Bélgica: Acabar con las deudas ilegítimas privadas y públicas

Acabar con las deudas ilegítimas privadas y públicas

Eric Toussaint

Hay que combatir el sistema capitalista que, dos siglos después de la llamada revolución industrial, ha acumulado en la atmósfera lo que provoca el calentamiento global.

Es un sistema que no considera la Naturaleza más que como una materia a explotar, a mercadear para obtener de ella el máximo beneficio.

  • Un sistema capitalista que limita a un gran número de países y de pueblos que los habitan a producir para la exportación de materias primas al precio más bajo posible.
  • Un sistema que empuja a los países y los pueblos a cultivar productos agrícolas que no consumen y a consumir mercancías que no producen.
  • Un sistema que desarrolla centrales nucleares por cuyo cierre nosotros luchamos.
  • Un sistema capitalista que mantiene e incluso refuerza la explotación y la opresión de las mujeres.
  • Un sistema capitalista que va, igualmente, a la par con el sistema-deuda.

El sistema de las deudas privadas ilegítimas

Este sistema-deuda ha existido mucho antes que el sistema capitalista |1|. Se ha mantenido e incluso reforzado de manera sofisticada con el desarrollo del capitalismo. |2|

El endeudamiento privado se ha utilizado desde hace milenios como un mecanismo de desposesión: a los campesinos de sus tierras, a los artesanos de sus herramientas. La esclavitud por deuda ha causado estragos en el mundo antiguo durante siglos.

El sistema de las deudas privadas ilegítimas pasa, generalmente, por la imposición de condiciones de préstamo y de reembolso que lo hacen imposible. Esto conduce a la desposesión (desposesión de la vivienda, de la tierra, de las herramientas de trabajo) y/o a la obligación de consagrar largos años, incluso décadas, al pago de la deuda.

En el pasado, han tenido lugar múltiples revueltas para liberarse de las deudas privadas ilegítimas, ya sea en la Grecia antigua o en la Europa del Norte en la Edad Media.

Estas luchas contra las deudas ilegítimas se retoman hoy:

  • Luchas de campesinos por la anulación de las deudas en India,
  • Luchas de mujeres contra los microcréditos en Marruecos,
  • Luchas de estudiantes contra el fardo de las deudas estudiantiles en EEUU, en Chile, en Canadá |3| y en Reino Unido,
  • Luchas de familias víctimas de los créditos hipotecarios abusivos y de los desahucios en España, en EEUU, en Grecia y en Irlanda.

Las deudas públicas ilegítimas

El sistema de las deudas ilegítimas es igualmente utilizado por el sistema capitalista para someter las políticas de los poderes públicos a los deseos del Gran Capital. Mientras que la deuda pública podría servir para financiar un vasto programa de transición ecológica… es utilizada para imponer políticas antisociales, políticas extractivistas, productivistas, políticas que favorecen la competición entre los pueblos.

El endeudamiento público no es malo en sí. Los poderes públicos pueden recurrir al préstamo para financiar un vasto programa de transición ecológica:

  • para financiar el cierre total de las centrales nucleares;
  • para reemplazar las energías fósiles por energías renovables respetuosas con el medio ambiente;
  • para reducir radicalmente el transporte por carretera y aéreo en beneficio de los transportes colectivos y por tren.

El préstamo público puede ser pues legítimo si se hace al servicio de proyectos legítimos y si quienes contribuyen al préstamo lo hacen igualmente de manera legítima.

El Comité para la Abolición de las Deudas Ilegítimas CADTM no duda en decir que las grandes empresas y los hogares más ricos deberían contribuir al préstamo sin sacar ventaja, es decir, a interés cero. La mayoría de los hogares podría contribuir de manera voluntaria con una tasa de interés real positiva.

Esto es exactamente lo contrario de lo que pasa, los estados y las administraciones locales se endeudan para financiar la mayoría de las veces políticas ilegítimas:

  •  financiar gastos en armamento;
  • financiar elefantes blancos;
  •  financiar lo nuclear;
  •  financiar partenariados público-privados;
  •  financiar el reembolso de anteriores deudas ilegítimas;
  •  financiar rescates bancarios.

Así pues, la deuda pública sirve para financiar gastos ilegítimos. La manera de financiar el reembolso de la deuda es igualmente ilegítima. Las grandes empresas y los hogares ricos pagan muy pocos impuestos o ninguno. Son los y las de abajo quienes deben apretarse el cinturón para pagar la deuda. Los bancos privados prestan a los estados a tasas lucrativas para ellos mientras que piden dinero al banco central a interés cero, como es el caso de la zona euro o Japón.

La conclusión es simple: Hay que acabar con el sistema de las deudas ilegítimas privadas y públicas.

El CADTM ofrece con entusiasmo sus fuerzas a nivel internacional y a nivel local junto con los movimientos sociales, los ciudadanos y las ciudadanas preparadas para luchar por el repudio de las deudas ilegítimas, sean públicas o privadas.

En ciertos casos, si los poderes públicos desean involucrarse en este combate, el CADTM está disponible para prestar su colaboración principalmente para la realización de auditorías con participación ciudadana. Es lo que se ha hecho en Ecuador en 2007-2008, en Paraguay en 2008, en Grecia en 2015.

Notas

  1. Romper el círculo vicioso de las deudas privadas ilegítimas
  2. Romper las cadenas de las deudas privadas ilegítimas
  3. Luttes & dettes étudiantes au Québec : «Tant qu’on n’aura pas renversé le capitalisme, on ne pourra pas sauver l’éducation»

(Tomado del portal del CADTM)

Están cordialmente invitados a participar con Eric Toussaint en esta conferencia en vivo mañana Martes 21 de Julio.:

Inscríbete en este enlace: https://docs.google.com/forms/d/e/1FAIpQLSdP7OXks9nD-wA4LQdzsYpC4zBAe-cMum73WCOnukPMHmgxjQ/viewform?usp=sf_link

Te esperamos!

Fuente de la Información: http://www.cubadebate.cu/opinion/2017/07/04/acabar-con-las-deudas-ilegitimas-privadas-y-publicas/#.XxXcC6FKh0x

 

 

Comparte este contenido:

Entrevista a Ebele Okoye: «La lucha por la mujer en África es ahora la supervivencia»

Entrevista a Ebele Okoye

Por: J.S

La ONG Sociedad de Cooperación Educativa desarrolla tareas de formación en pueblos del suroeste de Nigeria Ebele OkoyePremio Harambee 2018

 Ebele Okoye es una farmacética nigeriana que está al frente de proyectos educativos para la mujer en diversos puntos del suroeste de Nigeria. Forma parte del consejo de administración de la ONG Sociedad de Cooperación Educativa de la Junta de Mujeres (Women on Boards). Este año ha recibido el premio Harambee a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana.

-¿Qué es el Programa Amad y dónde trabajan?

-El programa busca el desarrollo de los mujeres y actuamos en zonas rurales del suroeste de Nigeria.

-¿Qué acciones desarrollan?

-Ayudamos a niñas que no pueden ir a la escuela o a jóvenes que han tenido que abandonar el sistema educativo formándolas para que puedan encontrar un oficio. Con universitarias, en las que queremos despertar una conciencia social, vamos a aldeas y pueblos para enseñarles a cuidar niños, proporcionar asistencia médica, ayudarles a conseguir microcréditos, darles nociones de higiene o instruirlas en la preparación de una dieta más nutritiva, que no sólo cocinen con yuca. Hemos atendido a más de cuatro mil mujeres en los últimos años.

-¿Las universitarias nigerianas son receptivas a estas tareas de voluntariado?

-Son conscientes de lo que ellas han recibido, de que han podido acceder a una educación y quieren colaborar con otras que no han tenido esa suerte.

-¿Qué distingue su organización de otras que realizan una labor similar?

-Somos africanas que ayudan a africanas. En África estamos convencidos de que la solución a los problemas del continente no vendrá de fuera, sino de nosotros.

-¿No ayudan los programas que vienen de Europa u otras zonas?

-Por supuesto que ayudan. Pero a veces sus planteamientos no responden a la realidad africana, sino a ideas preconcebidas que no funcionan como deberían.

-¿Cómo es la lucha por los derechos de la mujer en África?

-Es un nivel diferente al que hay en Europa. La lucha por los derechos de la mujer en África es la lucha por la supervivencia. Hay que tener en cuenta que la edad media no pasa de los 50 años.

Fuente: http://www.lasprovincias.es/sociedad/lucha-mujer-africa-20180308003808-ntvo.html

Comparte este contenido: