Murcia teje una red escolar europea para la educación ambiental

Europa/ España/ 09.07.2019/ Fuente: www.laverdad.es.

 

Docentes de Reino Unido, Italia, Eslovaquia y España ponen en marcha en la Región el proyecto Erasmus Plus Bioprofile

Docentes de 20 centros escolares de Reino Unido (Southampton, Escocia, Midlands y Bristol), Italia (Florencia, Pistoia, San Miniato y Livorno), Eslovaquia (Nove Zamky, Varin, Nitra, Sabinov, Lozorno y Hnusta) y España, todos de la Región (CEIP Artero de Bullas, Divino Maestro de Las Torres de Cotillas, Santa Isabel de Alquerías, IES Miguel de Cervantes de Murcia e IES San Isidro de Cartagena) han visitado esta semana la Región para comenzar a tejer una red escolar europea que promueva la educación ambiental en las aulas de Primaria y Secundaria y, a través de ella, implicar a los estudiantes y a sus familias en la protección del entorno.

Los maestros trabajan en el Soto de la Hijuela, de Molina, los bioindicadores del agua y la biodiversidad.
Los maestros trabajan en el Soto de la Hijuela, de Molina, los bioindicadores del agua y la biodiversidad.

La iniciativa, enmarcada en el proyecto europeo Erasmus Plus Bioprofile, ha comenzado en la Región con la formación de más de una veintena de profesores que lo pondrán en marcha el próximo curso en los cuatro países. Para esta primera fase, en la que están determinando los bioindicadores que irán muestreando los alumnos y sus familias a lo largo del curso, han contado con la colaboración del Ayuntamiento de Molina. «Nos ha cedido el Centro El Jardín para reunirnos y el Soto de la Hijuela para muestrear los bioindicadores del agua y la biodiversidad», explica Juan Diego López Giraldo, de Vita XXI, formador y coordinador del proyecto en España. Además, en la fase de formación también han contado con el apoyo del Ayuntamiento de Mazarrón, donde han visitado Bolnuevo, «para analizar los efectos de la erosión de la costa por el viento», y el paisaje minero. «Esta experiencia ha permitido comparar diversos indicadores y confrontar los diferentes enfoques de cada país en cuanto a la restauración de ecosistemas, las fuentes de energía, la gestión del agua, la biodiversidad, la distribución y el acceso a espacios verdes, la contaminación acústica y lumínica o el efecto isla de calor en los entornos urbanos», explica Juan Diego.

Los maestros trabajan en el Soto de la Hijuela, de Molina, los bioindicadores del agua y la biodiversidad.
Los maestros trabajan en el Soto de la Hijuela, de Molina, los bioindicadores del agua y la biodiversidad.

Este proyecto nace de una iniciativa anterior (EnviMobile) en la que, mediante encuestas realizadas en Italia, Eslovaquia, República Checa, Reino Unido y España, determinaron cuáles son los temas más importantes para la educación ambiental: agua, aire, residuos, biodiversidad, entornos rurales y urbanos humanizados, suelo y legado natural y cultural. «Fruto de esto se desarrolló una ‘app’, EcoUp, que es un juego para divulgar conocimientos sobre estos temas y que está destinado a alumnos de sexto de Primaria a cuarto de Secundaria, pero es apto para toda la población», explica Juan Diego.

Precisamente partiendo de estos temas clave, el proyecto persigue «reforzar la educación ambiental en los 20 centros educativos de Primaria y Secundaria y poner a disposición pública los protocolos y materiales que desarrollemos el próximo curso para que se sumen a la iniciativa aquellos centros que lo deseen». Entre las herramientas con las que cuenta Bioprofile para lograr extender la educación medioambiental más allá de las fronteras de los centros escolares, está fomentar la ciencia ciudadana mediante el seguimiento de parámetros ambientales próximos a estudiantes, docentes y sus comunidades. Como explica Andrea, profesor italiano implicado en el proyecto, lo más importante es «crear una red entre estudiantes, colegios e instituciones vinculadas con la sostenibilidad de la escuela, así como compartir entre todos los datos y programas para desarrollar competencias sobre estas materias. La idea es involucrar a los estudiantes en la protección del entorno». De hecho, opina Dora, profesora de Livorno, «la participación de los estudiantes es básica para extender la educación ambiental a toda la sociedad. Son ellos los que lo mueven todo», afirma y explica que en proyectos de reducción del consumo de energía son los que animan a sus familias a implicarse, así como en «la elaboración de compost en sus casas, que luego llevan al colegio para abonar el huerto ecológico escolar».

Los participantes en la primera fase de formación en la plaza de San Agustín (Murcia).
Los participantes en la primera fase de formación en la plaza de San Agustín (Murcia).

Los docentes viajarán en agosto a Florencia para completar su formación, en la que también colaboran la universidad eslovaca de Nitra, el Consejo Nacional de Investigación de Italia y las ONG Strom Zivota (Eslovaquia) y Learning Through Landscape (Reino Unido).

Fuente de la noticia: https://www.laverdad.es/murcia/murcia-teje-escolar-20190706222924-nt.html

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.