Page 2 of 9
1 2 3 4 9

La deuda histórica con la infancia continúa

Por: Pablo Gutiérrez del Álamo

El 20 de Noviembre se conmemora el 30 aniversario de la Convención de los Derechos del la Infancia. Echamos un vistazo a algunos de los principales problemas que arrastran todavía en España.

El 20 de noviembre se celebra el 30 aniversario de la Convención de Derechos del Niño de 1989. Y hay cosas que todavía no han cambiado, o no lo han hecho lo suficiente, en relación a la situación de la infancia en España.

Este mismo año es el del centenario de Save the Children. Dentro de las actuaciones realizadas por la ONG cabe destacar un repaso histórico de la situación de la infancia con la mirada puesta en cuatro variables: pobreza, violencia, educación y migración.

Un trabajo en el que se desprende que, a pesar de los grandes avances, sobre todo desde el advenimiento de la democracia a partir del 78, niños y niñas siguen viviendo situaciones muy complicadas. Empezando por el hecho de que se trata del colectivo más frágil en tiempos de crisis. Y las administraciones públicas no han hecho nada sustancial para la mejora de su situación. Que más de un tercio de las personas menores de edad se encuentre en situación de riesgo de pobreza o en pobreza dice mucho de la sociedad en la que nos movemos y de la apuesta que se ha hecho para mejorar estos índices. No mucho, más allá de algunos parches.

El informe de la ONG lo apunta en sus primeras páginas. «Los niños y las niñas no son considerados un colectivo sujeto de políticas sociales específicas y que no tiene capacidad de voto». Por lo tanto, no tienen voz.

Algo similar a lo que expresaban cuatro jóvenes en la presentación de Unicef de su Barómetro de opinión de infancia y adolescencia 2019. Dos chicas y dos chicos intervinieron en la presentación y fueron claros, ellos no les interesan a los políticos porque no tienen derecho a voto. Damián, un joven de 17 años de Fuerteventura explicaba la situación claramente: «No nos afecta la política. Está enfocada a quienes pueden votar». Entre las soluciones que planteaban, como decía Coral, joven de 17 de Avilés, «que se dé más voz a los jóvenes. Tenemos una visión diferente de la realidad. Pero somos ciudadanos, somos el futuro».

Educación

El sistema educativo tiene graves problemas. Los dos más importantes son las cifras de abandono escolar temprano y de fracaso escolar y la segregación que, en los últimos tiempos, está ganando cada vez más notoriedad.

Desde Save the Children han publicado algunos informes sobre la segregación escolar por motivos socioeconómicos en los últimos meses. Habría que cambiar al 30% del alumnado para evitar concentraciones de chicas y chicos en situaciones complejas para evitar guetos, al mismo tiempo que se genera una mayor heterogeneidad en los centros educativos.

Un porcentaje, el del 30, que es el mismo de aquellos que se encuentran en situación de riesgo de pobreza o en pobreza. También coincide con las cifras de abandono temprano de antes de la crisis.

Independientemente de datos y retos que ha de asumir el sistema educativo en este sentido, aunque no solo, los chavales que han participado en el estudio de Unicef entienden que la educación debe asumir otras transformaciones relacionados con cambios metodológicos que hagan más atractivos los estudios, más cercanos a su realidad y sus intereses.

El barómetro de Unicef resalta el salto de la educación primaria a la secundaria y el paso al instituto desde el entorno más cuidador del colegio. Preguntados por la valoración que hacen de los centros educativos, en 5º y 6º de primaria, el alumnado puntúa, en un 60% de los casos, entre un 9 y un 10 (en una escala de 10) su confianza en los centros. En primero de la ESO ese porcentaje cae por debajo del 35% y así sigue hasta 4º, curso en el que no llega siquiera al 20%. En 1º y 2º de Bachillerato las cifras mejoran un poco, pero no llegan en ningún caso hasta el 35%.

A esta falta de respaldo por parte de los «usuarios» del sistema se junta el impacto negativo que las políticas de austeridad han tenido durante los años de la crisis. Aumento de las ratios en las aulas, disminución de becas y ayudas y, sobre todo, de medidas de compensación educativa, según Save the Children. En su informe es tajante: «Las trayectorias formativas dependen en gran medida del origen socioeconómico del que provengan (los alumnos). (…) La equidad educativa aún queda lejos».

De esta manera, recoge, «a igualdad de rendimiento en PISA, un niño de familia de bajo nivel socioeconómico repite curso seis veces más que uno de alto nivel». Y la repetición viene a juntarse con otros factores que castigan injustificadamente a chicas y chicos, por ejemplo, los itinerarios formativos en la educación obligatoria que, según afirma Save the Children «afectan negativamente a las oportunidades del alumno en desventaja».

Violencia

La violencia que viven niñas, niños y adolescentes es uno de los elementos menos conocidos, entre otras cosas porque no hay datos muy claros sobre cuánta y cómo la sufren. Ejemplo perfecto es el del acoso escolar, del que no existen datos actualizados. Véase la falta de convocatoria del Observatorio de la Convivencia del Ministerio de Educación, que desde 2011 no se ha vuelto a reunir Save the Children

No existen datos sobre cuántos niños o niñas lo sufren ni cuáles son las causas. Se intuyen, pero no se conocen. Este es el nivel de importancia que le damos a los problemas de la infancia. Tanto es así que el último estudio realizado por el CIS relacionado exclusivamente con estas edades, “Actitudes y opiniones sobre la infancia, es de 2005.

Una de las preguntas que se realizaba entonces era “¿Cuáles son los problemas de la infancia en España?”. Los malos tratos, el acoso escolar o el fracaso estaban entre los que menos se mencionaban, 2,5%, 3,2% y 1,7% respectivamente. La pobreza ni siquiera se mencionaba entre ellos y en aquel año era superior al 20% la cantidad de menores que se encontraban bajo el umbral de la pobreza o en riesgo de estarlo.

Según el informe de Save the Children, la violencia que sufre la infancia es prácticamente invisible. De hecho, destaca que no fue hasta 1987 cuando se prohibió el uso del castigo físico en las escuelas y en 2007, “dieciocho años después d ella ratificación en España de la Convención de Derechos del Niño y tras numerosas peticiones del Consejo de Europa y del Comité de Derechos del Niño, cuando se prohíbe el castigo físico en el hogar”. Según los datos del CIS de 2005 el 59,9% de las personas encuestadas estaba muy de acuerdo con la afirmación de que “un cachete a tiempo evita males mayores”.

No son pocos los estudios que la propia ONG ha publicado en los últimos años. Una de las medidas principales es la aprobación de una Ley estatal que intente proteger a niñas y niños de las diferentes formas de violencia que existen. A pesar de haber suscitado el beneplácito de los partidos políticos, la situación de interinidad en la que se encuentra el Ejecutivo desde hace demasiado tiempo a dejado el proyecto en una lenta espera que todavía no tiene visos de aclararse.

Por no hablar del tabú del abuso sexual, otra realidad escondida tras capas y capas de negación. Tanto que desde 1994 no se ha hecho ninguna encuesta oficial sobre violencia sexual sufrida por la adolescencia y la infancia, según Save the Children.

A pesar de la recomendación de la ONG para que la educación afectivo-sexual entre en las aulas como uno de los mejores antídotos para evitar este tipo de situaciones, continúa siendo polémico el traslado a los centros, a pesar incluso de que, según la encuesta del CIS comentada más arriba, el 68,5% de los encuestados cree que la infancia entre los 5 y los 12 años debería recibir educación sexual. Bien es cierto que de este porcentaje, el 84,3% cree que debería ser por parte de la familia mientras que es el 63,4% el que opina que debería ser por parte del profesorado.

Una educación afectivo-sexual en la que también entrase cuestiones relacionadas con las diferencias de género y la violencia machista, uno de los temas que más preocupa a los jóvenes participantes en el Barómetro de Unicef. De hecho, es el tema que más les preocupa hoy por hoy.


Qué preocupa a la infancia y la adolescencia

Unicef hizo público ayer un barómetro en el que ha recogido la opinión de niñas, niños y adolescentes mediante cuatro grupos de discusión en diferentes partes del país. Se ha realizado con una encuesta en 133 centros educativos y han participado 8.598 personas de entre 11 y 18 años.

Entre los temas que más les preocupan se encuentran las desigualdades de géero, el machismo y la violencia machista; el terrorismo; el hambre y la pobreza en el mundo; el racismo; las desigualdades económicas, el descenso de la calidad de la sanidad, o el deterioro del medio ambiente y el cambio climático.

Casiel 60% cree que la situación económica y política estatal es mala o muy mala y creen que a los políticos (en algo más del 80%) solo les interesa el dineto. Algo menos del 20% creen que son de fiar.

Entre las instituciones que les ofrecen más confianza se encuentras las y los científicos, los centros educativos, las oenegés y los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Al final de la lista están los partidos y los políticos, el Gobierno del Estado y los sindicatos. También los representantes religiosos o el rey.

Fuente: https://eldiariodelaeducacion.com/blog/2019/11/20/la-deuda-historica-con-la-infancia-continua/

Comparte este contenido:

Save the Children: Cuento frente a la violencia contra la infancia con discapacidad

Redacción: Somos Pacientes

La ONG Save the Children ha presentado, con la colaboración del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI), miembro de Somos Pacientes, ‘Marcela, la inventora de palabras’, cuento infantil dirigido a los menores con o sin discapacidad y a sus familias para concienciar sobre la violencia contra la infancia con discapacidad y contribuir a eliminar los estereotipos asociados al colectivo.

Como explica Save the Children, “la violencia contra la infancia es una realidad de enormes proporciones que afecta a millones de niños y niñas en todo el mundo. En España durante demasiado tiempo ha permanecido oculta como una realidad poco documentada y poco denunciada, sin que haya sido abordada de una manera integral ni percibida como un problema social grave”.

Así, continúa la ONG, “nuestro objetivo principal consiste en evidenciar el problema de la violencia contra la infancia con discapacidad como una lacra a erradicar en nuestra sociedad que provoca graves consecuencias en los niños y niñas”.

Daño físico, mental o emocional

La violencia contra la infancia debe ser entendida en su sentido amplio: cualquier daño físico, mental o emocional que impide el desarrollo normal del niño y su bienestar físico y psicológico. Una violencia contra la infancia que siempre es prevenible en cualquiera de sus formas y que nunca se encuentra justificada y que, además, supone una vulneración de los derechos más básicos de los menores.

Así, destaca Save the Children, “el cuento también está pensado para contribuir a que las niñas y niños con discapacidad sepan identificar las violencias y poder pedir ayuda”.

El cuento ‘Marcela, la inventora de palabras’, totalmente gratuito y que próximamente estará disponible en lectura fácil, ha sido publicado en diferentes formatos para su descarga a través de internet: audiolibroePubPDF, vídeocuento con subtítulos, y vídeo con lengua de signos.

– A día de hoy, 95 asociaciones de pacientes dedicadas a la discapacidad y a la dependencia son ya miembros activos de Somos Pacientes. ¿Y la tuya?

Fuente: https://www.somospacientes.com/noticias/asociaciones/cuento-frente-a-la-violencia-contra-la-infancia-con-discapacidad/

 

Comparte este contenido:

España: El acceso de los niños y niñas más ricos a la educación de 0 a 3 años casi triplica el de los más pobres

Europa/España/Eldiario.es/Educación/

El 36,4% de los niños y niñas de 0 a 3 años están escolarizados, según cifras del Ministerio de Educación de 2016. Es una tasa que se ha duplicado en 10 años, en 2006 estaba en el 17,8%. Pero al poner la lupa se observan otros datos, estos procedentes del Instituto Nacional de Estadística (INE): entre el quintil de población con renta más alta acuden el 62,5% de los menores; en el quintil más pobre, el 26,3%. Además, el porcentaje de hijos e hijas de inmigrantes de fuera de la Unión Europea está veinte puntos por debajo que el de hijos e hijas de progenitores españoles. También van el 31% de madres desempleadas frente al 51% de ocupadas fuera de casa.

Son conclusiones que apunta el informe ‘Donde todo empieza’, que Save The Children ha presentado este martes en Madrid. «Hay una brecha social», escriben,»en ausencia de mecanismos compensatorios», y por tanto «está fallando» el acceso a la educación de los niños y niñas más pequeños y vulnerables. El documento analiza los motivos, que resumen como «una oferta pública todavía escasa, precios elevados, ayudas insuficientes, procesos burocráticos complejos, y horarios y modelos de atención inflexibles».

España se encuentra ahora mismo a mitad de tabla en cuanto a escolarización temprana, el noveno de los 18 países de la Unión Europea que analiza la European Union Statics On Income And Living Conditions (EU-SILC). El primero es Dinamarca, con una tasa del 70%. En nuestro país hay que tener en cuenta las grandes desigualdades que hay también territoriales: del 13,2% niños y niñas menores de 3 escolarizados en Ceuta al 52,5 % en Euskadi.

El ‘Efecto Mateo’

«La cuestión no es solo cuántos acceden sino quiénes acceden», dice Save The Children. Lo llaman el ‘Efecto Mateo’, por el Evangelio 13:12: «Porque a cualquiera que tiene, se le dará, y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado». De ahí que pongan el foco en la diferencia entre el 26,3% de las familias más pobres y el 62,5% de las más ricas, o entre familias migrantes y españolas. Las primeras causas son económicas: las plazas públicas o concertadas con ayudas de gratuidad escasean, no llegan a cubrir el 28,3% de tasa de pobreza infantil, «y para las familias más vulnerables son la única opción viable».

Para otras familias en situación precaria «renunciar a acceder a ese ciclo educativo emerge como la decisión más ‘racional’ debido a los precios. Éstos los fijan las comunidades, y recuerdan que «las escuelas infantiles públicas no son, por lo general, gratuitas, sino que se fijan unos precios públicos y unas ayudas o bonificaciones para determinadas personas». Cálculos de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) sitúan el precio medio por niño de las escuelas públicas españolas en 210 euros al mes.

Pero tras las económicas vienen las barreras burocráticas: «El acceso a las escasas plazas con ayudas para las familias más vulnerables no solo depende de ‘condiciones objetivas’ sino de ser capaces de lograr completar los complejos trámites administrativos», analizan. Es decir, las normativas o los plazos de matriculación son un factor que dificulta el proceso a familias «en las que confluyen múltiples situaciones problemáticas», y eso abre aun más la brecha. Llaman por tanto a mayor flexibilidad.

Lo ilustran con un ejemplo: ocurre que muchas familias, especialmente migrantes, carecen de redes sociales y contactos con los que poder informarse y ayudarse. «Los procedimientos administrativos actuales no dan respuesta a diferentes situaciones sobrevenidas», añaden también sobre este tipo de complejidades. Otro ejemplo sobre esto: el cumplimiento de plazos de matrícula no se adapta a los niños y niñas que se han desplazado entre regiones, o cuyos padres tienen trabajos estacionales, y por tanto no pueden matricularse con los plazos ya cumplidos.

Una etapa con valor en sí misma

Por lo general, dicen, la educación infantil es un «modelo rígido» no adaptado a todos los tipos de familia. «Obedece a horarios y condiciones laborales a tiempo completo y estables, muy diferentes a la realidad de las familias con empleos precarios y horarios atípicos». Y hay otros factores, culturales. El hecho de que «para muchas familias los niños y las niñas pequeños están mejor con sus madres, incluso cuando las condiciones de crianza no son las más adecuadas» o que «generalmente esta etapa no se valora en sí misma, se plantea como un elemento de conciliación laboral». Para paliarlo, la educación infantil ha de plantearse atendiendo a la diversidad y rompiendo la división entre educación y cuidados, sostiene la organización.

Sobre esto último hacen hincapié desde Save The Children, o «por qué es mejor prevenir que curar». La educación de 0 a 3 años, explican, es la del momento en el que el cerebro es «más plástico»: «700 conexiones neuronales por segundo se forman a esa edad y son las bases del desarrollo y el aprendizaje». Es además «más eficaz, barato» y «rentable» que invertir en medidas, como pueden ser recursos destinados al refuerzo en el estudio o la inserción laboral, que compensen desigualdades posteriores. Y, de manera paralela, es una buena medida de conciliación al favorecer la reincorporación de las madres al trabajo y mejora las tasas de natalidad.

Fuente: https://www.eldiario.es/sociedad/Educacion-infantil_0_952605654.html

Comparte este contenido:

La educación infantil en España no llega a quienes más la necesitan

Por: Pablo Gutiérrez del Álamo

La infancia en situaciones socioeconómicas vulnerables accede en una proporción mucho menor a la educación infantil de 0-3 años que la de familias de mayor poder adquisitivo.

Los datos de escolarización en el primer ciclo de educación infantil han mejorado mucho con los últimos años pero son claramente insuficientes. Y, sobre todo, son claramente desiguales, en lo socioeconómico y en lo territorial. Estas son algunas de las conclusiones del último informe elaborado por Save the Children (Donde empieza todo) en el que hace un repaso a la situación del primer ciclo de la etapa. Para ello ha contado con estadísticas oficiales, así como entrevistas con madres, docentes y personas expertas.

Un 36% de las niñas y niños acuden a un centro de educación infantil de 0-3 años en nuestro país. Es una cifra muy positiva que, incluso, supera las expectativas marcadas por la Unión Europea. Pero esconde diferentes realidades: el 62,5% de la infancia de familias más ricas acuden a estos centros; el porcentaje de las familias más pobres que pueden hacerlo es del 26,3%, casi tres veces menos.

La desigualdad en el acceso a estos servicios educativos es muy grande y, además, impacta sobre las familias que más dificultades tienen.

La ONG ha identificado cuatro tipos de causas para que la matrícula en centros de educación infantil de 0-3 no sea mayor en España. El primero, por supuesto, es la motivación económica. Se trata de un tramo educativo que difiere del 3-6 en que no es universal ni gratuito. El gasto es demasiado elevado para muchas de las familias que más se beneficiarían de esta escolarización temprana. No hay plazas públicas gratuitas suficientes y, a esto, se añade que otros servicios como el de transporte o comedor escolar tampoco están cubiertas. Hay mucha desigualdad dependiendo de la capacidad económica de cada ayuntamiento y comunidad autónoma a la hora de crear y mantener plazas de educación de calidad para este público.

Según los datos de la Encuesta de condiciones de vida del INE para el año 2016, que utiliza la ONG en el informe, los hogares en el quintil de renta más bajo, el 63,6% no pueden permitirse llevar a sus hijos e hijas a una escuela infantil. En el extremo opuesto, entre los hogares de mayor renta son el 19,7% los que no pueden asumir el gasto que supone.

A la razón económica también se suma la dificultad burocráitica, según señalan desde Save the Children. Una dificultad que se materializa en los procedimientos de matriculación para personas en situación de vulnerabilidad o para personas migrantes (téngase en cuenta la dificultad con el idioma en muchos casos) o a la de que estas familas no tengan redes de apoyo suficiente.

La tercera de las causas que se ha detectado tiene que ver con los problemas de organización. Como ha destacado Carmela del Moral, analista jurídica de Derechos de Infancia, se trata de una etapa muy poco regulada pero que es bastante inflexible en relación, por ejemplo, con los horarios de apertura de centros, muy vinculados a la conciliación (de 9.00 a 17.00). Cualquier hora que se salga de esto supone costes extra difícilmente asumibles. Podrían barajarse otras modalidades de acceso a estos centros, con diferentes horarios, por la tarde o por la mañana, acompañamientos a las familias, etc. La idea es que niñas y niños no tengan que estar más de 8 horas en el centro educativo y puedan tener tiempo de crianza con sus familias. En este sentido destaca cómo en no pocos territorios, la concesión de plazas prima a los progenitores que estén trabajando, dejando a quienes tienen algún miembro (o todos) en el paro en una situacion de desventaja. Se quedan sin plaza donde matricular a sus hijos y sin tiempo para salir de su situación de precariedad, sea por vía del trabajo o de la formación.

Finalmente, existen otras barreras a la matriculación en el 0-3 que tienen un carácter más cultural. Entre muchas familias no está nada clara la importancia que tiene esta etapa para alcanzar unos mejores niveles educatios en edades posteriores. No poca gente entiende que es un tiempo eminentemente de cuidados que, en la mayor parte de los casos, recae en las mujeres.

Tres propuestas para mejorar la situación

La universalización del 0-3. No es necesario que sea obligatorio, pero sí que haya plazas suficientes, públicas y gratuitas, para absorver la demanda de las familias a la hora de matricular.

Apoyo económico por parte del Estado; no dejar la situación al albúr de unas administraciones locales o autonómicas que pueden tener o no financiación suficiente para la etapa. O puede estar entre sus prioridades o no.

Y una regulación estatal que marque unos mínimos para homogeneizar la oferta educativa, extremadamente diferente en función del territorio. Currículo mínimo, ratios, características de los centros educativos…

El coste de estas medidas, según la ONG, sería de 1.640 millones de euros en 10 años. Una cifra muy inferior a otros costes que ha analizado la organización que podrían rebajarse de manera importante si se generalizara una educación infantil universal, gratuita y de calidad. Costes que tienen que ver con las altas tasas de repetición que se dan en España, así como las de abandono escolar temprano y fracaso escolar. La primera, 2.700 millones al año; la segunda, 17.000 millones.

Tasa de escolarización en 0-2 años por comunidades autónomas. Fuente: Miniterio de Educación y FP. (Infografía: Save the Children).

La desigualdad también va por territorios

A pesar de que las medias de matriculación en el 0-3 no son malas en España, las diferencias entre los territorios son bastante notables.

Si en la ciudad de Ceuta, dependiente del Ministerio de Educación, la escolarización en esta etapa es del 13,2%, en Euskadi la cifra es del 52,5%. Pero estas medias también pueden descomponerse en los diferentes años de la etapa y aquí se notan otras tendencias.

Mientras que la escolarización de niñas y niños entre el nacimiento y el primer año en ningún territorio llega al 20%, durante el segundo curso de la etapa el salo es importante. La Comunidad de Madrid prácticamente escolariza al 50%, Y euskadi y Galicia le siguen muy de cerca. También Andalucía. En la otra punta, Ceuta y Canarias no llegan al 20% (de hecho la ciudad autónoma está muy por debajo). En el último curso, Euskadi sobrepasa el 90% de escolarización, seguiad por Madrid y Cantabria, algo por encima del 70%. En la cola, de nuevo, Ceuta y Canarias, muy por debajo del 30%.

En palabras de Andrés Conde, director general de Save the Children, «en el 0-3 anida la desigualdad social» que existe en España. Sin las administraciones públicas no hacen el esfuerzo en esta etapa, difícilmente podrán superarse algunas de las situaciones de origen en las etapas posteriores del sistema educativo. Sobre todo porque si se deja a la voluntad y capacidad inversora de algunas de ellas, lo que puede ocurrir es que se profundice en dicha desicaldad.

Fuente: https://eldiariodelaeducacion.com/blog/2019/10/15/la-educacion-infantil-en-espana-no-llega-a-quienes-mas-la-necesitan/

Comparte este contenido:

100 años de Save the Children

Reseñas/26 Septiembre 2019/Fuente: El país

Tras la primera guerra mundial, la activista británica Eglantyne Jebb dio origen a un movimiento que continúa defendiendo los derechos de los niños y niñas más vulnerables en todos los rincones del mundo

  • Una enfermera de Save the Children atiende a dos niños en Líbano, en 1952. Desde entonces y durante más de seis décadas, la organización ha trabajado en el país para garantizar la educación y protección de la infancia. En la actualidad, el trabajo de la ONG en Líbano se centra en atender a los refugiados sirios que viven en zonas como las afueras de Beirut, con especial dedicación al bienestar físico y psicológico de los niños y niñas.
    1 Una enfermera de Save the Children atiende a dos niños en Líbano, en 1952. Desde entonces y durante más de seis décadas, la organización ha trabajado en el país para garantizar la educación y protección de la infancia. En la actualidad, el trabajo de la ONG en Líbano se centra en atender a los refugiados sirios que viven en zonas como las afueras de Beirut, con especial dedicación al bienestar físico y psicológico de los niños y niñas. ARCHIVO HISTÓRICO SAVE THE CHILDREN
  • Un grupo de niños, en la puerta de la clínica de Save the Children en Al-Rawdah (Yemen), en 1972. Tras ocho años de guerra civil, la organización pudo establecer programas de desarrollo a largo plazo en la zona, entre ellos la apertura de cinco clínicas de salud materno-infantil. A través de estos centros, se prestó ayuda y asistencia sanitaria a los menores con alguna discapacidad física y a los que sufrían polio.
    2 Un grupo de niños, en la puerta de la clínica de Save the Children en Al-Rawdah (Yemen), en 1972. Tras ocho años de guerra civil, la organización pudo establecer programas de desarrollo a largo plazo en la zona, entre ellos la apertura de cinco clínicas de salud materno-infantil. A través de estos centros, se prestó ayuda y asistencia sanitaria a los menores con alguna discapacidad física y a los que sufrían polio. ARCHIVO HISTÓRICO SAVE THE CHILDREN
  • Save the Children trabaja en la protección de la infancia migrante en España, con especial foco en los menores que viajan solos. Los profesionales de la organización detectan los casos de mayor vulnerabilidad y buscan la manera de mejorar sus condiciones de vida. La ONG realiza también un trabajo de incidencia política con las Administraciones públicas para que prioricen la protección de la infancia dentro del tránsito migratorio.
    3 Save the Children trabaja en la protección de la infancia migrante en España, con especial foco en los menores que viajan solos. Los profesionales de la organización detectan los casos de mayor vulnerabilidad y buscan la manera de mejorar sus condiciones de vida. La ONG realiza también un trabajo de incidencia política con las Administraciones públicas para que prioricen la protección de la infancia dentro del tránsito migratorio. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • A principios de los años veinte, los menores rusos morían por la hambruna, resultado de la Primera Guerra Mundial, y los problemas políticos y agrícolas posteriores. Save the Children instaló en Rusia cocinas de alimentación y repartió suplementos alimenticios y bienes de primera necesidad. Esta operación fue la primera gran intervención de la organización. En la imagen, niños y niñas pertenecientes a los programas de Save the Children en Rusia, en 1922, junto a la cocina instalada por la ONG.
    4 A principios de los años veinte, los menores rusos morían por la hambruna, resultado de la Primera Guerra Mundial, y los problemas políticos y agrícolas posteriores. Save the Children instaló en Rusia cocinas de alimentación y repartió suplementos alimenticios y bienes de primera necesidad. Esta operación fue la primera gran intervención de la organización. En la imagen, niños y niñas pertenecientes a los programas de Save the Children en Rusia, en 1922, junto a la cocina instalada por la ONG. ARCHIVO HISTÓRICO SAVE THE CHILDREN
  • En septiembre de 2008, la desnutrición afectó gravemente a los niños y niñas de Etiopía. La crisis alimentaria fue provocada por una larga sequía, que diezmó los cultivos y el ganado. Los precios de los alimentos aumentaron 650%. Save the Children, presente en el país desde hace décadas, trabajó en la zona para asegurarse de que los niños y niñas recibían alimentos y agua. La organización también apoyó en esta crisis a las familias para que pudiesen volver a cultivar y se volcó en garantizar el derecho a la educación.
    5 En septiembre de 2008, la desnutrición afectó gravemente a los niños y niñas de Etiopía. La crisis alimentaria fue provocada por una larga sequía, que diezmó los cultivos y el ganado. Los precios de los alimentos aumentaron 650%. Save the Children, presente en el país desde hace décadas, trabajó en la zona para asegurarse de que los niños y niñas recibían alimentos y agua. La organización también apoyó en esta crisis a las familias para que pudiesen volver a cultivar y se volcó en garantizar el derecho a la educación. KARIN BEATE NSTERUD SAVE THE CHILDREN
  • Saja tenía 11 años en 2015 y vivía en un campo de desplazados en Iraq para personas refugiadas. La familia de Saja sufrió bombardeos en su aldea durante seis meses por parte de grupos armados. Cuando la escuela se convirtió en un objetivo de guerra, los padres de Saja tuvieron que huir junto a su hija y otros familiares. En el campamento, Saja ha recibido apoyo psicológico por parte del equipo de Save the Children.
    6 Saja tenía 11 años en 2015 y vivía en un campo de desplazados en Iraq para personas refugiadas. La familia de Saja sufrió bombardeos en su aldea durante seis meses por parte de grupos armados. Cuando la escuela se convirtió en un objetivo de guerra, los padres de Saja tuvieron que huir junto a su hija y otros familiares. En el campamento, Saja ha recibido apoyo psicológico por parte del equipo de Save the Children. CJ CLARKE SAVE THE CHILDREN
  • La crisis de los refugiados rohingya es una de las más olvidadas del mundo. Más de un millón de personas de esta etnia musulmana se han visto obligadas a huir de su país de origen, Myanmar, y viven en condiciones infrahumanas en los campamentos de refugiados de Cox Baazar, en Bangladés, el país vecino. Save the Children está presente en este campamento proporcionando a las familias comida y un sitio seguro donde refugiarse y a los menores, educación y protección.
    7 La crisis de los refugiados rohingya es una de las más olvidadas del mundo. Más de un millón de personas de esta etnia musulmana se han visto obligadas a huir de su país de origen, Myanmar, y viven en condiciones infrahumanas en los campamentos de refugiados de Cox Baazar, en Bangladés, el país vecino. Save the Children está presente en este campamento proporcionando a las familias comida y un sitio seguro donde refugiarse y a los menores, educación y protección. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Save the Children promueve la participación infantil, un derecho de la infancia y que está recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño (1989). Para que dicha participación sea real, la ONG apoya que los niños, niñas y adolescentes tengan una opinión formada sobre los asuntos que les afectan y sobre las vulnerabilidades que sufre la infancia en todo el mundo. En la imagen, revista que se enviaba a los socios de la organización en la década de los años cincuenta.
    8 Save the Children promueve la participación infantil, un derecho de la infancia y que está recogido en la Convención sobre los Derechos del Niño (1989). Para que dicha participación sea real, la ONG apoya que los niños, niñas y adolescentes tengan una opinión formada sobre los asuntos que les afectan y sobre las vulnerabilidades que sufre la infancia en todo el mundo. En la imagen, revista que se enviaba a los socios de la organización en la década de los años cincuenta. ARCHIVO HISTÓRICO SAVE THE CHILDREN
  • En el verano de 2018, Ángela, embarazada de cinco meses, estaba detenida en el Centro para Menores Migrantes de Tapachula (México). Save the Children ofrece apoyo psicológico a las niñas y adolescentes embarazadas que pasan por este centro. Ángela salió sola de Honduras porque no quería que su bebé creciera en el entorno de violencia y pobreza en el que ella se había criado. Meses después de su llegada, fue deportada por la policía mexicana a su país. La ruta migrante de Centroamérica hasta Estados Unidos es una de las más peligrosas del mundo. Save the Children trabaja en ella protegiendo y defendiendo los derechos de la infancia.
    9 En el verano de 2018, Ángela, embarazada de cinco meses, estaba detenida en el Centro para Menores Migrantes de Tapachula (México). Save the Children ofrece apoyo psicológico a las niñas y adolescentes embarazadas que pasan por este centro. Ángela salió sola de Honduras porque no quería que su bebé creciera en el entorno de violencia y pobreza en el que ella se había criado. Meses después de su llegada, fue deportada por la policía mexicana a su país. La ruta migrante de Centroamérica hasta Estados Unidos es una de las más peligrosas del mundo. Save the Children trabaja en ella protegiendo y defendiendo los derechos de la infancia. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Todos los niños y niñas merecen la oportunidad de aprender. Sin embargo, 260 millones de niños y niñas en edad escolar no asisten regularmente al colegio. En lugares como Nepal, los profesores buscan cualquier sitio para poder impartir sus clases. En la imagen, un profesor se dirige a sus alumnos en un aula improvisada en Nepal.
    10 Todos los niños y niñas merecen la oportunidad de aprender. Sin embargo, 260 millones de niños y niñas en edad escolar no asisten regularmente al colegio. En lugares como Nepal, los profesores buscan cualquier sitio para poder impartir sus clases. En la imagen, un profesor se dirige a sus alumnos en un aula improvisada en Nepal. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • En la actualidad, Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Sus profesionales trabajan para asegurar que todos los niños y niñas sobreviven, aprenden y están protegidos, en lugares como Siria, Yemen, Afganistán, Somalia, Nepal o El Salvador.
    11 En la actualidad, Save the Children es la organización independiente líder en la defensa de los derechos de la infancia en todo el mundo. Sus profesionales trabajan para asegurar que todos los niños y niñas sobreviven, aprenden y están protegidos, en lugares como Siria, Yemen, Afganistán, Somalia, Nepal o El Salvador. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Amina, una mujer siria de 38 años, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla con sus hijos y sobrinos en 2015. Amina es una refugiada siria que huyó de su país para salvar la vida de sus hijos. Cuando llegó a España, ella y su familia recibieron atención psicológica por parte del equipo de profesionales de Save the Children. La organización trabaja en Melilla con programas de atención a la infancia migrante.
    12 Amina, una mujer siria de 38 años, en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla con sus hijos y sobrinos en 2015. Amina es una refugiada siria que huyó de su país para salvar la vida de sus hijos. Cuando llegó a España, ella y su familia recibieron atención psicológica por parte del equipo de profesionales de Save the Children. La organización trabaja en Melilla con programas de atención a la infancia migrante. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Rudi, de nueve años, vive con su familia en una aldea de la comunidad maya en Yucatán (México). En agosto de 2015, una inundación arrasó con los cultivos de su familia y mató a casi todos sus animales, dejando a Rudi expuesto a la pobreza y a la desnutrición. Gracias al programa de salud y nutrición de Save the Children en la zona, la familia de Rudi ha construido un jardín en el que cultivar frutas y verduras para tener una dieta diversa y saludable.
    13 Rudi, de nueve años, vive con su familia en una aldea de la comunidad maya en Yucatán (México). En agosto de 2015, una inundación arrasó con los cultivos de su familia y mató a casi todos sus animales, dejando a Rudi expuesto a la pobreza y a la desnutrición. Gracias al programa de salud y nutrición de Save the Children en la zona, la familia de Rudi ha construido un jardín en el que cultivar frutas y verduras para tener una dieta diversa y saludable. JONATHAN HYAMS SAVE THE CHILDREN
  • Durante el año 2018, una de cada 10 personas que cruzaron el Estrecho era niño o adolescente. Save the Children trabaja en Algeciras y Almería con un equipo especializado en protección y mediación intercultural, para asegurar que se cumplen los derechos de los menores migrantes y de que reciben una atención adecuada. La organización también realiza un trabajo de incidencia y sensibilización sobre las necesidades que tiene la infancia migrante en España.
    14 Durante el año 2018, una de cada 10 personas que cruzaron el Estrecho era niño o adolescente. Save the Children trabaja en Algeciras y Almería con un equipo especializado en protección y mediación intercultural, para asegurar que se cumplen los derechos de los menores migrantes y de que reciben una atención adecuada. La organización también realiza un trabajo de incidencia y sensibilización sobre las necesidades que tiene la infancia migrante en España. ANDRÉS CARRASCO SAVE THE CHILDREN
  • En campos de refugiados como el de Zaatari, en Jordania, las niñas están expuestas a múltiples peligros. Save the Children lucha contra la exclusión y discriminación que sufren las niñas y quiere que su voz se escuche. Son muchos los motivos que las condenan a la exclusión, como el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, la exclusión económica o ser las más vulnerables en los conflictos armados o las emergencias.
    15 En campos de refugiados como el de Zaatari, en Jordania, las niñas están expuestas a múltiples peligros. Save the Children lucha contra la exclusión y discriminación que sufren las niñas y quiere que su voz se escuche. Son muchos los motivos que las condenan a la exclusión, como el matrimonio infantil, la mutilación genital femenina, la trata con fines de explotación sexual, la exclusión económica o ser las más vulnerables en los conflictos armados o las emergencias. SAVE THE CHILDREN
  • En 2015, Europa vivió la mayor crisis humanitaria de su historia desde la Segunda Guerra Mundial, con la llegada de miles de refugiados procedentes principalmente de Siria y de Afganistán, la mitad de ellos, menores. Save the Children estuvo presente en Grecia desde el inicio de la crisis, proporcionando ayuda a niños y adultos que huían de las bombas, las balas y la tortura de sus lugares de origen. En la imagen, refugiados recién llegados a la isla griega de Lesbos en diciembre de 2015.
    16 En 2015, Europa vivió la mayor crisis humanitaria de su historia desde la Segunda Guerra Mundial, con la llegada de miles de refugiados procedentes principalmente de Siria y de Afganistán, la mitad de ellos, menores. Save the Children estuvo presente en Grecia desde el inicio de la crisis, proporcionando ayuda a niños y adultos que huían de las bombas, las balas y la tortura de sus lugares de origen. En la imagen, refugiados recién llegados a la isla griega de Lesbos en diciembre de 2015. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Más de 7,5 millones de niñas son obligadas a casarse en todo el mundo y se convierten en madres prematuras. Save the Children, con el proyecto 'El derecho a ser niña', trabaja con las menores de Sierra Leona que han sido obligadas a casarse de manera forzosa y las reintegra en el sistema educativo o las involucra en talleres de formación. Este país tiene una de las tasas de mortalidad materna más alta del mundo y más del 10% de los bebés muere antes de cumplir los cinco años de edad.
    17 Más de 7,5 millones de niñas son obligadas a casarse en todo el mundo y se convierten en madres prematuras. Save the Children, con el proyecto ‘El derecho a ser niña’, trabaja con las menores de Sierra Leona que han sido obligadas a casarse de manera forzosa y las reintegra en el sistema educativo o las involucra en talleres de formación. Este país tiene una de las tasas de mortalidad materna más alta del mundo y más del 10% de los bebés muere antes de cumplir los cinco años de edad. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Iman, refugiada siria, sostiene en sus brazos a Khaked, su hijo más pequeño, en el campamento de refugiados de Idomeni, en la frontera de Grecia con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, durante la primavera del año 2016. Iman escapó de su país junto a su marido y sus cuatro hijos. Su viaje empezó cuando las bombas cayeron sobre la ciudad siria de Alepo y ya no tuvieron donde vivir. La familia llegó a Idomeni tras una larga travesía que incluyó la isla de Lesbos y Atenas. Allí quedaron atrapados, como miles de familias refugiadas, y en mayo de 2016 el campamento fue desalojado.
    18 Iman, refugiada siria, sostiene en sus brazos a Khaked, su hijo más pequeño, en el campamento de refugiados de Idomeni, en la frontera de Grecia con la Antigua República Yugoslava de Macedonia, durante la primavera del año 2016. Iman escapó de su país junto a su marido y sus cuatro hijos. Su viaje empezó cuando las bombas cayeron sobre la ciudad siria de Alepo y ya no tuvieron donde vivir. La familia llegó a Idomeni tras una larga travesía que incluyó la isla de Lesbos y Atenas. Allí quedaron atrapados, como miles de familias refugiadas, y en mayo de 2016 el campamento fue desalojado. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • Sahra Dajrir, de 30 años, vive con sus cinco hijos en una tienda de campaña en el desierto de Somalia, en el campamento de Hoodo. En julio de 2017, una fuerte sequía azotó Etiopía, el país de Sahra, y ella tuvo que huir junto a su familia en busca de alimentos. Sahra tenía ocho hijos, pero tres de ellos murieron durante la larga travesía por el desierto. Save the Children trabaja en Somalia transportando agua a las comunidades más vulnerables, repartiendo alimentos y estableciendo equipos móviles de salud.
    19 Sahra Dajrir, de 30 años, vive con sus cinco hijos en una tienda de campaña en el desierto de Somalia, en el campamento de Hoodo. En julio de 2017, una fuerte sequía azotó Etiopía, el país de Sahra, y ella tuvo que huir junto a su familia en busca de alimentos. Sahra tenía ocho hijos, pero tres de ellos murieron durante la larga travesía por el desierto. Save the Children trabaja en Somalia transportando agua a las comunidades más vulnerables, repartiendo alimentos y estableciendo equipos móviles de salud. PEDRO ARMESTRE SAVE THE CHILDREN
  • En España, más de una cuarta parte de los niños están en riesgo de pobreza y exclusión social: su salud, educación y bienestar general se ven afectadas de manera irremediable si no se actúa con celeridad. Save the Children lleva más de 20 años desarrollando programas de lucha contra la pobreza infantil, con los menores en el centro de la intervención, como titulares de derechos. La organización atiende a familias de Madrid, Andalucía, Cataluña, País Vasco, Castilla La Mancha y Comunidad Valenciana.
    20 En España, más de una cuarta parte de los niños están en riesgo de pobreza y exclusión social: su salud, educación y bienestar general se ven afectadas de manera irremediable si no se actúa con celeridad. Save the Children lleva más de 20 años desarrollando programas de lucha contra la pobreza infantil, con los menores en el centro de la intervención, como titulares de derechos. La organización atiende a familias de Madrid, Andalucía, Cataluña, País Vasco, Castilla La Mancha y Comunidad Valenciana. MINGO VENERO SAVE THE CHILDREN
  • ¿Cómo ven los niños que viven en pobreza en España su entorno más cercano? En 2017, un grupo de menores de los programas de Save the Children fotografió su día a día, sin filtros. La organización atiende a diario a más de 5.000 niños y niñas y a sus familias con intervenciones que buscan romper el ciclo de transmisión de la pobreza y facilitarles la oportunidad de un futuro mejor.
    21¿Cómo ven los niños que viven en pobreza en España su entorno más cercano? En 2017, un grupo de menores de los programas de Save the Children fotografió su día a día, sin filtros. La organización atiende a diario a más de 5.000 niños y niñas y a sus familias con intervenciones que buscan romper el ciclo de transmisión de la pobreza y facilitarles la oportunidad de un futuro mejor.

    Fuente e imagen: https://elpais.com/elpais/2019/09/13/album/1568371728_900347.html#foto_gal_21

Comparte este contenido:

Children in crisis want education more than money, food or water

Africa/ 24.09.2019/ Source: www.savethechildren.net.

  • Surveys from toughest places on earth reveal top priorities for children in crisis
  • School ranks far higher than immediate needs like food, water and shelter
  • But education allocated just 2% of funding in humanitarian emergencies
  • 262 million children – one in five globally – denied an education
Children overwhelmingly identify education as their top priority at times of crisis, a new report by Save the Children shows today.
Education Against the Odds provides the largest analysis of what children – rather than aid planners – say they need during humanitarian emergencies.
The report’s surprising findings reveal children are more than twice as likely to rank going to school as their top concern, compared to immediate needs like food, water, shelter or money.
Education remains chronically underfunded during emergencies, representing just two per cent of aid for countries grappling with war, disease and disaster.
Of 1,215 children surveyed in six countries, nearly one in three (29%) said education was their top priority. [1]
That was more than twice the number who identified food (12%), health (12%), or water and sanitation (12%) as their primary concern. It was three times the number who said they needed shelter (9%) or money (9%) most.
Other concerns children identified as top priorities include clothing (3%), sport and leisure activities (3%), safety (2%) and family (1%). [2]
The surveys were conducted over the last five years with children aged 5-18, during humanitarian responses across Asia, Africa and the Middle East.
Among the respondents were:
  • Children struggling to survive in the aftermath of Typhoon Haiyan in the Philippines;
  • Child refugees from Syria and Afghanistan;
  • Children living in conflict zones in the Democratic Republic of Congo;
  • Rohingya children in refugee camps in Bangladesh;
  • Children displaced by fighting in Ethiopia and South Sudan.

One child fighting against the odds to get an education is 10-year-old Ali from Idlib, Syria. He and his family fled their village to escape fighting. When they returned home, Ali’s school was in ruins after being hit by an airstrike. Nearly half of the schools in north west Syria are currently out of action. [3] Ali said:

«I saw my school was destroyed and broken down and it made me so sad. My friends and I, we will go back and study in it. I love my school – my wish is that it does not get bombed and destroyed again. We will rebuild it and make it better than before. I love to study. I want to become a doctor to treat people who are in need and serve my country.»

Save the Children’s analysis of UN data shows that – far from recognising children’s priorities at times of crisis – humanitarian aid for education trails far behind other sectors.

Just two per cent of funding for countries grappling with emergencies was allocated to education last year. That represents half the levels earmarked for medical care, and one tenth of the support dedicated to providing supplies of food. [4]

262 million children, one in five globally, are out of school, many of them due to sudden or protracted crises like wars, outbreaks of disease or natural disasters.

But, at current rates, the United Nations estimates 225 million children will still be out of school in 2030 due to stagnating levels of education aid globally. [5]

This week Save the Children is calling for world leaders to dramatically boost the funding available for education in emergencies through Education Cannot Wait (ECW), the first and only global fund dedicated to providing education in countries affected by crisis. [6]

In August the UK committed £90 million to the fund, and called for other wealthy governments to follow suit by dedicating more of their aid budgets to global education.

Other commitments of funding for the ECW are expected to be announced at a meeting at the UN General Assembly on Wednesday (September 25).

Save the Children’s Head of Education Policy, Joseph Nhan-O’Reilly, said:

“What children have been telling us is clear and unambiguous. Even when food is scarce, water dirty and medical care almost non-existent, children still want to go to school.

“They know an education will give them the skills they need to escape a crisis. They know it protects them from child marriage, exploitation and abuse. They understand it helps them recover from trauma.

“Children want more than to simply survive. Education gives them the power to build a better future.”

NOTES TO EDITORS:

[1] A vital part of Save the Children’s work is to ask children what they need. This helps to inform our own priorities and influence the priorities of others. We reviewed data from rapid field surveys by aid workers stretching back more than a decade, encompassing the hopes and fears of more than 8,000 children in the toughest places on earth. While most surveys we analysed were records of small group discussions, quantitative data was available from six countries between 2013 and 2018, from a combined total of 1,215 children aged 5-18. A simple average was calculated across the studies.

[2] All other priorities children identified were: clothing (3%), sport and leisure activities (3%), safety (2%), family (1%), insecurity (1%), phones (1%), transportation (1%), collecting firewood (1%), and unspecified concerns (4%).

[3] Out of the 1,193 schools in north west Syria, 635 continue to be operational, 353 have been abandoned or damaged, and 205 are being used as collective shelters, according to analysis by Save the Children partner Hurras Network in August 2019.

[4] International donors provided a total of more than $25 billion in humanitarian aid in 2018, according to the UN’s Financial Tracking Service (FTS). $606 million (2.41%) was allocated to education, $1.5 billion (5.98%) to health and $6 billion (23.85%) to food security,

[5] UIS data for the school year ending 2017, the latest available, shows 262 million children were out of school, or 18% globally. Estimates from UNESCO suggest 225 million children will still be out of school by 2030 without urgent action, missing a global commitment to get every child into education by that date.

[6] Since its establishment in 2017, the little-known Education Cannot Wait (ECW) fund has reached nearly 1.5 million children and young people – half of them girls – in 31 crisis-affected countries. Over the next four years, ECW needs to raise $1.9 billion to ensure 8.9 million children caught up in humanitarian emergencies get to go to school.

[7] Save the Children exists to help every child reach their full potential. In the UK and around the world, we make sure children stay safe, healthy and keep learning, so they can become who they want to be.

Source of the notice: https://www.savethechildren.net/news/children-crisis-want-education-more-money-food-or-water

Comparte este contenido:

Las asignaturas que quedan para septiembre una y otra vez

Por: Patricia Peiró

De Venezuela a Mali, pasando por Congo y Myanmar. Cada año hay reválida de asuntos que se refieren a la infancia y que parecen imposibles de superar

Septiembre. Nuevo curso escolar, pero algunas de las asignaturas son viejas conocidas. Se repiten una y otra vez. Violencia en las escuelas, niños desplazados, menores afectados por epidemias, falta de acceso a la educación… Hace un año, Save the Children alertaba de que 1.200 millones de niños y niñas aún viven amenazados por violencia, malnutrición, escaso acceso a educación y salud. ¿Seguimos igual? Estas son algunas de las cuentas pendientes de la infancia.

Venezuela: en busca de la ayuda humanitaria

El deterioro de las condiciones de vida en Venezuela afecta especialmente a los más pequeños. La falta de atención médica y el acceso a agua potable y educación son los principales problemas a los que se enfrentan en este país. Según datos de Unicef, alrededor de 3,2 millones de niños y niñas necesitan algún tipo de asistencia en el país. La organización hacía un llamamiento a finales de agosto para pedir fondos para proporcionar bienes de primera necesidad a 900.000 menores de edad. Por no hablar de los miles de ellos que cada día emigran del país junto a sus familias de manera forzosa. Aldeas infantiles denuncia que en el camino muchas se ven obligadas a entregar a sus pequeños a grupos paramilitares en la frontera con Colombia.

Acabar con la violencia en las escuelas

La mitad de los estudiantes de 13 a 15 años en todo el mundo, alrededor de 150 millones, aseguran haber experimentado violencia por parte de sus compañeros en la escuela y sus alrededores, según estudios de Unicef, que alerta de que esta situación no entiende de países ricos y pobres. Cada entorno tiene sus peculiaridades, pero el bullying es universal. En Centroamérica la violencia en el colegio puede llegar a ser extrema. Es en el centro escolar o sus alrededores, donde las pandillas y el crimen organizado, no solo ejercen un control territorial, sino que también son responsables. por muertes violentas, extorsiones, restricciones de movimiento y amenazas. Aquí se puede leer, por ejemplo, la historia de cómo una mara reclutó a Almudena.

Los rohingya quieren estudiar

El exilio del pueblo rohingya de Myanmar dura ya dos años. Este pueblo se vio obligado a huir del país que no les reconocía por miedo a represalias y tuvieron que instalarse de forma irregular en el vecino Bangladés. Dos años ya sin escolarizar son mucho tiempo. Varias agencias tratan de dar educación a los menores en el campamento de Cox’s Bazar, uno de los mayores del mundo. Hasta junio de 2019, Unicef calculaba que 192.000 niños iban a las escuelas temporales, pero 25.000 quedaban fuera de cualquier programa educativo. Esta es la visión de esta situación del fotógrafo Jon Warren (se puede pinchar en la foto para ver la fotogalería).

Un grupo de niños rohingya, en clase.ver fotogalería
Un grupo de niños rohingya, en clase. JOHN WARREN

Bajo la amenaza del ébola

Se han contabilizado 850 niños enfermos de ébola en el norte de la República Democrática del Congo, de los que 600 ya han perdido la vida en un año. Pero no solo eso, Unicef señalaba hace tan solo unos días que la cifra de huérfanos o sin alguien que se haga cargo de ellos se ha multiplicado desde abril: 1380 han perdido a sus padres y 2469 están solos mientras sus progenitores están en el hospital. Según las últimas noticias, los muertos por ébola en Congo superan los 2.000 y la enfermedad vuelve a entrar en Uganda.

Mali: asesinatos y mutilaciones

La escalada de violencia en Mali ha golpeado de forma extrema a los niños. Tanto, que varias organizaciones han dado la voz de alarma sobre los asesinatos y mutilaciones de menores. Según la información recabada por Naciones Unidas, más de 150 niños fueron asesinados en la primera mitad de 2019 y 75 resultaron heridos durante ataques violentos. Además, continúa el reclutamiento de niños. Allí se viven cada día historias como la de los mellizos Alassane y Hadidjatou. Su padre presenció la decapitación de su hermano en la puerta de la vivienda familiar. A raíz de este suceso toda la familia se trasladó a Bamako, donde los hermanos acabaron estudiando confección. Su padre, traumatizado, no ha vuelto a trabajar.

Ibrahim y Aliou, dos menores utilizados en Mali con fines militares.ver fotogalería
Ibrahim y Aliou, dos menores utilizados en Mali con fines militares. LOLA HIERRO

Qué hacer con los centros de menores

Un cortometraje estrenado a finales de agosto muestra la vida de los niños que permanecen en la Sección B, un área destinada a menores de edad no acompañados en el Centro de Recepción e Identificación de Moria, situado en la isla griega de Lesbos. El limbo legal en el que quedan estos niños y adolescentes una vez que pisan suelo europeo continúa siendo un problema al que los Gobiernos no dan solución. Solo en Grecia, el número de menores refugiados y migrantes no acompañados supera los 1.100, el mayor número desde principios de 2016, según datos de Unicef.

Los colegios no son fortines

Las escuelas suelen ser lugares apetecibles para las milicias e incluso los ejércitos regulares en muchas zonas del mundo. Otros grupos armados tienen a los colegios como objetivo a batir porque están en contra de educar en lo que ellos consideran valores occidentales a los pequeños (especialmente las niñas). Unicef publicó a mediados de agosto un informe en el que calculaba que casi dos millones de alumnos han sido expulsados de sus pupitres desde 2017 hasta ahora en ocho países de África por culpa de la violencia. 89 países se suman ya a una iniciativa internacional para la defensa de la educación en los conflictos, pero esto no quiere decir obligatoriamente que se esté cumpliendo.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/08/30/planeta_futuro/1567178249_787529.html

Comparte este contenido:
Page 2 of 9
1 2 3 4 9