Desmontando las matemáticas

Por: A. Calvo León.

 

El colegio Lope de Vega implanta el método ABN que permite aprender la más temida de las asignaturas de una forma natural e intuitiva.

Un supermercado en clase, operaciones matemáticas en regletas por todos los rincones del aula —incluso en los cristales de la ventanas y en el suelo—, dinero de mentira aunque muy real, palillos (muchos palillos, agrupados, sueltos…), alumnos moviéndose libremente por el aula para hacer los ejercicios que quieren y un gran esfuerzo de los docentes para conseguir que la tan temida asignatura por todos los estudiantes se convierta en algo «sencillo, natural, razonado, intuitivo y adaptado a la vida real». Así funcionan ahora las clases de matemáticas en el Colegio Lope de Vega. El año pasado se hizo un proyecto piloto durante un mes de la mano del profesor Carlos González Flórez y este año, los alumnos de segundo de Primaria se han sumergido en este nuevo modelo educativo nacido en Cádiz. El resultado, que todos los pequeños, tengan el nivel académico que tengan, se diviertan, aprendan y estén motivados y que muchos ya estén trabajando contenidos que tendrían que dar a finales de tercero, cuando aún están en segundo curso. La consecuencia, que cuando van a la compra con sus padres ellos mismos resuelven rápidamente cuánto les tienen que devolver, agilidad mental y que las matemáticas se hayan convertido en un juego al que todos quieren dedicar hasta los recreos en los días de lluvia.

El primer paso y fundamental, trabajar con palillos, que los niños deben agrupar ellos mismos por decenas. Ir conociendo las cantidades y «manipulando los números» pero siempre trabajando con ejemplos concretos y con problemas basados en la vida real, las operaciones nunca están descontextualizadas, si no que los alumnos también aprenden a plantear sus problemas para después resolverlos. Los pequeños juegan con «los números amigos del 10, los del 100, los del mil…» y van descomponiendo todas las cantidades, cada uno a su manera, para llegar al mismo resultado.

«Con el ABN los niños no aprenden de forma mecánica» defienden Cecilia Carro y María José Núñez, las dos maestras de segundo de Primaria y directora y secretaria del centro, para añadir: «Se trata de que engancharles a las matemáticas de forma que las entiendan, lo hacen a través de su realidad, de problemas que ellos plantean». «Es más divertido que lo que hacíamos el año pasado», sentencia Aarón, que comparte mesa en esta ocasión con María, Pedro y Martina, mientras que en otra mesa están Jonathan, Valeria, Sokhna, Karim, Nerea y Javier y Rodrigo se pasea por la clase hasta llegar a la pizarra digital, donde empieza su trabajo tras abandonar la tabla de multiplicar manipulativa. El resultado del proyecto ha sido tan bueno que ahora, estos pequeños del Lope de Vega se han convertido en maestros de maestros y ya han dado un curso a docentes de UGT y darán otro en breve en el Centro de Formación del Profesorado de León. Ellos están orgullosos, porque incluso superan en cálculo a estos profesores.

Fuente de la reseña: https://www.diariodeleon.es/noticias/leon/desmontando-matematicas_1322991.html

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.