Page 2 of 2
1 2

Mitad de producción científica mundial en acceso abierto

Redacción: Henrique Kugler/Scidev

Aproximadamente el 60 por ciento de los artículos académicos publicados en el mundo están bajo acceso abierto, según un estudio de la empresa canadiense Science-Metrix, experta en análisis bibliométricos.

Y mientras Brasil ocupa el primer lugar entre los países que más publican bajo este sistema, Latinoamérica y África también tienen cada vez más publicaciones en acceso abierto.

El estudio abarca una década de publicaciones: del 2006 al 2015. La estrategia consistió en recolectar informaciones de la Web of Science, de Scopus y de 1science, principales bases de datos que publican la mayoría de la producción científica actual.

“Fueron 18 meses de investigación para producir el informe, recolectando y procesando datos acerca de millares de trabajos publicados en los 30 países responsables de la mayor parte de la producción científica mundial”, dijo a SciDev.Net el filósofo de la ciencia David Brooke Struck, uno de los autores.

Fueron 18 meses de investigación para recolectar y procesar datos acerca de millares de trabajos publicados en los 30 países responsables de la mayor parte de la producción científica mundial”.

David Brooke Struck.

Entre los años 2010 y 2013, alrededor del 75 por ciento de la producción académica de Brasil ya era accesible gratuitamente para cualquier usuario de internet.

Lo siguen Holanda, Suiza, Reino Unido y Suecia, con un 60 por ciento en promedio, de publicaciones de acceso gratuito en el mismo periodo. Los demás países analizados tienen, en general, entre 30 y 50 por ciento de su producción académica en este sistema.

«Hicimos algunas simulaciones con los países africanos y notamos que, en total, ellos cuentan con más de la mitad de su producción académica disponible en acceso abierto», detalla Brooke.

Sin embargo, como esos países no figuran entre los 50 mayores productores globales de ciencia -al igual que los demás países latinoamericanos, con excepción de Brasil- no integraron los resultados del informe final.

«Los estudios cuantitativos relacionados a la temática del acceso abierto todavía son muy escasos; por esa razón, este informe es de extrema relevancia para la comunicación científica», comenta la lingüista Bianca Amaro, coordinadora del Programa de Acceso Abierto del Instituto Brasileño de Información en Ciencia y Tecnología (Ibict).

Según el estudio, parte del éxito brasileño se explica por la existencia de SciELO  (siglas en inglés de Scientific Electronic Library Online), un sistema digital que se autodefine como un “modelo de publicación electrónica para países en desarrollo”. Lanzada en 1998, la herramienta publica centenares de periódicos de acceso abierto no solamente de Latinoamérica sino también de África.

Pero Leilah Bufrem, integrante del consejo editorial de la Revista Brasileña de Biblioteconomía y Documentación, dice que SciELO no es el único ejemplo. Recuerda que varias universidades brasileras tienen una cultura bastante desarrollada en la valorización del acceso abierto, como la Universidad de São Paulo, la Universidad Estatal de Campinas y la Universidad Estatal Paulista, que figuran entre las más importantes instituciones de investigación del país.

«Brasil fue el primero en poner publicaciones de acceso abierto, incluso antes de que la Budapest Open Access Initiative oficializara esta nomenclatura en 2002″, dice André Appel, del Programa de Posgrado en Ciencia de la Información del Ibict.

De otro lado, un estudio publicado en 2011 en la revista de la Sociedad Americana de Ciencia y Tecnología de la Información identificó a Latinoamérica como la región con mayor prevalencia de publicaciones científicas bajo acceso abierto.

Más recientemente (2015), el libro Hecho en Latinoamérica: acceso abierto, revistas académicas e innovaciones regionales, afirma: «América Latina es la región del mundo más adelantada en la adopción del acceso abierto a sus revistas científicas y académicas, que en su mayoría se ofrecen en texto completo en la web, sin costo para el lector y sin costo para el autor, aumentando significativamente la visibilidad y accesibilidad a la producción científica de la región».

Según Amaro, los países latinoamericanos están bastante cohesionados en torno a esta causa. Uno de los ejemplos más activos de la región es el LA Referencia, con sede en Chile e integrado por nueve países: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, México y Perú.

La Universidad Autónoma del Estado de México alberga desde 1997, Latindex que reúne publicaciones de acceso abierto de más de 20 países de América Latina, además de Francia, España y Portugal.

«Pienso que la preponderancia del financiamiento público a las iniciativas de investigación en América Latina, aliadas a la presencia poco expresiva de editores científicos comerciales, facilitan la afirmación del movimiento de acceso abierto en el continente», sostiene Bufrem.

Brooke espera que llegue un día en las publicaciones en acceso abierto se conviertan en la norma para las citaciones, y que las publicaciones cerradas pasen a ser la alternativa.

Fuente: https://www.scidev.net/america-latina/comunicacion/noticias/mitad-de-produccion-cienifica-mundial-en-acceso-abierto.html

Comparte este contenido:

Ecuador: I Encuentro de la Ciencias y su impacto en la Educación

Ecuador / 24 de septiembre de 2017 / Autor: UdeGuayaquil / Fuente: Youtube

Publicado el 20 sep. 2017
La Facultad de Filosofía Letras y Ciencias de la Educación, organizó un encuentro con autoridades y docentes , para dar a conocer la producción Científica de esta unidad académica.

Fuente: https://www.youtube.com/watch?v=mtME7toAfwc
Comparte este contenido:

Investigación estudiantil en Latinoamérica, expectativas y alcances

Eva Elena Monagas (*)

“¿Qué estamos haciendo con nuestros jóvenes? ¿De cuáles sistemas y dispositivos disponemos para recibirlos, guiarlos e incorporarlos atinadamente a una vida útil para ellos y a una obra de desarrollo correcto del país? ¿Estamos listos para manejar y dirigir ese inmenso capital de juventud, de energía, de esperanza o, por el contrario, no podremos hacer otra cosa que despilfarrarlo, desaprovecharlo o, lo que aún sería peor, convertirlo en factor negativo y en lastre para el avance social y económico de la nación? ¿Tiene nuestra educación una respuesta adecuada que ofrecerle a las ansias y a las premuras con que esa ávida y material muchedumbre surge en el horizonte de nuestro quehacer histórico?

Arturo Uslar Pietri – Universidad de los Andes, 1963

            Muchas preguntas pueden surgir de las interrogantes planteadas en el discurso de Don Arturo Uslar Pietri en la Universidad de los Andes hace más de cincuenta años. Por ejemplo, dando un vistazo regional podríamos preguntarnos ¿Hemos logrado inspirar a los estudiantes a la búsqueda del conocimiento? Esa es una difícil pregunta para los países de la región pero desde Argentina se presenta lo más reciente. Ortega (2016) realiza una interesante reflexión donde afirma que jugar libremente un juego conlleva el peligro de ser absorbido por el juego pero, contrariamente, cuando se trata del juego del conocimiento éste constituye una amenaza a la libertad, donde el esfuerzo se opone a lo que gusta y por lo cual se inhibe ahogando las posibilidades de construcción de conocimiento. El autor plantea una revisión del medio social para los jóvenes, que garantice esa libertad y ofrezca mejor visión y reflexión sobre “los gustos”; en todo caso, Ortega plantea que la inspiración hacia la búsqueda del conocimiento no está lograda.

            Ahora bien ¿Cuál es la verdadera situación regional? Damin, Di Leo, Fuentes y Vázquez (2016) coinciden en que no todo sobre los jóvenes, la juventud y sus asociaciones está estudiado y, aunque ha habido un impulso al estudio de los jóvenes en Argentina, falta análisis comparado y superar la “concepción de la juventud por fuera de la sociedad”. Esto indica que el vistazo regional se complica por la falta de investigaciones.

            Pero si a esto le agregamos visiones encontradas sobre los jóvenes, en los discursos de los funcionarios del Estado, para la aplicación de las políticas públicas de un mismo país tal como lo presenta Chorny (2016), entonces el panorama para Latinoamérica es más oscuro, no solo porque pasa por la necesidad de un diagnóstico sino porque también deben consolidarse las posiciones epistemológicas, axiológicas, metodológicas y praxiológicas para orientar ese inmenso capital de juventud, energía y esperanza contenido en la región y dirigirlo al avance social y económico. Después de cincuenta y tres años de las interrogantes de Don Arturo Uslar parece que seguimos despilfarrando y desaprovechando lo único que podrá agregarle valor a nuestras naciones.

            A pesar de esta situación, en una región llena de contrastes, no significa que se han anulado las iniciativas para la promoción de ideas emprendedoras de la población estudiantil. Se observan esfuerzos en orientar el potencial emprendedor, tratando de articular el apoyo institucional y el financiero con los objetivos de los programas y proyectos de emprendimiento. En este caso, Jirón y Chan (2016) indican que existe interés de los estudiantes por generar ideas de negocios en Costa Rica y, aunque un poco fuera de la región pero unidos por el idioma y la historia: en tal sentido, Gutiérrez, Aja, Redondo y Falcón (2013) propusieron un programa de fomento para el emprendimiento desde la universidad hasta niveles no universitarios en España.

            Pero si las iniciativas, ya sean dispersas o concentradas, se han mantenido, además del emprendimiento ¿Qué realmente se ha aplicado para desarrollar las competencias investigativas? En respuesta, se observan varias estrategias: en Chile, Sánchez (2009), presenta la propuesta de aprendizaje significativo a través de resolución de problemas por investigación en alumnos de Ingeniería en la Universidad de Bio Bio donde aplica la metodología de Aprendizaje Basado en un Problema Integrador (ABPI) que además de valorar el aprendizaje, el rendimiento académico y la aceptación de la metodología en el aula, aborda aspectos de motivación y autogestión del conocimiento; más recientemente, con parecidos resultados Moraga y Soto (2016) presentan la aplicación de la estrategia aprendizaje basado en equipos (TBL) donde los estudiantes se motivan y mejoran sus indicadores académicos. En Perú, Díaz y López (2016) aplicaron la estrategia de enseñanza-aprendizaje basada en problemas (ABP) para el logro de la competencia del proyecto tuning en estudiantes universitarios. En Cuba Gutiérrez, Reyes, Labrada, Tamayo y Benítez (2015), indican que un cambio propuesto de estrategia pedagógica aumentó el número de participantes en la Jornada Científica estudiantil.

            Pero hay una debilidad, de acuerdo con Perales y Ayerbe (2016), aplicar las estrategias de aprendizaje basado en problemas, trabajo sobre proyectos, aprendizaje por indagación y aprendizaje cooperativo aún requiere mejor fundamentación ya que algunos trabajos analizados por ellos tienen dificultades en la presentación de sus referentes teóricos.

            Ahora bien, si ha habido la preocupación de aplicar modelos pedagógicos emergentes, ya sea con sólidos referentes teóricos o sin ellos, ¿Cuál ha sido la producción de la investigación estudiantil en Latinoamérica? ¿Cuáles sus alcances y limitantes? El seguimiento a las trayectorias estudiantiles ha empezado a organizarse en este siglo y los primeros avances conceptuales los presenta Argentina, de acuerdo a Ros, Benito, Germain y Justianovich (2016), pero aún se limita a la vida estudiantil y no al seguimiento del talento y sus aportes posterior al grado, lo cual pone en duda la sostenibilidad de la actitud investigativa.

            De acuerdo a Castro, Sihuay y Pérez (2016), la producción científica de los estudiantes de odontología de Perú aún se mantiene baja, lo cual podría tener relación directa con las estrategias de estímulo a la investigación estudiantil. Otras publicaciones de Cuba, Colombia, Chile, Ecuador y Guatemala, informan que los estudiantes de las carreras de Ciencias de la Salud reconocen la importancia de realizar investigaciones pero son pocos los que consolidan sus investigaciones en congresos o revistas científicas. Según Rojas (2007), en Venezuela, la investigación estudiantil en la universidad venezolana comienza a aparecer en el siglo XXI, promovidas por sociedades de conocimiento, y ya se observa la conformación en redes de investigación estudiantil; de acuerdo a Reyes, Aular, Palencia y Muñoz (2010), quienes presentan la red de investigación estudiantil en el marco de la gestión académica de la Universidad del Zulia, para desarrollar la investigación científica, humanística y tecnológica en el estudiante y fortalecer su perfil investigador en su área de interés. Por su parte, Gutierrez y Maita (2003) presentan los aspectos involucrados en la publicación estudiantil donde también explica las limitaciones en los hábitos de publicación.

            En todo caso, Don Arturo, no todo está perdido, solo que aún seguimos siendo lentos y cómodos para proponer e instrumentar nuevos modelos pedagógicos basados en sólidas posiciones epistemológicas, axiológicas y metodológicas latinoamericanas que saquen rendimientos al inmenso capital de juventud, energía y esperanza que impulsen la investigación estudiantil y el crecimiento gnoseológico de la región para su avance social y económico. Pero ahora, además está claro que esos nuevos límites de conocimiento del potencial de los jóvenes también deben acompañarse de nuevos límites en las ciencias sociales y las sociotécnicas para que nos convierta en líderes en la praxiología requerida para el logro de un cambio en nuestro quehacer histórico.

 

Referencias bibliográficas.

Analítica.com (2006,5,31). Uslar Pietri y la educación [en línea]. Analítica.com. Recuperado en: http://www.analitica.com/entretenimiento/uslar-pietri-y-la-educacion/. Fecha de consulta: 09/01/2017.

Castro-Rodríguez, Y.; Sihuay-Torres, K.; Pérez-Jiménez, V. (2016). Producción científica y percepción de la investigación por estudiantes de odontología. Educ Med. Recuperado en: http://dx.doi.org/10.1016/j.edumed.2016.11.001. Fecha de consulta: 08/01/2017.

Chorny, V. (2016). El discurso de los funcionarios sobre los jóvenes y las políticas públicas. Representaciones encontradas entre la ciudad de Buenos Aires y la Provincia de Santa Fe. Argumentos, Dossier. Nº 18, pp. 207-230.

Damin, N.; Di Leo, P.; Fuentes, S.; Vázquez, M. (2016). Jóvenes, juvenil, juventudes. Hacia la búsqueda de nuevos debates. En Blanco y Natalucci (Mod). Argumentos, Conversaciones. Nº 18, p. 1-38.

Díaz Camacho, C. y López Regalado, O. (2016). Estrategia de enseñanza-aprendizaje basado en problemas (ABP) para el logro de la competencia del proyecto tuning: Desarrollo de un planteamiento estratégico, táctico y operativo en los estudiantes universitarios. Revista DIM: Didáctica, Innovación y Multimedia, Nº 34.

Gutiérrez-Solana, F.; Aja, A.; Redondo, M. y Falcón, C. (2013). Programa E2 creación de un modelo de fomento del emprendimiento basado en un estudiante por emprendedor. La Cuestión Universitaria. 8, pp. 40-49.

Gutiérrez Santisteban, E.; Reyes Núñez, M.; Labrada Estrada, H.; Tamayo Oliva, Y; Benítez Díaz, M. (2015). Estrategia pedagógica para el desarrollo de investigaciones estudiantiles en las filiales universitarias municipales de salud. Multimed; 19(2)

Jirón-Fajardo, E.; Chan-Castillo, H. (2016). Jornadas emprendedoras: generando espacios para ideas emprendedoras de la población estudiantil de UNED. Revista Calidad en la Educación Superior. 7(2), pp. 203-230.

Moraga, D.; Soto, J. (2016). TBL – Aprendizaje Basado en Equipos. Estudios Pedagógicos XLII, N° 2, pp. 437-447.

Ortega, F. (2016). Las relaciones de los estudiantes con el conocimiento en el proceso de construcción de la identidad estudiantil. Trayectorias Universitarias. 2(3), p. 26-32.

Perales-Palacios, F. y Ayerbe, J. (2016). El trabajo por proyectos y por resolución de problemas en Educación Ambiental: análisis y tendencias. Encuentros de Didáctica de las Ciencias Experimentales. Badajoz (7-9 Septiembre 2016). Actas, pp. 593-602.

Rojas-Revoredo, V. (2007). Las publicaciones en revistas indexadas, único indicador de la producción de las sociedades científicas estudiantiles. Cimel, 12(1), 5-6.

Ros, M.; Benito, L.; Germain, L.; Justianovich, S. (2016). Las trayectorias estudiantiles en la UNLP. Aportes para pensar los desafíos a las experiencias pedagógicas. Trayectorias Universitarias. 2(3), p. 33-39.

Reyes, L.; Aular, J.; Palencia, J. y Muñoz, D. (2010). Una visión integradora de la investigación estudiantil en pregrado. Revista de Ciencias Sociales, 16(2), 250-259. Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php? script=sci_arttext&pid=S1315-95182010000200006&lng=es&tlng=es [Fecha de la consulta: 21/12/2016].

Sánchez, I. (2009). Propuesta de aprendizaje significativo a través de resolución de problemas por investigación. Educere, investigación arbitrada, volumen 47, año 13, pp. 947-959.

(*) Eva Elena Monagas

contacto: evamonagas@gmail.com

La autora forma parte del  Doctorado Latinoamericano en Educación Políticas Públicas y Profesión Docente.

El presente es un artículo inedito, publicado con el consentimiento de la autora.

 

Fuente de la imagen: http://bit.ly/2sxPA0m

 

Comparte este contenido:

Entrevista:»Los colegios deben ser lugar libres de cualquier tipo de discriminación».

América del Sur/Colombia/07.03.2017/Autor yFuente:http://www.eluniversal.com.co/

La nueva ministra de Educación, Yaneth Giha Tovar, asumió el reto dejando en claro que continuará con la hoja de ruta que su antecesora, Gina Parody, dejó marcada en cuanto a la Jornada Única, el Plan Nacional de Infraestructura Educativa y el Programa de Excelencia Docente, entre otros.

En entrevista con COLPRENSA, Giha, quien se posesionó el pasado 16 de noviembre, anuncia que se entregarán 30.000 nuevas aulas, que se está trabajando en un plan de educación para el postconflicto en 187 municipios afectados por la violencia y señala que Colombia «será el país mejor educado en América Latina en 2025».

La nueva ministra deja en claro que la puerta de diálogo con los maestros está abierta, que se trabajará por la inclusión tecnológica y la no discriminación y que el programa ‘Ser Pilo Paga’, continuará.

– Conocido su nombramiento se repitieron dos críticas. La primera de ellas, el poco tiempo que queda de Gobierno y que usted necesitará más de dos meses para empaparse de todo lo que sucede en el Ministerio de Educación, ¿Qué opina usted de esto?
Efectivamente nos queda menos de la mitad del gobierno, pero vamos a aprovechar cada segundo para que sigamos avanzando en todas las políticas que nos trazamos. Yo creo que en el ministerio encontramos un plan, una ruta y de lo que se trata es de seguir trabajando.

– A su gestión en Colciencias le han puesto muchos peros, que  van más allá del balance general de la entidad ¿Qué responde usted a las críticas?
Como siempre he respondido a esas críticas, a las que uno no siempre está exento, con hechos. Nosotros encontramos una entidad con grandes desafíos, nos pusimos la gran meta de convertir a Colombia en uno de los tres países más innovadores de América Latina para el 2025. Finalmente, enfocamos todas nuestras estrategias para eso, nos pusimos la meta de dar 10 mil nuevas becas de maestría y doctorado y durante mi gestión se entregaron 2500 cada año, ahí de alguna manera cumplimos y también en todo el tema de duplicar la producción científica, la meta del 2015 se cumplió tal cual. Trabajamos mucho con el tema de transferencia tecnológica e innovación y allí la gran apuesta era trabajar con 7 mil empresas en los cuatro años y las metas de cada año fueron cumplidas a cabalidad.

Por último, todo el tema de educación científica en niños y jóvenes pero, sobre todo, hay una meta que se logró e incluso se superó porque no pensamos que fuéramos a tener tanto éxito en ese proceso y fue lograr que Colombia pasará del séptimo puesto en 2014, según el índice global de innovación en América Latina, al quinto puesto.

– ¿Cuáles son los tres principales objetivos de su Gestión en el Ministerio?
Antes de los tres objetivos, diría que mucho de lo que estamos pensando hacer es seguir avanzando en lo que está planteado. En particular,  me referiría a tres grandes cosas en las que haremos un esfuerzo importante: el primero es continuar elevando la calidad de la educación en todos los niveles, porque necesitamos seguir avanzando para que Colombia sea el país mejor educado de América Latina.

El segundo tema, muy importante para el Presidente, es la entrega de nuevas aulas en todas las regiones del país, por eso se van a entregar 30.000 nuevas aulas de aquí al 2018. También tenemos que seguir fortaleciendo programas como ‘Ser Pilo Paga’,  un programa muy importante del gobierno. El tercer punto es un tema al que le vamos a poner mucho más énfasis en esta nueva etapa y es la educación para el posconflicto. Se nos avecina un proceso importantísimo en el país de construcción de paz, sobre todo en las zonas que fueron más afectados por la violencia.

– ¿Se ratifica la meta de que Colombia sea el país mejor y más educado de Latinoamérica para el 2025?
Por supuesto que sí, será el país mejor educado en América Latina en 2025, esto no sólo hace parte del Plan de Desarrollo si no es uno de los pilares más importantes que ha definido el presidente Juan Manuel Santos.

– ¿Qué ideas tiene para vincular las ciencias con los procesos de Educación formal?
Un país que promueve la producción científica, claramente genera muchas más oportunidades, no solamente genera nuevo conocimiento sino muchas y nuevas oportunidades de crecimiento económico y de transformación de las realidades del país.

Hay una apuesta muy importante que veníamos ya trabajando desde que estábamos en Colciencias con el Ministerio de Educación, el Icetex y el Ministerio de Comercio y Turismo: el programa de ‘Colombia científica’ que intenta de manera contundente ‘jalonar’ todo el proceso de investigación de las universidades colombianas para que tengan la mejor calidad y puedan, de alguna manera, pensar positivamente en el desempeño de la educación superior colombiana. Aquí hay un vínculo directo entre la investigación y la calidad de la educación superior.

– ¿Cómo puede adelantar un cambio tecnológico incluyente, que signifique una avance significativo en los procesos educativos formales?
El Ministerio viene trabajando en este campo también, sin embargo hay varios desafíos. El primero es llegar a todos rincones del país con infraestructura tecnológica, ya en este tema de acceso a internet trabajamos mucho de las manos del Mintic. En segundo lugar, universalizar los contenidos porque una cosa son los equipos y las conexiones tecnológicas y otras son los contenidos, que son los que nos permiten que cualquier estudiante de cualquier nivel educativo pueda acceder a formación de alta calidad en línea. El tercer desafío es fortalecer la formación docente que hoy llega en promedio a 50.000 profesores, con cursos y diplomados para que ellos también estén acompañados en este proceso. Y, por último, un acompañamiento permanente del ministerio Educación, para que nuestro equipo de gestores también garantice el uso adecuado de las herramientas.

– ¿Qué peticiones ha recibido de los docentes que adelantan protesta en varias regiones del país?
Estas peticiones de los maestros siguen y seguirán siendo tenidas en cuenta, porque si algo sabemos desde el Ministerio es que los maestros son finalmente el centro, el corazón de nuestro sistema educativo. Necesitamos que nuestros maestros estén bien, estén comprometidos con la educación. El gobierno ha hecho esfuerzos en ese campo aumento de salario de los docentes, modificó la forma como se evalúa para que sea más formativa y ya se anunció el programa de la nueva evaluación. Se creó también una bonificación para los maestros más antiguos, reconociendo el trabajo que han hecho, y ya se han cumplido diversos puntos acordados con la Federación Colombiana de Educadores. Importante reiterar que los canales de comunicación siempre estarán abiertos.

– ¿Qué trabajo le corresponde al ministerio tras la próxima firma de los acuerdos de paz con las FARC?
El Ministerio está muy comprometido con llevar la educación a todos los rincones de Colombia. Cuando miramos temas de calidad en la educación de nuestro país, vemos como hay una brecha entre lo urbano y lo rural, pero sobre todo de las zonas afectadas por la violencia. De alguna manera es una gran oportunidad de construir tejido social y llegar a lugares de Colombia a los que no hemos llegado precisamente por las condiciones en las que están esos territorios. Algo que el mismo presidente Santos le ha pedido el Ministerio de Educación es trabajar en el plan de Educación para el postconflicto, en el que queremos llegar a estos 187 municipios más afectados por la violencia, que hoy están siendo priorizados en los programas que se tienen desde la oficina de Rafael Pardo (Alto Consejero para el Postconflicto) y con el que trabajaremos.

– ¿Habrá cambios en el proyecto de masificación del bilingüismo en Colombia?
El único cambio es seguir trabajando con ‘Colombia bilingüe’, un programa muy bien montado que tenemos que seguir trabajando para que se dé con los estándares más altos de calidad y que puede ser una oportunidad para llegar a todos los rincones de Colombia. En ‘Colombia bilingüe’ ya hemos traído a 950 formadores extranjeros y el año entrante, en 2017, vamos a traer 509 ya están garantizados, para que tengamos finalmente esta oportunidad para niños y jóvenes.

También seguiremos trabajando en los campos nacionales e internacionales de inversión en inglés para estudiantes de los colegios oficiales y la formación docente, porque finalmente necesitamos que los docentes tengan esta capacidad para que el programa pueda ser masificado; y seguimos trabajando en el diseño de modelos pedagógicos y la distribución de recursos pedagógicos para que se pueda complementar este proceso.

– ¿Habrá algún ajuste para el programa ‘Ser pilo paga’?
‘Ser pilo paga’ es el programa consentido por el Presidente Santos pero también por muchos de los colombianos. Los jóvenes más talentosos del país que en el pasado no tenían las oportunidades de ir a las mejores universidades hoy lo pueden hacer y para el 2018 tenemos la meta de llegar a 40.000 pilos, hoy tenemos en  toda Colombia 21.699.

*- Gina Parody tuvo inconvenientes en su gestión por asuntos de orientación sexual. Con ese antecedente y con las denuncias por acoso en los Colegios, ¿Cuál será la tarea del ministerio?La tarea es cumplir con lo que nos ordena la Constitución. Los colegios deben ser lugares libres de cualquier tipo de discriminación, en eso seguimos trabajando. Y discriminación de cualquier tipo: de raza, sexo, lengua, religión, filosofía. Se sabe que en ese tipo de cosas hay discriminación en cualquier campo, seguiremos trabajando de manera decisiva en esa tarea de promover el respeto en todos los campos.

¿Cómo fortalecer los recursos de las universidades públicas para que solucionen sus problemas de infraestructura y para que aumentan sus capacidades en la investigación?
Se han venido haciendo varios esfuerzos muy importantes para garantizar más recursos para las universidades públicas, que muy bien se sabe, tienen problemas en materia de infraestructura. Recordemos que del impuesto sobre la renta nuestras instituciones de educación superior recibieron 1.2 billones de pesos, que efectivamente se han invertido sobre todo en mejorar la infraestructura y creemos que esto ha sido muy importante para mejorar los espacios de los estudiantes.

Además en  el artículo 100 de la reforma tributaria que se está adelantando en el Congreso, se garantiza que las universidades sigan recibiendo estos recursos, de una manera diferente. Ya no a través del impuesto de renta, pero que seguiremos teniendo estos recursos disponibles para que las universidades.

Fuente:http://www.eluniversal.com.co/educacion/los-colegios-deben-ser-lugar-libres-de-cualquier-tipo-de-discriminacion-240624

Imagen:http://www.eluniversal.com.co/sites/default/files/styles/610×400/public/201611/ministra.jpg?itok=Cmx1uIY2

Comparte este contenido:

“Los científicos cubanos en el escenario global del Siglo XXI… y los que vienen”

Por: Luis Montero Cabrera

Como país pequeño y relativamente pobre, no debería esperarse que la ciencia cubana tuviera un impacto global en tiempos globales como los que transcurren, e inevitablemente dominarán el futuro previsible. Según estimados que aparecen en las prospecciones de población mundial de la ONU, en 2015 Cuba ocupaba el lugar 78 en población entre todos los países, con 11 392 889 habitantes. La lista la preside China con 1 382 323 332 habitantes. Los Estados Unidos de América ocupan el tercer lugar con 324 118 787 habitantes.

Si medimos la producción científica a partir de la cantidad de documentos publicados con resultados originales y citables entre 1996 y 2014 estamos en el lugar 60, con 28 387 documentos y un índice Hirsch de 115, según la organización SCIMAGO. Aquí el primer lugar lo tienen los EEUU con 7 876 234 documentos y un índice Hirsch de 1648 y le sigue China, en segundo lugar, con 3 569 652 y 495, respectivamente. El índice Hirsch nos dice cuántos de esos documentos han tenido hasta un índice Hirsch de citas en otros trabajos científicos. Así, Cuba tiene 115 documentos que se han citado hasta 115 veces por otros.

Esto quiere decir que los nuevos conocimientos obtenidos en Cuba se insertan en los flujos mundiales de información de modo ciertamente privilegiado con respecto a la magnitud de nuestra población. No se cuenta en esto una cantidad inestimable de conocimientos que han producido cubanos en el mundo, fuera de nuestras costas. Con la excepción de la emigración de los primeros años de la Revolución, los cubanos que hacen ciencia y producen nuevas tecnologías dentro y fuera de Cuba han sido educados fundamentalmente en nuestras escuelas y universidades. Todos adquirieron sus saberes fundamentales y formaron su visión del mundo en nuestras modestas y nacionalmente ubicuas instalaciones escolares, al alcance de todos, con oportunidades similares para todos, sin excepción, de llegar a lo más alto posible en el saber.

Una de las razones por las que las prácticas imperiales de potencias mundiales han podido esquilmar a otros pueblos del mundo durante la historia humana escrita ha sido la demostración y uso, muchas veces inmoral, de alguna superioridad. Siempre tal superioridad ha estado de alguna forma influida por la principal ventaja que tiene homo sapiens en la naturaleza: el conocimiento. La astucia parece haber permitido el triunfo guerrero sobre los troyanos en el Mediterráneo y sin dudas facilitó la dominación de Atahualpa, que estaba respaldado por miles de soldados incas, por parte de unas cuantas decenas de guerreros ibéricos desembarcados por Pizarro en tierras muy extrañas para ellos. Saber construir y administrar sistemas de producción azucarera gigantescos, modernos y eficientes, y tener la habilidad para aprovecharse de oportunidades políticas brindadas por circunstancias y por entreguistas facilitaron que Cuba fuera un país neocolonizado durante la primera mitad del siglo XX. Las éticas donde la autoconsideración de paria determina los comportamientos, las individualistas, son las que fertilizan las dominaciones de los astutos. Es tan censurable el ser humano que impone una superioridad de cualquier tipo sobre otro para su propia conveniencia como el que se la deja imponer, si tiene alternativas. Y es más censurable el que con una actitud oportunista favorece su propia dominación por otros y se subordina de forma mansa y a cambio de migajas.

El colega y amigo Prof. Carlos Rodríguez Castellanos relató recientemente en las páginas de Cubadebate una experiencia probablemente inédita. Nuestra delegación de científicos cubanos, patrocinada y organizada por la Sociedad Cubana de Química y la Sociedad Química Americana y apoyada por la Universidad de La Habana y la Academia de Ciencias de Cuba, participó en el panel “Oportunidades para la colaboración en la ciencia y la educación superior entre Cuba y los EEUU”, que tuvo lugar en el Club Nacional de la Prensa, en Washington, DC, el pasado 29 de junio de 2016. Tanto en esa actividad, como en la posterior reunión con la Fundación Nacional de la Ciencia, como en el intercambio con el personal del Comité de Ciencia de la Cámara de Representantes del Congreso de los EEUU, la ciencia cubana estuvo presente de igual a igual. La sideral diferencia de ser los cubanos 28 veces menores en población y 277 veces menores en producción científica no significó que alguien optara por la posición de colonizador o la de colonizado.

La Revolución Cubana es una clara triunfadora en la confrontación política que apostaba a su eliminación y reimplantación del régimen neocolonial como única salida. Fidel, su ya nonagenario líder, hasta había sido condenado a la eliminación física sin juicio alguno en sus tiempos de protagonismo activo. Sin embargo, ha tenido la oportunidad de presenciar el inevitable hecho de un acercamiento progresivo entre Cuba y los EEUU en todos los escenarios, aunque con diferentes cadencias en cada caso.

El escenario que nos toca protagonizar a los científicos cubanos debería ser el de una colaboración activa entre iguales. Las diferencias inevitables cuantitativas y de disponibilidades económicas son siempre compensables de nuestra parte con trabajo, talento y sabiduría, de lo que tanto potencial tenemos. Ese escenario proyecta ahora a la comunidad de los académicos cubanos hacia una ubicación global donde nuestra voz de sabiduría puede elevarse tan alto como la de cualquier otro país, por grande y poderoso que sea. Muchos científicos activos en la Patria y también nuestros emigrados en este campo lo demuestran cada día en sus respectivos sitios de vida y trabajo. Una alternativa entreguista, de paria, de entrega de activos fundamentales, de subordinación incondicional al más fuerte, como las tristes actitudes de muchos políticos y poderosos cubanos de la primera mitad del siglo XX, es inadmisible.

Podemos confiar en que la dignidad martiana que ha presidido la educación y toda la conciencia social cubana en la Revolución hará posible que la ciencia cubana en Cuba y fuera de nuestras fronteras salga fortalecida y potenciada en estas nuevas condiciones, lejos de absorberse. Por el camino de la sabiduría y la ciencia también se llega a la eliminación de toda medida política discriminatoria existente aún, como es el oneroso e inaceptable bloqueo. Luchemos para que se aprovechen al máximo todas las oportunidades que puedan beneficiar a ambos países, sin otro prejuicio que nuestra propia y bien ganada dignidad.

Fuente: http://www.cubadebate.cu/opinion/2016/08/17/los-cientificos-cubanos-en-el-escenario-global-del-siglo-xxi-y-los-que-vienen/#.V8yKq9LhDMz

Comparte este contenido:

Científico iraní crea método eficiente para tratar el cáncer de útero y el de próstata

Hispan TV | 30-04-2016 |

El método ha sido elaborado por Hamidreza Chabok, un joven científico iraní miembro de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés), y es muy prometedor a la hora de tratar y curar diferentes tipos de cánceres.

Según explica Chabok, actualmente la tecnología del ultrasonido es conocida como una de las tecnologías muy poco agresivas en el tratamiento de distintos tipos de cánceres, de la que gozan muy pocos países.

Este método, prosigue, ha sido probado con éxito en pacientes de cáncer y ha sido aprobado por la Agencia de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés).

Debido a que el cáncer de útero y próstata son más fáciles de diagnosticar en comparación con otros tipos de cáncer, este método puede ser muy eficaz a la hora de tratarlos.

En el procedimiento, detalla, no es necesario recurrir a ningún sistema de imagen por resonancia magnética (MRI) o ecografías; ambos métodos se utilizaban anteriormente para diagnosticar diferentes tipos de cánceres

El científico e investigador iraní de la NASA Hamidreza Chabok.

Sin embargo, añade, en el nuevo método de ultrasonido no se requiere ningún tipo de anestesia o ingreso del paciente, y en realidad es una forma de tratamiento que se lleva a cabo con anestesia local y es muy asequible económicamente para las empresas de seguros.

“Por ejemplo, en el tratamiento del cáncer de próstata se pueden obtener resultados significativos después de 2 o 3 sesiones de terapia, en la que se utilizan ondas mecánicas que ayudan a eliminar la enfermedad en el órgano afectado (…)”, indica.

En cuanto al tratamiento de los paciente de cáncer de mama, define, que los resultados obtenidos mediante este método aumentan del 10 %-20 % a más del 60 %.

“En este procedimiento, muy contrario a la mamografía, que solo se usa para el diagnostico del cáncer de mama, se puede diagnosticar y tratar al mismo tiempo la enfermedad mediante ondas ultrasónicas”, enfatiza.

Por último, Chabok argumenta que Irán todavía no cuenta con esta tecnología, pero si consigue importarla, sin duda alguna no será necesario recurrir a cirugías y quimioterapias agresivas para tratar a los pacientes de cáncer y eso pude generar una gran revolución en el sistema sanitario iraní.

 Fuente: : Científico iraní crea método eficiente para tratar el cáncer de útero y el de próstata

Comparte este contenido:
Page 2 of 2
1 2