En la mira de la reacción

Por: Pedro Miguel

Esta vez la adversidad no ha abierto oportunidades de negocio a los especuladores, embaucadores y logreros de siempre: el sector salud se atiene a lineamientos científicos y a una estrategia planificada y no cede a las presiones para adquirir cualquier producto o servicio dudoso ni para otorgar contratos fraudulentos al amparo de la emergencia. Eso es un motivo adicional de enojo para la mafia desplazada del poder, pero no el central. La reacción mediática, política y empresarial espera que en México la epidemia de Covid-19 sea lo más desastrosa posible. Razona así: a más cantidad de muertos, a mayor desbordamiento del sistema hospitalario, a más cuantiosos daños a la economía, mayor será el descontento en contra del gobierno de la Cuarta Transformación y mayores, por tanto, las posibilidades de la corrupción derrotada de volver a hacerse con el poder presidencial y, a corto plazo, de propinar en 2021 una derrota electoral a los partidarios del Presidente.

Opinadores de credibilidad en extinción, líderes empresariales, ex funcionarios del régimen anterior, gobernadores y alcaldes opositores y antiguos operadores de la corrupción hospitalaria, médica y farmacéutica, comparecen a toda hora en medios convencionales y en redes sociales con la pretensión de dirigir las acciones del gobierno federal en lo sanitario y en lo económico y con exigencias que van de lo improcedente a lo sórdido, como la dirigida al subsecretario Hugo López-Gatell para que dé a conocer una estimación oficial del número de defunciones que provocará la epidemia. El grupo de especialistas, al que el presidente Andrés Manuel López Obrador confió el manejo de la crisis, no toma una sola decisión que no sea impugnada de inmediato por abogados o politólogos, ni hay razón que le sea concedida por eminencias súbitas que hasta hace dos semanas eran periodistas o diputados.

Y de todo echan mano en el acoso a los expertos gubernamentales: desde descubrirles errores inexistentes, hasta dar por hecho que son mentirosos; desde asegurar o insinuar que han estado haciendo pasar muertes por Covid-19 como resultado de neumonías atípicas, hasta fabricar una supuesta contraposición entre ellos y el Presidente; desde afirmar que no están al tanto, hasta frivolizarlos o inventarles proyecciones políticas a todas luces fantasiosas.

Desde que se tuvo noticia del brote epidémico en Wuhan, la 4T inició sus preparativos para hacerle frente y diseñó una estrategia que no era la de negar la situación sanitaria, como lo hizo Trump, pero tampoco la de aplicar medidas coercitivas tempranas o tardías, como otros gobiernos; se decidió un plan de acción gradual, cuyo desarrollo iba a depender del de la propia epidemia, en el que la comunicación y la información a la sociedad ha desempeñado un papel central: se requiere que los mismos que diseñaron y que están a cargo de la ejecución de la estrategia hablen a la sociedad con autoridad y conocimiento.

Y como resulta inocultablemente superfluo y bobo criticar a AMLO por delegar el manejo epidémico en el grupo de crisis, o al secretario Jorge Alcocer por mantener un bajo perfil declarativo, la línea de ataque de la reacción ha tenido el propósito claro de destruir la credibilidad del equipo de especialistas y la de su vocero principal, el subsecretario López-Gatell, para dejar al gobierno sin el principal instrumento de acción ante la expansión viral; de esa forma calculan agravar los efectos de la pandemia en la salud, la economía y el tejido social, de tal manera que pueda responsabilizarse al titular del Ejecutivo federal de un desastre mayúsculo y romper el respaldo que mantiene, 15 meses después de haber iniciado el gobierno, de la mayoría de la población.

No lo conseguirán. El equipo de crisis que encabeza el secretario Alcocer está compuesto por científicos, académicos y funcionarios de primer nivel. José Luis Alomía Zegarra, Víctor Hugo Borja Aburto, Ricardo Cortés Alcalá, Ana Lucía de la Garza, Freddy Rafael Domínguez Sosa, Guadalupe Espitia Hernández, Víctor Gómez Bocanegra, Mauricio Hernández Ávila, Oliva López Arellano, Ruy López Ridaura, Luis Felipe Madrigal Mendoza, Gustavo Reyes Terán, Lorena Rodríguez Bores y Alethse De la Torre Rosas son hombres y mujeres, civiles y militares, comprometidos con el país, muy bien preparados para hacer frente a la epidemia y aptos para coordinar el trabajo del sector salud, en el cual abundan los buenos cuadros.

De López-Gatell, que coordina los trabajos y que funge como vocero principal del grupo, debe decirse que, además de científico destacadísimo, académico reconocido y funcionario con amplia experiencia, es un ser humano sensible y progresista que en sus tiempos de estudiante participó en el movimiento del CEU de 1986-1987 y en el Congreso Universitario de 1990. Y a contrapelo de lo que desearían los insidiosos y calumniadores, su lealtad al Presidente y su rigor como hombre de ciencia están en plena armonía.

Fuente: https://www.jornada.com.mx/2020/04/03/opinion/019a2pol

Imagen: https://www.shutterstock.com/image-photo/concept-national-healthcare-system-mexico-216365389?irgwc=1&utm_medium=Affiliate&utm_campaign=Pixabay+GmbH&utm_source=44814&utm_term=https%3A%2F%2Fpixabay.com%2Fimages%2Fsearch%2Fsalud%2520m%25c3%25a9xico%2F

Comparte este contenido:
Pedro Miguel

Pedro Miguel

@Navegaciones columnista del periódico La Jornada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.