Page 3 of 8
1 2 3 4 5 8

Venezuela: Al menos 19 venezolanas han sido asesinadas en el primer mes de cuarentena, según Cepaz

América del Sur/Venezuela/24-05-2020/Autor(a):Basyl Macías/Fuente: www.el-carabobeno.com 

El informe analiza los asesinatos de mujeres registrados por medios de comunicación digitales, en el período comprendido entre el primero de enero y el 13 de abril de 2020, tiempo en el que se recolectó la evidencia de los femicidios.

Según un estudio realizado por el Centro de Justicia y Paz (Cepaz), correspondiente al primer trimestre de 2020, al menos 19 mujeres asesinadas en Venezuela, durante el primer mes de la cuarentena decretada por el Ejecutivo Nacional.

El informe analiza los asesinatos de mujeres registrados por medios de comunicación digitales, en el período comprendido entre el primero de enero y el 13 de abril de 2020, tiempo en el que se recolectó la evidencia de los femicidios.

El análisis inidica que durante el primer mes de cuarentena, ocurrieron 19 femicidios. “Esto es, cada 36 horas una mujer fue asesinada en Venezuela. De estas 19 mujeres, dos eran niñas y dos adolescentes”.

Al evaluar las cifras se puede observar que en 31,5% de los casos seis de 19 de estos casos el móvil fue la venganza; en 10,5% de los casos el móvil del crimen fue por violencia sexual.

Uno de estos ataques sexuales fue contra una niña menor de 10 años.De los 19 femicidios, el 42%, o sea ocho casos sufrieron múltiples lesiones, acuchillamiento, golpes y asfixias.

En 26,1% de los femicidios el crimen fue perpetrado con armas de fuego mientras que en dos casos arrojaron el cuerpo en la vía pública y Uno de los agresores se suicidó.

En el 64% de los casos los culpables no han sido capturados por las autoridades.Un dato importante es que cinco niños quedaron huérfanos durante el primer mes de la cuarentena al ser asesinadas sus madres y dos de estos pequeños presenciaron el asesinato de sus madres y el suicidio de sus padre.

En el 42% de los casos, ocho de 19 asesinatos hubo arma de fuego. Uno de los casos fue el de un funcionario activo de las FAES quien asesinó a su pareja y luego se suicidó. Al investigar el lugar donde ocurrieron los crímenes el 42% de estos casos ocurrieron en la casa de la mujer mientras que en 26,3% ocurrió en la vía pública.

Vale destacar que el Monitor de Femicidios registró 167 asesinatos de mujeres durante el año 2019, el año pasado el estado más proclive a la violencia contra las mujeres fue Zulia con 25 casos, seguido por Miranda con 22 asesinatos.

Ese año 52 de las 167 víctimas fueron abandonadas en la vía pública, 18 casos de violación, en 12 casos las mujeres fueron quemadas y en seis casos fueron mutiladas.

En el año 2018 en América Latina se produjeron 3 mil 287 femicidios, según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe.

La punta del iceberg

Magdimar León, coordinadora de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa), señala que la impunidad es uno de los graves problemas en la lucha contra la violencia sexista.

“En el informe Violencia sin Límites correspondiente al año 2017, en el que manejamos las últimas cifras del Ministerio Público que salieron a la luz pública, se pudo observar que apenas el 1% de los casos de denuncias de violencia contra mujeres llegaban a juicio”, subrayó.

Encerradas con sus agresores

A ese problema hay que agregar el contexto de crisis que vive Venezuela que sumada a la del COVID-19, deja a las mujeres en condición de vulnerabilidad.“La crisis humanitaria aumenta la brecha de género en cuanto al acceso a alimentos, mejoras y seguridad y a eso debe sumarse que la cuarentena impuesta ante el COVID-19 que implica encerrar a muchas mujeres con sus agresores”.

“Si estamos obligados a permanecer en un solo espacio en el que debemos convivir, no podemos salir a drenar, entonces cualquier diferencia puede generar violencia.

”Dictar medidas de confinamiento genera más presión en los hogares, facilitan episodios de violencia y la no haber lugares a dónde acudir, las mujeres quedan atrapadas con sus agresores y si el contexto no la ayuda muchos de esos casos terminan en homicidios.

Prevenir la violencia

León asegura que es necesario identificar la situación de violencia, luego de identificado el riesgo debe informar a personas del entorno sobre lo que está viviendo, debe pedir ayuda y buscar información sobre instituciones que brindan apoyo, hay líneas de atención telefónica que pueden brindar asesoría ante casos de violencia contra la mujer.

La víctima debe tratar de permanecer en otro lugar, uno que sea más seguro, o estar en contacto con otras personas que sepan lo que ocurre y puedan brindarle protección y seguridad, tener el teléfono con saldo, así como números de teléfonos de ayuda, llamar a personas cercanas cuando se presenten situaciones de violencia.

“La comunidad familiares y amigos pueden hacer cosas, cuando las víctimas no pueden poner límites, otros deben intervenir, se debe reconocer la violencia y actuar la violencia de género es delito, no un problema privado”, señaló finalmente la activista por los derechos de la mujer.

Fuente e Imagen: https://www.el-carabobeno.com/al-menos-19-venezolanas-han-sido-asesinadas-en-el-primer-mes-de-cuarentena-segun-cepaz/

Comparte este contenido:

Venezuela: Femicidios en marzo 2020

América del Sur/Venezuela/utopix.cc/ Por Aimee zambrano

Total: 21 femicidios registrados en medios digitales en Venezuela, marzo 2020
distribución de los femicidios por estado

Aumentos de femicidios en marzo Venezuela y la emergencia por el COVID-19

El 13 de marzo del año 2020 se decretó en Venezuela Estado de Alarma debido a la pandemia COVID-19 mantiene a casi todas las poblaciones del mundo en cuarentena. Y precisamente, es la cuarentena, esa medida médica utilizada a partir de las epidemias de peste para excluir a sanos de enfermos, las que ha permitido que en nuestro país no haya estallado una emergencia sanitaria debido a la enfermedad como en otros países.

Pero así como nos salva de la pandemia del COVID-19, la cuarentena se vuelve un detonante frente a otra epidemia que nos ataca a nivel mundial: la de los femicidios, ya que esta situación obliga a las mujeres y niñas que viven situaciones de violencia machista a estar bajo la amenaza constante de sus agresores, además en unas condiciones extraordinarias de frustración que pueden incidir en que culminen en la muerte.

Muchas organizaciones feministas en el mundo han realizado el llamado de atención y planteando propuestas para atajar está situación extraordinaria que está afectando a las mujeres y niñas, alertando del posible aumento de los casos de violencia y femicidios en todo el mundo.

Femicidios en marzo 2020

Algunas cifras dadas por diversos entes en América Latina dan cuenta de esta realidad:

  • México: Registró un aumento del 60% de las llamadas por violencia de género y las peticiones de asilo subieron un 30% según la Red Nacional de Refugios.
  • Colombia: Durante el aislamiento obligatorio, la Fiscalía ha recibido 578 llamadas, de las cuales 132 han sido denuncias de violencia intrafamiliar y 55 de violencia sexual. 12 mujeres fueron asesinadas.
  • Argentina: el primer día de cuarentena obligatoria en el país, el 20 de marzo, 41 mujeres denunciaron violencia de género en Buenos Aires. Según el observatorio «Mujeres de la Matria Latinoamericana – Mumalá», desde el 12 de marzo, ya fueron 15 las víctimas de femicidio, hubo 8 intentos de asesinatos y hay otros 5 casos en investigación.
  • Chile: Las llamadas por violencia de género aumentaron en un 70% durante la primera semana de cuarentena.
  • Perú: En ocho días de cuarentena se registraron 2.500 denuncias por agresión a la mujer, hubo un femicidio y dos violaciones de niñas.
  • Bolivia: Entre el 21 de marzo y el 5 de abril, se presentaron 246 denuncias de violencia intrafamiliar según la Fiscalía Especializada en Delitos de Violencia Sexual y en razón de Género.
  • Brasil: La Defensoría del Pueblo del Ministerio de la Familia, la Mujer y los Derechos Humanos indicó que hasta el 25 de marzo el número de llamadas diarias del «Ligue 180», la línea de atención a la violencia doméstica, subió a 3.303, para un incremento del 8,47 %.
  • Ecuador: Desde el 12 de marzo y el 11 de abril se han recibido 6.819 llamadas de alarma por posibles casos de violencia de género.
  • Paraguay: Registró dos feminicidios durante la cuarentena sanitaria según el Ministerio de la Mujer. La Asociación de Jueces de Paz del Paraguay dice que entre el 12 y el 26 de marzo, se registraron 987 casos de violencia doméstica.

¿Cómo va la cuarentena en Venezuela?

Pero frente a este realidad, Venezuela no se queda atrás contabilizando un total de 21 femicidios durante el mes de marzo, de los cuales diez (10) ocurrieron luego del decreto de cuarentena nacional. De igual manera se evidencia un aumento del 133% en comparación al mismo mes durante el año 2019, en el que ocurrieron 09 casos de femicidios.

EDADES DE LAS VÍCTIMAS

edades de las víctimas

Los rangos de edades en los que ocurrió la mayoría de los casos de femicidios son: entre los 0-5 años, 26- 30 años y los 36-40 años.

TIPO DE MUERTE

Femicidios en marzo 2020

La mayoría de los femicidios fueron realizados con armas de fuego (09 casos) y con armas blancas (05) casos.

SOBRE LOS FEMICIDAS

Femicidios en marzo 2020

Nueve (09) femicidas se encuentran presos y cinco (05) eran parejas o ex-parejas de las víctimas.

SOBRE LAS VÍCTIMAS

Femicidios en marzo 2020

Cinco (05) de las mujeres asesinadas eran madres, una (01) mujer estaba embarazada, seis (06) menores de edad quedaron huérfanxs.

CASOS REGISTRADOS EN FEBRERO 2020 EN MEDIOS DIGITALES

1

Femicidios en marzo 2020
01/03/20

TÁCHIRA

Femicidio de Wendy Daniela Ontiveros Méndez de 37 años a manos de su esposo, quien la degolló y luego se suicidó ahorcándose. Luego de asesinar a la mujer, colocó su vestido de novia al lado. Era contadora y madre de dos niños. Ocurrió en el sector Bella Vista del municipio Andrés Bello

VER FUENTE

2

Femicidios en marzo 2020
02/03/20

ZULIA

Encontraron en la mañana el cuerpo sin vida de una joven en una trilla. Tenía aproximadamente entre 18 y 20 años. Presentó heridas de arma blanca. La mujer era de tez morena, medía 1,60 de estatura, vestía un short de jeans, una blusa marrón y negra, zapatos deportivos negros, tenía un bolso guajiro, rojo, donde llevaba ropa. Ocurrió al oeste de Maracaibo

VER FUENTE

3

Femicidios en marzo 2020
03/03/20

DISTRITO CAPITAL

Femicidio de Kelimar Mujica de 15 años. Fue asesinada de un tiro en la frente, los familiares ignoran detalles del hecho, apareció muerta en la morgue. La muchacha era la quinta de ocho hermanos. Ocurrió en un sector del kilómetro 7 de la carretera que conduce a El Junquito

VER FUENTE

4

Femicidios en marzo 2020
04/03/20

APURE

Femicidio de Ana Nieto Gutiérrez de 40 años a manos de su expareja, quien además hirió a la hermana de la víctima, Génesis Nieto, que intentó interponerse y proteger a Ana. Fue asesinada a puñaladas en El Nula, parroquia San Camilo. El hombre apareció degollado dentro del mismo local donde mató a su expareja

VER FUENTE

5

Femicidios en marzo 2020
05/03/20

TÁCHIRA

Femicidio de Hilda Josefina Rosales de 40 años, recibió tres disparos de bala en el sector La Esmeralda en el municipio García de Hevia. En el hecho fue herida otra mujer de 20 años que fue trasladada de urgencia a un centro ambulatorio y luego al Hospital Central de San Cristóbal

VER FUENTE

6

Femicidios en marzo 2020
06/03/20

ANZOÁTEGUI

Femicidio de Mixiles del Valle Padrón Urbano y homicidio de Orángel Miguel Estaba Sánchez, ambos de unos 35 años, que aparecieron calcinados dentro de un carro en Cerro Grande, en la vía de Boca de Tigre y el Kilómetro 27 de la parroquia Naricual, zona rural del municipio Simón Bolívar

VER FUENTE

7

Femicidios en marzo 2020
07/03/20

TRUJILLO

Femicidio de María Lourdes Pernía de Peñaloza de 68 años, a causa de una fuerte golpiza que le dio su hijo. Ocurrió en el sector Santa Rosa, parroquia Cristóbal Mendoza, municipio Trujillo. En varias oportunidades la mujer denunciaba que su hijo la maltrataba tanto físico como verbalmente

VER FUENTE

8

Femicidios en marzo 2020
09/03/20

LARA

Femicidio de Yulimar Cabrera de 26 años, quien había recibido cinco impactos de bala por su expareja en noviembre del 2019 en Barquisimeto después de intensos meses de lucha donde intentó recuperarse de las heridas. Ocurrió en el sector El Roble, vía El Manzano

VER FUENTE

9

Femicidios en marzo 2020
11/03/20

LARA

Aparición de restos humanos de mujer con signos de violencia en el sector Lomas de León de Barquisimeto. De acuerdo a fuentes policiales presentan fractura e indicios de golpes en algunas zonas

VER FUENTE

10

Femicidios en marzo 2020
11/03/20

ARAGUA

Femicidio de Yusbelin Angélica Meléndez Alecio de 37 años, en Barrio Rafael Urdaneta, Cagua, municipio Sucre. Fue citada con el fin de mostrar su vehículo y fue asesinada por tres CICPC y tres civiles por encargo de su pareja quien fue abatido. Su osamenta fue localizada en la Autopista Regional del Centro, adyacente al Distribuidor San Mateo

VER FUENTE

11

Femicidios en marzo 2020
12/03/20

ARAGUA

Feminicidio por violencia obstétrica de Daneles Ramírez, de 25 años, quien murió por mala praxis médica en el Hospital Doctor Rangel en Villa de Cura del municipio Ezequiel Zamora. Presuntamente no hubo una asistencia médica indicada, la parturienta se complicó y además sufrió un proceso infeccioso a raíz de la cirugía y ante la falta de especialistas en ese centro asistencial

VER FUENTE

12

Femicidios en marzo 2020
13/03/20

ARAGUA

Femicidio de Yessica Nataly Vargas de 30 años, que fue asesinada por su pareja. La degolló con una hojilla dentro de las instalaciones de un Hotel ubicado en la calle Ruiz Pineda cruce con Nueva Esparta en Villa de Cura, municipio Ezequiel Zamora. El hombre intentó suicidarse pero al no lograrlo intentó huir. El hombre murió días después

VER FUENTE

13

Femicidios en marzo 2020
13/03/20

ANZOÁTEGUI

El cadáver de una mujer en proceso de descomposición fue localizado en el sector Los Machos de Barcelona detrás de una embotelladora de gaseosas. Al parecer fue asesinada de una golpiza, ya que presentaba traumatismos severos en la cabeza y en diferentes partes del cuerpo

VER FUENTE

14

Femicidios en marzo 2020
14/03/20

LARA

El cadáver de una mujer de aproximadamente 40 años, de piel clara, que estaba vestida con un leggins negra y una franela gris, fue hallado en el sector El Tanquecito, del municipio Jiménez, muy cerca de un puente. La mujer recibió un golpe en la cabeza con un objeto contundente

VER FUENTE

15

Femicidios en marzo 2020
15/03/20

ZULIA

Femicidio de Deledys Josefina Parra Parra de 42 años. Fue asesinada en La Cañada de Urdaneta, por el homicidio es señalado como presunto responsable un adolescente de 14 años. Le quitaron la vida con un arma blanca y al adolescente lo arrestaron en el sector El Taparo

VER FUENTE

16

Femicidios en marzo 2020
15/03/20

MÉRIDA

Femicidio de Maryuri Lizet Vega Ramírez de 31 años, fue asesinada por un par de sicarios que se trasladaban en una motocicleta en la calle 14 de La Playa, parroquia Gerónimo Maldonado, Municipio Rivas Dávila. Fue muerta a balazos. Era abogada y deja en orfandad a tres niños

VER FUENTE

17

Femicidios en marzo 2020
19/03/20

TÁCHIRA

Femicidio de una mujer apodada “La Tigresa” , presuntamente pertenecía al grupo paramilitar “Los Rastrojos” y se encargaría de cobrar “vacunas” a comerciantes de la zona, bajo amenaza de muerte. Dejaron un mensaje en una de las paredes donde ocurrió el homicidio. Se leía “NO + PARAS NO + EXTORSIONES”. Ocurrió en la carrera 5, diagonal a la plaza Bolívar de Colón

VER FUENTE

18

Femicidios en marzo 2020
19/03/20

TRUJILLO

Femicidio de Marilin del Carmen Vielma González de 19 años, después de haber sido sorprendida por dos sujetos de la Banda “El Nelsito” en el sector Los Ranchos de El Albarical, de la parroquia Tres de Febrero, los hampones le dispararon en múltiples ocasiones

VER FUENTE

19

Femicidios en marzo 2020
22/03/20

MIRANDA

El cadáver de Beatriz Álvarez fue hallado dentro de su residencia en Los Teques por funcionarios de Polimiranda. La peluquera tenía un cinturón en el cuello y su cuerpo estaba escondido entre los dos colchones. Era peluquera y tenía una hija adulta

VER FUENTE

20

Femicidios en marzo 2020
26/03/20

TÁCHIRA

Femicidio de Nuris Yudith Valencia Carrillo, de 38 años. Ocurrió en el sector El Barranco, entre las aldeas Villa Páez y Tabor, en el municipio Rafael Urdaneta. Su cuerpo fue hallado en plena vía pública de ese desolado sector. En el sitio, los investigadores colectaron al menos siete conchas calibre 9 mm. Era agricultora

VER FUENTE

21

Femicidios en marzo 2020
29/03/20

DISTRITO CAPITAL

Femicidio de Sara Daniela Sequera de 28 años, que fue asesinada de un disparo en la cabeza cuando se encontraba en el área de despacho de mercancía del Mercado mayorista de Coche. Ella trabajaba como comerciante independiente, deja un hijo de 11 años de edad

VER FUENTE

Fuente: https://utopix.cc/pix/femicidios-en-marzo-2020-venezuela-covid-19/

Comparte este contenido:

Modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidio/feminicidio)

Reseña: Este Modelo de Protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidios/feminicidios) es una herramienta didáctica que se enmarca en la Campaña del Secretario General: ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres. El mismo responde a las necesidades y realidades de los países de la región y tiene por objetivo apoyar a las instituciones pertinentes con un instrumento práctico para abordar la investigación de las muertes violentas de las mujeres desde una perspectiva de género. El Protocolo tiene un enfoque multidisciplinario y refleja un esfuerzo didáctico para que las investigaciones y las persecuciones penales integren los factores individuales, institucionales y estructurales como elementos esenciales para entender de manera adecuada el crimen y brindar una respuesta apropiada.

Modelo de protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidio/feminicidio)

Este Modelo de Protocolo latinoamericano de investigación de las muertes violentas de mujeres por razones de género (femicidios/feminicidios) es una herramienta didáctica que se enmarca en la Campaña del Secretario General: ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres. El mismo responde a…

Full description

Bibliographic Details
Main Author: Oficina Regional para América Central del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Oficina Regional de ONU Mujeres para las Américas y el Caribe
Format: Libros
Language: esp
Published: Nueva York: ONU Mujeres2018

Descargar en : http://repositorio.dpe.gob.ec/bitstream/39000/2197/1/VCM-DPE-015-2018.pdf

Fuente: http://repositorio.dpe.gob.ec/handle/39000/2197

Comparte este contenido:

4T, mujeres y violencia

Por: Pedro Miguel

Duele mucho el palpable incremento de todas las formas de violencia en contra de las mujeres. ¿Será que se ha visibilizado, será que a los hombres nos exaspera y enloquece que ellas reclamen dignidad y seguridad, será que siguen su curso los fenómenos de descomposición y envilecimiento social a pesar de las estrategias y políticas del nuevo gobierno, será que hay un manejo mediático perverso para capitalizar casos específicos y crearle ingobernabilidad al Presidente? Creo que todos esos componentes son reales y que deben ser reflexionados.

La mera inclusión del femigenocidio como una de las expresiones de la violencia generalizada que padece el país puede resultar irritante para muchas que reclaman con toda justicia una mirada específica y acciones concretas e inmediatas para detenerlo. Ante el dolor y la rabia de agresiones que se suceden sin solución de continuidad desde los micromachismos hasta el feminicidio resulta del todo insuficiente la enumeración de los propósitos y las acciones generales de política pública orientados a abatir la inseguridad y, específicamente, a garantizar los derechos de las mujeres, empezando por el derecho a una vida sin violencia.

En este punto, la 4T se enfrenta a tres desafíos: por un lado, si bien el gobier-no de Andrés Manuel López Obrador ha sido congruente en palabras y en actos en su determinación de avanzar a la consecu-ción de una igualdad sustantiva, no ha logrado incorporar a su discurso una perspectiva de género; por el otro, en el ámbito de la seguridad, las políticas de combate a la corrupción, generación de bienestar, apego a los derechos humanos y las nuevas concepciones de prevención y combate a la delincuencia no han arrojado resultados inmediatos y palpables en una reducción general de los índices delictivos; en tercer lugar debe mencionarse la parálisis inducida en Morena, que una vez más ha sido incapaz de funcionar como puente entre el gobierno y los movimientos sociales. Esta injustificable ausencia, doblemente irritante si se considera el enorme trabajo realizado en años pasados por numerosas instancias del partido en materia de derechos de género, hizo posible, por inconcebible que parezca, un inmediato aprovechamiento de la causa por partidos y grupos de la derecha conservadora.

El primer desafío es el menos complicado. En el mandatario y su equipo, así como en la mayor parte de las bancadas legislativas de Morena, existe la determinación de hacer frente a todas las expresiones de machismo y de pugnar por la consecución de los derechos de género. El segundo es más difícil porque no se puede remontar en uno o dos años una descomposición moral, económica y social inducida durante cuatro décadas. De ello dan cuenta, por ejemplo, los entornos socioeconómicos en los que ocurrieron el asesinato de la niña Fátima Cecilia, en Xochimilco, y la muerte de la bebé Karol Nahomi, quien al parecer falleció por descuido en Saltillo, Coahuila, o el atroz feminicidio de Ingrid Escamilla, perpetrado unos días antes por su pareja en la alcaldía Gustavo A. Madero. El tercero pasa inevitablemente por la superación del conflicto en Morena y por la normalización de la vida partidista.

La violencia que sufren las mujeres en todos los entornos y en casi todas las circunstancias no necesitaba de esos casos particulares como detonantes de protestas radicales. Ya desde agosto del año pasado éstas tuvieron lugar en el Metro Insurgentes, la sede de la procuraduría capitalina y otros sitios. La novedad de las manifestaciones frente a Palacio Nacional de días recientes es que se buscó capitalizarlas como una muestra contundente de ingobernabilidad y hasta como el Ayotzinapa de López Obrador, según caracteriza-ción de uno de los golpeadores profesionales de los medios oligárquicos.

Sería cómico, si no fuera grotesco, que Acción Nacional se presente ahora como feminista y que para probarlo proponga castigar los feminicidios con pena de muerte.

Resulta impostergable restablecer la articulación entre los movimientos de las mujeres y la transformación nacional en curso y aceptar una verdad ineludible: la Cuarta Transformación será feminista o no será.

Comparte este contenido:

«La vida es lucha», el libro de las huelguistas de las residencias de Bizkaia. Cynthia Luz Burgueño

Redacción: Rebelión

“La vida es lucha, si no luchas no consigues nada”, dice una joven trabajadora que ha estado más de un año de su vida en la huelga de residencias de personas ancianas de Bizkaia. Una reseña del libro que relata la larga huelga que ha puesto en el centro la respuesta de las mujeres a la precariedad y a la crisis de los cuidados.

Las trabajadoras de las residencias para personas mayores de Bizkaia están haciendo historia. Y como la historia tiene que quedar registrada con sus fuentes orales, escritas y fotográficas, se ha publicado este libro tan merecido para ellas, en euskera y en castellano con el título “No eran trabajadoras solo mujeres. Testimonios de las huelguistas de las residencias de Bizkaia” (Ed.Manu Roblez-Arangiz Institutua) escrito por Onintza Irureta Azkune con un prólogo de Irantzu Varela Urrestizala. También en catalán por la editorial Tigre de Paper, con el título “El verd és el nou lila», traducido por Oriol Valls.

Se trata de un libro que da cuenta de una de las huelgas más largas de la década en el País Vasco en el año 2016, -junto a la emblemática huelga de Panrico en Catalunya (2013-2014)-, con 378 días de jornadas en los que, asumiendo el riesgo de que el cansancio desgastara sus fuerzas, contrariamente las ha fortalecido dando a conocer en todo el Estado una realidad que no sólo ocurre en Bizkaia: la de los trabajos de cuidados, altamente feminizados, vergonzosamente pagados y precarizados y atravesados por casos de abuso y maltrato patronal. La realidad también de uno de los nichos más mercantilizados del capitalismo que son las residencias para personas mayores y dependientes, cada vez más privatizados y precarios en cuanto a la calidad del servicio.

Esta misma realidad está integrada en las reivindicaciones de las trabajadoras, en sus camisetas verdes, en sus batallas de género en la lucha de clases, de las mujeres, de las trabajadoras que se organizaron hartas de sus condiciones de trabajo y salarios bajos. Hartas de que los trabajos de cuidados altamente feminizados -perpetuados por la duradera e histórica división sexual del trabajo- se infravaloren para justificar la explotación y bajas condiciones laborales. Como explica la introducción del libro, “Nos hicieron saber que la suya no era una lucha exclusivamente laboral, sino que también era una lucha feminista. Denunciaron que estaba en juego la dignidad del trabajo de cuidados y que ellas estaban pagando las consecuencias de la apuesta privatizadora de las instituciones públicas”, por lo que no dudaron en incomodar a la patronal pero también a la Diputación Foral de Bizkaia.

Antes de comenzar con los relatos vivos, el libro comienza dedicando ocho capítulos breves a los precedentes de una huelga “que no surge de la nada”, sino que sienta sus bases en previas experiencias durante la década de los ochenta. En estos capítulos con títulos muy creativos y anécdotas ilustrativas, el libro se propone también explicar el rol del sindicato ELA -el de mayor representación sindical en el sector- en los procesos de huelgas y lucha sindical, dando a conocer importantes triunfos. Desde la pelea por un convenio propio para las residencias de Bizkaia que no se firmaría hasta el año 2003, cuando “trataban a las trabajadoras de una manera totalmente indigna, prácticamente como esclavas”. Y cuando la mayoría de las trabajadoras eran mujeres y negociaban los hombres, ELA se propuso invertir esa pirámide patriarcal de representación sindical y darle peso a las mujeres en la delegación de las negociaciones. Se avanzó además en mayor coordinación entre los centros de Bizkaia.

Ese convenio se firmó tras la primera huelga que arrancó en la residencia de Kirikiño, votada en “Una asamblea de cinco minutos”, tal como lo titula el capítulo en el que la narra, e implicó avances importantes en sus condiciones laborales. Era una época dura para realizar huelgas, las trabajadoras eran consideradas “criminales”, eran insultadas y acusadas de abandonar a las personas ancianas, cuestión que las patronales instrumentalizaban. También fueron duramente criticadas por los familiares de los ancianos. Hasta que éstos se empezaron a organizar y a crear lazos con las trabajadoras, siendo conscientes de que la precariedad y sobre explotación hacia ellas repercutía en la atención a las personas ancianas. Un ejemplo de ello es que sólo contaban con ocho minutos para despertarlas, asearlas, vestirlas y levantarlas por la mañana.

Después de un relato breve e interesante a la vez sobre los precedentes de la huelga de 378 días, el libro nos ilustra con imágenes de periódicos, fotos y carteles que recorren los hitos más importantes en las luchas por los convenios. La última parte del libro está enfocada en las voces de ocho trabajadoras que nos relatan sus experiencias. Una mezcla de mujeres de diferentes edades, generaciones, muchas con experiencia sindical o en el movimiento feminista, otras no.

Además de reflejar las vergonzosas condiciones laborales de las trabajadoras, saca a la luz lo duro y difícil que es su trabajo: “Nosotras somos sus manos, sus piernas, les hacemos todo, y también los escuchamos”, explican dos de las más jóvenes voces del libro, las de Lara y Verónica. Por eso su lucha se resume en: “Un descanso digno para las gerocultoras, una vida digna para los residentes”. Otra crítica importante que se relata en los testimonios de las trabajadoras, es el rol del poder político y sus representantes como el diputado general de Bizkaia o la diputada de Bienestar Social, que se desligaban de su responsabilidad y mandaban a las trabajadoras a negociar con la patronal, cuando los centros son públicos.

Los ataques de la patronal, la implementación de las Reformas Laborales, las luchas por mejoras en los convenios, entre otras cuestiones, han mantenido durante años a las trabajadoras de las residencias de Bizkaia organizadas y luchando. Hasta la prolongada huelga del año 2016 de 378 jornadas. “Tú has hecho oposiciones, ¿o qué? ¿Te piensas que estás en el sistema público? ¡Ni en vuestros mejores sueños! ¿Pero vosotras quién os habéis creídos que sois?”. Así respondía la patronal cuando las trabajadoras, en su lucha por el quinto convenio, reclamaban salario mínimo de 1.200 euros, sueldo íntegro durante las bajas, incremento del plus de los domingos.

Reclamaban un salario que les permitiera ser económicamente independientes y dejar de ser las que llevan el supuesto ’salario complementario de sus maridos’ de 600 euros que cobraban cuando no tenían convenio, tal como muchas veces les decían sus jefes entre gritos y maltratos. El significado es profundo, como explica el libro, “Nos encontramos ante un sector feminizado, ligado al trabajo de cuidados llevado a cabo por mujeres, considerado como una especie de prolongación del trabajo que las mujeres siempre han realizado en sus hogares”.

Los testimonios de las mujeres demuestran con rigurosidad el propósito del libro: dar cuenta de la relación entre una lucha laboral y la “conciencia feminista”, siendo un colectivo de 4.500 mujeres de un sector de 5.000 trabajadoras y trabajadores. Desde el comienzo de la crisis, la extensión de múltiples luchas de la clase trabajadora con las mujeres al frente, han dotado al movimiento feminista de reivindicaciones sociales, políticas y laborales, de combatividad y de reinvindicaciones más integrales como: contra la explotación, la precariedad o el maltrato patronal, insultos machistas, el acoso patronal y el abuso sexual en los centros de trabajo. El 8 de marzo todos estos agravios contra las mujeres se transformaron en pancartas de reivindicaciones que antes no tenían viabilidad en el movimiento feminista de las décadas del noventa.

No obstante, aún para sectores del feminismo institucionalizado, esta realidad ha tardado tiempo en ser reconocida. Y así se desliza la crítica en los relatos de las mujeres, de que el movimiento feminista llegó tarde a apoyarlas y, en especial, el feminismo institucional como el Instituto vasco de la mujer, Emakunde, que, como relata Kontxi, “tampoco se puso en contacto con nosotras, fuimos nosotras las que tuvimos que llamar a su puerta”. Si las trabajadoras muestran un feminismo contrapuesto al feminismo liberal como el de Ana Botín, también han cuestionado al feminismo institucionalizado, muchas veces alejado de la realidad de la mayoría de las mujeres, las trabajadoras, las migrantes y racializadas y jóvenes precarias.

En un reciente libro de la que soy coautora, “Patriarcado y Capitalismo. Feminismo, clase y diversidad” [1] , explicamos cómo, en la actualidad, ya no se puede ocultar la importancia de las tareas de cuidados y su traslación- prolongación de las tareas del hogar al trabajo asalariado, muy precario y cruzado por todo tipo de brechas. Como tampoco se puede seguir ocultando que, dentro de la clase trabajadora asalariada, el 48% somos mujeres y que, como relatan las trabajadoras de las residencias, ya no ocupamos un rol subsidiario en el mercado laboral. El sistema capitalista patriarcal oculta las tareas de cuidados y domésticas ubicándolas en una esfera exclusivamente privada. Y divide el trabajo asalariado del no asalariado, como si las tareas de reproducción del capital (trabajo no remunerado) fueran parte de un sistema aislado.

Las huelgas de las trabajadoras de las residencias de más de 378 días han sido el antecedente de las dos huelgas generales feministas el 8M. Las huelgas generales que han parado los centros de trabajo junto al conjunto de la clase trabajadora por las reivindicaciones más sentidas de las mujeres, ayudaron a superar esa falsa división entre el trabajo doméstico, las tareas de cuidados tan invisibilizadas por las patronales y las burocracias sindicales, y el trabajo asalariado cada vez más femenino y diverso, contra la violencia machista y los feminicidios.

Una generación de trabajadoras han decidido dejar de llorar a la “jaula donde se echa la ropa sucia” y muchas de ellas han transformado su vida. Como relata Marisol, “Me he convertido en una persona sin miedo, que está orgullosa de lo que ha hecho y que si hubiera otra huelga la volvería a hacer”. Y, ¡cuidado!, el 2020 promete más huelgas por la mejora del próximo convenio. Tal vez este libro tendrá un segundo y así lo deja caer en el último capítulo a modo de conclusión, “Vidas que se transforman”.

Fuente: https://www.rebelion.org/noticia.php?id=265454

Comparte este contenido:

Colombia: Asesinan a dos jóvenes estudiantes al interior de su vivienda

América del Sur/Colombia/09-02-2020/Autor(a) y Fuente: www.publimetro.co

El crimen ocurrió en la madrugada de este viernes. Asesinan a dos jóvenes estudiantes al interior de su vivienda.

Según los primeros reportes entregados, sobre las 2 de la madrugada, las dos jóvenes estudiantes fueron asesinadas dentro de la casa que habitan.

Primeras hipótesis del caso, argumentan que se trató de un homicidio en medio de una pelea de pareja, pues una de las mujeres estaba discutiendo con su esposo, cuando este sacó un cuchillo y la apuñaló. Seguidamente atacó a la otra mujer porque presenció la situación.

Las mujeres fueron encontradas dentro de una de las habitaciones, con varias heridas en su cuerpo.

Al parecer, el hombre se encontraba en alto estado de embriaguez en el momento en que cometió este aberrante acto. Aunque logró huir del lugar, el sujeto fue capturado por la Policía.

Reportan que las dos mujeres eran estudiantes de la Universidad Industrial de Santander.

Asesinan a dos jóvenes estudiantes al interior de su vivienda.

Fuente e Imagen: https://www.publimetro.co/co/noticias/2020/02/07/asesinan-dos-jovenes-estudiantes-vivienda.html

Comparte este contenido:

Venezuela: Mujeres alzaron su voz contra el femicidio y la violencia

América del Sur/Venezuela/26-01-2020/Autor(a) y Fuente: diariodelosandes.com

Bajo la consigna “ni una menos”, un grupo de mujeres se reunieron en la plaza Bolívar de Valera, en horas de la mañana del pasado 17 de enero, para alzar su voz en contra del femicidio y el maltrato contra la mujer, promoviendo una vida libre de estos delitos.

Las mujeres repartieron volantes a los ciudadanos para tomar conciencia e informar sobre estas violaciones, que pueden ser sancionadas con penas entre veinte y veinticinco años de prisión.

Defendiendo el artículo 14 numeral 20 de la reforma de la Ley Orgánica por el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, publicada el 25 de noviembre del 2014 en Gaceta Oficial número 40.548, que establece el femicidio como “la forma extrema de violencia de género, causada por odio o desprecio a su condición de mujer, que degenera en su muerte producidas tanto el ámbito público como privado”.

Cifras

A comienzos de noviembre del año pasado, se registraban 335 casos de femicidio, esto según los medios Cotejo.info y Medianálisis. Para el momento del informe, Zulia y el área Metropolitana de Caracas lideraban como las entidades en las que más muertes de este tipo ocurrían, con 59 y 53 respectivamente.

La legislación establece además que existen 21 tipos de violencia, y prevé que quien fuere sancionado por este delito, no tendrá derecho a gozar de los beneficios procesales de ley ni a la aplicación de medidas alternativas de cumplimiento con la pena.

A pesar de los grandes avances en igualdad de género a nivel mundial, en Venezuela, las mujeres siguen siendo un blanco para los abusos, violencia, robo y muertes. Pero estas mujeres demostraron valentía, siguen en pie de lucha para revertir la situación y disminuir estas alarmantes cifras. /José Leonel Pineda ECS

Fuente e Imagen: https://diariodelosandes.com/site/mujeres-alzaron-su-voz-contra-el-femicidio-y-la-violencia/

Comparte este contenido:
Page 3 of 8
1 2 3 4 5 8