Page 1 of 9
1 2 3 9

EEUU-Reporte: Pandemia agrava desigualdades en la educación en Nevada

Por: Jannelle Calderón is a bilingual intern based in Southern Nevada.

Esta nota fue traducida al español y editada para brevedad a partir de una versión en inglés.

La pandemia de COVID-19 agravó los problemas existentes en Nevada en muchas áreas, incluyendo la educación para alumnos de preescolar a preparatoria (K-12).

Activistas temen que el cambio hacia la educación a distancia haya extendido las desigualdades entre poblaciones estudiantiles, especialmente para quienes tienen discapacidades, aprenden inglés como segundo idioma, viven en zonas rurales, y pertenecen a comunidades de color.

A principios de este mes, el Comité Asesor de Nevada de la Comisión de Derechos Civiles de los EE.UU.publicó un reporte sobre la “pérdida de aprendizaje” durante las clases virtuales.

Wendell Blaylock y Sondra Cosgrove, presidenta y vicepresidenta respectivamente de dicho comité, encontraron que los retos de conectividad hicieron que el aprendizaje fuera casi imposible para algunos estudiantes en áreas donde el internet de alta velocidad no estaba disponible o era limitado.

“Escuchamos testimonios de que sí tenían un dispositivo electrónico, pero no había internet o el internet era muy, muy lento”, dijo Blaylock. “Algunos tuvieron que ir a un restaurante de comida rápida para tener acceso. Otros estudiantes y profesores dijeron que el internet era tan lento e irregular que incluso descargar el trabajo escolar llevaba horas».

Algunos estudiantes también desaparecieron de las clases.

“Estábamos tratando de profundizar para averiguar en dónde habían desaparecido los estudiantes, a dónde fueron. Muchas veces era un niño mayor el que tenía que cuidar a sus hermanos y sus padres eran trabajadores esenciales”, señaló Cosgrove.

El reporte y las recomendaciones del comité se enviaron a funcionarios electos y de educación.

“Todos los panelistas dijeron que este no es un problema nuevo. No es algo causado por la pandemia, pero la pandemia lo está empeorando mucho”, dijo Cosgrove. «El sistema educativo fue sometido a una prueba de estrés por la pandemia y, claro, rápidamente descubrimos dónde estaban las debilidades».

La pandemia ha enfatizado aún más la importancia de la consejería y los servicios de salud mental, dijo Cosgrove, profesora de historia en el College of Southern Nevada.

Los estudiantes de todo el estado han regresado a las clases en persona de tiempo completo, aunque siguen disponibles algunas opciones de aprendizaje a distancia.

“No quiero exagerar, pero creo que Nevada fue el único estado, según el superintendente [Jhone] Ebert, que aseguró que todos los estudiantes tuvieran un dispositivo electrónico y un punto de acceso”, agregó Blaylock.

En enero, Connecting Kids, una coalición público-privada creada en julio de 2020 por el Grupo de Trabajo COVID-19 del gobernador, anunció que todos los estudiantes de escuelas públicas K-12 que participaron en clases a distancia tenían una computadora y conexión a Internet. Sin embargo, quienes testificaron ante el comité esta primavera resaltaron su batalla continua para lograr una mejor velocidad y confiabilidad del internet.

El comité espera que millones de dólares de apoyo federal ayuden a Nevada a seguir abordando los problemas que se mencionan en el reporte.

El proyecto de ley de infraestructura más reciente que se aprobó en el Congreso podría ayudar a implementar algunas de las recomendaciones del comité para resolver los problemas, incluyendo mejorar la banda ancha y ayudar a los distritos escolares después de un estresante año pasado.

“Hemos identificado los problemas. Tenemos el dinero”, dijo Cosgrove.  «Tenemos muchas necesidades en este estado, así que habrá mucha gente que necesitará ese dinero».

https://thenevadaindependent.com/article/reporte-pandemia-agrava-desigualdades-en-la-educacion-en-nevada

Comparte este contenido:

Pedro Castillo, EE.UU., el fujimorismo… y la izquierda

Por: Aram Aharonian

La difusión de una serie de audios, entre ellas una de Vladimiro Montesinos, sanguinario jefe de inteligencia durante el gobierno de Alberto Fujimori, confirmó al menos una de las conspiraciones para descarrilar el proceso electoral en Perú donde ganó el socialista Pedro Castillo, e imponer en la presidencia a la candidata derrotada en las urnas, Keiko Fujimori.

En el audio, Montesinos da indicaciones para sobornar a tres de los cuatro integrantes del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) con un millón de dólares a cada uno, e indica que el contacto para acceder a los jurados es Guillermo Sendón, un político simpatizante del fujimorismo. En una segunda llamada telefónica, Montesinos sugiere al mismo interlocutor, el coronel retirado Pedro Rejas Tataje, que la embajada de Estados Unidos podría ayudar a los conspiradores.

Mientras el candidato ganador, el maestro y dirigente social Pedro Castillo aseguró el viernes último en Cusco que el suyo será un gobierno “que piensa y siente como el pueblo”. “El Perú necesita que el pueblo sea escuchado. Lo primero que tenemos que agendar son los grandes problemas, las grandes brechas de desigualdad”.

Anunció que su gestión priorizará la salud y la educación, “que deben ser un derecho y no un negocio”, y también la agricultura. “Tenemos que hacer un gobierno austero. No nos verán robar un centavo a este pueblo”, ofreció.

“Cuando sales a hacer una propuesta te dicen terrorista, chavista, comunista, que le vas a quitar su plata a los inversionistas, que vas a ahuyentar la economía, que les vas a quitar su propiedad, su casa, su terreno. Todo eso es falso”, señaló, en alusión a la guerra sucia en su contra.

De todas formas, habría que ver hasta dónde llega y qué significa realmente el izquierdismo de Castillo. Hasta ahora se limita a exigir un reseteo del modelo neoliberal, con el fin de disminuir esas desigualdades. Su propuesta, incrementar al 20% del presupuesto la inversión en salud y educación, lo que conllevará un alza en la carga fiscal a las actividades mineras y de hidrocarburos

Algunas disquisiciones

En este contexto, al gobierno estadounidense de Joe Biden le tocó recibir una papa caliente y sabe que después de lo sucedido en Bolivia, lo más prudente es seguir la corriente del proceso, siempre y cuando no pierda la influencia para orientarlo, para que no se convierta en un proceso radical. Para Washington, pararlo no luce como opción ni conveniencia.

Y para eso, para contener el proceso antes que se desmadre, parece contara con la influencia del “progresismo” que encabezan los presidentes de México y Argentina, Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández.

En el contexto regional, este  “experimento” con Castillo puede darle al gobierno de Biden elementos útiles para el caso de Colombia, un país de mayor importancia para los intereses estadounidenses, inserto en una grave crisis multidimensional y un estallido social que no se detiene. La tarea en Colombia es negociar con Gustavo Petro, hoy ganador de todas las encuestas preelectorales.

Para poder iniciar cualquier diálogo con Petro, primero deben garantizarle que podrá disuadir al uribismo (las fuerzas policiales y militares del Estado más las paramilitares) de que  lo maten y, seguramente, garantizarles una presencia política (en el Congreso y gobernaciones) que les garantice la impunidad de todos sus actos, de gobierno y en contra de los derechos humanos de la población.

Y mientras la derecha presionaba buscando desconocer las elecciones en las que fue derrotada y las autoridades electorales demoran en proclamar oficialmente su triunfo electoral, Castillo recibió el sábado último un amplio respaldo de los presidentes de Argentina y Bolivia –Aberto Fernández y Luis Arce-, y de varios exmandatarios de la región como Dilma Rousseff, Evo Morales, Ernesto Samper, Fernando Lugo, Manuel Zelaya y Leonel Fernández.

También de excancilleres y dirigentes políticos y parlamentarios regionales, todos ellos encuadrados dentro del progresismo. Castillo les habló de los graves problemas económicos y sociales del Perú, del durísimo impacto de la pandemia, de la pobreza, de la grave crisis de la salud y de la educación, desfinanciados por tres décadas de neoliberalismo, y señaló que “aquí lo que se necesita es un cambio estructural”.

Reveló que le habían pedido que modifique su discurso de cambio, que se le habían acercado a proponerle ministros para seguir por el mismo rumbo neoliberal, pero aseguró que no cederá a esas presiones. “Si vamos a hacer lo mismo, estamos perdiendo el tiempo”, les señaló. O advirtió.

*Periodista y comunicólogo uruguayo. Magíster en Integración. Creador y fundador de Telesur. Preside la Fundación para la Integración Latinoamericana (FILA) y dirige el Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la)

Fuente: https://estrategia.la/2021/06/28/pedro-castillo-eeuu-el-fujimorismo-y-la-izquierda/

Comparte este contenido:

EEUU: El Condado de King, en Washington, aprueba prohibir la Vigilancia con Reconocimiento Facial

Por: Red en Defensa de los Derechos Digitales/ Fuentes: r3d.mx

El condado de King, en el estado de Washington, aprobó el 1 de junio una prohibición para el uso de tecnología de reconocimiento facial en todos los departamentos del gobierno local, incluyendo la Oficina del Alguacil. Con esta acción, se suma a más de una decena de ciudades en Estados Unidos que han bloqueado el uso de esta tecnología.

La nueva medida prohíbe el uso de información que provenga del reconocimiento facial, la adquisición de esta tecnología e incluso que se pueda solicitar evidencia obtenida con estos sistemas, de acuerdo con The Seattle Times.

Para el Consejo del condado ─en el que se encuentra una parte importante de la ciudad de Seattle─ las principales razones para apoyar de manera unánime la ley fueron las preocupaciones en torno los sesgos raciales inherentes y a la violación al derecho a la privacidad de la ciudadanía.

“Creo que la tecnología levanta grandes preocupaciones, principalmente sobre su falta de precisión, sesgos demográficos, la invasión de las libertades civiles y la privacidad para todas las personas”, declaró la consejera Jeanne Kohl-Welles.

La ley ha sido alabada por sus cualidades, ya que es lo suficientemente amplia para cuidar los derechos de las personas y lo suficientemente específica para evitar que sea un obstáculo a la hora de investigar legítimamente los delitos. Además, contiene medidas de reparación en caso de que alguien sea objetivo del uso ilegal de esta tecnología.

Aunque en Estados Unidos, diversas ciudades como San Francisco, Oakland, Minneapolis y Portland, han prohibido en cierta medida el uso de esta tecnología, King es el primer condado ─conjunto de municipalidades─ en establecer una medida similar.

La Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) en Washington celebró la decisión. “El movimiento para prohibir esta tecnología está creciendo a lo largo del país. Incluso cuando es 100 por ciento precisa, esta tecnología termina dañando de manera desproporcionada a comunidades marginadas”, expresó la organización.

Fuente: https://r3d.mx/2021/06/03/el-condado-de-king-en-washington-aprueba-prohibir-la-vigilancia-con-reconocimiento-facial/

Comparte este contenido:

Posición de la UTLA EEUU sobre el conflicto Palestino-Israeli

Declaración sobre el conflicto de Oriente Medio

Han surgido preocupaciones sobre las mociones sobre el conflicto israelí-palestino planteadas en algunas de las ocho reuniones del Área UTLA de este mes. Las mociones fueron debatidas y discutidas, y fueron aprobadas en algunas de las reuniones de Área. No aprobaron en todas las reuniones.

Esto es parte de nuestro proceso democrático como sindicato. Cualquier miembro de UTLA puede traer un tema a nuestras reuniones de Área para ser discutido y debatido. Las mociones que se aprueban luego se trasladan a la Cámara de Representantes de UTLA, nuestro órgano más alto de toma de decisiones, cuya próxima reunión tiene lugar en septiembre. Las mociones presentadas por los miembros de UTLA en las reuniones regionales del Área no son opiniones oficiales expresadas por UTLA o sus líderes electos.

El debate y el desacuerdo son esenciales para la democracia y para nuestra unión, incluso cuando hay emociones profundas y conflictivas en ambos lados.

Como educadores, nuestro trabajo es crear entornos enriquecedores y seguros para todos nuestros estudiantes. UTLA se opone al racismo, sexismo, antisemitismo, xenofobia, homofobia, islamofobia y opresión en todas sus formas. Nos oponemos tanto al odio y la violencia antijudíos como al odio y la violencia antiárabes dondequiera que ocurran, y denunciamos los recientes ataques contra el pueblo judío en Los Ángeles.

Lamentamos la pérdida de todos los niños inocentes que se han visto atrapados en medio de este conflicto. Deploramos la destrucción de escuelas en ambos lados y la necesidad de convertir los lugares de aprendizaje en refugios de emergencia para albergar a las personas desplazadas. Obtener una excelente educación pública es y sigue siendo un derecho humano sin importar en qué país o territorio resida. Este principio debería unirnos a todos como una comunidad global de educación pública.

https://www.utla.net/news/statement-middle-east-conflict

Comparte este contenido:

Agresión de EEUU a la infancia en Cuba

Por: Roberto García Hernández

La Operación Peter Pan, una de las acciones más crueles y violadoras de los derechos humanos de Estados Unidos contra la mayor de las Antillas, forzó el envío de más de 14 mil niños cubanos hacia territorio norteamericano, mediante el engaño de la eliminación de la patria potestad a los padres.

Muchos de los menores nunca volvieron a encontrarse con sus progenitores, o cuando lo hicieron –tras el paso del tiempo– apenas los reconocían y resultaba difícil la convivencia con ellos, según testimonios de algunas víctimas de ese crimen. 

En el afán por destruir la naciente Revolución, Washington desarrolló acciones de todo tipo, como el bloqueo económico, comercial y financiero, agresiones armadas y actos de terrorismo.

Sin embargo, la Operación Peter Pan, ejecutada del 26 de diciembre de 1960 al 23 de octubre de 1962, llegó a extremos de crueldad, y fue un caso de guerra psicológica dirigido a afectar lo más preciado de la familia cubana: sus hijos.

Para llevar adelante la desalmada maniobra, el país norteño y sus aliados dentro de la isla caribeña realizaron una feroz cruzada que aseguraba que el Gobierno revolucionario les quitaría la patria potestad a los padres para disponer de los hijos y enviarlos a la antigua Unión Soviética, o usarlos sin el consentimiento de los progenitores.

El medio empleado en ese mecanismo desestabilizador fue una campaña de propaganda a través de las ondas de la emisora Radio Cuba Libre (también llamada Swan), para provocar alarma y desasosiego en la población.

Entre sus antecedentes más inmediatos está la creación del Programa para Niños Refugiados Cubanos sin acompañantes, en los meses finales de 1960, por parte de contrarrevolucionarios nacidos en la isla y radicados en la península de Florida, bajo la dirección de la Agencia Central de Inteligencia.

Todo ese plan estuvo organizado por el Departamento de Estado norteamericano y la jerarquía de la Iglesia católica en Miami y La Habana, entre otras entidades y agencias federales.

Tanto dicho Programa como la Operación Peter Pan se iniciaron sin tener asegurado el alojamiento para la cantidad de infantes que esperaban sus turnos, a partir de los resultados de las insidiosas maniobras que desplegaron para lograr tales propósitos.

Además de Estados Unidos, diplomáticos de seis embajadas europeas y cinco latinoamericanas estuvieron involucrados en el trasiego de documentos y pasaportes.

De acuerdo con sus organizadores, la Operación Peter Pan finalizó el 22 de octubre de 1962, cuando comenzó la llamada Crisis de los misiles de Cuba y fueron suspendidos los vuelos entre ambas naciones. Sin embargo, durante varios años se continuó realizando de modo secreto.

Los menores de 16 años siguieron saliendo solos, vía España, con un visado regular del país ibérico, donde eran recibidos y los atendían miembros de la Iglesia católica, junto a un grupo de sacerdotes, religiosos y laicos emigrados naturales de la isla.

En una versión libre del famoso refrán, ahora esa historia se repite como otra tragedia, también protagonizada por niños, en la grave crisis migratoria que existe en la frontera de Estados Unidos con México, de la cual muchos culpan a la Administración del presidente Joe Biden.

Allí se concentran decenas de miles de indocumentados, una buena parte de ellos son infantes no acompañados, una adaptación ‘moderna’ pero igual de cruel a lo acontecido hace 60 años.

Como entonces, los sitios donde los albergan no cumplen un mínimo de condiciones indispensables para la vida cotidiana de los menores, la mayoría de los cuales no tiene contacto alguno con sus familiares en los lugares de origen, ni aquellos que lograron pasar la frontera hacia el norte. Ahora, como durante la Operación Peter Pan, son los infantes las principales víctimas de programas mal concebidos, incoherentes y basados en intereses políticos, en esta ocasión iniciados en parte por el exmandatario Donald Trump (2017-2020), pero sin que la nueva Administración demócrata encuentre una solución definitiva a esa situación humanitaria que cada día tiende a agravarse.

(Tomado de Correo de Cuba)

Fuente e imagen:  tercerainformacion.es

Comparte este contenido:

Lo que dejó 2020 para la educación en EEUU

Por: http://eltiempolatino.com

«Que hablen mal de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen», afirmaba el famoso escritor Oscar Wilde. Así, fuera a favor o en contra, con la designación de Betsy Devos como secretaria de Educación del gobierno de Donald Trump y con la llegada de la pandemia, el tema de las opciones escolares (school choice) recibió más atención en los últimos cuatro años que en cualquier otro momento de la historia.

Esta idea, que resultaba desconocida para un gran segmento de la población, de pronto, fue redescubierta y discutida masivamente por los medios de comunicación, en las cortes y en diversos foros públicos tales como paneles y eventos en línea.

Uno de los acontecimientos más sobresalientes ocurrió en junio y fue el caso Espinoza v. Montana Department of Revenue, que sentó un precedente al decidir la Suprema Corte de Justicia a favor de una familia que había elegido poner a sus hijos en una escuela perteneciente a una designación religiosa.

El estado de Montana buscaba negarle a los Espinoza las becas obtenidas a través de un programa subvencionado con donaciones privadas, incentivadas vía un crédito fiscal. El veredicto se amparó en la Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos —que protege la libertad religiosa— y dictaminó que toda familia tiene derecho a escoger la escuela de su elección.

Con esta decisión, este tipo de opción escolar fue declarado neutro ante cualquier disposición anti-religiosa, permitiendo así que los padres tengan acceso a todas las posibles escuelas privadas en su comunidad, sean estas laicas o no.

De igual manera, este año la popularidad de educar desde el hogar se duplicó. De acuerdo con la Universidad de Virginia, la modalidad de aprendizaje virtual vino a hacer con la educación lo que Netflix hizo con las tiendas para rentar videos.

En consecuencia, la opción de home-schooling experimentó un incremento del 200%. No obstante, ante la imposibilidad de atender un salón en persona, la pandemia puso sobre el tapete la falta de acceso digital. Muchas familias no tuvieron las computadoras y capacidad de banda (WIFI) para cada uno de sus miembros en edad escolar. De ahí que la brecha digital pasara de ser un fenómeno poco debatido a convertirse en el sujeto esencial de la eterna polémica entre los que tienen mucho y los que tienen muy poco.

A su vez, los grupos de aprendizaje o learning pods entraron en su época de apogeo. La necesidad es madre del ingenio, dice el viejo proverbio. Por eso, ante la urgencia de continuar educando a sus hijos, los padres crearon de forma orgánica grupos guiados por maestros contratados para atenuar la interrupción académica y para garantizar cierto nivel de enseñanza presencial.

Los docentes empleados para dicha tarea reportaron encontrar mayor libertad al elegir horarios, estilo, contenido e incluso tarifas para hacer de su labor algo más innovador y remunerador tanto en lo financiero como en la parte de docente. De nuevo, también en este caso las familias de recursos económicos limitados no pudieron pagar por un maestro privado para implementar la opción de un learning pod.

En lugares como Florida, Arizona, Carolina del Norte, Indianápolis y Wisconsin, donde existe pluralidad de opciones escolares, los programas de becas para asistir a una escuela privada recibieron un mayor número de solicitudes y/o incrementaron el número de participantes.

Es decir, que las inusuales circunstancias impuestas desde marzo y las políticas de gobierno, han producido un auge en el ámbito de las opciones escolares. Ahora que aquello que se daba por sentado (obedecer el mandato de la asignación residencial) ha dejado de ser la norma, tal vez la educación escolar nunca vuelva a ser lo que era. Y las opciones escolares, cada vez más empleadas y conocidas, pudieran pasar a ser en el futuro algo más central que periférico nation-wide.

*http://eltiempolatino.com/news/2020/dec/16/opinion-lo-que-dejo-2020-para-la-educacion-en-eeuu/

Comparte este contenido:

El nuevo capataz

Por: Raúl Zibechi


¿Quién ocupaba la Casa Blanca el 15 de abril de 1961, cuando Estados Unidos intentó invadir Cuba?

¿Quién comandó “la más importante de las operaciones secretas de toda la historia de Estados Unidos”, como la califica Cuba Debate?

¿Quién alentó a la CIA a poner en marcha “una fuerza mercenaria organizada, financiada y armada por el gobierno de los Estados Unidos, proveniente de Guatemala y de la Florida”?

“La verdad es que ningún otro presidente le dio tanta importancia a la CIA como Kennedy constatarúa el ex director de la CIA William Colby en sus Memorias” (https://bit.ly/2JShRtp).

Fracasada la invasión en los combates en las arenas de Playa Girón, gracias al compromiso y la sangre de miles de cubanos, el clan Kennedy se dedicó a preparar nuevas invasiones a la isla revolucionaria, estableciendo en Miami la estación de la CIA más grande e importante del mundo.

Podríamos seguir hablando de John Kennedy a propósito, por ejemplo de la “crisis de los misiles” soviéticos en Cuba, o de la escalada en la presencia militar estadounidense en Vietnam. En los casi tres años que ocupó la presidencia, se registró un aumento exponencial de EEUU en el país asiático, pasando de varios centenares a 16 mil efectivos, lanzando una guerra que años después tocaría su apogeo. Kennedy también fue el creador del Cuerpo de Paz para acoger voluntarios dispuestos a “ayudar” a los países del tercer mundo.

John Kennedy pasaba por ser un hombre moderno, joven, un ícono de las aspiraciones de la juventud estadounidense de la época, pero también de la minoría negra. Era demócrata y ese partido siempre fue identificado como progresista, al lado claro de los republicanos.

Lo anterior, para colocar al futuro presidente Joe Biden en su justo lugar.

Recomiendo la lectura de un informe de la revista digital Rampant, de izquierda socialista, que comienza recordando que “Joe Biden no es solo un leal soldado del neoliberalismo, ha sido el arquitecto de gran parte del panorama político infernal de hoy” (https://bit.ly/2IjrtwR).

En la década de 1970, Biden “lideró la lucha contra la eliminación de la segregación en las escuelas”, siendo “el único miembro del Comité Judicial del Senado que bloqueó a dos personas negras designadas para el Departamento de Justicia”.
Según la publicación, “Biden votó en contra de la abolición del anacrónico y antidemocrático Colegio Electoral, una reliquia de la esclavitud, que instaló de manera antidemocrática tanto a Bush como a Trump”.

En la década de 1980, Biden se destacó por sus campañas contra el derecho al aborto y fue “uno de los arquitectos originales de la desastrosa Guerra contra las Drogas”. Defendió a los segregacionistas y supremacistas blancos, apoyó las reformas impositivas retrógradas de Reagan para favorecer a los ricos, mientras “abogó por recortes en la seguridad social”

En la década de 1990, Biden “se opuso a la igualdad de derechos para la comunidad LGBTQ”, fue diseñador del Plan Colombia, apoyó la desregulación del sistema financiero que facilitó la brutal concentración de riqueza y, según varios medios, realizó acoso a mujeres.

En los 2000 votó a favor de la Ley Patriota, apoyó la guerra en Irak, apoyó el apartheid y la limpieza étnica en Palestina. Se opone al servicio de salud Medicare para todos los estadounidenses, a la legalización de la marihuana y apoya las sanciones de Venezuela.

Los datos están ahí, y cada quien es libre de aceptarlos o rechazarlos, aunque creo que no admiten discusión.

Pensar que Biden es mejor que el fascista de Trump, es siempre una opción que, además, nos ayuda a sentirnos mejor. Algo tal vez necesario en estos momentos de pandemia y militarización crecientes.

Pero es una opción totalmente alejada de la realidad. De Barack Obama se dijo algo similar a lo que se decía de Kennedy, por el simple hecho de que en vez de ladrar, como Trump, sonríe, y es afrodescendiente. Bajo la presidencia de Obama se pergeñaron los golpes contra Fernando Lugo en Paraguay y Manuel Zelaya en Honduras, se dinamitó la “primavera árabe”, se produjeron los bombardeos israelíes sobre la franja de Gaza con más de 400 niños muertos y 2.400 heridos y EEUU apoyó activamente el derrocamiento del presidente Mohamed Morsi, el primer jefe de Estado egipcio surgido de elecciones. Faltan Libia, Siria y la brutal guerra en Yemen, entre otras agresiones.

Me sorprende lo fácil que es engañarnos ante la acumulación de evidencias. Si calificamos a Trump como fascista, ¿qué diríamos de Biden? ¿Y de Obama?

Mientras sigamos creyendo que alcanza con cambiar de mandones, seguiremos siendo prisioneros de los finqueros, que esos no cambian a menos que los expulsemos, recuperando la hacienda.

Fuente e imagen:  https://desinformemonos.org/el-nuevo-capataz/

Comparte este contenido:
Page 1 of 9
1 2 3 9