Page 1 of 12
1 2 3 12

Joy in South Sudan, as schools reopen after 14-month COVID lockdown

Africa/South Sudan/07-05-2021/Author and Source: news.un.org

The countrywide reopening of schools in South Sudan is a welcome step on the road to “normalcy” for youngsters, two in three of whom need humanitarian assistance, the UN Children’s Fund (UNICEF) said on Tuesday.

Describing the “joy” felt by children and aid workers as classrooms reopened on Monday after more than 14 months of COVID-19 restrictions, Mads Oyen, UNICEF’s chief of field operations, explained that going back to school was about more than just learning.

“Especially in a country like South Sudan, where we’re also faced with humanitarian emergencies in many parts of the country”, he explained. “Schools are places for children to be safe and to be protected and also to access basic services, school feeding and so on.”

Despite the welcome development, the UNICEF official noted that many children had not been able to return to class, their future development held up by a chronic humanitarian emergency, fuelled by ongoing violence and climate shocks.

Malaria one threat among many

The warning comes ahead of the upcoming rainy season, which brings with it a higher risk of cholera, malaria and respiratory infections.

There has already been a near-doubling of outpatient admissions in the last weeks, likely from malaria infections or reinfections, Mr Oyens said.

“(It’s) about controlling malaria, it’s about controlling any measles outbreaks, it’s about providing clean water to kids”, he explained, before highlighting the “multiple risks” that children face.

These include “violence, exploitation and abuse (and) recruitment by armed groups, still going on, psychosocial distress and family separation”.

Fewer that one in 10 children has access to child protection services, the veteran UNICEF worker said, noting that between January and March this year, the agency scaled up treatment to more than 50,000 children who were suffering from severe acute malnutrition.

The recovery rate was more than 95 per cent “in some of the most difficult-to-operate areas of the world”, he added.

Health threat to 800,000

In a related development, the International Organization for Migration (IOMwarned on Tuesday that life-saving healthcare for more than 800,000 South Sudanese, may have to be cut if funding is not found urgently.

“Internally displaced persons, returnees and conflict-affected populations already living in dire conditions may soon face even greater danger to their lives and health due to the COVID-19 pandemic and the onset of the rainy season and floods”, the UN agency said.

Come June, primary healthcare services may no longer be available for women and children, the elderly and those living with disabilities.

These services range from maternal and child health, including the screening of under-fives to detect malnutrition, sexual and reproductive health services and testing and treatment for HIV/AIDS and tuberculosis.

‘A right and necessity’

“Health is not a luxury, it’s a right and a necessity. We must mobilize to ensure no one is left behind,” said Jacqueline Weekers, Director of Migration Health for IOM.

“In the past year, we have learned the hard way that when some people don’t have access to health services, everyone can be at risk.”

Before COVID-19, South Sudan’s health system was already heavily dependent on humanitarian actors who now face worrying funding shortfalls, IOM said, in an appeal for $744,175 per month to continue providing life-saving care.

Essential health services are provided in former UN Protection of Civilian sites, host communities as well as remote and hard-to-reach locations serviced by the IOM’s mobile rapid response teams.

Source and Image: https://news.un.org/en/story/2021/05/1091262

Comparte este contenido:

Sudán del Sur anuncia que reabrirá los colegios en mayo tras un año de cierre por la pandemia de coronavirus

El Gobierno de Sudán del Sur ha anunciado que procederá el 3 de mayo a la reapertura de las escuelas en el país, cerradas desde hace casi un año a causa de la pandemia de coronavirus, que ha dejado más de 10.000 contagios y cien fallecidos hasta la fecha.

La ministra de Educación sursudanesa, Awut Deng, ha indicado que expertos sanitarios le han comunicado que es seguro proceder a esta reapertura y ha desvelado que ha dado orden a las autoridades provinciales para iniciar los preparativos de cara a la aplicación de la decisión.

La decisión ha sido anunciada apenas unos días después de que la comisión ‘ad hoc’ creada ante la pandemia retirara el confinamiento parcial en el país argumentando que se ha registrado un descenso «significativo» de los casos, según ha recogido la emisora sursudanesa Eye Radio.

Las autoridades del país africano han detectado hasta la fecha 10.478 casos y 114 fallecidos por coronavirus, según datos facilitados por los Centros de África para el Control y la Prevención de Enfermedades (África CDC), dependientes de la Unión Africana (UA).
Fuente: https://www.notimerica.com/politica/noticia-sudan-sur-anuncia-reabrira-colegios-mayo-ano-cierre-pandemia-coronavirus-20210421120752.html

Comparte este contenido:

Six South Sudanese Refugee Children Killed by Suspected Explosive Device in Uganda

Six South Sudanese Refugee Children Killed by Suspected Explosive Device in Uganda

JUBA, SOUTH SUDAN – Police in the northwestern Ugandan district of Adjumani are investigating the deaths of six children, killed by a metal device that exploded in a refugee settlement where many South Sudanese have sheltered due to fighting in their own country.

Josephine Angucia, a police spokesperson for Uganda’s West Nile region, said preliminary reports indicate about 10 children from the camp were playing in the bush Tuesday when they found an explosive device and tried to open it with a knife.

“These children hailing from Maaji Two refugee settlement went out on a playing spree. In the process they came across a metallic object so they picked [up] this item, then decided to cut it using a panga [knife]. That was when the object exploded killing three instantly,” Angucia told VOA’s South Sudan in Focus.

She said three other children later died from their injuries at a local hospital. The deceased children ranged in age from nine to 14.

Angucia said a team of police officers who investigated the scene surmised the object was unexploded ordnance that was discarded during past fighting between the Ugandan government and the Lord’s Resistance Army (LRA) or other rebels.

“This could have been an old grenade or bomb which was left behind by the former rebels who invaded the areas. These are rebels who were under LRA, commanded by Joseph Kony and those of the UNLF (Uganda National Liberation Front), who were harboring in the areas from the 1980s to early 1990s,” Angucia told VOA.

Police discovered a panga knife and other metallic remnants at the scene.

Angucia urged people sheltering in the Ugandan camps to report any suspicious looking objects to the nearest authorities.

Authorities are trying to comfort families residing in the camp following the tragedy.

“Police have teamed up with other stakeholders to try to calm down the communities, try to sensitize them more about such and advising the children not to go and pick [up] metallic items or these old suspicious-looking metals in the bushes,” said Angucia.

Fuente de la Información: https://www.voanews.com/africa/south-sudan-focus/6-south-sudanese-refugee-children-killed-suspected-explosive-device-uganda

Comparte este contenido:

Las sursudanesas supervivientes rompen el tabú de la violencia sexual

África/Sudán del Sur/09 Julio 2020/elpais.com

Una ola de denuncias de agresiones se ha extendido por las redes para señalar a los responsables, para gritar el hartazgo y para generar un cambio social

“Escucha a una superviviente sursudanesa”, ha sido el mensaje recurrente en los círculos de las comunidades del país más joven de África y su diáspora en los últimos días. Lo que seguía eran los escalofriantes testimonios de todo tipo de episodios de violencia sexual sufrida por mujeres, explicados en primera persona por las… ¿víctimas? No, por las supervivientes. La ola de confesiones y denuncias se originó en la diáspora y fue impulsada por mujeres sursudanesas por todo el mundo, cuando las jóvenes residentes en el país se unieron a esta corriente, se convirtió en un tsunami dispuesto a levantarse sobre una sociedad en la que las mujeres intentan hacer oír su voz por todos los medios.

La experiencia que ha querido compartir la activista Ayak Chol Deng Alak representa de manera gráfica lo que supone un clima de violencia contra las mujeres muy enraizado. La joven sursudanesa, conocida como activista cultural y fundadora del movimiento Anataban ha explicado en tres tuits un repertorio de episodios de agresiones y abusos sexuales que empezaron cuando solo tenían ocho años y se fueron sucediendo durante su adolescencia y juventud, todo tipo de violencias y cometidos por todo tipo de hombres. Sin embargo, el cuarto mensaje sucesivo es igualmente representativo del espíritu de esta corriente de denuncias. “Ser una superviviente de la violencia sexual y la violación significa que viviré para siempre con lo que me pasó”, advertía la activista que concluía el tuit de manera contundente: “Me niego a ser una víctima”.

El fenómeno se extendió activando las redes y, en muy poco tiempo, los mensajes se difundían, se amplificaban, viajaban, se multiplicaban y traspasaban fronteras. Aunque las transiciones se produjeron de manera inmediata, la tormenta se fraguó en la diáspora en las comunidades sursudanesas de Estados Unidos, trasladándose a las de Canadá y Australia, principalmente, para irrumpir en el país, donde las mujeres, las supervivientes, las protagonistas sienten la presión de una manera más intensa.

El detonante de todo este movimiento fue un hecho casi imperceptible. Guye Furula es una joven de origen sursudanés de 26 años que reside en Estados Unidos. Participó en un podcast Views from the Uninspired que conducen unos amigos suyos y que se compartió el 15 de junio. “Empecé a recibir mensajes que me felicitaban por mi valentía”, explica Furula. “También recibí mensajes de mujeres que habían sido agredidas sexualmente”, continúa contando la joven, “las mujeres siguieron tendiéndose la mano y compartiendo sus historias sobre sus propias experiencias de violencia y así es como empezó”. En ese podcastGuye Furula explicaba que ocho años antes había sido agredida sexualmente en una fiesta, después de quedarse inconsciente. Explicaba que no lo había denunciado por miedo, por vergüenza y por una especie de sentimiento de culpa. Explicaba cómo se había comportado la gente a su alrededor en Nebraska, donde residía, y cómo esa experiencia había marcado su vida. Algo en ese relato tocó una tecla y en ese momento se desencadenó una ola de apoyo y empatía que encontró en las redes sociales un camino para extenderse.

A Guye Furula, sin embargo, no deja de sorprenderle la reacción y todo el movimiento que se ha desatado. No era la primera vez que explicaba su experiencia. En 2015, se lanzó a hablar sobre el tema, cuando ni siquiera se lo había contado a su familia. Lo hizo en su canal de YouTube porque consideraba que su experiencia podía ayudar a otras mujeres en la misma situación. “Me chocó mucho la reacción de la comunidad y de mis compañeros”, se lamenta al recordar el momento en el que rompió el silencio. “Tuve una mala reacción porque en ese momento nadie hablaba sobre la violencia sexual y yo no me quedé callada. Ha estado sucediendo durante muchos años y ahora la gente está cansada de llevar esa carga, por eso esta vez ha sido diferente”.

En un primer momento, fueron muchas las mujeres que se decidieron a compartir sus experiencias de violencia sexual, a través de las redes sociales, derribaron las fronteras y eliminaron las distancias que separan a las diásporas repartidas por todo el mundo y a las mujeres que viven dentro de las fronteras de Sudán del Sur, desde los entornos rurales hasta las ciudades, aparecieron las historias de tíos, de primos, de amigos, de novios, de pretendientes o de desconocidos; las confidencias hablaban de violaciones, de acoso, de matrimonios forzados, de agresiones, de proposiciones intimidatorias y de todo tipo de violencias sexuales. “Mi objetivo cuando compartí mi historia”, comenta Furula, “era ayudar a otras a reunir la fuerza necesaria para hablar y compartir sus verdades. Nunca pensé que llegaría a este punto. Creo que ha sido algo hermoso ver a nuestras mujeres de Sudán del Sur hablar porque esto normalmente se esconde y no se habla en nuestra cultura”. Los mensajes de las experiencias en primera persona se mezclaban con los de otras mujeres que no se sentían con fuerzas para denunciar públicamente y compartían sus historias para que otras las publicasen.

Apoyo mutuo y sororidad eran los mensajes que se transmitían. Algunas de las participantes en la acción se ocupaban de compartir recursos e intentar hacer pedagogía, para evitar los tropiezos del lenguaje que no disminuyen la gravedad de los hechos. La insistencia de que la supervivientes no estaban solas se reforzaba con la sensación de comunidad que genera una acción colectiva en las redes. Mujeres con rasgos comunes, en este caso su origen sursudanés; y preocupaciones compartidas, la violencia sexual; que actúan al mismo tiempo y en el mismo espacio, aunque sea virtual; se sienten arropadas y contribuyentes de una misma corriente. Y nada mejor que un hashtag, una etiqueta que diese unidad a las publicaciones y terminase de poner los cimientos de esa comunidad. La rapera Khat Diew propuso #SouthSudaneseSurvivor y esta ha sido la divisa que ha aglutinado una buena parte de los mensajes de esta ola de denuncias. “Me alegro de haber podido reunirnos”, comenta Diew, “para saber que no estamos solas y de haber compartido mi historia. Nuestras mujeres son fuertes y feroces; este movimiento estaba destinado a suceder”.

Como ha ocurrido en acciones similares en otros países, las supervivientes utilizaron las redes para exponer a sus agresores, ante la impotencia de unos sistemas y de unas sociedades que no les ofrecen las garantías para utilizar las vías de denuncia institucionales. Y también en esta corriente de ruptura del tabú de la violencia sexual entre las comunidades sursudanesas empezaron a aparecer, en Twitter y en Facebook, las listas de los hombres señalados como responsables impunes de esas violencias.

Sin embargo, la euforia por esta corriente de liberación ha tenido que enfrentarse a algunos problemas, también. Pronto, los mensajes de apoyo, de ánimo y de solidaridad no fueron los únicos que circularon por las redes. Replicas y desmentidos, reacciones de algunos de los señalados, advertencias, amenazas o acoso, en público o en privado, volvían a poner de manifiesto que la barrera que las supervivientes intentaban saltar era realmente alta. Unas participantes en la acción reafirmaban sus posiciones; otras, intentaban alejarse; y algunas llamaban a cerrar filas y recordaban la tozudez de algunas prácticas culturales con raíces profundas.

La cultura y las normas sociales se han puesto, durante esta campaña en el centro de la crítica. “El problema de las agresiones sexuales y la violencia de género es apremiante y las mujeres de Sudán del Sur se enfrentan a una violencia sexual «innombrable» tanto en las diásporas como en el país”, advertía Khat Diew. Muchas activistas han aprovechado para recordar la normalidad con la que viven los agresores, la necesidad de que la comunidad se oponga a cualquier forma de violencia sexual y de que las familias apoyen a las supervivientes. Y en esa línea intervinieron también algunos hombres sursudaneses, en la necesidad de combatir la educación que reciben los jóvenes y de que los hombres se conciencien de la discriminación y tomen responsabilidades. “Tenemos que cambiar esta cultura que tolera la violencia”, sentenciaba Diew.

Guye Furula se lamentaba del silencio que la sociedad sursudanesa impone sobre esta violencia. “Hay niñas convertidas en novias, matrimonios arreglados y forzados que también acaban generando violaciones y agresiones sexuales. No hay ningún sistema establecido para ayudar a proteger a las mujeres”, advertía la joven. Por su parte, Khat Diew recordaba: “Es imperativo que la comunidad tome medidas para apoyar a estas supervivientes, proporcionar recursos a las mujeres en situaciones de crisis, especialmente en relación con las agresiones sexuales y la violencia de género. Las consecuencias de esta acción aparecerán en forma de educación comunitaria, de divulgación y de apoyo a las supervivientes de la violencia sexual y sus familias para poner fin a los abusos”.

Por su parte, Furual reconocía que los efectos de una acción colectiva como la que se había desarrollado eran difíciles de prever: “No sé qué saldrá de esto. He visto cambios de mentalidad. He visto consecuencias negativas. Los abusadores ya están amenazando a sus víctimas en los medios sociales. Pero también espero que ayude a una especie de curación, que los padres y las familias crean más en sus hijas. Sé que este movimiento ya ha cambiado nuestra comunidad y que nunca volverá a ser igual, pero también sé que será un largo camino para ver qué más ocurre”.

Fuente e imagen tomadas de: https://elpais.com/elpais/2020/07/06/planeta_futuro/1594028514_355472.html

Comparte este contenido:

Liberan a 32 niños soldados en Sudán del Sur con apoyo de Unicef

África/Sudán del sur/25 Julio 2019/Fuente: Prensa Latina

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) confirmó hoy la liberación de 32 niños reclutados por grupos insurgentes en Sudán del Sur.
Según el organismo internacional, la puesta en libertad de los menores ocurrió la víspera en el condado de Leer, en el norte de esta nación africana.

El comunicado de Unicef precisó que ‘se trata de la primera liberación formal en el estado de Unidad, una de las áreas más duramente golpeadas por el conflicto’ interno en el transcurso de varios años.

Todos los rescatados son varones de 13 a 17 años de edad, informó la fuente, que recordó el carácter ilegal de la incorporación de menores a las agrupaciones bélicas.

El representante de Unicef en Sudán del Sur, Mohamed Ag Ayoya, subrayó que se trata de seres humanos privados de su infancia, quienes ‘han visto cosas que nunca deberían haber presenciado’. No obstante, agregó, estamos a tiempo de darles un futuro.

De acuerdo con el reporte, los recién liberados fueron inscritos en un programa de reinserción social que les brindará educación y capacitación profesional, con el respaldo de Naciones Unidas.

Hasta el momento, Unicef apoyó la liberación de tres mil 143 niños soldados en este territorio africano a partir del estallido de la guerra civil en 2013.

Cálculos de la entidad señalan que unos 19 mil niños son utilizados actualmente por agrupaciones armadas en Sudán del Sur.

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=293140&SEO=liberan-a-32-ninos-soldados-en-sudan-del-sur-con-apoyo-de-unicef
Comparte este contenido:

Más de 100 niños soldado recuperan la libertad en Sudán del Sur

África/Sudán del sur/14 Enero 2019/Fuente: El país

Entre los liberados hay 48 niñas. El reclutamiento de menores en el mundo se ha duplicado desde 2012

El grupo rebelde Movimiento de Liberación Nacional de Sudán del Sur ha dejado este martes en libertad a 119 niños soldado, en el marco de un acuerdo de colaboración con Unicef. Entre ellos hay 48 niñas. Desde que estalló el conflicto a finales de 2013, 3.100 menores de edad han sido liberados tras ser reclutados

El niño más joven del grupo liberado este martes —Día Internacional contra el uso de niños soldado— en Yambio, en la zona suroeste del país africano, tiene apenas 10 años. Desde febrero de 2018, han sido liberados más de 1.000 menores, sin embargo, otros 19.000 siguen en las filas de distintas organizaciones, estima Unicef.

Dentro del proceso facilitado por la ONU, cada niño queda registrado y recibe un documento que acredita que ya no forma parte del grupo armado. En un primer momento, tiene a su alcance trabajadores sociales, personal médico y educadores, y bienes de primera necesidad como ropa y calzado. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia les brinda tres años de apoyo para reintegrarse en la vida civil y prevenir que vuelvan a caer en las garras de alguna de las múltiples facciones que operan en Sudán del Sur, según un comunicado de la organización internacional.

El número de niños usados en conflictos armados en todo el mundo se ha multiplicado por dos desde 2012, con al menos 30.000 casos de reclutamiento verificados en este periodo, denuncia Child Soldiers International. La ONG alerta también de una creciente explotación de las niñas y de un aumento de los casos de abuso sexual.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/02/12/planeta_futuro/1549988172_474392.html

Comparte este contenido:

Un plato de comida significa dos días de ingresos en Sudán del Sur: La pobreza en el mundo, un efecto de la injusticia.

Por: Sergio Ferrari. 

Con los alimentos malgastados se podría alimentar a 800 millones de personas
Una de cada diez personas en el planeta tierra sufre en 2018 el impacto de la pobreza extrema, según las cifras oficiales de los organismos internacionales. Y si bien en los últimos 25 años, mil millones de seres humanos escaparon de esa categoría, la realidad cotidiana en muchas regiones aporta señales preocupantes de retrocesos significativos.

Acabar con la pobreza no es una cuestión de caridad sino de justicia, enfatizaron las Naciones Unidas esta tercera semana de octubre en ocasión del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza, que se conmemoró el 17. Reflexión aun más actual al celebrarse este año el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y cuando se reactualiza el debate sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el primero de los cuales intenta terminar con este flagelo.

Según las estadísticas de la ONU, 700 millones de seres humanos viven por debajo de la línea de pobreza, lo que significa que cuentan con menos de 1,90 dólares estadounidenses por día. Sin embargo, acotan las mismas, serían 1300 de millones las personas que padecen de “pobreza multidimensional”, concepto que contabiliza el acceso a los servicios básicos esenciales para llevar una vida digna. Factor aún mas preocupante: la mitad de las *víctimas* son menores de 18 años.

El drama del costo de un plato de comida

Un mismo plato de comida, casera, simple pero nutritiva, elaborada con ingredientes semejantes, que asegura un tercio de las calorías diarias necesarias de una persona, cuesta en Nueva York 1,20 dólares estadounidenses, es decir el 0.6% del ingreso diario promedio. Sin embargo, en Sudán del Sur, representaría más de dos días de ingresos. Es decir, como si un habitante de Nueva York tuviese que pagar unos 350 dólares por ese menú.En Nigeria, para ese mismo tipo de alimento, se debe destinar el ingreso de más de un día. En tanto en Colombia, Guatemala o Bolivia, un menú de esa naturaleza representaría entre el 2 y el 2,7 % del ingreso promedio diario. Así lo señala “Contando los frijoles: el costo real de un plato de comida en todo el mundo, 2018” que acaba de publicar el Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PAM). Los principales afectados, según el estudio, son los países en conflicto o que sufren diversos factores de inestabilidad.

Causas y factores de la pobreza

Para Antonio Guterres, secretario general de la ONU en su mensaje oficial del 17 de octubre, los conflictos armados, los desastres naturales y las desigualdades crecientes aparecen como obstáculos para el combate contra este lastre. Y llamó a “una globalización justa que produzca oportunidades para todos y que garantice que el desarrollo tecnológico impulsará esfuerzos por erradicar la pobreza”.

Conceptos que comparten, parcialmente, organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales, que profundizan aún más, sin embargo, la reflexión sobre causas y factores de la pobreza.

“La pobreza es una epidemia que afecta a millones de personas en nuestro planeta”, enfatiza Oxfam Intermón que desde años prioriza su acción en esta temática. Para la ONG, son 1.400 millones de personas las que sufren pobreza extrema y casi 900 millones padecen hambre, y no tienen acceso al agua potable y a otros servicios básicos como la salud y la educación.

En la pedagogía de dicha ONG, el contenido, sin embargo, es más contundente. En su sitio web, Oxfam subraya que antes de explicar cuáles son las causas de la pobreza en el mundo , es importante clarificar entre factor y causa . “Las causas son situaciones que llevan al desarrollo de la pobreza , mientras un factor puede mantener estas condiciones de pobreza durante largo tiempo dado que no permiten una solución”, explica.

“ Diferentes instituciones han estudiado las causas de la pobreza. Sin embargo, hay que tener en cuenta que cada territorio y situación es diferente, con lo cual hablar de la casuística general es más que complejo”, subraya. Y se lanza a analizar los factores que favorecen el mantenimiento de este flagelo.

Entre ellos, el modelo comercial multinacional, con el desarrollo de grandes corporaciones que usan recursos y manos de obra barata en países en riesgo de pobreza, empobreciéndoles aún más. La corrupción, que sustrae recursos esenciales que deberían estar destinados para las áreas sociales. Sin subestimar el impacto del cambio climático y las enfermedades y epidemias. Otros factores: el despilfarro de los alimentos, que implica que con las mal gastadas 1.300 millones de toneladas de productos se podría alimentar a 800 millones de personas que padecen hambre; la discriminación de género; los conflictos armados y el crecimiento exponencial del número de habitantes en el planeta. Sin embargo, según la misma ONG, uno de los factores más preocupantes, sigue siendo, el desinterés de los países desarrollados por acabar con la pobreza.

Fuente: http://rebelion.org/noticia.php?id=247991

Comparte este contenido:
Page 1 of 12
1 2 3 12