Page 3 of 18
1 2 3 4 5 18

The Youth and the Looming Economic Crisis: Prospects for Radical Change (Editado en varios idiomas)

By: Gary Olson

History shows us that economic crises do not become political crises that severely threaten the ruling order until a critical mass of people come to the realization that the system itself is rotten, unbearable and incapable of meaningful reform.

— Glen Ford, Executive Editor, Black Agenda Report

The estimated 73 million Millennials (those born between 1981 and 1996) among others, will painfully endure the severest financial setback from the COVID019 pandemic and they’re already worse off in every major economic indicator than the three preceding generations. The journalist, author and activist Ramir Mazaheri, has a recent succinct piece on the increasing precarity and immiseration that the already beleaguered Millennial cohort will be facing. After enumerating these factors, he asserts that Millennials “will be in no mood to take any risks.”

It’s not hyperbole to suggest that the prospects for radical structural change in the United States turn on whether the coming economic crisis is the tipping point for a political crisis and especially how this intersects with the evolving politics of these former Bernie Sanders’ supporters and others in their age group.

In terms of economic factors, Mazaheri notes first, that in the wake of the crisis, the neoliberals in the U.S. “… will be just as resistant to tax the rich in order to give the poor jobs as they have been for the last four decades.” Second, there will be a vast surplus of workers competing with one another for whatever scarce jobs are available and economic devastation with its “bankruptcies, closures and reduced government tax revenues are sure to result.” Third, the jobs Millennials often occupied in retail, tourism, restaurants, hospitality and creation will be missing. Even for marginally better options, younger Millennials will be the first to be laid off due to lack of experience, skills and seniority. Finally, after a brief respite from emergency Federal funding, there will be even less in the way of “benefits” like unemployment insurance, pension contributions and health care. [1] [Note: As employers attempt to extract ever more wealth from workers, Gig Work will sharply increase. Some 25% of U.S. workers already receive some income from Gig Work, a term derived from “gig,” as in bits and pieces of short-term or freelance work with their low pay, no benefits, or workplace protections.]

Motivations

Keeping the former in mind, what motivated some roughly 10 million Millennials, especially those under 35 and including a sizable number of often overlooked younger Latinos and blacks to embrace Sanders and something vaguely called “Democratic Socialism?” Not to be flip, but the short answer is “Why not?” They rightly sensed they were getting shafted by the Lords of Capital. After the Great Recession of 2008, but long before the COVID-19 pandemic, the vast majority of Millennials were already deeply scarred. They reported feelings of perpetual anxiety (later ridiculed by Biden) and the not implausible conviction that they’d never feel secure. What they saw instead were the countless lost opportunities in their twenties that had set them back indefinitely. Only 36% believed they’d be happier and more successful than their parents and one assumes that number has since plummeted.

Peering into a dismal future, instead of a path to financial security that had there for their parents, grandparents and older siblings they saw a cul-de-sac. With a median net worth of $11,000, 15% living with their parents, fully half still receiving significant financial support from parents and a quarter depending on them to cover all major expenses, the Millennials knew that prior generations, aside from some egregious exceptions which included blacks, female heads of household and others had a far different experience.

These generations had been the recipients of a host of benefits now seemingly unavailable to them, including long term job security, affordable educations, accessible child-care, Social Security, Medicare, and perhaps above all, the bedrock for owning something concrete and appreciating in value: home ownership. The latter, for many was assisted by government subsidized mortgages and or mortgage-interest deductions. The aggregate of these items was the psychic income of security and relative freedom constant anxiety about the future for others. In addition, they felt resentment toward those who’d led them to believe the American Dream was still available to them. Finally, a majority of those Millennials under 30 expressed a favorable view of socialism and 69% reported they’d vote for a socialist candidate for president.

In Bernie Sanders, they perceived, not “pragmatism” and “electability,” the telltale signs of another bullshit- spewing politician but an honest, truth—teller who could, together with “Us,” liberate them from a forbidding future. The fact that he included the climate crisis, inclusivity and criticism of unconscionable inequality and other issues dear to their hearts reinforced the idealism they brought to the cause but— and here I anticipate some blowback — these were complementary motives.

Further, I would argue there were two reasons that compassion for others, both domestically and internationalist were not always at the forefront. First, Millennials are the legacy of three decades of unrelenting, highly sophisticated, capitalist cultural indoctrination with its emphasis on unfettered greed. This has succeeded in overriding and anesthetizing natural feelings of empathy and solidity and substituted, in Henry Giroux’s apt phrase, “market identities, values and practices.” [2] Second, for whatever reasons, their candidate remained silent about the existence of the vast U.S. empire, the 1000 military bases that sustain it and the need to dismantle them. As such they were not afforded an opportunity to hear moral sound waves that had been muted as they passed through powerful cultural baffles.

Liberals to Radicals

Only a handful of today’s socialists were swaddled in red diapers. Most of us began as liberals who gradually derived lessons from painful but life-transforming experiences. In my own case, as a high school senior I idolized John F. Kennedy, later chaired my college Young Democrats and went door-to-door for Lyndon Johnson in his race against Barry Goldwater in 1964. Only a few years later, radicalized by civil rights and Vietnam, I was identifying with the Black Panthers, Malcolm X and Angela Davis, reading Howard Zinn and hitting the streets to chant, “Hey! Hey! LBJ! How Many Kids Did You Kill Today?”

My sense is that for most of us, moral outrage fueled our involvement more than a close appreciation for capitalism’s institutional racism and the structural roots of U.S. imperialism. Again, this transformation didn’t occur in a linear fashion and vestiges of a liberal past remained. Even after becoming an activist in the Students for Democratic Society (SDS) from 1966-69, I still recall my feelings of despair on the night in 1972 when Sen. George McGovern (a childhood hero and genuinely decent politician) lost 49 states to the execrable Richard Nixon.

During this time, I don’t remember encountering any older, veteran leftists criticizing us for idealistic naïveté while quoting chapter and verse from Marx and Lenin. If they had, we’d probably have ignored them with a dismissive “OK. Silent Gen. Move Over.” There were always a handful of micro sects mostly quarreling with one another but what I recall most were countless mentors, who upon being asked, patiently pointed us toward books, films, plays and other sources. For example, I think of the national Vietnam teach-in I attended at the University of Wisconsin in Madison in 1965 when the speakers and other participants helped is to begin connecting the dots about U.S. policy in SE Asia. Beyond that, we sensed that to act responsibly we needed information that went far beyond what we’d learned from the government, mass media, formal education and our parents. Finally, during the latter part o the 1960s, we felt tremendous optimism, that revolution was just around the corner.

Boomersplainin’

What about today? Do I know of socialists who held out the faint hope that Sanders, upon being denied the nomination and finally realizing the recalcitrant reality of the Democratic establishment and the ruling class, would have a last minute Saul to Paul conversion, exit the convention hall in Milwaukee and lend his support to organizing an authentic left movement? Yes, a few entertained and voiced that fantasy and I believe most of us would have gladly joined up. I certainly would have done so. Most never expected it and of course, none do now.

Whether young Millennial’s support for Bernie also included the Democratic Party is open to debate but it’s an undeniable fact that he was running as a presidential candidate for that party. I once faulted his followers for not doing more due diligence before projecting their hopes and dreams onto Sander’s campaign. Why? Because given what he was up against, he would never have been allowed to deliver on his “Political Revolution.” However, just as we, during an earlier period in history did not possess such perspicacity and prescience, there was little in their lived experience to convince them that democracy in this country now exists only as procedure without substance, as a ritualistic symbol to legitimate an illegitimate system. To wit, entrenched plutocrats rule politics, the MSM, healthcare, the military and the economy. As such, I confess that my earlier opinion was unfair. And I would add that even with our earlier experiences, some of were slower students than others and required attending a four-year remedial course taught Prof. Obama from 2008-2012.

As for some of the critical comments directed at Millennials, it strikes me as condescending to assume that young, former Sanders’ supporters are now incapable of reflecting on their recent experience and like sheep (also insulting to sheep) will feel the shepherds crook and meekly file into the Democratic Party’s metaphorical abattoir. Likewise, those accusing Sanders of “betraying” his followers by campaigning as a Democratic Revolutionary and then reverting to the opposite virtually overnight, thus implying that his supporters were duped, is disingenuous. The truth is that Sanders’ behavior was entirely consistent with his deepest convictions and entire career in politics. Even though technically not a member and brief flirtation with socialism in the early 70s when he advocated nationalizing the country’s industries, his loyalty now is to the Democratic Party and in my opinion, he sees his legacy as keeping as many of his supporters within it. In short, “Et tu Bernie?” is unhelpful misreading of the facts.

Even more disturbing is a sample of preening, hostility-generating, predominately Boomer comments gleaned from a few left writers and FB sites that disparage Bernie’s younger supporters. All these are quotes: Sanders’ followers are victims of an elaborate prank; I now realize that Bernie was always in on the fix; We have no sympathy for you — we WARNED you and you IGNORED us; Poor, poor Bernie worshippers, you were hoodwinked; I should have saved my $27; and, they were cultists who wasted their time on a fraudulent politician.

The offensive implication that these Millennials need to be “corrected” is unmistakable and reveals an unwillingness to recognize the chasm between two vastly different lived experiences. As such, I’m no longer without sympathy for this generic response: “OK Boomers. Fuck Off. Delete.” For the time being and until proven otherwise, I want to assume these Boomersplainers are extreme outliers. And while I don’t for minute doubt their ultimate commitments, I might suggest they take a brief hiatus to engage in some serious soul-searching and self-criticism.

***

Am I convinced, as many have noted, that the Democratic Party is now where all progressive ideas go to die? Beyond a doubt. Do I fervently hope the bulk of younger Millennials will eventually be known as the “Left Generation” who formed the core of a massive, radical movement operating outside the capitalist duopoly? That they found and practiced imaginative methods for generating the radical structural change we so desperately need? Few things are as important to me.

Finally, we will soon be entering the post-COVID-19 crisis era and conditions with the potential to trigger radical demands from below, including a massive labor resurgence after 40 years of inaction. These are demands that our powerful predator class may find difficult to contain. Whether U.S. Millennials, with their numbers, impressive high-tech and social media skills, and “essential” role in the economy, will conclude — on their own — that it’s in their interest to assist in expediting class conflict and overturning neoliberal capitalism remains an open question.

Notes

[1] Ramir Mazaheri, “Pity post-corona Millennials…if they don’t openly push socialism,” The Greanville Post, April 14, 2020.

[2] Henry Giroux, Against the Terror of Neoliberalism (Boulder,CO: Paradigm Publishers, 2008),p.113. See also, Gary Olson, Empathy Imperiled: Capitalism, Culture and the Brain (New York: Springer Publishing, 2012), especially, Chapter Two on college students, “Retrospective: Moral Outrage or Moral Amnesia,” Pp.13-19.

 

Traducción: La juventud y la inminente crisis económica: perspectivas de cambio radical

La historia nos muestra que las crisis económicas no se convierten en crisis políticas que amenacen gravemente el orden gobernante hasta que una masa crítica de personas se dé cuenta de que el sistema en sí mismo está podrido, insoportable e incapaz de una reforma significativa.

– Glen Ford, editor ejecutivo, Black Agenda Report

Los 73 millones de Millennials estimados (los nacidos entre 1981 y 1996) entre otros, sufrirán dolorosamente el revés financiero más severo de la pandemia de COVID019 y ya están peor en cada indicador económico importante que las tres generaciones anteriores. El periodista, autor y activista Ramir Mazaheri, tiene un artículo sucinto reciente sobre la creciente precariedad e inmiscencia que enfrentará la ya asediada cohorte Millennial. Después de enumerar estos factores, afirma que los Millennials «no estarán de humor para correr riesgos».

No es exagerado sugerir que las perspectivas de un cambio estructural radical en los Estados Unidos dependen de si la próxima crisis económica es el punto de inflexión de una crisis política y, especialmente, de cómo se cruza con la política en evolución de los antiguos partidarios de Bernie Sanders y otros. su grupo de edad.

En términos de factores económicos, Mazaheri señala primero que, a raíz de la crisis, los neoliberales en los Estados Unidos «… serán tan resistentes a gravar a los ricos para darles a los pobres empleos como lo han sido durante las últimas cuatro décadas». . » En segundo lugar, habrá un gran excedente de trabajadores que competirán entre sí por los escasos trabajos disponibles y la devastación económica con sus «quiebras, cierres y reducidos ingresos fiscales gubernamentales seguramente resultará». Tercero, faltarán los empleos que los Millennials a menudo ocupaban en comercio minorista, turismo, restaurantes, hospitalidad y creación. Incluso para opciones marginalmente mejores, los Millennials más jóvenes serán los primeros en ser despedidos debido a la falta de experiencia, habilidades y antigüedad. Finalmente, después de un breve respiro de los fondos federales de emergencia, habrá aún menos “beneficios” como el seguro de desempleo, cotizaciones de pensiones y asistencia sanitaria. [1] [Nota: A medida que los empleadores intenten extraer cada vez más riqueza de los trabajadores, Gig Work aumentará considerablemente. Alrededor del 25% de los trabajadores estadounidenses ya reciben algunos ingresos de Gig Work, un término derivado de «concierto», como en partes del trabajo a corto plazo o por cuenta propia con su salario bajo, sin beneficios o protecciones en el lugar de trabajo.]

Motivations

Teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué motivó a unos 10 millones de Millennials, especialmente a los menores de 35 años, e incluyó un número considerable de latinos y negros más jóvenes a menudo ignorados para abrazar a Sanders y algo vagamente llamado «Socialismo Democrático»? No es para voltear, pero la respuesta corta es «¿Por qué no?» Con razón percibieron que los Señores del Capital los estaban atacando. Después de la Gran Recesión de 2008, pero mucho antes de la pandemia de COVID-19, la gran mayoría de los Millennials ya estaban profundamente marcados. Informaron sentimientos de ansiedad perpetua (luego ridiculizada por Biden) y la convicción no inverosímil de que nunca se sentirían seguros. Lo que vieron en cambio fueron las innumerables oportunidades perdidas en sus veintes que los habían retrasado indefinidamente.

Mirando hacia un futuro sombrío, en lugar de un camino hacia la seguridad financiera que tenían allí para sus padres, abuelos y hermanos mayores, vieron un callejón sin salida. Con un patrimonio neto medio de $ 11,000, el 15% vive con sus padres, la mitad aún recibe un apoyo financiero significativo de los padres y una cuarta parte, dependiendo de ellos para cubrir todos los gastos principales, los Millennials sabían que las generaciones anteriores, aparte de algunas excepciones atroces que incluían los negros, las jefas de hogar y otros tenían una experiencia muy diferente.

Estas generaciones habían recibido una serie de beneficios que ahora aparentemente no estaban disponibles para ellos, incluida seguridad laboral a largo plazo, educación asequible, cuidado infantil accesible, Seguridad Social, Medicare y, sobre todo, la base para poseer algo concreto y apreciarlo. valor: propiedad de la vivienda. El último, para muchos, fue asistido por hipotecas subsidiadas por el gobierno y / o deducciones de intereses hipotecarios. El conjunto de estos elementos era el ingreso psíquico de la seguridad y la relativa libertad de ansiedad constante sobre el futuro para los demás. Además, sentían resentimiento hacia aquellos que los habían llevado a creer que el sueño americano todavía estaba disponible para ellos. Finalmente, la mayoría de los Millennials menores de 30 años expresaron una opinión favorable del socialismo y el 69% informó que votaría por un candidato socialista a la presidencia.

En Bernie Sanders, percibieron, no el «pragmatismo» y la «elegibilidad», los signos reveladores de otro político que arrojaba tonterías, sino un honesto y verdadero cajero de la verdad que podría, junto con «Nosotros», liberarlos de un futuro prohibitivo. El hecho de que él incluyera la crisis climática, la inclusión y la crítica de la desigualdad desmesurada y otros temas que sus corazones querían reforzaron el idealismo que trajeron a la causa pero, y aquí anticipo algunos retrocesos, estos fueron motivos complementarios.

Además, diría que hubo dos razones por las cuales la compasión por los demás, tanto a nivel nacional como internacional, no siempre estuvo a la vanguardia. Primero, los Millennials son el legado de tres décadas de adoctrinamiento cultural capitalista implacable, altamente sofisticado, con su énfasis en la codicia sin trabas. Esto ha logrado anular y anestesiar los sentimientos naturales de empatía y solidez y ha sustituido, en la frase adecuada de Henry Giroux, «identidades de mercado, valores y prácticas». [2] En segundo lugar, por cualquier motivo, su candidato permaneció en silencio sobre la existencia del vasto imperio estadounidense, las 1000 bases militares que lo sostienen y la necesidad de desmantelarlos. Como tales, no tuvieron la oportunidad de escuchar ondas de sonido morales que se habían silenciado al pasar por poderosos bafles culturales.

Liberales a radicales

Solo un puñado de los socialistas de hoy estaban envueltos en pañales rojos. La mayoría de nosotros comenzamos como liberales que gradualmente derivaron lecciones de experiencias dolorosas pero que transformaron la vida. En mi propio caso, cuando estaba en el último año de secundaria, idolatraba a John F. Kennedy, luego presidí la universidad Young Democrats y fui de puerta en puerta por Lyndon Johnson en su carrera contra Barry Goldwater en 1964. Solo unos años más tarde, radicalizado por derechos civiles y Vietnam, me estaba identificando con las Panteras Negras, Malcolm X y Angela Davis, leyendo a Howard Zinn y saliendo a la calle a cantar: “¡Hey! ¡Oye! LBJ! ¿Cuántos niños mataste hoy?

Mi sensación es que para la mayoría de nosotros, la indignación moral alimentó nuestra participación más que un aprecio cercano por el racismo institucional del capitalismo y las raíces estructurales del imperialismo estadounidense. Nuevamente, esta transformación no ocurrió de manera lineal y quedaron vestigios de un pasado liberal. Incluso después de convertirme en activista en la Students for Democratic Society (SDS) de 1966-69, aún recuerdo mis sentimientos de desesperación en la noche de 1972 cuando el senador George McGovern (un héroe de la infancia y un político genuinamente decente) perdió 49 estados ante el execrable Richard Nixon.

Durante este tiempo, no recuerdo haber encontrado a izquierdistas veteranos mayores que nos criticaran por su ingenuidad idealista mientras citaban capítulos y versos de Marx y Lenin. Si lo hubieran hecho, probablemente los hubiéramos ignorado con un despectivo «OK». General silencioso. Muévete. Siempre hubo un puñado de micro sectas que en su mayoría se peleaban entre sí, pero lo que más recuerdo son innumerables mentores, quienes al ser preguntados, nos señalaron pacientemente hacia libros, películas, obras de teatro y otras fuentes. Por ejemplo, pienso en la enseñanza nacional de Vietnam a la que asistí en la Universidad de Wisconsin en Madison en 1965 cuando los oradores y otros participantes me ayudaron a comenzar a conectar los puntos sobre la política estadounidense en el sudeste asiático. Más allá de eso, sentimos que para actuar de manera responsable necesitábamos información que fuera mucho más allá de lo que habíamos aprendido del gobierno, los medios de comunicación, La educación formal y nuestros padres. Finalmente, durante la última parte de la década de 1960, sentimos un tremendo optimismo, esa revolución estaba a la vuelta de la esquina.

Boomersplainin ‘

¿Qué tal hoy? ¿Conozco a los socialistas que mantuvieron la leve esperanza de que Sanders, al ser negado el nombramiento y finalmente darse cuenta de la realidad recalcitrante del establecimiento demócrata y la clase dominante, tendría una conversión de Saúl a Paul de último minuto, salir de la sala de convenciones en Milwaukee? y presta su apoyo para organizar un auténtico movimiento de izquierda? Sí, algunos entretuvieron y expresaron esa fantasía y creo que la mayoría de nosotros nos habríamos unido con mucho gusto. Ciertamente lo habría hecho. La mayoría nunca lo esperó y, por supuesto, ninguno lo hace ahora.

Si el apoyo del joven Millennial a Bernie también incluyó al Partido Demócrata está abierto a debate, pero es un hecho innegable que se postulaba como candidato presidencial para ese partido. Una vez culpé a sus seguidores por no hacer más diligencia debida antes de proyectar sus esperanzas y sueños en la campaña de Sander. ¿Por qué? Debido a lo que estaba enfrentando, nunca se le habría permitido cumplir su «Revolución política». Sin embargo, así como nosotros, durante un período anterior en la historia, no poseíamos tanta perspicacia y presciencia, había poca experiencia en su vida para convencerlos de que la democracia en este país ahora existe solo como un procedimiento sin sustancia, como un símbolo ritualista para legitimar un sistema ilegítimo A saber, los plutócratas arraigados gobiernan la política, los HSH, la atención médica, los militares y la economía. Como tal, Confieso que mi opinión anterior fue injusta. Y agregaría que incluso con nuestras experiencias anteriores, algunos de ellos eran estudiantes más lentos que otros y requerían asistir a un curso de recuperación de cuatro años enseñado por el profesor Obama de 2008 a 2012.

En cuanto a algunos de los comentarios críticos dirigidos a los Millennials, me parece condescendiente asumir que los jóvenes y ex partidarios de Sanders ahora son incapaces de reflexionar sobre su experiencia reciente y que, como las ovejas (también insultantes a las ovejas) sentirán a los pastores torcidos y mansos presentar en el matadero metafórico del Partido Demócrata. Del mismo modo, quienes acusan a Sanders de «traicionar» a sus seguidores haciendo campaña como un revolucionario demócrata y luego volviendo a lo contrario prácticamente de la noche a la mañana, lo que implica que sus partidarios fueron engañados, es falso. La verdad es que el comportamiento de Sanders fue completamente consistente con sus convicciones más profundas y toda su carrera en política. Aunque técnicamente no es miembro y un breve coqueteo con el socialismo a principios de los años 70 cuando abogó por nacionalizar las industrias del país, Su lealtad ahora es hacia el Partido Demócrata y, en mi opinión, él ve su legado como mantener a tantos de sus partidarios dentro de él. En resumen, «Et tu Bernie?» es inútil leer mal los hechos.

Aún más inquietante es una muestra de comentarios preening, generadores de hostilidad, predominantemente Boomer, obtenidos de algunos escritores de izquierda y sitios de Facebook que menosprecian a los más jóvenes partidarios de Bernie. Todas estas son citas: los seguidores de Sanders son víctimas de una broma elaborada; Ahora me doy cuenta de que Bernie siempre estaba en la solución; No tenemos simpatía por usted: le advertimos y usted nos IGNORÓ; Pobres, pobres adoradores de Bernie, fueron engañados; Debería haber ahorrado mis $ 27; y eran cultistas que malgastaron su tiempo con un político fraudulento.

La implicación ofensiva de que estos Millennials necesitan ser «corregidos» es inconfundible y revela una falta de voluntad para reconocer el abismo entre dos experiencias vividas muy diferentes. Como tal, ya no tengo simpatía por esta respuesta genérica: “OK Boomers. Vete a la mierda. Eliminar.» Por el momento y hasta que se demuestre lo contrario, quiero asumir que estos Boomersplainers son casos extremos. Y aunque no dudo ni por un momento de sus compromisos finales, podría sugerirles que tomen un breve descanso para emprender una seria búsqueda del alma y autocrítica.

***

¿Estoy convencido, como muchos han notado, de que el Partido Demócrata es ahora donde todas las ideas progresistas van a morir? Más alla de una duda. ¿Espero fervientemente que la mayor parte de los Millennials más jóvenes sean finalmente conocidos como la «Generación de Izquierda» que formaron el núcleo de un movimiento masivo y radical que opera fuera del duopolio capitalista? ¿Que encontraron y practicaron métodos imaginativos para generar el cambio estructural radical que tanto necesitamos? Pocas cosas son tan importantes para mí.

Finalmente, pronto entraremos en la era de crisis posterior a COVID-19 y las condiciones con el potencial de desencadenar demandas radicales desde abajo, incluido un resurgimiento laboral masivo después de 40 años de inacción. Estas son demandas que nuestra poderosa clase de depredador puede encontrar difícil de contener. Ya sea que los Millennials de EE. UU., Con sus números, sus impresionantes habilidades de alta tecnología y redes sociales, y su papel «esencial» en la economía, concluyan, por su cuenta, que les interesa ayudar a acelerar el conflicto de clases y derrocar el capitalismo neoliberal sigue siendo un problema pregunta abierta.

Notas

[1] Ramir Mazaheri, «Lástima los Millennials posteriores a la corona … si no impulsan abiertamente el socialismo», The Greanville Post, 14 de abril de 2020.

[2] Henry Giroux, Contra el terror del neoliberalismo (Boulder, CO: Paradigm Publishers, 2008), p.113. Véase también, Gary Olson, Empathy Imperiled: Capitalism, Culture and the Brain (Nueva York: Springer Publishing, 2012), especialmente, Capítulo Dos sobre estudiantes universitarios, «Retrospectiva: Moral Outrage o Moral Amnesia», págs. 13-19.

Fuente: https://www.counterpunch.org/2020/05/01/millennials-and-the-looming-economic-crisis-prospects-for-radical-change/

Comparte este contenido:

Libro: Representaciones sociales y participación juvenil

Main Authors: Parra Estrella, Gabriela Elizabeth, Soria Erazo, Karla Sofía
Format: Libros
Published: Abya-Yala/UPS2014
Subjects:
Online Access: http://dspace.ups.edu.ec/handle/123456789/6128

Reseña: Este trabajo pretende revalorizar las representaciones sociales y la participación juvenil en una sociedad que promulga la igualdad. Pretende hace un diagnóstico real de esta situación, y a partir de eso, construirlas desde los mismos actores, con y para ellos. Justamente el objeto de este libro es convertirse en un precursor de esa tarea

Descargar en:https://dspace.ups.edu.ec/bitstream/123456789/6128/1/Representaciones%20sociales%20y%20participacion%20juvenil.pdf

Fuente: https://www.bibliotecasdelecuador.com/Record/oai-:123456789-6128#description

Comparte este contenido:

El juego y las apuestas ya forman parte del ocio habitual de la juventud

Por: Pablo Gutiérrez del Álamo

Chicos y chicas se inician en la menoría de edad en las apuestas, normalmente lo hacen en grupo como parte de su ocio y no perciben claramente los riesgos que comporta.

Que la proliferación de casas de apuestas en las calles de España es un problema grave ya poca gente lo discute, más allá de la patronal que defiende los intereses del sector del juego, ahora más que nunca, precisamente, tras la creación de un Ministerio de Consumo que entre sus tareas tendrá la de regular este tipo de actividad.

Que esta proliferación supone un riesgo (y posiblemente un problema) grave para la juventud, sobre todo para los menores de edad, también parece claro.

La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción acaba de presentar un estudio cualitativo sobre la percepción que tienen chicas y chicos, de entre 18 y 24 años, sobre el juego y las apuestas, sobre cuáles son sus hábitos, cómo comiennzan a jugar o si perciben y cómo cuáles son los riesgos a los que se exponen.

Según sus conclusiones, los jóvenes, a parte de comenzar esta actividad cuando aún son menores, la perciben como una parte más de su ocio, comienzan realizándola en grupo, de manera que socializan pérdidas y ganancias y se dedican a ella por diversión.

La encuesta ESTUDES, realizada dentro del Plan Nacional contra la Droga, dedicó en su última edición un espacio al juego y las apuestas. El estudio, centrado en población de 14 a 18 años dajaba hace unas semanas la cifra de que en 2018 el 30,7% de los chicos encuestados había jugado de forma presencial en el último año (en 2016 el porcentaje estaba en el 21,6%), mientras que quienes jugaban online suponían un 17,4%, frente al 10,2% de 2016. El porcentaje de chicas, en había pasado del 5,4 al 15,3% y del 2,5 al 3,6% respectivamente. Según la FAD las chicas, principalmente, han aumentado su actividad en el juego y las apuestas por igualación con sus pares chicos.

Las encuestas y grupos de discusión realizados por la FAD aclaran que las y los jóvenes españoles comienzan en esta actividad sin apostar dinero, sino que acceden a cuotas y bonos de dinero ficticio y que no pueden canjearse. Y lo hacen por la ilusión de ganar y para demostrar que tienen ciertas habilidades a la hora de jugar. Como es habitual con muchas actividades en la juventud la introducción se hace dentro del grupo de pares, con algún hermano o hermana e, incluso, por la pareja.

Según recoje el estudio, parece bastante sencillo para la juventud acceder a locales de apuestas a pesar de ser menores de edad. Según recogen algunos testimonios «hay sitios en los que no te piden el DNI. y bueno, entras y no pasa nada. Pero hoy en día está a la orden del día. Allí donde vas, algún menor siempre hay».

Para las responsables del estudio, Beatriz Martín, secretaria general de la FAD, y Eulalia Alemany, directora técnica de la Fundación, algunos de los desafíos que se han de tener en cuenta para evita que esta situación pueda derivar en importantes problemas como la ludopatía a edades jóvenes, es necesario que las familias realicen un mayor control de las actividades que sus hijos e hijas realizan de las tecnologías; que aumente la sensibilización de los riesgos y las consecuencias que asumen los jóvenes a la hora de jugar; que haya un mayor control en los núcleos urbanos sobre las licencias que se conceden a la apertura de los locales de apuestas; tener la mirada puesta en el desarrollo de juegos que utilizan las mismas lógicas que las apuestas aunque no utilicen el dinero, y una sustantiva mejora de las herramientas de medida de la incidencia del juego y las apuestas entre la población joven.

Una vez que se ha comenzado a jugar lo habitual es que la motivación económica vaya ganando peso frente a otras como la diversión. Si se apuesta, admeás de perder, es posible ganar dinero. Para la FAD, además, esta motivación puede derivar en pretensiones mayores como conseguir independencia económica de la familia.

A los riesgos relativos a la posibilidad de tener problemas como la ludopatía, se suma el acceso más o menos fácil al consumo de otras sustancias en los locales de apuestas, «sobre todo, apuntan desde la FAD, cuando el juego es grupal o social». Según las y los jóvenes que han participado en el estudio es relativamente frecuente que en los locales de apuestas se consuma alcohol gratuitamente. El dinero que no se gasta entonces en bebida, se apuesta.

«Para nosotros puede llegar a ser un problema de salud pública», comenta un psicólogo que ha participado en el estudio de la FAD. Algo que, ahora, la Comunidad de Madrid, por ejemplo, parece haber entendido ya que ha paralizado las nuevas licencias de apertura de locales de apuestas en la región.

Para la juventud existen, por un lado, los juegos de puro azar y, por otro, aquellos en los que hay que saber para poder ganar, como las apuestas deportivas o juegos de cartas como el póquer. El problema de esta segunda percepción es la generación de la expectativa de una posible «profesionalización» de quien juego o, al menos, «fantasías intermedias» que pueden alimentar el juego, según recoge el informe de FAD.

Otro de los problemas que aparecen en el estudio es la escasa percepción de chicas y chicos sobre la posibilidad de la ludopatía. Creen que no tienen nada que ver con este tipo de consumos porque cuando juegan lo hacen de forma visible y en grupo, esta actividad únicamente tiene riesgos económicos y creen que para acabar siendo adictos es necesario un tiempo prolongado de exposición al juego.

Bombardeo publicitario y poca información

Las personas jóvenes tienen claro que la publicidad sobre apuestas se dirige a ellos directamente como colectivo y la califican como bombardeo. Es este otro de los puntos fuertes de quienes critican la proliferación de casas de apuestas así como de las páginas web de juego. Por no hablar de la aparición en estas campañas de personajes públicos de más o menos calado entre la juventud, como deportistas.

En este sentido, tienen claro que la publicidad exagera las posibilidades de ganar en las apuestas, así como refuerza la idea del «jugador de éxito» (una figura muy masculinizada, aseguran desde FAD) y que centra el foco en la parte lúdica del juego y las apuestas, obviando la parte más arriesgada.

A este bombardeo se suma la percepción que tienen de la falta de información y educación sobre los riesgos del juego. Eso sí, afirman que la información, al menos en los momentos iniciales de la actividad, no es tan necesaria.

Toda la situación descrita viene a alimentarse, además, en el contexto tecnológico actual que favorece las apuestas y el juego con la utilización de diferentes dispositivos. Parece que las familias están más preocupadas por la cantidad de tiempo que sus hijos e hijas dedican a los móviles y no tanto por el qué hacen durante ese tiempo.

Aunque los datos de ESTUDES muestran una menor cantidad de menores que utilizan las tecnologías para jugar, el juego online, recoge la FAD, ayuda a multiplicar el hábito y dificulta la capacidad de control (cuánto tiempo se dedica al juego, saltarse los controles de edad es sencillo y no se controla la identidad de quienes parcicipan en él).

En este sentido, Eulalia Alemany destacó durante la presentación del estudio, la decisión del gobierno británico de prohibir el uso de las tarjetas de crédito en los juegos online para evitar el endeudamiento entre quienes utilizan esta modalidad de apuestas.

Por delante queda saber cuál será la actividad del nuevo Ministerio de Consumo, liderado por Alberto Garzón, y cómo se irán desarrollando las legislaciones autonómicas al respecto, puesto que para decisiones como cuántas casas de apuestas o las restricciones que deben cumplir (cercanía de unas y otras o en relación a centros educativos) son las autonomías las que han de decidir.

Fuente e imagen tomadas de: https://eldiariodelaeducacion.com/blog/2020/01/16/el-juego-y-las-apuestas-ya-forman-parte-del-ocio-habitual-de-la-juventud/

Comparte este contenido:

2019: el año que la juventud se levantó por todo el mundo

Por: Roberto Jara. 

En 2019 hemos asistido a una nueva ola de lucha de clases en todo el mundo, desde América Latina a Oriente Medio, pasando por Europa, donde la juventud ha estado a la cabeza de las protestas. Así te lo hemos contado desde primera línea en la Red Internacional Izquierda Diario.

No es extraño que la juventud salga a la calle a movilizarse. Y cuando una oleada de procesos de lucha sacude las calles de ciudades a lo largo y ancho del mundo, es posible encontrar jóvenes en primera línea en lugares como Chile, Bolivia o Francia, donde los grupos que forman parte de la FT-CI vienen participando en el corazón de las luchas.

En Irak, el país devastado por 15 años de guerra y la ocupación norteamericana, estallaron protestas masivas contra el desempleo y las condiciones de vida paupérrimas, que se prolongaron por días a pesar de que la represión dejó más de 100 muertos.

En Líbano la presión popular forzó la renuncia del primer ministro tras dos semanas de protestas en las que destacan miles de jóvenes y mujeres contra la precariedad de la vida, la corrupción o la falta de agua y servicio eléctrico.

En Argelia 10 meses de movilizaciones continúan tras el derribo del régimen de Bouteflika, dirigido por los jóvenes y con la amplia participación de los trabajadores del petróleo. Cientos de miles se levantaron en Sudán contra la dictadura que sirve a sus amos imperiales, dándole una segunda vida a la “Primavera árabe”.

Desde hace meses, miles protestan en Hong Kong, ese paraíso de los negocios capitalistas donde la desigualdad social ha alcanzado niveles intolerables para la gran mayoría de la población. En Puerto Rico un levantamiento popular tiró al gobierno y puso en cuestión el dominio colonial norteamericano. En Haití, el país más pobre de la región, desde hace meses hay una revuelta intermitente contra el gobierno de Jovenel Moïse.

Es también la juventud la que el 27 de septiembre llenó las calles de medio mundo para decir “Cambiemos el sistema, no el clima”, con movilizaciones que sumaron más de siete millones de personas, la protesta mundial más grande de la historia desde la Guerra de Irak del año 2003. Los mismos que lanzan a la policía contra la juventud son quienes nos precarizan con sobreexplotación y salarios de miseria; los mismos que nos privan de la educación; los mismos que destruyen el planeta.

La semana en que la juventud conmovió Catalunya

Cuando se hicieron públicas la penas de prisión de 9 a 13 años de cárcel a los dirigentes independentistas detenidos tras el 1 de Octubre de 2017, miles de jóvenes y trabajadores tomaron las calles en Catalunya dispuestos a combatir este nuevo ataque contra el derecho de autodeterminación y las libertades democráticas. La situación se ha saldado con más de 200 detenidos, de los cuales 40 se encuentran hoy en prisión y centenares de heridos, algunos de gravedad fruto del armamento policial.

La respuesta del Estado, con un gobierno del PSOE a la cabeza, no se hizo esperar. La brutalidad policial reprimía en las calles de Catalunya y los medios de comunicación no cesaban de manipular y criminalizar al movimiento y a la juventud que lo encabezaba. Para desviarlo sigue siendo necesaria la inacción de las direcciones burguesas del movimiento y las burocracias sindicales, la amenaza de la derecha española y la orden de acatamiento de la sentencia de la “izquierda progresista”,

[Francia] La determinación de los huelguistas merece un plan para ganar

Tras la huelga general del 5 de diciembre, la mayor en Francia en décadas, la huelga indefinida del transporte, que incluye el paro de aviones, trenes, buses y metros, mantiene Francia paralizada durante ya más de dos semanas. La huelga también ha tenido varias jornadas importantes en sectores como la educación y en industrias privadas, como las refinerías y tres jornadas nacionales de movilización nacional con manifestaciones multitudinarias. Esta es la respuesta de grandes sectores estratégicos de la clase obrera francesa contra el plan de reforma de las pensiones anunciado por Emmanuel Macron, con el apoyo de estudiantes y maestros.

¿Adónde va la “primavera latinoamericana”?

Toda Latinoamérica vive un auge de protestas populares. Los procesos más avanzados de esta tendencia son las jornadas revolucionarias que pusieron en jaque al gobierno de Lenin Moreno en Ecuador, la emergencia de la lucha de clases en Chile y la heroica resistencia contra el golpe en Bolivia.

En Colombia el ajuste sobre estos derechos sociales desató el pasado 21 de noviembre un proceso histórico de protesta que incluyó tres huelgas generales y siete jornadas de movilizaciones masivas y combativas que resistieron la represión tanto en la capital como en las principales ciudades del país. La juventud han sido la vanguardia indiscutida que junto a la masividad de las protestas y el rechazo general de la población a la ley, llevó al fracaso de la trampa del diálogo que intentó montar Duque y al que se prestaron los principales partidos de oposición dándole aire al gobierno.

Ecuador: las consecuencias del levantamiento popular de octubre

En Ecuador acabamos de presenciar un levantamiento popular –obrero, indígena, campesino y estudiantil- contra el paquetazo del FMI que obligó a Lenín Moreno a retirar el decreto del ajuste. Esta fue una victoria importante pero parcial, en gran medida por el rol de las direcciones del movimiento de masas, en particular la CONAIE, que sofocó la demanda de la caída del gobierno. Moreno sobrevivió pero queda un gobierno debilitado y un movimiento de masas que ha hecho la experiencia de que el camino para derrotar los planes de ajuste es la lucha.

En medio de la rebelión chilena: luchas y conquistas de la clase trabajadora

En Chile las protestas por los precios del transporte público de la juventud secundaria despertaron la simpatía de millones y derivaron en una rebelión brutalmente reprimida. La respuesta de Piñera implementando la “ley de seguridad interior del Estado” de la dictadura desató la ira popular con movilizaciones, piquetes, cacerolazos y enfrentamientos con la policía. Luego, el gobierno anunciaría la “suspensión” del aumento del transporte al tiempo que con los militares decretaba el “toque de queda” que no se aplicaba desde la dictadura. El mismo fue desafiado con barricadas, cacerolazos, y se desató una ola de ira, con autobuses quemados, saqueos a grandes establecimientos, quema de coches de policía y edificios públicos.

Piñera declaraba “estamos en guerra” dejando muertos y desaparecidos por la policía y la respuesta fueron manifestaciones masivas y la huelga general. Junto con la juventud estudiantil, entraron en escena sectores estratégicos de la clase obrera, paró el 90 % de los puertos y los mineros de Escondida paralizaron la mina privada más grande del mundo. El intento de desvío de la lucha hacia el pacto con el régimen por parte del Frente Amplio y sectores como el Partido Comunista es un elemento central para un posible fin de las protestas

Bolivia: entre el golpe de Estado y la resistencia popular

En Bolivia destacó la resistencia al golpe en El Alto y Cochabamba, que tuvo como emblema el bloqueo a la planta de combustible en Senkata, un punto estratégico que dejó desabastecida a La Paz y que de profundizarse tenía el potencial de tomar una dinámica similar a la “guerra del gas” de 2003. A su vez, el gobierno golpista de Áñez en Bolivia ya cuenta en su historial con decenas de muertos, cientos de heridos, cientos de detenidos, cientos de deportados, además de decenas de periodistas y agencias de información internacionales expulsadas del país.

Aunque la política del MAS se consolide y logre desactivar momentáneamente la movilización contra el golpe, la relación de fuerzas no está definida claramente en ningún sentido. Esta situación plantea que no se puede descartar que al calor de la resistencia se desarrolle una situación prerrevolucionaria o directamente revolucionaria si las masas logran vencer la política de diálogo y negociación, y radicalizan la resistencia a la violencia estatal.

En este marco es que se ha producido la querella persecutoria contra nuestro compañero del PTR chileno Dauno Tótoro, la detención arbitraria del corresponsal de la red en Bolivia, Carlos Cornejo. En Francia, el impulso de incipientes coordinadoras entre sectores de huelguistas, también es muestra de esta importante intervención de la FT.

Nuestro proyecto de una Red Internacional de diarios donde se puedan expresar los procesos más vivos de la lucha de clases, así como la lucha política por una perspectiva revolucionaria, debatiendo con las corrientes políticas y de la izquierda que también son parte de esos procesos, es parte de nuestra lucha internacionalista, junto a la pelea por construir partidos revolucionarios en cada país. La red cuenta actualmente con 12 ediciones nacionales y 8 idiomas (castellano, catalán, portugués, alemán, inglés, francés, italiano y una sección en turco).

Fuente del artículo: http://www.laizquierdadiario.com.ve/2019-el-ano-que-la-juventud-se-levanto-por-todo-el-mundo

Comparte este contenido:

Libro(PDF): «Activismos feministas jóvenes. Emergencias, actrices y luchas en América Latina»

Reseña: CLACSO

Una cartografía de los feminismos latinoamericanos contemporáneos abarca una cantidad inmensa de corrientes de índole diversa: feminismos urbanos de clase media, feminismos comunitarios indígenas y noindígenas, ecofeminismos, feminismos descoloniales, para mencionar algunas. En esta particular intersección de quienes se reconocen como jóvenes activistas feministas, reside uno de los principales aportes de esta publicación. El abordaje de los estudios de los feminismos se ha hecho desde la trayectoria del largo y mediano plazo de las “olas” feministas, o desde el análisis de clase o desde posicionamientos teóricos. También se ha estudiado la relación de los movimientos feministas en su dinámica frente al Estado. La irrupción en la escena latinoamericana de jóvenes beligerantes contra el acoso, contra el femicidio, a favor de la interrupción voluntaria del embarazo, ha planteado el desafío de comprender las trayectorias, las subjetividades de estas jóvenes. Este libro, al visibilizar las particularidades de esa interseccionalidad jóvenes/feministas, alumbra elementos invisibilizados en los feminismos y permite caracterizar mejor las luchas sociales contemporáneas.

Autores (as): Marina Larrondo. Camila Ponce Lara. [Editoras]

Marina Larrondo. Camila Ponce Lara. Nora Garita. Valeria Manzano. Lucía Miranda Leibe. Beatriz Roque López. María Victoria Seca. Ana María Castro Sánchez. José Raúl Ruiz. Adriana Arroyo Ortega. Vanessa Londoño Marín. Danila Suárez Tomé. Mercedes D’Alessandro. [Autores/as de Capítulo]

Editorial/Editor: CLACSO.

Año de publicación: 2019

País (es): Argentina

Idioma: Español

ISBN: 978-987-722-479-5

Descarga: Activismos feministas jóvenes. Emergencias, actrices y luchas en América Latina

Fuente e Imagen: https://www.clacso.org.ar/libreria-latinoamericana/libro_detalle.php?id_libro=1803&pageNum_rs_libros=0&totalRows_rs_libros=1356

Comparte este contenido:

Vídeo: «Que la rebelión chilena no termine ahí, que sirva para inspirar a toda América Latina»

Por: La Izquierda Diario.

Reproducimos a continuación el discurso de Beatriz Bravo, joven trabajadora de Correos Chile. La fuerza que se despertó en los jóvenes y trabajadores de Chile, una rebelión tan profunda que pueda contagiar a toda América Latina y no sólo terminar el gobierno de Piñera y la impunidad de la represión sino terminar con las desigualdades del capitalismo.

Compañeros y compañeras. Como decían los compañeros que nos presentaron, hoy se está cumpliendo un mes desde que empezamos la revuelta popular en Chile. ¿Y qué decirles? Decirles que es verdad ese grito de que Chile despertó. Decirles que la bronca, la rabia y el odio profundo que acumulamos durante años se empezó a expresar con la lucha contra el aumento del pasaje, pero rápidamente demostró que era contra toda la herencia de la maldita dictadura pinochetista. Es la herencia del dictador Pinochet que mantuvieron intactos todos los Gobiernos de la exConcertación durante 30 años, y por eso nuestro grito y nuestra lema se transformó: ¡No son 30 pesos, son 30 años!

Yo soy una joven trabajadora, tengo 30 años y como se darán cuenta nunca he vivido ningún tipo de forma distinta a la legada por la herencia de la dictadura. Un régimen en Chile que no nos ofrece nada más que miseria, que no nos ofrece nada más que precarización. A nuestra juventud, desde que es muy pequeña, se nos dice que no tendremos derecho absolutamente a nada. Que si queremos estudiar tenemos que endeudarnos y pagarles millones a la banca privada y que nos quedaremos sin la posibilidad de postular a la vivienda. Un sistema de salud tan miserable, en donde nuestros familiares mueren en las salas de urgencia en los hospitales, donde mueren en listas de espera eternas porque no tienen insumos para tratarlos. Y además, en un país donde nuestros ancianos son los que lideran las tasas de suicidio, porque luego de trabajar 40, 50 años o incluso más, los empresarios se llevan todas sus jubilaciones y los dejan en la calle. Ese es el Chile de los empresarios, ese es el verdadero oasis de América Latina del que tanto hablaban con orgullo los capitalistas, en donde un 1 % de los más ricos se lleva el 27 % de las riquezas. Y es verdad también que los verdaderos saqueadores de saco y corbata gozan de impunidad, esos son los verdaderos saqueadores que nos han robado todo al pueblo trabajador, a la juventud y a los pobladores.

Tenemos unas Fuerzas Armadas que han gozado de profunda impunidad y una Policía que también, gracias a la herencia de la dictadura. Por eso me paro acá también y grito con mucha fuerza que repudiamos ese golpe militar orquestado por las Fuerzas Armadas, los empresarios, la Iglesia y la derecha de Bolivia, esa derecha que también enfrentamos en Chile, y gritamos con toda la fuerza: ¡Fuera el imperialismo de América Latina!

Los y las que tenemos 30 años venimos de varios años de haber salido a luchar. En 2006 protagonizamos, siendo estudiantes secundarios, la revolución pingüina, como le decimos allá. Desde muy pequeños ya sabíamos que la educación de mercado solo es un filtro de clase que beneficia a los más ricos. Volvimos a salir con mucha fuerza en 2011, protagonizando paros y tomas durante meses, luchando por la educación gratuita y hoy, con mucho orgullo, somos parte de esa juventud sin miedo. Esa juventud sin miedo que a nuestras generaciones anteriores, que venían profundamente derrotadas y golpeadas por esos años de transición pactada y esa maldita dictadura, hoy nos dicen «gracias por devolvernos la esperanza y las ganas de luchar», y eso compañeros y compañeras, lo hemos logrado con la lucha de estudiantes, trabajadores y pobladores en Chile.

Esa enorme fuerza se expresa en todos lados. Nos han tratado de sacar de las calles de todas formas, porque los hicimos temblar. Con esos pacos que reprimen y matan, esos mismos pacos que gozan de impunidad.

¿Ustedes saben que Piñera nos declaró la guerra? Nos declaró la guerra cuando estábamos en los primeros días de movilización para después ofrecernos migajas en un pacto social. Mientras, en simultáneo, nos reprimían, torturaban, violaban, dejando ciegos a nuestros compañeros luchadores. Pero lo mejor, es que no les tenemos miedo. Nosotras y nosotros hoy día estamos decididos a hacer que la vida valga la pena. No vamos a traicionar a nuestros muertos ni a nuestros compañeros heridos, porque son ellos también los que nos dicen que tiene que servir de algo y que esta lucha no puede acabar, que esta lucha tiene que continuar. ¿Y por qué? ¡Porque seguiremos en las calles hasta acabar con esta herencia de la dictadura pinochetista y con nuestros muertos no se negocia!

Si ustedes no saben, en Chile ahora está pasando algo muy, muy importante. Nosotros tenemos un concepto para denominar a los acuerdos de los partidos políticos por arriba, en los salones del Parlamento y en el Congreso. Y como saben también, nuestro Congreso es uno de los más caros a nivel internacional, donde los parlamentarios ganan 35 veces lo que ganamos los trabajadores. ¡No les da ni vergüenza! A nosotros, la juventud trabajadora, nadie nos tiene que venir a explicar como son las cosas. Tenemos los sueldos más bajos para las y los trabajadores en comparación con los salarios de los parlamentarios. Y por eso mismo, como les decía, le decimos «cocina parlamentaria» a todo acuerdo que trate de pasar por encima de nuestra movilización, y es eso lo que están gestando hoy día.

Este jueves pasó eso. Desde la derecha pinochetista, todos los políticos de la exConcertación y las principales figuras de los partidos del Frente Amplio, se juntaron entre ellos y salieron negociando. ¿Y cómo lo llamaron? «Un acuerdo por la paz». Pero esa paz es para salvar a Piñera y mantenerlo en el poder, es una paz para los empresarios y la herencia de la dictadura y todos esos 30 años que queremos aniquilar, porque no queremos más esos pactos por encima.

Nos quieren tender una trampa. La consigna de Asamblea Constituyente se ha tomado sectores importantes de la movilización y es porque expresa el genuino deseo que tiene hoy día el pueblo chileno de decidir. A eso lo convirtieron en un congreso o convención constituyente que es para que sigan gobernando los mismos de siempre. Una de las primeras trampas es que deja impune y mantiene en el poder al asesino Piñera. Y claro, mientras nosotros gritamos todos los días y planteamos en todos lados ¡Fuera Piñera! ellos hacen una negociación para salvarle la cabeza y mantenerlo en el poder.

Y luego, en esa constituyente las normas que se definirán serán votadas por un quórum de dos tercios. ¿Y eso qué significa? Que serán los políticos empresariales y los mismos empresarios los que tendrán capacidad de veto a todos los debates que se den al interior de ahí. Quieren burlar la soberanía que nosotros estamos exigiendo como pueblo trabajador. ¿Para qué? Para que no haya ningún cambio profundo. Pero además de esto nos llaman a votar en un plebiscito en abril, para recién votar representantes en octubre del próximo año y bajo las formas electorales actuales. ¡Se quieren reír en nuestras caras, pero no creemos en sus mentiras y por eso ayer fuimos decenas de miles en las calles a nivel nacional, denunciando esta trampa y enfrentando la represión!

Casi todos los partidos del régimen y los medios de comunicación están desesperados por meternos en este desvío. Pero estamos convencidos que el proceso revolucionario que hemos iniciado en Chile llegó para quedarse. No será lineal, eso también lo tenemos claro. Pero sabemos que no queremos que nuestro país siga siendo el ejemplo para los capitalistas a nivel internacional. ¡Nosotros queremos que Chile sea la tumba del neoliberalismo! ¡Y queremos que la rebelión popular en Chile no termine ahí. Que esa fuerza inspire a toda la juventud y a todos los pueblos de América Latina y que sí se puede, que sí podemos revelarnos contra este sistema de mierda que los capitalistas nos impusieron vivir!

Nosotros y nosotras, las y los revolucionarios del PTR somos bien claros: es necesario una huelga general hasta echar a Piñera, paralizando el conjunto de la producción. Y sobre las ruinas de este régimen putrefacto levantar una Asamblea Constituyente ya, pero no cualquier asamblea constituyente. Una libre y soberana, en donde todos los mayores de 14 años puedan participar, algo completamente distinto a lo que deciden en esa cocina parlamentaria, en donde quieren que solamente puedan participar desde los 20 años. Tienen el descaro de tratar de dejar fuera a nuestra juventud, a los principales motorizadores de esta revuelta.

Para nosotros esa constituyente trucha no sirve, no responde a las demandas que tenemos hoy día en las calles y en todos lados. Nosotros queremos votar electores que por cada 10.000 tengan un representante, que sean revocables, y donde ganen lo mismo que una maestra y no los sueldos millonarios que ganan hoy día los parlamentarios. Nosotros y nosotras decimos que tienen que ser electos de manera democrática y que pueden ser representantes sindicales y de organizaciones obreras, estudiantiles y sociales. Una Asamblea Constituyente, Libre y Soberana que pueda votar todas las medidas de emergencia que necesitamos las grandes mayorías, sin respetar esas instituciones que blindan a los políticos de saco y corbata en los salones parlamentarios, sin ningún tipo de poder de veto.

Y no seremos ingenuos tampoco. Sabemos que para conquistar nuestras demandas hay que atacar el poder de los capitalistas. Por eso decimos que tenemos que nacionalizar el cobre y ponerlo bajo gestión obrera, acabar con las privatizaciones, expropiar los puertos y toda esa ganancia, en vez de que se vaya para un puñado de capitalistas, se ponga al servicio de nuestras demandas básicas. Pero no solamente que se resuelvan esas cosas: queremos una salud y educación gratuita pero también demandas fundamentales como el derecho al aborto o como la autodeterminación del pueblo mapuche, que ha sido durante años saqueado y reprimido por el Estado de Chile.

Pero tampoco nos vamos a comer cuentos, sabemos que los capitalistas harán todo lo posible por impedir que les quitemos sus privilegios. Por eso desde el PTR estamos impulsando con todas nuestras fuerzas asambleas y coordinadoras de base, donde estudiantes, trabajadores y pobladores podamos organizar para salir con fuerza a sacar a Piñera del poder y terminar con su Gobierno asesino y criminal y con la herencia de la dictadura. Ellos pondrán resistencia si o si y desatarán su furia cuando queramos poner estas medidas. Y es que para nosotros esto sienta las bases de un Gobierno de trabajadores y trabajadoras, de ruptura con el capitalismo, que pueda efectivamente darle respuesta íntegra a nuestras demandas, basada en la autoorganización y en la fuerza de las masas.

Compañeros y compañeras, para terminar: los responsables de nuestros padecimientos y esos que se llaman «de izquierda», que en realidad hoy día le salvan la cara a Piñera y a todo su Gobierno y este régimen, quieren llevarnos a repetir la misma cocina que ellos han repetido durante años. Quieren que vayamos con su desvío y que volvamos a hacer lo mismo que es con lo que queremos acabar en este régimen. ¡Y a todos ellos les decimos que no! Porque nada bueno va a venir para nosotros. Ninguna demanda democrática la vamos a conquistar si siguen gobernando los mismo de siempre. Pero tampoco sobre la base de la impunidad de los que han asesinado, torturado, violado o golpeado a nuestras compañeras y compañeros. Por eso aquí me paro para denunciar que mientras ellos se llenan hipócritamente la boca hablando de paz, ayer reprimieron a nuestro pueblo trabajador en Chile. Los pacos y este Gobierno son los responsables políticos y materiales de que nuestro compañero Abel, un luchador, muriera porque los pacos le impidieron la entrada a los que venían a rescatarlo. ¡Por eso no nos vamos a ir hasta que logremos el juicio y castigo a todos los responsables políticos y materiales de la represión!

¡Muchas gracias compañeras y compañeros!

Comparte este contenido:
Page 3 of 18
1 2 3 4 5 18