Una propuesta que nos interpela

Por: Aurora Lacueva

El proceso de transformación curricular que ha puesto en marcha el Ministerio para la Educación (Mppe) está basado en nueve referentes éticos que nos invitan a la reflexión y al mejoramiento de nuestra acción. No se dirigen solo a las educadoras y los educadores, aunque desde luego ellas y ellos son destinatarios principalísimos de este llamado, interpelan también a las familias, al personal no docente de las escuelas, a las comunidades, a los propios estudiantes –de acuerdo a su edad-, a los sindicatos, a la sociedad en general, y también, y en primer lugar, al mismo gobierno que los propone.

En efecto, postular los referentes compromete al gobierno a elevar cada día la calidad de su actuación, derivando de estos principios los planes y las iniciativas concretas que permitan pasar del papel a la realidad.

En el caso de la ciudadanía, creo que al conocerlos la mayoría estará de acuerdo con tales patrones, y deberíamos así preguntarnos cómo podemos ayudar, desde nuestra particular situación, a que se cumplan. Incluso, llevándolos más allá de lo que el ministerio pueda haber pensado. El necesario diálogo que debe darse en nuestra sociedad tiene aquí un área clave.

Es de destacar que estos referentes éticos están explicados en un lenguaje claro y directo, no se quedan en frases vagas ya muy repetidas y que poco expresan. Por ejemplo, ¿qué significa el primero: “Educar con, por y para todas y todos”? Es, dice el ministerio, no solo garantizar el acceso a la educación básica, sino desarrollar las condiciones para que cada estudiante permanezca y aprenda. Por eso: “Una educación inclusiva no discrimina a ningún estudiante ni lo etiqueta”. Y añade el Mppe que este referente: “nos obliga a que la educación tenga sentido para quien estudia, a buscar activamente sus intereses y explorar en ellos y ellas la curiosidad, la necesidad de aprender que portan como condición humana”. ¡Hermoso reto! Para una profesora puede significar, pongamos por caso, cuidar desde el inicio del año a quienes “salen mal”; para un estudiante, no burlarse de ningún compañero; para un vigilante, reportar el retraimiento de un niño antes alegre; para el Mppe, ofrecer materiales educativos diversos e interesantes…

Fuente: http://www.ultimasnoticias.com.ve/noticias/opinion/aurora-lacueva-una-propuesta-que-nos-interpela/

Imagen: http://www.unesco.org/new/es/our-priorities/education-for-all/

Comparte este contenido:
Aurora Lacueva

Aurora Lacueva

Aurora Lacueva se graduó como profesora de educación secundaria en el Instituto Pedagógico de Caracas, tiene dos maestrías de la Universidad de Stanford (EEUU) y un doctorado de la Universidad de Barcelona (España), todos en el área educativa. Es profesora de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela, en Caracas. Se ocupa de temas de pedagogía general y enseñanza de las ciencias, dentro de un enfoque crítico, y ha publicado libros y artículos en ese campo. Ha colaborado con docentes en trabajos de investigación-acción en la escuela, guiando sus tesis de licenciatura y maestría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *