Page 1 of 38
1 2 3 38

2022: el año del metaverso, el 5G y el robot con ruedas

Las empresas continuarán trabajando en la nube, para lo que tendrán que reforzar la seguridad de sus sistemas, pero también deberán adaptarse a la llegada de la cobertura 5G, el análisis de datos, la inteligencia artificial y, especialmente, prepararse para la inminente llegada del metaverso

Enrique Alpañés

Las predicciones tecnológicas suelen acertar el qué, pero raramente el cuándo. En 2008 Philip Rosedale promocionó un mundo virtual en el que, teóricamente, los ciudadanos iban a pasar la mitad de sus vidas. Este emprendedor estadounidense lo denominó Second Life, una comunidad digital en la que los usuarios podían realizar actividades con un avatar. Ahora se conoce como metaverso. En 1973, en plena crisis del petróleo, el físico estadounidense Jack Nilles propuso una idea atrevida para la época que bautizó como teletrabajo para reducir el consumo de gasolina. Medio siglo después el mundo lo puso en práctica. Las tendencias tecnológicas no entienden de calendarios. Y las transformaciones, que antes necesitaban años para asentarse, se consolidan ahora en meses. Héctor Ibarra, director gerente de Fjord, la agencia de diseño e innovación de Accenture Interactive, lo ve claro: “Si el cambio era una constante en nuestra vida, en los dos últimos años se ha acelerado de manera abrupta”.

Fjord propone en su informe anual de tendencias para 2022 que la transparencia, la conciencia, la confianza, la sensibilidad y, especialmente, la tecnología sean los conceptos que definan el próximo año. El mundo está cambiando y muchas de estas mutaciones ya protagonizaron 2021 y se consolidarán en 2022. Estas son las transformaciones que no deben perder de vista las empresas.

El metaverso más allá de Zuckerberg

Epic Games, creadores del videojuego 'Fortnite', controlan lo más parecido al metaverso que existe hoy.
Epic Games, creadores del videojuego ‘Fortnite’, controlan lo más parecido al metaverso que existe hoy.ISTOCK

El informe de Fjord señala que más allá de sus orígenes lúdicos, el metaverso parece destinado a convertirse en un espacio virtual en el que las personas y las marcas podrán interactuar, crear, consumir y ganar dinero. Esta última motivación pecuniaria es especialmente importante para Mark Zuckerberg. El dueño de Meta, empresa matriz de Facebook, Instagram y WhatsApp, ha apostado fuerte por el metaverso. En 2020 invirtió cerca de 18.500 millones de dólares en I+D, un 30% de sus ingresos. Ninguna compañía había invertido tanto en un solo proyecto. Además, hay que tener en cuenta que Zuckerberg suele acertar a la hora de apostar por nuevos sectores y plataformas. Aunque el directivo no ha señalado una fecha concreta para el lanzamiento del metaverso, las empresas deben empezar a prepararse.

No es el único en ver potencial en el metaverso. Gigantes como Epic Games, creadores del videojuego Fortnite, controlan lo más parecido al metaverso que hay en la actualidad. En esta plataforma no solo se juega, también se realizan conciertos (la última estrella en pasar por su escenario ha sido la cantante norteamericana Ariana Grande). Tim Sweeney, director ejecutivo de Epic Games, aseguró en una entrevista: “Ahora Fortnite es solo un juego, pero formulen esta pregunta otra vez dentro de 12 meses”. Desde entonces han pasado dos años.

Las grandes empresas están luchando por crear su metaverso y las pequeñas tendrán que trasladarse a este ecosistema. Con las compras digitales al alza y el sector del videojuego ganando protagonismo, todo parece indicar que el metaverso representará un nicho de negocio importante en el futuro. El informe de Fjord concluye que si quieren alcanzar el éxito, las marcas tendrán que comprender a sus clientes en este nuevo mundo virtual.

La importancia de la nube

La nube es una red enorme de servidores remotos conectados para funcionar como un único ecosistema.
La nube es una red enorme de servidores remotos conectados para funcionar como un único ecosistema.ISTOCK

Hace casi dos años que el teletrabajo se generalizó tras el estallido de la pandemia. Este acontecimiento marcó un punto de inflexión para una tecnología que llevaba años disponible, pero que no había demostrado toda su potencialidad: la nube. Este instrumento es una red enorme de servidores remotos que están conectados para funcionar como un único ecosistema. Permite guardar documentos en línea de la misma forma que antes se guardaban en un ordenador, creando una oficina virtual a la que todos los trabajadores de una empresa tienen acceso.

Muchas organizaciones ya utilizaban esta tecnología, pero la irrupción de la covid-19 la ha hecho imprescindible para casi todas, destaca Albert Agustinoy, profesor del máster de Propiedad Intelectual y Tecnologías de la Información de Esade. “Gracias a ella los trabajadores y colaboradores pueden seguir con su actividad en los momentos en los que la presencialidad no es posible”, puntualiza. Este modelo parece que se ha consolidado este año y se prevé que en 2022 se siga trabajando en la nube.

Más ciberseguridad

Los empleados pasan más tiempo en remoto y, generalmente, desde equipos menos seguros.
Los empleados pasan más tiempo en remoto y, generalmente, desde equipos menos seguros.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) de España gestionó más de 130.000 incidentes de seguridad en internet durante el año 2020. Aún no hay datos para el año que acaba, ni previsiones para el próximo, pero todo hace pensar que las cifras continuarán al alza. Por este motivo, el 70% de las empresas aumentará su gasto en ciberseguridad en 2022, según el estudio Digital Trust Survey 2022 publicado por PwC.

“La seguridad informática es ya una prioridad para las compañías”, afirma Agustinoy. Este experto cree que el aumento de ciberataques es una de las consecuencias de trasladar el trabajo físico al entorno virtual. Los empleados pasan más tiempo en línea y mayoritariamente en remoto, desde equipos menos seguros. “Esto incrementa la posibilidad de que otros usuarios no autorizados accedan”, destaca. La única opción que tienen las compañías, por lo tanto, es aumentar el presupuesto en ciberseguridad.

Crece el protagonismo de la inteligencia artificial

Astro, el robot doméstico de Amazon.
Astro, el robot doméstico de Amazon.AMAZON

Los datos son tan útiles como los sistemas de inteligencia artificial (IA) que se utilizan para interpretarlos. En un mundo altamente tecnologizado se recoge diariamente mucha información que no se aprovecha. Las redes neuronales de IA pueden cambiar esto, dar sentido a enormes bases de datos y contribuir a tomar decisiones más eficientes. Josep Curto Díaz, director del máster de Inteligencia de Negocio y Big Data Analytics en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), cree que es el momento adecuado: “Por un lado, está la progresiva digitalización y la gestión de datos de clientes, empleados, procesos y productos. Cada vez hay más información y aumenta la necesidad de manejarla de forma eficiente. Por otro, las plataformas han evolucionado considerablemente para facilitar su adopción y su uso”.

Un robot de Glovo que hará repartos por Madrid.
Un robot de Glovo que hará repartos por Madrid.ANDREA COMAS

Amazon va a lanzar este año su robot doméstico Astro, similar a Alexa pero con ruedas y un sistema de inteligencia ambiental. Glovo está probando robots automatizados de reparto para que recorran las ciudades. Asistentes de voz como el mencionado de Amazon, Apple o el de Google continúan perfeccionándose. Sin embargo, esta tecnología va mucho más allá. Tiene aplicaciones revolucionarias en los ámbitos empresarial e industrial. Tanto, que apostar por ella ya no es una opción. Curto Díaz asegura que el año que viene se verán luces y sombras: “Siguen existiendo barreras internas, por ejemplo, en la calidad de los datos recogidos, que deben mejorarse, y aparecen aspectos legales que se deben valorar y que se están tratando en la futura regulación de la IA de la Comisión Europea”.

5G para todos

Esta tecnología empezará a mostrar su potencial en los próximos tres años.
Esta tecnología empezará a mostrar su potencial en los próximos tres años.ISTOCK

El 5G es una tecnología que muestra su potencial en la intersección con otros avances. Todas las tendencias mencionadas ampliarán su capacidad gracias al 5G. Esta nueva generación de conexión a internet mostrará su máximo potencial, sin embargo, en el llamado internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés). Lo revolucionario del 5G es su latencia (tiempo que tarda en transmitirse información). Esta tecnología lo reduce a un milisegundo, frente a los 20 o 30 segundos de las redes 4G.

El coronavirus ha provocado un retraso en la implantación del 5G, cuyo despliegue comercial real no comenzará hasta 2022. Por eso esta tecnología empezará a mostrar su potencial en los próximos tres años. La Comisión Europea ha aprobado el régimen de ayudas de 150 millones de euros para España a través del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), que busca dar apoyo al despliegue de infraestructuras para ofrecer cobertura móvil en todas las zonas de España, incluso en las que actualmente no tienen cobertura 4G. De esta forma se persigue acabar con la brecha digital y alcanzar los objetivos estratégicos de la Unión Europea relacionados con la transición digital.

Fuente: https://elpais.com/economia/estar-donde-estes/2021-12-22/2022-el-ano-del-metaverso-el-5g-y-el-robot-con-ruedas.html

Comparte este contenido:

La Unesco saca adelante la ‘declaración universal’ de la inteligencia artificial

El texto propone un marco normativo para tecnologías controvertidas como el reconocimiento facial o para los sistemas de recomendación de las plataformas

Los Estados miembro de la Unesco cuentan desde ahora una guía para “afrontar de manera responsable los efectos conocidos y desconocidos de la inteligencia artificial en los seres humanos, las sociedades y el medio ambiente y los ecosistemas”. Ese es el objetivo de la Recomendación sobre la Ética de la Inteligencia Artificial, una suerte de declaración universal para el uso de estos sistemas que durante la conferencia general celebrada este miércoles fue adoptada por los 193 países del organismo. La guía contempla los principios que deben inspirar el desarrollo de tecnologías tan controvertidas como el reconocimiento facial y aborda también temas menos polémicos, como el potencial efecto de los sistemas de recomendación sobre la diversidad cultural o lingüística. “Este texto establece por primera vez un marco normativo mundial para el uso de la inteligencia artificial. Se basa para ello en tres pilares: el respeto de los derechos humanos, el Estado de Derecho y la lucha contra la discriminación”, explica a EL PAÍS Audrey Azoulay, directora general de la Unesco.

El documento de 30 páginas que Azoulay describe como un “texto histórico” no es legalmente vinculante, pero desde la Unesco esperan que se convierta en una referencia global para el desarrollo y uso ético de esta tecnología. En este contexto conviven ya numerosos marcos y guías desarrollados por organizaciones de diferentes niveles, desde la iniciativa de entidades como la OCDE hasta propuestas como la carta de derechos digitales adoptada por el gobierno español el pasado 14 de julio. “La Unesco pide a sus 193 Estados miembros que tomen todas las medidas necesarias para aplicar este marco ético. La Organización evaluará periódicamente su aplicación, pidiendo a los Estados que informen sobre sus progresos y prácticas en este ámbito. Estos resultados serán analizados por expertos y sometidos a debate público de forma transparente”, precisa Azoulay.

En la redacción del documento, que se inició a principios de 2020 han participado grupos de expertos formados por representantes de Google, Facebook, Microsoft, las Universidades de Stanford y Nueva York, la Academia China de Ciencia y Tecnología. En septiembre del año pasado, se presentó un primer borrador y se abrió el plazo para que los países de la Unesco presentasen sus comentarios y observaciones sobre el texto, que ha seguido revisándose hasta la última conferencia general.

Entre las claves de la recién adoptada recomendación se encuentra la acotación de principios básicos que atañen al desarrollo de algunas de las tecnologías más cuestionadas del momento, como los sistemas de reconocimiento facial. De acuerdo con el documento adoptado por la Unesco, que cuenta con países como China entre sus integrantes, estos sistemas “no deberían ser utilizados con fines de vigilancia masiva o rendición de cuentas sociales”. En el caso de las armas autónomas, la subdirectora general de Ciencias Sociales y Humanas de la Unesco, Gabriela Ramos, explica en un comunicado que, aunque no se hace referencia explícita a los drones de uso militar ni al armamento autónomo letal, la recomendación establece normas básicas como el que “las decisiones de vida o muerte no deben ser tomadas por sistemas de inteligencia artificial” y se especifica que en estos escenarios “la última palabra debe ser humana”.

La recomendación también aborda escenarios menos extremos pero igualmente relevantes, como el potencial efecto de los sistemas de recomendación que emplean las plataformas de streaming como Netflix o Spotify en la diversidad cultural y lingüística. Un reciente informe de la Unión Europea señalaba que los criterios que emplean estos modelos para ofrecer nuevos contenidos “no son transparentes ni auditables” y probablemente basan sus decisiones en factores económicos que benefician a las plataformas. “Los artistas locales o los contenidos creativos y culturales infrarrepresentados son menos proclives a aparecer en las recomendaciones de estos sistemas si sus trabajos o espectáculos son insuficientemente lucrativos”, señala el informe. En este contexto, la recién estrenada guía hace un llamamiento a los países para que trabajen mejor comprensión y evaluación tanto de los efectos positivos como de los potencialmente perjudiciales de los sistemas de recomendación.

Las relaciones humano-robot

Con vistas a un hipotético pero cada vez más plausible futuro donde las personas interactuemos con robots y sistemas de inteligencia artificial capaces de reconocer y reproducir las emociones humanas, el documento requiere que se evalúen las implicaciones éticas de estas relaciones, especialmente cuando se establecen con menores. “La constante interacción con tecnología de inteligencia artificial, incluyendo los algoritmos sociales, podrían someter a niños y adultos a manipulaciones y consecuencias negativas para su salud mental”, continúa Ramos. Por otra parte, se subraya la necesidad de que los individuos estén en todo momento informados de si están tratando con uno de estos sistemas o son objeto de decisiones tomadas por ellos. Se pide también que se establezcan mecanismos para acceder a las razones que guían una decisión que afecta a los derechos o libertades de los usuarios, así como vías para impugnarla o solicitar una reevaluación.

Otras materias incluidas en el marco de esta recomendación son la protección de la privacidad, la prevención de los sesgos que puedan perjudicar al rendimiento de estos sistemas, la promoción de un entorno más inclusivo en el sector responsable de desarrollar estas tecnologías o incluso la reducción del impacto ambiental de estos sistemas. De acuerdo con un estudio publicado en la revista Nature, entrenar un algoritmo de inteligencia artificial puede producir cerca de 300.000 kilos de dióxido de carbono, lo que equivale a 125 vuelos de ida y vuelta entre Nueva York y Pekín.

Además, el documento que acaba de adoptar la Unesco exige que los gobiernos eduquen a sus ciudadanos en los derechos digitales que pretende proteger. “Si educamos a una nueva generación de consumidores digitales conscientes de sus derechos y con las habilidades de pensamiento crítico necesarias para navegar la esfera digital, estaremos empoderándoles para que exijan a las grandes tecnológicas a rendir cuentas y estaremos exigiendo que la IA sea desarrollada de forma humana y ética”, sentencia Ramos.

Fuente: https://elpais.com/tecnologia/2021-11-25/la-unesco-saca-adelante-la-declaracion-universal-de-la-inteligencia-artificial.html

Comparte este contenido:

La sorprendente caída de la creatividad entre los adolescentes detectada por la OCDE

¿Qué hace que los jóvenes de 15 años se sientan menos creativos, curiosos, persistentes y responsables que los de 10 años? ¿Y cuáles podrían ser las consecuencias de esto para su futuro?

Estas son algunas de las preguntas que aborda un reciente informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre habilidades socioemocionales que se consideran cruciales para el desarrollo presente y futuro de los niños y jóvenes en edad escolar.

Para medir estas habilidades a nivel internacional por primera vez, la OCDE realizó una encuesta en diez ciudades: Bogotá y Manizales (Colombia), Daegu (Corea del Sur), Helsinki (Finlandia), Houston (Estados Unidos), Estambul (Turquía), Moscú (Rusia), Ottawa (Canadá), Sintra (Portugal) y Suzhou (China).

Se aplicaron cuestionarios a alumnos de 10 y 15 años sobre sus comportamientos, actitudes y preferencias, para evaluar si veían en sí mismos un conjunto de 15 habilidades socioemocionales: desde la responsabilidad y la curiosidad hasta la perseverancia, resistencia al estrés, cooperación, tolerancia, sociabilidad, autocontrol y creatividad.

Lo que llamó la atención de los investigadores es que, en general, los jóvenes de 15 años parecían tener mucho menos desarrolladas casi todas las habilidades socioemocionales en comparación con los de 10 años.

Es decir, parece haber una caída significativa en estas habilidades a medida que los niños llegan a la adolescencia.

Alumnos de una escuela del área de Bogotá

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,Alumnos de Bogotá estuvieron entre los que participaron en el estudio de la OCDE.

Esta caída fue más marcada en las niñas en la mayoría de las habilidades analizadas: sin bien por un lado las jóvenes mostraron más empatía, espíritu cooperativo y responsabilidad que los niños, estos mostraron más control emocional, sociabilidad y energía que ellas.

«Esta caída (entre las edades de 10 y 15) es muy clara en lo que respecta a la creatividad, que aparece en niveles mucho más bajos entre los jóvenes de 15 años», dijo el director de educación de la OCDE, Andreas Schleicher, durante un reciente seminario.

«Puede ser que estos jóvenes sean más inseguros y tímidos [que los de 10 años], pero también puede ser que nuestros sistemas educativos no estén fomentando la creatividad de los jóvenes».

Schleicher destacó el valor que estas habilidades emocionales tienen para el mercado profesional del futuro y para la conducta de los ciudadanos.

«Sabemos lo importante que son la curiosidad y la creatividad en el mundo en el que vivimos. La capacidad de crear es lo que nos diferencia de la inteligencia artificial de las computadoras».

Además, señaló que la creatividad no es algo aislado: «los estudiantes más creativos también exhiben niveles mucho mayores de empatía, tolerancia y responsabilidad».

Los cambios en la adolescencia

Durante un seminario web en el Centro Nacional de Educación y Economía de EE.UU. (NCEE), celebrado el 27 de octubre, los ponentes destacaron que la adolescencia es un período de gran transformación emocional y física para los jóvenes.

Susan Rivers, una investigadora de habilidades socioemocionales, planteó que los hallazgos de la OCDE quizá no tomen en cuenta «el papel de la pubertad y el crecimiento del cerebro durante la adolescencia».

«También es una época magnífica, rica y desafiante, así que no es sorprendente que los jóvenes necesiten habilidades más fuertes para navegar por estas aguas», dijo.

Adolescentes en un aula

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,La autoconciencia de la creatividad y la curiosidad termina impactando las aspiraciones futuras de los jóvenes, dice la OCDE.

Esta misma observación es planteada por otros investigadores.

«Los niños tienen un tipo de requerimiento de sus habilidades socioemocionales y luego llega la adolescencia y todo cambia», explica Ricardo Primi, investigador del Laboratorio de Políticas y Prácticas Educativas del Instituto Ayrton Senna de Brasil.

Hay una «confusión emocional» que pone estas habilidades bajo control en la adolescencia, haciendo que los jóvenes se vean a sí mismos como menos capaces, agrega Primi.

En el seminario, Schleicher estuvo de acuerdo en que estos factores son relevantes.

Pero sostiene que incluso si este declive en la creatividad es mera autoconciencia, lo que realmente importa es el impacto que tendrá en las expectativas de estos jóvenes sobre su propio futuro.

«Porque si una niña de 15 años se percibe a sí misma como menos creativa, o si una niña de 15 años se ve a sí misma como menos creativa que los niños, esto influirá en la decisión que tomará. Influirá en la carrera a la que aspira», dijo Schleicher.

«La forma en que nos vemos tiene mucha influencia en nuestro desarrollo, por lo que el papel de los adultos es ayudar durante este período, abrir puertas a los jóvenes, en lugar de dejar que se cierren como resultado de esta autoconciencia».

«Armas contra las mayores amenazas de nuestro tiempo»

En su informe, la OCDE sostiene que «el éxito en la educación actual no es el desarrollo cognitivo, sino el desarrollo del carácter«, y cuestiona si a medida que los niños crecen, las escuelas están reduciendo el espacio para este desarrollo.

«Se trata de curiosidad (abrir mentes), compasión (abrir corazones), y coraje (poner a funcionar nuestros recursos cognitivos, sociales y emocionales para actuar)», dice el texto.

«Estas cualidades, llamadas habilidades sociales y emocionales, son también armas contra las mayores amenazas de nuestro tiempo: la ignorancia (una mente cerrada), el odio (un corazón cerrado) y el miedo (el enemigo de la acción)».

Niños en un aula escolar
Pie de foto,Desarrollar habilidades como tolerancia, creatividad, curiosidad, perseverancia y cooperación es considerado crucial por la OCDE para formar ciudadanos y profesionales del futuro.

Otro punto importante es que, de acuerdo con la encuesta de la OCDE, los estudiantes con habilidades sociales y emocionales agudas tienden a obtener mejores resultados académicos.

«Ser intelectualmente curioso y persistente son las habilidades más fuertemente relacionadas con las (buenas) calificaciones escolares, tanto para los 10 años como los mayores de 15 años en lectura, matemáticas y artes «, dice el informe.

Para Andreas Schleicher, estas habilidades deben ser desarrolladas de manera activa (e intencional) en niños y adolescentes, tal como lo hacemos con el conocimiento tradicional de las matemáticas, por ejemplo.

Y este es el gran desafío para las escuelas.

Por su parte, la investigadora Susan Rivers destacó que «ya existe una gran carga para las redes educativas y los educadores», a la par de una falta de apoyo institucional «para que los niños, los profesores y las propias familias puedan fomentar y nutrir estas habilidades» en los jóvenes.

En opinión de Schleicher, puede ser necesario rediseñar los planes de estudio escolares, dando más protagonismo al desarrollo de estas características positivas.

«Algunos planes de estudio se están redefiniendo radicalmente, como en Singapur, ya no con asignaturas (como matemáticas e idiomas) desempeñando un papel central y siguiendo las habilidades socioemocionales», explica.

«Cuando das una clase de educación física en Singapur, no es necesario pensar en cómo el deporte hace que los estudiantes sean más atléticos, sino en cómo puede moldear su carácter, crear empatía y responsabilidad para ellos mismos y los demás «, señala el director de educación de la OCDE.

Niños jugando en un patio escolar

FUENTE DE LA IMAGEN,GETTY IMAGES

Pie de foto,En la práctica de deportes se fomenta el desarrollo de habilidades socioemocionales, señalan los expertos.

Por cierto, Schleicher considera el hecho de que las clases de deportes y artes pierdan espacio en el plan de estudios de los estudiantes adolescentes como una pérdida de oportunidades para desarrollar habilidades útiles.

«Los niños que participan en actividades artísticas demuestran niveles más altos de creatividad y curiosidad, en todos los lugares estudiados», dice.

Además, un ambiente escolar agradable fue identificado en el seminario de NCEE como crucial para permitir que florezca la capacidad socioemocional, especialmente la empatía y el control emocional.

La mayoría de los estudiantes entrevistados por la OCDE dijeron que les gusta su escuela. Pero es preocupante que alrededor de una cuarta parte de ellos dijeran que «no sienten que pertenecen a la escuela, no hacen amigos fácilmente y se sienten solos».

Alumnos en una clase de artes
Pie de foto,Schleicher dice que las habilidades desarrolladas en clases de arte y deportes se ven reflejadas en el desempeño en ciencias.

Kimberly Schonert-Reichl, que estudia el tema en la Universidad de Illinois en Chicago y que también fue oradora en el evento NCEE, dijo que su propia investigación muestra que los maestros o estudiantes estresados terminan «contagiándose» unos a otros con más estrés y ansiedad, lo cual inhibe el desarrollo de habilidades emocionales.

«Cuando los maestros estaban estresados y agotados, un análisis de los niveles de cortisol de los estudiantes (obtenidos de muestras de saliva) indicó que los estudiantes también estaban bajo estrés», señaló.

Finalmente, la OCDE destaca que las desigualdades sociales juegan un papel importante.

«Parece que los estudiantes de entornos menos ricos tienen más desafíos que superar y menos oportunidades y menos apoyo para desarrollar estas habilidades», dice el informe.

Las personas que mostraron mayor capacidad de autogestión (como la perseverancia y la organización), confianza en su potencial y apertura a lo nuevo fueron los que tuvieron más herramientas para superar los obstáculos impuestos por la pobreza y la baja educación.

Así, argumentan los expertos, enseñar y fomentar estas habilidades desde una edad temprana, en la infancia y la adolescencia, ayudaría no solo a mejorar el desempeño escolar de los jóvenes, sino también a prepararlos para los desafíos de la vida adulta.

Fuente: https://www.bbc.com/mundo/noticias-59313691

Comparte este contenido:

Científicos utilizan inteligencia artificial para completar la Décima Sinfonía de Beethoven

Científicos han utilizado algoritmos para terminar de componer la «Sinfonía n.º 10» del compositor alemán Ludwig van Beethoven. ¿Son los programas informáticos tan creativos como los genios de la música?

Los algoritmos dominan nuestra vida cotidiana. Ya sea conduciendo, trabajando o realizando actividades, nada funciona sin la inteligencia artificial (IA). La creatividad parecía ser un bastión del cerebro humano durante mucho tiempo. Pero cada vez hay más indicios de que esto también está cayendo. ¿O ya ha caído?

Después de que ordenadores ya hayan completado las composiciones inacabadas de los compositores Gustav Mahler y Franz Schubert, ahora le toca el turno a Ludwig van Beethoven. Cuando el compositor murió en 1827, dejó su última sinfonía, la décima, sin terminar. Solo se conservan algunos bocetos manuscritos de esta obra. Algunos de ellos son fragmentos cortos e inacabados.

La portada del álbum Ludwig van Beethoven X - The AI Project.La portada del álbum «Ludwig van Beethoven X – The AI Project».

Con motivo del 250 aniversario de su nacimiento, la obra se estrenará –con cierto retraso debido a la pandemia– con la ayuda de la inteligencia artificial en el Beethovenfest del 9 de octubre de 2021. Para ello, la empresa alemana de telecomunicaciones Telekom, con sede en Bonn, ciudad natal de Beethoven, ha reunido a un equipo de expertos: un grupo de musicólogos, compositores e informáticos intentaron analizar y aprender el estilo de Beethoven de forma que pudieran completar la sinfonía «inconclusa».

Aprender el estilo de Beethoven 

La IA se alimentó de bocetos y observaciones anotadas por Beethoven, así como de partituras de sus contemporáneos. «Hay que pensar que Beethoven tomaba anotaciones en el momento en que tenía nuevas ideas. A veces eran palabras escritas, otras veces, notas musicales», dijo Matthias Röder, director del Instituto Karajan de Salzburgo. A partir de este material, el director del proyecto y su equipo hicieron suposiciones: «¿Cómo habría desarrollado ciertas cosas?», explicó Röder el procedimiento en un comunicado de prensa.

Ordenadores toman los manuscritos de Beethoven para terminar su décima sinfonía. En la foto, partitura de la Novena sinfonía.Ordenadores toman los manuscritos de Beethoven para terminar su décima sinfonía. En la foto, partitura de la «Novena sinfonía».

La música, de manera muy simplificada, se basa en unidades, al igual que el lenguaje. Así que se trata de aprender estos elementos dentro del «idioma» y el estilo específico. Para ello, se introdujeron sinfonías, sonatas para piano y cuartetos de cuerda de Beethoven. De este modo, la IA se alimenta y entrena una y otra vez, por así decirlo. Al igual que la red neuronal del cerebro, el ordenador es capaz de crear nuevas conexiones por sí mismo. Los resultados que mejor encajaban se introdujeron en el sistema y se añadieron nuevas notas.

Y la composición creció y creció. «Lo que la IA nos permite hacer es ofrecer el curso posterior de un movimiento en 20 o incluso 100 versiones diferentes. Y eso es infinitamente fascinante, porque si se hace algoritmicamente muy bien, entonces cada intento es plausible», dice el profesor Robert Levin, musicólogo de la Universidad de Harvard.

¿Apoyo de la IA en nuestras tareas creativas?

Para la investigación, estas colaboraciones son muy interesantes, ya que arrojan luz sobre cómo las máquinas podrían apoyar a los humanos, o incluso imitarlos en tareas creativas. «Queríamos entender mejor cuál era las posibilidades técnicas actuales en cuanto a la generación (con IA) de música. Y tratamos de probar los límites. Al final, utilizamos algunos módulos de lo que se llama Procesamiento del Lenguaje Natural, que se inspiran en el procesamiento lógico del lenguaje», dice Ahmed Elgammal, director del Art & AI Lab de la Universidad Rutgers de Nueva York y desarrollador de la «IA de Beethoven».

Dirk Kaftan dirigirá la Orquesta Beethoven de Bonn en una interpretación de la nueva obra.Dirk Kaftan dirigirá la Orquesta Beethoven de Bonn en una interpretación de la «nueva» obra.

Pero, ¿qué beneficio tienen estos proyectos de investigación para los músicos? «Se puede decir que el ordenador lo hace según algoritmos. Sí, pero los humanos también lo hacen basándose en la experiencia o el entrenamiento. No están necesariamente tan alejados», dice el profesor de música Levin.

Ahora, el público, en el estreno de la Orquesta Beethoven de Bonn, dirigida por el director general de música Dirk Kaftan, podrá experimentar hasta qué punto se nota el cambio de las obras originales de Beethoven a la composición generada por IA.

Fuente: Científicos utilizan inteligencia artificial para completar la Décima Sinfonía de Beethoven | Música | DW | 11.10.2021

Comparte este contenido:

Educación: motor del Bicentenario peruano

Por: David Auris Villegas

La Educación necesita morar en crisis para perfeccionarla continuamente, de lo contrario, sería perfecta lindando con lo absurdo. Por ello, cuando escuchamos al gobernante peruano, declararla en emergencia, sencillamente está reivindicando su importancia en el Bicentenario que, ciertamente hay poco por celebrar, salvo nuestra sobrevivencia al Covid-19 y, la esperanza de construir un país desarrollado rumbo al Tricentenario.

Dentro del contexto mundial, nos encontramos sitiados por la pandemia y preso expectante de la cuarta revolución industrial, la inteligencia artificial, la automatización, la internet de las cosas, los valores prácticos, el atroz consumismo y el inevitable bombardeo de informaciones desde todos los frentes, todo creado por nosotros mismos.

En este novedoso itinerario, los actores de nuestro Bicentenario, con una mirada socioemocional, estamos obligados, abordar los problemas sociales desde una mirada propositiva, contribuyendo a la construcción de una sociedad más equitativa, solidaria y productora de nuevos conocimientos para crear una industria artificial, definitivamente centrado en la educación como motor de desarrollo.

Una educación humanista y tecnológica, cuyo rol protagónico recae en los actores del aprendizaje, la comunidad educadora del Bicentenario. Con la esperanza de una redistribución de oportunidades para todos, comprometámonos apuntar hacia un país con desarrollo sostenido, donde la palabra marginal vaya reduciendo su presencia en la sociedad, gracias a una educación en constante cambio.

Atendiendo este desafío, es lícito preguntarnos, ¿Qué hacemos los educadores para construir una sociedad más justa y solidaria con vistas al Tricentenario?  En esta línea, esbozaré cinco tópicos que seguramente potenciará nuestra praxis docente. Haciendo una reingeniería pedagógica, ejecutemos acciones novedosas, para afrontar los desafíos de hoy y mañana.

Eduquemos ciudadanas y ciudadanos, creativos, solidarios, críticos, innovadores, emprendedores e incapaces de ver al Estado como un botín para enriquecerse que, cuando ejerzan la función pública, lo hagan como un privilegio de servir al país.

Asimismo, la comunidad docente, estamos obligados a leer clásicos de la pedagogía, para forjar nuestra identidad educadora, reflexiva, crítica, creativa y propositiva, haciéndonos amigos de: Inger Enkvist, Peter McLaren, Ken Robinson, Claudio Naranjo, Robert Swartz, Johan Galtung entre otros pedagogos contemporáneos, quienes amplían nuestro foco formativo y nos invitan a navegar con solvencia académica y moral, las aguas de la educación.

¿Acaso es propicio revelarnos contra un sistema educativo enseñante y meritocrático? Sustituyamos el paradigma de Competencias por el Aprendizaje Colaborativo como sugería Humberto Maturana, para sensibilizar la solidaridad humana, creativa y productora, tan necesarias en tiempos de pandemia y en nuestra cotidianeidad, provocando un sentimiento de amor genuino hacia los demás.

Prioricemos el aprendizaje socioemocional y explotemos la infinita mente humana, sobreponiéndonos a los aprendizajes tradicionales como recomiendan la comunidad científica, con el objetivo de convivir en paz sugerido por la UNESCO y desarrollemos nuestra capacidad holística de adaptarnos a los constantes cambios, fruto del vertiginoso avance de la ciencia y los problemas sicosocioambientales.

Dada la incertidumbre del futuro, aquello que hoy aprendemos tal vez mañana no valga para continuar ejerciendo con éxito la pedagogía, en tal sentido desarrollemos la capacidad de aprender las novedades del mañana, en el menor tiempo posible, como único salvoconducto para el éxito pedagógico y social como sostiene David Perkins.

Finalmente, hagamos del profesorado la profesión del siglo XXI reclamada por Alex Beard. Eduquemos personas solidarias y altamente creativas, para conmemorar el Tricentenario como un país desarrollado, donde respiremos el aire tibio de la libertad y la esperanza de continuar la historia humana.

Fuentes:

© David Auris Villegas. Escritor, poeta, columnista y pedagogo peruano. Teórico de la educación alternativa para el desarrollo sostenible.

Fuente de la información: Insurgencia Magisterial

Imagen: herbertmujicarojas – La Mula

Comparte este contenido:

Ética de la Inteligencia Artificial: un paso más hacia la adopción de la Recomendación de la UNESCO. Mundo

Mundo/09-07-2021/Autor(a) y Fuente: UNESCO

París, 2 de julio – Tras meses de diálogo y negociación constructivos, los representantes de los Estados Miembros de la UNESCO llegaron a un acuerdo sobre el proyecto de texto normativo de un nuevo modelo ambicioso y de gran alcance para el desarrollo y el despliegue éticos de la Inteligencia Artificial.

El impulso para el cambio en la ética de la Inteligencia Artificial (IA) está creciendo en el período previo a la Conferencia General de la UNESCO, en noviembre, cuando la Recomendación se presentará a los Estados Miembros de la UNESCO para su adopción. La Recomendación supondrá un marco global para garantizar que las transformaciones digitales promuevan los derechos humanos y contribuyan a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Abordará cuestiones relacionadas con la transparencia, la responsabilidad y la privacidad, contendrá capítulos políticos orientados a la acción sobre la gobernanza de los datos, la educación, la cultura, la atención sanitaria y la economía, y proporcionará a los gobiernos y responsables políticos un marco para regular la IA.

Una vez adoptada la Recomendación, los líderes de todo el mundo tendrán un punto de referencia común sobre cómo controlar los riesgos y aprovechar estas nuevas tecnologías como una fuerza para el bien. La IA tiene el potencial de reducir radicalmente las desigualdades, promover la diversidad y beneficiar a la humanidad en su conjunto. Audrey Azoulay, la Directora General de la UNESCO

Justicia algorítmica

Aunque las tecnologías de la IA tienen un valor y un potencial extraordinarios para el desarrollo social y económico, la inteligencia artificial presenta retos complejos y únicos para los responsables políticos. La IA suscita también una gran preocupación por los prejuicios, los estereotipos y la discriminación. Cada vez más, las decisiones, tanto en el ámbito público como en el privado, se toman a partir de análisis generados por la IA. La UNESCO ha pedido que la IA se desarrolle de manera que asegure resultados justos.

La Recomendación incluirá disposiciones para garantizar que los sesgos del mundo real no se reproduzcan en línea, y ofrecerá acciones políticas concretas asentadas en valores y principios universales. También encargará a la UNESCO que analice el nivel de avance de cada país en el ámbito de la IA para ayudarles en la fase de aplicación.

24 destacados expertos de todo el mundo contribuyeron al texto, lo que garantiza el alcance amplio, exhaustivo y diverso de la Recomendación. Se elaboró a través de un proceso de consulta mundial que incorporó una multiplicidad de voces de diferentes grupos interesados.

La UNESCO está dispuesta a trabajar con sus Estados Miembros y socios para garantizar que esta Recomendación cumpla su promesa de dotar a la IA de una sólida base ética que beneficie a las personas.

La Recomendación sobre la Ética de la Inteligencia Artificial será un modelo de consenso mundial sobre el ‘qué’ y el ‘cómo’ de la regulación ética de esta tecnología que cambia las reglas del juego. La UNESCO está dispuesta a ayudar a los gobiernos y a otras partes interesadas a desarrollar sus capacidades para hacer frente a los desafíos, incluso a través de la evaluación de impacto ético. Gabriela Ramos, Subdirectora General de Ciencias Sociales y Humanas

Contacto de prensa: Clare O’Hagan(link sends e-mail)

Teléfono: +33 145 68 17 29

Fuente: https://es.unesco.org/news/etica-inteligencia-artificial-paso-mas-adopcion-recomendacion-unesco

Comparte este contenido:
Page 1 of 38
1 2 3 38