Los niños se enfrentan a una sequía mortal en el Cuerno de África

Los niños se enfrentan a una sequía mortal en el Cuerno de África

La crisis del agua está devastando vidas en Yibuti, Etiopía, Kenia y Somalia.

UNICEF

Los años consecutivos de lluvias por debajo del promedio en el Cuerno de África han creado una de las peores emergencias relacionadas con el clima de los últimos 40 años.

La sequía prolongada está obligando a las familias a abandonar sus hogares en busca de alimentos y agua, poniendo en riesgo su salud, seguridad y educación.

Más de 20 millones de personas, incluidos 10 millones de niños, en Djibouti, Etiopía, Kenia y Somalia  necesitarán asistencia con agua y alimentos hasta 2022.

Como la desnutrición severa y el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua chocan, los niños podrían morir en números devastadores a menos que se brinde apoyo urgente.

Arriba: Un niño recoge el agua que puede encontrar en el lecho seco de un río en Dolow, Somalia.

 

Los impactos de la sequía inducida por el cambio climático en el Cuerno de África.

UNICEF y sus aliados están sobre el terreno para apoyar a los niños con servicios que salvan vidas y para ayudar a desarrollar la resiliencia de las familias a largo plazo en un esfuerzo por evitar que la sequía destruya vidas en los años venideros.

Obligado a abandonar el hogar

Hibo, de 10 años, lleva agua en un bidón a su hogar temporal en un campo de desplazados internos en Somalia

Hibo, de 10 años, lleva agua en un bidón a su hogar temporal en un campamento para desplazados internos en Somalia. “Salimos de nuestra casa en Guriel y caminamos durante 10 días para llegar al campamento de Kaharey”, dice.

La escala del desplazamiento es inmensa: Somalia tiene 3,7 millones de desplazados internos y Etiopía tiene 4,2 millones de desplazados internos y 800.000 refugiados.

Niños en un sitio para personas desplazadas internamente (IDP) en Etiopía.

Niños desplazados de sus hogares en Etiopía.

Las mujeres se reúnen en un campo de desplazados internos en Higlo, Etiopía.

Las mujeres se reúnen en un campamento en Higlo, Etiopía.

Las familias con niños y adolescentes en movimiento o en campamentos de emergencia están en riesgo de violencia o abuso. También obliga a las mujeres y los niños a pasar más tiempo recolectando agua, exponiéndolos a movimientos inseguros lejos de sus hogares.

Ayesha Abdi, de 18 años, en el campo de desplazados internos de Waffi, Mogadishu, Somalia.

Ayesha Abdi, de 18 años, sostiene a su hijo en el campamento de Waffi, Mogadishu, Somalia.

“Llegamos a este campamento hace siete días, con la esperanza de que las cosas mejoren. Mi familia ha perdido todo nuestro ganado y camellos. Todos murieron porque no teníamos agua para darles. No tenemos nada. Necesitamos cosas para nuestras necesidades básicas, como comidas y agua”.

Vida diaria racionada

Hafsa Bedel, madre de seis hijos, lucha por salvar la vida de sus jóvenes camellos.

Hafsa Bedel, madre de seis hijos, lucha por salvar la vida de sus jóvenes camellos en Etiopía. Habiendo perdido ya 25 animales, los mantiene cerca de casa por temor a que no encuentren comida ni agua. “No puedo permitirme alimentarlos con maíz. Ni siquiera tenemos suficiente para nosotros”, dice.

Un burro lleva un bidón con agua Shimbry Village, condado de Garissa, Kenia.

El condado de Garissa en Kenia está experimentando una situación sin precedentes: una sequía prolongada que se suma a la pandemia de COVID-19.

Personas en el condado de Garissa, Kenia, recogiendo agua. Comunidades enteras de pastores se han visto obligadas a abandonar sus hogares en busca de agua para sus familias y su ganado.

 

Una cuestión de supervivencia

Muna sostiene a su bebé Sukra en un Centro de Estabilización apoyado por UNICEF que trata a niños con desnutrición en Somalia.

Baby Sukra en un centro apoyado por UNICEF donde los niños reciben tratamiento por desnutrición en Somalia.

El acceso deficiente al agua potable pone en peligro las posibilidades de supervivencia de un niño. La escasez de agua aumenta el riesgo de diarrea, una de las principales causas de muerte de los niños menores de 5 años, así como de enfermedades como el cólera, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis.

Una niña pequeña y su abuela en el puesto de salud apoyado por UNICEF en el campo de desplazados internos de Gode en Etiopía.

Una niña pequeña y su abuela en el puesto de salud apoyado por UNICEF en el campamento de Gode en Etiopía.

Un trabajador de la salud mide el brazo de un niño para evaluar su estado nutricional en el sitio de desplazados internos de Higlo en Etiopía.

Un trabajador de la salud mide el brazo de un niño para evaluar su estado nutricional en el campamento de Higlo en Etiopía.

Sin agua, los cultivos no pueden crecer y los animales y el ganado mueren. La pérdida resultante de alimentos nutritivos, junto con el acceso deficiente a agua potable y saneamiento, expone a los niños a un alto riesgo de desnutrición.

Mersinale, que acaba de recibir el alta después de recuperarse por completo de la desnutrición en un centro de estabilización apoyado por UNICEF en el Hospital Hargeisa, Somalia.

Obsinale, de un año, se está recuperando de la desnutrición en un centro apoyado por UNICEF en el Hospital Hargeisa, Somalia. Vino aquí con su hermana gemela Mersinale, a quien acaban de dar de alta después de recuperarse por completo. Las camas aquí están llenas y solo hay espacio para niños recién ingresados.

Al menos 330.000 niños en Somalia necesitan tratamiento vital para la emaciación grave , la forma más mortal de desnutrición, mucho más que los 190.000 que requirieron tratamiento durante la hambruna de 2011 en el país.

Educación en espera

La sequía está afectando la asistencia escolar en las áreas afectadas. En general, 15 millones de niños en el Cuerno de África no asisten a la escuela y se estima que otros 3,3 millones corren el riesgo de abandonar la escuela debido a la sequía.

Abdurazak Mohammed, un alumno de sexto grado, lleva sus burros a casa al anochecer.

Abdurazak Mohammed, un alumno de sexto grado, lleva sus burros de vuelta a casa al atardecer, en la región somalí de Etiopía. “Muchas familias enviaron a sus hijos con su ganado. Los profesores también se fueron. Entonces la escuela está cerrada. Me entristece ver mi escuela cerrada. Quiero ser maestra cuando sea grande”.

Bukhari Aden, de 10 años, acompaña a su madre a recoger agua de un estanque.

Dama Mohammed recoge agua de un estanque en Beda'as kebele, Etiopía

Bukhari Aden, de 10 años, acompaña a su madre, Dama Mohammed, que recoge agua de un estanque en Etiopía. Después de dar agua a los camellos y al burro, regresan a casa con dos bidones para las vacas. Nunca ha ido a la escuela. “En nuestro pueblo los niños son los responsables de cuidar a los animales. No hay agua cerca del pueblo. Si hay agua disponible cerca, sería fácil para mí ir a la escuela”.

Respondiendo a la crisis

UNICEF y sus aliados están brindando servicios que salvan vidas a niños y sus familias en extrema necesidad en todo el Cuerno de África. Estamos en el terreno brindando servicios esenciales de salud, nutrición, educación y protección infantil.

Para brindar soluciones a más largo plazo, estamos trabajando para mejorar el acceso a servicios de agua, saneamiento e higiene resistentes al clima, perforando fuentes confiables de agua subterránea y desarrollando el uso de sistemas solares.

 

Fatuma vierte agua obtenida de un pozo de energía solar para sus cabritos en Puntland, Somalia.

Fatuma vierte agua obtenida de un pozo de energía solar instalado por UNICEF con el apoyo del Gobierno del Reino Unido en Puntland, Somalia. Su familia posee 230 cabras, ovejas y camellos que cuida su padre Abdirizak Yusuf.

“Este pozo es como un oasis en el enorme desierto sin agua”, dice Abdirizak.

El pozo resistente al clima de 400 m de profundidad proporciona agua sostenible a unas 18 000 personas y su ganado.

que tiene que pasar

UNICEF ha lanzado un llamado a la acción regional para abordar la crisis de la sequía. Si se satisfacen las necesidades de financiación inmediatas, el apoyo vital puede evitar consecuencias catastróficas.

Pero las sequías recurrentes y la creciente inseguridad hídrica requieren inversiones a largo plazo en servicios de agua, saneamiento e higiene, gestión del agua e infraestructura resistente al cambio climático. El cambio climático está provocando variaciones impredecibles en los patrones de temperatura y lluvia, que se espera que aumenten, tanto en frecuencia como en intensidad.

Se requieren soluciones duraderas para garantizar la seguridad del agua para todos, en todo momento.

 

Fuente de la Información: https://www.unicef.org/stories/climate-drought-horn-of-africa

 

 

Comparte este contenido:

UNICEF

Unicef es un programa de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con base en Nueva York y que provee ayuda humanitaria y de desarrollo a niños y madres en países en desarrollo. Es uno de los miembros y la comisión ejecutiva de la United Nations Development Group.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.