Page 3 of 19
1 2 3 4 5 19

Uganda: Kadaga summons Janet, Kasaija over university reopening

Kadaga summons Janet, Kasaija over university reopening

The speaker of parliament, Rebecca Kadaga has summoned the minister of Education and Sports, Janet Museveni together with Finance minister, Matia Kasaija in regards to the scheduled re-opening of universities.

Kadaga’s directive followed her interface with guild leaders from different public and private universities on Wednesday. During the meeting, the guild leaders raised concern over the preparedness of their institutions, as well as demands for 100 per cent tuition payment despite the financial crisis occasioned by the COVID-19 pandemic.

The guild leaders were from Makerere University, Kyambogo University, Uganda Christian University (UCU) and Uganda Martyrs’ University.

The group led by the Makerere University guild president Julius Katerega and UCU’s guild president Timothy Kadaga presented a petition to the speaker, in which, they prayed that final students with fees challenges are allowed to sit for examinations and required to complete their payment upon accessing transcripts.

“In recognition of the financial challenges all academic institutions have faced following their closure for the last six months, the government should provide a stimulus package to enable them get back on their feet. Online learning should also be suspended because it’s discriminatory in nature and inefficient especially to medical students whose curriculum requires 85 per cent physical interaction between lecturers and students,” reads part of the petition.

Lawel Joshua Muhwezi, Makerere University guild speaker added that necessary preparations should also be made to make sure that continuing students report back to school physically. He argued that the COVID-19 standard operating procedures among students are easier to regulate whey they are in institutions of learning as opposed to when they are in the community.

Timothy Kadaga also appealed that private universities are exempted from paying taxes during the pandemic in order to ease their financial burden.

In reaction to the petition, the speaker noted that parliament may not convene for full sitting for the next two weeks and so proposed a meeting between the ministers of Education, Finance, students and university vice chancellors to iron out the issues.

She wondered the basis of reopening institutions and locking out continuing students. She directed that the meeting between the officials happens next week at her chamber

Fuente de la Información: https://observer.ug/news/headlines/66990-kadaga-summons-janet-kasaija-over-university-reopening

 

Comparte este contenido:

Escuelas comienzan a ofrecer clases en línea en Uganda

África/Uganda/30-08-2020/Autor(a) y Fuente: Spanish. xinhuanet. com

Maestras de preescolar enseñan palabras en inglés a los niños durante una clase en línea en Kampala, capital de Uganda, el 22 de agosto de 2020. Las escuelas han comenzado a ofrecer clases en línea en el país de Africa oriental. (Xinhua/Nicholas Kajoba)

UGANDA-KAMPALA-COVID-19-CLASES EN LINEA

KAMPALA, 22 agosto, 2020 (Xinhua) — Maestras de preescolar realizan una presentación durante una clase en línea en Kampala, capital de Uganda, el 22 de agosto de 2020. (Xinhua/Nicholas Kajoba)

UGANDA-KAMPALA-COVID-19-CLASES EN LINEA

KAMPALA, 22 agosto, 2020 (Xinhua) — Una maestra de preescolar enseña palabras en inglés a los niños durante una clase en línea en Kampala, capital de Uganda, el 22 de agosto de 2020. (Xinhua/Nicholas Kajoba)

UGANDA-KAMPALA-COVID-19-CLASES EN LINEA

KAMPALA, 22 agosto, 2020 (Xinhua) — Una maestra de preescolar da una clase en línea para los niños en Kampala, capital de Uganda, el 22 de agosto de 2020. (Xinhua/Nicholas Kajoba)

UGANDA-KAMPALA-COVID-19-CLASES EN LINEA

KAMPALA, 22 agosto, 2020 (Xinhua) — Maestras de preescolar preparan materiales para la enseñanza durante una clase en línea en Kampala, capital de Uganda, el 22 de agosto de 2020. (Xinhua/Nicholas Kajoba)

Fuente e Imagen: http://spanish.xinhuanet.com/photo/2020-08/26/c_139311971.htm

Comparte este contenido:

Uganda: Education ministry appeals to schools to wait for reopening guidelines

Education ministry appeals to schools to wait for reopening guidelines

Kampala, Uganda |  THE INDEPENDENT |  The Ministry of Education and Sports has advised administrators of schools and other educational institutions not to rush to set guidelines and dates on when they expect to reopen their gates for finalists.     

Recently, President Yoweri Kaguta Museveni who directed the closure of all educational institutions in March due to the outbreak of the Covid-19, allowed schools to open on June 4 but for only finalists in primary seven, senior four, senior six, and those in their final years in Universities and Tertiary Institutions.       

To this effect, the president noted that the education Ministry should come up with guidelines for reopening schools across the country. However, as students and parents remain anxious waiting for the dates to be announced,  the specific operating procedures are also yet to be released.       

As a result, several educational institutions, more so public universities across the country, have released their tentative reopening programs. For example, Makerere university has set June 20 as their reopening date, Kyambogo is targeting either June 20 or 28, Mbarara University of Science and Technology has announced June 8, while Busitema is tentatively set to open on June 13.       

In the same development, some of the said universities have also set guidelines and conditions for the finalists to access the universities. Gulu and Mbarara University of Science and Technology have already proposed to carry out a mandatory COVID-19 tests for all students among other interventions.     

However, Patrick Muinda, the Ministry of Education spokesperson, notes that educational institutions should patiently wait before they plan for any dates. He adds that the ministry is looking at all the aspects before they roll out the awaited plan.       

Muinda adds that the ministry is now at the final stage of the consultative process on the reopening of education institutions and later they will be embarking on consolidating information obtained from stakeholders including school heads, parents, teachers’ associations, and implementing partners.         

The ministry is expected to guide among other things the mode of reporting, fees policies, and transport of students for day students and for those in border districts where the ban on public transport has not been lifted among other items.     

Some sources have however intimated to this reporter that part of the delay to give out the plan is due to financing aspects. “You know this matter involves money. The ministry cannot just open up a school without prior preparations. I will give you a simple example; if the guidelines call for regular washing of hands, then who will meet the charges in public schools? that should be the government,” said the source.     

The source added the ministry among other things is still waiting to get an accelerating grant for the COVID-19 education response and recovery plan from the Global Partnership for Education – GPE. it is said that Uganda expects to get over USD 20 billion. Other countries like Rwanda, Zambia, Ghana, Malawi, Mozambique, and Tanzania have already benefited from the grant.

Fuente de la Información: https://www.independent.co.ug/education-ministry-appeals-to-schools-to-wait-for-reopening-guidelines/

Comparte este contenido:

COVID-19: 82% of Ugandan students unable to get online

COVID-19: 82% of Ugandan students unable to get online

  • Written by URN
The closure of schools as a result of the COVID-19 pandemic have exposed startling divides in digitally-based distance learning, according to data from the UN education and the cultural agency, UNESCO.The pandemic has forced school closures in 191 countries, affecting at least 1.5 billion students and 63 million primary and secondary teachers. But nearly half of all students currently out of the classroom do not have access to a computer, while many are still struggling to access the internet at home.

In Uganda, where more than 15 million learners were affected by the lockdown, nearly 90 per cent do not have household computers while 82 per cent are unable to get online.

Similar figures cut across the entire sub-Saharan Africa region, according to figures compiled by the Teacher Task Force, an international alliance coordinated by UNESCO, using data from the UN agency’s Institute for Statistics and the International Telecommunication Union (ITU).
“These inequalities are a real threat to learning continuity at a time of unprecedented educational disruption”, said Stefania Giannini, the UNESCO Assistant Director-General for Education.

The record shows that although having a mobile phone can support young learners, in accessing information or connecting with their teachers, many learners in sub-Saharan Africa live in areas that are not served by mobile networks.

Teachers also are struggling with the rapid transition to online learning, even those in countries with reliable infrastructure and household connectivity. They also need to be trained to deliver distance and online education. Again, countries in sub-Saharan Africa face the greatest challenges.

“While efforts to provide connectivity to all must be multiplied, we now know that continued teaching and learning cannot be limited to online means”, UNESCO director general Audrey Azoulay said and observed a need to support other alternatives including the use of community radio and television broadcasts, and creativity in all ways of learning, in order to lessen already existing inequalities.

Early this week, Education minister Janet Museveni announced that the government had produced a framework to provide continuity for learning, as the country remains under lockdown.

Part of the plan was to deliver lessons through radio’s and television and delivering pre-recorded learning materials to learners through the local government.

Fuente de la Información: https://observer.ug/education/64487-covid19-82-of-ugandan-students-unable-to-get-online

 

Comparte este contenido:

Uganda: Las ugandesas publican el nombre de sus violadores en Twitter

África/Uganda/12 Marzo 2020/elpais.com

#FreeSheena ha sido la última campaña digital de apoyo a una joven activista detenida por denunciar en la red social casos de violaciones y abusos sexuales y animar a que más mujeres lo hagan

“El sistema sigue siendo sexista y continúa acosando a las supervivientes de la violencia sexual. Antes de llegar delante de un juez, depende de la policía cómo se presenta un caso y, hasta ahora, no han sido capaces de abordarlos desde una perspectiva no sexista”. Así es como explica Rosebell Kagumire, una conocida periodista y activista feminista ugandesa, la penúltima campaña digital de defensa de los derechos de las mujeres en su país, #FreeSheena. El movimiento feminista en este país de África Oriental ha conseguido protagonismo en los últimos años porque está explotando las herramientas digitales en un entorno en el que la libertad de expresión no está garantizada. Pero, también, porque es la válvula de escape de la reivindicación de un cambio radical de sistema.

El escándalo llamó a las puertas de la sociedad ugandesa desde Twitter mientras el año 2020 se desperezaba. En realidad, se había fraguado antes de que expirase 2019. Sheena Ahumuza Bagaine, una joven activista feminista, intercambiaba mensajes con unas amigas sobre el fin de semana cuando apareció una referencia a una situación de abuso por parte de un conocido de varias de ellas. Alguien, en esa conversación digital, pidió la identidad del sujeto para evitar que otras mujeres sufriesen sus abusos. Sheena no lo dudó y dio el nombre del individuo. Era el 30 de diciembre de 2019. A partir de ahí se desencadenó una discusión, entre usuarios y usuarias: unos defendían que ese tipo de acusaciones se deben presentar frente a las autoridades y otros consideraban que los abusadores deben ser expuestos públicamente; los conocidos del sujeto defendían su honorabilidad y otras mujeres aseguraban haber sido acosadas.

Mientras tanto, la usuaria que había lanzado la denuncia empezó a recibir mensajes de mujeres. Unas reforzaban la acusación del individuo; otras, ampliaban la lista de agresores compartiendo con ella sus experiencias de abuso. La conversación generó una corriente de discusiones, algunas acaloradas, pero también mucha solidaridad, sensibilidad y debate en torno al papel de las redes sociales en la denuncia de la violencia sexual.

Sheena decidió que debía hacer públicos esos nombres y el 2 de enero lanzó la apuesta definitiva: un hilo en el que compartía las capturas de pantalla de los mensajes que otras mujeres le habían enviado explicándoles sus experiencias, exponiendo a sus presuntos agresores con nombres y apellidos. “Algunos pueden ser desgarradores, pero un amigo tuyo puede ser un abusador”, advertía.

TASHA.@sheena_sheenzy

Lizard goes by the name Muneza. Come and fight me I’m ready https://twitter.com/michellerutagye/status/1211611440701984768 

Michü✨@michellerutagye

There is a little smelly lizard that thinks it can get away with rape, stealing phones actually stealing everything and beating girls!!! The list is endless. But karma is coming very soon. Watch your back lizard!!!

64 personas están hablando de esto

Una decena de hombres aparecían en estos mensajes. Y se desató la tormenta, los retuits, las disputas y las discusiones, incluidas las amenazas, pero también otros mensajes de contenido parecido y muchos animando a la tuitera y transmitiendo su apoyo. De nuevo, las redes en Uganda eran sacudidas por un escándalo que expone la violencia sexual que sufren las mujeres de manera habitual.

Uno de los aludidos advirtió a través de sus abogados a Sheena Ahumuza Bagaine que presentaría una denuncia judicial si no retiraba los tuits, pedía disculpas y pagaba 2.000 millones de chelines ugandeses (algo menos de 500.000 euros) en concepto de reparación de daños causados. La activista publicó un discreto “Vamos a la guerra” en Twitter.

El 20 de febrero, la comunidad de activistas digitales feministas ugadensas estaba de celebración: festejaban la sentencia absolutoria que había devuelto la libertad a Stella Nyanzi, todo un símbolo para este colectivo. La académica y escritora ugandesa fue detenida en noviembre de 2018, tras una acusación de ciberacoso contra el presidente Yoweri Museveni, por un poema publicado en Facebook en el que deseaba que nunca hubiese nacido. Nyanzi fue condenada a un año y medio de cárcel en agosto de 2019. Pero después de casi 15 meses de prisión preventiva, otro tribunal revocó la sentencia y ordenó su liberación.

Las activistas no tuvieron tiempo suficiente para festejar porque ese mismo día se extendió la noticia de la detención de Sheena Ahumuza Bagaine, curiosamente, para responder de los mismos cargos de ciberacoso en sus tuits. La comunidad de activistas desplegó inmediatamente la campaña #FreeSheena: una denuncia pública y una llamada de atención a las autoridades.

Las redes transmitían la indignación de activistas y usuarios no necesariamente comprometidos. La policía no había aclarado los casos de abusos, asaltos, acoso y violencia sexual que se habían hecho públicos en los mensajes del mes de enero de las redes sociales, pero actuaban contundentemente contra la autora de los mensajes.

La actividad fue intensa y, de nuevo, despertó en el país el debate acerca de la desigualdad y de la inseguridad de las mujeres. Los colectivos de defensa de sus derechos no se cansan de denunciar el creciente clima de violencia basada en el género y, sobre todo, las consecuencias para las víctimas y para la sociedad, porque se está transmitiendo una peligrosa sensación de impunidad. Una de las advertencias más repetidas durante la campaña de apoyo era que el arresto de Sheena mandaba a las víctimas el mensaje de no denunciar y seguir en silencio.

TASHA.@sheena_sheenzy

So here we are. This thread is exposing rapists and rape apologists! Feel free to add yours in case I missed out some . I will be sharing stories and names according to the DMs I received. Some are heartbreaking but a friend can be another woman’s abuser. I hope you’re shaking.

1.113 personas están hablando de esto

La campaña, en todo caso, fue tan corta como intensa. Al día siguiente de su detención, Sheena Ahumuza Bagaine fue puesta en libertad bajo fianza. En la estela de esa acción digital quedaba de nuevo una muestra de la resistencia de la comunidad feminista ugandesa y el debate social pendiente.

La también activista feminista Twasiima Patricia Bigirwa es categórica: “Está claro que el sistema perpetua los abusos, en Uganda se ha institucionalizado. El sistema que debería proteger a las víctimas, en realidad, les inflige más daño. Si sufres abusos, si has sido violada, si has sido asaltada y te has dirigido al sistema que tiene que protegerte, si has ido a la Justicia o a la Policía para que te proteja, te das cuenta de que termina en nada, porque es un sistema opresor. Tenemos que entender que el problema tiene que ver con una profunda estructura de desigualdad que incluye a nuestra policía, nuestros funcionarios, nuestras leyes y nuestras estructuras de decisión”.

Bigirwa recuerda, además, que hay muchos casos en los que el sistema incluso “protege a los agresores” y destaca las noticias en las que miembros de algunas instituciones aparecen implicados en casos de violencia u “oficiales de policía que escriben en periódicos artículos en los que se justifica la violación”. “Tenemos a legisladores que justifican la violencia contra las mujeres y siguen haciendo leyes”, se lamenta antes de sentenciar: “El sistema está yendo por un camino que muestra que las víctimas ni siquiera pueden acceder a la Justicia”.

Este contexto es el que explica para Bigirwa, pero también para Rosebell Kagumire, que las denuncias se realicen en las redes sociales y no ante la Policía o los jueces. “Se usa a la Policía”, advierte Kagumire, “para detener a las mujeres que hablan. Así es como se usa el mismo sistema que no protege a las mujeres y no investiga los casos de violencia sexual”. Y añade que la corrupción existente “implica que cualquier persona con dinero puede hacer que la Policía no escuche a las supervivientes y que se incremente el estigma”. Precisamente porque las muestras de valentía no significan que se haya reducido esa marca social, en la que insiste Twassiima Patricia Bigirwa: “Las mujeres no ganan nada denunciando una violación. Se habla de campañas de descrédito, pero es que ellas siempre van a salir perdiendo”. Y las dos activistas recuerdan el caso de Samantha Mwesigye, una funcionaria del Ministerio de Justicia que después de denunciar a un superior perdió su trabajo.

mjalti@tastefullysaucy

Arresting a woman that was brave enough to speak out on behalf of rape victims might intimidate many victims but it will not silence us! We will continue reporting your sons that you’ve raised to be so entitled to women’s bodies! We will not stop!

84 personas están hablando de esto

En todo caso, para Kagumire, el ejemplo de #FreeSheena y otras campañas anteriores, así como el uso de las redes sociales en las reivindicaciones feministas, está demostrado a las jóvenes ugandesas que pueden romper las barreras de silencio y denunciar sus experiencias. “Las herramientas digitales son un instrumento clave para mostrar que las mujeres jóvenes no están solas, aunque en ese caso Uganda no es una excepción”, señala Kagumire. Ella considera que estos dos recientes episodios, la liberación de Stella Nyanzi y la campaña de solidaridad con Sheena Ahumuza Bagaine, son “victorias de batallas”, pero que “hasta que las mujeres dejen de ser arrestadas en estas situaciones y no tengan que temer por sus vidas, no se podrá considerar una victoria total”.

Por su parte, Twassiima Patricia Bigirwa coincide en que no se pueden considerar victorias totales, “porque ni Stella ni Sheena deberían haber sido detenidas”. Para ella, “lo que muestran estas acciones no es que se haya ganado el combate, sino que las mujeres ugandesas rechazan la situación y van a seguir luchando”.

Fuente e imagen tomadas de: https://elpais.com/elpais/2020/03/09/planeta_futuro/1583765473_482998.html

Comparte este contenido:

Médica Irene Kyamummi, premiada por reducir mortalidad infantil en África

Redacción: El Comercio

La médica ugandesa Irene Kyamummi recibió este jueves 5 de marzo de 2020 en Madrid el Premio Harambee 2020 a la Promoción e Igualdad de la Mujer Africana por su participación en el programa ‘Children Health Project’ (CHEP), que tiene como objetivo disminuir la mortalidad y la malnutrición infantil en Kenia y que ahora quiere trasladar a su país.

«En los asentamientos de Nairobi donde nació el programa CHEP, la mortalidad infantil alcanza los 150 niños fallecidos menores de un año por cada 1 000 nacidos vivos», señaló la galardonada durante la rueda de prensa organizada por la ONG internacional Harambee, que otorga el premio.

Kyamummi, doctora en anestesia y cuidados intensivos, trabajó durante dos años en el proyecto y ahora, tras los buenos resultados logrados en Kenia, donde han logrado atender a más de 5 000 niños, quiere afrontar el «inmenso reto» de llevar esa iniciativa a su país natal.

En Uganda, con una población de más de 42 millones, «más de la mitad de la población son niños» (23 millones) y en las zonas rurales «tres de cada diez menores de cinco años sufren desnutrición y dos millones tienen retrasos en el crecimiento», señaló la premiada, que quiso recalcar también la importancia de fomentar «una cultura de la sanidad» en África.

Según Kyamummi, la cuarta de ocho hermanos y que desde pequeña quiso ser médica, se trata de atender no solo a los niños sino a los padres, lo que provoca un «efecto multiplicador» porque de esta manera «pueden cuidar mejor de sus hijos».

«Somos muchos los africanos que dedicamos nuestras vidas a promover la igualdad básica de niñas y niños. Mi deseo es que puedan vivir sanos y tengan la oportunidad de continuar una cadena de servicio al ciudadano», dijo la doctora, perteneciente a la tribu Baganda, el grupo étnico más grande de su país.

El presidente de Harambee en España, Antonio Hernández, destacó el «valor especial» del proyecto CHEP porque «nace de una realidad local» y no de «un despacho».

Irene Kyamummi, que siempre se ha involucrado en proyectos para ayudar a personas con pocos recursos, quiso compartir el galardón con las «miles de mujeres del África subsahariana» que «comienzan pequeñas empresas familiares».

«Los países de mi entorno, según el Banco Mundial, tienen la tasa de emprendimiento más alta del mundo, y es la única región en la que las mujeres están más dispuestas a emprender que los hombres. No quería dejar de compartir esta alegría, y este premio, con todas esas mujeres», aseguró.

Fuente: https://www.elcomercio.com/tendencias/kyamummi-premio-mortalidad-infantil-africa.html

Comparte este contenido:

Uganda: Una escuela de oficios para los huérfanos de Kampala

Redacción: El País

15 fotos

Una visita al centro de estudios Uganda Children’s Centre, que abrió sus puertas en 1998 en la capital del país africano, donde niños y adolescentes necesitados y sin familia son acogidos para aprender una profesión.

    • El centro de estudios Uganda Children's Centre nace en 1998 como escuela vocacional en Kampala, la capital de Uganda, Allí, niños y adolescentes necesitados son acogidos para aprender un oficio. En el año 2018, este país contaba con 42.7 millones de habitantes de los que el 23% se consideran analfabetos. Además, el 4% de la población está desempleada y otro 25% vive en límites de extrema pobreza.
      1El centro de estudios Uganda Children’s Centre nace en 1998 como escuela vocacional en Kampala, la capital de Uganda, Allí, niños y adolescentes necesitados son acogidos para aprender un oficio. En el año 2018, este país contaba con 42.7 millones de habitantes de los que el 23% se consideran analfabetos. Además, el 4% de la población está desempleada y otro 25% vive en límites de extrema pobreza.
    • Instituto Makindye es el nombre que recibe este centro debido a la demarcación territorial en la que se encuentra, dentro del distrito de Kampala. “Nosotros queríamos que el local estuviera más cerca de la gente de las comunidades locales”, afirma Fred Kakembo, director y cofundador de este proyecto.
      2. Instituto Makindye es el nombre que recibe este centro debido a la demarcación territorial en la que se encuentra, dentro del distrito de Kampala. “Nosotros queríamos que el local estuviera más cerca de la gente de las comunidades locales”, afirma Fred Kakembo, director y cofundador de este proyecto.
    • Uno de los problemas en Uganda es el alto índice de natalidad en mujeres que no cumplen la mayoría de edad. De acuerdo con el centro de estadística nacional, una de cada cuatro adolescentes, de entre 15 y 19 años, está embarazada.
      3. Uno de los problemas en Uganda es el alto índice de natalidad en mujeres que no cumplen la mayoría de edad. De acuerdo con el centro de estadística nacional, una de cada cuatro adolescentes, de entre 15 y 19 años, está embarazada.
  • Sarah Nalubwama Birungi es una estudiante que se esfuerza por conseguir el Certificado Nacional de Servicios Electrónicos, un título no muy común entre mujeres, y que requiere estudios en matemáticas. En ausencia de la profesora, ella realiza sus operaciones en la pizarra. El joven de la camisa de cuadros se llama Peter Sentume y es un huérfano patrocinado por una organización cristiana llamada Watato. También está decidido a terminar sus estudios.
    4. Sarah Nalubwama Birungi es una estudiante que se esfuerza por conseguir el Certificado Nacional de Servicios Electrónicos, un título no muy común entre mujeres, y que requiere estudios en matemáticas. En ausencia de la profesora, ella realiza sus operaciones en la pizarra. El joven de la camisa de cuadros se llama Peter Sentume y es un huérfano patrocinado por una organización cristiana llamada Watato. También está decidido a terminar sus estudios.
  • Algunos materiales y actividades de la clase de Física. Fred Kakembo, el director del centro, comenta lo mucho que admira a una de las profesoras especializadas en la materia, de nombre Itungo.
    5. Algunos materiales y actividades de la clase de Física. Fred Kakembo, el director del centro, comenta lo mucho que admira a una de las profesoras especializadas en la materia, de nombre Itungo.
  • Ivan Ogeng, estudiante de Ferretería, llegó al centro de la mano de SOS, un orfanato encargado del cuidado de niños que son abandonados por sus familias a las puertas del mismo centro, en contenedores de basura, o en similares circunstancias.
    6. Ivan Ogeng, estudiante de Ferretería, llegó al centro de la mano de SOS, un orfanato encargado del cuidado de niños que son abandonados por sus familias a las puertas del mismo centro, en contenedores de basura, o en similares circunstancias.
  • Uno de los oficios que ofrece este centro es el de peluquería y estética, elegido principalmente por mujeres adolescentes. Alguna de ellas ya son madres y deben asistir a la escuela con sus hijos para no perder la clase. Otras de las profesiones ofertadas son: informática, electrónica e instalaciones eléctricas, moda y diseño, restauración, forja, mecánica, fontanería, albañilería, decoración y organización de eventos, negocios y administración y gestión de empresas.
    7. Uno de los oficios que ofrece este centro es el de peluquería y estética, elegido principalmente por mujeres adolescentes. Alguna de ellas ya son madres y deben asistir a la escuela con sus hijos para no perder la clase. Otras de las profesiones ofertadas son: informática, electrónica e instalaciones eléctricas, moda y diseño, restauración, forja, mecánica, fontanería, albañilería, decoración y organización de eventos, negocios y administración y gestión de empresas.
  • Corte y confección es una de las profesiones estrella. En su mayoría acuden mujeres, aunque también hay algún hombre, como Israel Muluzi. Tiene 17 años y trabaja en una barbería por la tarde, después de las clases, para poder pagarse el curso y obtener el certificado en Moda y Diseño.
    8. Corte y confección es una de las profesiones estrella. En su mayoría acuden mujeres, aunque también hay algún hombre, como Israel Muluzi. Tiene 17 años y trabaja en una barbería por la tarde, después de las clases, para poder pagarse el curso y obtener el certificado en Moda y Diseño.
  • El material inicial y las herramientas para el aprendizaje de un oficio son donadas por patrocinadores en la mayoría de los casos. “Cuando el patrocinio termina, somos nosotros quienes los compramos con el dinero de la matrícula” dice Fred Kakembo. “Es un reto, puesto que las herramientas y equipos son muy caros ya que el Gobierno todavía no ha quitado los impuestos sobre esos productos. Ni siquiera aportan subvenciones para instituciones privadas” afirma el director.
    9. El material inicial y las herramientas para el aprendizaje de un oficio son donadas por patrocinadores en la mayoría de los casos. “Cuando el patrocinio termina, somos nosotros quienes los compramos con el dinero de la matrícula” dice Fred Kakembo. “Es un reto, puesto que las herramientas y equipos son muy caros ya que el Gobierno todavía no ha quitado los impuestos sobre esos productos. Ni siquiera aportan subvenciones para instituciones privadas” afirma el director.
  • Los estudiantes acuden a clase de forma voluntaria y comprometida. Según Fred Kakembo, director del centro, “Se puede decir que ellos son los que construyen este centro con su colaboración e implicación”.
    10. Los estudiantes acuden a clase de forma voluntaria y comprometida. Según Fred Kakembo, director del centro, “Se puede decir que ellos son los que construyen este centro con su colaboración e implicación”.
  • En el centro de formación, son los propios alumnos quienes deciden qué estudiar para ser profesionales en un oficio concreto y salir de la pobreza en la que se encuentran. Kampala cuenta con 47.730 huérfanos de 0 a 17 años de los que 41.848, de seis a 17 años, no están escolarizados.
    11. En el centro de formación, son los propios alumnos quienes deciden qué estudiar para ser profesionales en un oficio concreto y salir de la pobreza en la que se encuentran. Kampala cuenta con 47.730 huérfanos de 0 a 17 años de los que 41.848, de seis a 17 años, no están escolarizados.
  • Mercy Mwagala es una estudiante keniana de Moda y Diseño. Lleva dos años en la escuela, donde también reside. Sus padres, que viven en Kenia, pagan la matrícula del curso.
    12. Mercy Mwagala es una estudiante keniana de Moda y Diseño. Lleva dos años en la escuela, donde también reside. Sus padres, que viven en Kenia, pagan la matrícula del curso.
  • El número de estudiantes graduados en los últimos 10 años que ha obtenido un certificado profesional supera los 2.000.
    13. El número de estudiantes graduados en los últimos 10 años que ha obtenido un certificado profesional supera los 2.000.
  • Emma Semanza es un congolés que trabaja como cocinero del centro de estudios desde hace ocho años.
    14. Emma Semanza es un congolés que trabaja como cocinero del centro de estudios desde hace ocho años.
  • Aula de forja y herrería. En la imagen se aprecia el caos que reina en esta sala, llena de materiales donados por patrocinadores que pagan la matrícula de algunos de los alumnos.
    15. Aula de forja y herrería. En la imagen se aprecia el caos que reina en esta sala, llena de materiales donados por patrocinadores que pagan la matrícula de algunos de los alumnos.

    Fuente: https://elpais.com/elpais/2019/12/23/album/1577119202_301762.html#foto_gal_15

Comparte este contenido:
Page 3 of 19
1 2 3 4 5 19