Page 4 of 4
1 2 3 4

Adoctrinamiento puro y duro.

Por: laopiniondezamora.es

Si repetir constantemente, como si de una letanía se tratara, a niños de corta edad: «España roba a Cataluña y eso está muy mal»; si les obligan a aprenderse de memoria «Els Segadors»; si como deberes, un día sí y otro también, les ponen la consulta, ¿Cómo hay que llamar a esa forma de enseñanza? La respuesta es clara: adoctrinamiento. A los niños catalanes se les está educando en el odio hacia España y los españoles. Hacia una nación que quiere a Cataluña y unos ciudadanos que siempre hemos tenido a los catalanes como referente. Pero esto es inadmisible, intolerable, insufrible y hay que acabar de raíz con ello.

Afortunadamente, en Cataluña sigue habiendo madres coraje que a la vista de lo que sus hijos les cuentan, denuncian ante la Alta Inspección del Estado, la situación lamentable por la que pasan sus hijos en tantas escuelas, tantos colegios donde se enseña a odiar. Y da igual que sean públicos que concertados. Estos últimos temen perder la subvención y miran para otro lado. Vergonzoso, máxime si son colegios dirigidos por religiosos, por gente que debe mantenerse al margen y fomentar la ciencia, el deporte y sobre todo las humanidades tan de capa caída.

Una profesora no puede hablar a criaturas tan pequeñas, ni siquiera a adolescentes de la independencia necesaria para que Cataluña sea libre, argumentando que «los que hablan castellano son unos maleducados y barriobajeros». Yo veo así a Anna Gabriel, a Doménech, a Botrán, Arrufat, Serra, es decir la CUP en pleno y algunos que sin serlo como Tardá, Junqueras y Rufián demuestran de palabra y de obra que son, además de maleducados, barriobajeros o ‘de barriada’ que dirían los catalanes. No se me hubiera ocurrido pensarlo si la profesora de marras no se hubiera empleado a fondo para insultarnos y ofendernos gratuitamente. Bien es verdad que ofende quien puede y no quien quiere. Esa profesora y cuantos lo hacen de continuo no están legitimados para darnos lecciones de educación y de todo lo demás.

Quien tiene que estar pasándolo francamente mal, quien tiene que estar pasándolo «fotut» es la alta burguesía y aristocracia catalana, los de los barrios altos, los Rius y Rebull del siglo XXI. Lo digo más que nada porque son los que se han mostrado abiertamente en contra de este disparate iniciado por Mas y consolidado por Puigdemont. También se muestran en contra del «adoctrinamiento» flagrante de los escolares. Son ya tres o cuatro los requerimientos hechos por el Ministerio de Educación ante las constantes denuncias paternas de adoctrinamiento de sus hijos. Son padres hartos de la exhibición, impartición y distribución en las aulas de contenidos educativos que les parecen «inapropiados» para ser abordados en un entorno escolar. El ministro del ramo se lo está tomando muy en serio, aunque tengo para mí que los profesores que blasonan de lo suyo en contra de España pasan de requerimientos, como pasan de ley y Constitución a la que apelan cuando les conviene.

Sociedad Civil Catalana está recopilando imágenes y todo tipo de pruebas para clasificar los casos de adoctrinamiento en centros educativos de Cataluña. Lo tremendo es que de este lado de la linde, hay quien defiende esa forma de enseñanza. Una forma que incluso en la Europa común se ha calificado de adoctrinamiento puro y duro.

Fuente: http://www.laopiniondezamora.es/opinion/2017/10/28/adoctrinamiento-puro-duro/1040819.html

Imagen: https://i.ytimg.com/vi/6b6UomZZpls/hqdefault.jpg

Comparte este contenido:

Sin educación.

Por: Natalia K. Denisova.

Muchos son los cambios que suceden en nuestro alrededor. Es normal que la sociedad se transforme, pero lo anormal es el cariz que adquieren algunas de estas transformaciones. Cada vez son más las personas que viven en un espacio-tiempo indefinido: con dificultades ubican en el mapa la ciudad donde viven y con aún mayor esfuerzo responden a las preguntas sobre el pasado de España. Numerosas razones tenemos para explicar este analfabetismo del siglo XXI, pero una es determinante: es el fracaso de la educación cuyas consecuencias actuales son graves, pero lo peor está por venir.

El reciente debate en el Congreso de los Diputados sobre el “adoctrinamiento” en los colegios de Cataluña y, muy probablemente, en otras comunidades autónomas no trae buenas noticias. Cs ha fracasado estrepitosamente con su propuesta de revisar los programas educativos. La reacción de los partidos es verdaderamente preocupante: el PP se abstuvo, el PSOE y Podemos votaron en contra junto con los nacionalistas. Los comentarios de estas fuerzas políticas para justificar su silencio o protesta son de una sandez insuperable: la iniciativa de los de Ciudadanos fue tachada de “sobreactuación”, “sensacionalista” y acusada de “alimentar la división” y sembrar “odio y sectarismo”.

Hagan lo que hagan los políticos, cierren o no los ojos ante un problema de tal calado, el fracaso educativo ya no consiste únicamente en el adoctrinamiento nacionalista. Lo más preocupante es que hay una creciente mayoría de la población española desconoce las nociones básicas de historia y geografía de España. Ya no hace falta el adoctrinamiento para propagar las medio-verdades sobre la historia nacional. Desde hace muchos años contemplamos en todos los aspectos de nuestras vidas, como la palabra “español” ha sido desterrada del vocabulario cotidiano. Hablamos de lo gallego o de lo leonés, de lo burgalés o castellano. Lo que antes se señalaba como la cultura española y los creadores españoles, ahora se atomizó, se separó entre sus patrias chicas de tal manera que es difícil hablar del arte español, sin mencionar sus respectivas provincias.

Parece que las fuerzas políticas no quieren darse cuenta de que la educación se les ha ido de las manos en toda España. Nadie ahora ni en los próximos años se va a ocupar de esta cuestión fundamental. En este contexto de analfabetismo generalizado quién se atrevería a explicar en Cataluña que no hubo la “unión” de Cataluña y Aragón en el siglo XII por el sencillo hecho de que no existía ni siquiera el término “Cataluña”; que los catalanes nunca han sido un reino, pero siempre tenían a un rey ya ora el de Aragón ora el monarca de España.

Fuente: https://www.elimparcial.es/noticia/182774/opinion/sin-educacion.html

Imagen: http://www.masaborreguera.com/educacion/fotos/educacion-espana.jpg

Comparte este contenido:

Entrevista a Joan Manuel del Pozo: «El adoctrinamiento no tiene lugar en las escuelas que buscan el pensamiento crítico»

19 octubre 2017/Fuente: El Diario

  • El exconsejero de Educación y profesor de Filosofía en la Universitat de Girona, Joan Manuel del Pozo, defiende que la actualidad política entre en las aulas siempre que se preserve a los niños del «alineamiento hostilizador y de la simplificación».
  • «Lo que sí existe, más que el adoctrinamiento, es la simplificación de mensajes o la falta de suficiente sentido crítico».
  • «Lo que parece ético en la profesión docente es que las manifestaciones políticas deben circunscribirse a los grandes principios de la democracia y los valores esenciales de la convivencia».

La escuela no puede quedar al margen de los conflictos sociales de su tiempo. No lo ha hecho estos días, después de un 1-O que ha marcado muchos centros por los desalojos por la fuerza de la Policía. Tampoco lo hizo a principios de septiembre, conmovida por los atentados terroristas cometidos por unos jóvenes que poco tiempo antes habían pasado por un aula.

Dejar que la actualidad penetre en clase no debe significar abrir la puerta al adoctrinamiento. Así lo ve Joan Manuel del Pozo, profesor de Filosofía Antigua y Ética de la Comunicación de la Universidad de Girona (UdG), que defiende que es deseable que las inquietudes que preocupan a los jóvenes tengan cabida en clase, siempre que los docentes las gestionen desde valores democráticos y de convivencia.

En esta entrevista, del Pozo, que fue consejero de Educación y Universidades de la Generalitat durante el tripartito (2006), enumera cómo pueden potenciar los centros el pensamiento crítico entre sus alumnos.

Estos días parece que ser profesor en Catalunya sea especialmente difícil.

Se ha añadido complicación. La docencia, que es apasionante, no es una actividad sencilla ni cómoda, y cuando vivimos tiempos complicados se le añade dificultad, pero tampoco hay que dramatizar en exceso. Diría que la mejor noticia para la docencia es que puede asumir bien las tensiones del entorno, puede hacer de amortiguador.

¿Qué le ha parecido la respuesta de la comunidad educativa después del 1-O?

Hay centros donde no se vivió tanto; en otros, llegó hasta las paredes de la escuela, así que las reacciones pueden haber sido diferentes. En el caso más duro, el de una escuela violentada donde haya habido desperfectos, hay que hacer reflexiones sobre lo que pasó, a poder ser dialogadas y pactadas por el equipo docente y por las familias, para que el enfoque del tema no responda a la posición emocional de un único maestro. El hecho de dar respuesta a ello como equipo docente es en sí mismo educativo. No lo sería que un maestro diga algo y el otro, lo contrario. En estos problemas debe haber un grado básico de coherencia pedagógica.

¿La escuela se puede posicionar de forma clara? ¿En qué casos?

Sí puede. Todas las escuelas celebran cada año el día de la paz, de manera que si se produce un hecho violento directo, dentro del centro, se debe hablar y corregir el mal mensaje que ha dejado. Lo que propongo es que esto se haga de manera pactada, dialogada y coherente, que no responda a impulsos individuales.

Estos días el  Ministerio de Educación y algunos medios han acusado a las escuelas catalanas de adoctrinar. ¿Qué entendemos por adoctrinar?

Es la negación del pensamiento crítico: cuando se transmiten conocimientos de forma dogmática y se impide el diálogo, la discrepancia y la capacidad de poner en duda lo que se transmite como una verdad. El adoctrinamiento no tiene lugar en aquellas escuelas donde se tenga por objetivo la búsqueda del pensamiento crítico. ¿Puede que haya habido casos de adoctrinamiento? Hombre, las escuelas son tan variadas que es posible que en alguna haya habido, como seguramente habrá habido en el sentido contrario en algún otro colegio.

Siempre que se habla de adoctrinamiento se hace referencia al adoctrinamiento político. Mucho menos al religioso, al económico…

Exacto. La prédica de la competencia brutal en una escuela sería adoctrinamiento neoliberal. Cuando el exministro Wert hablaba de españolizar a los niños catalanes, proponía explícitamente adoctrinamiento, porque intentaba crear un programa de formación política en la dirección que él consideraba buena.

Para usted, ¿el del adoctrinamiento es un problema real en las aulas?

No creo que exista de forma significativa. Lo que sí existe, más que el adoctrinamiento, es la simplificación de mensajes o la falta de suficiente sentido crítico, porque en la sociedad que rodea la escuela la simplificación del pensamiento es una tendencia mayoritaria. Y es normal que esto llegue a la escuela.

Antes del 1-O publicamos un reportaje sobre cómo abordar la política en clase. ¿Cómo se puede tratar una cuestión que polariza tanto a la sociedad en un aula que es inevitablemente reflejo de su entorno?

De la manera menos politizada posible en el sentido partidista del término. Es evidente que no se ha de esconder a los jóvenes y a los niños y niñas que existe un gran debate social y político, pero sí que se deben evitar posicionamientos de respuesta simple, de  o no. ¿Qué es pedagógicamente aconsejable? Hablar de cuáles son las condiciones en que puede tratar el tema –ya sea en familia o con los amigos–, cuál es el estilo deseable de diálogo y cuáles son los principios básicos que nunca deben ser transgredidos. Esta sería la línea pedagógica aceptable.

¿Es ético que un docente dé su opinión?

Lo que parece ético en la profesión docente, tal como recogen algunos códigos éticos, va en la línea de que las manifestaciones políticas deben circunscribirse a los grandes principios de la democracia y los valores esenciales de la convivencia.

¿Estos son principios sobre los que construir una educación para la ciudadanía?

Sí. Y no sólo yo lo veo así, sino que las leyes dicen que esto se debe fomentar. La Ley de Educación de Catalunya (LEC) lo recoge, por ejemplo. Es una legislación congruente con los principios filosóficos generales que nos dicen que si los humanos no somos capaces de vivir en democracia, es que estamos a la ley de la selva, y eso significa la ley del más fuerte y de la violencia.

La democracia, la convivencia… ¿Se enseñan ejerciéndolas?

Naturalmente. Los valores se han de contagiar. Y esto se hace a través del ejemplo práctico. Un profesor que defienda teóricamente la libertad, el respeto, la igualdad y la solidaridad, pero que se comporte autoritaria y egoístamente, no transmitirá los valores que predica. Tan importante como la prédica es la práctica. Y esto es aplicable a todo lo que se hace en un colegio: enseñar matemáticas, por ejemplo, se debe hacer con estilo matemático, transmitiendo el gusto por las matemáticas más que explicando fórmulas. El comportamiento, las maneras de hacer de un docente, son tan importantes o más que las propias palabras.

¿La escuela se puede mantener al margen de los conflictos de su tiempo?

No, evidentemente. La escuela, la ciudad, el país… Deben estar conectados. Las escuelas no deben ser castillos en los que no penetra nada del exterior. Es inevitable que entren las preocupaciones, pero al igual que en un hospital, que tiene unos principios de higiene, en la escuela hay principios pedagógicos que nos aconsejan preservar a los niños y niñas del alineamiento hostilizador, de la agresividad, de la simplificación.

Una maestra me contaba que, habiendo tratado el referéndum en clase, dos niños discutían duramente porque uno decía que había que permitir la votación y el otro lo contrario. ¿Qué puede hacer un docente ante esta situación?

Pues de entrada garantizar los principios de respeto mutuo entre las personas y evitar los dogmatismos. Después, se le debe exigir una actitud de moderación, igual que la debe tener un moderador de debates de adultos, pero teniendo en cuenta que los pequeños tienen más espontaneidad y descontrol. Debe ser, por tanto, un excelente moderador. Y es que no podemos olvidar que es fundamental que el maestro sea una persona de alta calidad ética, capaz de transmitir valores básicos por su propio comportamiento. El buen maestro, si en clase se le abre un debate como este, por su manera de actuar habrá traspasado a los alumnos la forma correcta de dialogar y debatir.

¿Cómo se fomenta el pensamiento crítico en clase?

Hay que practicarlo.   Un aula debe ser fundamentalmente una comunidad de diálogo, donde el docente tiene el papel de promotor y donde todo el mundo está invitado a intervenir, a intercambiar palabras de acuerdo con los principios del pensamiento crítico, que son cuatro: que los criterios interpretativos son más importantes que los datos informativos (aprender a dar valor a las cosas), que toda cosa humana es hija de un proceso (se valora que la realidad es un   presente continuo ), que todo hecho humano tiene un contexto (hay que mirar qué hay alrededor) y, por último, debe haber una disposición metódica y autocorrectiva, es decir, que sólo puedes avanzar si te estás permanentemente preguntando si lo que haces está bien.

Para lograr esto parece que la escuela necesita un ritmo más lento del que lleva hoy.

Estamos en una sociedad que ha enloquecido con la posibilidad de hacer muchas cosas a la vez.   Se pierde la espesura del tiempo, la duración y una cierta capacidad reflexiva sobre la propia experiencia.   Para construir la experiencia debes tener capacidad de pensar críticamente.

Sobre la escuela como espacio para promover valores democráticos y de convivencia, este inicio de curso también se ha discutido sobre si la institución educativa fracasó en este cometido con los jóvenes de Ripoll que cometieron los atentados del 17 de agosto.  ¿ Cómo lo ve usted?

Si lo que se quiere decir es que ha sido culpa de la escuela, es injusto.   Lo que hizo la escuela con estos chicos es seguramente lo que tenía que hacer: tratarlos con naturalidad, respeto e integración, y ellos han actuado a pesar de los valores que habían aprendido.   Es injusto suponer que la escuela lo ha hecho mal en este caso.  El problema no es de Ripoll, ni de Catalunya, ni de España, sino que es global.

Usted se ha criado en Ripoll y empezó su docencia en el instituto Abat Oliba, por donde décadas después pasaron algunos de los jóvenes terroristas. ¿Cómo lo ha vivido?

Con tristeza, pero también con la tranquilidad de pensar que la culpa no es del pueblo ni de las escuelas.   Es compartida por todo el mundo.   Por lo tanto, me siento afectado, pero no hundido.

Fuente: http://www.eldiario.es/catalunya/adoctrinamiento-existe-simplificacion-mensajes_0_696780556.html

Comparte este contenido:

Analizando la diferencia entre la educación y el adoctrinamiento

La política se ha convertido en un campo de minas en las escuelas americanas. Pregúntale a una directora de la ciudad de Nueva York, que está bajo investigación para organizar un comunismo en su escuela.

En marzo, funcionarios del departamento de educación de la ciudad informaron a Jill Bloomberg, la directora de la escuela secundaria Park Slope Collegiate en Brooklyn, que estaba bajo investigación por la organización política durante las horas escolares en nombre del Partido Laborista Progresista.

Bloomberg, que niega las acusaciones, ha sido un crítico abierto de las escuelas públicas de la ciudad desde el año 2010. Ha organizado protestas en nombre de sus estudiantes -una mayoría de los cuales son negros y latinos- sobre lo que ella considera acciones desiguales por parte de la ciudad Departamento de educación que promueve la segregación racial y la desigualdad. También apoyó a sus estudiantes en la resistencia a la adición de detectores de metales y ayudó a organizar asambleas escolares sobre la brutalidad policial.

Ahora, Bloomberg ha contrarrestado la investigación del distrito con una demanda, alegando que los funcionarios del distrito violaron su derecho de criticar libremente las escuelas chárter y las políticas del distrito escolar.

En todo el país, en la época de Donald Trump, los educadores han estado declarando sus opiniones sobre nuestro presidente volátil y sus políticas sobre inmigración, escuelas y mucho más. Como ciudadanos, los educadores deben ser libres para mantener cualquier punto de vista que deseen. Si las autoridades escolares eligieron a Jill Bloomberg por sus creencias, como ella afirma (y lo niegan), deben suspender su investigación y disculparse profusamente con ella y con la escuela.

Tampoco deberían los investigadores investigar alrededor de la escuela para preguntar si Bloomberg o cualquier otra persona estaba participando en actividades comunistas. Ese tipo de expedición de pesca lleva ecos misteriosos de la era McCarthy de los años 50, cuando cientos de maestros de la Ciudad de Nueva York perdieron sus empleos debido a afiliaciones comunistas reales o presuntas. Los educadores tienen el derecho de expresar sus opiniones sobre Trump y todo lo demás, pero deben hacerlo de tal manera que deje espacio para que los estudiantes se decidan por sí mismos.

Pero también tenemos que preguntarnos si Bloomberg estaba tratando de imponer sus opiniones sobre sus estudiantes. Cuando Bloomberg prestó su apoyo a estudiantes que estaban luchando contra la instalación de detectores de metales en su escuela, ¿escuchó también a estudiantes y padres que apoyaron a los detectores para mejorar la seguridad? Cuando organizó asambleas escolares sobre la brutalidad policial, ¿incluyó las perspectivas del personal de la policía comunitaria? Cuando dirigió reuniones de padres y estudiantes contra la escuela autónoma, ¿entendieron todas las partes que las calificaciones de los estudiantes y la buena reputación no dependían de su participación en la protesta?
No va a hacer para sugerir que las actividades de Bloomberg estaban de alguna manera por encima de la política, como han argumentado algunos de sus defensores. Algunos profesores y padres defendieron las acciones de Bloomberg en una carta de «Apoyo a nuestro principal» al canciller de las escuelas de la ciudad, diciendo que Bloomberg es un «abogado franco contra la discriminación racial».

Independientemente de sus intenciones, las actividades antirracistas de Bloomberg tienen una ventaja política aguda. No todo el mundo piensa que los detectores de metales -o las escuelas charter- son racistas. Según el abogado de Bloomberg, algunos maestros de su escuela ahora tienen miedo de usar camisas de movimiento Black Lives Matter o enseñar temas de derechos civiles por temor a que sean blanco de los funcionarios del distrito. Esa es una pésima noticia, si las lluvias hacen que los maestros de Park Slope Colegial estén reacios a decir lo que creen.

Pero los educadores deben tener cuidado al imponer sus creencias a los adolescentes incautos. Cuando una maestra -o una directora- usa su política en su manga o en su camiseta, hace que sea difícil para los estudiantes disentir de su punto de vista.

Un educador de K-12 debe ejercer el derecho de decir lo que ella piensa con cuidado y discreción. Cada vez que expresa una opinión, necesita enfatizar que es una opinión y no la verdad del evangelio. Y si se pone demasiado fuerte, los estudiantes pueden simplemente ir en deferencia a su autoridad.

Después de todo, el educador es el adulto en la habitación. Los estudiantes miran hacia ella, y también saben que ella es responsable de evaluarlos. Es fácil ver por qué se repite lo que ella piensa sin realmente pensar por sí mismos.

Eso no es educación; Es adoctrinamiento. «Nuestros profesores deben ser defensores, pero nunca pueden ser vendedores o propagandistas», escribió el reformador Alexander Meiklejohn en la revista Harper’s Magazine en 1938. «La existencia misma de las escuelas democráticas depende de esa distinción».

¿Bloomberg rompió la frontera entre educación y propaganda? El equilibrio de la acción política es difícil de atacar, pero que todos nosotros como educadores debemos estar luchando. Los educadores deben ser libres para abogar por el comunismo, el capitalismo o cualquier otra cosa. Pero no deben convertir a los estudiantes en herramientas para su defensa. Depende de ello la existencia misma de las escuelas democráticas.

Fuente del Artículo:

http://www.edweek.org/ew/articles/2017/06/07/parsing-the-difference-between-education-and-indoctrination.html

Comparte este contenido:

España: Educación investigará el adoctrinamiento en los libros de texto de Cataluña

 El Secretario de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Marcial Marín, ha encargado un informe «detallado y urgente» a la alta inspección sobre los libros de texto en varias comunidades autónomas, entre ellas Cataluña, a raíz del estudio presentado por el sindicato catalán de profesores AMES, según el cual los textos que manejan los alumnos de entre 10 y 12 años en Cataluña hay «planteamientos ideológicos partidistas» y «tendenciosos».

Dicho informe estudiará la situación de los textos en Cataluña y otras comunidades después de que el presidente de la Asociación de Libros de Texto (Anele) también denunciara en el Congreso la existencia de presiones en el mismo sentido.

«En breves días dispondremos de ese informe y nos pronunciaremos una vez escuchado de profesionales y de la alta inspección si se está vulnerando o no la normativa», ha explicado Marcial Marín en declaraciones a los medios tras asistir al acto de celebración del 40º aniversario de la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE).

Marín ha recordado que la competencia a la hora de elegir los libros de texto en los centros educativos es «de los profesores» y las «comunidades autónomas permiten generalmente esa libertad». Ha insistido, no obstante, en que si «no se cumple el currículo o se desenfoca» el Ministerio «tiene que actuar a través de la alta inspección».

Asimismo, ha adelantado la voluntad del Ministerio de Educación de acudir a los tribunales si finalmente se confirma ese incumplimiento. «Se hará un requerimiento y se irá a través de los juzgados», ha advertido el responsable ministerial.

TEMA DE DEBATE EN EL CONGRESO

Precisamente este miércoles, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Iñigo Méndez de Vigo, se mostró «dispuesto» a cambiar el actual sistema control de contenidos de los libros de texto con el objetivo de llegar a «un modelo más eficaz». Actualmente, esta materia es competencia de las comunidades autónomas, mientras que el ministerio tiene una labor «subsidiaria» y sólo actúa en caso de denuncia.

Así respondió el ministro al diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta, durante el Pleno del Congreso, que le preguntó por las actuaciones del Gobierno para frenar la situación de los editores, después de que el presidente de la Asociación Nacional de este colectivo denunciara en el Congreso presiones desde los gobiernos regionales para modificar los contenidos académicos.

El representante de la formación naranja criticó que haya «falta de rigor» en libros de primaria de Cataluña en los que se habla de esta comunidad como un territorio separado o enfrentado al resto de España o en el que se cita de manera constante a la confederación catalano-aragonesa. «Se resalta lo que nos diferencia y se oculta lo que nos une», señaló.

En este sentido, el ministro resaltó la importancia de «garantizar el rigor académico y evitar la distorsión de contenidos en la enseñanza». Sin embargo, indicó que «la distribución competencial» en esta materia otorga a las comunidades autónomas el cometido de velar «por el rigor» de estos contenidos y al Ministerio «velar por que las comunidades autónomas cumplan con este rigor».

«Aquí no vela nadie», denunció Girauta durante su intervención, un reproche ante el que Méndez de Vigo dijo que su labor no puede comenzar si no es activado «a través de una denuncia». «Entonces, el Ministerio lo que hace es llamar a inspección» y, tras este proceso dialogas con la autonomía. «En el caso de que no haya acuerdo, se llega a los tribunales», apuntó.

El ministro, que reconoció que «comparte las reflexiones» realizadas en su comparecencia en el Congreso por el presidente de la Asociación Nacional de Editores de libros de texto, llamó a usar la subcomisión para el pacto de educativo en el Congreso para llegar a un acuerdo en esta materia.

Fuente de la noticia: http://www.lavozlibre.com/noticias/ampliar/1372376/educacion-investigara-el-adoctrinamiento-en-los-libros-de-texto-de-cataluna

Fuente de la imagen:

http://www.lavozlibre.com/userfiles/2a_decada/image/FOTOS%202017/05%20MAYO%202017/18%20MAYO%202017/libros-texto.jpg

Comparte este contenido:
Page 4 of 4
1 2 3 4