Universidades de Irlanda: más estudiantes y menos financiación

Irlanda / 10 de febrero de 2019  /Autor: Redacción / Fuente: El Economista

  • La IUA lanzó una campaña de “Salvemos nuestra chispa” en octubre
Irlanda es uno de los países europeos cuyo sistema educativo alcanzaba los primeros puestos en las clasificaciones mundiales. No obstante, ha sido recientemente clasificado como “peligroso” por la caída de fondos combinada con el aumento en el número de estudiantes a largo plazo, según datos del Observatorio de Financiamiento Público de la Asociación Europea de Universidades.La investigación la llevó a cabo Thomas Estermann, director de Gobierno y Financiamiento de la “European Univerity Association” y una autoridad líder en la comparación de los países europeos para obtener fondos de tercer nivel, en un seminario organizado por la Irish Universities Association el 29 de enero. El informe muestra que la financiación de tercer nivel en Irlanda como porcentaje del Producto Interno Bruto fue la mitad de lo que era en 2017, en comparación con 2012. Esto ocurrió a pesar del crecimiento del número de estudiantes que vio aumentar la matrícula en el tercer nivel en un trimestre entre 2008/2009 y 2017/2018. Estermann comunicó a “University World News” que “La tendencia ha estado ahí desde 2008, pero la brecha se ha acrecentado. En 2017 Irlanda invirtió un poco más que en años anteriores, pero todavía se necesita mucho tiempo para ponerse en los niveles de 2008”. Se llegó a la conclusión de que Serbia era el otro país donde el sistema de tercer nivel estaba en riesgo.

El investigador también presentó cifras que mostraban que Irlanda era el segundo país peor posicionado en la Unión Europea en cuanto a la autonomía del personal, que se relaciona con la independencia de las universidades para tomar decisiones sobre la contratación de personal. Además, explicó que la financiación por alumno disminuyó y la infraestructura de capital de tercer nivel no cuenta con fondos suficientes: “Siguen existiendo restricciones en la contratación de personal, lo que deja a Irlanda cerca del fondo para la autonomía de sus universidades para reclutar personal”.

Durante todo el período 2008-2017, la financiación se redujo de alrededor de 1.500 millones de euros a 1.000 millones de euros (1.700 millones de dólares estadounidenses a 1.150 millones de dólares estadounidenses), mientras que la inscripción de estudiantes aumentó de 160.000 a 200.000. En palabras de Thomas: “Hay alrededor de 40.000 o 26% más de estudiantes en el sistema”. En este contexto, el director general de la Asociación de Universidades de Irlanda (IUA), Jim Miley, confesó que las cifras ilustran lo lejos que está situada Irlanda en comparación con el resto de países europeos, en lo que a financiar la educación de tercer nivel y apoyar la autonomía de las instituciones se refiere.

No obstante, en una situación tan crítica como esta para las universidades irlandesas, la solución no pasa solo por ampliar la financiación. Según Estermann, lo que se necesita ahora es tener un debate abierto sobre lo que se quiere: “Se tendrá que decidir entre tener menos estudiantes que ingresan en la educación superior o aumentar la financiación”.

Una de las iniciativas que se propuso busca alentar el surgimiento para 2024 de aproximadamente 20 universidades europeas. El objetivo es que estas redes de universidades permitan a los estudiantes obtener un título al combinar estudios en varios países de la Unión Europea y contribuir a la competitividad internacional de las universidades. En el mes pasado, el Trinity College de Dublín se convirtió en la primera universidad irlandesa en unirse a un nuevo proyecto, junto con la Universidad de Barcelona, la Universidad de Utrecht, la Universidad de Montpellier y la Universidad Eötvös Loránd en Hungría.

Al seminario también asistieron Tibor Navracsics, comisario europeo de educación, cultura, juventud y deporte; Mary Mitchell O’Connor, ministra irlandesa de educación superior; Catherine Day, ex secretaria general de la Comisión Europea y presidenta de la autoridad de gobierno del University College Cork; Gemma Irvine de la Autoridad de Educación Superior en Irlanda; y la profesora Jane Ohlmeyer, profesora de historia moderna en el Trinity College de Dublín y presidenta del Irish Research Council.

La IUA lanzó una campaña de “Salvemos nuestra chispa” en octubre, instando al público a apoyar el aumento de la financiación para proteger el sistema educativo de tercer nivel de Irlanda, donde, según dice, la financiación de 5.000 euros por estudiante es “apenas la mitad de lo que era hace una década y una fracción de lo que es en otros países europeos de tamaño similar”. Esto es a pesar de que los estudiantes irlandeses pagan 3.000 € por año en tarifas, el segundo más alto de Europa, aunque menos de un tercio de las tarifas en Inglaterra.

Posible impacto de Brexit

En el seminario se discutió mucho sobre el posible impacto de Brexit, que se espera que tenga lugar el 29 de marzo. El comisionado europeo, Tibor Navracsics, dijo que el Brexit puede presentar “una ventana de oportunidad” para las universidades irlandesas, ya que Europa buscaría universidades de habla inglesa de buena calidad y las instituciones irlandesas “podrían hacer un gran avance”.

Estermann explicó que las universidades irlandesas también pueden sentir que el Brexit les abre oportunidades para convertirse en un jugador más importante en los programas de investigación de la UE. Pero advirtió que hay surgirán varios problemas: “Hay oportunidades para Irlanda, pero sin una gran inversión en el sistema, dudo que puedan tomarlas”, expresó.

Fuente de la Noticia:

https://www.eleconomista.es/ecoaula/noticias/9682715/02/19/Universidades-de-Irlanda-mas-estudiantes-y-menos-financiacion.html

ove/mahv

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.