INDIA La primera mujer refugiada rohingya en obtener un lugar en la universidad.

Asia/India/universityworldnews.com

Una joven que vive con su madre, su padre y sus hermanos en un refugio improvisado hecho de trapos y plástico junto al río Yamuna en Delhi se convertirá en la primera niña entre los casi 40,000 refugiados rohingya en la India en llegar a la universidad.

Los ojos de Tasmida, de 21 años, brillan con esperanza y determinación mientras dice que solicitó la admisión bajo la cuota de estudiantes extranjeros en Jamia Millia Islamia de Nueva Delhi y ha sido aceptada para tomar un BA LLB Honors – BA LLB o Bachelor of Arts and Bachelor de Derecho es un curso profesional de doble titulación en derecho.

“Quiero estudiar leyes para poder defender mis derechos y decirles a otros qué derechos disfrutan y cómo pueden defenderlos”, dice. “Quiero convertirme en activista de derechos humanos para que cuando regrese a mi país Puede levantar la voz para nuestra gente “.

El impacto de su logro en inspirar a otras niñas y jóvenes en el asentamiento de Rohingya no debe ser subestimado.

Tahreen, otra refugiada rohingya que vive en Nueva Delhi, dice: “Tasmida ha traído esperanza a la vida de todos los rohingyas. Continuó sus estudios contra todo pronóstico. Está decidida a no darse por vencida ya que es el símbolo de esperanza para toda la población. comunidad.

“soy analfabeta. Pero Tasmida está inspirando a otros niños de la comunidad para estudiar, apuntar alto y luchar contra la injusticia.”

Ella dijo que muchos niños en este asentamiento de refugiados quieren seguir los pasos de Tasmida. “Ellos quieren asistir a la escuela algún día. Mi hermana menor Zuha tiene 14 años y ella está estudiando en la Clase 10. “

Otro refugiado, Zaid, que llega a fin de mes vendiendo verduras al borde de la carretera, dijo: “Tasmida está haciendo toda la diferencia. Nosotros y todos los miembros de nuestra comunidad solo hemos conocido la injusticia, el hostigamiento y la opresión. Pero ahora podemos luchar contra esto”. abuso “.

Dijo que Tasmida le dijo que los rohingya tienen los mismos derechos que todos los demás humanos en la Tierra.” Todos los humanos son iguales. Es algo muy simple. Pero la mayoría de nosotros no captamos esto. Nuestros sentidos y nuestro razonamiento el poder se ha reducido por años de maltrato. La educación hace toda la diferencia. Deseamos a Tasmida todo el éxito en sus esfuerzos “.

Aunque Tasmida menciona frecuentemente a Myanmar como “nuestro país”, Myanmar no reconoce a los musulmanes rohingya como sus ciudadanos.

Tasmida dejó Myanmar para irse al vecino Bangladesh a la edad de seis años. Cuando la situación se deterioró en Myanmar, un gran número de otros musulmanes rohingya también cruzaron a Bangladesh. Pero cuando la situación en Bangladesh se hizo más difícil, la familia de Tasmida buscó asilo en la India en 2012.

Tasmida dice: “Mis abuelos y antepasados ​​tenían la ciudadanía de Myanmar. Pero no estaban educados y, por lo tanto, no eran conscientes de sus derechos y no sabían cómo podrían asegurar el futuro de sus futuras generaciones. Ahora estamos corriendo de un lado a otro. Pertenecemos a este mundo pero no a ningún país “.

Desafíos

Tasmida habló sobre los desafíos que tuvo que superar para continuar sus estudios en la India. Ella dijo que Bangla, el idioma que se habla en Bangladesh, es similar al idioma rohingya.

“Pero en la India, el medio de instrucción es el hindi o el inglés”.

Después de llegar a la India, estudió hindi, inglés y computación durante tres años. Luego, en 2015, reanudó la educación formal en el hindi.

Solicitó la admisión en la clase 10, pero como muchos refugiados no tenían el papeleo correcto para progresar, ella no tenía el Aadhaar, un número de identificación único de 12 dígitos emitido por el gobierno de la India a cada residente individual de la India. Aadhaar es obligatoria para los estudiantes y para la admisión en escuelas y colegios en la India, por lo que se le negó la admisión.

“Luego aparecí en el examen de la clase 10 como candidato privado y, después de aprobar el examen de la clase 10, elegí estudiar ciencias políticas en las clases 11 y 12 y fui admitido en la escuela Jamia. Esta vez logré ser admitido como estudiante extranjero “. La

Escuela Jamia comparte el campus con la universidad musulmana líder de Delhi, Jamia Millia Islamia.

La alegría de ir a la universidad se refleja claramente en su voz, pero tan pronto como recuerda su pasado, su estado de ánimo cambia

” . Todos los días recibo informes de personas que murieron en Myanmar. Muchas personas como yo han sido asesinadas allí. El ejército de Myanmar ha estado saqueando y quemando las aldeas de los rohingya, agarrando nuestras tierras y ganado, violando a mujeres, asesinando personas y secuestrando a niños por trabajo. La gente vive bajo una nube de terror.

“Así que decidí estudiar derecho y convertirme en activista de derechos humanos”. Las

personas sin país

Tasmida pertenecen a una nueva generación de personas rohingya, una de las comunidades más perseguidas del mundo, que no tienen país. En Bangladesh no tenía refugiada. tarjeta y luchan por su identidad y supervivencia.

Ella dice: “En el año 2005, tenía seis años. Mi papá era un hombre de negocios que solía traer bienes del exterior y venderlos en Myanmar. Un día, la policía vino a nuestra casa y lo recogimos. Cuando fuimos a la estación de policía para encontrarnos con él, vimos a muchas otras personas como él allí. La policía tomó dinero de la gente de Rohingya para liberarlos “.

“Dos meses después, la policía volvió y se llevó a su padre. Cuando papá volvió, dijo que ya no viviríamos aquí. Estaba en el tercer nivel cuando vine a Bangladesh junto con mi familia “.

Todo iba bien. El medio de instrucción en las escuelas era Bangla y ella aprendió Bangla rápidamente y fue admitida en la escuela.

Exigiendo sobornos.

Su padre, mientras tanto, vendía frutas y verduras. Luego, en 2005, las atrocidades de las personas rohingya se intensificaron, e incluso en Bangladesh se investigaron los refugiados. La policía siguió arrestando al padre de Tasmida y exigiendo sobornos para dejarlo ir.

Con el tiempo, la familia se fue a la India y las Naciones Unidas les dieron tarjetas de refugiado.

“Vine a Delhi. He aprendido hindi e inglés aquí. Pero el lenguaje no fue el único desafío. El campamento de refugiados tenía luces débiles, lo que dificultaba mucho estudiar después del atardecer. Solía ​​haber muchas perturbaciones, ya que varias familias compartían el mismo espacio y la privacidad necesaria para centrarse en los estudios simplemente no existía.

“Después de aprobar el examen de la clase 12, todos quedaron encantados. Ahora podría entrar en la universidad. Estaba feliz de que ahora estudiaré derecho. Hasta hace dos años, ni siquiera sabía qué es la ley. Ahora he aprendido que puede mejorar nuestra vida “.

Apuntando a

Tasmida, dice que apunta alto. Pero no será fácil para ella y su familia arreglar la tarifa.

Ella dice: “He llenado la solicitud en la categoría de estudiantes extranjeros. No podemos pagar la cuota anual. Tengo que dar INR250,000 (US $ 3,600) al año. ¿Cómo debemos organizar tanto dinero? ”

Ella dice que los fondos se están recolectando en línea, pero hasta el momento solo se han recaudado INR 120,000 (US $ 1,700). “Espero que la gente nos ayude”, dice ella.

Fuente: https://www.universityworldnews.com/post.php?story=20190628114121406

Imagen tomada de: https://www.youtube.com/watch?v=kpzVGR6BB_o

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.