Page 4 of 53
1 2 3 4 5 6 53

El Aquelarre de las Insumisas presenta: Feminismos historia- Segunda Ola

El feminismo ha sabido construir su historia a través de la elaboración de una genealogía de luchas intergeneracionales y la metáfora de las olas aparece siempre en el relato de esta historización. Las olas, como sinónimo de movimientos constantes, nos permiten vislumbrar una lucha que no se detuvo, que a lo largo de la historia resistió y combatió incansablemente a la opresión patriarcal.
El feminismo identificado con la “segunda ola”, también conocido como “feminismo radical”, surge hacia fines de los años 60 y se extiende bajo el lema de “lo personal es político”, intentando por todos los medios llevar lo privado a la arena política. Esta etapa marca el comienzo de una fuerte reflexión colectiva sobre las raíces profundas del patriarcado y la necesidad de la liberación de la mujer de la opresión, por su propia condición de género. Para estas feministas su lucha fue a la vez un desafío político y una ética personal.
En América Latina, a mediados de los años 70, salvo en algunos países del sur, donde por las dictaduras existentes los movimientos de mujeres fueron parte de la resistencia,  se comienzan a delinear el Movimiento Feminista y de Mujeres, con muchas de las características que en la actualidad presenta este gran colectivo de lucha y resistencia.
Desde el Aquelarre de las insumisas, como espacio que se propone tejer redes para organizarnos y visibilizar nuestras luchas por otros mundos posibles, entendemos que recuperar nuestra historia de resistencias feministas nos posibilita vislumbrar un futuro de esperanza donde no quepa el patriarcado, ni ninguna otra forma de opresión ni violencia.
Por tal motivo las invitamos al ciclo: “Historia del feminismo- Segunda Ola”, el día Sábado 27 de marzo del 2021 en los siguientes horarios:
13.00 hs. México
14.00 hs, Colombia- Perú
15.00 hs, Venezuela
16.00 hs. Argentina- Chile- Uruguay
Se transmitirá por el Facebook del Aquelarre de las Insumisas
Comparte este contenido:

En México, mujeres se exponen a violencia policiaca en marchas: AI

América del Norte/México/05-03-2021/Autor: Fernando Camacho Servín/Fuente: www.jornada.com.mx

Ciudad de México. En México, las mujeres que participan en marchas y movilizaciones en contra de la violencia de género están expuestas a ser agredidas de diversas formas por parte de los cuerpos de seguridad, como parte de un escenario de criminalización y estigmatización generado tanto por las autoridades como por algunos medios informativos, advirtió Amnistía Internacional (AI) México.

En su informe “México: La era de las mujeres. Estigma y violencia contra mujeres que protestan” –el cual se presenta este miércoles–, la organización advirtió que aunque el derecho humano a la libertad de reunión pacífica está supuestamente garantizado en el país, en la realidad muchas mujeres sufren violencia y vulneración de ésta y otras garantías básicas al salir a manifestarse en las calles.

“Distintos cuerpos policiales han infringido los derechos de las mujeres y las niñas, incluyendo los derechos a la reunión pacífica, a la libertad, a la integridad personal, a estar libres de tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes, y a vivir una vida libre de violencia”, señaló AI en su estudio.

De igual forma, el colectivo documentó que “las autoridades responden a las protestas de mujeres y contra la violencia de género contra las mujeres, con excesivo e innecesario uso de la fuerza, con detenciones ilegales y arbitrarias, con abuso verbal y físico basado en el género contra las mujeres y con violencia sexual”.

AI México alertó que, aunque las marchas y mítines feministas y en contra de la violencia de género son mayoritariamente pacíficos, dichas acciones “han comenzado a ser estigmatizadas como violentas.

“Esta caracterización por parte de las autoridades y por varios medios de comunicación, genera un ambiente hostil al derecho de reunión de las mujeres, deslegitima su activismo y facilita que tanto autoridades como particulares ejerzan violencia en su contra”.

Asimismo, la organización recalcó que “el estigma sobre las manifestaciones feministas y contra la violencia de género, se basa en y refuerza estereotipos de género contra las mujeres, es decir, roles y concepciones tradicionalmente asignados por la sociedad a las mujeres”, como que “las mujeres deben quedarse en casa en lugar de buscarse problemas al manifestarse”.

A lo anterior se suman otros elementos de exclusión y marginación en contra de las mujeres que viven en la periferia de la Ciudad de México, así como “sesgos discriminatorios” en contra de las manifestantes que se cubren el rostro –incluso con cubrebocas como medida sanitaria para protegerse del contagio de la COVID-19–, o se visten de negro.

Las mujeres que lo hacen, puntualizó AI México, son “consideradas sospechosas de querer cometer o haber cometido un delito”, cuando “el ocultar el rostro o vestirse de negro no puede equipararse a la comisión de un delito, o a la suposición de uso de violencia durante las manifestaciones”.

Por otro lado, el informe documentó “el uso innecesario, excesivo y desproporcionado de la fuerza como una forma de inhibir el derecho de reunión pacífica, a través de “detenciones o aseguramientos preventivos” para detener arbitrariamente a quienes desean participar en manifestaciones o por “sospechas” de querer realizar un delito.

Luego de mencionar casos de represión y uso excesivo de la fuerza en contra de movilizaciones de mujeres en ciudades como Culiacán, León, Ecatepec, Atizapán y Cancún –donde incluso la policía abrió fuego en contra de las manifestantes–, la organización de derechos humanos indicó que las personas detenidas sufrieron un “intenso miedo de ser víctimas de desaparición” u otros abusos graves, lo cual implica una forma de tortura y tratos crueles e inhumanos.

El estudio también consideró “preocupante el uso de diversas formas de violencia sexual por integrantes de los cuerpos policiales contra las manifestantes, como una forma de violencia basada en género y como una táctica para aleccionar a las manifestantes por supuestamente estar comportándose de forma contraria al orden público”.

“Dado el nivel de violencia que sufren las mujeres y las niñas que participan en manifestaciones en México, y el escalamiento de la violencia en su contra por parte de las autoridades, Amnistía Internacional considera que se configura una situación de riesgo particular para las manifestantes feministas y que se pronuncian contra la violencia de género”, subrayó el informe.

Por todo lo anterior, AI México llamó a las autoridades mexicanas a “adoptar medidas concretas para garantizar el derecho a la libre reunión pacífica, el derecho a estar libre de violencia, y todos los derechos humanos de las manifestantes en cada una de las protestas en que partícipe este grupo de personas”.

Algunas de dichas medidas, indicó, son abstenerse de hacer declaraciones estigmatizantes contra las manifestaciones feministas y que se pronuncian contra la violencia de género contra las mujeres; reconocer que pintar consignas o símbolos, así como modificar monumentos, son manifestaciones de la libertad de expresión y no pueden ser considerados como actos violentos, que den lugar al uso de la fuerza durante manifestaciones o detenciones.

Otras recomendaciones tienen que ver con adoptar medidas para prevenir, proteger y garantizar el derecho de las mujeres a vivir una vida libre de violencia; fortalecer el Mecanismo de Seguimiento de Casos de Tortura Sexual Cometida contra las Mujeres, y responder a los posibles hechos de violencia perpetrados por grupos específicos de manifestantes de manera diferenciada y proporcionada, respetando y protegiendo el derecho de reunión pacífica de quienes se manifiestan pacíficamente.

Fuente e Imagen: https://www.jornada.com.mx/notas/2021/03/03/sociedad/en-mexico-mujeres-se-exponen-a-violencia-policiaca-en-marchas-ai/

Comparte este contenido:

El Salvador: Ormusa recibe premio por su trabajo contra la violencia de la mujer

América Central/El Salvador/05-03-2021/Autor(a) y Fuente: www.elsalvador.com

El año anterior, según Fiscalía, hubo 2,858 casos de delitos contra la libertad sexual, el 90 % fueron mujeres.

La violencia feminicida: Es la forma extrema de violencia de género contra las mujeres, producto de la violación de sus derechos humanos, en los ámbitos público y privado. La sanción de este delito y casos derivados son penados según la ley de 30 a 50 años de carcel.

La Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa), entidad de la sociedad civil salvadoreña que lucha para erradicar la violencia contra este sector de la población, recibió, este jueves, durante una ceremonia virtual un reconocimiento que le permitirá profundizar su labor en favor de este sector.

Las raíces de Ormusa se remontan a 1983, cuando un grupo de campesinas, obreras y profesionales de los municipios de San Salvador, Olocuilta y Candelaria se reunían de forma voluntaria para promover los derechos de las mujeres, pero fue hasta el 2 de septiembre de 1993 que se constituyeron legalmente como asociación.

El estímulo, que fue otorgado por la Fundación Avon, bajo su iniciativa “La Promesa Avon de poner fin a la violencia contra las mujeres 2020”, consiste en una donación por $72,397.80 que destinará para una campaña de prevención de la violencia sexual.

La cultura de la violación tiene un impacto social, un impacto económico, tiene un impacto en la vida de las niñas y de las mujeres de manera permanente y en este país mucho se ha hablado de la falta de programas de atención emocional”.

Jeannette Urquilla, directora Ejecutiva de Ormusa

Previo a la entrega del reconocimiento, Jeannette Urquilla, directora ejecutiva de la Ormusa, detalló que, al igual que otras organizaciones que hacen una labor similar, presentaron ante dicha fundación un proyecto específico en busca de lograr un financiamiento.

Durante el evento se conoció que el proyecto salvadoreño compitió con más de 111 iniciativas, de las cuales resultaron premiadas ocho de México, además de ocho de la región centroamericana y República Dominicana.

Urquilla expresó que su propuesta está dirigida a hacer más visible, de mejor manera, el tema de la violencia sexual contra las niñas, adolescentes y mujeres en el curso de la vida, algo en lo que han venido alzando su voz de manera conjunta con otras organizaciones y organismos internacionales.

De acuerdo con datos provistos por Ormusa, entre enero y diciembre de 2020 la Fiscalía General de la República (FGR) registró 2,858 casos de delitos contra la libertad sexual, de los cuales el 90 % afectó a mujeres, el 9 % a hombres y 1 % no registrado.

La propuesta con la que la organización salvadoreña compitió y ganó será desarrollada a partir de marzo, durará doce meses y se prevé que cubra más de 100,000 personas.

Ingrid Espinoza, de la mencionada fundación, expresó que los proyectos que favorecen con fondos se enmarcan dentro de cuatro áreas de impacto: fortalecer las instituciones dedicadas a la protección, apoyo y asistencia; la sensibilización para la prevención aumentando consciencia públicas; educación desde los jóvenes para promover la parte de la erradicación de la violencia y apoderamiento; así como promover el empoderamiento económico de las mujeres.

Según detalló, los criterios que establecen para otorgar los reconocimientos son: la puntuación que hacen los jueces en relación a innovación, gestión del proyecto, lugar de impacto, número de beneficiarios y que esté anclado en una de las cuatro áreas de impacto.

“Vamos a intentar y la propuesta va encaminada a contribuir a desmontar de nuestras estructuras sociales, de nuestros imaginarios, todo el contenido de la cultura de la violación que se ejerce contra las mujeres en el curso de vida”, expresó Urquilla.

Ella lamenta que la prevención de este problema es algo en lo que la sociedad y también del Estado salvadoreño tienen una gran deuda.

La campaña nacional incluirá varias actividades: capacitar a funcionarios públicos sobre la temática; trabajar con 40 comités de comunidades organizadas de diferentes municipios en donde la Ormusa tiene presencia.

Como parte de este proyecto también lanzarán conversatorios con comunicadores, un concurso periodístico enfocado en el problema, así como mensajes a través de medios alternativos masivos como las redes sociales, entre otros.

“Necesitamos como país, como nación, avanzar en ese tipo de situaciones que dejan lo que ya hemos conocido en muchos momentos: embarazos en niñas, embarazos en adolescentes, embarazos no planificados, no deseados, etc., sino también muchas veces suicidios feminicidas a raíz de una violación”, afirmó.

Fuente e Imagen: https://www.elsalvador.com/eldiariodehoy/ormusa-violencia-domestica/810544/2021/
Comparte este contenido:

Todas las luchas de las mujeres

Por: Daliri Oropeza

Las múltiples luchas de las mujeres florecen en el movimiento social de mayor potencia de inicio de siglo. Aunque no todas comparten la visión del feminismo, no cabe duda que la mujer es el motivo, inspiración y motor.

—¿Eres Feminista? —me preguntó la colega Andrea Arzaba en 2013.

Yo veía una ausencia de voces de mujeres en los medios de comunicación en general.

“No, pero siempre quiero escribir sobre mujeres en mis historias”.

Tuve una sensación cuando me hizo la pregunta. Me cuestioné a mí misma si necesitaba ser feminista para impulsar la voz de las mujeres ante una disparidad monumental en la narración de los hechos históricos vistos desde el periodismo. Es ahí donde encontré la justicia.

Seis años antes de esta entrevista, mi papá me regaló El segundo sexo, de Simone de Beauvoir. Estaba por entrar a la Universidad.

Al recordar esa sensación durante la entrevista con Andrea, pienso que ahora se ha vuelto una moda relacionar el feminismo al mostrar los naturales vellos en las cuerpas femeninas. Pero en mis años de estudiante me veían como a un escarabajo tornasol, con extrañeza.

Cuando hojeaba El segundo sexo, ya tenía discusiones candentes con tías conservadoras que me exigían depilarme las axilas. Claramente, yo me sentía cómoda con mis vellos y los exhibía en reuniones familiares. Una lucha por la cuerpa misma.

¿Necesito ser feminista para entender que si salen vellos es por algo y yo decido si los dejo o los quito?

No lo sé, algunas llegaron por ese camino.

Recuerdo estos pasajes porque leí este tuit:

Tal vez fue hasta el #MeToo que entendí que mi diferencia principal con el feminismo es el enfoque individualista que lo caracteriza. Yo no percibo el cambio sin lo colectivo. Que la postura crítica sobre la blanquitud que Valeria Angola señala tiene que ver con su creación como ideología. Enfoca desde la afrodescendencia.

Y es que en el comienzo del feminismo era más fácil identificar algo que unificara la lucha de la mujer, por el voto, por los derechos laborales, civiles y hasta humanos que nos han sido negados.

Hoy vivimos un movimiento de mujeres muy grande. Se desborda. Muchas lo llevan a cabo a través del feminismo. A muchas otras no las convoca. Y eso no quiere decir que no luchen por las mujeres.

Vemos muy claramente con las mujeres zapatistas que han llevado a cabo un reordenamiento profundo del tejido social, cuyo ejemplo es el impulso para las mujeres indígenas en todo el país, y el mundo, desde el enfoque de la triple discriminación: por ser mujer, por ser indígena y por ser pobre. La lucha de las mujeres zapatistas siempre ha sido desde la colectividad, desde sus comunidades.

Primer encuentro de mujeres que luchan en el caracol zapatista de Morelia. Foto: Daliri Oropeza

Eso lo entendí seis años después de intercambiar aquel libro de El segundo sexo de Beauvoir con una mujer en Oventik, en los Altos de Chiapas.

Las mujeres zapatistas, al realizar una actividad política activa en el Ejército o como promotoras, subvertían la principal opresión del tiempo Colonial. Lo que Aura Cumes señala como momento en que queda trunca la deliberación interna en las sociedades indígenas, pero previo a esto hay registros de mujeres en todos los niveles de la sociedad como gobernantas, sacerdotisas escribanas, comadronas, médicas, músicas.

“Las mujeres fueron sometidas sistemáticamente”, dice Cumes en el ensayo Cosmovisión maya y patriarcado al enfatizar que la colonización construyó una división jerárquica entre mujeres y hombres.

El que vivimos hoy es un movimiento de mujeres con muchísima fuerza por las distintas luchas que se acompañan, aunque también hay tensión.

Al feminismo también lo quieren volver institucional, descafeinado y también con motivos del poder hay quienes se vuelven feministas, y también vemos que por motivos de género hay una disputa por el poder.

Eso no le quita la relevancia al feminismo como pensamiento de nuestra época. Sin embargo, vale la pena abonar a su reflexión crítica y ver en sus diferentes enfoques su fortaleza, desde el feminismo negro, decolonial, comunitario, interseccional, radical, socialista, disidente, marxista, de la igualdad, de la diferencia, anarquista. O también detectar feminismo libera, como ha sido nombrado, pero que excluyen en vez de tejer.

En esta apertura de narrativas, de cohesión, es más difícil que entre la derecha o la blanquitud, que suelen ser verticales. Donde no solo se etiquete con el feminismo, sino que encuentre en las diferencias un modo de impulsar todas las luchas de las mujeres.

¿Desde dónde dan la lucha por las mujeres?

Desde que estaba en medios tradicionales procuraba buscar la voz de las mujeres, y hasta la fecha sigue siendo parte característica mi trabajo, en donde intento que, por lo menos, haya voz de una mujer en la mayor parte de lo que hago. A veces no se puede y no lo voy forzar. Así es la realidad. Cuando sí, las impulsamos y se vuelven medulares para provocar cambios en el tejido social.

TODAS. Foto: Daliri Oropeza
Fuente: https://piedepagina.mx/todas-las-luchas-de-las-mujeres/

Comparte este contenido:

Cepal revela desigualdades en informe sobre la mujer

La Cepal llamó a movilizar recursos «‘para hacer frente a la Covid-19 desde una perspectiva de género”.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) presentó este miércoles el informe ‘La autonomía económica de las mujeres en la recuperación, sostenible y con igualdad’, presentado por Alicia Bárcena, secretaria general del organismo regional.

El documento reveló que en 2020 la tasa de participación femenina en el mercado laboral en la región cayó un 6,0 porciento al pasar del 62,5 porciento al 57,2 porciento.  El informe arrojó que “la crisis generada por la pandemia del Covid-19 impactó negativamente en la ocupación y en las condiciones laborales de las mujeres en América Latina y el Caribe, generando un retroceso de más de una década en los avances logrados en materia de participación laboral”.

El estudio indicó que un “56,9 porciento de las mujeres en América Latina y un 54,3 porciento en el Caribe se encuentran ocupadas en sectores en los que se prevé un mayor efecto negativo en términos del empleo y los ingresos”.

Otro de los datos revelados por la Comisión apuntan que “la contracción del turismo perjudica significativamente a los países del Caribe, lo que afectará a 1 de cada 10 mujeres que se emplean en este sector”.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) valoró que el trabajo doméstico remunerado “es otro de los sectores fuertemente golpeados por la crisis, ya que, además de estar altamente precarizado, es un tipo de trabajo que no puede ser realizado de forma remota. Muchas mujeres empleadas en este sector experimentan incertidumbre acerca de su remuneración, sobre todo en el caso de aquellas que no cuentan con un contrato formal”.

Entre los desafíos, la Comisión señala que además de “transversalizar la perspectiva de género en todas las políticas de recuperación, se requieren acciones afirmativas en el ámbito de las políticas fiscales, laborales, productivas, económicas y sociales, que protejan los derechos de las mujeres alcanzados en la última década, que eviten retrocesos y que enfrenten las desigualdades de género en el corto, mediano y largo plazo”.

“Es urgente movilizar recursos públicos suficientes a fin de implementar medidas para hacer frente a la Covid-19 desde una perspectiva de género”. Con respecto a las perspectivas de cuidados, la Cepal precisa que en el caso de las políticas de mitigación, se requiere amortiguar y compensar los efectos de la crisis en el empleo, los ingresos y la carga de trabajo de cuidados de las mujeres y en el deterioro de sus niveles de bienestar.

Fuente: https://www.telesurtv.net/news/cepal-revela-desigualdades–informe-mujer–20210210-0037.html

Comparte este contenido:

España: La ‘Ley Trans’ divide a colectivos LGTB+ y feministas: «Están haciendo política con los niños»

Por: Alba Cañamero (MDO)

A comienzos del mes de febrero, el Ministerio de Igualdad -capitaneado por Irene Montero– dio a conocer el borrador de la ‘Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans’ -la ‘Ley Trans’-. Desde entonces, la propuesta ha ganado tanto adeptos como contrarios.


Las actrices de la serie Veneno –que narra la historia de Cristina Ortiz, ‘La Veneno’, icono que visibilizó la transexualidad en España en los años 90–, Daniela Santiago y Jedet, al igual que la política Carla Antonelli, entre otras, celebraron en redes sociales que esta ley pueda ver próximamente la luz.

La diputada socialista ha sido la que ha llevado la voz cantante al hablar sobre el tema, sobre todo tras las declaraciones de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, sobre la Ley. El 4 de febrero en una entrevista a la Cadena Ser, Calvo declaró sentirse preocupada por “los conceptos con los que vamos a trabajar”.

“Me preocupa fundamentalmente la idea de pensar que se elige el género sin más que la mera voluntad o el deseo, poniendo en riesgo los criterios de identidad del resto de los 47 millones de españoles; eso tendrá que tener unas garantías, estabilidad y unos criterios. No me preocupan las discrepancias, sino que lo resolvamos bien”, apuntó.

Antonelli no tardó en responder en redes sociales y en otros medios como el diario El Salto, calificando de “muy desafortunadas” esas declaraciones.

Mientras que en La Moncloa no reconocen como propio el borrador y atribuyen su completa autoría a Unidas Podemos, Antonelli recuerda que el germen de esta Ley se remonta a 2017. El PSOE propuso reformar la ley 3/2007, reguladora de la rectificación registral. Ello derivó en una ponencia en la Comisión de Justicia donde se acordó la autodeterminación y despatologización.

El texto del borrador, en el que ella colaboró junto con la jueza Lola Galovart, recogió los acuerdos de esa ponencia de manera literal, al igual que el actual borrador del Ministerio de Igualdad.

“La Ley Trans será Ley”, ha repetido hasta la saciedad Antonelli en todas sus redes sociales, confiando en que este borrador pueda convertirse en un amplio abanico de derechos para todas las personas trans.

La idea del Ministerio de Igualdad es llevar -en la primera quincena de este mes- la ley al Consejo de Ministros para que sea tomada en consideración, aunque admitieron al diario El País que todavía quedan “meses y meses de trabajo” para la puesta a punto del texto antes de ser aprobado definitivamente.

Por otro lado, desde Moncloa no se ha puesto ninguna fecha e inciden en que antes de la presentación, el borrador debe incluir los informes preceptivos de ministerios como Sanidad o Justicia para que cuente con seguridad jurídica; desde la cartera de Montero aseguran que las garantías son suficientes.

¿En qué consiste la ‘Ley Trans’?

El borrador de la ‘Ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans’ se sienta sobre la base que permite a los mayores de 16 años cambiar de sexo en el registro sin necesidad de un informe ni tratamiento médico. Para las personas de 12 a 16 se deberá realizar con consentimiento paterno.

No se les obligará a cambiar su nombre y, para facilitar la plena inclusión de los menores trans, se les permitirá cambiar el nombre sin rectificar el sexo.

En línea con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la ‘Ley Trans’ busca fijar la despatologización de la transexualidad y garantizar la protección y derechos a todas las personas “cuya identidad de género no se corresponde con el sexo asignado al nacer”.

Las medidas incluidas en el texto abarcan diferentes ámbitos -sanitario, educativo, laboral y deportivo– e introducen que sea posible solicitar que no se especifique el sexo en los documentos oficiales de identidad para aquellas personas que no se identifican ni con el género masculino ni con el femenino.

Entre otras cuestiones, se garantizará la atención específica a las personas trans y se prohibirá obligarlas a que se sometan a tratamiento. El Sistema Nacional de Salud les ofrecerá tratamiento hormonal, terapia de voz, cirugías genitales, mamoplastias, mastectomías y material protésico y las personas trans con capacidad de gestar podrán optar a las técnicas de reproducción asistida.

En el ámbito educativo, se garantizará el derecho de los alumnos a exteriorizar su identidad, el respeto a su imagen física, la elección de su indumentaria y el acceso y uso de las instalaciones de los centros conforme a la identidad de género del estudiante. En el laboral, las empresas contarán con incentivos por contratar a personas trans en situación de desempleo.

En cuanto a los eventos deportivos, las personas trans participarán según su sexo registral y no se podrán realizar pruebas de verificación de sexo. Asimismo, en las prisiones, las personas trans tendrán derecho a ser tratadas según su sexo registral y pedir ser separadas de ese grupo si creen que puede estar en riesgo su seguridad o intimidad.

Persona alza la bandera trans en la manifestación del Orgullo (Foto: Chema Barroso)

Persona alza la bandera trans en la manifestación del Orgullo (Foto: Chema Barroso)

Enfrentamiento entre diferentes colectivos

Tras conocerse las medidas que recoge el borrador de la ‘Ley Trans’, la polémica saltó no solo en la política, sino también dentro de los colectivos LGTB+, enfrentados con las asociaciones feministas que se declaran “en contra” de esta ley.

El Instituto de Política Social (IPSE) y el Partido Feminista lanzaron un comunicado en conjunto en el que declararon su unión en contra de esta nueva ley por “discriminar los derechos de las mujeres, por su carácter agresivo y que atenta contra los niños”.

Pablo Hertfelder, presidente del IPSE, explica a Madridiario esta unión: “Consideramos que es una ley aberrante. Un menor de 16 años no está preparado para tomar una decisión como es la del cambio de género. Al igual que está prohibido que un menor vote o compre tabaco, consideramos que esto es muchísimo más importante como para que un menor pueda pasar a determinar si le apetece cambiar de género. No se puede entender, es un disparate”.

Señala que es una ley que está hecha “desde la perversidad, el cinismo y sin consenso”, y que atenta contra el “verdadero feminismo”.

“El verdadero feminismo entiende que los hombres somos aliados y complementarios. Lo que promueve la ministra Montero es un ataque directo contra los derechos de la mujer y de los niños”, señala, añadiendo que cree que lo mejor sería apartar a Irene Montero del Ministerio de Igualdad al no representar al feminismo y al apartar a los hombres que quieren colaborar con la causa feminista. “Está anclada en que los hombres somos peligrosos por naturaleza”, subraya.

«La ley atenta con el verdadero feminismo»

Asimismo, incide en que esta ley merma tanto el poder de los médicos como el poder de los padres. “Esto desde siempre se ha visto como una disforia y que de repente los médicos sean apartados y que los menores se puedan hormonar sin el consentimiento paterno es un veto parental”, indica.

Tanto él como Lidia Falcón, presidenta del Partido Feminista, creen que, “por desgracia”, la ley será aprobada a pesar de que “están haciendo política con los niños” y que sea una ley que “repudia a la mujer y es un insulto muy grave”.

“Por mucho que alcemos la voz contra esta ley, como está hecha desde la clandestinidad saldrá adelante”, apunta, definiendo la unión del IPSE y del Partido Feminista con otros movimientos como una contramanifestación.

“Esta ley es totalmente agresiva y sabemos que nos enfrentamos a una lucha bastante importante de cara a los tribunales. Demandarán a todos los que estemos en contra de esta ley porque consideran que esto es un acto xenófobo y no lo es. No estamos en contra de los trans, pero sí consideramos que se está haciendo una ley perversa y se está metiendo a los niños por medio cuando con los niños no se hace política”, sentencia.

En el otro lado de la balanza se sitúa el COGAM, Colectivo LGTB+ de Madrid, cuya presidenta, Carmen García de Merlo, instó al Gobierno de coalición a “coordinarse para cumplir con sus compromisos electorales y avanzar en una ‘Ley Trans’ que ponga fin a la despatologización, permita la autodeterminación del género, la inclusión de los menores y las personas migrantes, así como el reconocimiento de las personas no binarias”.

«Una mujer trans es una mujer y punto»

Para COGAM, esta nueva ley supondrá «facilitar la vida a 50.000 personas españolas y otras tantas más extranjeras afectadas, minorías, como la mayoría de las víctimas a lo largo de nuestra historia». Declaran a Madridiario que su deber es prestar ayuda para que esta ley salga adelante, y que lo harán en la medida de lo posible «para que los socios de Gobierno lleguen a un entendimiento».

Sobre las acusaciones en contra de la ‘Ley Trans’ son claros: «El ‘feminismo’ que rechaza a una mujer por ser negra, india, blanca, lesbiana, bisexual o trans, no es feminismo. Una mujer trans es una mujer y punto«. Asimismo, critican también las palabras de la vicepresidenta, Carmen Calvo: «Alguien que desconoce lo que es ser trans y todo lo que ello implica, difícilmente puede empatizar«.

Confían en que la ley vea la luz, ya que supondrá un gran paso hacia el progreso en materia de derechos humanos y derechos LGTB+. «Estamos en un momento histórico en el que nos jugamos ser el país más avanzado en materia de derechos y dignidad hacia las personas LGTB+ o quedarnos en la cola», destacan.

Fuente e imagen: https://www.diariocritico.com/nacional/ley-trans-divide-a-colectivos-lgtb-y-feministas

Comparte este contenido:

Sólo una democracia feminista garantizará una ciudadanía plena

La teórica hizo una crítica de la “minoritarización” de la lucha feminista y ubicó la violencia de género como el “tema central” de la violencia estructural del sistema capitalista, pues se trata del “caldo de cultivo” donde se aprende y se reproduce la violencia que afecta a la sociedad entera.

La “democracia realmente existente” que vivimos está atravesada por dos grandes problemas: el de la raza, asentado en una “perspectiva colonial”, y el de género, que es ancestral y tiene su origen en la “prehistoria patriarcal” y se ha agravado cada vez más pues hoy las mujeres no son consideradas como ciudadanas plenas, aseguró la antropóloga y feminista argentina Rita Segato.

Durante su conferencia magistral “Democracia y feminismo”, que forma parte de la cátedra extraordinaria “(Re) pensando la democracia en el mundo actual: una visión histórica, global e interdisciplinaria”, organizada por el Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) y la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, también se preguntó “por qué los crímenes contra nosotras son considerados crímenes menores”.

En un comunicado el PUEDJS resumió la participación de la renombrada académica, quien aseguró que cuando hablamos del tema de la democracia y el feminismo destacan dos aspectos: la enorme importancia que ha ganado el estudio de la problemática de género en el campo discursivo durante la última década y, en sentido contrario, el problema de la violencia contra las mujeres, que es una “violencia social y estructural”, no particular ni de minorías, pues las afecta no sólo a ellas sino a toda la humanidad.

Luego de referir el racismo en Brasil, país donde vivió muchos años, como la falta de acceso a la universidad de la población afrodescendiente, Segato mencionó la “hipocresía de la democracia liberal” y dijo que esa careta o “fachada moral” se cae en casos como el de los presidentes Jair Bolsonaro o el mandatario estadounidense, Donald Trump. Sin embargo, este último representante de la supuesta “democracia modelo del mundo” se ha mostrado racista y misógino.

Segato hizo una crítica de la “minoritarización” de la lucha feminista y ubicó la violencia de género como el “tema central” de la violencia estructural del sistema capitalista, pues se trata del “caldo de cultivo” donde se aprende y se reproduce la violencia que afecta a la sociedad entera: desde la violencia común hasta las guerras entre Estados, problema que se expande actualmente y amenaza la integridad de la democracia.

Es necesario, agregó, terminar con la impunidad promovida por sectores conservadores provenientes de la política convencional, quienes buscan encuadrar el tema de la violencia contra las mujeres como de interés particular, de una minoría, lo cual es un error y “lo estamos pagando muy caro ya que al ser la violencia de género un problema social afecta tanto a las mujeres como a los hombres”.

Para Segato, desde la mirada patriarcal la violación es más que sólo violencia, también es “discurso” ya que la ideología dominante hace a la víctima sospechosa de “desobedecer” y es concebida como mala, y el violador supuestamente “la disciplina, la moraliza”. Es por ello, explicó, que las víctimas son estigmatizadas por los jueces.

“Este absurdo debe ser superado por la humanidad. Por eso, en el tema de la ciudadanía, las mujeres no somos personas completas, no somos ciudadanas”, dijo, y agregó: “Que los crímenes contra nosotras sean considerados crímenes menores, es la gran interrogante”.

Fuente: https://aquinoticias.mx/solo-una-democracia-feminista-garantizara-una-ciudadania-plena-advierte-rita-segato/

Comparte este contenido:
Page 4 of 53
1 2 3 4 5 6 53