Ana María Farré da voz a 22 mujeres líderes en educación para reflexionar sobre cómo educar tras la pandemia

Noticia/30 Julio 2020/20minutos.es

  • La pandemia ha acelerado la necesidad de repensar un modelo educativo que profundice en la innovación.
  • La experta Ana María Farré recoge las fórmulas de 22 educadoras en ‘Mujeres líderes en la educación del siglo XXI’.

La mujer ha sido y es “la gran educadora”. Con ese hilo conductor, Ana María Farré, experta y apasionada de la educación y del liderazgo compartido, ha dado voz a 22 mujeres acreditadas en innovación educativa. Son visionarias, inspiradoras de un cambio de modelo que la Covid-19 acelera. La primera de ellas, Alejandra Vallejo-Nágera, introduce una forma lúdica del aprendizaje: “Educar es abrirse al juego cuyo premio es poder vivir una mejor vida”.

Al frente de la orientación pedagógica de Fundación Coas, Ana Pérez Saitua subraya que formar a las nuevas generaciones exige “estar a la altura de sus necesidades”. Requiere un cambio en mayúsculas, sin que signifique “banalizar el conocimiento y desechar la cultura del esfuerzo”.

Se necesita un “liderazgo transformacional”, dice Montserrat del Pozo, referente en el mundo de la educación. El liderazgo es un ‘arte’ que “se aprende y se entrena” en un contexto de “dinamismo de cambio”. “Educamos para un mañana desconocido“, hay que “volar mientras se construye el avión”. El docente es un sherpa.

Pasión, compromiso y sabiduría guían el funcionamiento de la Fundación Trilema que preside Carmen Pellicer. “No es ‘¿qué tenemos que enseñar?’, sino ‘¿qué necesitan aprender?”. Destaca “seis aspectos básicos de la vida escolar: currículum, las metodologías, la evaluación, la organización, la personalización y el liderazgo”.

Para Ana Juliá, presidenta de la Asociación Montessori Española, “educar es capacitar al alumno para autoconstruirse a través de los aprendizajes y prepararlo para afrontar retos honestos consigo mismo y su entorno“. “Solo desde la implantación rigurosa de los métodos, analizando datos y planteando mejoras, tendremos los pilares de los nuevos estilos educativos”.

Ser mujer y madre de familia marca la vocación docente de Arancha Cendoya. Cree, por experiencia, que “las mujeres tienen más desarrolladas capacidades esenciales para esta área, como la asistencia, acogida, intuición, sensibilidad y escucha activa”. El docente debe ser “facilitador de situaciones de aprendizaje”, el mejor influencer.

Que una escuela “es algo más que la suma de sus profesores”, un proyecto y no un castillo fortificado, lo tiene claro Mar Martín, directora del Colegio Compañía de María en Zaragoza y experta en aprendizaje por proyectos. Apuesta por “aprender, desaprender y reaprender“, lanzar nuevos currículums, nuevas estrategias de enseñanza y nuevas estructuras.

Rosa Casafont aporta a la innovación educativa su pasión por la neurociencia. “La educación”, concluye, “es la savia que nutre al ser humano, cuyo cerebro cambia con cada experiencia”. Y ese proceso continuo debe estar bien nutrido. “Tenemos una cierta determinación genética, pero las influencias del entorno en nuestro desarrollo, sumadas a las que ejercemos con nuestra actitud, nuestra forma de pensar, sentir y comportarnos, son determinantes”.

Alicia Bastos dirige el Método Johansen, que estimula el oído para promover cambios neuronales que se traducirán en madurez emocional y atención social e intelectual. La educación se ‘revolucionará’ a través de “la buena conciencia del profesor”. Nunca “volcando sus frustraciones sobre los estudiantes”, sino viéndolos como “seres humanos de grandes capacidades, que un día volarán más lejos de lo que nunca imaginamos”.

“Estamos educando para un mundo que no podemos imaginar”, afirma Nuria Sánchez Povedano, experta en neurociencia. “El mundo volátil e incierto es complejo y ambiguo”, requiere “una profunda transformación de nuestro modelo de escuela que permita desarrollar y entrenar las competencias que requiere el nuevo siglo XXI”. El objetivo es “caminar hacia una escuela inteligente para desarrollar las inteligencias múltiples” del alumnado.

La joven arquitecta Miriam Reyes convierte la inclusión en su proyecto de vida: “Me gustaría vivir en una sociedad creativa, resolutiva, que valore la diversidad, que cuide nuestro planeta y que saque lo mejor de cada uno de nosotros“. Ha creado Aprendices Visuales para facilitar el aprendizaje de niños diagnosticados con autismo y ayuda a colegios a “transformarse en escuelas inclusivas”.

Luz Rello, investigadora y emprendedora social con dislexia, fundadora de Change Dyslexia, lanza un mensaje positivo: “Destacar en otras áreas, como en creatividad o pensamiento visual”, pero esa información no llega a las familias. Busca “un algoritmo capaz de detectar tus fortalezas cognitivas para poder dar buenas noticias a los niños con dificultades específicas de aprendizaje”.

María Jesús Frigols, especialista en educación bilingüe y plurilingüismo, propone centrarse en “las necesidades de los jóvenes y dotarles de las herramientas para desenvolverse en un futuro que se convierte en presente cada vez más deprisa”. De aquí a 2030, los robots podrían reemplazar a 800 millones de puestos de trabajo. “Necesitaremos múltiples destrezas integradas”, concluye.

Responder al entorno cambiante pasa, señala Tania Santiago, por enseñar “a los alumnos a pensar y a no rendirse”, y a ayudarles “a desarrollar el pensamiento crítico y creativo de una forma mucho más efectiva”. Ante el acelerón tecnológico, es esencial enseñar a gestionar la información de una forma efectiva.

La pintora y docente Susana García Mangas subraya que nos “movemos en un mundo visual”, caracterizado más específicamente por la existencia de “emociones instantáneas, avalancha de estímulos y, al mismo tiempo, pensamiento superficial”. En ese contexto se antoja necesario el hecho de “pensar y ver modos de llegar a ese mundo interior tan rico y poderoso donde la persona se encuentra a sí misma”.

Garbiñe Larralde, experta en pensamiento visual, destaca que “la velocidad de nuestro mundo apenas ha tenido incidencia en un sistema educativo rígido”. Sueña con “un profesorado diseñador de aprendizajes, guía, coach…” y con la educación como “espacio generador, laboratorio de experiencias compartidas que fomenten el diálogo para formar la mirada crítica”.

“Los cambios no vienen solos, hay que impulsarlos y liderarlos”, dice Charo Fernández, ingeniera experta en tecnologías de la información y comunicación. “Las nuevas tecnologías han dejado de ser nuevas y están inmersas en todo lo que nos rodea y somos”. “Son un medio y no un fin. La formación online debe reflejar la propuesta educativa que queremos para nuestras aulas“, con el foco en “la personalización, el acompañamiento, la reflexión, el aprendizaje entre iguales y creación de redes docentes”.

“Aprender y desaprender será una forma de vivir en una sociedad tecnificada“, dice Rocío Lara, experta en robótica. Frente a quienes creen que con la educación no se debe experimentar, cree que “el modo de acceder a la información y al conocimiento es un experimento constante”.

“El mundo es un aula de aprendizaje real y virtual”, anticipa “, que puso en marcha un proceso de innovación educativa, haciendo de la escuela San Gabriel el primer Flipped School de nuestro país. El ‘aula invertida’ potencia la anticipación de lo que se va a trabajar en clase, ganando así tiempo de calidad entre el alumno y el profesor. El alumno es el centro del aprendizaje.

Ante el abuso de convivencia en entornos cerrados resultado del confinamiento por la pandemia, Heike Freire defiende la importancia de “acompañar el desarrollo humano con el contacto con la naturaleza”, y afirma: “Necesitamos los espacios abiertos y naturales desde todos los puntos de vista: la salud, el desarrollo físico y sensorial o la madurez del sistema nervioso”.

Para la arquitecta danesa Rosan Bosch, “diseñar un mundo mejor empieza en la escuela”. No podemos olvidar el para qué de esa innovación. Roser Batlle, fundadora de la Red Española de Aprendizaje-Servicio, da la clave: “El verdadero éxito de la educación consiste en formar personas buenas, capaces de transformar el mundo y no solo mejorar su currículum”. Para ello, lanza una súplica a la sociedad: “Que no se divorcie la sabiduría de la generosidad”.

Fuente: https://www.20minutos.es/noticia/4338493/0/ana-maria-farre-libro-mujeres-lideres-en-la-educacion-del-siglo-xxi/?autoref=true

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.