Italia: Las periferias transformadas en centros industriales no han dejado de ser periféricas (Luciano Vasapollo, Rita Martufi)

Las periferias transformadas en centros industriales no han dejado de ser periféricas (Luciano Vasapollo, Rita Martufi)

La crisis ha acentuado la aparición de contradicciones entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE), es decir, el choque de diferentes polos imperialistas, dejando al descubierto los diferentes intereses existentes hasta ahora. Sin embargo, los últimos acontecimientos parecen desmentir la visión teórica de un enfrentamiento que involucra solo a los polos de Europa y Estados Unidos. En definitiva, es necesario analizar las complejas fracturas creadas por la pérdida de la hegemonía estadounidense, en ámbitos poco considerados por un marxismo que ha pecado a menudo de eurocentrismo. Las posiciones que coinciden con el antiimperialismo y el antiamericanismo están ya ampliamente superadas por más de treinta años de evolución histórica de los métodos de aplicación del capitalismo.

A partir de los años ochenta, los izquierdistas políticos y culturales occidentales empezaron a utilizar el término despectivo de “tercermundismo” para rechazar la teoría de la dependencia y las categorías de desarrollo desigual y subdesarrollo desarrolladas por autores como Paul Baran, Samir Amin, Gunder Frank, Hosea Jaffe y Giovanni Arrighi. Este pensamiento estaba ligado a las teorías que, desde Rosa Luxemburgo hasta Nancy Fraser, sostienen la necesaria presencia de factores exógenos, incluidos los relativos a las periferias, en el proceso económico (economías no capitalistas del Tercer Mundo) para permitir una alimentación continua de la acumulación ampliada.

En su obra, Samir Amin ha mostrado cómo las periferias transformadas en centros industriales no han dejado de ser periféricas y que, a pesar de estar integradas en el sistema capitalista, siguen (con importantes excepciones como China) enclavadas en el subdesarrollo. Esto se debe a que Estados Unidos, Europa y Japón se benefician del poder de los “cinco monopolios”: dominio y control exclusivos sobre los flujos financieros, las tecnologías avanzadas, los medios de comunicación de masas, los recursos naturales estratégicos y los medios de destrucción masiva. Estos monopolios garantizan a los titulares de los ingresos pasivos mientras colaboran con otros países como “subcontratistas”.

En resumen, extraen un tributo colonial del resto del mundo y lo reparten a favor de enormes apropiaciones. Los síntomas de esta condición son la estructura monopólica del comercio, el peso estratégico de la inversión extranjera, la industria subordinada a la metrópoli, la concentración de la propiedad de la tierra, la hipertrofia del sector de los servicios y una polarización entre centros y periferias aún más radical que la actual en los países occidentales.

Los desafíos del socialismo en el siglo XXI —y esto es lo que enfrentan las revoluciones en Cuba y Venezuela, es decir, las relaciones internacionales entre pueblos y gobiernos progresistas revolucionarios y democráticos, frente a un capitalismo agresivo, luchando contra una crisis estructural de más de treinta años y con la elaboración de una estrategia sistemática de guerra imperialista— son complejos, sobre todo porque es necesario retomar —después de 1989— el camino de la construcción de la sociedad socialista de tal manera que desaparezcan las referencias internacionales.

Los gobiernos de Cuba y Venezuela han implementado medidas muy avanzadas de carácter económico-social, igualitario y universal, además de las condiciones reales de sostenibilidad de la estructura económico-productiva; por ejemplo, con una fuerte cobertura de seguridad social universal que ha garantizado y garantiza el trabajo para todos, la vivienda para todos, la educación y la salud gratuitas para todos, el deporte gratuito para todos.

Luciano Vasapollo

Fuente de la Información: https://www.farodiroma.it/las-periferias-transformadas-en-centros-industriales-no-han-dejado-de-ser-perifericas-luciano-vasapollo-rita-martufi/

 

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.