Page 1 of 2
1 2

Películas de Navidad de los 80 y 90 que marcaron nuestra infancia

Te presentamos las mejores producciones navideñas para los más nostálgicos del hogar.

A pocos días de celebrarse la Navidad, miles de personas desean compartir en familia y ver películas navideñas. Aunque existen una gran variedad de producciones, los más nostálgicos desean ver las producciones que fueron un éxito en la década de los 80 y 90.

Por tal motivo, en esta nota te mostramos una lista con los mejores largometrajes con temática navideña y que aún son populares entre el público.

Una historia de navidad (1983)

Una cinta de humor oscuro cuya trama se centra en un niño que quiere como regalo de Navidad un rifle de aire comprimido, pero sus papás se niegan a darle el obsequio, porque piensan que no es una buena idea.

Gremlins (1984)

Este éxito es obligado en Navidad. Con Joe Dante como actor principal, nos narra cómo un regalo navideño de última hora puede provocar desastres inesperados en la Nochebuena.

Milagro en la calle 8 (1987)

Una compañía inmobiliaria quiere tirar abajo la casa de decenas de familias, pero como estas no se van, les mandan a un grupo de bandidos desalojarlos. Lo que menos esperan estos pandilleros es que unas naves espaciales en miniatura salven la navidad y los enfrenten.

Mi pobre angelito (1990)

Este filme de Navidad protagonizado por Macaulay Culkin es un clásico de la fecha. La familia de Kevin, un niño de 8 años de edad, se va de viaje y se olvida de él. Sin embargo, no estará solo, pues los ladrones Harry y Marv ya se dijeron robar su casa, por lo que el menor deberá impedirlo.

El extraño mundo de Jack (1993)

Es una producción de Tim Burton protagonizada por Jack Skellington, el rey de la ciudad de Halloween, quien un día tropieza con un portal que lo lleva a la ciudad de la Navidad y decide sumarse a la celebración.

El regalo prometido (1996)

Una comedia navideña protagonizada por Arnold Schwarzenegger, quien encarna a un padre que asume la misión de conseguir el regalo de Navidad de su hijo.

https://larepublica.pe/cine-series/2020/12/21/peliculas-de-navidad-de-los-80-y-90-que-marcaron-nuestra-infancia-evat/

Comparte este contenido:

Mundo: Zoom eliminará límite de 40 minutos en videollamadas de cuentas gratuitas por Navidad y Año Nuevo

Los usuarios no deberán hacer ningún acción; el límite se eliminará solo de forma automática en las fechas indicadas.

La plataforma Zoom eliminará de manera temporal el límite de 40 minutos para las videollamadas de cuentas gratuitas, para que los usuarios puedan contactar con familiares y amigos en las celebraciones que tendrán lugar en todo el mundo durante las próximas semanas.

Las videollamadas que los usuarios realicen con las cuentas gratuitas de Zoom en el último día de Hanukkah, 18 de diciembre; Nochebuena y Navidad, 24 y 25 de diciembre; Nochevieja y Año Nuevo, 31 de diciembre y 1 de enero; y el último día de Kwanzaa, 1 de enero no se cortarán una vez alcanzados el usual límite de 40 minutos.

Se trata de “una muestra de apreciación” para todos los usuarios de la plataforma durante un tiempo extraordinario, como explicaron desde Zoom en una publicación en su blog oficial.

Los usuarios no deberán hacer ningún acción; el límite se eliminará solo de forma automática en las fechas indicadas.

Eric Yuan, creador de Zoom, contó en una entrevista en el Web Summir que la pandemia ha demostrado que los encuentros virtuales funcionan. Según él, aunque cambie el panorama, las videollamadas se van a mantener.

Sin embargo, el mercado no opina lo mismo. El mismo día en que la empresa farmacéutica Pfizer anunció una vacuna efectiva, las acciones de Zoom cayeron. Al igual que las de Amazon y Netflix, otras de las grandes beneficiadas del encierro.

Fuente: https://www.elnacional.com/ciencia-tecnologia/zoom-eliminara-limite-de-40-minutos-en-videollamadas-de-cuentas-gratuitas-por-navidad-y-ano-nuevo/

Comparte este contenido:

10 cuentos en PDF para leer en Navidad

Por: oyejuanjo.

La Navidad está a la vuelta de la esquina, y qué mejor oportunidad para disfrutar un momento tan especial que leyendo una buena selección de cuentos virtuales inspirados en la magia de estas fiestas navideñas.

Estamos hablando de un repertorio generoso de cuentos de dominio público y otras obras gratuitas que puedes leer en compañía de toda la familia. Hay para todos los gustos, desde el clásico de Charles Dickens hasta una colección de poemas navideños para los más pequeños de la casa.

Esta lista de cuentos navideños cuenta con el auspicio de distintas organizaciones educativas y bibliotecas digitales, garantizando su libre difusión y acceso para el público en general.

¿Cómo puedo acceder a los cuentos navideños? Es muy sencillo, basta con hacer clic en los enlaces que compartimos más abajo para ingresar a la página del cuento con toda la información necesaria para leer los libros PDF desde el navegador, o en su defecto, bajar en cualquier dispositivo.

Sin más preámbulos, es momento de consultar esta pequeña biblioteca de cuentos PDF para leer en nochebuena. ¡Feliz Navidad!

10 Cuentos Navideños En PDF Que No Te Puedes Perder

#01. Breve cuento de navidad (leer aquí)
#02. Navidad en las montañas – Cuento infantil (leer aquí)
#03. Cuento de Navidad – Charles Dickens (leer aquí)
#04. Cuentos de Navidad y Año Nuevo (leer aquí)
#05. Poemas de navidad en PDF (leer aquí)
#06. El cuento de navidad de Auggie Wren (leer aquí)
#07. Cuentos de Navidad y Reyes (leer aquí)
#08. Cartas de Papá Noel – J. R. R. Tolkien (leer aquí)
#09. La niña de los fósforos – Hans Christian Andersen (leer aquí)
#10. Cinco cuentos cortos de Navidad (leer aquí)

Fuente de la reseña: https://www.oyejuanjo.com/2016/12/10-cuentos-pdf-para-leer-en-navidad.html
Comparte este contenido:

Jólabókaflóð, la tradición islandesa de regalar libros en Nochebuena

Por: julianmarquina.

Entre mito y realidad se mueve la tradición islandesa navideña de regalar libros en NochebuenaJólabókaflóð, como así se llama esta práctica y que significa «inundación de libros del Yule», hace referencia a la gran cantidad de libros publicados en las semanas previas de las navidades. Hecho que los convierte en el regalo ideal para dichas fiestas.

Esta tradición viene de lejos, y es que durante la Segunda Guerra Mundial se impusieron en Islandia importantes limitaciones en las importaciones. Como el papel tenía menos restricciones que otros productos, los libros se convirtieron en un popular regalo navideño.

La tradición se remonta a la Segunda Guerra Mundial, donde se impusieron restricciones monetarias estrictas, por lo que no había muchos artículos de regalo importados. Y los islandeses tenían mucho dinero para gastar en esos días debido a la agitación económica durante la guerra. Las restricciones sobre el papel importado fueron más indulgentes que en otros productos, por lo que el libro surgió como el regalo de Navidad elegido. Y los islandeses han honrado la tradición desde entonces. [The Reykjavik Grapevine]

La Asociación de Editores de Islandia manda gratuitamente desde entonces a cada casa un catálogo impreso de los nuevos libros publicados (Bókatíðindi), y el cual da el pistoletazo de salida de las fiestas navideñas. Sin duda que muy parecido a lo que se hace aquí con los catálogos de juguetes. Ni que decir tiene que me gusta más el catálogo de libros. En la última encuesta publicada en por la asociación, el 57,4 % de la población islandesa recibió al menos un libro por Navidad. Y el que fuera su presidente, Kristjan B. Jonasson, comentó en el medio online NPR.org:

«La cultura de dar libros como regalos está muy arraigada en cómo las familias perciben la Navidad como una fiesta. Normalmente, entregamos los regalos la noche del 24 de diciembre y la gente pasa la noche leyendo. En muchos sentidos, es la columna vertebral del sector editorial aquí en Islandia».

Cenar en familia, regalar y recibir libros y leer… ¡Qué más se puede pedir! Sin duda que un plan perfecto (según familia y libro) para pasar una estupenda noche de Nochebuena leyendo en familia. Personalmente me encanta la idea, y es que no hay mejor regalo que un buen libro. Por cierto, en España los libros son el tercer regalo más deseado en navidades y la segunda opción como regalos más comprados.

Fuente de  la reseña: https://www.julianmarquina.es/jolabokaflod-la-tradicion-islandesa-de-regalar-libros-en-nochebuena/

Comparte este contenido:

Navidad purépecha

Por: Francisco Castellanos

Con una mezcla de ritos prehispánicos y tradiciones católicas, los pueblos de la Meseta Purépecha, en Michoacán, ejemplifican a la perfección el sincretismo religioso con el que comunidades indígenas de México celebran la Navidad desde el siglo XVI.

Meseta Purépecha, Michoacán.- La celebración de la Navidad en México surge del sincretismo religioso, ya que los miembros de diferentes congregaciones llegadas a la Nueva España notaron la coincidencia de la celebración del nacimiento de los dioses indígenas con el tiempo litúrgico de Adviento. Esto dio lugar a una conciliación religiosa de las festividades católicas y la creencia indígena.

Desde la noche del 24 al 27 de diciembre se celebra la Navidad purépecha en las comunidades de la Meseta. Una celebración que sufrió modificaciones a partir de la década de los 70.

Con anticipación a la Noche Buena en todas las comunidades se levanta un enorme poste con una estrella dorada, que se puede ver desde cualquier parte y cuyo significado es que ahí habrá un nacimiento y de arrullara al Niño Dios.

El sincretismo se mantiene intacto. También otros conceptos propios de su expresión festiva, como la convivencia comunitaria en ceremonias y fiestas de larga duración, que originan una visión todavía no bien comprendida por el sector mestizo y turístico.

La Navidad consiste en el trabajo comunal, que se realiza en torno al Niño Dios. Existen “cargueros”, quienes asumen los gastos de la celebración de toda la comunidad, entre los que se incluye la comida de por lo menos mil 500 personas durante los cinco días que dura la celebración, en especial los que participan en la pastorela.

Las festividades de La Natividad en algunas comunidades indígenas de Michoacán se prologan más allá del 6 de enero, y cada una tiene su sello muy característico de acuerdo con la comunidad donde se celebra.

Dentro de las manifestaciones artísticas y culturales del México indígena, se encuentran las pastorelas, el nacimiento y el levantamiento del Niño Dios, que si bien no son netamente indígenas, han hecho eco en las tradiciones de la cultura purépecha.

Los purépecha celebran la tradición del nacimiento del Niño Dios con danzas de Negritos en Tingambato, de Viejitos en Ahuiran y Pomacuarán (Paracho), de los Terehauraries (bailadores viejos) en Ichán, de Cúrpites (“los que se juntan”) en Nuevo San Juan Parangaricutíro, y de Cherequis en San Felipe de los Herreros.

En la mayoría de los pueblos se efectúan las famosas pastorelas, actos teatrales que durante la Colonia los misioneros españoles representaban para evangelizar, pero que con el paso del tiempo fueron adquiriendo características propias de cada subregión purépecha: La Sierra, La Cañada de los Once Pueblos, el Lago de Pátzcuaro y la Ciénaga de Zacapu.

En medio de los fríos intensos y las heladas se deja sentir la influencia de cantos sacros. La pastorela es la recreación de las peripecias que enfrentan los pastores para llegar a Belén a adorar al Niño Jesús, que ya ha nacido según ha anunciado el arcángel San Miguel. En el camino tienen que luchar contra los siete pecados capitales representados por los demonios, y ayudados por el Arcángel, quien finalmente triunfa sobre el mal, encarnado en Luzbel.

El objetivo de la pastorela es dejar en el público una moraleja, comenta tata Juan Victoriano, director de la representación que se celebra en San Lorenzo durante los días 24, 25, 26 y 27 de diciembre.

La pastorela encuentra su antecedente en los antiguos coloquios para después ser herramienta de evangelización y culminar como una representación profana, conservando los rasgos originales de contenido teológico. Su práctica encuentra en sí misma la oportunidad para los miembros de las comunidades de integrarse, participar, divertirse, convivir y jugar, al mismo tiempo que conocen, rescatan, promueven y asumen dicha tradición, asegura Juan Victoriano Cira, autor de varias pastorelas versión purépecha, obras que son presentadas en las comunidades de la región.

Para los purépechas, las pastorelas hoy en día son un punto de encuentro entre su cultura y la mestiza. Desde la Colonia, las órdenes religiosas aprovecharon esta tradición en forma teatral para propagar didácticamente la evangelización, por lo que fueron los frailes los principales impulsores de coloquios de pastores y diablos.

En cada comunidad de la Meseta Purépecha, a partir del día 24 de diciembre y hasta el 6 de enero, bajo figuras evangélicas, los purépechas recrean el nacimiento de Jesús en las tradicionales pastorelas, actividades que son encabezadas por los “cargueros” del Niño Dios y las autoridades tradicionales de cada lugar. En cada pastorela hay una “profunda reflexión teológica” que muestra el sincretismo de la cultura occidental y la cosmovisión purépecha.

Las personas que participan como organizadores de la festividad, al concluir su servicio, adquieren el grado de prestigio y, cuando cumplen los principales cargos comunitarios religiosos y de orden civil, reciben la categoría de ‘tatas’ (papás).

‘Tata’ Juan Dice: “No sabemos cuándo inicia la celebración de la Navidad, pero lo que sí sabemos es que a estas tierras llegaron de la Nueva España los sacerdotes, quienes ejercieron una gran influencia en la educación e impulsaron la representación de coloquios y autos sacramentales, fueron los que abrieron paso a las pastorelas”.

De acuerdo con la tradición oral, sabemos que las pastorelas se celebraron por primera vez a fines del siglo XVI, y estas representaciones se hacían y se siguen haciendo en los atrios de los templos y en las plazas, así como en la casa de los “cargueros”.

Una forma para cristianizar, la pastorela tiene sus antecedentes en la época colonial, cuando los evangelizadores aprovecharon la tradición teatral de para difundir en forma didáctica el cristianismo. Este teatro pastoral durante la Conquista fue el punto medular para adoctrinar y propagar la religión. Sólo de esta forma podrían aceptarse de manera más fácil las formas dramáticas por medio de los bailes, mitotes o pantomimas, que ya se acostumbraba representar, por lo que no les fue difícil a los evangelizadores implantar el drama litúrgico, las moralidades, los misterios, los actos sacramentales y las pastorelas, adaptados a la mente indígena.

Nacimientos y levantamientos 

La tradición de colocar nacimientos o pesebres en época decembrina tiene como principal objetivo para la Iglesia reafirmar la presencia de Jesús en cada familia. Es por ello que en cada comunidad por lo menos se tiene una imagen del Niño Dios, que es “acostado” la noche de 24 de diciembre.

En esta tradición de colocar nacimientos en invierno, cada familia saca a relucir el ingenio sin límite, ya que hay nacimientos de grandes proporciones, de escenas completas de personajes del pueblo atentos al nacimiento.

Estas “capillas” al Niño Jesús, como se les llama en la región purépecha, permanecerán allí hasta el 2 de febrero, día que se conoce como de La Candelaria, y con el cual termina el ciclo de festividades de la Navidad. En esa fecha se levanta el nacimiento y se presenta la imagen del Niño Dios en el templo.

Sabor y color

Por su parte, Pedro Victoriano Cruz, periodista purépecha, revela que “en cada comunidad de la Meseta Purépecha, desde varios días antes del 24 de diciembre, día que inicia la fiesta navideña, los familiares de los “cargueros” del Niño Dios y de la Virgen se preparan con alimentos, bebidas y música para todos los invitados y participantes de la festividad”.

En esta celebración, que termina 1 de enero en algunas comunidades y el día 6 en otras, la participación de las autoridades tradicionales es primordial, pues son ellas las que dan el sabor propio y original a cada rito y ceremonia. Oran en lengua purépecha, propician los saludos a la usanza antigua en la casa de los “cargueros” y siempre tienen que estar presentes en los banquetes que se ofrecen.

Las mujeres, por su parte, tienen una doble encomienda: preparar los alimentos y asistir a cada uno de los eventos programados. Los alimentos que se sirven en la fiesta son: buñuelos, tamales, atoles de diferentes clases, guisos de carne y charales.  Sin faltar el tradicional “caliente”, que es el té de nurhite con alcohol, además de otro tipo de antojitos. Los que más participan en las festividades son los niños y jóvenes, quienes tienen que estar dentro de las danzas: viejitos, negros, pastores y otras actividades.

La pastorela en el pasado

En el pasado las comunidades indígenas utilizaban las pastorelas incluso para “limpiar el aire de los malos espíritus”, aun cuando en las postrimerías del siglo XVI y principios del siglo XVII la Santa Inquisición prohíbe este tipo de manifestaciones.

La pastorela nació como una forma de diseminación de la doctrina cristiana que rápidamente se convirtió en una auténtica manifestación de teatro popular Durante la Colonia, las órdenes religiosas que llegaron de España, aprovecharon la fuerte tradición teatral de la cultura indígena para propagar en forma didáctica la evangelización.

Los jesuitas, llegados a la Nueva España en 1572, y quienes ejercieron amplia influencia en la educación del pueblo, fueron los principales impulsores de los coloquios. Pero el fervor indígena prevalece y sobrevive la pastorela, y ya en pleno siglo XVII se divide de hecho en tres tipos: la de las casas de la comedia (en teatros y con fines lucrativos); la de los indígenas, de gran valor religioso y fuerza ritual; y la de los sacerdotes, como apoyo a la evangelización.

Tanto la pastorela mexicana como la virreinal tienen la esencia de Fernández de Lizardi cuando, en 1821, escribió su tradicional “Noche más venturosa”, como reacción a las impuras manifestaciones “antirreligiosas”. Las pastorelas, que desde entonces pueden llamarse género teatral, se vuelven de lo más flexible en su intención y representación.

La primera representación que se recuerda en Jalisco se ubica en Zapotlán, hoy Ciudad Guzmán, donde se presencia la primera batalla entre San Miguel y Lucifer En los primeros años, las pastorelas se convierten en importantes elementos de comunicación y participación social Así, para fines del siglo XVI, pueden encontrarse referencias a una pastorela propiamente mexicana, sobre todo en estados de antigua influencia jesuita: Puebla, Querétaro, Guanajuato y Jalisco.

Las raíces

El también director del diario indígena Xiranxua, Pedro Victoriano, explica que “los purépechas celebran el nacimiento de Jesús en esta época invernal como producto de la Conquista española y cristianización, pero también se está buscando reconciliar con el pasado histórico.

Es por ello que, cada 1 de febrero, realizan el ritual y ceremonia del nacimiento de un nuevo ciclo; es decir, la llegada del nuevo, para lo cual realizan el encendido del “fuego nuevo”.

Esta celebración del rito cada año cambia de sede, y en esta fecha se realizará en la comunidad de Caltzontzin, donde las autoridades y los propios habitantes están en la última fase de preparación del festejo principal; en esta actividad se trata de volver a realizar aquellos ritos y ceremonias que ejecutaban los antiguos purépechas, indica el ex carguero de la fiesta de Año Nuevo, Esteban Maciel, de la comunidad de Tacuro, municipio de Chilchota.

Fuente: https://espaciomex.com/cultura/navidad-purepecha/

Comparte este contenido:

La ciencia de la Navidad

Por: Pedro González

a ciencia explica o trata de explicar algunas convicciones navideñas singulares

¿Existe una ciencia de la Navidad como tal? A esta cuestión trataremos de dar respuesta contestando a grandes misterios que originaron esta época hace 2000 años, por ejemplo, el posible origen verdadero de la estrella de Belén.

Son muchas las ramas de la ciencia que pueden estudiar la Navidad. Por ejemplo, respecto a la famosa estrella que se supone que guio a los tres Reyes Magos hasta el portal de Belén, ¿qué opina la astronomía?

Llegar desde Oriente hasta la zona de Israel no es nada sencillo, y mucho menos encontrar un pobre pesebre en un pueblo llamado Belén solo siguiendo el rastro de una estrella en el cielo. Por eso, la ciencia ha lanzado diversas hipótesis al respecto.

La ciencia de la Navidad en diversas teorías

Obviamente, los peces de agua dulce viven ahí gracias al proceso de ósmosis. Es decir, dado que el agua es hipotónica respecto a las células de su cuerpo, el líquido entra en las células del animal para igualar concentraciones de sales, pero jamás se realiza este proceso bebiendo.

Evidentemente, ni Papá Noel ni los Reyes Magos son capaces de contentar a millones de niños dejando regalos para todos durante una sola noche, sería algo único e inconmensurable desde el punto de vista físico.

Los Reyes Magos lo tendrían más fácil, pues apenas visitan a los niños de España. Pero Papá Noel tiene la obligación de recorrer más de 100 millones de kilómetros para depositar regalos en casi 100 millones de hogares. Solo sería posible si se desplazase a 1000 kilómetros por segundo, triplicando la velocidad del sonido.

El único objeto que se acerca lejanamente a la enorme velocidad del trineo de Papá Noel que haya fabricado el ser humano es la sonda Voyager 1, que alcanza la velocidad de 61.200 kilómetros por hora, algo impresionante, pero muy lejos de lo que logra Santa Claus que, para colmo, transporta más de 300.000 toneladas de juguetes en el viaje. Increíble, ¿verdad?

Fuente: https://okdiario.com/ciencia/2018/12/24/ciencia-navidad-3501800

Comparte este contenido:

Néstor Cardozo: El ‘plan secreto’ ideado por Hitler para acabar con la Navidad

Redacción: El Tiempo

El experto Néstor Cardozo responde en #PregunteSinMiedo a las dudas de nuestros lectores.

La Navidad es una de las épocas del año más queridas por grandes y chicos. Cenas especiales, regalos y el calor de la familia han hecho del mes de diciembre sinónimo de felicidad.

Sin embargo, si estudiamos lo que nos dice la historia sobre muchos de los símbolos que se usan en esta celebración y los contextos históricos en que se originaron, varias son las sorpresas que podemos descubrir.

Esta vez Néstor Cardozo, historiador de la Universidad Nacional de Colombia, le explicará algunos de los mitos y verdades que han rodeado a esta fecha con el paso del tiempo ¡Bienvenidos a #PregunteSinMiedo!

Pregunta 1: ¿De dónde sale el mito de Krampus, el monstruo que castiga a los niños en Navidad?

El mito del Krampus es una de las tradiciones más particulares asociadas a la época decembrina, ya que muestra aspectos oscuros asociados a la Navidad. Esta figura mítica terrorífica es muy poco conocida, ya que solo hace parte de la tradición navideña de países del centro y norte de Europa.

Su nombre se deriva de la palabra alemana ‘krampen’, que significa garra, y se cree que es el hijo de Hel en la mitología nórdica. La bestia legendaria también comparte los rasgos de otras criaturas demoníacas y terroríficas de la mitología griega, como lo sátiros o los faunos.

La leyenda forma parte de una tradición navideña secular en Alemania, donde las estas celebraciones comienzan a principios de diciembre. Krampus se concibió como contrapartida al amable San Nicolás que daba golosinas a los niños.

Este monstruo azotaba a los niños malos y se los llevaba a su guarida. Según el folclore, Krampus aparece la noche antes del 6 de diciembre, conocida como Krampusnacht o “noche de Krampus”.

¿Por qué asustar a los niños con un monstruo demoníaco y pagano? Quizá sea una forma de que los humanos entren en contacto con su lado animal. La Iglesia católica prohibió durante años la terrorífica presencia de Krampus en estas escandalosas celebraciones, y durante la Segunda Guerra Mundial, los fascistas veían a Krampus como algo vil, porque se consideraba una creación de los socialdemócratas.

Pero Krampus parece estar reapareciendo en algunos países, en parte gracias a la cultura pop, ya que la gente busca celebrar estas festividades de formas poco tradicionales.

#PreguntaSinMiedo

Descubra lo que responden los expertos a esas dudas que siempre ha tenido.

Foto:

iStock

Pregunta 2: ¿Cómo fue que Hitler planeó acabar con la Navidad judeocristiana?

No es curioso que muchos regímenes totalitarios utilicen las diferentes festividades y tradiciones populares de sus pueblos para promover una propaganda específica en el que puedan generar identidad y legitimidad. El nazismo no fue la excepción, pues intentó resinificar muchas tradiciones y sus respectivas festividades de acuerdo con los fundamentos del nacional socialismo.

En el caso de la Navidad, para los dirigentes e ideólogos del nazismo era inconcebible que se siguiera celebrando el nacimiento de un personaje asociado al judaísmo y por ello se intentó reemplazar este acontecimiento por el del solsticio de invierno.

La idea era que todos los aspectos relacionados con la Navidad se vincularían con las tradiciones germánicas o nórdicas que con las tradiciones judeocristianas.

Bajo el nombre de ‘Julfest’, los nazis celebrarían el nacimiento del ‘niño solar’ el 25 de diciembre, con herencias romanas y del dios persa Mitra. Así, el niño Jesús se convertía en un adorable bebé de raza aria.

Si desde el solsticio de verano el sol iba a desapareciendo, para la época navideña volvía con su máxima fuerza, y esa asociación de poderío se vinculaba al gobierno nacionalsocialista. Al igual que Hitler llegó a tener obsesión con el fuego, el sol fue una solución factible para paganizar la Navidad.

La propaganda también tuvo una solución, por eso se creó al dios Odín, dios de la sabiduría y la muerte en la cultura nórdica. Para los nazis era este el verdadero origen de Santa Claus, aunque finalmente se había asociado a la Navidad en un expolio sin comparación a la cultura alemana.

De esta manera, Odín sería considerado el hombre del solsticio, aparecía en un corcel blanco lleno de regalos y más gordo de lo que se le recordaba. Con un parecido incontestable con Papá Noel, esta deidad sería la encargada de regalar juguetes que tenían a la guerra como principal ‘leit motiv’. Soldados de cruz gamada, tanques o bombarderos eran los regalos estrella en la Alemania de la época.

Pregunta 3: ¿Qué relación tiene San Francisco de Asis con el pesebre?

El pesebre o representación del nacimiento de Jesús es una tradición introducida al continente americano por los frailes, probablemente franciscanos, durante la colonización y evangelización en la época colonial, partir del siglo XV y XVI.

Los orígenes de esta costumbre de reproducir en imágenes el nacimiento de Jesús se remontan al siglo 13 por iniciativa de San Francisco de Asís. Se dice que, mientras predicaba por la campiña de Rieti (Italia), le sorprendió el crudo invierno al humilde predicador que vestía con harapos. Se refugió en la ermita de Greccio en la Navidad del año 1223.

Según la tradición, mientras oraba rodeado de aquella paz del bosque, y meditando la lectura del evangelista San Lucas, tuvo la inspiración de reproducir en vivo el misterio del nacimiento de Jesús en Belén. Construyó una casita de paja a modo de portal, puso un pesebre en su interior, trajo un buey y un asno de los campesinos del lugar e invitó a un pequeño grupo de ellos a reproducir la escena de la adoración de los pastores.

Con la llegada de los frailes a las Américas se reprodujeron las representaciones alegóricas del pesebre. En cada pueblo latinoamericano y en los territorios ocupados por España en los hoy Estados Unidos, fueron incorporadas variantes de la escena del nacimiento, acompañadas de villancicos alegóricos al pesebre, según la creatividad y los recursos de cada comunidad cristiana.

La iglesia católica promovió las representaciones bíblicas del nacimiento del niño Jesús dentro de los templos, hogares y lugares públicos, de modo que contribuyera a exaltar la devoción navideña.

#PreguntaSinMiedo

Todos los jueves encuentre un nuevo #PregunteSinMiedo en EL TIEMPO.

Foto:

iStock

Pregunta 4: ¿De dónde viene la tradición de poner árboles de Navidad en las casas?

Varias son las leyendas relacionadas con el surgimiento del árbol y que hoy es visto como un ícono de la cristiandad. Una de las historias señala que el primero en ser armado fue decorado con sangre.

Según narra la mitología escandinava, en la Alemania precristiana se llevaban a cabo dos ritos: el primero al dios Odín, quien era el «padre de todos». En la ceremonia un grupo de guerreros se reunía alrededor del roble sagrado de ese dios y como forma de tributo, le ofrendaban las vidas de los prisioneros de guerra.

Y el segundo ritual era dedicado al dios Thor, hijo de Odín y considerado el más fuerte de todos los dioses nórdicos. En nombre de él se hacía una ceremonia con pencan de palma de doce hojas donde cada una representaba un mes. Al culminar el rito, se encendía la punta de cada una de ellas y se apilaban las palmas en forma de pirámide formando una hoguera en su honor.

Sin embargo, estas tradiciones fueron modificadas a partir del siglo VII, con la llegada a Alemania del monje conocido como San Bonifacio. Al ser consciente de los sacrificios humanos que practicaban los nativos en el roble dedicado a Odín, él decidió utilizar un pino para evangelizarlos.

Aprovechando su forma triangular, logró transmitirles el concepto de la santísima trinidad -Dios padre, hijo y espíritu santo- y consiguió que se convirtieran a la religión cristiana. Comenzaran a venerar a este abeto como el árbol de Dios supremo, tal y como antes veneraban al de Odín.

Por otro lado, también se señala que Martín Lutero fue quien inventó la ornamentación del árbol. Se cuenta que una noche,cuando regresaba a su casa, divisó que la luz de las estrellas centelleaba en las ramas de los árboles cubiertos de nieve.

Esto lo hizo recordar la estrella de Belén que guió a los pastores la noche en que nació Jesús e inspirado en esa imagen taló un árbol, lo llevó a su casa y lo decoró con velas, nueces y manzanas. De esa manera, trató de explicar así los dones que los hombres recibieron con el nacimiento de Jesucristo.

Años más tarde, la idea se difundió en algunas provincias de Alemania y para el siglo XVI, las personas comenzaron la costumbre de colocar un abeto en sus casas.
Tras ello, en vista de que los árboles necesitaban ser decorados, se comenzaron a inventar adornos y así nacieron los mercados de objetos navideños en algunos pueblos de Alemania.

Pregunta 5: ¿La navidad tiene un pasado pagano?

No se puede afirmar a plenitud que el origen de la Navidad sea totalmente pagano o cristiano, ya que en realidad esta herencia festiva es el resultado del sincretismo de ambas tradiciones culturales.

Ello se debe en parte a la disposición que tuvo la iglesia católica para organizar sus respectivas celebraciones según lo dispuesto entre las culturas judía y romana, las cuales eran en ultimas sus más notables referentes.

Es así que, por ejemplo, la semana santa se realiza guiada en la celebración de la pascua judía, mientras que la navidad corresponde más a la época en que se celebraba la Saturnalia romana o fiestas en honor al dios Saturno, que debido a la cristianización del imperio romano fue reemplazada por la fiesta del nacimiento de Jesús.

Los elementos que acompañan esta tradicional fiesta -como el árbol, los regalos y la figura de Santa Claus- recogen elementos de las tradiciones culturales precristianas como la nórdica y la céltica, que finalmente incorporan elementos cristianos que crean todo el conjunto de costumbres que han trascendido hasta la actualidad.

El hecho de que el cristianismo haya incorporado elementos de otras culturas se debe principalmente al papel de los monjes que buscarían distintas estrategias para facilitar la evangelización de nuevos territorios y la conversión de los distintos pueblos que los habitaban estas concesiones.

BIBLIOGRAFÍA

– Breve historia de la Navidad. Francisco Jose Gomez. 2013.
– La Alemania Nazi 1933 – 1945. Alvaro Lozano. 2011.
– Christmas un ritual & traditio: Christian And pagan. Clément Miles. 2017

Fuente: https://www.eltiempo.com/vida/educacion/cual-es-la-verdadera-historia-de-la-navidad-299024

 

Comparte este contenido:
Page 1 of 2
1 2