¿De qué depende el éxito o fracaso de proyecto de educación dual?

Por: Alfonzo Carro

Costa Rica es un país lleno de profesionales, y falto de técnicos. Es cierto que las empresas que buscan invertir en un país como el nuestro, se interesan por la calidad de nuestra mano de obra, y también por la calidad de nuestros profesionales; pero también requieren de mano de obra calificada a nivel de técnicos y de técnicos calificados, y en esto el país está debiendo. ¿Queremos sí o no más y mejores puestos de trabajo para los costarricenses? Yo sí, y me parece que para lograr que esto suceda, el país debe apostar por incrementar el número de personas con títulos de técnico; no necesariamente de profesionales.

En buena medida los recursos que el país destina a la educación se han concentrado en la educación formal, esa que nos enseña mayoritariamente la teoría en las aulas: médicos, odontólogos, psicólogos, abogados, sociólogos, administradores de empresas, ingenieros, informáticos, educadores; profesiones de las que el mercado nacional está saturado. No hay trabajo para tantos profesionales en un país pequeño como Costa Rica.

Para hablar de educación dual, primero debemos estar claros de qué tipo de país queremos ser. Para los que piensan que así como estamos, estamos bien, no tiene sentido hablar mucho de educación dual. Para quienes como yo pensamos que este país debe incrementar sustancialmente la cantidad y calidad de sus técnicos, entonces sí tiene sentido hablar de educación dual.

En el IV Informe del Estado de la Educación, en el capítulo especial que se realizó sobre la educación técnica (2012) se indica que el porcentaje de la matrícula a nivel nacional de estudiantes en instrucción técnica apenas alcanza el 20% (incluyendo el INA y los Colegios Técnicos del MEP). Es decir, solamente uno de cada cinco estudiantes en edad de secundaria está siendo instruido en un oficio técnico. A mi parecer, esto no corresponde a lo que debería ser, si es que acaso queremos en realidad tener más y mejores puestos de trabajo.

De los más fervientes opositores de la educación dual se escucha decir que esta funciona en Alemania porque culturalmente los alemanes son diferentes, por su disciplina, por cuanto ahí se originó y está hecho para su realidad económica. Bueno, es cierto todo eso, pero también es cierto, -y esto es lo verdaderamente importante de la experiencia alemana-, la educación técnica es tanto, o más relevante, que la educación universitaria.

Alrededor del 55% de la matrícula secundaria en Alemania es técnica; para mí criterio, por eso precisamente la desocupación es de apenas un 4.8% y el desempleo juvenil es de sólo 8.1% (15-24 años). Pero no solo es importante en Alemania: Noruega tiene una fuerza laboral de 2.8 millones de trabajadores, un porcentaje de desempleo de 4.4% (general) y 8.6 juvenil (15-24 años) pero una matrícula de técnicos del 56%; Dinamarca tiene una fuerza laboral también de 2.8 millones de trabajadores, un porcentaje de desempleo de 4.7% (general) y 14.2% juvenil (15-24 años) pero una matrícula de técnicos del 48% del total de sus estudiantes. Costa Rica tiene una fuerza laboral de 2.3 millones de trabajadores, un porcentaje de desempleo de 9% (general) y de 18,5% juvenil (18-24 años) pero como dijimos arriba con una matrícula de técnicos que apenas alcanza el 20% del total de los estudiantes de secundaria.(The World Fact Book, 2015).

Eso, hablando de países cuya fuerza laboral y población son muy parecidas a Costa Rica. Pero también existen ejemplos de países mucho más grandes y desarrollados que nosotros, y cuya matrícula de técnicos evidencia una estrategia de país muy clara; una apuesta por la educación técnica sobre la universitaria tradicional. Bélgica supera el 70% de matrícula en estudios técnicos de sus colegiales, al igual que la República Checa; Finlandia, Holanda y Suiza, superan el 60%; Suecia, Noruega, Australia, Dinamarca, Polonia, Francia y España superan el 40% y muy cerca está Chile. (Datos citados por IV Estado de la Educación, fuente Education at a glance, OCDE).

Soy partidario de la educación dual como una herramienta más de la estrategia que debe tener mi país para la empleabilidad de los jóvenes mayores de 18 años que no terminaron su secundaria. También soy del criterio de que la dirección del tema de la educación dual debe quedarse en el INA. No hace falta crear nuevas instituciones/organizaciones para estas nuevas competencias. El ente rector de la educación técnica es y debe seguir siendo el INA.

El proyecto que está en la Asamblea Legislativa tiene que ser mejorado, introduciendo insumos que han dado actores importantes como el Ministerio de Educación, el Consejo Superior de Educación, el INA y otros.?Introducir la educación dual en Costa Rica tiene que tener un propósito muy claro y bien definido dentro de la estrategia de la educación profesional que hoy imparten el MEP a través de los Colegios Técnicos, y el INA ; pero también debe tener una lógica dentro de un plan nacional de empleo, que acaso tenemos.

Coincido totalmente con el ex Ministro de Educación don Leonardo Garnier en que una mala ley puede echar a perder una buena idea.

La idea de la educación dual merece una mejor ley; tal y como está el proyecto hoy no le conviene al país.

Fuente: http://www.crhoy.com/de-que-depende-el-exito-o-fracaso-de-proyecto-de-educacion-dual/opinion/

Fuente de loa Imagen: https://www.google.co.ve/search?q=educacion+Dual&biw=1024&bih=485&tbm=isch&source=lnms&sa=X&ved=0ahUKEwiJocid7qvOAhUIPCYKHVBqDXwQ_AUIBigB&dpr=1#imgrc=iMo0YbUAZr9uFM%3A

Comparte este contenido:
Alfonso Carro

Alfonso Carro

Asesor Laboral Corporativo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.