DINAMARCA-NORUEGA-SUECIA Movimientos sin precedentes de las universidades para abordar los ODS de las Naciones Unidas

Europa/Dinamarca/

La Universidad del Sur de Dinamarca ha hecho de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas el enfoque principal de su plan estratégico, mientras que en Suecia, 36 universidades han firmado un marco climático en apoyo del acuerdo de París 2016 sobre el clima, y ​​en Noruega, el Bergen Summer. La escuela de investigación está abordando cómo la investigación podría impactar en las políticas para un futuro sostenible. 

La junta ejecutiva de la Universidad del Sur de Dinamarca (SDU) anunció el 17 de junio la mayor transformación en la historia de la universidad, y decidió que los 17 SDG de la ONU se convertirían en el punto focal para el trabajo de la SDU como universidad.

Niels Thorborg, presidente de la junta de la SDU, dijo que los 17 ODS deben abordarse: «La pobreza extrema y el hambre a nivel mundial y la reducción de la desigualdad y la lucha contra el cambio climático están claramente vinculados y requieren un esfuerzo integrado para lograr resultados duraderos». 

SDU lanzará 17 nuevos programas de maestría de un año, uno para cada uno de los 17 ODS. Un día introductorio para todos los estudiantes nuevos tendrá como objetivo principal los SDG y, a partir de 2020, SDU organizará un festival juvenil denominado «Nuestras metas globales». 

Este es un movimiento radical de SDU cuando se tiene en cuenta que las maestrías de un año son una opción relativamente nueva en las universidades danesas, según lo informado por University World News., y aún no se han establecido en el mercado laboral, que tradicionalmente ha exigido maestrías de dos años, y que todavía tiene una demanda limitada de licenciaturas. 

El vicecanciller de la SDU, Henrik Dam, dijo que este movimiento tendrá «un efecto extenso en toda la forma en que manejamos nuestra universidad». SDU tiene 4,000 empleados y 28,000 estudiantes y ofrece 170 programas educativos diferentes. 

El objetivo de los ODS es:

  • • Abolir la pobreza y el hambre en el mundo.
  • • Reducir las desigualdades.
  • • Asegurar una buena educación y una mejor salud para todos.
  • • Ralentización del cambio climático.
  • • Proporcionar un crecimiento económico más sostenible.
  • • Promover la paz, la seguridad y una fuerte asociación internacional.

SDU ahora está promoviendo estos objetivos activamente en programas de investigación y educación y en la difusión pública de la universidad. 

Fundado en investigaciones en curso.

Ejemplos de investigaciones en curso que abordan los ODS son investigaciones que se centran en vacunas en países industrializados y en desarrollo; tecnología de drones; reducción de sustancias químicas disruptoras endocrinas; Guías de composición de ‘mentes juguetonas’ para los diálogos filosóficos relacionados con cada uno de los 17 ODS; Reciclaje y re-extracción de material eléctrico.

Desde el verano de 2019, SDU invitará a estudiantes y empleados a participar en un foro abierto de intercambio de ideas e iniciativas, donde se han propuesto 12 ideas de este tipo. Estos son, por ejemplo, cambiar a coches eléctricos; menos uso de plástico; mejor clasificación de residuos; reducción de fluoruros; la ‘universidad sin papeles’; e igualdad de género. 

Las universidades respaldan el marco climático

Mientras tanto, una colección de 36 universidades y colegios suecos ha creado un marco climático combinado que sirve como base para las estrategias climáticas individuales, con el objetivo de estar en línea con el límite de calentamiento global de 1.5 grados centígrados del Acuerdo de París para el año 2030. Este ambicioso plan apunta tanto a reducir las emisiones directas como a aumentar la participación en cuestiones relacionadas con el clima social.

En un llamado a las universidades suecas, los tomadores de la iniciativa en KTH Royal Institute of Technology y Chalmers University of Technology escribieron: “El último informe del panel internacional sobre el clima del IPCC [Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático] subraya la seriedad del cambio climático y Ahora es una cuestión de urgencia para abordar esto. El informe muestra que el calentamiento de 1.5 ° C tendrá graves consecuencias y que éstas aumentarán considerablemente con el calentamiento de 2 ° C.

“Al mismo tiempo, los compromisos que los diferentes países han hecho hasta ahora llevan a un calentamiento de al menos 3 ° C durante este siglo y luego continúan calentándose. Para que el calentamiento se mantenga bajo 2oC y con un esfuerzo por 1.5oC, en línea con los compromisos del Acuerdo de París, las emisiones globales deben reducirse en aproximadamente un 50% por década para que podamos alcanzar la neutralidad climática en la mitad de Este siglo y, a partir de entonces, logran emisiones de CO2 negativas. 

Las instituciones de educación superior tienen un papel central que desempeñar en los esfuerzos para combatir el cambio climático, dice la declaración. “Tenemos una tarea importante que contribuir a través de nuestra enseñanza e investigación, pero también necesitamos reducir el impacto de nuestras propias operaciones.

“Las instituciones de educación superior que han firmado este marco consideran que el clima es un problema futuro crucial y priorizado. Estas directrices identifican una serie de áreas clave para el impacto climático de las instituciones de educación superior. Incluyen ejemplos de medidas que pueden tomar las instituciones de educación superior. 

“Dependiendo de las circunstancias locales, diferentes instituciones de educación superior pueden elegir enfocarse en diferentes áreas clave. Las pautas incluyen las áreas clave de educación, investigación y colaboración, pero también áreas relacionadas con las actividades del campus, viajes, compras, etc. ”

Por iniciativa de Chalmers University of Technology y KTH Royal Institute of Technology, 36 universidades suecas han firmado el «marco climático» según el cual cada institución establecerá una estrategia climática destinada a limitar el aumento de la temperatura mundial a 1.5 ° C para 2030. 

Esto El acuerdo marco es una respuesta al Acuerdo de París 2016 para reducir los gases de efecto invernadero en un 50% durante la próxima década. Las instituciones de educación superior que han firmado el marco «consideran que el clima es un tema crucial y priorizado». 

Se comprometen a hacer lo siguiente:

  • • A través de la educación, la investigación y el compromiso externo, ayudar a la sociedad en su conjunto a lograr objetivos establecidos.
  • • Trabajar para reducir nuestro propio impacto climático en línea con el compromiso de la sociedad, como se expresa en los acuerdos nacionales e internacionales. 
  • Sobre la base de las condiciones específicas de su institución de educación superior, establezca objetivos de gran alcance para el trabajo relacionado con el clima y también asigne recursos para que podamos alcanzar estos objetivos y realizar seguimientos.
  • • Comunicar claramente su trabajo relacionado con el clima para inspirar y difundir el conocimiento a otras organizaciones y miembros de la sociedad.

El marco climático, en particular, aborda la forma en que las instituciones de educación superior contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero, incluso por parte de los miembros del personal que viajan en avión y solicita medidas para reducir dichos viajes. También se ha preparado una guía de 13 páginas para el acuerdo. 

El profesor Stefan Bengtsson, presidente de la Universidad de Tecnología de Chalmers, dijo que las universidades se encuentran entre las instituciones más grandes de Suecia y que deben tomar en consideración los resultados de la investigación sobre el cambio climático que han producido y abordar los cambios de comportamiento que ahora podrían ser necesarios. 

Sigbritt Karlsson, presidente de KTH, dijo que no es posible dejar la responsabilidad de tomar medidas a las generaciones futuras. «Tenemos que actuar ahora en varios niveles simultáneamente», dijo.

Bergen Summer Research School

Al otro lado de la frontera, en Noruega, el 17-27 de junio de Bergen acoge la Escuela de Investigación de Verano de Bergen , con los estudiantes de doctorado preguntando: “¿Cómo le enmarcar su investigación para hacer un impacto en las políticas para un futuro sostenible” 

Es una empresa conjunta de la Universidad de Bergen, la Escuela de Economía de Noruega, la Universidad de Ciencias Aplicadas de Noruega Occidental, el Instituto Chr Michelsen y el Centro de Investigación de Noruega (NORCE). 

La Escuela de Investigación de Verano de Bergen es un seguimiento del papel de las universidades para abordar los ODS de las Naciones Unidas , como lo describe Dag Rune Olsen, rector de la Universidad de Bergen, en University World News .

La Escuela de Investigación de Verano de Bergen da la bienvenida a 100 candidatos de doctorado para tomar uno de los seis cursos selectos de nivel de doctorado, todos basados ​​en algunos de los mejores grupos de investigación de Bergen, y cada uno de ellos aborda importantes desafíos globales. Los recursos naturales, la salud, la pobreza, la migración, el idioma y la cultura son algunos de los temas recurrentes de la experiencia que participan en la escuela de investigación de verano.

Fuente: https://www.universityworldnews.com/post.php?story=20190628113242102

Comparte este contenido:

ONU: Sólo una tercera parte de los niños del mundo tiene protección social

ONU / 10 de febrero de 2019 / Autor: Redacción / Fuente: Noticias ONU

La pobreza y las privaciones sufridas en la infancia producen ramificaciones negativas que pueden durar toda la vida; sin embargo, en la actualidad sólo una tercera parte de los niños del mundo cuenta con una protección social que les permita crecer y desarrollarse gozando de sus derechos elementales. La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible pugna por garantizar la protección social para todas las personas, con especial énfasis en los menores de edad.

De acuerdo con el Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), uno de cada cinco niños del mundo, es decir 385 millones, vive con condiciones de pobreza extrema y el 45% del total de la infancia padece pobreza.

En un informe conjunto publicado este miércoles, los organismos de la ONU destacan la importancia del bienestar de los niños más allá de los beneficios que supone a nivel individual y afirman que una infancia protegida es vital para el desarrollo de un país a corto y a largo plazo.

El estudio sostiene que los sistemas de protección social son la herramienta adecuada para abordar la pobreza y la vulnerabilidad económico-social de los menores.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención de los Derechos del Niño establecen claramente el derecho a la protección social y la Agenda 2030 la incluye en el primero de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Las cifras indican que apenas el 35% de los niños recibe algún tipo de protección social con grandes disparidades regionales. Por ejemplo, en Europa y Asia Central el 87% de los menores están protegidos. En América, el porcentaje se reduce a 66, en Asia y el Pacífico a 28 y en África a 16.

Transferencias de efectivo

Pese a la pobreza de los números, el informe resalta una tendencia positiva que han registrado en los últimos años los programas de transferencias de efectivo que impactan directamente la alimentación, salud y educación de los niños. También cita el creciente interés por las ayudas económicas universales para la infancia.

Aclara, no obstante, que las iniciativas de transferencias de efectivo no solucionan los problemas por sí solas, sino que deben ser parte de una política amplia de protección social a los niños y las familias.

En este apartado menciona a Argentina, Brasil, Chile y Mongolia entre los países que han logrado grandes avances hacia la protección social universal.

Lamenta, por otro lado, que muchas naciones todavía tengan programas muy limitados de protección a los menores, con beneficios inadecuados e instituciones fragmentadas y débiles.

La publicación reconoce un aumento del gasto y la inversión en medidas de protección social para los niños, pero advierte que hace falta un mayor avance en ese terreno.

Cifra engañosa

Detalla que 139 países gastan en la protección social para menores de hasta 14 años un promedio del 1,1% de su PIB, una cifra muy engañosa en vista de que Europa destina el 2,5%, mientras que el norte de África y los Estados árabes asignas apenas el 0,1% a ese renglón.

La OIT y UNICEF reportan asimismo que las políticas de consolidación fiscal que tienen lugar en algunos países implican una reducción en los beneficios para los niños y las familias, por lo que piden mayores esfuerzos para que los ajustes fiscales no arruinen el terreno ganado.

Las agencias hacen hincapié en la necesidad de que los sistemas de protección social sean sensibles a las cuestiones de género y que promuevan la igualdad, por ejemplo, en cuanto al trabajo y los cuidados domésticos no remunerados, que en general recaen sobre las mujeres desde que son niñas.

Recomendaciones

Para avanzar hacia la protección social de la infancia, las agencias de la ONU recomiendan:

  • Expandir rápidamente los beneficios para los niños y las familias, incluyendo el otorgamiento de ayudas monetarias universales a los menores como un instrumento práctico para avanzar hacia la cobertura universal.
  • Garantizar que las prestaciones para los niños y las familias sean parte de un sistema de protección social que contemple otros servicios básicos.
  • Institucionalizar el monitoreo y análisis de la protección social a la infancia por medio de informes inter agenciales periódicos.

Fuente de la Noticia:

https://news.un.org/es/story/2019/02/1450571

ove/mahv

Comparte este contenido:

Programación del Portal Otras Voces en Educación del Domingo 10 de febrero de 2019: hora tras hora (24×24)

10 de febrero de 2019 / Autor: Editores OVE

Recomendamos la lectura del portal Otras Voces en Educación en su edición del día domingo 10 de febrero de 2019. Esta selección y programación la realizan investigador@s del GT CLACSO «Reformas y Contrarreformas Educativas», la Red Global/Glocal por la Calidad Educativa, organización miembro de la CLADE y el Observatorio Internacional de Reformas Educativas y Políticas Docentes (OIREPOD) registrado en el IESALC UNESCO.

 

00:00:00 – Los 8 latinos finalistas al premio al Mejor Maestro del Mundo (y quién es el representante de Chile)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300608

 

01:00:00 – Colombia: 41° Emisión de ‘El Abecedario, La Educación de la A a la Z’ – Radio Educativa (Evaluación Educativa III)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300737

 

02:00:00 – España: Todo a punto para el arranque de la VI edición de Educacine, Festival Internacional de Cine y Educación de Madrid

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300612

 

03:00:00 – Maestros o cuando los libros van a la hoguera (Artículo de Yuri F. Tórrez)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300618

 

04:00:00 – «La religión debe salir de las escuelas en los países árabes»: Hassan Aourid

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300615

 

05:00:00 – Libro: Cómo dar clase a los que no quieren (PDF)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300721

 

06:00:00 – Universidades de Irlanda: más estudiantes y menos financiación

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300621

 

07:00:00 – Educación y cultura, la corrupción y la violencia (Artículo de Manuel Pérez Rocha)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300637

 

08:00:00 – Rosa Leal Puche: “Canadá invierte mucho en Educación y allí los jóvenes son bastante independientes”

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300624

 

09:00:00 – Libro: Estrategias de enseñanza : otra mirada al quehacer en el aula / Rebeca Anijovich y Silvia Mora (PDF)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300709

 

10:00:00 – México: ¿Quién estuvo en contra de la educación laica? Así votaron el artículo 3 de la Constitución hace 102 años

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300627

 

11:00:00 – «Mexicanos Primero» o cuando el sector empresarial quiere sustituir a un sindicato (Artículo del Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300749

 

12:00:00 – Quien hizo de Cuba un pueblo de educadores

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300631

 

13:00:00 – Libro: Desempoderamiento, Educación y Complejidad. Viviendo la construcción de procesos educativos centrífugos (PDF)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300724

 

14:00:00 – ONU: Sólo una tercera parte de los niños del mundo tiene protección social

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300634

 

15:00:00 – México: El 77% de deserción escolar está en bachillerato

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300718

 

16:00:00 – Conflictos en África dejan a 262 millones de niños sin educación

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300697

 

17:00:00 – 16 apps: las mejores herramientas para organizarse en clases

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300746

 

18:00:00 – Feminismo, homosexualidad y marxismo, lo que excluye Bolsonaro de la educación brasileña

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300700

 

19:00:00 – Cómo desarmar y armar una Reforma Educativa (Artículo de Miguel Ángel Pérez)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300713

 

20:00:00 – Frei Betto aboga por una educación crítica

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300706

 

21:00:00 – Reseña de Libro: Prospectiva de la educación superior en el mundo

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300752

 

22:00:00 – Concluye en Cuba XVI Congreso Internacional Pedagogía 2019

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300703

 

23:00:00 – Papel que toma la educación en la industria 4.0 (Video)

http://otrasvoceseneducacion.org/archivos/300741

 

En nuestro portal Otras Voces en Educación (OVE) encontrará noticias, artículos, libros, videos, entrevistas y más sobre el acontecer educativo mundial cada hora.

ove/mahv

Comparte este contenido:

República Dominicana se compromete a armonizar políticas educativas

República Dominicana / 7 de octubre de 2018 / Autor: Redacción / Fuente: Al Momento

Representantes de 22 países que asistieron a la XXVI Conferencia Iberoamericana de Ministros y Ministras de Educación efectuada en La Antigua, Guatemala, el 27 de septiembre

Veintidós países iberoamericanos, entre los que figura República Dominicana, se comprometieron aquí a armonizar políticas educativas iberoamericanas con la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, para garantizar una educación inclusiva, equitativa, de calidad y con oportunidades de aprendizaje para todos a lo largo de la vida.

El compromiso fue suscrito como parte de la Declaración Final de La Antigua tras concluir la XXVI Conferencia Iberoamericana de Ministros y Ministras de Educación efectuada en La Antigua, Guatemala, el 27 de septiembre, bajo el liderazgo de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) y el apoyo de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB).

Del mismo modo, el proyecto educativo regional Metas 2021 también se alineará con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (Educación), contenido en dicha agenda. Este proceso ha sido encargado a la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI).

Se trató de una reunión preparatoria de la Cumbre Iberoamericana organizada por la OEI con el apoyo de la SEGIB, que contó con la presencia del presidente de Guatemala, Jimmy Morales quien tuvo a su cargo el acto de cierre de la Conferencia.

En ese tenor, los 22 ministros iberoamericanos (o sus representantes) acordaron favorecer en el aula las competencias y habilidades para el siglo XXI, en particular las digitales. Para esto último, se destaca el papel clave que juega la formación continua de los docentes para potenciar esas capacidades.

Como puntos destacados de la declaración, figuran, además, la puesta en marcha del Programa Regional de Formación en Democracia y Ciudadanía Iberoamericana para la garantía de los Derechos Humanos impulsado por la OEI y el Gobierno de Colombia.

También, el documento recoge la concertación de promover el incremento de la cobertura y calidad educativa en las edades más tempranas, clave para el desarrollo pleno de los niños y niñas. Asimismo, se logró consenso en torno a aumentar la inversión para generar oportunidades de aprendizaje a lo largo de la vida desde la primera infancia a la edad adulta.

De cara a la próxima Conferencia Iberoamericana de Educación que tendrá lugar en 2020, se ha encomendado a la OEI la presentación de un Plan de Acción para mejorar el liderazgo y la gobernanza de la educación, asunto clave en las políticas públicas

Eligen presidente a Andrés Navarro

  Previo a la XXVI Conferencia Iberoamericana, la Organización de Estados Iberoamericanos celebró también en La Antigua, Guatemala, su 77 Reunión del Consejo Directivo que estuvo  presidida por el ministro de Educación de México, Otto Granados, quien culminó su mandato y transfirió el mismo al ministro dominicano Andrés Navarro.

Navarro asume la presidencia del Consejo Directivo de OEI hasta el 2022.

Como parte de la agenda de trabajo de la 77 Reunión, en la que participaron 14 ministros de educación de la región, se aprobó el Programa-Presupuesto 2019-2020 y el plan de actuación por el que se guiará el primer organismo de cooperación multilateral de la región.

Fuente de la Noticia:

https://almomento.net/guatemala-rd-se-compromete-a-armonizar-politicas-educativas/

ove/mahv

Comparte este contenido:

Una apuesta por la educación

MARIANO JABONERO BLANCO

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible es un plan global a favor de las personas

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, es un plan de acción global a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que atribuye a la educación un valor estratégico. Entre los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS), el número 4 establece como compromiso: “Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos”.

Una agenda que responde al nuevo escenario mundial y a una sociedad con nuevas necesidades y diferentes aspiraciones que, por encima de redundantes y estériles debates, es consciente de la exigencia de disponer de más y mejor educación para hacer frente a un incierto futuro cuyos empleos aún no existen y ni siquiera podemos adivinar.

Las políticas que fueron relevantes en el siglo pasado, fundamentadas en paradigmas psicopedagógicos y presupuestarios de entonces, están siendo objeto de revisión en el marco de la nueva agenda mundial. A título de ejemplo, en Iberoamérica el cumplimiento de metas cuantitativas en cuanto a cobertura educativa, junto con una generalización de la aplicación de pruebas de evaluación externa y estandarizada de la educación y un fuerte incremento en la inversión educativa, han sido esfuerzos que no se han traducido, frente a los pronósticos y esperanzas depositadas tiempo atrás, en significativas mejoras de la calidad y equidad educativa.

De acuerdo con lo descrito, es evidente que para alcanzar el objetivo educativo previsto en los ODS es necesario trabajar de otra manera, con otras prioridades y aliados y tener presente que no siempre más es sinónimo de mejor.

Un reciente informe de la Oficina Internacional de Educación (OIE) de UNESCO aporta un completo análisis y propuestas, entre las que en esta reflexión solo abordaremos las referidas a los logros de los alumnos, los genuinos protagonistas de la educación.

En primer lugar, es urgente universalizar y mejorar la educación infantil. El nobel de economía J. Heckman demostró que la inversión social que más retorno genera es la realizada en esta etapa educativa. Investigadores, como Melina Furman, aseguran que es en esos años cuando mejor se puede desarrollar mentes curiosas, mediante la formación precoz del pensamiento científico y tecnológico. Las competencias científicas, tecnológicas y matemáticas —las STEM por sus siglas en inglés— deben ocupar una posición privilegiada en la actividad educativa desde estos momentos iniciales, así como su concreción didáctica mediante la realización de proyectos o resolución de problemas. En segundo lugar, destacamos la lectura, por ser la competencia que mejor contribuye a garantizar un futuro educativo y personal prometedor. Competencia que abre todo tipo de oportunidades para el aprendizaje, para relacionarse con las personas y el mundo y para disfrutar. La formación de lectores desde la primera infancia es una prioridad, así lo demuestran ejemplos como el excelente programa de la Presidencia de la República de Colombia: “De Cero a Siempre”.

Las competencias no cognitivas cuentan y mucho. Una encuesta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cumplimentada por empleadores de diferentes países y áreas de producción, demuestra que estas competencias son las más valoradas por ellos, por encima de las generales o específicas, a la hora de cubrir puestos de trabajo.

Las evaluaciones de la educación aportan ingente cantidad de información, siempre devuelta a la sociedad, sin que con frecuencia sea interpretada correctamente y, menos aún, sirva como evidencia para construir políticas efectivas de mejora; información en la que apenas se reconoce el valor de las competencias no cognitivas. Según el investigador Javier Ferri, el empeño puesto en su correcta realización, además de sus logros en términos de aprendizajes, predice resultados educativos y sobre el futuro laboral muy asociados con el valor de la perseverancia y la capacidad de esfuerzo.

Extensión y mejora de la educación infantil, promoción de la lectura y desarrollo de competencias tecnológicas, matemáticas y científicas, así como las no cognitivas, son estrategias claves, de fácil consenso y rápida implementación, cuya contribución es decisiva para alcanzar el objetivo educativo previsto en la Agenda 2030.

Fuente de la articulo:https://elpais.com/elpais/2018/01/11/opinion/1515689806_617331.html

Fuente de la imagen:

 tps://ep01.epimg.net/elpais/imagenes/2018/01/11/opinion/1515689806_617331_1515690112_noticia_normal_rec

Comparte este contenido:

El temor a graduarse

Por. José Antonio Alonso

El PIB per cápita no es la mejor forma de certificar que los logros de un país son tan irreversibles como para hacer prescindible la ayuda internacional.

De manera no totalmente inesperada, el proceso por el que los países dejan de recibir ayuda internacional al desarrollo (denominado proceso de graduación) suscita controversia internacional. Como es sabido, el CAD de la OCDE (que es el comité que agrupa a los donantes) determina que si un país supera por tres años consecutivos el umbral que le da acceso al grupo de renta alta (hoy fijado en algo más de 12.000 dólares per cápita), deja de ser elegible como receptor de ayuda internacional. Este tema que antes estaba reservado a tediosas sesiones técnicas de la OCDE, ha pasado a ocupar un puesto estelar en la agenda diplomática de un amplio número de países en desarrollo (incluidos varios latinoamericanos). Algunos de ellos, como Uruguay o Chile, han presionado ante la Comisión Europea y la OCDE para que se alteren los criterios de graduación y diversos organismos (como SEGIB o CEPAL) han hecho saber sus discrepancias con respecto al proceder de la OCDE.

Para mediar en el debate, debiera reconocerse que está totalmente justificado que existan reglas de elegibilidad para el acceso de los países a unos fondos que, como la ayuda internacional, son de naturaleza concesional. Eso mismo sucede en el ámbito doméstico con los programas subvencionados: necesariamente han de precisarse las condiciones de acceso a los recursos. La crítica, por tanto, no puede derivar de que exista graduación, sino acaso de los criterios que la rigen. Y, desde esta perspectiva, la razón está de parte de los países afectados: la definición de un umbral puramente discrecional de PIB per cápita no es la mejor forma de certificar que los logros de un país son tan irreversibles como para hacer prescindible la ayuda internacional.

Son muchas las limitaciones que el PIB per cápita tiene para captar los niveles de bienestar y desarrollo de un país. En primer lugar, remite a una dimensión única del progreso –la económica-, omitiendo otras como el medio ambiente, los derechos de las personas o los logros sociales, cuyo valor no se expresa adecuadamente a través del mercado. Es, además, una variable promedio, que vela la información acerca de cómo se reparten los recursos y las oportunidades en el seno de una sociedad. Y, en fin, iguala en su traducción monetaria ámbitos (escuelas y cañones) que la sociedad, sin embargo, valora de forma diferenciada. La Comisión que creó el presidente Sarkozy, con la participación de dos premios Nobel, Amartya Sen y Joseph Stiglitz, ilustra bien las limitaciones de esta variable para medir el progreso.

Cabría pensar en un procedimiento alternativo que respete algunos criterios. En concreto, debería reconocerse el carácter multidimensional del desarrollo

La experiencia histórica lo confirma. El crecimiento del PIB per cápita es compatible con la persistencia en el país de mayúsculos déficits en términos de infraestructuras, logros sociales o solidez de las instituciones, que fácilmente pueden revertir los logros alcanzados. La experiencia de algunos países de América Latina, como Argentina o Brasil, ilustra estos procesos. En otros casos el progreso en el PIB deriva de una ocasional revalorización de una materia prima de exportación, con limitado impacto en la transformación social del país (piénsese en Guinea Ecuatorial o en Angola, por ejemplo). Y, en fin, en otros casos un PIB elevado es compatible con que el país presente altos niveles de vulnerabilidad ante el cambio climático u otros fenómenos ambientales extremos, como sucede en algunas islas del Caribe o Pacífico. En todos estos casos el PIB per cápita es muy poco ilustrativo de los desafíos que esas sociedades afrontan. Por ello, basar en esa variable el acceso a la ayuda no puede juzgarse sino como insatisfactorio.

Cabría pensar en un procedimiento alternativo que respete algunos criterios que parecen de razón. En concreto, debería reconocerse, en primer lugar, el carácter multidimensional del desarrollo, admitiendo que un país puede tener logros en una dimensión, mientras mantiene carencias en otras, sin que quepa encerrar todas ellas en una única variable. La Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible refrenda ese carácter irreductiblemente multidimensional del desarrollo. En segundo lugar, debería sustituirse la lógica dual, del “todo o nada”, por una lógica más gradual, en donde los países puedan perder el acceso a unos instrumentos de apoyo, a medida que consolidan sus logros en algunas dimensiones, pero mantengan el recurso potencial a otros en aquellos ámbitos donde son mayores sus desafíos. La graduación debería tener en cuenta, en tercer lugar, no solo las carencias de un país, sino también las posibilidades que este tiene para afrontarlas, a partir de la movilización de recursos propios. No parece razonable, por ejemplo, que se reclame ayuda internacional mientras se renuncia a construir un sistema fiscal solvente, permitiendo que las clases pudientes eludan su responsabilidad tributaria. Y, por último, la oferta de apoyos debería ser transparente y clara, de modo que todo país supiese a que mecanismos de apoyo puede acceder a medida que transita de una situación a otra.

La oferta de apoyos debería ser transparente y clara, de modo que todo país supiese a que mecanismos puede acceder

La aplicación de esta forma de enfocar el proceso, permitiría que hubiese graduaciones parciales, haciendo que el proceso fuese más progresivo y adaptado a las condiciones del país. Ahora bien, para que el proceso de graduación sea manejable, las dimensiones a considerar debieran estar acotadas. De forma deseable, deberían referirse a ámbitos muy centrales del proceso de desarrollo, susceptibles de medir a través de indicadores solventes y para los que existan instrumentos específicos de ayuda, que puedan ser activados de acuerdo con las circunstancias del país. Cuatro dimensiones destacan entre las que satisfacen esas exigencias: las carencias sociales, que se expresan no solo en términos absolutos, sino también a través de diversas medidas de desigualdad y fragmentación social; la carencia en materia de infraestructuras, que está en ocasiones condicionada por adversas condiciones geográficas del país; los desafíos ambientales, que condicionan la sostenibilidad del desarrollo; y, por último, la vulnerabilidad del país frente a riesgos diversos (ambientales, de conflictos o shockseconómicos).

La Unión Europea, aunque de un modo imperfecto y parcial, ha tratado de desplazar el sistema de graduación de su cooperación a un formato cercano a lo que aquí se sugiere. Los países miembros del CAD, sin embargo, hasta ahora han hecho caso omiso a las críticas aferrándose a unos procedimientos (imperfectos) que fueron definidos hace casi cincuenta años. ¿Sería demasiado pedirles que se pongan al día?

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/11/22/planeta_futuro/1511366462_120639.html

Comparte este contenido: