Venezuela: Diálogo y negociación para derrotar la crisis

Diálogo y negociación para derrotar la crisis

Antonio Pérez Esclarín

Es hora de que los que creemos en Venezuela y estamos comprometidos en lograr el bienestar de todos, asumamos nuestras responsabilidades ciudadanas. No podemos seguir por el camino de la rivalidad y el enfrentamiento. Necesitamos acercarnos al sufrimiento de las personas con una actitud de respeto y compromiso y recuperar la confianza en nosotros y en la política. Cada palabra odiosa que se pronuncia, cada mentira que se dice, cada violencia que se comete, cada actitud que impide o retrasa las soluciones, nos empuja hacia una situación cada vez más inhumana.

Pasan los días y los numerosos problemas, en vez de resolverse, se agravan más. En Venezuela, a las mayorías les resulta cada día más cuesta arriba sobrevivir, mientras unos pocos exhiben sin vergüenza sus nuevas fortunas y viven de espaldas al dolor de la gente. Ningún servicio público funciona, los sueldos y bonos no alcanzan para nada, enfermarse supone una tragedia, los apagones y la falta de agua hacen que resulte muy difícil sobrevivir y enfrentar la pandemia que sigue provocando sufrimiento y muertes. Surtirse de gasolina es una tragedia con colas interminables, mientras al lado florece la mordida y la corrupción.

Es la hora del diálogo y la negociación para encontrar una salida. De pocas palabras se ha abusado tanto como de la palabra diálogo. Su uso interesado ha vaciado a la palabra de significado y la ha convertido en un término ambiguo y problemático. Por ello, los llamados al diálogo resultan sospechosos y no logran credibilidad. Sin embargo, no nos queda otro camino pues todos los demás han fracasado rotundamente.

La primera condición para un diálogo sincero es aceptar los gravísimos problemas que vivimos y mostrar verdadera disposición a resolverlos. ¿Cómo es posible que Maduro afirmara en su Memoria y Cuenta que el índice de pobreza en Venezuela es de 17 % y el de pobreza extrema de 4%, cuando según la investigación de Encovi la pobreza es de 93% y la pobreza extrema alcanza el 79,2%? ¿Acaso ignora el Presiente que el salario mínimo ronda el dólar al mes? Si la situación no es tan grave ¿por qué millones de personas se han ido o piensan irse?

Llamar al diálogo sin aceptar la realidad y sin asumir las propias responsabilidades, pensando que es el otro el que debe ceder y no yo, para ganar tiempo y continuar con los mismos discursos y políticas, demuestra soberbia e insensibilidad. Cerrarse a un verdadero diálogo, adoptar posturas intransigentes o sectarias que impiden avanzar en la construcción de una solución democrática y electoral, constituye un delito. No se trata, de señalar culpables y eludir responsabilidades. Ni de creer que mi propuesta es la única válida. Se trata de hacer nuestro el dolor de las mayorías y abocarse a remediarlo, lo que va a exigir abandonar prejuicios, acciones y propuestas que han resultado ineficaces. ¡No es posible esperar más! No son tiempos para revanchas, intolerancias, venganzas o personalismos. Todos sabemos, incluido el Gobierno, que la situación es insostenible y que la solución debe ser construida entre todos. En el diálogo y negociación deben estar presentes todas las fuerzas: los maduristas, los chavistas y exchavistas, los opositores, los partidos, las organizaciones económicas y sociales, las iglesias, y como árbitros, las fuerzas democráticas internacionales que vienen repitiendo que apoyan salidas democráticas y electorales.

Fuente de la Información: https://www.aporrea.org/ideologia/a299299.html

Comparte este contenido:

Antonio Perez Esclarin

Profesor e investigador del Centro de Experimentación para el Aprendizaje Permanente (CEPAP) de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez y cogestor y animador del Programa de Profesionalización de docentes en servicio. Editor de varias publicaciones de temas educativos, entre ellas la Revista Movimiento Pedagógico, y autor de numerosos artículos y reportajes. Cada semana publica un artículo de tema educativo y de opinión en 7 periódicos del país y en tres revistas digitales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.