Page 2 of 4
1 2 3 4

Coronavirus y odio

Por: La Jornada

 El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, denunció ayer que la pandemia del coronavirus (SARS-CoV-2) ha desatado una oleada de odio y xenofobia en la cual los extranjeros, y en particular los migrantes, son estigmatizados como fuente de contagio; mientras que a las personas de la tercera edad se les caracteriza como prescindibles, y profesionales de la salud, defensores de derechos humanos y periodistas son atacados por ejercer su trabajo. Ante este panorama, el dirigente de Naciones Unidas hizo un llamado a fortalecer la inmunidad de nuestras sociedades contra el virus del odio mediante esfuerzos concertados para erradicar el discurso que incita a estas prácticas.

Cabe recordar que ya en marzo pasado el organismo internacional había advertido acerca de la explotación de los temores que causa la pandemia por parte de grupos y políticos para incitar a la xenofobia y la exclusión. En abril, el propio Guterres llamó la atención sobre el hecho de que la crisis sanitaria se está convirtiendo con rapidez en una crisis de derechos humanos, en la medida en que diversos sectores políticos y sociales responden a la propagación del coronavirus con crecientes etnonacionalismo, populismo y autoritarismo, así como con una reacción contra las garantías individuales.

En México, esta oleada de odio se ha manifestado, entre otras modalidades, en la forma especialmente vil de los ataques contra los profesionales de la salud. Como ya se ha reiterado en este espacio, las expresiones de violencia verbal e incluso física contra médicos, enfermeras y otros integrantes de los servicios sanitarios deben condenarse en términos enérgicos por cuanto se dirigen contra personas que no sólo merecen el mismo respeto a su integridad que el resto de los individuos, sino que son acreedores de la gratitud pública por exponer sus vidas en la lucha para salvar las de sus prójimos. Asimismo, la sociedady las autoridades mexicanas deben atender la situación de vulnerabilidad en que se encuentran los millones de paisanos que residen en Estados Unidos sin contar con la documentación necesaria, pues la pandemia no ha he-cho sino agravar el trato xenófobo que padecen desde siempre, y en especial desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.

Por último, cabe hacerse eco del exhorto de la ONU para que los medios de comunicación y las empresas de redes sociales hagan mucho más por señalar y, de conformidad con el derecho internacional de los derechos humanos, eliminar los contenidos racistas, misóginos y otros contenidos perjudiciales, pues la erradicación del discurso de odio y la instalación de un clima de solidaridad requieren de una postura responsable por parte de quienes tienen en sus manos la calidad de la información recibida por la opinión pública.

Fuente: https://www.jornada.com.mx/2020/05/09/opinion/002a1edi

Imagen:  https://pixabay.com/

Comparte este contenido:

Communities can combat racism, hate and extremism with education

Communities can combat racism, hate and extremism with education

Late one afternoon this past summer, after leaving my Winnipeg office, I came across a poster that read: “When the house of cards comes crashing down, we’ll be ready. Will you join us?” In the background of this poster, the bridge that connects St. Boniface at the Forks was visible, while in the foreground, a masked soldier stood ominously with an assault rifle.

I thought that the poster might be from a theatre company for the Fringe Festival, and in the age of terror, I thought this production to be a novel one.

Unbeknownst to me, it was a recruitment poster for The Base, a U.S.-based neo-Nazi group. Within days, the Winnipeg Free Press had published an investigative piece that highlighted a chilling interview with a local Winnipeg member. The piece also said research shows “the presence of far-right extremists and members of hate groups in the ranks of the Canadian Armed Forces is a problem.”

Through both my own research in peace and conflict studies, and in my experiences listening to Winnipeg educators in a forum last winter, I believe that to confront and combat extremism, Manitoba needs new ways of engaging with young people that are sensitive to Manitoba’s social-political context.

We need to create opportunities where young people can share and critically reflect on their experiences with teachers and caring adults in schools and in their communities at large.

Such efforts might be built upon Brazilian educator Paulo Freire’s Education: the Practice of Freedom, in which he wrote: “To be human is to engage in relationships with others.” The role of human beings is not simply to be in the world but to engage with the world.

Young people targeted by extremists

As a researcher, I am curious to identify the social factors that cause extremism, which often leads to violence. Over the past decade, I have explored factors shaping extremism and how various social groups compete and collaborate to transform extremism and hate.

In my PhD research, I analyzed qualitative data gained from interviews with 49 community leaders in Winnipeg. These leaders identified inter-group animosity, as related to racism and inequality, as top social conflict issues in the city.

The causes of extremism globally reveals a trend: young people in schools and universities are often targeted by extremist recruiters who deploy a narrative of hate to motivate them.

Manitoba context

The poster and the subsequent news analysis about The Base recruiting in Winnipeg reinforced the reality that Manitoba is not an exemplary model of multiculturalism but a place that must seriously grapple with racism.

The Base’s call to take up arms comes on the heels of a number of disturbing and grim events in Winnipeg.

Last winter, three years after people gathered for a vigil at The Forks for teenager Tina Fontaine, many were outraged when the man accused of killing her was aquitted. Many highlighted how the trial revealed both racism in Canadian courts and deep failures of other institutions.

Last year, signs stating “It’s okay to be white” popped up at a number of educational institutions.

A whole Winnipeg school division closed due to online threats, a scenario eerily echoed recently during a school lockdown in Vita, Man., about 100 kilometres southeast of Winnipeg.

In 2016, the province saw high-profile terror activities in Aaron Driver’s allegiance to ISIS and his eventual demise. Driver was killed in Strathroy, Ont., in an RCMP altercation after he detonated a device in a taxi, but had lived in Winnipeg.

Dialogue with educators

I reached out to educators to hear about their experiences dealing with extremism in their classrooms. In a facilitated dialogue last February, I spoke with 12 educators from the Lord Selkirk and Louis Riel school divisions, and the University of Winnipeg Faculty of Education. Three things stood out from this dialogue.

Participants agreed that racism and anti-immigrant extremism were on the rise and manifesting in different forms, and said they were often uncomfortable addressing the matter in classrooms.

For example, a student wore a T-shirt with the “It’s okay to be white” slogan for couple of days until one educator intervened. Another educator shared her experience of interacting with Driver in an adult education class. Educators are left to themselves to deal with such situations.

Second, while the existing curriculum contains subjects like global issues and citizenship, it is seldom possible to discuss domestic hot-button matters such as race, religion and sex in the classroom because the educators aren’t obligated to do so and some of them are not comfortable discussing such topics in class.

Third, educators explained that multi-stakeholder support is needed to intervene comprehensively to counter extremism, because young people only spend part of the day in classrooms.

New approaches

The Manitoba social studies curriculum explains the concept of citizenship as “knowledgeable and engaged citizens” and is therefore an essential subject for kindergarten to Grade 12 students in age-appropriate ways.

There is also a strong focus on human rights, equality and responsibilities of citizens, as well as on anti-bias and anti-racism approaches and Aboriginal perspectives throughout the social studies curriculum. But racism is not covered as a subject or as content exclusively.

For example, Grade 11 Canadian history aims to teach students how to critically reflect on discrimination in a Canadian context. It emphasizes knowledge of the numbered treaties, the Indian Act and residential schools. It discusses content about “restrictions to Asian immigration,” the Chinese head tax and the impact of the American Civil War on Black immigration to Canada as well as Black loyalists — and how Canada admitted only a small number of refugee Jews between 1933 to 1939. But it doesn’t ensure comprehensive coverage of particular forms of racism in Canada.

The province’s Kindergarten to Grade 12 Aboriginal Languages and Cultures Manitoba Curriculum Framework of Outcomes discusses teaching Indigenous language learning alongside teaching about residential schools in grades 9-12 and treaties in grades 5-8. But teaching Indigenous languages isn’t mandatory, and is only done in some school contexts. The document encourages that “specific learning outcomes can … be integrated with other subject areas by other educators, Aboriginal and non-Aboriginal” but the extent to which that may happen is unclear.

In Grade 6, social studies learning outcomes include the reserve system and its impacts, treaties and Aboriginal rights in Canada from 1867 to the present.

Schools can’t do it alone

Our educators are uniquely positioned to prepare young people as they transition from school to university. But let’s understand that they can’t do it alone.

My search continues to explore ways to convince educators and broader communities to understand that as a society we are facing demands for new ways of forming relationships with young people, and new ways of teaching.

One idea is to bring the discussion on extremism and radicalization into classrooms — this is something I have started doing from time to time in partnership with teachers.

Communities are on the front line of activism and provide legitimate responses to conceptual dilemmas that often dog young people. A renewed relationship with teachers, adults and community leaders at large is needed based on trust and confidence.

Fuente de la Información: http://theconversation.com/communities-can-combat-racism-hate-and-extremism-with-education-125124

Comparte este contenido:

Autonomía no es soberanía: de la Universidad Colonial a una Universidad Revolucionaria

Por: Ángel Tortolero Leal*

Las viejas universidades venezolanas, ULA, LUZ, UCV, UC y algunas otras, cuyas autoridades están impregnadas de un heredado sectarismo colonial que les atrapa en la preservación de valores ajenos a la democracia participativa, protagónica y bolivariana; insisten en posicionar como verdad incuestionable, una deformada teoría de la autonomía como sinónimo de soberanía que se expresa en la prepotencia supremacista de las y los escogidos por la providencia para gobernarla.

En esos espacios, por lo general, la academia es vista y sentida como endemia, y las «autoridades» que la conducen, imponen toda su carga de odio a lo colectivo, popular, revolucionario y universal, a través de lineamiento, ordenes, directrices. In consultas medidas, domesticadoras de la conciencia y demás dogmáticas posturas, que rayan en el ridículo de pretender posicionar como ciertas, válidas y de perfecta normalidad, conductas psicóticas de rectores advenidos semidioses, omnipresentes, omniscientes, imbatible e incuestionables en su accionar.

En conjunto o por separado, tales individuos dicen ser democráticos, pero no quieren elecciones, también aseguran luchar por la igualdad, pero jamás se ligarían con compañero obrero o empleado, expresan como ideario la libertad de pensamiento, pero quienes osen contradecirlos, son exterminado por las fuerzas del poder que le consagra y por quienes les sirven de cancerberos de sus infiernos.

Ahora bien, el tema no es solo un relato discursivo; un formato colonial o la expresión correspondiente a la división de clase que les es inherente a los convencimientos hegemónicos de esas autoridades abyectas, sino el desconocimiento del debate sustantivo DESDE el pueblo que EN dichas instituciones hacen vida activa y participativa.

En ese sentido, en los predios de muchas universidades públicas, pululan enconados ultra derechista, autoritarios, reformistas y seudo revolucionarios, que se alimentan de las lisonjas y halagos de sus catervas de interesados y circunstanciales sirviente, para obviar, la crítica y el trabajo que implica la construcción del hombre nuevo.

Por eso, en enero de este año que pronto terminará, vimos como las «académicas autoridades de las universidades antes nombradas» apoyaban a Juan Guido como presidente interino y ante el vacío que eso implicó, ahora retan al Estado Bolivariano y a sus instituciones, declarándose en desobediencia ante cualquier decisión de justicia que afecte su estatus «Autonómico» mal digerido.

Ahora bien, que en esas universidades dirigidas por la reconocida derecha fascista, actúen en función de sus intereses supremacistas, no nos extraña; pero que en algunas universidades revolucionarias, se emule tan detestable conducta, no es admisible.

No voy a nombrar por ahora a ninguna universidad en particular, pero seguro estoy que en que entendió, entendió y podrá detectar rápidamente de quien o quienes se trata.

Como universitario y revolucionario, tengo el deber de advertir, sin más pretensión que coadyuvar en la corrección del rumbo y el debate necesario, que los lisonjeros de oficio, adversarios de la revolución, siempre celebran los errores de aquellos, que envestidos de autoridad por mandato de Estado, imitan las costumbres ególatras de quienes deben combatir.

Cuidado, la Universidad Revolucionaria es Debate y Acción, No domesticación, tradición y propiedad individual de nadie. La Universidad de la «V República», debe ser el espacio para la praxis social revolucionaria, colectiva y protagónica de todos sus miembros.

Esa es su verdadera fortaleza y de allí emana su única conducción. Siempre colectiva, comunitaria y en corresponsabilidad indisoluble con el todo.

*El autor escribe para el portal de los y las maestras Otras Voces en Educación

Imagen: caim72 en Pixabay

Comparte este contenido:

Gobierno y prensa invisibilizan crímenes de odio en El Salvador

América Central/EL Salvador/24-11-2019/Autor(a): Charly Morales Valido/Fuente: www.prensa-latina.cu

Por: Charly Morales Valido

Los crímenes de odio contra la comunidad LGTBI (lesbianas, gays, tras, bi e intersexuales) son invisivilizados por el gobierno y los medios en El Salvador, donde recién fue asesinada con lujo de barbarie otra mujer ‘trans’.

El cuerpo de Victoria, cuyo nombre legal era Manuel Pineda, amaneció sin vida y con señales de tortura y vejación en plena calle, en lo que califica como un crimen de odio por su identidad de género.

Ni la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, ni la Fiscalía General de la República ni el presidente Nayib Bukele se han pronunciado aún sobre este asesinato, perpetrado en un poblado de Ahuachapán (occidente).

La ministra de Cultura, Suecy Callejas, aludió al crimen al condenar en Twitter ‘la violencia social, en especial aquella que ataca a las poblaciones más vulnerables’, mensaje criticado por vago y generalizador.

‘Querida Sue, empecemos por señalar las cosas por su nombre: son crímenes de odio contra la población LGBTI. La situación amerita contundencia en el discurso y en las acciones’, replicó el activista Erick Ortiz.

Manuel Escalante, abogado y asesor del Instituto de Derechos Humanos de la Universidad Centroamericana (Idhuca), llamó a identificar y visibilizar a las víctimas, porque cada población demanda distintas formas de protección.

A las personas LGBTI les toca vivir en una sociedad que las odia y un Estado que no las protege y se hace llamar un país seguro, denunció Bianka Rodríguez, presidenta de la Asociación Comcavis Trans de El Salvador.

En 2015 fue impulsada una reforma en los artículos 129 y 155 del Código Penal para agravar las penas de cárcel a quienes cometan delitos motivadas por odio o intolerancia a la expresión de género u orientación sexual.

Sin embargo, las agresiones contra la comunidad LGBTI ni siquiera son investigadas a cabalidad, caen bajo la etiqueta de crimen ‘pasional’ y no ‘de odio’.

William Hernández, director de la Asociación Entre Amigos, afirmó a Prensa Latina que los trans son más vulnerables, pues su identidad no es reconocida.

El cierre por orden de Bukele de la Secretaría de Inclusión Social, que atendía a sectores vulnerables de la sociedad, dejó a la comunidad LGTBI sin un interlocutor activo dentro del Estado.

Según la Federación Salvadoreña de personas LGTBI, de 2017 a la fecha se registraron al menos 20 asesinatos de mujeres ‘trans’ de entre 16 y 32 años de edad.

Fuente e Imagen: https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=321791&SEO=gobierno-y-prensa-invisibilizan-crimenes-de-odio-en-el-salvador
Comparte este contenido:

Bolivia: Evo Morales: Quieren acallar la prensa para perpetrar el golpe

América del Sur/Bolivia/10-11-2019/Autor(a) y Fuente: www.telesurtv.net

el jefe de Estado denunció la benevolencia de exdefensores del Pueblo con grupos violentos que azuzan el racismo y el odio en la Nación.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, condenó este sábado los ataques perpetrados de grupos ultraderechistas contra la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (Csutcb).

«En mi condición de afiliado a la CSUTCB, organización matriz del movimiento indígena originario campesino del Pacto de Unidad, denuncio el ataque cobarde y salvaje a la radio de esa confederación. Al estilo de las dictaduras militares, los golpistas atacan sedes sindicales», indicó el jefe de Estado.

Asimismo, denunció la benevolencia de exdefensores del Pueblo con grupos violentos que azuzan el racismo y el odio en la Nación, «en vez de proteger los DDHH conculcan la libertad de expresión y se unen a golpistas racistas para atentar contra medios estatales como hacían las dictaduras militares. Quieren acallar la prensa para perpetrar el golpe», agregó.

Evo Morales Ayma

@evoespueblo

Los medios estatales BTV y RPN han sido intervenidos por grupos organizados que después de amenazar y amedrentar a los periodistas los obligaron a abandonar sus fuentes de trabajo. Dicen defender la democracia, pero actúan como en dictadura.

Evo Morales Ayma

@evoespueblo

En mi condición de afiliado a la CSUTCB, organización matriz del movimiento indígena originario campesino del Pacto de Unidad, denuncio el ataque cobarde y salvaje a la radio de esa confederación. Al estilo de las dictaduras militares, los golpistas atacan sedes sindicales.

3.245 personas están hablando de esto
El jefe de Estado denunció que la toma de medios de comunicación por parte de sectores violentos, tiene como propósito invisibilizar el golpe de Estado que está en marcha, «dicen defender la democracia, pero actúan como en dictadura», añadió.

Aunque el presidente Morales invitó a todos los sectores políticos a dirimir las diferencia a través del Diálogo, dirigentes opositores como Luis Camacho y Carlos Mesa, rechazaron la convocatoria e insisten en romper el hilo constitucional promoviendo un golpe de Estado.

Fuente e Imagen: https://www.telesurtv.net/news/bolivia-evo-morales-quieren-acallar-prensa-perpetrar-golpe-20191109-0028.html

Comparte este contenido:

El odio y la intolerancia en aumento en Canadá

Redacción: Rcinet/28-11-2018

El antisemitismo, el odio y la intolerancia no son exclusivos de los Estados Unidos, dice en una carta abierta la Presidenta de la Comisión Canadiense de Derechos Humanos, Marie-Claude Landry, luego del incidente del tiroteo ocurrido el sábado en una sinagoga de Pittsburgh. Una afirmación confirmada por Estadísticas Canadá.

Este sábado pasado Robert Bowers, un estadounidense de 46 años, entró en la sinagoga ‘The Tree of Life’, gritó “¡Todos los judíos deben morir!”, y abrió fuego contra las personas que se encontraban en el templo celebrando diversos actos religiosos. Bowers, que tiene un amplio historial de comentarios antijudíos y anti inmigrantes en redes sociales, ha asesinado al menos a 11 de los asistentes.  Entre ellos, una canadiense originaria de la ciudad de Toronto.

Joyce Fienberg, una canadiense que vivía en Estados Unidos, fue una de las 11 personas que murieron en la Sinagoga del Árbol de la Vida después de que un hombre armado abrió fuego durante los servicios religiosos el sábado. (Suministrada)

Estas personas y  grupos que diseminan odio han experimentado un fuerte auge desde la entrada de Donald Trump en política y, muy especialmente, a partir de su triunfo en las elecciones de hace dos años.

Canadá no tiene un Trump a la cabeza del país. Sin embargo, expertos dicen que hay que permanecer atentos.

“Algunos podrían tratar de minimizar estos actos provenientes de un puñado de personas equivocadas que no deberían tomarse en serio. […] Pero vemos cada vez más odio e intolerancia expresados ​​hacia personas simplemente por lo que son. […] Necesitamos ver de cerca cómo se propaga y pedir cuentas a quienes los propagan “, escribe Marie-Claude Landry en The Globe and Mail.

Quien era la canadiense Joyce Feinberg
El domingo, el Centro de Investigación y Desarrollo de Aprendizaje (LRDC, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Pittsburgh dijo en su página de Facebook que Fienberg era una ex miembro de la entidad educativa y que estaban “consternados y entristecidos” por el ataque. LRDC dijo que Fienberg era un especialista en investigación en el centro, que analizaba el aprendizaje en aulas y museos, desde 1983 hasta su jubilación en 2008. Trabajó en varios proyectos, incluyendo el estudio de las prácticas de maestros altamente efectivos.

Los delitos de odio en aumento

De hecho, según Estadísticas Canadá, los delitos de odio están aumentando en Canadá. De los 1167 incidentes de delitos de odio denunciados por la policía en todo el país en 2013, se pasó a 1409 en 2016, un aumento del 21%.

Los delitos motivados por el odio a una religión o grupo religioso aumentaron dramáticamente en cuatro años, de 326 a 460, un aumento del 41%.

En 2016, el judaísmo fue la religión más atacada por estos crímenes, que ascendió a 221, un 22% más que en 2013. Sin embargo, son los crímenes contra los musulmanes los que ven el mayor aumento en cuatro años. Estos pasaron de 65 a 139, un aumento del 114%.

Los delitos motivados por el odio de origen racial o étnico fueron los más numerosos en 2016, representando el 48% de los delitos de odio denunciados por la policía.

La importancia de los medios

En el Centro para la prevención de la radicalización que conduce a la violencia, cuya misión es recopilar informes de testigos de mensajes de odio, el director, Herman Deparice-Okomba, enfatiza que “la cantidad y el tipo de informes están relacionados siempre con las noticias”.

“Notamos que tan pronto como sucede algo a nivel nacional o internacional, la gente nos llama”, dice.

Por ejemplo, Deparice-Okomba menciona que el número de mensajes misóginos ha aumentado en lo más fuerte del movimiento #MeToo. Y los mensajes en contra de la inmigración aumentaron con la llegada masiva de solicitantes de asilo ilegales a la frontera en 2017.

Algunos de estos casos son llevados a la policía.

Fuente: http://www.rcinet.ca/es/2018/10/30/el-odio-y-la-intolerancia-en-aumento-en-canada/

Comparte este contenido:

Siria: Sistema Educativo De Assad Consiste En Odiar A Israel E Ignorar El Holocausto

Redacción: Daniel Salami/Israel Noticias

Los libros de texto sirios acusan repetidamente a Israel de robar tierras con el fin de “fabricar la historia árabe-sirio”, y no hacen ninguna mención de Hezbolá o el Holocausto, según un nuevo estudio que proporciona información acerca de planes de estudios en Siria a raíz de la civil siria guerra.

Los estudiantes sirios están expuestos a contenidos antisemitas que fomentan la Jihad y los actos de terrorismo.

El estudio fue escrito por el Dr. Eldad Pardo y Maya Yaakobi del Instituto para el Monitoreo de la Paz y la Tolerancia Cultural en la Educación Escolar (IMPACT-SE).

Desde 1998, la organización ha explorado y analizado libros de texto oficiales de todo el mundo para determinar su cumplimiento de los estándares educativos internacionales de paz y tolerancia.

En el informe, los autores analizan los libros de texto oficiales sirios para los grados 11 y 12 utilizados en el año académico 2017-2018, en áreas controladas por el régimen del presidente Bashar Assad.

Una de las acusaciones más graves contra Israel, que se repite varias veces en varios libros de texto, es que “fuerza la identidad sionista en la población del Golán“, haciendo cumplir la lengua hebrea sobre los residentes árabes sirios y la judaización.

Israel es constantemente referido como una “entidad sionista”, su territorio se llama “Palestina” u “Palestina ocupada” y toda el área geográfica se presenta como “la tierra natal de los árabes”.

Además, “los sionistas” están acusados ​​de destruir el entorno natural del Golán y explotar el potencial económico y turístico de la región, así como de prevenir la prosperidad económica de sus residentes. Los sionistas son acusados ​​además de planear reemplazar la educación siria con los “planes de la entidad sionista y terrorista“, para mantener a los ciudadanos árabes sirios “en la oscuridad”.

Del mismo modo, en casi todos los estudios realizados por investigadores que investigan la incitación a los libros de texto palestinos , se han encontrado materiales que infringen las promesas de la Autoridad Palestina de detener la incitación a Israel en las escuelas.

Los autores del informe también estudiaron la cultura y el idioma rusos. En 2014, el estudio de la lengua rusa se hizo obligatoria en las escuelas sirias, dice el informe, mientras que el persa no se enseña.

 Ruso en los libros de texto de Siria

Los libros de texto presentan a Siria como pionera científica y tecnológica. Entre otras cosas, los editores de libros de texto enseñan sobre figuras rusas clave como Yuri Gagarin, el primer cosmonauta ruso. Irán, por otro lado, se menciona con cierto grado de hostilidad.

Según los editores del informe, esto puede indicar la intención de Siria de establecer relaciones a largo plazo con Rusia, mientras que Irán es considerado por el régimen como una fuente de asistencia temporal y local que cesa cuando ya no se necesita.

Sin mención de Hezbolá y el Holocausto

Los libros de texto sirios no mencionan el grupo terrorista Hezbolá, la guerra civil que ha estado sufriendo en el país durante los últimos siete años, ni los efectos de la guerra en la vida cotidiana de la población.

Siete años de intensas y sangrientas peleas han transformado por completo la realidad de Siria, y llevará muchos años rehabilitar al devastado país. Los enfrentamientos afectaron todos los aspectos de la vida en la región cuando cientos de miles de residentes sirios se convirtieron en refugiados. La economía, el sistema de transporte, el cuidado de la salud, el trabajo y la educación de Siria fueron destrozados por la lucha.

Como parte de los intentos del régimen de Assad de “hacer negocios como siempre”, el gobierno publicó información sobre el sistema educativo sirio a principios de julio. Según los datos publicados, 5.504 nuevos profesores se unieron a 11.329 docentes que fueron contratados en enero. Los maestros se integrarán en un gran número de escuelas en varios campos de estudio.

Además, la propaganda se utiliza con frecuencia para difundir falsedades sobre el gobierno a través del sistema educativo, con el objetivo de restaurar la confianza del pueblo sirio en el gobierno, para mostrar que la normalidad cotidiana está regresando lentamente, y para pintar una imagen engañosa de un gobierno. Pésimo funcionamiento del sistema educativo.

Libro de texto sirio
Libro de texto sirio

El mes pasado, el régimen sirio publicó casi a diario imágenes de refugiados que regresaban a sus hogares.

El nacionalismo sirio y árabe aparente en los libros de texto rechaza la hegemonía chiíta-iraní y lo ve como una amenaza. La cultura política jomeinista y el estilo de vida de Irán son rechazados por el plan de estudios sirio, con la excepción de un enemigo común: Israel y Occidente.

El CEO de IMPACT-SE, Marcus Sheff, comentó sobre el libro de texto: “Mientras los niños sirios son testigos de la guerra civil que los rodea, sus libros de texto no dan ninguna explicación para esta guerra. No hay esperanza de que Siria modere su tradicional hostilidad baathista hacia Israel, incluso después del final de esta terrible guerra civil “, dijo.

“La retórica permanece: Israel es un Estado terrorista y, por lo tanto, todos los medios son legítimos en la guerra, incluidos el terror y los ataques suicidas. De hecho, incluso cuando Siria está involucrada en la guerra, frente a los niños del país, la hostilidad hacia Israel permanece como principio central del plan de estudios sirio”.

El plan de estudios sirio asigna un lugar muy destacado para el nacionalismo, el patriotismo y la enseñanza de la lealtad al país y al régimen. Los libros de texto están plagados de mensajes nacionalistas, que retratan a Hafez al-Assad, el difunto padre del actual tirano sirio, como un héroe nacional cuyos pasos están siendo seguidos por su hijo Bashar con “coraje y valentía”.

La sección sobre el ejército, titulada “Sociedad”, describe al ejército como una parte integral de Siria. Uno de los autores del informe, el Dr. Eldad Pardo, afirma: “El presente plan de estudios sirio no se ocupa de la moral, la introspección o la educación para la paz, sino que tiene una visión del mundo radicalmente militarista y panárabe. La comunidad justifica la “resistencia” utilizando todos los “medios disponibles” para destruir al enemigo. Con respecto a la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto no se menciona en los libros de texto sirios ya que los judíos son “mentirosos” en quienes no se puede confiar”.

Fuente: https://israelnoticias.com/siria/plan-estudios-assad-consiste-odiar-israel-ignorar-holocausto/

Comparte este contenido:
Page 2 of 4
1 2 3 4