Page 1 of 4
1 2 3 4

Deporte: Asociaciones feministas reclaman que la nueva Ley del Deporte no ponga en riesgo las categorías deportivas femeninas

Asociaciones feministas reclaman que la nueva Ley del Deporte no ponga en riesgo las categorías deportivas femeninas

Redacción Tribuna

La Alianza Contra el Borrado de las Mujeres inicia una campaña informativa dirigida a todas las Federaciones Deportivas para dar a conocer su propuesta de Enmiendas al proyecto de Ley de Deporte.

Estas enmiendas, enviadas también a los grupos con representación parlamentaria, están orientadas a salvaguardar las categorías deportivas  femeninas e impedir la ventaja competitiva de varones autoidentificados como mujeres en el deporte de competición.

Las enmiendas propuestas solicitan que el texto de la Ley del Deporte, que se halla en su fase final de tramitación parlamentaria, se comprometa en el fomento de la participación deportiva de las diferentes minorías sin perjudicar al deporte femenino y sin contradecir las políticas públicas enfocadas a acabar en la práctica deportiva con las desigualdades históricas entre mujeres y hombres.

Las enmiendas también reclaman que la nueva Ley de Deporte impulse el deporte femenino en todas las etapas y en todos los niveles y que se reconozca el papel fundamental que tiene la categorización por sexo en el deporte dadas las ventajas competitivas que tienen los varones. Las Enmiendas de la Alianza CBM ponen énfasis en que se sigan reconociendo las diferencias biológicas entre mujeres y hombres para garantizar el juego limpio en las competiciones.

Para las organizaciones de mujeres, esas diferencias biológicas se ignoran si se afirma, como hace el Proyecto de Ley de Deporte, que en la expedición de licencias “se garantizará la no discriminación por razón de orientación sexual, expresión de género o identidad sexual”.

Las organizaciones feministas consideran que efectivamente, no se pueden denegar licencias por motivos discriminatorios, pero una diferencia de trato basada en el sexo (o en la edad o la discapacidad) no constituye discriminación cuando esa característica es un requisito esencial para garantizar el juego limpio. Si, en la concesión de licencias, las Federaciones ignoran el sexo a favor del género con el que cada cual se identifique, se estará abriendo la puerta a que personas con corporalidad masculina puedan participar como mujeres en las competiciones femeninas.

“Ya conocemos y está documentado, afirma la Alianza CBM, que allí donde se está permitiendo la participación de varones autodeterminados como mujeres en las competiciones deportivas femeninas, se están arrebatando podios y medallas a las mujeres deportistas, menospreciando así su esfuerzo y su dedicación, que son sacrificados en aras de utilizar el deporte femenino para validar “identidades” y privilegiar competitivamente a cualquiera que se auto identifique como mujer”.

“Las organizaciones de mujeres, continúa la plataforma feminista,  ya hemos documentado que las ventajas competitivas que deparan las diferencias anatómicas a los varones, no desaparecen ni siquiera tras años de hormonación, dada su mayor densidad ósea, mayor capacidad pulmonar, mayor masa muscular, mayor tamaño o altura promedio. La reducción de testosterona a la que se someten varones que realizan una transición hormonal los sitúa en desventaja competitiva en relación con los varones, pero no los sitúa en un punto comparable al de una mujer. En todo caso, solo serían equiparables a una  mujer físicamente excepcional que tomase altas dosis de  sustancias prohibidas para obtener ventaja en el mundo deportivo.

Las Enmiendas de la Alianza CBM proponen que la histórica infrarrepresentación de las mujeres en  las entidades deportivas se corrija estableciendo  una representación de las mujeres no inferior al cuarenta por ciento, dando cumplimiento a lo establecido en la Ley Orgánica 3/2007 para la igualdad efectiva de mujeres y hombres.

La Alianza CBM ha solicitado una entrevista a las portavoces de las Comisiones de Deporte e Igualdad del Congreso y a los presidentes de las Federaciones Deportivas para trasladarles el contenido de las Enmiendas y otra documentación, como el libro Juego Limpio Para Las Mujeres, editado por esta plataforma de organizaciones feministas.

Fuente de la Información: https://tribunafeminista.elplural.com/2021/09/asociaciones-feministas-reclaman-que-la-nueva-ley-del-deporte-no-ponga-en-riesgo-las-categorias-deportivas-femeninas/

Comparte este contenido:

El mundo precisa de equilibrar el poder entre hombres y mujeres

El mundo precisa de equilibrar el poder entre hombres y mujeres

Las mujeres constituyen más de la mitad de la población mundial; sin embargo, sólo ostentan el 20% de los puestos de liderazgo. El Foro Generación Igualdad busca promover políticas e inversiones que conduzcan a la equidad entre mujeres y hombres en todos los ámbitos. António Guterres insta a combatir la cultura patriarcal y pide una participación igualitaria de las mujeres en la toma de decisiones.

Mientras el mundo lidia de manera desigual con los efectos del COVID-19, «una pandemia paralela e igualmente terrible” amenaza a la mitad de la población mundial, afirmó el Secretario General de las Naciones Unidas antes del inicio del Foro Generación Igualdad, refiriéndose a la violencia de género, un flagelo que ha aumentado de forma alarmante durante la emergencia sanitaria.

En el evento, realizado en París, Francia, bajo el auspicio de ese país en conjunto con México, António Guterres dijo este miércoles que la igualdad de género es básicamente una cuestión de poder.

“Una cuestión de poder en un mundo dominado por los hombres y con una cultura patriarcal”, recalcó Guterres llamando a conseguir recursos para equilibrar las relaciones de poder entre los géneros.

La reunión de tres días convocada por ONU Mujeres cuenta con líderes gubernamentales, empresariales y civiles de todo el mundo en París y en línea, con la intención de dar un impulso masivo a esa causa.

“Estamos viviendo una regresión inducida por varios líderes de movimientos políticos, económicos y religiosos de todo el mundo. (…) debemos hacer revertir el retroceso. Es una batalla ideológica contra las fuerzas conservadoras que se están desarrollando en todo el mundo y que debemos ganar”, advirtió Guterres.

Cinco prioridades

Para lograr el equilibrio de poder, identificó cinco prioridades, la primera de las cuales es conseguir la igualdad de derechos, ya que todavía existen muchas leyes discriminatorias en todo el mundo que precisan derogarse.

La segunda, explicó, es la paridad como instrumento para redistribuir el poder. “Paridad en las administraciones públicas, paridad en las empresas, paridad en los organismos internacionales y, especialmente, paridad a nivel de los centros de decisión”, abundó el titular de la Organización.

En tercer lugar, listó la urgencia de alcanzar una igualdad económica, así como laboral y de protección social, puesto que las mujeres llevan casi toda la carga de la economía del cuidado, un área que las ha absorbido más que nunca en el contexto de la pandemia.

Otro objetivo fundamental es detener la violencia de género y doméstica, un flagelo que Guterres exhortó a reconocer y colocar en el centro de todas las políticas nacionales e internacionales.

Asimismo, destacó la urgencia de incorporar a las nuevas generaciones a los mecanismos de toma de decisiones porque esta participación puede ser “otra herramienta fundamental para la igualdad de género”.

Lo que muestran los datos

Las mujeres constituyen más de la mitad de la población mundial; sin embargo sólo ostentan el 20% de los puestos de liderazgo, además de que cuentan por más de dos tercios de los 750 millones de personas adultas del orbe que carecen de conocimientos básicos de alfabetización.

Por otra parte, las mujeres representan menos del 30% de los investigadores del mundo, y las mujeres periodistas están más expuestas a agresiones, amenazas y ataques físicos, verbales o digitales que sus homólogos masculinos.

Las mujeres tienen un 24% más de probabilidades de perder sus trabajos que los hombres y pueden esperar que sus ingresos sean un 50% inferiores.

También tienen un 10% menos de probabilidades que los hombres de tener acceso a internet, lo que deja a 433 millones de mujeres del mundo sin ese vehículo de información y comunicación.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) asevera que todas las formas de discriminación por motivos de género violan los derechos humanos y obstaculizan la consecución de la Agenda de Desarrollo 2030 y sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La UNESCO considera que ofrecer a las niñas y los niños, las mujeres y los hombres por igual los conocimientos, valores, actitudes y aptitudes necesarios para hacer frente a las disparidades entre los géneros es un requisito para construir un futuro sostenible que beneficie a toda la población.

Los negocios pequeños liderados por mujeres han sido muy afectados por la crisis del COVID-19.

De las promesas a los hechos

La directora de ONU Mujeres aseveró que Generación Igualdad tiene que ver con el cambio. “Se trata de pasar de las promesas a los hechos” para hacer avanzar a las mujeres en todo el mundo.

En el evento, Phumzile Mlambo-Ngcuka anunció que los Estados miembros, el sector privado y otros actores internacionales asumieron cerca de mil compromisos para cambiar la vida de las mujeres, entre otras cosas cambiando las políticas.

Agregó, no obstante , que “la lucha tiene que continuar. (…)Tenemos que empujar hacia arriba todo el tiempo, para que haya una carrera hacia la cima”, apuntó.

Recursos

Mlambo-Ngcuka informó que los países del Sur Global, las organizaciones regionales, los jóvenes y los grupos de la sociedad civil “dieron un paso adelante” recaudando 40.000 millones de dólares, para empezar.

Por su parte, la canciller Angela Merkel declaró que Alemania invertiría 140 millones de euros adicionales, mientras que la Fundación Bill y Melinda Gates aportará 2100 millones de dólares para promover la igualdad de género a nivel global.

Fuente de la Información: https://news.un.org/es/story/2021/06/1493912

Comparte este contenido:

Las mujeres inmigrantes mantienen unida a la sociedad durante la pandemia

Las mujeres inmigrantes mantienen unida a la sociedad durante la pandemia

El año pasado se produjeron varios confinamientos como resultado de la pandemia, lo que repercutió profundamente en la educación, el empleo y la forma en que trabajamos a nivel mundial. Estos factores han tenido un efecto especialmente marcado para las mujeres.

 

Las escuelas, para más de 168 millones de niños en todo el mundo, estuvieron cerradas durante casi todo un año, lo que según UNICEF les obligó recurrir al aprendizaje a distancia desde casa. Durante los confinamientos, en la mayoría de los hogares,l as mujeres han sido las que han soportado la mayor parte de la carga de la educación en el hogar.

Mientras tanto, incluso cuando trabajar desde casa se ha convertido en la nueva normalidad, la pandemia ha provocado la pérdida de 24,7 millones de puestos de trabajo, según una estimación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Es probable que la desigualdad económica empeore, advierte la OIT, ya que la crisis del empleo afecta de manera desproporcionada a las mujeres y a los inmigrantes. En América Latina las frecuentes restricciones y confinamientos han marcado la vida durante la pandemia, cuyo impacto social ha recaído de manera desigual sobre las mujeres. Esto ha llevado a muchas mujeres a dejar la vida laboral debido a la creciente presión ejercida sobre ellas para cuidar a sus familias, especialmente porque la brecha salarial de género significaba que era posible que no fueran las principales aportadoras del hogar.

En los casos en los que las mujeres intentan conservar sus empleos, al tiempo que asumen la mayor carga de las tareas domésticas en comparación con los hombres, a veces, la única opción disponible, si pueden permitírsela, es contratar a un trabajador del hogar para que realice los diversos tipos de cuidados como cocinar, limpiar, cuidar a niños o a los ancianos, algo que no puede ser realizado fácilmente por una mujer que trabaje. Según datos proporcionados por la ONU en Mujeres en 2016, una de cada seis trabajadoras del hogar es una inmigrante; de estos trabajadores, el 73,4 por ciento son mujeres. Así que el trabajador del hogar es casi por norma una mujer inmigrante.

Debido a la naturaleza precaria de los trabajos del hogar y al insuficiente poder político de las empleadas del hogar, sus condiciones laborales son espantosas. Según datos proporcionados por Alliance for Solidarity, el 57% de quienes se dedican al trabajo doméstico carece de un horario laboral fijo. Eso significa que estas empleadas del hogar no controlan cuánto tiempo trabajan al día ni cuándo pueden salir de sus lugares de trabajo, tampoco controlan sus descansos ni el horario de sus comidas.

Empleadas del hogar

Durante la pandemia empeoró la situación de las trabajadoras del hogar. Y tuvieron que afrontar decisiones difíciles: o se quedaban en la casa de su empleador mientras durara el confinamiento y descuidaban por ello a sus propias familias, o elegían viajar y arriesgarse a perder sus trabajos porque sus empleadores temían que pudieran llevar el virus a sus hogares. Los sindicatos de las trabajadoras del hogar han protestado contra esta terrible disyuntiva. Pero sus voces no aparecen en los medios de comunicación, en gran parte porque estas mujeres se encuentran marginadas y son tratadas como partes invisibles de la sociedad. Las trabajadoras domésticas forman parte de una gran comunidad de trabajadoras informales, muchas de las cuales han mantenido unida a la sociedad durante esta pandemia. Son estas trabajadoras informales las que han estado atendiendo la distribución de alimentos, limpiando espacios públicos y trabajando en pequeñas tiendas de alimentación y otros comercios. Corren un alto riesgo de infectarse no solo por la naturaleza de su trabajo, sino también por sus largos desplazamientos en transporte público. En América del Sur, estos trabajos están en gran parte ocupados por mujeres migrantes, muchas de las cuales tienen un estatus de residencia inseguro.

«No tenemos derechos laborales, solo condiciones laborales»

Angélica Venega se fue de Perú a Chile para ganar más dinero y poder sufragar la educación de su hija. Un familiar la puso en contacto con Sinducap, un sindicato de trabajadores del hogar y de empleados en actividades afines. Sinducap, fundada en 1988, forma parte de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar. Sinducap, me dijo Venega, le permitió negociar las condiciones de trabajo claramente definidas para el hogar donde trabaja. Estos términos de empleo incluían las horas de trabajo, el suministro de comidas y dinero para el transporte, el pago de la seguridad social, el requisito o no de llevar uniforme así como la especificación de las labores a realizar durante las horas de trabajo.

Emilia Solís Vivano, presidenta de Sinducap, me dijo que hay más de 300 personas en el sindicato. Los miembros del sindicato no son solo trabajadores del hogar, sino que también tienen cabida los limpiadores, proveedores de catering, jardineros y limpiadores de ventanas. Estos trabajadores ayudan a mantener una mejor forma de vida para sus empleadores. Desafortunadamente, no es aplicable lo mismo para ellos. La situación de las trabajadoras, ya de por sí precaria antes de la pandemia, ha empeorado en los últimos meses. “Debido a la estigmatización de las trabajadoras del hogar como posibles [portadoras] del virus”, me dijo Venega, “muchos empleadores nos piden que vivamos en su casa para evitar usar el transporte público. Ésta no es exactamente una oferta. Si no aceptas esta oferta quedas despedido. Te despiden, pero como te hacen una oferta que rechazas lo llaman renuncia. Si renuncias [no] hay beneficios legales. En una pandemia no tenemos derechos laborales. Solo tenemos condiciones». La exigencia de que los trabajadoras del hogar vivan en su lugar de trabajo, dijo Venega, no es solo por la pandemia, el miedo a las enfermedades y los protocolos de salud. La pandemia, dijo, está siendo utilizada por los empleadores para extender la jornada laboral a cambio de un salario menor. Cuando vives en la misma casa donde trabajas la jornada laboral puede terminar siendo dictada por la conveniencia y las condiciones laborales fijadas por los empleadores, quienes pueden exigir más atención una vez que llegan a casa del trabajo, durante los fines de semana al recibir visitas, o a tenor del horario de sus hijos. Estas son condiciones, me dijo Venega, que los empleadores de los trabajadores del hogar no tolerarían en sus propios lugares de trabajo donde están empleados, pero no dudan en imponer condiciones tan terribles a los propios trabajadores del hogar. Los empleadores a menudo reducen los salarios de los trabajadores del hogar alegando que sus propios salarios se han visto reducidos debido a la pandemia. Si una trabajadora está infectada por la covid-19, es despedida de forma fulminante. Y en ese caso las propias trabajadoras son las responsables de pagar por su tratamiento médico y donde pasan el período de cuarentena. Esto es aún más terrible para una inmigrante que tal vez no tenga una casa a la que ir o una familia donde refugiarse. Ser despedida podría significar la deportación.

La nueva normalidad, me dijo Venega, no es tan nueva. Es parte integral de cómo eran las cosas incluso antes de la pandemia. «Lo que se está volviendo normal, dijo, es la codicia».Taroa Zuñiga Silva es coeditora con Giordana García Sojo de Venezuela de Vórtice de la Guerra del Siglo XXI (2020)Es miembro de la Secretaría de Mujeres Inmigrantes en Chile. También es miembro de la Mecha Cooperativa, un proyecto del Ejército Comunicacional de Liberación

 

Fuente de la Información: https://vientosur.info/las-mujeres-inmigrantes-mantienen-unida-a-la-sociedad-durante-esta-pandemia/

Comparte este contenido:

El experimento de una profesora de Harvard con sus alumnos que revela hasta qué punto llegan los sesgos de género

El experimento de una profesora de Harvard con sus alumnos que revela hasta qué punto llegan los sesgos de género

Fuentes: https://www.publico.es/

Un experimento de Mahzarin Banaji, profesora de Sociología de la Universidad de Harvard, muestra hasta que punto los sesgos de género condicionan nuestro pensamiento.

La profesora e investigadora pidió a sus alumnos que identificaran palabras sobre la carrera científica y sobre los cuidados. Así, Banaji plasma en una pantalla dos columnas. En la izquierda Masculino-Carrera, en la derecha Femenino-Hogar. Durante unos segundos, se proyectan palabras y los alumnos deben decidir a viva voz a que columna deben de ir vinculadas. En esta fase del experimento todos los alumnos realizan las asociaciones al unísono y con gran velocidad.

Después, la investigadora invierte las reglas y coloca en una columna el ítem Femenino-Carrera y en la otra Masculino-Hogar. El resultado es sorprendente y los alumnos tardan más del doble del tiempo en asociar palabras a cada una de las columnas, una muestra de hasta que punto pueden llegar los sesgos de género.

Lorena Fernández

Fuente: https://www.publico.es/tremending/2021/04/18/el-experimento-de-una-profesora-de-harvard-con-sus-alumnos-que-revela-hasta-que-punto-llegan-los-sesgos-de-genero/

Fuente de la Información: https://rebelion.org/el-experimento-de-una-profesora-de-harvard-con-sus-alumnos-que-revela-hasta-que-punto-llegan-los-sesgos-de-genero/

Comparte este contenido:

Mujeres: ámbitos laborales en los que la ONU pide aumentar su liderazgo

Mujeres: ámbitos laborales en los que la ONU pide aumentar su liderazgo

Con motivo del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este 8 de marzo de 2021 bajo el lema «Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo del COVID-19», la ONU reclama que ellas tengan más peso en puestos directivos y de poder en el mundo laboral, especialmente en tiempos de pandemia.

El organismo internacional aboga por que las mujeres ocupen roles de liderazgo, especialmente en ámbitos relacionados con la sanidad, el tejido empresarial y el gobierno, entre otros como los medios de comunicación, el deporte y los movimientos sociales. Conoce a continuación cuál es la presencia de la mujer en algunas de estas áreas y algunas recomendaciones para que estén más presentes en ellas…

1. Las mujeres en la sanidad son mayoría, pero pocas ocupan puestos directivos

Las mujeres desempeñan, como establece la ONU, un «papel desproporcionado» en la lucha contra el COVID-19 porque representan el 70% de las personas que trabajan en los sectores sanitario y social. Es decir, matronas, celadoras, enfermeras, personal de limpieza de centros hospitalarios, médicas, farmacéuticas, etc., están en la primera línea de contención del coronavirus, según el reciente informe Covid-19: A gender lens, elaborado por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Aunque son mayoría en «el frente» contra la pandemia, ellas aún están infrarrepresentadas en las áreas de liderazgo y toma de decisiones, ya que ocupan sólo el 30% de los puestos dirigentes en el sector sanitario mundial.

Por otra parte, la ONU considera que para hallar soluciones mejores que beneficien a todo el mundo ante la crisis del COVID-19 y la del cambio climático, se necesitan más mujeres en las ciencias. Sin embargo, las barreras sistémicas, los prejuicios sexistas, la discriminación y los estereotipos de género todavía frenan a las chicas a estudiar carreras STEM.

Estas son cinco propuestas del organismo internacional para que las mujeres alcancen el liderazgo en el mundo de la ciencia y la salud, según el organismo internacional:

  • Concienciar al alumnado, a la comunidad educativa y a las familias para que rechacen los estereotipos de género en la educación.
  • Promover entre las mujeres y las niñas las disciplinas STEM, y ayudarlas a que las puedan desempeñar.
  • Escuchar la experiencia de las mujeres en la ciencia y tener confianza en sus investigaciones.
  • Orientar a las mujeres y a las niñas en el campo de la ciencia y la tecnología y animarlas a que se fijen objetivos ambiciosos.
  • Defender la inclusión de las mujeres en la respuesta a la pandemia del COVID-19 y en las estrategias de recuperación.

 

2. El liderazgo de la mujer en la empresa aún es muy escaso

Si bien en 2020 se alcanzó una cifra récord de mujeres en los puestos de alta dirección de las empresas Fortune 500solamente el 7,4% de las organizaciones de esa lista están dirigidas por mujeres, asegura la ONU.

Asimismo, ellas sufren diversos tipos de discriminación en el lugar de trabajo, lo que las frena para avanzar en su carrera y reclamar puestos de dirección, como, por ejemplo, el acoso sexual, la brecha salarial por razón de género y la falta de políticas respetuosas con la vida familiar, apunta el organismo.

Por lo anterior, recomienda que se implementen algunas políticas y estrategias para ayudar a que las mujeres accedan a puestos de liderazgo en el mercado laboral:

  • Que desde los gobiernos se establezcan medidas para que las empresas doten de un salario igual por un trabajo de igual valor tanto a mujeres como hombres.
  • Que las empresas otorguen licencias maternales y parentales iguales.
  • Demandar políticas de tolerancia cero a la violencia y el acoso laboral.
  • Compartir el trabajo doméstico y las tareas de cuidados en condiciones de igualdad.
  • Exigir una representación igualitaria de las mujeres en los órganos de decisión de las empresas.

3. En solo 22 países ellas ocupan la jefatura de Estado o Gobierno

Son apenas 22 los países del mundo donde actualmente hay mujeres que ocupan la jefatura de Estado o de Gobierno y en 119 nunca ha habido una mujer en ninguno de esos cargos. A este paso no se logrará la paridad en el nivel más alto de poder hasta dentro de 130 años, indica en un informe reciente el Secretario General de la ONU.

Por otra parte, diversos estudios sobre el tema del Día Internacional de la Mujer de este año, «Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo del COVID-19», revelan que ellas ocupan en promedio solo el 25% de los escaños parlamentarios nacionales a nivel mundial.

La ONU afirma que las mujeres y los hombres tienen una educación, una experiencia política y una edad similares al asumir cargos públicos ejecutivos, «con lo cual la grave subrepresentación de las mujeres en ese nivel no se debe a la falta de mérito, sino a ciertas percepciones relacionadas con el género según las cuales son los hombres quienes deben ocupar esos cargos».

El organismo internacional apunta cinco formas para que las mujeres lideren más la política:

  • Que la sociedad y los gobiernos promuevan y apoyen las candidaturas feministas
  • Que la sociedad reclame a las administraciones instaurar cuotas de género de cumplimiento obligatorio y objetivos más audaces en materia de igualdad de representación.
  • Prevenir y penalizar la violencia contra las mujeres en la vida pública y política, tanto en entornos digitales como físicos.
  • Incentivar a los partidos políticos para que financien las campañas de mujeres candidatas y promocionen su liderazgo.

¿Sabías que…?

Este 2021 se celebrará el Foro Generación Igualdad, un hito para la inversión y la adopción de medidas por la igualdad de género a nivel mundial. El evento se iniciará en Ciudad de México entre el 29 y el 31 de marzo, y se clausurará en París en junio de 2021. Este evento congregará a personas líderes, expertos en igualdad y activistas de todo el mundo, a través de una plataforma virtual, a fin de impulsar un cambio transformador y duradero para las generaciones venideras.

Fuente de la Información: https://www.educaweb.com/noticia/2021/03/04/mujeres-ambitos-onu-pide-aumentar-su-liderazgo-19475/

 

Comparte este contenido:

World: Lack of women in key decision-making ‘should not be allowed’ – UN Women chief

World/03-12-2021/Author and Source: news.un.org

Exclusion of women in decisions that affect their lives is “bad governance [and] should not be allowed”, the UN Women chief said on Monday, International Women’s Day.

“We stand on a crossroads as we ponder the recover from a pandemic that has had a disproportionate impact women and girls”, Phumzile Mlambo-Ngcuka, Executive Director of UN Women said at an event celebrating the efforts of women and girls to shape a more equal future and recovery from the COVID-19 pandemic.

“This is why, at this point in 2021, when we are at crossroads, we have to bring this to an end”, she added.

Although women have been most negatively impacted by the pandemic, Ms. Mlambo- Ngcuka shone a spotlight on the lack of women at the helm of who will be guiding the COVID recovery.

She pointed to their under representation in key institutions and emphasized that building back “will not be adequate and inclusive if it does not include women in decisions that affect their lives”.

Opportunities and responsibilities

The UN Women chief highlighted the upcoming session of the Commission on the Status of Women (CSW) as both an opportunity and a responsibility of women leaders “to call for representation of women in all decision-making bodies”.

Recalling last year’s 25th anniversary of the Beijing Platform for action, when heads of States lamented the underrepresentation of women in their countries, she upheld that the CSW, which will open next Monday, can address this along with continuing gender inequality – both of which will help in COVID recovery and the implementation of the Sustainable Development Goals (SDGs).

“This is an opportunity that cannot be missed”, Ms. Mlambo- Ngcuka said.

Women battling COVID

In celebrating women who are leading their nations and communities through the pandemic, Secretary-General António Guterres said that “countries with women leaders are among those that have suffered fewer deaths and put themselves on track for recovery”.

He also noted that women’s organizations “have filled crucial gaps” in providing services and information and while women peacebuilders have played “a vital role” in public health messaging.

“70 per cent of frontline health and care workers are women – many from racially and ethnically marginalized groups and at the bottom of the economic ladder”, the UN chief said.

Right to ‘speak with authority’

Yet despite their critical roles during the pandemic, there has been a roll-back in hard-won advances in women’s rights, which he maintained harms everyone’s work towards peace and prosperity.

“In this Decade of Action” to deliver the SDGs, “we must turn things around”, said Mr. Guterres, adding, “too often, services are delivered by women, but decisions are made by men”.

“Women have an equal right to speak with authority on the decisions that affect their lives — UN chief

Just 22 countries have a woman as Head of State, only 21 per cent of Ministers are women, and women parliamentarians make up less than 25 per cent of national legislators.

“Women have an equal right to speak with authority on the decisions that affect their lives…from the pandemic to climate change, to deepening inequalities, conflict and democratic backsliding”, said the UN chief.

Power increase

While gender equality is essentially a question of power, Mr. Guterres pointed out that in our male-dominated world, “equal power will not happen by itself”.

He spelled out the need to “transform social norms…put in place laws and policies to support women in leadership…appoint women to high-level positions…tackle violence against women, both online and offline… increase access to financing for women candidates, women’s organizations and feminist movement [and] support women leaders in all their diversity and abilities”.

While Covid-19 has been “a calamity” for everyone, he said that it has also “forced a reckoning with global inequalities, fragilities and entrenched gender discrimination”.

“Women must be at the center of the recovery as we make the course corrections that the pandemic has highlighted so vividly”, concluded the Secretary-General. “This is a job for all of us”.

Gender mainstreaming

General Assembly President Volkan Bozkir highlighted that as an International Gender Champion he was working hard towards gender equality “not just when the time is right, but to make the time to discuss gender equality”.

And so he has raised the issue throughout bilateral engagements and high-level events, including in a Special Session that featured many women in science, hoping that “by passing the microphone to women” it would inspire girls and young women to fulfill their potential and participate in traditionally male-dominated fields.

“On International Women’s Day, I think it is important to reiterate the fact that women’s empowerment is something that we need to work on every single day”, the UN official said.

Source and Image: https://news.un.org/en/story/2021/03/1086702

Comparte este contenido:

Endemic violence against women ‘cannot be stopped with a vaccine’ – WHO chief

Endemic violence against women ‘cannot be stopped with a vaccine’ – WHO chief

Over the past decade, violence against women has been “endemic in every country and culture”, according to a new study released by the UN health agency on Tuesday.

Latest available data from the World Health Organization (WHO) and partners revealed that violence against women remains “devastatingly pervasive and starts alarmingly young”.

Some 736 million women – that translates to a third of all women – have been subjected to physical or sexual violence across their lifetimes.

“Violence against women is…causing harm to millions of women and their families and has been exacerbated by the COVID-19 pandemic”, said WHO chief, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “But unlike COVID-19, violence against women cannot be stopped with a vaccine”.

Early start

Moreover, the violence starts early, with a quarter of 15 to 24-year-olds in a relationship having experienced violence by an intimate partner by the time they reach their mid-twenties.

“It’s deeply disturbing that this pervasive violence by men against women not only persists unchanged but is at its worst for young women aged 15-24 who may also be young mothers”, said UN Women chief Phumzile Mlambo-Ngcuka.

While intimate partner violence is the most prevalent, affecting around 641 million women globally, six percent of women report being sexually assaulted by someone other than their husband or partner.

And given the high levels of stigma and under-reporting of sexual abuse, the true figure is likely to be significantly higher.

“We can only fight it with deep-rooted and sustained efforts – by governments, communities and individuals – to change harmful attitudes, improve access to opportunities and services for women and girls, and foster healthy and mutually respectful relationships”, Tedros said.

COVID ‘shadow pandemic’

Based on data from 2000 to 2018, the report represents the largest-ever study on the prevalence of violence against women, which Ms. Mlambo-Ngcuka pointed out was rising even “before the pandemic stay-at home orders”.

WHO warned that COVID has further increased women’s exposure to violence because of measures such as lockdowns and disruptions to vital support services.

“We know that the multiple impacts of COVID-19 have triggered a ‘shadow pandemic’ of increased reported violence of all kinds against women and girls”, the head of UN Women said.

Though many countries have seen more intimate partner violence reported to helplines, police and other service providers during lockdowns, the report notes that the pandemic’s full impact will only be established with further data collection.

“Every government should be taking strong, proactive steps to address this, and involving women in doing so”, Ms. Mlambo-Ngcuka underscored.

Breakdown by region

An estimated 37 per cent of women in the poorest countries have experienced physical and/or sexual intimate partner violence in their lives – with some countries as high as half, according to the study.

Broken down by region, the highest rates of intimate partner violence among women aged 15-49 are in Oceania, Southern Asia and Sub-Saharan Africa, ranging from 33 to 51 per cent.

At 16 to 23 per cent, Europe had the lowest rate, followed by Central Asia at 18 per cent, East Asia at 20 per cent and South East Asia at 21 per cent.

Repercussions

Long after it ends, violence can impact a woman’s health and well-being throughout her life, often associated with depression, anxiety, unplanned pregnancies and many other health problems, according to the study.

Preventing violence requires addressing systemic economic and social inequalities, ensuring access to education and safe work, changing discriminatory gender norms and institutions, reforming discriminatory laws and strengthening legal responses.

“To address violence against women, there’s an urgent need to reduce stigma around this issue, train health professionals to interview survivors with compassion, and dismantle the foundations of gender inequality”, said WHO’s Claudia Garcia-Moreno. “Interventions with adolescents and young people to foster gender equality and gender-equitable attitudes are also vital.”

Fuente de la Informción: https://news.un.org/en/story/2021/03/1086812

Comparte este contenido:
Page 1 of 4
1 2 3 4