“Autopsia de la educación: Apagón pedagógico global”, según Yorg.

“Autopsia de la educación: Apagón pedagógico global”, según Yorg.

 

El educador social, José Yorg, acaba de emitir un crítico pronunciamiento que llama  “Autopsia de la educación: Apagón pedagógico global”, que  a su juicio, pone en cuestión “la destrucción global de la educación por impulso de los grandes consorcios monopólicos ligados a lo virtual”, así nos invita a conocer  algunos de los  argumentos sobre su apreciación.

Comienza por señalar que “nos dijeron hasta el cansancio que la tecnología, la cibernética y demás, modificaron para siempre el mundo y que el trabajo y la educación tal como conocíamos requerían nuevas capacidades, simplemente, mintieron, pues, tal como nos alerta el pedagogo francés Philippe Meirieu,  estas empresas que ofertan  nuevas “tecnologías de la educación” llevan la intención lucrativa al vender programas informáticos individuales, es decir, la educación como mercancía, lo que confronta con la concepción de que la educación es un derecho social, pero esencialmente es un proceso cooperativo”.

“En especial, Philippe Meirieu-entrevistado por Olivier Doubre- nos devela que estos consorcios montaron, a través de sus fuertes contactos con políticos, gobiernos y prensas, grandes globos de ficciones, alejadas de la realidad concreta, llegaron a afirmar que las clases, las escuelas, las universidades, serían  formas obsoletas de enseñanza, y que, por tanto, se debería sustituir por un sistema virtual”.

Señaló  Yorg que “Se llegaron a repartir cientos y cientos de Notebook, es cierto, pero en modo alguno se implementó capacitaciones a docentes y educandos en nuevos formatos de aprender y enseñar, se dejó a la deriva tales usos de esa importante herramienta, se desperdició un valioso tiempo, y cuyos resultados hoy están a la vista”.

Apagón pedagógico global (APG)

 Ilustró Yorg que “El Dr. Luis Bonilla Molina, pedagogo,  venezolano, nos comenta que “En la carta que el 9 de julio de 2015 doscientos treinta y seis educadores e investigadores educativos de todo el mundo le entregáramos a la señora Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, alertamos sobre la tendencia a generar un APG se expresa en:

(a) “La fragmentación de la pedagogía, en el impulso de modas temporales de algunos de sus componentes (didácticas, planeación, gerencialismo, evaluación, currículo, sistemas de evaluación escolar) que terminan generando una despedagogización de la educación y especialmente de la escolaridad”;

(b) “Una desvaloración institucional y social de la profesión docente que conlleva a impulsar la idea que cualquier titulado puede ejercer la docencia, rompiéndose la noción de profesionalidad en el sector y de carrera docente e, incluso cuestionando la existencia de normales y universidades que forman docentes”;

(c) “Un creciente discurso de desvaloración de la escuela, del centro educativo, con alternativas que golpean la noción de educación pública, como lo son la virtualización, la educación en casa o el concepto de espacios de aprendizajes como sustitutos permanentes de plantel y aula”;

(d) “La evaluación de aprendizajes en dos áreas cognitivas (pensamiento lógico matemático / lectura y escritura), una informativa (conocimiento sobre ciencias) y una instrumental (uso de tecnología) creando la noción que el resto de los aprendizajes son de segundo orden. Todo aquello que apunte al desarrollo integral del ser, individual y social, y la construcción de ciudadanía pasa a ser accesorio y prescindible. La estandarización de los criterios y valores de estas cuatro áreas de aprendizajes se presentan como equivalentes a la calidad educativa como aspiración ciudadana colectiva”, cerró Yorg.

Fuente: OVE

Comparte este contenido:
Avatar

José Yorg

Articulista, Escritor.

One thought on ““Autopsia de la educación: Apagón pedagógico global”, según Yorg.

  1. pero no podemos quedarnos a la vera del camino, gimiendo nuestra desgracia ….,hay que presentar resistencia y creo que lo mas indicado es ·”apropiarnos”..de los contenidos a ser procesados virtualmente …creo que en ese sentido es que comienza a pronunciarse el propio Luis Bonilla en su último artículo….fíjense, ¿Cuál es la diferencia entre lo virtual y lo presencial?…en ambos casos se emite un mensaje mediante una plataforma……en el caso de lo presencial es la sacrosanta tarima física , sobre la cual se levanta la imponente figura del profesor apabullando con sus “verdades” ….–en el caso de lo virtual, es la pantalla de tu cel o de tu computadora,en la cual alguien lejano e impersonal quiere también imponer sus “verdades” pero ahora apoyándose en el irresistible prestigio de la tecnología de punta…si no eres un pedagogo consciente de tu papel en el desarrollo integral de la personalidad del estudiante, incluyendo el despliegue de su potencial intelectual, el estimulo a la solidaridad antes que de la competencia, el cultivo (desde la percepción hasta la convicción) de la importancia de lo colectivo antes que de lo individual, la defensa de nuestros propios valores y de nuestro arraigo cultural, el apoyo a la formación del pensamiento crítico- constructivo y el fortalecimiento de prácticas democrático-protagónico-participativas en las grandes y pequeñas decisiones, entonces decíamos….. si no eres ese pedagogo. pienso que es hasta mejor que te incorpores al mundo de lo virtual….pero los demás tenemos una tarea ineludible : tenemos que elaborar esos contenidos a divulgar y esas didácticas a emplear…ellas tienen que ser las que nosotros construyamos,,,, lo podemos discutir, claro, pero creo que es por ahí por donde debemos buscar el nuevo foco de nuestra acción,..por cierto. este mensaje debería ser válido para el más humilde de los mestos de los primeros cursos de escolaridad hasta para el renombrado profesor del postgrado de física teórica—discutamos,…no podemos guardar silencio,…no ahora…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.