Page 1 of 2
1 2

Diez genios que quedan tras la muerte de Stephen Hawking

Colombia/24 de Marzo de 2018/El Colombiano

Stephen Hawking nació un 8 de enero, el mismo día en que murió Galileo Galilei y falleció un 14 de marzo, fecha del nacimiento de Albert Einstein. Sumado a esto su muerte se dio el mes 3 y el día 14, que en matemáticas se conoce como número Pi (3,14). Cosas de genios.

Galileo se dio cuenta de que la Tierra no estaba en el centro de todas las cosas, Einstein cambió el mundo con su teoría de la Relatividad y Hawking demostró que el origen del Universo estuvo marcado por un Big Bang y sacó del anonimato a los agujeros negros.

Pero, además, desafió todos los pronósticos médicos, que no le daban más de dos años de vida, a sus 21, cuando fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica. Vivió 55 años más.

Curioso desde niño por el funcionamiento de las cosas, construía modelos de aviones y de barcos, en Highgate, donde residía la clase intelectual británica. Durante sus primeros años de carrera en Oxford estudiaba poco, pero ganaba todas las pruebas. En ese momento él pensaba que la genialidad consistía en mostrar el mínimo esfuerzo. Luego sabría que no era así.

Tenía un coeficiente intelectual (CI) de 160, pero sus movimientos empezaron a ser torpes. En su último año en Cambridge se cayó de las escaleras, después tropezó, mientras esquiaba en una Navidad en casa, y nunca más volvió a levantarse.

Comenzó a escuchar música de Wagner y aunque perdió, por un tiempo, la voluntad para seguir sus investigaciones en Cambridge, entendió que debía esforzarse más por vivir, al punto que escribió un ensayo que ganó el Premio Adams. Este significó el primer gran paso en sus investigaciones y la base del libro (con George Ellis) ‘La estructura a gran escala del espacio-tiempo’.

Dicha obra lo llevaría a grandes hallazgos, como la radiación de Hawking, que consiste en la teoría comprobada de que los agujeros negros no permanecen así para siempre, sino que lentamente se ‘difuminan’, perdiendo su energía al emitir radiación.

“Para mis colegas, soy solamente otro físico, pero para el público en general, me he convertido en, posiblemente, el más conocido científico del mundo. Esto es, en parte, porque los hombres de ciencias, aparte de Einstein, no son ampliamente conocidos, y porque encajo en el estereotipo de genio inválido”, bromeaba.

Tras la muerte de Hawking, a los 76 años, muchos se preguntan sobre los genios que aún viven y los que están por nacer. Para citar un ejemplo, Craig Venter, biólogo y empresario estadounidense, quien descifró el genoma humano, creó el primer genoma artificial de una bacteria. Y ahora va por el mundo navegando a bordo de su yate para explorar la diversidad genética de los mares. Polémico por haber patentado la primera forma de vida (artificial) creada por el ser humano, (Mycoplasma Laboratorium), no deja de ser genial.

Las mujeres también han ocupado un lugar de distinción en el top de las ‘genialidades’. Judit Polgár venció en 2002 a Garry Kasparov, el ajedrecista que más tiempo estuvo de primero en el ranking mundial y tiene un CI de 190.

Con 170 de CI, Polgár ganó el título de Gran Maestro Internacional a los 15 años. Es la única mujer que estuvo entre los diez primeros ajedrecistas de la clasificación mundial. Aprendió a jugarlo gracias a su padre, quien ideó para sus hijas un programa educativo en donde el deporte ciencia era el centro. Sus hermanas también son maestras internacionales, él insistió en que no participaran en torneos femeninos, solo en mixtos. Judit ya se retiró del ajedrez de competición.

Otro tipo genial, con el mismo CI de Judit, Andrew Wiles, le rompió la cabeza a sus colegas al resolver el problema matemático más difícil del mundo: el teorema de Fermat.

Y en Hollywood no hay solo acosadores, también hay genios que se sienten tontos, como Rick Rosner, guionista de televisión con un CI de 192. “Siempre he pensado que mi inteligencia es una compensación por mi falta de habilidades comunicativas”, dice este hombre con grandes habilidades para la matemática y la física.

También está James Woods, politólogo con un CI de 180, que declinó su otra carrera, la de cirujano, para dedicarse a la actuación. Su madre, sin mucho entusiasmo con la idea, le dio la bendición a su hijo genio, quien obtuvo una puntuación de 1580 en sus pruebas de acceso a la universidad, incluyendo una nota perfecta (800) en el examen verbal. Ha sido ganador de tres Emmy y nominado a un Óscar.

Cualidades geniales

Para su libro ‘Creatividad’, el profesor Mihaly Csikszentmihalyi entrevistó a 91 genios, de todas las disciplinas, incluyendo a 14 premios Nobel. Concluyó que las mentes brillantes que logran creaciones excepcionales, poseen dos cualidades, curiosidad y determinación.

Un estudio del profesor de la Universidad de California en Davis, Dean Keith Simonton, que se basó en los expedientes académicos de más de 300 genios, nacidos entre 1450 y 1850, como Leonardo da Vinci, Galileo, Beethoven o Rembrandt, determinó cuánta educación formal había recibido cada uno y midió sus niveles de eminencia a través de sus obras. Los genios más destacados eran quienes recibieron educación media, como diplomados, mientras que quienes tuvieron una mayor o menor educación eran menos creativos.

Los genios que más se destacan siguen estudiando, pero son autodidactas y adictos al trabajo. Según el crítico literario V.S. Pritchett, se esfuerzan, “nunca dejan de trabajar y no pierden un minuto”.

De acuerdo con el psicólogo Howard Gardner, Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2011, Picasso, Freud o Stravinsky tenían una similitud en su forma de trabajar, basada en el ensayo y error. Analizaban un problema, buscaban la solución, la probaban y generaban una retroalimentación. Las mentes creativas son las más metódicas, dice el psicólogo.

Son sacrificados, solitarios y, a veces, neuróticos. Siempre piensan en sus obras y eso implica el sacrificio de su vida personal. Según Csikszentmihalyi, la mayoría de genios son marginados en la adolescencia, “su intensa curiosidad e intereses muy focalizados resultan extraños a sus compañeros”.

Los genios se desviven por su trabajo y no se entregan a él por dinero, según Dan Pink en su libro ‘La sorprendente verdad sobre qué nos motiva’.

Terence Tao

Nació en Australia. Tiene un IQ de 230. A sus 2 años enseñó matemáticas e inglés a un niño de 5. Desde los 24 años es profesor de matemática en la UCLA. Publicó un borrador (en 2004) que demostraba el teorema de Green-Tao, que afirma que existen infinitas progresiones aritméticas de números primos arbitrariamente largas.

Christopher Hirata

Con 36 años y un IQ de 225. A sus 13 años fue el más joven acreedor al oro en la Olimpiada Internacional de Física y a los 22 tenía su doctorado de la Universidad de Princeton. Investiga la energía oscura, la aceleración del Universo, la lente gravitatoria, el fondo cósmico de microondas y la época de re-ionización.

Valentina Tereshkova

La cosmonauta rusa fue la primera mujer en el espacio en 1963 que completó 48 órbitas a la Tierra en 3 días. Hay un cráter de la luna que lleva su nombre. El programa de EE.UU. empleó a varias genios de las matemáticas que ayudaron en el primer alunizaje e inspiraron la película ‘Talentos ocultos’.

Noam Chomsky

La lingüística actual no podría entenderse sin sus estudios. Nacido en Filadelfia, en 1928, descubrió la jerarquía de Chomsky, clasificación de lenguajes formales importantes en la teoría de la computación. Dice que tenemos una ‘gramática interna’ que nos permite hablar y entender el lenguaje.

Tim Berners-Lee

Británico, padre de la Web, invento más revolucionario de la comunicación, desde la imprenta de Gutenberg. De padres matemáticos, se graduó en física a los 21 años. En su libro ‘Tejiendo la red’, explica qué la tecnología web es libre y gratis.

Malala Yousafzai

Image

Recibió el Nobel de la Paz en 2014, a los 17 años, siendo la más joven en ganarlo. Comenzó su lucha por la educación de las mujeres a los 11 años en Pakistán. Escribía en un diario-blog anónimo que publicaba en la BBC de Urdu sobre su deseo de estudiar, y el terror de ir a clases, luego que los talibanes le dispararon en la cara cuando volvía en autobús de la escuela. Ahora vive en Inglaterra.

Phiona Mutesi

Una de las más jóvenes genios de la historia, creció en Katwe, una zona deprimida de la capital de Uganda, Kampala. Cuando tenía 3 años, su padre murió de Sida, y su hermana falleció después. A los 6 años tuvo que dejar la escuela, pero buscando lograr una vida mejor, aprendió ajedrez. A sus 16 años, se convirtió en Candidato a Maestro (CM), tras la Olimpiada de Ajedrez de 2010. Inspiró la película ‘Queen of Katwe’.

Kim Ung-Yong

A los 8 años de edad ya trabajaba en la Nasa y a los 16 ya tenía un doctorado en física. A los 4 años resolvía cálculos integrales y diferenciales. Con un CI de 220, el coreano demostró en un programa de TV su habilidad como políglota. Fue estudiante invitado de física en la Universidad de Hanyang desde los 3 años.

James Watson

Biólogo estadounidense, descubrió la estructura de la molécula de ADN (con Francis Crick), lo que le valió el Nobel en Fisiología o Medicina. Ha hecho declaraciones polémicas de las que se ha excusado, alegando que fue tergiversado, que no llamó a África “genéticamente inferior”, y que cuando dijo que las mujeres podrían abortar si los análisis preparto mostraran que su hijo iba a ser homosexual, era hipotético.

Gloria Steinem

Periodista y escritora judía estadounidense, referente del movimiento feminista estadounidense a finales de 1960 y principios de 1970. Una de las fundadoras de la revista Ms Fue diagnosticada de cáncer de mama en 1986. No tuvo hijos por elección.

Fuente: http://www.elcolombiano.com/tecnologia/ciencia/stephen-hawking-genios-que-quedan-en-el-mundo-MC8411592

Comparte este contenido:

EEUU: Noam Chomsky será profesor en la Universidad de Arizona

EEUU/ 24 de octubre de 2017/Fuente: http://www.eluniversal.com

El académico, de 88 años, se incorporará este mes a la universidad y comenzará a impartir clases en 2018 como profesor de medio tiempo.

La Universidad de Arizona contrató al reconocido académico y activista político Noam Chomsky como miembro de su departamento de lingüística.

Chomsky, de 88 años, se incorporará este mes a la universidad y comenzará a impartir clases en 2018 como profesor de medio tiempo.

El lingüista ha escrito más de 100 libros y es conocido a nivel internacional por sus comentarios sociales, ha sido un habitual orador en la universidad y en el pasado ha impartido cursos en la escuela.

Será profesor titular en el Departamento de Lingüística y estará a cargo de un programa de justicia social y ambiental.

Chomsky es considerado un pionero en la lingüística moderna y un héroe para muchos liberales que lo admiran por sus escritos políticos. Ha sido sujeto de siete biografías y ha aparecido en más de 20 películas y documentales.

Su legado adquirió más importancia en la aclamada cinta de 2016 «Captain Fantastic» protagonizada por Viggo Mortensen, en la cual una familia que vive aislada de la sociedad celebra un «Día de Noam Chomsky» en lugar de la Navidad.

«Chomsky estableció la lingüística moderna. En un pensador impresionante», dijo Natasha Warner, directora del Departamento de Lingüística en un comunicado de prensa. «La oportunidad que tendrán los estudiantes de lingüística de la Universidad de Arizona de aprender de él de forma habitual es simplemente increíble».

Noam Chomsky revolucionó el campo de la lingüística al desarrollar la «Teoría de la Gramática Universal». Encontró que todo el discurso humano se basa en la estructura natural del cerebro.

El académico dijo a la universidad que se enamoró de las montañas y del desierto en Tucson, y que tiene «una atmósfera que es pacífica y manejable».

Fuente de la Noticia:

http://www.eluniversal.com/noticias/cultura/noam-chomsky-sera-profesor-universidad-arizona_666271

Comparte este contenido:

¿Y la lengua oral?

Guadalupe Jover

Una educación lingüística que llena la pizarra de morfemas y sintagmas y escamotea estos otros aprendizajes, obcecada en taxonomías y definiciones, en que aún prevalece la descripción del sistema abstracto de la lengua es una educación miope y una lingüística trasnochada.

¿Cuántas veces quisimos hablar en un claustro, en una asamblea de barrio, en una reunión de vecinos, y no fuimos capaces de tomar la palabra? ¿Cuántas veces nos enzarzamos en una discusión absurda e hicimos daño sin pretenderlo -o dejamos que nos lo hicieran- por no acertar con las palabras? ¿Cuántas veces nos las hemos visto con un profesional de enorme prestigio pero incapaz de ponerse a la altura de su interlocutor y explicarse de manera que pueda ser entendido? ¿A cuántas personas conocemos que sepan, de verdad, escuchar?

No. A hablar no se aprende “sobre la marcha” ni es este un aprendizaje que quepa dar por cerrado en los primeros años de vida. A hablar, como a leer, nunca terminamos de aprender. Saber comunicarnos con diferentes grados de formalidad y en diferentes ámbitos de uso no es tarea fácil. Saber ajustar nuestras palabras a nuestra intención comunicativa y lograr dos de los objetivos que confiamos a las palabras -el intercambio de información y el establecimiento de unas relaciones respetuosas y, a ser posible, cordiales- requiere de un lento aprendizaje.

Pero la escuela, bien lo sabemos, hace siglos que se desentiende de la oralidad. De nada sirvió que los currículos de lenguas se abrieran desde los años 90 a los denominados enfoques comunicativos y que ley tras ley la legislación haya conferido tanto peso a la oralidad como a la escritura: la tradición escolar y las rutinas docentes han resultado ser grilletes enormemente efectivos. Las evaluaciones externas -unas evaluaciones centradas en pruebas de lápiz y papel, individuales y contrarreloj- han acabado por dar el tiro de gracia a los tímidos intentos de hacer un hueco a la oralidad en la educación secundaria. Tampoco las ratios ayudan.

En pocos ámbitos como en este es tan nítida la disociación entre lo que la sociedad reclama de la educación y lo que pretenden hacer de ella las instancias económicas empeñadas en plegarla a sus intereses. Para estas, de las cuatro habilidades comunicativas la decisiva es la lectura: es la imprescindible para acatar instrucciones. De ahí que PISA haya puesto el foco en ella y sea la que tiene más peso en las reválidas LOMCE -de los cuatro bloques de contenidos del currículo de Lengua castellana el relativo a la oralidad simplemente desaparece-. Por el contrario, la ciudadanía de a pie sabe bien de la importancia de la oralidad en su vida personal y social.

Es en las conversaciones de todos los días donde se dirime gran parte de nuestro bienestar o malestar cotidiano. En ellas están en juego tanto nuestra imagen como nuestro territorio. Por “imagen” entiende Goffman la consideración social que reclamamos para nosotros mismos; por “territorio”, nuestro radio de acción. Hay actos de habla que refuerzan, en principio, nuestra imagen, tales como el elogio o el agradecimiento. Hay otros en cambio que la amenazan, como la reprobación o la discrepancia. Actos de habla como la orden o, incluso, el consejo ponen en riesgo también nuestro territorio, pues tal vez vamos a vernos impelidos a hacer algo que no deseamos. Pero lo cierto es que si hay que discrepar, elevar una queja o protestar no tenemos por qué renunciar a ello. Disponer de herramientas para decir aquello que queremos decir en cada momento -y saber hacerlo en el momento adecuado, ante la persona adecuada y en el tono adecuado- sin meter el dedo en el ojo a nuestro interlocutor es también responsabilidad de una educación lingüística democrática.

Una educación lingüística que llena la pizarra de morfemas y sintagmas y escamotea estos otros aprendizajes -significado y sentido, acto de habla, cooperación conversacional, cortesía lingüística-, y no como saberes declarativos sino integrados en contextos comunicativos reales; una educación lingüística obcecada en taxonomías y definiciones y que no da herramientas para salir al paso de incompresiones y malentendidos o abusos de poder a través de la palabra; una educación lingüística en que aún prevalece la descripción del sistema abstracto de la lengua por encima de lo que las personas hacemos con las palabras es una educación miope y una lingüística trasnochada.

Pero no solo habrá que hacer de la oralidad objeto de conocimiento en las clases de lengua. La oralidad informal -el diálogo y la deliberación argumentada- habrían de ser también motor de aprendizaje en todas las áreas. No es posible una educación democrática sin aprendizaje dialógico. No es posible siquiera el aprendizaje sin conversación. Y, sin embargo, las más de las veces una clase es aún un acto comunicativo con una precisa disposición espacial -el docente al frente, los discentes en fila- en que uno monologa y el resto escucha (o finge hacerlo).

La oralidad informal -la conversación- y la oralidad formal -esencial en la esfera pública- no pueden quedar extramuros de nuestro sistema educativo. Incorporar al quehacer cotidiano el análisis y la producción de los diversos géneros orales formales (desde la exposición o la argumentación monologada a la entrevista y el debate, la tertulia o la mesa redonda) es imprescindible si de verdad queremos contribuir al pleno desarrollo de la competencia comunicativa de nuestro alumnado. Analizar en cada caso el papel de los participantes, los turnos de palabra, la comunicación no verbal, el grado de cumplimiento de las máximas de cooperación conversacional –no decir nada que no sea cierto; no dar más información (ni menos) de la necesaria; no irse por los cerros de Úbeda y no ser deliberadamente ambiguo- haría más eficaces nuestros intercambios cotidianos -también en el ámbito escolar- y cultivaría el sentido crítico hacia la esfera política y la comunicación mediática.

Pero aún hay más. Una educación democrática exige no solo desarrollar las habilidades necesarias para tomar la palabra, sino crear estructuras para que esa palabra sea tenida en cuenta. Mientras no haya cauces efectivos para la participación del alumnado en la toma de decisiones de la vida escolar; mientras sus quejas y protestas, propuestas y sugerencias no se traduzcan en cambios reales; mientras no haya un marco de convivencia que sustituya el modelo punitivo por la resolución dialogada de los conflictos… nuestra escuela seguirá siendo la escuela del silencio.

Una educación democrática no puede dejar de lado la oralidad. Hacer de la lengua oral objeto de conocimiento y motor de aprendizaje; favorecer la emancipación comunicativa de todo nuestro alumnado propiciando su acceso a contextos diversos y socialmente significativos que reclamen su participación; incrementar, en definitiva, su repertorio comunicativo y su conciencia lingúística son hoy por hoy desafíos inexcusables a los que no se está dando respuesta desde la escuela.

Fuente del articulo: http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2017/04/03/y-la-lengua-oral/

Fuente de la imagen: http://eldiariodelaeducacion.com/wp-content/uploads/2017/03/024.jpg

Comparte este contenido:

Cuba: Exalta española alcance Simposio Internacional en Santiago de Cuba.

Centro América/Cuba/31.01.2017/Autor y Fuente:http://www.prensa-latina.cu/
La doctora Olatz Arregi, de la Universidad del País Vasco, en España, exaltó el alcance del XV Simposio Internacional de Comunicación Social, que finalizó hoy en esta ciudad, auspiciado por el Centro de Lingüística Aplicada (CLA).

La profesora de computación impartió uno de los cuatro cursos previos, bajo el título Quién, qué, cuándo, dónde: Etiquetado automático de roles semánticos en el procesamiento del lenguaje, con el cual despertó el interés de los participantes, motivados por esas tendencias de las tecnologías de la comunicación.

Afirmó Arregi que estaba favorablemente impresionada en esta, su primera presencia en el evento, al constatar la proyección internacional de sus sesiones, contrariamente al carácter más local que ella presumía en su desarrollo.

Aludió a los fuertes y antiguos nexos de colaboración entre el grupo IXa, de esa institución docente vasca, y el CLA, tanto en la organización de estas citas desde hace 30 años, como en los importantes estudios de la comunicación que impulsa, dentro y fuera de Cuba.

La experta se refirió a la necesidad de una información bien estructurada y completa para que las máquinas puedan responder adecuadamente las preguntas hechas por el hombre, y pueda fluir, por consiguiente, esa relación que marca hoy la vida moderna y el desarrollo humano.

Estudiosos cubanos y de una veintena de países asistieron al encuentro que cada dos años actualiza las visiones acerca de temas relacionados con la lingüística y su variante computacional; el arte, la etnología y el folclor, la educación, los medios de difusión, la enseñanza de las lenguas y la medicina.

Fuente: http://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=60048&SEO=exalta-espanola-alcance-simposio-internacional-en-santiago-de-cuba

Imagen: http://www.prensa-latina.cu/images/2017/enero/27/ciberdelito.jpg

Comparte este contenido:

La teoría del desarrollo del lenguaje de Noam Chomsky

Por: Bertrand Regader

Noam Chomsky (Filadelfia, Estados Unidos, 1928) es uno de los pensadores más reconocidos en la actualidad. Su obra es extensa y multifacética: ha desarrollado teorías, estudios y conocimientos profundos tanto en el ámbito de la lingüística, la psicología del desarrollo, la filosofía y el análisis político.

En el artículo de hoy vamos a resumir los aportes de Chomsky en la psicología del lenguaje. El popular intelectual estadounidense ha sembrado los cimientos de las líneas de investigación actuales en materia de ciencia cognitiva.

El desarrollo del lenguaje: ¿programados para el habla?

Según las investigaciones de Noam Chomsky, los niños nacen con una capacidad innata para el habla. Son capaces de aprender y asimilar estructuras comunicativas y lingüísticas. Gracias a la Teoría de la Gramática Universal, Chomsky propuso un nuevo paradigma en el desarrollo del lenguaje. Según sus postulados, todos los idiomas que usamos los seres humanos tienen unas características comunes en su propia estructura.

A partir de esta evidencia, el profesor Chomsky deduce que la adquisición del lenguaje durante la infancia puede ocurrir gracias a la capacidad que tenemos los seres humanos de reconocer y asimilar la estructura básica del lenguaje, estructura que constituye la raíz esencial de cualquier idioma.

La Gramática Universal

La teoría del desarrollo del lenguaje durante la infancia que enunció Noam Chomsky se fundamenta en un polémico precepto: “El lenguaje humano es el producto de descrifrar un programa determinado por nuestros genes”. Esta postura choca diametralmente con las teorías ambientalistas del desarrollo, que enfatizan el papel de la influencia del entorno sobre el individuo y la capacidad de este para ir adaptándose a los diferentes contextos que le tocan vivir.

Además, Chomsky afirma que los niños poseen la habilidad innata para la comprensión de la gramática del lenguaje, habilidad que van desarrollando a través de sus experiencias y aprendizajes. independientemente de su contexto familiar o cultural. Para designar este artefacto innato para comprender la gramática, Chomsky usa el término de “Gramática Universal”, común en todos los sistemas de lenguaje conocidos hasta la fecha.

Plasticidad para adquirir el lenguaje

Es bien sabido que, durante la infancia, existe un período “crítico” durante los cuales nos es más fácil aprender el lenguaje. Este período de mayor plasticidad cerebral durante el cual somos una esponja para los idiomas va desde el nacimiento hasta la pre-adolescencia.

Chomsky, a través de su revisión del trabajo del lingüista y neurólogo alemán Eric Lenneberg, pone el acento en que los niños pasan por una etapa de lo que él denomina “alerta lingüística”. Durante este período clave, la comprensión y capacidad de aprendizaje de nuevos lenguajes es mayor respecto a otras etapas vitales. En palabras del propio Chomsky, “Todos pasamos por un período madurativo específico en que, gracias a los estímulos externos adecuados, nuestra capacidad para hablar un idioma se desarrollará rápidamente”.

Por tanto, los niños a los que se les enseña varios idiomas durante su infancia y pre-adolescencia, seguramente serán capaces de adquirir correctamente las bases de estos lenguajes. Esto no sucede con personas adultas, puesto que su plasticidad, su capacidad de adquisición de lenguajes ya no se encuentra en tan buena forma.

 ¿Cómo se produce la adquisición del lenguaje?

Según la teoría de Noam Chomsky, el proceso de adquisición del lenguaje solo se produce si el niño deduce las normas implícitas del lenguaje, como por ejemplo las nociones de estructura sintáctica o gramática.

Para que seamos capaces de desarrollar y aprender lenguaje durante la niñez, Chomsky argumentó que todos poseemos un “dispositivo de adquisición del lenguaje” en nuestro cerebro. La hipótesis de la existencia de este dispositivo nos habilitaría a aprender las normas y recurrencias que constituyen el lenguaje. A lo largo de los años, Noam Chomsky fue revisando su teoría e incluyó el análisis de varios principios rectores del lenguaje, en relación con la adquisición del mismo durante la infancia.

Estos principios, como la existencia de gramática y varias reglas sintácticas, son comunes a todos los lenguajes. En cambio, existen otros elementos que varían dependiendo del idioma que estudiemos.

El proceso de aprendizaje y la evolución del lenguaje

Tal como explica Chomsky, el lenguaje humano nos permite expresar infinidad de ideas, informaciones y emociones. En consecuencia, el lenguaje es una construcción social que no para de evolucionar. La sociedad va marcando las pautas sobre las normas y usos comunes del lenguaje, tanto en su versión oral como en la escrita.

De hecho, es muy común que los niños empleen el lenguaje de forma muy particular: mezclando conceptos, inventando palabras, deformando otras, construyendo las frases a su manera… Poco a poco, su cerebro va asimilando las reglas y recurrencias del idioma, cometiendo cada vez menos errores y usando con propiedad el amplio abanico de artefactos que les brinda el lenguaje.

Críticas y polémicas en torno a la teoría de Chomsky

La teoría de la Gramática Universal que formuló Noam Chomsky no cuenta con unanimidad dentro de la comunidad científica y académica. De hecho, es una idea que, aunque tuvo un fuerte impacto en el estudio de la adquisición del lenguaje, se considera superada, y el propio Chomsky ha cambiado de postura en este aspecto. Las corrientes críticas arguyen que, con lka idea de la Gramática Universal, Chomsky cometió un error en sus postulados: la sobregeneralización.

Los sectores que más han puesto en duda la teoría de Chomsky rechazan el postulado del dispositivo de adquisición del lenguaje porque, argumentan, no cuenta con ningún tipo de sustento empírico. Otros académicos han criticado la teoría del lingüista estadounidense por su excesivo innatismo, y por tanto por no recoger suficientemente los factores ambientales en la adquisición del lenguaje.

Estas críticas han hecho que, a lo largo de los años, Chomsky revisara y modificara algunos aspectos de sus postulados, a la vez que iba agregando nuevas evidencias y aspectos complementarios a este cuerpo de conocimientos.

Fuente: https://psicologiaymente.net/desarrollo/teoria-desarrollo-lenguaje-noam-chomsky

Comparte este contenido:

Universal language and the strange cyclical nature of the news

Por: Russell Smith

The aged linguist and activist Noam Chomsky is suddenly back in the news, not because of his political pronouncements, but because of the highly technical linguistic theories he enunciated more than 50 years ago.

We are all talking about universal grammar again. Why are these theories back in the news? Because a flamboyant and also aged journalist and novelist named Tom Wolfe has attacked them in a recent book. Why has Wolfe decided to attack Chomsky’s late-1950s linguistics now? That we will never know for sure. But it’s a great excuse to talk about linguistics.

The media work in strange ways. I am loath to reveal some of our more embarrassing secrets, on the principle that the general public does not want to know exactly what is in a hot dog, but these do help to explain the torrent of Chomsky articles right now.

See, a basic concept in journalism school – especially in classes where opinion columns are taught – is that of a “peg.” A peg is the story in the news that makes your idea relevant. Opinions are supposed to follow from news – from pegs – but columnists with a hobby horse to ride will often reverse the process: Desirous of exploring a pet theory of theirs, they will seek a peg for it. If I want to talk about Chomsky’s universal grammar and its opponents, for example, I peg it to Wolfe’s new book. And writers always want to talk about linguistics – more than the general public does, usually.

Wolfe’s new book, The Kingdom of Speech, is not even primarily about Chomsky, but it is being billed as an attack on him. It promises, the personality-driven media say, an epic bitter political duel with plenty of insults in either direction. (“A row that promises to be the literary spat of the season,” The Guardian crowed.) In fact, the book is an attack on the theory of evolution, of which Chomsky is merely the linguistics-department representative.

More daringly, Wolfe is attacking Charles Darwin, in amusingly withering language, as a non-scientist who didn’t do enough field work and created a purely intellectual theory full of gaping holes in practice. (This is one of Wolfe’s idées fixes – in his writing on the failings of contemporary American fiction, he has railed against the failure of authors to do journalistic research – their field work – on real-life milieux.)

But Darwin is not alive, so the media are more interested in the part of the book that deals with someone who might actually be offended. Chomsky is targeted as part of the Darwinian cabal because his widely respected theory on language as an innate human characteristic – “universal grammar” – purports that human language is a part of evolution; it is a biological trait that has evolved with us. But it is also clear from the ad hominem attacks on Chomsky as an activist – attributes entirely irrelevant to linguistic theory – that Wolfe’s opposition to the linguist is very broadly ideological. He just doesn’t like Chomsky – the person, and everything he stands for.

To counter Chomsky’s theory, he adduces the well-known work of a linguist and anthropologist, Daniel Everett, who argued more than 10 years ago that the odd language of an isolated tribe in the Amazon jungle, the Pirahã, disproved Chomsky’s idea of a universal grammar.

If Wolfe has just discovered this controversy, he is not very interested in linguistics. Everybody knows about it. It was the subject of a lengthy and quite technical New Yorker article. I myself hosted a radio documentary on the CBC about it in 2006. And everybody who knows about it knows that the matter is far from settled. There were serious problems with Everett’s research and universal grammar purists are still not convinced that the language he described is truly so idiosyncratic or that the exception it demonstrates is enough to destroy the larger theory. Chomsky has addressed it and done a pretty good job of defending himself.

What is more interesting than the Pirahã dispute is the fact that new opposition to the universal grammar theory has arisen in the meantime from quite another quarter: the field of developmental psychology, where scientists studying very young children say they learn language in roundabout ways that don’t quite support Chomsky’s theory of a natural and universal acquisition. This long, nuanced and highly technical debate – most of it utterly unreadable to lay readers – is possibly a more serious challenge to universal grammar than the Pirahã were, but it does not surface in Wolfe’s book or in any of the media attempts to make a colourful clash of ideologies or personalities out of this.

(A recent article in Scientific American, “Evidence Rebuts Chomsky’s Theory of Language Learning,” by Paul Ibbotson and Michael Tomasello, the two most vocal proponents of the psychology-based approach, does its best to explain in non-technical terms the “usage-based” theory of language acquisition, but it is still pretty dense stuff. It does not mention Tom Wolfe.)

Wolfe is a reporter and an entertainer, an opinionated raconteur rather than a scientist, and that is why we will always report on his jocular provocations. And if they serve as an excuse to explain what universal grammar was in the first place – as it has done – then Chomsky should be thrilled.

What Wolfe’s peg was for this broadside, a journalist can only speculate. See, the media are weird. There is often no clear reason for anything to be splashed across your headlines for a few days at a time – and then vanish again for 50 years.

Tomado de: http://www.theglobeandmail.com/arts/books-and-media/universal-language-and-the-strange-cyclical-nature-of-the-news/article31904271/

Comparte este contenido:

¡El idioma francés gana terreno en Ecuador!

Ecuador/Julio de 2016/ El telegrafo

El 19 de julio pasado firmé con el ministro de Educación, Augusto Espinosa, una carta de intención para apoyar el proyecto piloto decidido mediante el Acuerdo Ministerial del 19 de noviembre de 2015, en el que se instituye el idioma francés como segunda lengua extranjera y materia opcional dentro de la malla curricular del Bachillerato General Unificado (BGU). Gracias a la firma de esta carta y como primer paso se implementará la enseñanza del francés a los alumnos de primer, segundo y tercer año del BGU en tres colegios públicos del país: Manuela Cañizares, en Quito, Aguirre Abad, en Guayaquil, y Pío Jaramillo Alvarado, en Loja.

Este proyecto piloto representa un logro cualitativo para la enseñanza de los idiomas en la educación secundaria en Ecuador y abre el camino para la diversificación lingüística en el país. El francés es la quinta lengua más practicada y la segunda más aprendida en el mundo, y se estima que en 2050 más de 700 millones de personas hablarán francés. En este sentido, este proyecto es de gran importancia no solo para Francia sino también para los 80 países que forman parte de la Organización Internacional de la Francofonía, y más aún para los alumnos que tendrán acceso a un mundo más global, abierto y enriquecedor. Extiendo mis felicitaciones al Ministerio de Educación y a todas las autoridades ecuatorianas por su interés en el fortalecimiento continuo de la cooperación educativa y lingüística con Francia y los países francófonos.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/punto-de-vista/1/el-idioma-frances-gana-terreno-en-ecuador

Fuente de la Imagen: https://www.google.co.ve/search?q=idioma+frances&espv=2&biw=1024&bih=667&tbm=isch&source=lnms&sa=X&ved=0ahUKEwimxqH2vIfOAhXHRyYKHRJ4CtMQ_AUIBigB&dpr=1#imgrc=uAhM5d7zVtt9xM%3A

 

Comparte este contenido:
Page 1 of 2
1 2