Page 1 of 7
1 2 3 7

Los derechos de la mujer a la tierra siguen plagados de obstáculos en Kenia

Redacción: Rebelión

La Ley de propiedad matrimonial de Kenia discrimina a las mujeres y contraria la Constitución del país, en uno de los obstáculos de las mujeres en sus derechos a la tierra. Menos del cinco por ciento de todos los títulos de propiedad de la tierra en Kenia están en manos de mujeres. Foto: Miriam Gathigah / IPS

NAIROBI, 22 jun 2020 (IPS) – Ida Njeri era una funcionaria con acceso a una Sociedad Cooperativa de Ahorro y Crédito (Sacco) a través de su empleador, cuando comenzó a interesarse por los préstamos de la institución para adquirir tierras en Ruiru, en el centro de Kenia, junto con su esposo, un consultor privado en el sector de la comunicación.

Ella estaba dispuesta a hacerlo. Parte de su plan a largo plazo para tener una familia era comprar un terreno y construir allí la casa de sus sueños. Pero lo que no se dio cuenta Njeri es que 12 años y tres hijos más tarde, la ley le negaría tener derecho a su derecho a poseer la propiedad matrimonial.

«Como consultor privado, fue difícil para mi esposo unirse a un Sacco. La gente generalmente se une a los Sacco a través de su empleador. Esto hace que sea fácil ahorrar y tomar préstamos porque se necesitan tres personas dentro de su Sacco para garantizar el préstamo», explicó Njeri IPS

«Mi esposo tenía una cuenta bancaria de ahorros, por lo que decidimos combinar mis préstamos con sus ahorros. Para 2016, tenía 45 000 dólares en préstamos. Mi esposo me decía la cantidad necesaria para comprar un terreno y yo pedía un préstamo», agregó, explicando que fue él quien manejó todas las adquisiciones.

Para 2016, la pareja había comprado 14 terrenos diferentes, cada uno de uno de media hectárea. Pero el año pasado, cuando el matrimonio terminó, Njeri descubrió que todos los terrenos comunes estaban a nombre de su esposo.

«Todo el tiempo asumí que la tierra estaba a nuestro nombre. Realmente nunca pensé en ello porque estábamos construyendo conjuntamente nuestra familia. Y peor, todos los recibos de pago de la tierra y los acuerdos de venta también están solo a su nombre», dice ella.

Pero lo más negativo es que había poco que ella pudiera hacer al respecto, dadas las leyes del país.

El ítem tres del artículo 45 de la Constitución de 2010 establece la igualdad durante el matrimonio y el divorcio, y el matrimonio de Njeri fue legal y está registrado, lo que da sustento a que la propiedad de las tierras adquiridas sea conjunta, según la norma de 2014.

Pero existe una Ley de Propiedad Matrimonial, de 2013, que en su sección 7 establece que la propiedad de bienes matrimoniales depende de las contribuciones de cada cónyuge para su adquisición.

«La propiedad matrimonial recae en los cónyuges de acuerdo con la contribución de cualquiera de los cónyuges para su adquisición, y se dividirá entre los cónyuges si se divorcian o si su matrimonio se disuelve de otra manera», establece la sección 7.

Debido a que Njeri no tenía pruebas de haber adquirido conjuntamente la tierra, tras su divorcio quedó sin derecho sobre ella.

El suyo no es un caso aislado de mujeres casadas que luchan por garantizar sus derechos sobre la tierra.

En 2018, se lanzó la Alianza por la Tierra de Kenia (KLA, en inglés), una red dedicada a promover que se ejecuten las disposiciones constitucionales de los derechos de las mujeres a la tierra y la promoción de la igualdad de género, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La Alianza es la representante local de Deliver For Good, una campaña global que aplica una perspectiva transversal de género a los 17 ODS y que está impulsada por la organización internacional Women Deliver, que defiende los derechos de las mujeres en el mundo.

Odenda Lumumba, activista por los derechos a la tierra y fundadora de KLA, explica que los datos sobre la propiedad de la tierra apuntan a que persisten grandes disparidades de género, en especial por la intrincada relación entre los sistemas de tenencia de la tierra, los medios de vida y la pobreza.

«Hay muy poco avance hacia que las mujeres kenianas sean propietarias de tierras. Hay muchos obstáculos que superar para ello», dijo Lumumba a IPS.

La KLA realizó una auditoría de la propiedad de la tierra en que analizó aproximadamente un tercio de los 3,2 millones de títulos de propiedad registrados en el país entre 2013 y 2017, el mayor número de títulos de propiedad emitidos en cualquier periodo.

En ella se descubrió que solo 103 043 títulos, 10,3 por ciento del total de los emitidos, se concedieron a mujeres, mientras que 865 095, o 86,5 por ciento, se entregaron a varones.

Hay más disparidades en términos del tamaño de la tierra. De los 10 millones 129 704 hectáreas  que fueron registradas durante ese periodo de cinco años, nada menos que 97,76 fueron tituladas para varones y solo 1,67 para mujeres.

En 2018, la división el país de la Federación Internacional de Mujeres Abogadas (Fida) introdujo un reclamo ante el Tribunal Superior de Kenia, argumentando que la Sección 7 de la Ley de Propiedad Matrimonial era discriminatoria hacia las mujeres e inconsistente y contraria con el artículo 45 de la Constitución.

El máximo tribunal del país desestimó la querella, descartando una distribución equitativa de los bienes conyugales, ya que «abriría la puerta para que una parte se case y salga de ella en caso de divorcio con más de lo que se merece».

Dentro de este contexto, menos del cinco por ciento de todos los títulos de propiedad de tierras en Kenia están en manos de mujeres, que además están en desventaja en la forma en que usan, poseen, administran y disponen de esa tierra, asegura Fida-Kenia.

Pero los especialistas en temas de género alertan sobre el creciente número de hogares que tienen al frente a una mujer, 32 por ciento del total de 11 millones según datos oficiales,  y consideran que esa nueva realidad hace cada vez más urgente garantizar los derechos de las mujeres a la tierra.

«La Ley de Propiedad Matrimonial les da a las mujeres la capacidad de registrar sus propiedades, pero la mayoría de las mujeres no perciben lo importante que es esto, así que más tarde tienen que luchar por acceder a la propiedad, porque se cuidaron de estar registradas como propietarias, dijo a IPS la abogada Janer Anyango, asesora legal del Programa de Acceso a la Justicia de Fida-Kenia.

Fida-Kenia ofrece desde hace 34 años asistencia legal gratuita a al menos tres millones de mujeres y niños. También es otra organización socia de Women Deliver en Kenia.

Anyango dice que en la ley «el significado de ‘contribución’ se amplió para incluir contribuciones no monetarias, pero es difícil cuantificar la contribución en ausencia de pruebas tangibles. En la demanda de 2016, cuestionamos el hecho de que la ley atribuye pasivos por igual dentro del matrimonio, pero no hace lo mismo con los activos».

En 2016, FIDA-Kenia demandó también a la oficina del Fiscal General por no actuar en el tema de las medidas de discriminación contra la mujer, aunque tiene el mandato de hacerlo.

Además de la Ley de Propiedad Matrimonial, las leyes como la de Sucesión buscan respaldar a los conyugues  sobrevivientes, hombres y mujeres, pero siguen sesgadas a favor de los varones, ya que las viudas pierden su «interés vitalicio» en la propiedad si se vuelven a casar, por citar un ejemplo.

Otro es que donde no existe un conyugue o hijos sobrevivientes, el padre de la persona fallecida tiene prioridad en heredar sobre la madre.

Women Deliver reconoce que a nivel mundial las mujeres y las niñas tienen un acceso desigual a la tenencia de la tierra y a los derechos sobre la tierra, creando un negativo efecto dominó sobre el desarrollo y el progreso económico de toda la población.

«Cuando las mujeres tienen derechos garantizados sobre la tierra, sus ganancias pueden aumentar significativamente, mejorando sus habilidades para abrir cuentas bancarias, ahorrar dinero, obtener créditos y realizar inversiones para su beneficio, el de sus familias y sus comunidades”, aseguró a IPS la directora gerente de Política y Abogacía  de Women Deliver, Susan Papp.

Ella subraya que aplicar una mirada de género para acceder «a los recursos es crucial para impulsar el progreso para y con todos durante la pandemia de la covid-19, durante la cual el mundo sigue trabajando en alcanzar los ODS”.

Y a pesar de que los servicios vinculados a los temas matrimoniales han sido suspendidos por la pandemia en la Fiscalía General y en el registro de tierras, las mujeres como Njeri continúan su lucha por que se reconozcan sus derechos legítimos.

Fuente: https://rebelion.org/los-derechos-de-la-mujer-a-la-tierra-siguen-plagados-de-obstaculos-en-kenia/

Comparte este contenido:

Para que quepamos las mujeres habrá que cambiar los marcos

Por Guadalupe Jover

Habrá que reconstruir los currículos, y no limitarnos a añadir un nombre, un párrafo o un tema si queremos dar cabida en ellos a la mitad de la Humanidad hasta ahora ausente. Necesitamos una suerte de proyección de Peters en los mapas literarios de la escuela que permitan acoger otras miradas y otras voces sobre el mundo y sobre la condición humana.

No se trata solo de indagar en los archivos hasta averiguar qué mujer silenciada por la Historia escribió algo de valor -una obra de teatro, una novela, unos versos- en el siglo XVII. Ni solo de desenmascarar a aquellos hombres que firmaron lo escrito por sus esposas. Ni de alertar acerca de la autoría femenina de tantas obras escritas bajo seudónimos masculinos. Ni de señalar a los sacerdotes que obligaron a sus hijas de confesión a quemar todas sus obras. Ni de denunciar el veto de la Academia a insignes escritoras. No solo, subrayo, porque de todo ello hay sobrados ejemplos en la Historia de la Literatura española. Y porque si la educación literaria implica también la familiarización con los circuitos sociales del libro y la lectura, esto -este sistemático acallamiento de la mujer que se determinaba contra viento y marea a enarbolar también la pluma- ha de ser visibilizado y denunciado.

Pero lo cierto es que, prácticamente hasta anteayer, a las mujeres se les ha negado esa habitación propia en la que sentarse a escribir. Se les ha negado el acceso a la publicación y difusión de su obra, a su reconocimiento social e institucional. Su irrupción, sin embargo, no tiene ya marcha atrás. A partir de la segunda mitad del siglo XX, hombres y mujeres tienen una representación crecientemente pareja en lo que se publica en España, en lo que se lee fuera de la escuela. Si echo la vista atrás y repaso la literatura que más he disfrutado en los últimos diez años, constato que en su mayor parte se trata de libros escritos por mujeres: Toni Morrison, Nadine Gordimer, Jhumpa Lahiri, Fatema Mernissi, Idea Vilariño, Elena Ferrante, Wislawa Szymborska. Repaso lo leído en el último año, y de nuevo -entre lo que más me ha gustado- son mayoría las autoras: Edna O’Brien, Joyce Carol Oates, Elizabeth Strout, Chimamanda Ngozi Adichie, Yaa Gyasi, Parinoush Saniee, Taiye Selasi… Mujeres eran también quienes escribieron algunos de los libros que más me marcaron en la infancia -Enid Blyton, Louisa May Alcott-, adolescencia -Harper Lee, Agatha Christie- o juventud -Marquerite Yourcenar, Natalia Ginzburg-. De otras escritoras ya clásicas -Jane Austen, George Eliot, Edith Warton, Ana María Matute, Carson McCullers, Rosario Castellanos, Ana Ajmátova y un larguísimo etcétera- nunca nadie me habló en la Facultad de Filología.

Las mujeres siguen quedando, salvo contadísimas excepciones, fuera del canon literario de la escuela. Y no se trata, claro está, de forzar la entrada de Carolina Coronado o Gertrudis Gómez de Avellaneda solo por el hecho de que sean mujeres. De lo que se trata -creo- es de ampilar los mapas literarios de la escuela para abrir la posibilidad de elegir aquellos títulos o fragmentos que mejor conectan con el horizonte lector de niñas, niños y adolescentes. Para que sea posible elegir -o conciliar- entre Bécquer o Mary Shelley (si queremos acercarnos al Romanticismo), Moratín o Simone de Beauvoir (si de abordar el sí de las niñas se trata), Cela o Rodoreda (para conocer lo que fue la posguerra española), Juarroz o Pizarnik (si nos decidimos a abrir los ojos a la poesía escrita en la otra orilla del Atlántico). Hora es ya de una literatura sin fronteras.

Si solo a partir del siglo XX la palabra de las mujeres ha tenido acceso a la impresión y su obra a los circuitos literarios; si esto vale también para tantas literaturas no europeas o no occidentales -pienso en Naguib Mahfuz, Ananta Toer o Wa Thiong’o, escritores todos ellos en la órbita de los Nobel- hora es quizá de plantearnos la necesidad de proceder a una suerte de proyección de Peters también en las cartografías literarias a fin de que unas voces y otras puedan ser también recogidas. De bascular el eje temporal, de desplazar el centro geográfico. Si los relatos que leemos son determinantes en la construcción de nuestra identidad, no podemos precindir de la mitad de la Humanidad: ni de la mitad que encarnan las mujeres ni de la mitad que encarnan los pueblos no occidentales.

Entiéndaseme bien. No estoy ni muchísimo menos proponiendo que haya que borrar ni empequeñecer la insustituible aportación de los que hoy llamamos clásicos a la memoria de la Humanidad: Homero, Esquilo, Shakespeare, Jack London, Chejov, Flaubert, Dostoievski, García Márquez, Rulfo, Orwell o Kafka son ya parte de nosotros. Aunque una parte, no lo olvidemos, relegada a una optativa de un solo curso que si bien lleva el apellido de universal no incluye en su programa un solo título que no pertenezca a la literatura europea o americana.

Lo que quiero decir, una vez más, es que el canon escolar no puede seguir mirando por el espejo retrovisor de las esencias patrias. Y ello por muchas razones. En primer lugar, porque si limitamos tanto la posibilidad de elegir con qué títulos contribuir a la educación literaria de los adolescentes acabamos forzando unas lecturas que no deberían ser nunca punto de partida sino de llegada. En segundo lugar, porque nuestra patria literaria -parafraseemos aquí a Auerbach- ha de ser ya el mundo entero. Y en tercer lugar, porque de no ampliar los mapas que manejamos estaremos prescindiendo, por partida doble, de la voz narrativa, dramática y poética de la mitad de la Humanidad.

Guadalupe Jover. Profesora de Educación Secundaria.
Fuente: http://eldiariodelaeducacion.com/blog/2018/02/28/quepamos-las-mujeres-habra-cambiar-los-marcos/
Comparte este contenido:

Argentina y Brasil: libre pensamiento, pecado capital

Por: Vanessa Dourado/Rebelión

“No aceptes lo habitual como cosa natural. Porque en tiempos de desorden, de confusión organizada, de humanidad deshumanizada, nada debe parecer natural. Nada debe parecer imposible de cambiar.”

Bertolt Brecht

El término “desideologización” es uno de los más utilizados en los últimos años en Brasil y en la Argentina en los ámbitos políticos y mediáticos. La idea de que hay una posición neutra o desideologizada transmitida en discursos que propagan más democracia y libertad permite evaluar, a través de los hechos concretos, la imprecisión del planteamiento.

Luego de su ascenso a la presidencia del país, Mauricio Macri habló de una “desideologización del comercio exterior”. En una visita a España en el año 2017, el presidente afirmó “el cambio empieza desde la búsqueda de la libertad de derechos, de expresión, de sentirse capaz de elegir, y hay que entender que hay una reforma desde lo económico para fortalecer esta libertad”. Meses después de esta visita, la Amnistía Internacional –en su informe 2017/2018– denunció que había una criminalización contra grupos indígenas y a la protesta social y un retroceso en las políticas migratorias y de los derechos de las mujeres en la Argentina.

Asimismo, los últimos informes del Instituto Nacional de Estadística y Censos de la República Argentina (INDEC), indican que la pobreza alcanzó un 33,6% y un 10% de la población está desocupada. Especialistas de varios institutos prevén un futuro aún más difícil y un aumento en la pobreza y de la desigualdad estructural en el país.

A pesar de la nítida situación del país frente a las reformas desde lo económico aplicadas por el gobierno, la respuesta hacia la sociedad es violenta y autoritaria. Hechos que se pueden notar en el fuerte aparato represor armado para la cumbre del G-20, seguida de amenazas y persecuciones a los movimientos sociales. La libertad de expresión y de pensamiento también se ve amenazada.

El último 20 de diciembre, se tornó público la desvinculación del Dr. Julio C. Gambina de la Facultad de Ciencias Económicas, Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional de San Luís (FCJES-UNSL) por supuestas diferencias políticas e ideológicas. Gambina es presidente alterno de la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA) y un intelectual reconocido internacionalmente. Sin embargo, la decisión del decano de la FCJES parece seguir la misma línea de los últimos hechos de persecución a docentes en Brasil.

Entre los años 1964 y 1985 –período de la dictadura cívico-militar-eclesiástica brasilera­­– la Universidad de São Paulo (USP) fue marcada por graves violaciones a los DD.HH. Entre otras prácticas, estaba la persecución política e ideológica a docentes, funcionarios y estudiantes, relatada en el informe de la Comisión Nacional de la Verdad de la USP que tiene por objetivo también difundir estos hechos históricos de forma que no se repitan. No obstante, desde del año 2017, utilizando el argumento de que hay una amenaza de “adoctrinamiento ideológico” y en línea con la llamada “Escuela Sin Partido” –movimiento creado en 2014 contra un supuesto abuso de la libertad de enseñar– el poder judicial brasileiro viene persiguiendo a docentes de varias universidades. En mayo de 2017, el docente André Luiz Monteiro Mayer, de la carrera de Servicio Social de la Universidad de Federal de Ouro Preto (UFOP) recibió un orden judicial que le prohibía promover estudios sobre el autor Carlos Marx. Durante la campaña electoral de este año, 13 universidades públicas fueron prohibidas, vía judicial, de utilizar símbolos anti-fascistas y dar clases con contenido anti-fascista.

Bolsonaro, quien empezará su mandato el 1° de enero, es un defensor del proyecto Escuela Sin Partido y promete no tolerar ningún tipo de “ideología izquierdista o de género” en el sistema educativo. Su futuro Ministro de Educación, el colombiano Ricardo Vélez Rodríguez, más allá de estar aliñado con Bolsonaro, también cree que el futuro de educación está en la iniciativa privada.

Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=250569

Comparte este contenido:

Amnistía explica por qué será histórica la votación para despenalizar el aborto en Argentina.

El Senado argentino celebrará la votación decisiva sobre la despenalización del aborto.

América del Sur/Argentina/Debateconstitucional.com

Amnistía afirma que menos de un mes después de la histórica votación de Irlanda a favor de la despenalización del aborto, las calles de Argentina fueron testigos de increíbles escenas de personas que protestaban y pedían a su Congreso que las acercaran un paso más a un aborto sin riesgos y legal.
El organismo relata que mujeres y niñas acamparon frente a la Cámara de Diputados mientras ésta debatía hasta la madrugada un proyecto de ley que permitiría abortar hasta las 14 semanas de gestación. La mañana del 14 de junio, el proyecto de ley fue aprobado por un estrecho margen, un resultado que habría sido impensable apenas hace un año.
A continuación Amnistía plantea que en Argentina donde el aborto está severamente restringido desde 1921, el debate nacional en torno al aborto ha roto el silencio sobre una cuestión que durante mucho tiempo ha sido tabú.
Ahora, el 8 de agosto, el Senado efectuará la votación que decidirá si el proyecto legislativo se convierte en ley.
Amnistía asegura que el acceso a un aborto sin riesgos es un derecho humano. Pero en Argentina el acceso al aborto sigue siendo ilegal y está limitado sólo a los casos en los que hay riesgo para la vida o la salud de la persona embarazada o cuando el embarazo es consecuencia de una violación.
Sin embargo, a su juicio, en la práctica, el aborto se niega a muchas embarazadas, que se ven obligadas a buscar alternativas. Se calcula que cada año se practican en Argentina 500.000 abortos, lo que representa aproximadamente el 40% de todos los embarazos.
Luego expone que el aborto sigue siendo la primera causa de muerte materna en el país desde hace 30 años, un dato aún más terrible si se tiene en cuenta lo desarrollado que está el sistema de salud de Argentina.
En los últimos 60 años, más de 30 países han modificado su legislación para permitir mayor acceso al aborto, en ocasiones reconociendo que el acceso al aborto sin riesgos es fundamental para la protección de la vida y la salud de las embarazadas.
Argentina podría entrar en esta lista de países si el 8 de agosto su Senado decide aprobar el proyecto de ley. Pero, a su parecer, el debate nacional en Argentina también es una luz de esperanza para el resto de América Latina, donde actualmente sólo Cuba, Uruguay y la ciudad de México han legalizado el aborto.
Enseguida puntualiza que mujeres y niñas de toda la región han expresado su solidaridad con las mujeres de Argentina, y todo indica que la campaña se está extendiendo: a finales de julio, miles de personas salieron a la calle en Santiago de Chile, llevando los pañuelos verdes que son el símbolo de las activistas en Argentina, para exigir la reforma de las leyes restrictivas sobre el aborto.

¿Cómo ha sido posible esto?

Amnistía explica que muchas personas han atribuido la votación nacional sobre el aborto al vibrante movimiento encabezado por mujeres y niñas que desde hace tres años se ha convertido en algo habitual en toda Argentina. El movimiento, conocido por el lema “Ni Una Menos”, fue una respuesta a los atroces índices de homicidios de mujeres y niñas en Argentina.
Agrega que muchas de las mujeres que participaron en las manifestaciones organizadas en torno a la consigna #NiUnaMenos se dieron cuenta enseguida de que la dilatada prohibición del aborto estaba contribuyendo a la muerte de muchas mujeres y niñas. Hoy, más personas que nunca hablan del aborto y comparten sus historias y experiencias.
La “marea verde”, comenta, llamada así por los pañuelos y la ropa de color verde que llevan las activistas, ha generado sin duda un impulso que han de aprovechar quienes defienden los derechos reproductivos. El poder de la organización colectiva de las mujeres quedó patente cuando el presidente Macri hizo en marzo el anuncio sin precedentes de que no intentaría vetar la decisión sobre el proyecto de ley del aborto a pesar de que es contrario a él.
Por último, dice que ahora este proyecto de ley afronta su mayor reto. Argentina verá el retorno a las calles de la “marea verde” para mantener la presión y pedir a sus legisladores y legisladoras que permitan por fin un aborto sin riesgos y legal. La vida de millones de mujeres depende de su decisión.

 

RELACIONADOS
*Controversia genera presentación de proyecto del presidente de la Comisión de Salud del Senado que despenaliza el aborto bajo cualquier circunstancia…
*Proyecto de ley de legalización del aborto en Irlanda: busca autorizarlo ante condición que afecte al menor que lleve a su muerte antes o dentro de los 28 días después del parto…

Fuente; http://www.diarioconstitucional.cl/noticias/actualidad-internacional/2018/08/02/amnistia-explica-por-que-sera-historica-la-votacion-para-despenalizar-el-aborto-en-argentina/

Comparte este contenido:

Libro: Sobre la despenalización del aborto

¿Penalizar o despenalizar el aborto? El dilema nos abre profundas reflexiones filosóficas en torno al derecho a la vida, la libertad y la igualdad que se les reconoce a los ciudadanos. ¿Qué razones deberían ponerse como justificación a lo que decidamos en relación a políticas sobre el aborto? ¿Existe algún conjunto de razones comunes entre quienes piensan distinto? ¿Es el voto el modo adecuado de decidir la cuestión? El autor se ocupa de examinar el problema ético y político del aborto ofreciendo argumentos que nos permitan entender por qué siempre ha sido tan compleja la discusión del problema. Dado que las discusiones que se presentan en el debate moral sobre el aborto suelen fácilmente polarizarse y anularse mutuamente, la razón pública se muestra en este libro como el modo mediate el cual podría reconducirse eficazmente un diálogo político tan necesario como urgente. Un tipo de razón de la ciudadanía que puede volverse una valiosa estrategia al momento en el que la deliberación política busca establecer fundamentos para las leyes sobre el tema. Cuando el aborto constituye un grave problema de salud pública es un hallazgo que nos permite sentar una base común sobre la que los sectores enfrentados pueden dirimir políticamente sus diferencias y construir políticas públicas legítimas.

Información

  • Daniel Busdygan

    Profesor y Licenciado en Filosofía de la Universidad Nacional de La Plata. Profesor Titular de Lógica de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

Fuente: https://libros.unlp.edu.ar/index.php/unlp/catalog/book/214

Comparte este contenido:

La educación de la mujer mexica

Por Luisa Martínez Baxin

Los elementos de la educación femenina en el México precolombino. Disposición para los dioses.

En la actualidad hablar de educación conlleva a pensar en los procesos y estructuras que han configurado a la sociedad a lo largo de la historia, comportamientos, actitudes, pensamientos, mentalidades se han ido forjando con el tiempo.

La idea de inculcar valores así como las buenas enseñanzas vienen precisamente de los primeros precolombinos de América, quienes formaron grandes imperios y estructuras políticas y económicas que les dio sustento por muchos años hasta la llegada de los españoles.

De tal manera que enfocaremos este trabajo en torno a la educación de la mujer mexica. Para ello será necesario relacionar pasado-presente para conocer el proceso que ha tenido la educación, pero más que nada saber cuál fue el pensamiento de la sociedad mexica para inculcar una enseñanza en su pueblo y la relevancia que alcanzó para fortalecerse en el ámbito político y social.

Regresar al pasado permitirá conocer las prácticas educativas de un pueblo que tomó como herramienta primordial la necesidad de una educación obligatoria, desde el nacimiento de un niño o niña mexica la infancia fue considerada una de las etapas más importantes para esta sociedad.

La educación es transformadora  de  relaciones sociales, es el proceso que experimentan los seres humanos día a día, en cada momento y en cada circunstancia. Con ello mismo, en la sociedad del pasado los mexicas tenían como propósito fundamental la formación de una sociedad con firmeza. Es decir, las enseñanzas se dieron en relación a su medio, al tipo de vida puesto que su educación se basó en el culto a los dioses.

La cultura mexica corresponde al centro de México o el Altiplano Central, la autoridad suprema fue representada por un tlatoani, sucesión por sangre y línea recta de padres a hijos. No sucedían hijas sino el hijo mayor, el varón era el único personaje que ocupaba el puesto más importante para el imperio mexica.

En la sociedad mexica todo giraba en torno a las  deidades es por ello que desde el nacimiento de una niña o niño y  hasta la muerte formaba parte de algo simbólico y social.

Señala Jacques Soustelle, cuando la mujer estaba encinta quedaba bajo la protección de la diosa de la generación y de la salud Teteoinnan-patrona de las parteras y (Ayopechtli- divinidad menor femenina que presidia los partos). De esa manera la futura niña permanecía protegida antes de su nacimiento.

Cuando una niña o niño nacía el ritual del bautismo consistía en que la partera lavaba con agua al infante y en ese momento le imponía un nombre de acuerdo al signo en que nacía y en forma de ceremonia le decía:Habéis estar dentro de casa como el corazón dentro del cuerpo… habéis de ser la ceniza con que se cubre el fuego del hogar…

Desde el nacimiento  se procuraba que la niña escuchara el motivo de formar parte de su comunidad no importaba si tenía un solo día de  nacida. Entre los tres y quince años la educación de la mujer mexica estaba a cargo de la madre, a una edad temprana usaba la blusa habitual y una falda que al a principio era corta pero conforme iba creciendo se alargaba hasta los tobillos. En el hogar la niña aprendía observando a su madre a cocinar, limpiar, tejer, hilar y barrer.

En el mundo mexica no solo las labores del hogar fueron importantes, la comunicación fue necesaria como base fundamental de la familia. En los maternales consejos se mencionaba lo siguiente:

No seas perezosa ni descuidada, limpia, adereza a tu casa… ten cuidado de hacer bien el pan. Las cosas ponlas como conviene, tendrás cuidado de la hilaza, de la tela, debes ser bien hablada, obediente…

Cabe destacar que los métodos de enseñanza estaban basados en el consejo y el  convencimiento, esto conllevó al buen orden social de la cultura azteca.

Desde la infancia si el comportamiento era bueno se les gratificaba con comida, cariño y regalo. A la niña de tres años de edad le daban media tortilla, si se portaban mal existían castigos físicos, utilizaban las espinas de maguey y el humo del chile tostado para dañar los ojos, además la niña barría de día y de noche.

En la cultura mexica la base de la educación comenzaba en el hogar por lo que al ingresar a la escuela la niña ya llevaba conocimientos de la madre. Los templos de enseñanza para la sociedad estaban en el Calmécac donde asistían los hijos de los nobles y el Telpochcalli para los hijos de los plebeyos. Alfredo López Austin enfatiza que la existencia del Telpochcalli y del Calmécac eran templos dedicados a los dioses Tezcatlipoca y Quetzalcóatl.

Por ser de carácter religioso la madre llevaba a la niña al templo con el fin de servir a su deidad ingresaban al colegio entre los seis y nueve años de edad. Las jovencitas permanecían durante un determinado número de años hasta esperar su matrimonio, dirigidas por sacerdotisas de edad madura que las adoctrinaban. En cambio la joven que asistía al Telpochcalli realizaba cantos para servir al dios Tezcatlipoca.

En la sociedad azteca el primer título que tuvo la mujer fue la de ama de casa, puesto que no se le permitió ocupar actividades políticas. En la actualidad la educación de la mujer en el hogar ya no esta tan marcada como en el México antiguo, puesto que aspira a otras actividades que le otorgue beneficios como ocupar puestos importantes.

De igual forma el matrimonio ya no es un anhelo, la condición de la mujer ha cambiado en el transcurso del tiempo, ya no está mucho tiempo en la cocina, ni atiende labores del hogar. Sin embargo, es de mencionarse cómo a través de estas prácticas realizadas en la cultura mexica permitió la organización de su sociedad.

En el campo educativo a la mujer se le inculcó el gran sentido de la familia y el de la persona, el deber y el trabajo. El culto a los dioses representó el simbolismo para la organización de su pueblo, el pensamiento se basó en una estricta educación que estuvo marcada por la cosmovisión para mantener el orden social. La educación de la sociedad mexica tuvo gran relevancia en el México antiguo  como elemento primordial de desarrollo cultural convirtiéndose en una de las principales civilizaciones de Mesoamérica.

Referencias bibliográficas:

Burkhart Louise. Mujeres Mexicas: El frente del hogar: Trabajo Doméstico y Religión en el  México Azteca,Mesoamérica. 1992.

López Austin, Alfredo. La educación de los antiguos nahuas 1, SEP: El caballito, México, D.F. 1985.

López Austin, Alfredo. Educación Mexica. (Antología de documentos Sahaguntinos), Universidad Nacional Autónoma de México, México D.F.1994

Soustelle, Jacques. La vida cotidiana de los aztecas en vísperas de la conquista, Fondo de Cultura Económica, México, D.F. 1970.

Fuente: http://www.e-consulta.com/opinion/2017-12-07/la-educacion-de-la-mujer-mexica

Imagen tomada de: http://mujeres.especial.eluniversal.com.mx/files/2012/03/catsdiosas.jpg

Comparte este contenido:

Mujeres rurales de Canarias y África surcarán por la igualdad en la Villa de Moya

12 Noviembre 2017/Fuente:que /Autor: Pepe Rodríguez

El Ayuntamiento norteño organizará, del 13 al 18 de noviembre, la segunda edición del Foro interdisciplinar por la igualdad de las mujeres del ámbito rural de las Islas Canarias, SURCA Villa de Moya, en el que destacados expertos nacionales e internacionales en mediación, salud e igualdad debatirán sobre las problemáticas de las mujeres rurales canarias y del continente africano

Las inscripciones a las diferentes actividades y jornadas permanecen abiertas en la página web villademoya.es

a está todo preparado en la Villa de Moya para celebrar la próxima semana, del 13 al 18 de noviembre, la segunda edición del Foro interdisciplinar por la igualdad de las mujeres del ámbito rural de las Islas Canarias, SURCA Villa de Moya. Un evento que organiza el Ayuntamiento norteño, cuyas inscripciones permanecen abiertas en la web villademoya.es y que volverá a contar con destacados expertos nacionales e internacionales para abordar materias como la mediación, la salud y la igualdad en los territorios rurales de Canarias y África. Pues, este año, el Consistorio moyense rompe fronteras y analizará también las dificultades y problemáticas comunes con el continente africano, con diferentes ONGs y asociaciones de mujeres de Senegal, Gambia o Burkina Faso. Asimismo, se presentará la primera fase del proyecto piloto EducoSurca, que ha permitido realizar un diagnóstico sobre la concepción del término mujer rural entre los niños y jóvenes del municipio, para diseñar acciones concretas con los centros educativos y resolver las deficiencias detectadas.

Una misión a la que en la presente edición de SURCA Villa de Moya se ha sumado la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, tanto con tareas de promoción y difusión del evento entre los estudiantes universitarios, como con el compromiso de promover durante el año acciones educativas y de formación en el municipio norteño, enfocadas a resolver las demandas de las mujeres y a acercar la entidad a los territorios rurales. Un apoyo, tal y como anunciaron en la presentación del evento el alcalde de la Villa de Moya, Poli Suárez, y el rector de la ULPGC, Rafael Robaina, que podría plasmarse en próximas fechas en un convenio de colaboración con el fin de impulsar el desarrollo profesional, económico y el acceso a las nuevas tecnologías por parte de las mujeres rurales de la Villa.

Y es que, los municipios rurales, y especialmente de las Islas Canarias, presentan una serie de denominadores comunes que trascienden la descripción meramente administrativa y sociológica de estos territorios, que los define como tal en función del número y del comportamiento demográfico de los habitantes. Estos factores comunes son el sobre-envejecimiento de la población; la ideología tradicional predominante (machismo); dependencia y sumisión de la mujer; masculinización de las actividades económicas; desigualdad de género; violencia de género de difícil detección; la dispersión geográfica; el desempleo femenino; y la dificultad para acceder a la formación. E influyen directamente, de manera general, en el desarrollo y la sostenibilidad económica y social de los municipios rurales; y, particularmente, en la posición de la mujer en su entorno familiar, social y profesional, así como en su situación económica y moral.

Lo que a su vez ocasiona falta de oportunidades para las mujeres; que tengan escasa representación en puestos de trabajo de responsabilidad y toma de decisiones; baja afiliación a la seguridad social; la masculinización también de las propiedades que deberían ser de titularidad compartida; dificultades para acceder a las nuevas tecnologías y a acciones formativas; carencia de infraestructuras sociosanitarias públicas; desconocimiento en estrategias de marketing, planificación y asesoramiento legal y empresarial; y ceder ante la presión que el entorno familiar y social ejercen sobre el que consideran que debe de ser el comportamiento femenino.

Problemáticas que a su vez les supone afrontar situaciones de dependencia y exclusión social, como reflejan los datos del informe de desempleo del Gobierno de Canarias, que sitúan hasta septiembre de 2017 el paro femenino en Gran Canaria en el 57,1% (55.055 mujeres), registrándose el 36,4% de esa cifra (20.050 mujeres) en los municipios considerados rurales, que a su vez soportan el 20,8% del total de desempleo de la isla. Asimismo, según estos datos, el 91% de las mujeres sin empleo en los municipios rurales de Gran Canaria son mayores de 25 años. También cabe destacar los datos de la Asociación Insular de Desarrollo Rural, que cifran en el 82% las mujeres que colaboran en las labores agrícolas, si bien el 59% lo hacen sin cotizar y sólo el 9% es titular de los bienes comunes con sus maridos.

Tras el éxito de la primera edición de SURCA Villa de Moya, celebrada en 2016, y a partir de las conclusiones extraídas de las diferentes conferencias y debates, el Consistorio norteño ha seguido trabajando durante el año en planes y programas para detectar y combatir la discriminación y las dificultades que padecen las mujeres rurales, por ejemplo, a la hora de ver reconocida su labor, ser propietarias de los bienes compartidos o para acceder a un empleo, gestionar su propia economía y recursos.

Programa SURCA Villa de Moya 2017

SURCA Villa de Moya comenzará el próximo lunes con un show cooking a cargo de una mujer chef canaria de Hoteles Escuela de Canarias, Hecansa, quien llevará a la práctica, en la cocina que se montará en el Anfiteatro Municipal del Parque Pico Lomito, las posibilidades que ofrecen para la gastronomía los productos locales moyenses como el queso, la miel o los afamados suspiros y bizcochos lustrados. El mismo lunes, por la tarde, tendrá lugar en la Casa de la Cultura la inauguración de las exposiciones de fotografía Kesó / Semillas, con imágenes realizadas por el periodista Jonás Oliva sobre las mujeres rurales de Gambia; y Gener@arte, con las imágenes resultantes del taller fotográfico con el mismo título organizado semanas atrás en el marco del evento. También, en el mismo escenario, alumnado de tercero de la ESO del IES Doramas interpretará una obra pictórica de Jane Millares Sall.

El martes y también en la Casa de la Cultura, será el turno de los cuentacuentos temáticos a cargo del psicólogo y narrador oral Néstor Bolaños, para el alumnado de todos los centros educativos de enseñanza Infantil y Primaria de la Villa. Y, por la tarde, las proyecciones del cortometraje protagonizado por los usuarios y usuarias del Centro Ocupacional de la Villa de Moya, bajo el título Cenicienta a la fuga; y del documental Kesó / Semillas, realizado por el periodista Jonás Oliva sobre las mujeres rurales de Gambia y la labor que realiza en el país africano la ONG Nutrición Sin Fronteras. Mientras que el miércoles se abordará a través del teatro la realidad de las mujeres rurales, con la representación de la obra Ellas… agua y tierra, a cargo de la compañía Revolote@arte, tanto para el alumnado de 3º y 4º de la ESO del IES Doramas, por la mañana, como para el público en general por la tarde, con entrada gratuita.

Ya el jueves, tras la recepción y entrega de credenciales a los asistentes, tendrá lugar la inauguración oficial de las jornadas con la asistencia de autoridades regionales, insulares y locales y la actuación musical del dúo de flauta y cello formado por las jóvenes Adriana Medina y Tania Cantallops. Iniciando seguidamente el primer bloque de ponencias la presidenta de la Comisión de Igualdad del Senado de España, Susana Camarero, sobre el Pacto de Estado contra la violencia de género; y posterior mesa redonda moderada por el vicepresidente de dicha Comisión, el también senador por Gran Canaria y alcalde de la Villa de Moya, Poli Suárez. Los cuidados en el ámbito rural, a cargo de María Eugenia Suárez, enfermera de enlace y subdirectora del ZBS de Gáldar; Mujer rural en Castilla y León. Cohesión social y Trabajo social, a cargo de Arantxa Hernández, doctora en Trabajo Social y trabajadora social del Ayuntamiento de Palencia; y Mujer y discapacidad. Una perspectiva positiva, por parte de Irene Rodríguez, responsable del Programa de Mujeres y por la Igualdad de Género de Plena Inclusión Canarias, con posterior mesa redonda, completan la mañana.

Las jornadas se reanudarán por la tarde con las ponencias sobre Aspectos introductorios a la mediación, a cargo de la magistrada de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Canarias y mediadora familiar, Carla Bellini; Mediación civil y familia, por parte de María del Pino de la Nuez, abogada y mediadora familiar; y la ponencia de Pedro Joaquín Herrera, responsable del Módulo y magistrado de la Audiencia Provincial de Las Palmas, quien tratará sobre la Mediación institucional. Completándose con una mesa redonda entre todos los intervinientes.

El viernes tendrá lugar la jornada sobre realidad rural intercultural, en la que, tras la actuación musical de bienvenida de los senegaleses Hermanos Thioune, intervendrán Mercè Vidal, directora de la ONG Nutrición Sin Fronteras, con la ponencia sobre Mujeres rurales en Gambia: recuperación nutricional de madres y bebés; Irene Lanz, integrante de la ONG Burkinasara Canarias, con la ponencia Las mujeres en Burkina Faso; además de Fatou Darboe, presidenta de la Asociación de Mujeres que gestiona huertos comunitarios en la región de Soma, en Gambia, Fatou Gitteh, enfermera, y Joko Bojang, mediadora social y educadora, quienes explicarán las dificultades y el papel de las mujeres en Gambia. Juani Vega, de la Asociación Insular de Desarrollo Rural, AIDER Gran Canaria, expondrá la situación de Las mujeres rurales de Gran Canaria; y sobre El acceso de las mujeres a la tierra tratará la ponencia de Axa Tounkara, secretaria ejecutiva de la Asociación de Mujeres Juristas de Senegal.

Seguidamente, Elsa Maroto, concejala de Política Social del Ayuntamiento de la Villa de Moya, y Ana Cristina Fernández, psicóloga comunitaria, proyectarán y presentarán los primeros resultados de EducoSurca, proyecto audiovisual piloto iniciado por el Consistorio norteño para realizar un diagnóstico sobre la concepción del término mujer rural entre los niños y jóvenes de los centros educativos de la Villa. Y ya por la tarde intervendrán Aminata Marie Delphine, presidenta de honor de la Asociación de Mujeres Juristas de Senegal; Carla Vallejo, magistrada del Juzgado de Instrucción número 3 de Telde y socia fundadora de la Asociación de Mujeres Juezas de España, quien abordará La defensa de los derechos humanos desde la educación y la cultura feministas; para concluir con la ponencia sobre Violencia de género en la mujer rural, de Raquel Ayala, abogada de la Red Insular y del Servicio Especializado de Atención Integral a Víctimas de Violencia de Género; con posterior mesa redonda.

El sábado, último día de SURCA Villa de Moya, estará dedicado al encuentro experiencial para mujeres, con intercambio de experiencias y la proyección del vídeorelato Mujeres en Liberia, a cargo de la psicóloga Patrizia Giffoni. Y durante la mañana se celebrarán los talleres Hijas de Eva, con la arteterapeuta Rosa Mesa; El teatro de los sentidos, con la licenciada en teatrología Smaranda Rutzui; Yin TAO (Chi Kung y meditación para mujeres), con la instructora de Yin Tao Ana Hernández; y El reto de educar en igualdad, con Noemí Hervada, directora de Asesoras Continuum y divulgadora de temas sobre familia, mujer y desarrollo personal.

Fuente de la noticia: http://www.que.es/las-palmas/201711072326-mujeres-rurales-canarias-africa-surcaran.html

Fuente de la imagen: http://www.que.es/archivos/201711/keso769-_-semillas-surca-villa-de-moya-1-672xXx80.j

Comparte este contenido:
Page 1 of 7
1 2 3 7