela durante varias semanas, se fueron llevándose computadoras, pantallas de plasma y comida. Las autoridades interinas pronto comenzaron a reparar los daños para que pudieran reanudarse las clases, pero los soldados regresaron en febrero y ocuparon la escuela durante otros tres meses», indicó el comunicado.

Las fuerzas etíopes abandonaron la escuela en abril y los residentes de Mekelle se encontraron con daños generalizados en aulas, laboratorios y oficinas, instalaciones eléctricas, tuberías de agua destruidas, casi 300 sillas quemadas y mensajes de odio e insultos contra los habitantes de Tigray escritos en las paredes, relató la organización.

«La destrucción o incautación de los militares de propiedad civil no justificada por razones de necesidad militar está prohibida y puede ser un crimen de guerra», declaró HRM señalando que «un despliegue militar prolongado sin proporcionar instalaciones educativas alternativas también puede negar a los estudiantes su derecho a la educación según el derecho internacional de los derechos humanos».

Según los datos del Gobierno de Etiopía, recogidos por HRW -que considera subestimados por la limitación de acceso a algunas zonas-, 15 escuelas en Tigray han sufrido daños importantes, mientras que otras 53 sufrieron algunos daños y dos de educación primaria en el sur de la región fueron ocupadas por las fuerzas etíopes.

Las autoridades gubernamentales están tratando ahora de reabrir las escuelas, pero los intentos se ven obstaculizados por la continua inseguridad, los daños en las escuelas.

Según estimaciones del Ministerio de Educación etíope, 48.500 maestros requieren apoyo psicosocial y de salud mental.

«Los combates en Tigray están privando a muchos niños de una educación y las facciones en guerra solo están empeorando las cosas», advirtió Bader al instar a la comunidad internacional a pedir al Gobierno etíope que tome «todas las medidas necesarias para garantizar que las escuelas puedan reabrir de manera segura, incluyendo poner fin al uso militar de las mismas y castigar al personal militar responsable de los abusos».

El conflicto en Etiopía estalló el pasado 4 de noviembre después de que el Gobierno central atacara al FPLT, en represalia por una agresión previa de fuerzas tigriñas a una base del Ejército federal.

Desde entonces, miles de personas han muerto, al menos 75.000 etíopes han huido al vecino Sudán, país fronterizo con Tigray, y más de un millón se han desplazado dentro de la región, según datos oficiales.

Fuente: https://www.swissinfo.ch/spa/etiop%C3%ADa-conflicto_hrw-denuncia-el-uso-militar-de-las-escuelas-en-el-conflicto-et%C3%ADope-de-tigray/46658042

Comparte este contenido:

Cerca de 1,4 millones de niños llevan más de un año sin ir a la escuela en Etiopía por la pandemia y la guerra en Tigray

Cerca de 1,4 millones de niños llevan más de un año sin ir a la escuela en  Etiopía por la pandemia y la guerra en Tigray

Alrededor de 1,4 millones de niños llevan más de un año sin acudir a la escuela en la región etíope de Tigray (norte) a causa del cierre de centros por la pandemia de coronavirus y el conflicto desencadenado en noviembre tras la ofensiva del Ejército contra el Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), según ha denunciado este martes el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

«Esta es una emergencia de protección, de educación y de nutrición», ha señalado el portavoz de UNICEF, James Elder, que ha realizado recientemente una visita a la región, antes de agregar que más de un millón de personas se han visto desplazadas por la violencia, en medio de los enfrentamientos en la zona.

«Vi mucha destrucción de los sistemas de servicios esenciales, de los que dependen muchos niños para sobrevivir. También he escuchado relatos desgarradores de violación y violencia sexual de parte de niños y mujeres», ha señalado Elder.

Según los datos de UNICEF, más de 3.000 niños no acompañados han sido identificados y registrados en las regiones de Tigray, Afar y Amhara, en el norte de Etiopía, y ha empezado a darles cuidados provisionales, además de trabajar para intentar localizar y unificar a las familias separadas por el conflicto.

La ofensiva en Tigray arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF –que entonces gobernaba en Tigray– contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.
Fuente: https://www.notimerica.com/politica/noticia-cerca-14-millones-ninos-llevan-mas-ano-ir-escuela-etiopia-pandemia-guerra-tigray-20210420144704.html

Comparte este contenido:

Etiopía: Desplazados por el conflicto, los niños extrañan sus escuelas y amigos

Desplazados por el conflicto, los niños extrañan sus escuelas y amigos

Desplazados por el conflicto, los niños extrañan sus escuelas y amigos

REGIÓN DE AMHARA, Etiopía – Hayria, de 11 años, recuerda el día en que su aldea fue atacada. “Cuando escuché por primera vez disparos, no pensé que fuera nada serio. Pero los sonidos seguían acercándose ”, dice.

Preocupados por su seguridad, la familia huyó de su hogar en Dangur  woreda , un distrito de la región de Benishangul-Gumuz en el noroeste de Etiopía, y pasó la noche en la casa de la abuela de Hayria.

Los disparos continuaron durante la noche. «Estaba aterrado. No podía dejar de llorar ”, dice Hayria.

La familia decidió viajar a la vecina región de Amhara y finalmente llegó a Chagni, que actualmente alberga a unos 49.000 desplazados internos (PDI), según el gobierno regional de Amhara.

Etiopía. Una niña se encuentra cerca de las tiendas de campaña en un campamento para desplazados internos.

“No estoy seguro de dónde están mis amigos. No sé qué les pasó ”, dice Hayria, que ahora es uno de los 20.000 niños desplazados por la violencia en Benishangul-Gumuz desde noviembre de 2020.

Como muchos otros estudiantes, estaba entusiasmada con el próximo año académico. “Mi madre ya me había comprado libros de ejercicios”, dice. “Tenía muchas ganas de aprender. Extraño mi escuela y mis amigos «.

Etiopía. Una niña mira a la cámara en un sitio para personas desplazadas.

Hayria dice que quiere ser doctora algún día para poder ayudar a tratar a las personas enfermas. Pero no está claro cuándo podrá regresar a su escuela, o incluso a su casa. Por ahora, ella y su hermana están haciendo todo lo posible para ayudar a su madre, incluida la búsqueda de agua en uno de los puntos de agua instalados por UNICEF.

Etiopía. Dos personas se sientan encima de un tanque de agua en un lugar de desplazamiento.

Etiopía. Dos personas se sientan encima de un tanque de agua en un lugar de desplazamiento.

Etiopía. Los niños se reúnen para recoger agua limpia de un punto de agua.

El agua limpia se transporta en camiones con regularidad y UNICEF se está coordinando con el gobierno regional de Amhara para suministrar alimentos terapéuticos, medicamentos y otros suministros, dice Israel Alemayehu, oficial de nutrición de la oficina de campo de UNICEF en Amhara.

Etiopía. Un niño pequeño recibe un suplemento de vitamina A.

Pero las condiciones en el sitio siguen siendo difíciles. El sitio está superpoblado, no hay suficiente refugio y es difícil para las familias que se quedan allí encontrar comida suficiente. Los niños desplazados también son particularmente vulnerables a la violencia sexual y de género . Por lo tanto, UNICEF ha estado trabajando con sus aliados para proporcionar kits de dignidad para mujeres y niñas, así como kits recreativos y tiendas de campaña.

Etiopía. La gente se reúne fuera de las tiendas de campaña de un campamento para desplazados internos.

Hayat, de 10 años, también recuerda el día en que ella y su familia se vieron obligados a huir de su casa, y los gritos en su vecindario que los alertaron del peligro que se avecinaba. “Estaban quemando nuestra cosecha y el fuego venía hacia nuestra casa”, dice. “Mi madre nos reunió a mí ya mis hermanos y nos fuimos. Tenía tanto miedo «.

Etiopía. Una niña está fuera de una tienda de campaña en un campamento para desplazados internos.

 

 

La madre de Hayat, Kedija, espera que su hija reanude su educación. “Es una estudiante muy inteligente”, dice Kedija. “Me pregunta si puedo enviarla de regreso a la escuela. Le preocupa que cuanto más tiempo permanezca alejada, más se quedará atrás de sus amigos «.

Fuente de la Información: https://www.unicef.org/stories/displaced-conflict-children-miss-their-schools-and-friends

 

 

Comparte este contenido:

Etiopía: Ethiopia: Women Army Members Cherish Political, Military Leaderships in Adwa Victory

Ethiopia: Women Army Members Cherish Political, Military Leaderships in Adwa Victory

Ethiopians had been fighting just wars to defend their country’s independence against successive foreign aggressions. The fight against Italian invaders is a peculiar example in this regard.

The very first decisive victory of a black African power, Adwa, is an important event in the shared memory of the entire African population. It demonstrated the spirit of unity, love and friendship among Ethiopians and has shown the genuine role of women.

The victory of Adwa has been highly attributed to the arduous efforts of Ethiopia’s sons and daughters in all circumstances. The victory is undoubtedly the pride of Ethiopia as well as Africa as it has contributed a lot to the freedom and independence of all black people.

This is not out of the blue as a number of African counties, which were under the severe yoke of oppression of colonizers, had declared their independence following the victory of Adwa–he remarkable footsteps of Ethiopia.

This write would like to jot down the words of women army members about Adwa Victory, their contribution to all national sovereignty aspects and experiences they drawn from foremothers.

The first woman named Brigadier General Shewaye Haile spoke of the role of women in the army in relation to the double responsibility they have shouldered.

«Women played the leading role behind the victory of Adwa in preparing food and water, providing medical care for the wounded and following the solders shouldering the slogan of «freedom or death,» she cited.

She said that women are ready all the time to safeguard the sovereignty of their country and the wellbeing of fellow citizens of the nation. «It goes without saying that wars of all sorts bring destruction to human and material wealth.

Of course, the degree of devastation varies depending on the nature of the wars, areas of fighting, arms used, duration of fighting, etc. obviously, the internal wars and defensive wars against successive foreign aggressors have left their multi-dimensional impact on the social, cultural, economic and political life of the Ethiopian society.

Even though they did not take a vanguard position in major combats, the Ethiopian women had their share of the burden of wars,» she said.

According to Brigadier General Shewaye, prominent women of the royalty ones such as Empress Taitu had been reported to have played decisive roles in military affairs such as tactically advising leaders, provoking and ending wars as well as leading their army into battles.

She added that the number of such women for which we have documentation is very small, but the role they played was tremendous. Such women actively involved themselves in power struggle, promotions and demotions of officials, securing power and wealth for themselves and their relatives, using their position in relation to emperors or during their guardian roles.

According to Shewaye, unity and fraternity matter the most in overcoming and being victorious over any enmity of the country. The victory of Adwa has been the clear manifestation of Ethiopians bravery, unity and courageous move all the time and at any circumstance particularly when it comes to the sovereignty of their respected nation.

«We all have to start thinking about the contribution we have made for our country saying ‘What did I do for my country? Basically, all citizens of the country have to move in unison and in a sense of fraternity to be victorious over any challenging facing the nation. Especially they young generation has to develop sense of patriotism, sense belongingness, unity, love, respecting one another, among others,» said Brigadier General Shewaye.

As to her, the army is a segment of the society that has shouldered a responsibility of prioritizing the nation and the population. Not only has Adwa been a lifetime emblem of Ethiopia but it has also been that of the whole continent of Africa.

Lieutenant Colonel Emamir Ayalew on her part said women are farsighted, clever and committed to discharge any responsibility imposed upon them, are not in a position to violate others rights and get people well respected. When it comes to a woman soldier the responsibility becomes double even tripled since they have started thinking about their country, their pole and themselves including family members.

The other female army member from whom this writer has taken words is Colonel Huluagersh Dires. Women who participated in the battle of Adwa and came up with a shining victory have been, continue to be, our role models and we have been shaped with their courageous spirit, gallant gesture and sympathetic approach.

«We are real ambassadors of our country apart from being a lifetime savior of it from external and internal aggressors. We have drawn a range of lessons from Adwa.

For example, our foremothers had fought courageously and advised army officials in a proper manner and strategic fighting of course along with a number of patriots to help the nation garner the shinning victory of which generation after generation has to be proud,» she said.

On the other hand, she stated our country is the first one in deploying women army members in peacekeeping missions in various counties of the world. Be that as it may, we are always successful in effectively meeting our mission because we all the time march with strong winning spirit, bravery, patriotic move and full responsibility.

Customarily, she said, wars were mainly fought by men. Various factors, such as biological and social, mitigated the degree of the involvement of women in war in traditional societies. However, these factors did not exclude women from warfare.

Above all, in a country such as Ethiopia, the role of women was quite significant. In peacetime, for example, women glorified valor and patriotism through their reverence for brave warriors. Hence, both in women and men aspects, the role Ethiopia has been playing in peeking and warfare is always internationally commemorated.

«For instance, I took part in Northern Sudan–Darfur–and were effectively discharging all what we had been given as a mission. When anyone first is recruited to be a soldier, their prime task should be telling themselves that their prime priority has to be their country and their citizens.

The other female army member from whom this writer has taken words is Colonel Huluagersh Dires. Women who participated in the battle of Adwa and came up with a shining victory have been, continue to be, our role models and we have been shaped with their courageous spirit, gallant gesture and sympathetic approach. «We are real ambassadors of our country apart from being a lifetime savior of it from external and internal aggressors. We have drawn a range of lessons from Adwa.

For example, our foremothers had fought courageously and advised army officials in a proper manner and strategic fighting of course along with a number of patriots to help the nation garner the shinning victory of which generation after generation has to be proud,» she said.

On the other hand, she stated our country is the first one in deploying women army members in peacekeeping missions in various counties of the world. Be that as it may, we are always successful in effectively meeting our mission because we all the time march with strong winning spirit, bravery, patriotic move and full responsibility.

Customarily, she said, wars were mainly fought by men. Various factors, such as biological and social, mitigated the degree of the involvement of women in war in traditional societies. However, these factors did not exclude women from warfare.

Above all, in a country such as Ethiopia, the role of women was quite significant. In peacetime, for example, women glorified valor and patriotism through their reverence for brave warriors. Hence, both in women and men aspects, the role Ethiopia has been playing in peeking and warfare is always internationally commemorated.

«For instance, I took part in Northern Sudan–Darfur–and were effectively discharging all what we had been given as a mission. When anyone first is recruited to be a soldier, their prime task should be telling themselves that their prime priority has to be their country and their citizens.

The other female army member from whom this writer has taken words is Colonel Huluagersh Dires. Women who participated in the battle of Adwa and came up with a shining victory have been, continue to be, our role models and we have been shaped with their courageous spirit, gallant gesture and sympathetic approach.

«We are real ambassadors of our country apart from being a lifetime savior of it from external and internal aggressors. We have drawn a range of lessons from Adwa.

For example, our foremothers had fought courageously and advised army officials in a proper manner and strategic fighting of course along with a number of patriots to help the nation garner the shinning victory of which generation after generation has to be proud,» she said.

On the other hand, she stated our country is the first one in deploying women army members in peacekeeping missions in various counties of the world. Be that as it may, we are always successful in effectively meeting our mission because we all the time march with strong winning spirit, bravery, patriotic move and full responsibility.

Customarily, she said, wars were mainly fought by men. Various factors, such as biological and social, mitigated the degree of the involvement of women in war in traditional societies. However, these factors did not exclude women from warfare.

Above all, in a country such as Ethiopia, the role of women was quite significant. In peacetime, for example, women glorified valor and patriotism through their reverence for brave warriors. Hence, both in women and men aspects, the role Ethiopia has been playing in peeking and warfare is always internationally commemorated.

«For instance, I took part in Northern Sudan–Darfur–and were effectively discharging all what we had been given as a mission. When anyone first is recruited to be a soldier, their prime task should be telling themselves that their prime priority has to be their country and their citizens.

.Responding to the question how can all citizens of the country produce a patriotic generation whom they would always like to work for the country and people in connection with your disciple, Colonel Huluagersh said, «Being an army member for women doesn’t hinder themselves from contributing what is expected of them for their beloved nation–Ethiopia. When we raise children, we are always telling them to be productive, civic minded, responsible, confidently condemn lying, theft and sense of violating others rights.»

In a nutshell, successive wars fought in the country left a lasting negative impact on its economic development by eliminating the most productive elements of the country, causing physical destruction of property, moral deterioration and social insecurity, as well as encouraging banditry.

Hence, war history of the country has to be well altered and all its citizens have to consolidate unity as well as spirit of cooperation to confidently overcome all potential challenges baffling the country. «Just like their men-folk, Ethiopian women were ready to sacrifice themselves to prevent colonialists from sneaking into their country, thus forcing their children to live in servitude,»Huluagersh underlined.

Fuente de la Información: https://allafrica.com/stories/202103130087.html

Comparte este contenido:

Ethiopian Refugee Crisis

Ethiopian Refugee Crisis

A power struggle between Ethiopia’s federal government and the northern Tigray Region’s political leaders has spawned a military conflict and humanitarian crisis that threaten to destabilize the Horn of Africa.

On November 4, 2020, Ethiopia’s federal government launched what it called a “law enforcement operation” against “rogue” leaders of the Tigray People’s Liberation Front (TPLF), the region’s ruling party, after TPLF fighters attacked a federal military base. TPLF leaders called the federal government’s response a war against the people of Tigray.

But tensions between the central government and TPLF have been smoldering since Prime Minister Abiy Ahmed’s appointment in April 2018 following a monthslong popular revolt.

He initiated a peace agreement with neighboring Eritrea and pushed for reforms such as opening trade, releasing political prisoners and unifying ethnic groups under his new Prosperity Party — measures that also sapped power from the long-dominant TPLF. Reforms that opened up political and economic space also have fueled inter-ethnic violence across the country, with more than 1.2 million people displaced by conflict in 2020 even before the Tigray crisis, the International Organization on Migration reports.

The fighting in Tigray in its first month alone is believed to have claimed thousands of lives and displaced more than 1 million people.  At least 50,000 have fled to neighboring Sudan, the U.N.’s refugee agency says.  Ethiopia itself hosts more than 1 million refugees from other countries.

VOA journalists are reporting on the crisis for TV, radio and digital media. Covering the plight of refugees and displaced people around the world is one of VOA’s top priorities, as part of its mission to inform, engage and connect people in support of freedom and democracy.

ETHIOPIAN REFUGEES FLEE TO SUDAN

THE DIVISION OF ETHIOPIA’S MAJOR ETHNICITIES

Fuente de la Información: https://www.voanews.com/ethiopian-refugee-crisis

 

 

Comparte este contenido:

Etiopía: ‘Imagen incompleta pero preocupante’ revela el impacto de la crisis de Tigray en los niños

África/Etiopía/14-02-2021/Autor(a) y Fuente: news.un.org

Un bebé de siete meses desplazado con su madre debido al conflicto en Tigray come una galleta de alta energía para aumentar sus niveles de nutrición.

Los trabajadores humanitarios están aprendiendo más sobre la terrible situación de los niños en la región de Tigray en Etiopía, donde continúan los enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y las fuerzas regionales del Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF).

A medida que más suministros y personal de emergencia llegan a la zona, está surgiendo «una imagen incompleta pero preocupante» que revela que los niños están sufriendo daños graves y continuos, informó el viernes el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia ( UNICEF ).

“La imagen parcial que emerge del impacto que la crisis en Tigray ha tenido en los niños, y los sistemas y servicios de los que dependen, deja en claro que los niños tienen una gran necesidad de protección y asistencia”, dijo la agencia en un comunicado de prensa .

«Fundamentalmente, la comunidad humanitaria todavía necesita ir más allá de las principales ciudades y pueblos hacia las áreas rurales, donde vive la mayoría de la población, para tener una imagen real de las necesidades».

Separación y estrés psicológico profundo

Un equipo de UNICEF acompañado por funcionarios regionales de salud viajó a la ciudad de Shire, en el centro de Tigray, del 4 al 7 de febrero, trayendo seis camiones con suministros de emergencia. Esta fue la primera misión de la ONU allí desde que comenzó el conflicto en noviembre.

Shire tiene una población de aproximadamente 170.000 y ahora alberga al menos a 52.000 desplazados internos (PDI). UNICEF y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) están transportando agua en camiones a la ciudad, donde no había agua potable porque la planta de tratamiento de agua no funciona. La red móvil, Internet y los servicios bancarios aún no funcionan.

Muchos desplazados internos se están refugiando en escuelas, ninguna de las cuales está operativa, y las condiciones en los lugares de desplazamiento son pésimas.

“Muchas familias fueron separadas mientras huían, y había muchos niños no acompañados o separados entre los desplazados internos”, dijo UNICEF. “Muchas familias informaron de una profunda angustia psicosocial y dijeron que no sentían que era seguro regresar a casa, hablando de un miedo persistente y generalizado de daños presentes y futuros”.

Graves amenazas para los niños desnutridos

Las personas desplazadas dijeron que la comida es su necesidad más urgente. Una evaluación realizada por socios de UNICEF encontró que la prevalencia de desnutrición aguda severa, que es potencialmente mortal, estaba por encima de los niveles de emergencia establecidos por la Organización Mundial de la Salud ( OMS ).

“El riesgo muy real de brote de enfermedades, junto con el escaso acceso al agua, el saneamiento, la higiene y los servicios de salud, el aumento de la inseguridad alimentaria y la inflación en los precios de los alimentos, plantea graves amenazas para los niños desnutridos”, advirtió la agencia.

UNICEF ha enviado unas 655 toneladas métricas de suministros a la zona, incluidos kits de salud de emergencia, alimentos terapéuticos y galletas de alto contenido energético y equipo de protección personal. Hay suministros adicionales en camino.

Fuente e Imagen: https://news.un.org/en/story/2021/02/1084542

Comparte este contenido:
Page 1 of 17
1 2 3 17