Los inquietantes textos educativos de Arabia Saudita

Asia/Arabia Saudita/longwarjournal.org

Nota del Editor: A continuación se presenta el testimonio del Dr. David Andrew Weinberg ante el Comité de Asuntos Exteriores, Terrorismo, No Proliferación y Subcomisión de Comercio de la Cámara, el 19 de julio de 2017. El Dr. Weinberg es miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias. Una versión de su testimonio con notas de pie de página se puede leer aquí .

Presidente Poe, Miembro de Ranking Keating y distinguidos miembros de la Subcomisión, gracias en nombre de la Fundación para la Defensa de las Democracias por la oportunidad de testificar hoy ante ustedes sobre la incitación en los libros de texto publicados por el gobierno de Arabia Saudita para niños en edad escolar. Es un honor estar de vuelta, sobre todo porque en primer lugar me he comprometido con Arabia Saudita en esta cuestión como miembro del personal del comité completo de este órgano.

Medio decenio después del 11 de septiembre, Nina Shea escribió en un destacado informe de la Casa de la Libertad que los funcionarios sauditas aceptaron que sus libros de texto tenían problemas, pero «han prometido repetidamente que la reforma está en marcha o terminada».

Sin embargo, como autor del más reciente estudio publicado sobre la incitación antisemitas o anticristianos que permanece en los libros de texto saudí hoy en día, puedo afirmar que más de una década más tarde Riyadh todavía no ha demostrado convincentemente que este problema se ha resuelto.

Desafortunadamente, la política estadounidense no ha estado a la altura de la tarea de convencer a nuestros aliados saudíes para que eliminen esta incitación con mayor urgencia.

Por ejemplo, expuse en una monografía de 2014 que el Departamento de Estado parecía haber asignado medio millón de dólares en fondos de los contribuyentes para encargar un estudio en dos partes sobre los libros de texto saudí que estaba destinado a la publicación pero fue retenido para evitar avergonzar a los saudíes o La administración estadounidense. Sus resultados detallados fueron ocultos al escrutinio público durante años y sólo se plantearon con los saudíes a un nivel superior después de los libros de texto que había evaluado ya estaban desfasadas.

En el testimonio que sigue, diré que esto es particularmente inquietante porque la incitación de este tipo no es sólo una cuestión moral o una cuestión de derechos humanos, es una cuestión de seguridad nacional. Mientras que los libros de texto saudíes no son la única fuente significativa de incitación del Golfo, ni siquiera en Arabia Saudita, son un importante indicador y preocupación por la política estadounidense.

Me esforzaré entonces en presentar todo lo que sabemos acerca de la incitación en la última edición de los textos oficiales de Arabia Saudita. Ejemplos de tales incitaciones incluyen: (1) directivas para matar a las personas en respuesta a sus opciones de vida personal no violenta, (2) mensajes que son indudablemente antisemitas o anticristianos, (3) lecciones que son intolerantes con los adherentes Religiones monoteístas, así como implícitamente hacia los musulmanes chiíes y sufíes, y (4) varios otros pasajes que alientan la violencia.

Discutiré por qué la política estadounidense en este sentido necesita cambiar urgentemente. A continuación, refutaré algunos contraargumentos comunes de quienes afirman que la presión de Estados Unidos no puede tener un impacto positivo en el plan de estudios saudita. Por último, concluiré ofreciendo una lista de recomendaciones de política para el Congreso que podría ayudar a alentar al gobierno saudí a abordar esta cuestión de una manera más efectiva y oportuna.

I. Los libros son una cuestión de seguridad nacional

Abordar el problema de la incitación antisemitas o anticristianos en los libros de texto publicados por el gobierno de Arabia Saudita es importante por varias razones. En primer lugar, hablar en voz alta cuando el odio se está propagando es simplemente lo correcto. Es un barómetro de la seriedad con que cualquier gobierno estadounidense toma la lucha contra el antisemitismo y protege a los cristianos y las minorías musulmanas vulnerables en el extranjero. Es una vía importante para atenuar el odio sectario en Oriente Medio sin tomar el partido del régimen de patrocinio del terrorismo de Irán. Y es una cuestión básica de derechos humanos.

Pero lo más importante, abordar la incitación en Arabia Saudí, incluso en los libros de texto, es un grave problema de seguridad nacional. La sociedad saudí ha sido una fuente importante de combatientes terroristas extranjeros -y, a veces, de líderes terroristas- en lugares como Irak y Siria. Arabia Saudita fue el hogar original de Osama bin Laden, y quince de los diecinueve secuestradores del 11 de septiembre eran nacionales saudíes. Aunque las autoridades saudíes han condenado a cientos de acusados ​​por cargos de financiación del terrorismo, siguen enfrentándose al enorme desafío de los individuos radicalizados que buscan financiar grupos terroristas.

Los libros del reino han surgido en más de una docena de países a lo largo de los años, incluyendo Argelia, Austria, Burkina Faso, China, Comoras, Djibouti, Francia, Indonesia, Nigeria, Pakistán, Somalia, Tanzania, Tailandia y Reino Unido. Estados Unidos. El valedictorian de una escuela en Virginia que había utilizado los libros de texto fue condenado en 2005 de conspirar con al-Qaeda para asesinar al presidente George W. Bush.

Hasta 2015, los libros de texto sauditas eran incluso el plan de estudios de elección en el territorio en poder del Estado Islámico, según el New York Times . Al igual que esos libros recomendados, el Estado Islámico ejecutó a numerosas personas bajo sospecha de homosexualidad, insultando a Alá o al Profeta Muhammad, adulterio o supuesta hechicería.

Los libros de texto saudíes son los más fundamentales desde una perspectiva de seguridad nacional, debido a lo que el autor Robert Lacey explica es un accidente de la historia sobre cómo se estableció el reino. El reino de Arabia, fundado en 1932, reunió elementos dispares de tres regiones diferentes: (1) las religiosas tradiciones religiosas del centro de Arabia Saudita, (2) la riqueza petrolera de la Provincia Oriental de Arabia Saudita y (3) el manto de la legitimidad religiosa Desde el control de los dos lugares más sagrados del Islam, en el oeste de Arabia Saudita. Esta fusión permitió que los gobernantes saudíes promovieran de manera pródiga y persuasiva su marca del Islam, primero dentro del reino y luego más allá.

Cuando Stuart Levey era subsecretario del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para el terrorismo y la inteligencia financiera, escribió que combatir el adoctrinamiento, como los libros de texto intolerantes, es «aún más importante» que cortar las finanzas del terrorismo. Explicó que a menos que detengamos el adoctrinamiento de las futuras generaciones, Estados Unidos «se enfrentará para siempre al desafío de interrumpir al próximo grupo de facilitadores y partidarios del terrorismo».

Tom Farr, ex director de la Libertad Religiosa Internacional del Departamento de Estado, fue aún más explícito. En 2008, argumentó que la falta de urgencia del gobierno de Estados Unidos y el fracaso de mantener a Riyadh en sus propios plazos para arreglar los libros de texto y otras reformas prometidas de libertad religiosa significó que «la lección primaria del 11-S fue desplazada al lado . «De hecho, sin abordar urgentemente la incitación religiosa que proporciona tierra intelectual fértil para un extremismo tan violento, desafortunadamente podemos estar condenados a repetir el pasado.

Arabia Saudita hoy no es el peor país en el Golfo cuando se trata de incitación estatal. Ese título va al gobierno de Irán, que regularmente pide la aniquilación de Israel y cruelmente deshumaniza a sus enemigos. El récord de Qatar es también tan malo o peor que el de Arabia Saudita cuando se trata de mensajes extremistas que son propagados por sus medios respaldados por el estado y por predicadores respaldados por el Estado. Pero debido a que Arabia Saudita es mucho más grande que Qatar, el impacto de lo que enseña a los niños de la escuela en el hogar se siente en todo el mundo.

Los libros de texto tampoco son el único desafío que involucra la incitación en Arabia Saudí, pero son el elemento más obvio para evaluar cuestiones de este tipo. Cuando el propio Ministerio de Educación adopta ciertos mensajes extremistas, los pone por escrito y los enseña a los niños, el vínculo que va desde el Estado hasta tal incitación es particularmente significativo. Mientras que los Estados Unidos deben tratar de abordar otras áreas de incitación, como los funcionarios del gobierno saudí y los predicadores respaldados por el estado, los libros de texto del reino son un indicador muy importante de su conducta e intenciones.

II. Acceso a los últimos libros

Oren Adaki y yo trabajamos juntos en FDD sobre el tema de los libros de texto saudíes durante el año escolar 2013-2014. Él hizo un trabajo de vanguardia en esos libros en ese momento, y estoy encantado de verlo sirviendo como director de personal para este subcomité hoy. Sin embargo, durante los siguientes dos años escolares, dos de los principales lugares en línea para acceder a los libros se hicieron protegidos con contraseña, bloqueando efectivamente a los extranjeros. Los altos funcionarios saudíes a quienes contacté en este sentido declinaron concederme el acceso.

El acceso a los libros de texto publicados por el gobierno de Arabia Saudita ha sido un desafío recurrente no sólo para investigadores estadounidenses, sino también para funcionarios del gobierno estadounidense. Cuando el Departamento de Estado emprendió un estudio interno en 2006 de varios libros de texto en la Embajada de los Estados Unidos en Riad, «pidió prestado» libros a los escolares porque el gobierno anfitrión no respondió a las repetidas solicitudes de libros. Cuando el Centro Internacional para la Religión y la Diplomacia (ICRD) estaba llevando a cabo una revisión de los libros de texto saudíes en nombre del gobierno de los Estados Unidos, dijo que los libros de estudios religiosos para los grados tres y seis eran «lamentablemente imposibles de obtener». Libertad religiosa fue prometida libros de texto por los funcionarios sauditas, escribió cartas para dar seguimiento, y no recibió respuesta. Otras veces, los sitios web recomendados por Riyadh a EE.UU.

Pero a principios de 2017, recibí una sugerencia invaluable de que muchos, si no todos, de los libros publicados por el Ministerio de Educación para el año escolar 2016-2017 ya estaban disponibles en un lugar diferente al que no estaba protegido con contraseña, un sitio web mantenido por el estado Para la modernización del currículo. Hasta donde yo sé, los libros para el año escolar 2017-2018 aún no han sido publicados, por lo que estos son los libros más actualizados para usar en las escuelas públicas sauditas.

Dirigí un estudio de las selecciones clave de los libros de 2016-2017, examinando principalmente los libros de texto en los que la incitación religiosa había sido previamente un problema importante (sobre todo los libros de secundaria sobre cuestiones religiosas). Publicé los resultados de ese estudio como un artículo para el Huffington Post , del cual he dibujado extensamente aquí. Para cada pasaje de los libros de texto a los que me refiero aquí, he incluido al final de este testimonio una copia de la portada de este libro, la página de derechos de autor y las páginas en las que ocurrió ese pasaje. En otros dos puntos de esta sección, cito estudios de libros de texto de otros autores; En esos casos, hago una referencia y una nota de pie de página a sus estudios explícitamente.

     (A) Recomendar la pena de muerte para las elecciones de vida personales

Las últimas ediciones de varios libros de texto sauditas exigen el asesinato de cualquier individuo que se dedique a ciertos actos que nosotros, en los Estados Unidos, consideraríamos como opciones personales de vida. Las lecciones de estos libros son aún más duras que la forma en que el Estado saudita tiende a abordar estas cuestiones: Mientras que los jueces a menudo aplican un estricto estándar probatorio para reducir la probabilidad de ejecutar a un acusado por tales actos,

Un manual de la escuela secundaria 2016-2017 sobre la jurisprudencia islámica enseña que el castigo por adulterio está siendo apedreado hasta la muerte. Añade que la pena por el sexo prematrimonial es de cien latigazos y un año de exilio.

Ese mismo libro define el sexo anal como un «crimen» y dice que la mayoría de los juristas han determinado que la pena por ella es «como la pena por adulterio», es decir, la muerte. El libro deshumaniza a cualquiera que se involucre en tal acto, enseñando que «crea depravación y humildad en el alma de quien la comete, ya que extingue la vida». El libro añade que las sociedades en las que el sexo anal se propaga son castigadas rápidamente por Dios, incurriendo Desastres, plagas, iniquidad y corrupción.

Además, el libro enseña que el adulterio, el sexo prematrimonial y el sexo anal traen vergüenza a la familia ya la tribu. Este es un elemento clave del sistema de creencias que puede conducir a matanzas de honor trágicas en algunas comunidades.

Este libro introductorio sobre la ley religiosa también ordena la pena de muerte para lo que se llama «apostasía», es decir, abandonar o renunciar al Islam. El libro enseña que cualquiera que no «regrese a su religión» después de tres días debe ser asesinado y luego pasará una «eternidad en el fuego». La lección enseña que hay tres tipos principales de apostasía: (1) «burlarse de Allah o Su profeta o su religión «y orar a otra entidad que no sea Allah, (2) acercarse a una entidad que no sea Allah en actos rituales, o (3) creer en algo que se sabe que está prohibido en el Islam, como permitir el consumo de alcohol.

Por último, el plan de estudios saudita 2016-2017 enseña que la pena de muerte debe aplicarse a ciertos actos percibidos de brujería, según un libro introductorio de la escuela secundaria sobre monoteísmo. Para los involucrados en lo que llama magia del diablo, la pena dada es ejecución por el estado. Para los actos de truco mágico de la mano, la pena instruida es un reproche que dice también puede ir hasta el nivel de ejecución.

También vale la pena señalar que esta es la única de las cuatro directivas enumeradas aquí que especifica que la matanza de tales personas debe ser llevada a cabo por una autoridad designada por el gobernante. En todos los demás casos, esa evaluación se deja a la interpretación del lector, lo que podría dejar abierta la posibilidad de violencia vigilante por parte de grupos no estatales.

     (B) Mensajes Anti-Semíticos y Anti-Cristianos

Un libro de texto saudita 2016-2017 para estudiantes de secundaria en Hadith – el corpus tradicional de acciones atribuidas al Profeta Muhammad – enseña algunos mensajes bastante problemáticos sobre el cristianismo actual. El libro alega que «el cristianismo en su estado actual es una religión inválida y pervertida» cuyos promotores buscan dominar a las naciones musulmanas usando el «arma» de la «invasión intelectual». El libro falsamente alega que las universidades estadounidenses en El Cairo y Beirut son dos «Las instituciones que lideran la cristianización en todo el mundo».

Ese mismo libro de texto también enseña algunas lecciones engañosas sobre el sionismo, el movimiento para establecer un hogar nacional para el pueblo judío. Afirma falsamente que -como preludio de la dominación mundial- el objetivo del sionismo actual y del gobierno israelí es establecer un Gran Israel que se extienda desde el Nilo al Eufrates.

Del mismo modo, un libro de estudios sociales de la escuela secundaria 2016-2017 de Arabia Saudita llama al sionismo un «pulpo» que falsamente acusa de querer destruir la mezquita de al-Aqsa y todo el «credo islámico». Como un pulpo es un tropo común utilizado en otros engaños antisemitas, incluyendo algunas ediciones de los Protocolos de los Ancianos de Sión , el Judío Internacional de Henry Ford y la propaganda nazi.

Estos libros destacan el sionismo entre todos los otros movimientos de autodeterminación como intrínsecamente racistas y expansionistas, acusándolo inexplicablemente de propagar drogas y enfermedades de transmisión sexual en países islámicos. Los libros también presentan el sionismo como inherentemente «hostil» y una «amenaza» para el mundo árabe y musulmán.

En una lección titulada «La Intifada y la amenaza sionista», uno de ellos también afirma falsamente que la primera intifada palestina causó que aproximadamente un millón de judíos emigrara de Israel. Elogia la intifada como «una guerra que socava la ola de los sionistas» y como «una preparación para la liberación, si Allah lo permite».

Un libro de texto de doceavo grado sobre el monoteísmo de 2016-2017 enseña que Dios «prohibió hacer amistad con los infieles», en parte basado en un versículo coránico que incluye que dice no tomar judíos o cristianos como aliados. El libro alega tres razones para esta prohibición, afirmando que tales infieles son «enemigos de Dios», «enemigos del Islam» y sus adherentes, y que el hacer amistad con ellos mostraría apoyo a la incredulidad.

Esa lección también enseña que una parte clave del Islam y las relaciones musulmanas con los no creyentes es un requisito para «aborrecer a los enemigos de Alá y sus hostilidades».

     (C) Mensajes contra rituales sufíes y shiítas y religiones no monoteístas

La estricta marca de Arabia Saudita del Islam sunnita salafista, comúnmente referida en Occidente como wahhabismo, mantiene un fuerte énfasis en evitar cualquier práctica religiosa que pudiera percibirse como desviaciones del monoteísmo. Como resultado, el currículo del reino incluye numerosos libros sobre el monoteísmo que amonestan contra actos de politeísmo (» shirk «) y sus practicantes (» mushrikeen «). Como tales, estas lecciones son inherentemente críticas hacia los adherentes de las religiones no monoteístas. También señalan a la crítica muchos de los rituales que comúnmente se asocian en el contexto local con el Islam chií o sufí.

Por ejemplo, un manual saudita de octavo grado sobre monoteísmo de 2016-2017 que he encontrado define tales rituales -como orar mientras camina alrededor de una tumba o santuario- como un acto de politeísmo. Junto a ese pasaje en el texto, el libro presenta una imagen con una gran «X» de lo que parece ser una maqueta de un santuario con nombres de varios imanes chiíes detrás de él.

En este sentido, quisiera recomendarle a usted un importante estudio de Human Rights Watch sobre la discriminación sistemática contra los ciudadanos chiíes de Arabia Saudita. En ella, la organización examina cómo los libros de texto de la escuela primaria saudita sobre el monoteísmo de 2016-2017 presentan relaciones con los musulmanes no sunitas. Hablando en términos generales, encuentra que mientras que el currículo no aborda explícitamente el Islam chiíta o emplea una vulgar insinuación local para sus practicantes como «rechazadores», los libros siguen siendo profundamente problemáticos.

Descubrieron que los libros 2016-2017 endosaban claramente el Islam Sunni sobre otras religiones y repetidamente se refirieron a estereotipos bien conocidos de rituales chiíes o sufíes como ejemplos horrendos de politeísmo. Ejemplos clave de tales rituales incluyen jurar o mostrar reverencia por las primeras figuras en el Islam chiíta, orar por estas u otras figuras santas para «interceder» con Allah en su nombre, lamentando a los muertos como hacen algunos musulmanes chiítas durante el día sagrado de Ashura , Y realizar peregrinaciones a lugares religiosos además de los de La Meca y Medina.

     (D) Otro estímulo a la violencia

El lenguaje en los libros de texto saudíes 2016-2017 que pide matar a personas que cometen adulterio, sexo anal, apostasía o ciertos supuestos actos de hechicería no son los únicos pasajes que alientan la violencia contra quienes actúan de manera inconsistente con la visión del estado de Islam.

Un libro de texto saudita de 2016-2017 sobre monoteísmo para el duodécimo grado enseña que hay cuatro tipos de infieles. Los primeros tres de ellos incluyen enviados que tienen inmunidad diplomática, pueblos que tienen un pacto de no agresión con el mundo musulmán, y dhimmis , un término para los no musulmanes obligados a pagar un impuesto especial que comúnmente se asocia con el estatus de segunda clase. De acuerdo con este libro, el resto de los infieles, que comprenden la cuarta clase, son definidos como «combatientes», a los que dice que Alá ha mandado deben luchar hasta que se sometan al Islam o aceptan convertirse en dhimmis .

Ese libro también llama a «luchar contra los infieles y los politeístas», excepto bajo un puñado de circunstancias atenuantes. Estos incluyen: (1) si a los no musulmanes no se les ha dado la oportunidad de convertirse al Islam o convertirse en dhimmis , (2) si los musulmanes no son lo suficientemente fuertes para ganar una pelea, (3) si el gobernante no apoya O (4) si tales no musulmanes tienen un pacto de no agresión con el mundo musulmán.

De acuerdo con un artículo publicado en febrero de 2017 en Wall Street Journal , un libro de texto saudita de octavo grado sobre la ley islámica instruyó a los lectores a apoyar a las personas que están librando la yihad , incluso armándolas. El pasaje fue traducido por el Diario de la siguiente manera: «los muyahidines que están haciendo buenas obras por el bien de Alá … deben recibir transporte, armas, comida y cualquier otra cosa que puedan necesitar para continuar su jihad».

III. La Reforma Completa es Nunca Alrededor de la Esquina

Hace poco me dijeron por una fuente creíble que los funcionarios saudíes afirman ahora en privado que han completado la remoción total de la incitación religiosa de su plan de estudios para el próximo año escolar (2017-2018). Tales afirmaciones tendrían que ser vistas con gran escepticismo debido a la historia pasada del reino.

Además de faltar varios plazos establecidos para la reforma de los libros de texto, las autoridades saudíes han sobrevendido sistemáticamente el alcance de estas iniciativas hasta la fecha. Según los informes, los funcionarios del Departamento de Estado han concedido en privado, el ritmo real de la reforma de libros de texto saudí ha sido «glacial». Tres veces en la última década, recién nombrados ministros de educación saudí fueron aclamados por Occidente como reformadores sólo para dejar el cargo sin hacer significativo Progresos hacia la solución de este problema.

En 2003, Adel al-Jubeir, entonces asesor del príncipe heredero de Arabia Saudita y ahora ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido, dijo a Tim Russert que el libro de texto estaba «exagerado», ya que los libros del reino ya habían sido «cambiados».

En 2005, el entonces ministro de Asuntos Exteriores de Arabia Saudí, el príncipe Saud al-Faisal, aseguró inexactamente a una audiencia en el Consejo de Relaciones Exteriores que «hemos pasado por todo un programa de entrar al sistema educativo de arriba a abajo, , Los libros, y hemos sacado todo de ellos que no requiere cooperación [y] coexistencia «.

El rey Abdullah, quien le dijo a Barbara Walters, que el reino había «entonado … abajo» sus libros de texto para limitar su posible contribución al extremismo.

En la primavera de 2006, el embajador de Arabia Saudita en los Estados Unidos, el príncipe Turki al-Faisal, dijo a un ayuntamiento de Los Ángeles que «eliminamos lo que se podría percibir como intolerancia de viejos libros de texto que estaban en nuestro sistema» Hizo comentarios similares a una audiencia en Chicago también.

En julio de 2006, Arabia Saudita se comprometió con el gobierno de los Estados Unidos a «eliminar las referencias intolerantes que menosprecian a los musulmanes o no musulmanes o que promueven el odio hacia otras religiones o grupos religiosos» y que «esperan completar este proceso en una A dos años «. Por supuesto, ese plazo se perdió por completo, y los Estados Unidos hizo poco para castigar a los saudíes por quedarse corto.

En marzo de 2008, el viceministro de Educación de Arabia Saudita a cargo de las actualizaciones de libros de texto informó haber afirmado incorrectamente a la Embajada de Estados Unidos que «el lenguaje más intolerante había sido eliminado» de los libros escolares del reino.

Esta aseveración es particularmente sorprendente porque el Departamento de Estado informó más tarde que su Ministerio de Educación acaba de embarcarse en 2007 en un proceso de varios años de revisión de sus libros de texto, empezando por algunos de los grados inferiores y planeando avanzar. De hecho, esto implicó centrarse en lo que Douglas Johnston de ICRD calificó una vez como «fruta baja», revisando libros de texto menos polémicos para los grados inferiores, mientras guardaba los libros con los materiales más problemáticos, que siempre estaban en la escuela secundaria Algún punto por el camino.

Según la Comisión de los Estados Unidos sobre la Libertad Religiosa Internacional, los funcionarios sauditas reclamaron varios años en este proceso que habían «revisado a fondo» los libros de texto para estos grados inferiores. Según el Departamento de Estado, el Ministerio de Educación de Arabia Saudita dijo que la reforma de los libros de texto para los grados uno al nueve se había completado completamente a finales de 2012. Sin embargo, ICRD informó que incluso estos libros de texto contenían algunos pasajes profundamente problemáticos. Por ejemplo, un libro de texto de octavo grado que supuestamente ya ha sido fijado aún literalmente enseñó el odio, amonestando a los estudiantes a odiar a los no creyentes, así como pidiendo la ejecución de hechiceros.

Otros pasajes problemáticos señalados por el ICRD en estos libros de la escuela primaria y media que supuestamente fueron fijados incluyen: pasajes que promovían o glorificaban la «jihad agresiva», estimulaban «prejuicios extremos hacia los no musulmanes» y eran «muy dañinos» para las minorías religiosas saudíes, Referencias negativas gratuitas a judíos y cristianos «y» acusaciones amplias «de ellos como politeístas. De acuerdo con Hannah Rosenthal, cuando estaba sirviendo como Enviado Especial del Departamento de Estado para Vigilar y Combatir el Antisemitismo, un funcionario saudí le aseguró en 2011 que un pasaje que llamaba a los judíos a la reproducción de monos o cerdos ya no estaba en uso, En realidad siguió siendo enseñado por lo menos varios años más.

Si esto es lo que califica como un libro de texto completamente revisado en Arabia Saudita, entonces afirma que este proceso puede haber sido finalmente extendido hasta el duodécimo grado, requiere un nuevo escrutinio, no la terminación del mismo.

Los saudíes también perdieron varios plazos después de eso. En 2011, el viceministro de Educación, según informes, dijo a la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos que los libros serían completamente revisados ​​para 2013. La Comisión informó en 2013 que los funcionarios sauditas les dijeron que el proceso de revisión de estos libros, Hasta 12, se completaría en 2014.

En febrero de 2017, el ministro de Educación de Arabia Saudita dijo que el reino había avanzado en la reforma de su sistema educativo para satisfacer las necesidades de la nación y «deshacerse del extremismo», pero que «todavía tenemos que hacer mucho en esa dirección». Según el Wall Street Journal , anticipó una «reestructuración curricular más amplia» después de completar un proyecto para cambiar las aulas saudíes del uso de materiales impresos a tabletas electrónicas, lo que se esperaba que durara hasta tres años.

IV. ¿Han mejorado los libros en absoluto?

Absolutamente, y esto es importante reconocer mientras que al mismo tiempo no lo trata como una excusa para evitar plantear la cuestión urgentemente con Riyadh.

Algunos pasajes particularmente atroces evidentes en ediciones pasadas no han sido vistos en los libros de texto de tarde. Por ejemplo, he encontrado los Protocolos de los Ancianos de Sión , un notorio engaño antisemita, que se enseña en los libros de texto saudíes tan recientemente como 2015-2016, pero aún no lo he visto en los libros que he podido examinar para 2016-2017 . Mientras que los libros anteriores sauditas a menudo instruían a los estudiantes a «odiar» a los no creyentes, he visto menos de este lenguaje en la última edición. Más a menudo, tal lenguaje se enmarca en cierta forma con menos dureza, como una directiva de no ser amigo de los no creyentes porque dice que son enemigos de los musulmanes y Allah. Como se señaló anteriormente, los estímulos de la violencia aún están en el plan de estudios, pero también son menos comunes.

Simultáneamente, algunos pasajes que recomiendan la tolerancia se han agregado al curriculum durante los últimos dieciséis años. Ejemplos señalados este año por el Wall Street Journal incluyen: «el terrorismo es una forma de corrupción que Dios ha prohibido» y el terrorismo «no puede considerarse una forma de jihad islámica», «la oración de los oprimidos, ya sea musulmana o no -Muslim, se responde, «y» el Islam está deseoso de fortalecer vínculos de amor y fraternidad «.

El informe de 2012 de la ICRD sobre los libros de texto saudíes también encontró una serie de pasajes positivos que se habían añadido al plan de estudios, a pesar de que seguía habiendo extensa incitación. Ejemplos positivos citados por ICRD incluyen: dos pasajes que describen a algunos o todos los «pueblos del libro» (cristianos, judíos y musulmanes) como «creyentes», un pasaje sobre los derechos humanos bajo el Islam que declara «un árabe no tiene superioridad sobre un No árabe «, un pasaje que dice que el Corán» nos ordena tratar a los padres bien y con respeto, sin importar si son musulmanes o no musulmanes «, y un pasaje que especifica que» tratar a un kafer pacífico [infiel o no creyente ] Amablemente … no se considera la lealtad prohibida. «

Arabia Saudita también ha gastado abundantemente en la formación de profesores y ha ampliado la enseñanza de materias STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas), por lo que recibe frecuentes elogios de Estados Unidos. Pero los críticos señalan con razón que estos proyectos a menudo se utilizan como una distracción del principal problema para los intereses de EE.UU.: la reedición continuada de la incitación año tras año por un aliado de EE.UU. en su plan de estudios de las escuelas públicas.

V. ¿Por qué la política estadounidense necesita cambiar?

El enfoque estadounidense por defecto de esta cuestión es básicamente esperar y ver, lo que el ex funcionario del Departamento de Estado Thomas Farr calificó de «ningún sentido particular de urgencia» en 2008. Y aunque los burócratas de nivel de trabajo tratan esporádicamente de analizar esta cuestión, carecen Los recursos, la autorización y el mandato de hacerlo en profundidad y regularidad suficiente para tener suficiente impacto. También carecen del apoyo necesario de los líderes estadounidenses, que casi nunca plantean los libros de una manera seria, detallada y sostenida con sus contrapartes sauditas.

Este enfoque es una fórmula para el fracaso.

Más de una década y media ha pasado desde el 11 de septiembre, y sin embargo, millones de niños saudíes han seguido siendo objeto de estas inhumanas lecciones. Sin lugar a dudas, esta incitación ha hecho que Estados Unidos y nuestros aliados sean menos seguros, lo que facilita a los grupos terroristas que estamos luchando -y que apuntan al propio reino- atraer nuevos reclutas potenciales.

A Arabia Saudita no se le ha dado un incentivo suficiente para emprender los cambios necesarios en sus libros de texto en un plazo suficientemente urgente. El fracaso en lanzar un esfuerzo concertado para abordar los libros de texto saudíes ahora significaría también perder un momento de inusual apalancamiento estadounidense con Riyadh.

Los dirigentes saudíes están tan ansiosos de ver al equipo de Trump seguir adelante con su dura retórica con respecto a Irán que están dispuestos a esforzarse por mantenerse en las buenas gracias de Estados Unidos. Además, la campaña del reino para movilizar la presión internacional contra las imprudentes políticas de Qatar significa que Arabia Saudita ahora tiene una motivación extra para responder a las preocupaciones públicas o privadas sobre su propio registro.

VI. Contraargumentos comunes

He encontrado varios contraargumentos principales a la perspectiva de que Estados Unidos debe presionar a Riyadh más activamente para eliminar la incitación antisemitas o anticristianos de sus libros de texto.

El más razonable -con el que todavía no estoy de acuerdo- es que hacer una prioridad fuera de la cuestión de los libros de texto no puede hacerse sin sacrificar otros intereses americanos importantes que pertenecen a los saudíes. Los responsables de la formulación de políticas pueden y deben debatir sobre la mejor manera de plantear esta cuestión sin deshacerse de otras prioridades críticas con Riyadh.

En primer lugar, algunos argumentan que sería hipócrita para los Estados Unidos, que estaba fundado en la libertad religiosa, decirle a otra nación lo que debía creer. Pero plantear esta cuestión no es lo mismo que dictar a los ciudadanos saudíes qué creencias privadas deberían tener. Se está suplicando a un gobierno aliado de Estados Unidos que deje de publicar pasajes en documentos estatales que amenacen las libertades religiosas y el derecho a la vida de los demás, especialmente cuando los propios funcionarios saudíes han reconocido que algunos pasajes de su currículo fomentan el extremismo o siembran discordia.

Otros sostienen que la presión externa hace más difícil para Arabia Saudita reformar sus libros de texto porque alienta a los partidarios de la línea dura a cavar en sus talones. Los conservadores y los predicadores sin duda se preocupan por este asunto; Pero lamentablemente, abordar la incitación en los libros de texto nunca ha sido una prioridad para los gobernantes del reino. De lo contrario, deberían haber sido capaces de resolver el problema por ahora sin compromiso externo, como nos aseguró repetidamente que sucedería.

En cambio, el compromiso más explícito del gobierno saudí para abordar este tema se produjo en 2006, sólo dos semanas después de que el informe de Nina Shea sobre los libros de texto saudí revelara que las afirmaciones del reino de haber resuelto la incitación religiosa extremista en sus libros de texto eran inexactas. Mientras que los chiítas saudíes que encuentro -las víctimas de esta incitación- tienden a defender la presión estadounidense sobre la cuestión de los libros de texto, suelen ser los sunitas cercanos al régimen o los estadounidenses los que se centran en obtener cooperación saudita en otros temas -que afirman que presionar a los saudíes lesionaría En lugar de ayudar a la reforma de libros de texto saudita.

Otro argumento frecuente es la afirmación de que los gobernantes musulmanes observadores como los saudíes son simplemente religiosamente incapaces de eliminar directivas sagradas de los textos estatales. Pero hay muchas naciones de mayoría musulmana con gobernantes musulmanes que optan por no escribir tales formas atroces de incitación en su currículo estatal. No hay estorbo religioso que obligue inequívocamente que el libro de texto de un estado musulmán debe enfatizar líneas o lecciones particulares de las Escrituras. Y hay muchas líneas de las cuales dibujar en el Corán y sus comentarios que favorecen la coexistencia, la compasión, la tolerancia y la paz. Por ejemplo, el rey Salman y su predecesor Abdullah han subrayado admirablemente el dicho coránico de que «no hay compulsión en la religión». También ha sido argumentado persuasivamente por el ICRD que, El Corán es considerablemente menos negativo hacia los cristianos y los judíos que el plan de estudios saudita. Más aún, algunas de las lecciones de estos libros -como los que piden matar a la gente por actos considerados inmorales- son aún más extremas que la política saudita, ya que no aclaran que tal matanza sólo debe ser conducida por el Estado y que la barra Pues esas ejecuciones deberían ser prohibitivamente elevadas.

Finalmente, algunos argumentan que los gobernantes saudíes son simplemente incapaces de hacer avanzar la reforma de los libros de texto más rápidamente porque dependen abyectáneamente del establecimiento clerical conservador del reino. Y mientras que los gobernantes saudíes buscan a los clérigos de alto nivel para el apoyo del régimen, también son capaces de hacer la reforma del libro de texto una mayor prioridad relativa entre otros temas culturalmente contenciosos que el gobierno saudita está tratando de avanzar – «El año pasado y trabajando para abrir un nuevo parque de atracciones Six Flags. El establishment clerical desconfiaba de estos movimientos, pero el gobierno avanzó con éxito. De hecho, los gobernantes sauditas han sido históricamente capaces de implementar reformas importantes a pesar de la renuencia del clero cuando se adapta a las necesidades del Estado, como la abolición de la esclavitud,

VII. Recomendaciones de política

Más de quince años después del 11 de septiembre, es lamentable que todavía necesitamos estar aquí hoy para discutir la incitación religiosa extremista continua en los libros de texto publicados por el gobierno de un aliado estadounidense fundamental. Pero la buena noticia es que hay mucho que los miembros del Congreso pueden hacer para marcar la diferencia si deciden actuar.

     1. Exigir exámenes públicos oportunos, detallados y anuales de los libros de textos religiosos

En su informe anual más reciente, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos pidió que el Poder Ejecutivo «emprenda y publique una evaluación anual de los libros de texto religiosos pertinentes del Ministerio de Educación para determinar si se han eliminado pasajes que enseñan intolerancia religiosa». Debe aprobar una legislación que exija al Poder Ejecutivo que haga exactamente eso y debe asignar los fondos apropiados para hacerlo. Una legislación de este tipo debería exigir que los informes públicos sean tan detallados como sea posible, incluyendo citas completas de todos los pasajes que puedan ser vistos como alentadores de la violencia o que sean despectivos hacia los adherentes de otras religiones. Debería exigir que los Estados Unidos completará su revisión dentro de los 90 días desde el comienzo del nuevo año escolar saudita cada septiembre para asegurar que sus resultados sean válidos por un tiempo suficiente para que los funcionarios estadounidenses puedan involucrarse ampliamente con Riad mientras los libros todavía estén vigentes y antes de que finalice la redacción de la próxima edición. Si los funcionarios sauditas no hacen los libros disponibles a tiempo para tal evaluación, los Estados Unidos deben revisar la renuncia de larga data de Arabia Saudita bajo la Ley de Libertad Religiosa Internacional, otorgada en 2006 en parte basándose en la seguridad de que sus libros de texto serían revisados ​​completamente hace mucho tiempo. La legislación también debe requerir que copias de estos libros estén disponibles en la Biblioteca del Congreso para investigadores privados y personal del Congreso. Los funcionarios pueden comprometerse extensamente con Riyadh mientras que los libros son todavía actuales y antes de que la redacción de la edición siguiente sea finalizada.

Si los funcionarios sauditas no hacen los libros disponibles a tiempo para tal evaluación, los Estados Unidos deben revisar la renuncia de larga data de Arabia Saudita bajo la Ley de Libertad Religiosa Internacional, otorgada en 2006 en parte basándose en la seguridad de que sus libros de texto serían revisados ​​completamente hace mucho tiempo. La legislación también debe requerir que copias de estos libros estén disponibles en la Biblioteca del Congreso para investigadores privados y personal del Congreso. Los funcionarios pueden comprometerse extensamente con Riyadh mientras que los libros son todavía actuales y antes de que la redacción de la edición siguiente sea finalizada. Si los funcionarios sauditas no hacen los libros disponibles a tiempo para tal evaluación, los Estados Unidos deben revisar la renuncia de larga data de Arabia Saudita bajo la Ley de Libertad Religiosa Internacional, otorgada en 2006 en parte basándose en la seguridad de que sus libros de texto serían revisados ​​completamente hace mucho tiempo.

La legislación también debe requerir que copias de estos libros estén disponibles en la Biblioteca del Congreso para investigadores privados y personal del Congreso. Concedido en 2006 en parte basado en garantías de que sus libros de texto serían revisados ​​completamente hace mucho tiempo. La legislación también debe requerir que copias de estos libros estén disponibles en la Biblioteca del Congreso para investigadores privados y personal del Congreso. Concedido en 2006 en parte basado en garantías de que sus libros de texto serían revisados ​​completamente hace mucho tiempo. La legislación también debe requerir que copias de estos libros estén disponibles en la Biblioteca del Congreso para investigadores privados y personal del Congreso.

     2. Exigir una Evaluación de la Exportación Saudita de Incitación

Dirigir a la comunidad de inteligencia de Estados Unidos para que vigile casos en los que la exportación de mensajes religiosos respaldada por el gobierno de Arabia Saudita incluya propagar la incitación y asignar los recursos apropiados para hacerlo. Mandatar informes gubernamentales únicos o en curso al Congreso sobre el asunto, principalmente en un formato no clasificado y con un anexo clasificado, si es apropiado, pero sólo en la medida necesaria para proteger las fuentes y los métodos.

     3. Insistir en la Nombramiento de los Enviados de los Estados Unidos

Aproximadamente medio año ha pasado, y sin embargo, en el momento de escribir esto, la nueva administración estadounidense todavía no ha elegido a un candidato para embajador en Arabia Saudita. Asimismo, no ha nombrado a un embajador en general para la libertad religiosa internacional, un representante especial para las comunidades musulmanas, un enviado especial para vigilar y combatir el antisemitismo o un enviado especial para promover la libertad religiosa de las minorías religiosas en el Cercano Oriente y Sur y Asia Central con el rango de embajador, a pesar de que tres de estos cuatro puestos están obligados por ley del Congreso. Los miembros del Congreso deben plantear esto con la administración en público y en privado hasta que los nominados para los cinco puestos hayan sido nombrados.

     4. Solicitar a Arabia Saudita que reemplace libros antiguos de ultramar

En su más reciente informe anual, la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de Estados Unidos pidió a los Estados Unidos que «presionen al gobierno saudí para que denuncie públicamente el uso continuado en todo el mundo de versiones antiguas de libros de texto saudíes y otros materiales que promueven el odio y la intolerancia» Hacer todo lo posible para recuperar o recomprar materiales previamente distribuidos que contengan intolerancia «. Los miembros del Congreso deben sumar su voz a esta convocatoria, tanto en público como en privado, y usar cartas o leyes para instar a la administración a que lo haga también .

     5. Fomentar el reinicio del diálogo estratégico entre Estados Unidos y Arabia Saudita

El gobierno de George W. Bush lanzó un diálogo estratégico anual con Arabia Saudita en 2005 para asegurar que los asuntos que preocupan a ambas partes tendrían una audiencia completa, incluso cuando los principales líderes están preocupados por otros asuntos. Ese diálogo caducó durante la administración Obama, pero debería ser reiniciado. Se dice que el nuevo príncipe heredero de Arabia Saudita apoya tal idea. Uno de los grupos de trabajo debería estar expresamente diseñado para abordar las preocupaciones de los Estados Unidos sobre la incitación (en libros de texto y otros lugares) así como los derechos humanos, al mismo tiempo que ofrece a Arabia Saudita la oportunidad de defender los derechos y la dignidad de los musulmanes en América.

     6. Aumentar los libros de texto saudíes, públicos y privados, como un tema prioritario

Los miembros del Congreso deben plantear la cuestión de la incitación en los libros de texto saudíes tanto privada como públicamente. Deben alentar al presidente y al secretario de estado a que también lo hagan, e instar al Presidente Trump a que emita una directiva formal a los miembros del gabinete ya las agencias de Estados Unidos para que el tema sea una prioridad en las relaciones entre Estados Unidos y Arabia Saudita.

Mientras estuvo en Arabia Saudí en mayo, el Presidente Trump participó en la inauguración de un Centro Global de Lucha contra la Ideología Extremista, que predijo «hará historia». Reflexionando sobre su visita al reino varias semanas más tarde, instó a todas las naciones a «dejar de enseñar Gente para matar a otras personas. Dejen de llenar sus mentes de odio e intolerancia «. Trump dijo que no» nombraría a otros países «además de Qatar, pero sin abordar la cuestión de los libros de texto saudíes más directamente, nuestros aliados saudíes seguirán simplemente haciendo lo que han estado haciendo: reimprimir el año de incitación Después del año, mientras que la reducción en los bordes. Mientras tanto, estos libros profundamente problemáticos serán entregados a otra generación de niños en edad escolar.

David Andrew Weinberg es miembro de la Fundación para la Defensa de las Democracias. Se especializa en Arabia Saudita y los estados del Golfo.

Fuente: http://www.longwarjournal.org/archives/2017/07/analysis-saudi-arabias-troubling-educational-curriculum.php

Imagen t0mada de: https://counterjihadnews.files.wordpress.com/2016/08/cropped-better-new-banner1.jpg

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.