España: Clau­su­ra y úl­ti­mas po­nen­cias del XIV Con­gre­so “Emo­cio­na. Co­mu­ni­ca­ción y Edu­ca­ción”

España/Noviembre de 2017/Fuente: Servicio de Información católica

El pre­si­den­te de Es­cue­las Ca­tó­li­cas (FERE-CECA y EyG), Juan Car­los Pé­rez Go­doy, jun­to con la di­rec­to­ra de XIV Con­gre­so, Vic­to­ria Moya, clau­su­ra­ron el en­cuen­tro edu­ca­ti­vo que ha reuni­do du­ran­te los días 16, 17 y 18 de no­viem­bre a más de 1.600 edu­ca­do­res, di­rec­to­res, ti­tu­la­res y miem­bros de la es­cue­la ca­tó­li­ca, y en el que se ha de­mos­tra­do la im­por­tan­cia de ha­cer una co­mu­ni­ca­ción emo­ti­va que cale y se adap­te a las ne­ce­si­da­des de nues­tros alum­nos y de nues­tro tiem­po.

En sus pa­la­bras Pé­rez Go­doy hizo un com­ple­to re­su­men de los tres días de Con­gre­so. Des­de la ale­gría y la “Ver­dad con ma­yús­cu­las que nos hace li­bres” a la emo­ción que ex­pe­ri­men­ta­mos a tra­vés de la mú­si­ca vo­cal y la per­cu­sión. Ha­bló del re­na­ci­mien­to de la co­mu­ni­ca­ción que nace de la es­cu­cha del alumno, por­que “la pri­me­ra emo­ción sur­ge en el co­ra­zón del edu­ca­dor al con­tem­plar en si­len­cio a cada alumno”.

Ase­gu­ró que la me­jor “mar­ca” es la que te da la ca­pa­ci­dad de fas­ci­nar, como la Pa­la­bra ver­da­de­ra del Evan­ge­lio que bri­lla; y que como cris­tia­nos y tes­ti­gos de Je­sús so­mos trans­for­ma­do­res del mun­do, en una hu­ma­ni­dad nue­va que pone en el cen­tro a la per­so­na, como pes­ca­do­res que echan “nue­vas re­des” que son con­tex­to para ex­pre­sar y re­crear la ex­pe­rien­cias de la fe, te­ji­da de ve­ra­ci­dad, in­te­gri­dad, cre­di­bi­li­dad, au­ten­ti­ci­dad y la­zos de amis­tad.

Re­cor­dó que “no solo es im­por­tan­te sa­ber de­cir las co­sas, sino tam­bién te­ner tan­ta pa­sión por lo que ha­ces que no pue­des de­jar de com­par­tir­lo”. Com­par­tir his­to­rias, “qué be­llo es­pa­cio el aula para cons­truir his­to­rias”, afir­mó.

Y no ol­vi­dó re­cor­dar una de las fra­ses más re­pe­ti­das du­ran­te el Con­gre­so: “todo co­mu­ni­ca”. Por ello in­sis­tió en la ne­ce­si­dad de “es­tar en me­dio de los alum­nos apro­ve­chan­do los nue­vos len­gua­jes, pero so­bre todo el que ellos me­jor en­tien­den, el del co­ra­zón, por­que es el len­gua­je que más emo­cio­na”.

Por su par­te, Vic­to­ria Moya, di­rec­to­ra del Con­gre­so, in­sis­tió una vez más en la ne­ce­si­dad de crear nue­vas for­mas de co­mu­ni­ca­ción que se adap­ten a los nue­vos tiem­pos que vi­vi­mos. Para ello abo­gó por “una co­mu­ni­ca­ción ins­ti­tu­cio­nal, in­ter­per­so­nal y per­so­nal que sea ca­paz de con­mo­ver y que al ras­car deje poso de tras­cen­den­cia y no se li­mi­te a sen­ti­mien­tos pla­nos; que lle­gue al re­cep­tor sin re­nun­ciar a prin­ci­pios que de­fi­nen al emi­sor; que me per­mi­ta co­no­cer a otros dis­tin­tos a mí sin de­jar de ser yo mis­mo” . Lo quie­ro para mi, para nues­tros alum­nos e ins­ti­tu­cio­nes”. “Si me emo­ciono lo­gra­ré emo­cio­nar a los otros. Emo­ció­na­te y emo­cio­na­rás, pero con ca­be­za”, con­clu­yó.

Citó ade­más al­gu­nas ci­fras de la di­fu­sión del Con­gre­so a tra­vés de me­dios di­gi­ta­les: 1.600 des­car­gas de la app; casi 40.000 vi­si­tas a la web; ten­den­cia con #Con­gre­soE­mo­cio­na y en mu­chas de nues­tras po­nen­cias en Twit­ter; casi 300 fo­tos subidas a Fli­ckr; casi 200 vi­si­tas de las pre­sen­ta­cio­nes en nues­tro ca­nal de Sli­des­ha­re; y más de 8.000 vi­sua­li­za­cio­nes de nues­tra re­trans­mi­sión des­de 25 paí­ses di­fe­ren­tes.

Re­cu­pe­rar la emo­ción de Je­sús 

El úl­ti­mo día del XIV Con­gre­so de EC co­men­za­ba con la Eu­ca­ris­tía pre­si­di­da por el ar­zo­bis­po de Ovie­do, Mons. Je­sús Sanz Mon­tes, que con­tó con las vo­ces de los ni­ños del coro del Co­le­gio San­ta Te­re­sa de Je­sús de Ovie­do. Du­ran­te su ho­mi­lía, el Ar­zo­bis­po re­cor­dó cuán­tas emo­cio­nes ex­pe­ri­men­tó Je­sús du­ran­te su vida y cómo las trans­mi­tió a tra­vés de la Bi­blia: la ter­nu­ra, la bon­dad, la ver­dad que nos hace li­bre, la paz que le­van­ta puen­tes, la mi­se­ri­cor­dia que nos re­ga­la per­dón, la gra­ti­tud, la fe, el amor fra­terno que her­ma­na, la es­pe­ran­za…

Ase­gu­ró que “nues­tro mun­do vive apa­ga­do por emo­cio­nes fal­sas que nos ha­cen ti­bios y que no se co­rres­pon­den a la ver­dad que el co­ra­zón nos exi­ge”. Por ello, cons­ta­tó la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la emo­ción de Je­sús, “esa emo­ción de con­mue­ve y nos des­pier­ta a lo be­llo y bon­da­do­so”. Ante los edu­ca­do­res pre­sen­tes, in­vi­tó  a la es­cue­la ca­tó­li­ca “a afron­tar el reto de sa­ber emo­cio­nar como quien po­si­bi­li­ta el en­cuen­tro con Dios que cam­bia la vida”.

Últi­mas po­nen­cias de Emo­cio­na 

El blo­que so­bre la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­lia-es­cue­la se com­ple­tó in­clu­yen­do al ac­tor prin­ci­pal del en­torno edu­ca­ti­vo: el alumno. Para ello la jor­na­da de ayer vier­nes per­mi­tió a los asis­ten­tes vi­vir y com­par­tir emo­cio­nes e his­to­rias como “La his­to­ria de Jan”, una pe­lí­cu­la gra­ba­da por un pa­dre du­ran­te los pri­me­ros seis años de vida de su hijo con sín­dro­me de Down.

Sus pro­ta­go­nis­tas, Ber­nar­do Moll, pa­dre de Jan, Mi­ren Jo­su­ne Gar­cía, di­rec­to­ra pe­da­gó­gi­ca del Co­le­gio Ma­ría Co­rre­den­to­ra de Ma­drid don­de es­tu­dia Jan y con el ac­tor prin­ci­pal, Jan, de­mos­tra­ron que los sue­ños se pue­den ha­cer reali­dad; tam­bién que es ne­ce­sa­rio dar vi­si­bi­li­dad a las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad; y que para lo­grar his­to­rias de éxi­to como esta la co­mu­ni­ca­ción fa­mi­lia-co­le­gio, la con­fian­za y em­pa­tía son cla­ves pero, so­bre todo, como re­su­me la ma­dre de Jan en una fra­se, que “el amor ge­ne­ra amor”. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que Jan y su fa­mi­lia trans­mi­tie­ron ayer a las per­so­nas reuni­das en este con­gre­so: amor y una his­to­ria emo­cio­nan­te que emo­cio­nó a to­dos.

El bro­che fi­nal de la se­gun­da jor­na­da lo puso Sewa Beats un gru­po que com­bi­na la per­cu­sión afri­ca­na tra­di­cio­nal con las téc­ni­cas edu­ca­ti­vas del si­glo XXI y que lo­gró con su rit­mo que las 1.600 per­so­nas in­ter­ac­tua­ran, bai­la­ran, can­ta­ran y vi­vie­ran una ex­pe­rien­cia úni­ca, di­ná­mi­ca y di­ver­ti­da.

El sá­ba­do día 18 de no­viem­bre, Ja­vier Ce­ba­llos, ex­per­to en co­mun­cia­ción y emo­cio­nes y ase­sor de co­mu­ni­ca­ción y so­cio de las em­pre­sas In­foJC e Im­pact Hub Vigo, en­ca­be­zó las po­nen­cias de la jor­na­da fi­nal del Con­gre­so Emo­cio­na re­to­man­do el ar­gu­men­to que pone en el cen­tro de la co­mu­ni­ca­ción al alumno. En ella de­fi­nió la do­cen­cia como “creer en el alumno y en­con­trar el sen­ti­do de las co­sas”. Uti­li­zan­do la pa­sión como el va­lor a in­yec­tar en las au­las, Ce­brei­ros ape­ló al sen­ti­do edu­ca­ti­vo de los asis­ten­tes di­cien­do que “las ex­pec­ta­ti­vas que te­ne­mos so­bre nues­tros alum­nos mar­ca­rán los re­sul­ta­dos que ob­te­ne­mos”. Con­clu­yó su dis­cur­so ante más de un mi­llar de pro­fe­so­res afir­man­do que la “pa­sión por edu­car no tie­ne com­pe­ten­cia, mar­ca la di­fe­ren­cia” y pi­dió a los pro­fe­so­res que se di­ri­jan más “ha­cía la ple­ni­tud que ha­cia el éxi­to”.

A con­ti­nua­ción, Da­niel Pa­jue­lo, re­li­gio­so ma­ria­nis­ta, sa­cer­do­te, pro­fe­sor del Co­le­gio Amo­rós de Ma­drid, ra­pe­ro y You­tu­ber, ex­pli­có cómo de­ci­dió asu­mir el reto de evan­ge­li­zar des­de You­tu­be para cu­brir el va­cío de la Igle­sia en el ca­nal y acer­car la ex­pe­rien­cia de Dios a los no cre­yen­tes y es­cép­ti­cos. Con­fe­só que la ex­pe­rien­cia no está exen­ta de pro­ble­mas. Al sa­cri­fi­cio por las ho­ras de pro­duc­ción de cada ví­deo, se unen la alta ex­po­si­ción y las crí­ti­cas ofen­si­vas, aun­que ase­gu­ró que con­ti­nua­rá, por­que “la paz que ten­go para lle­var esto vie­ne de la mano de Dios”.

Por úl­ti­mo, el ac­tor y can­tan­te “El Lan­gui” ha­bló de la cam­pa­ña “Se bus­can va­lien­tes” como un ejem­plo de cómo re­mar to­dos en la mis­ma di­rec­ción para lu­char con­tra el aco­so es­co­lar, así como de la im­por­tan­cia de ob­ser­var a nues­tros hi­jos fue­ra de su zona de con­fort; y de es­cu­char y co­mu­ni­car­nos con nues­tros alum­nos. Pero so­bre todo, abo­gó por la mú­si­ca como es­pa­cio de co­mu­ni­ca­ción por­que “la mú­si­ca pue­de lle­gar a lo­grar que los ni­ños se li­be­ren, ex­pre­sen lo que tie­nen den­tro y se sien­tan úti­les”. Y con mú­si­ca ter­mi­nó su in­ter­ven­ción in­ter­pre­tan­do el rap con el que se iden­ti­fi­ca esta cam­pa­ña cen­tra­da en el res­pe­to, es­fuer­zo y com­pa­ñe­ris­mo para bus­car “va­lien­tes” que lu­chen con­tra el aco­so.

SE­GUN­DA JOR­NA­DA

Es­cue­las Ca­tó­li­cas (FERE-CECA y EyG) ce­le­bra­ba des­de el jue­ves 16 de no­viem­bre su XIV Con­gre­so en el Pa­la­cio de Con­gre­sos de Ovie­do bajo el lema: “Emo­cio­na. Co­mu­ni­ca­ción y Edu­ca­ción” en el que par­ti­ci­pan más de 1.600 edu­ca­do­res. En su se­gun­da jor­na­da se ha­bló de la co­mu­ni­ca­ción de la San­ta Sede, de la na­rra­ti­va trans­me­dia en la es­cue­la, de ex­pe­rien­cias de co­mu­ni­ca­ción en los cen­tros y de las cla­ves para me­jor la co­mu­ni­ca­ción en la re­la­ción fa­mi­lia-es­cue­la.

El día co­men­zó con Gus­ta­vo En­tra­la, el pu­bli­cis­ta en­car­ga­do de acom­pa­ñar al Va­ti­cano en el ac­ce­so a la era de la co­mu­ni­ca­ción di­gi­tal. En su in­ter­ven­ción, que ce­rró el blo­que de co­mu­ni­ca­ción e Igle­sia abier­to ayer por la ma­ña­na, ase­gu­ró que el éxi­to del Papa Fran­cis­co como “co­mu­ni­ca­dor creí­ble” en la era di­gi­tal se debe a que “su  plan se ex­pre­sa con sen­ci­llez, sus ges­tos ha­blan por sí mis­mos y es per­sis­ten­te en re­pe­tir el men­sa­je”. Ha­bló de de­rro­char en­tu­sias­mo y de­di­ca­ción para cum­plir sue­ños y de la ne­ce­si­dad de adap­tar los ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción a tiem­pos y des­ti­na­ta­rios. In­ci­dió ade­más en la idea de en­se­ñar a los alum­nos a ser “jó­ve­nes cris­tia­nos en re­des so­cia­les” y a los do­cen­tes a ilu­mi­nar “el ca­mino de los alum­nos para que des­plie­guen to­dos sus ta­len­tos”.

Trans­me­dia en el aula

El se­gun­do blo­que de la ma­ña­na se cen­tró en la ten­den­cia co­mu­ni­ca­ti­va trans­me­dia y sus na­rra­ti­vas. El doc­tor de co­mu­ni­ca­ción Henry Jen­kins, de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, y crea­dor del tér­mino trans­me­dia, ex­pli­có a tra­vés de una en­tre­vis­ta la gé­ne­sis de esta evo­lu­ción di­gi­tal de co­mu­ni­ca­ción y cómo se ha adap­ta­do a las nue­vas na­rra­ti­vas co­mu­ni­ca­ti­vas don­de des­ta­can la vi­ra­li­dad del men­sa­je y su adap­ta­bi­li­dad a di­fe­ren­tes so­por­tes.

A con­ti­nua­ción el es­ce­na­rio re­ci­bió al equi­po del Gra­do Trans­me­dia de la Uni­ver­si­dad de la Sa­lle en­ca­be­za­dos por Ser­gio Gar­cía y Nu­ria Her­nán­dez, quie­nes tras­la­da­ron al au­di­to­rio las di­fe­ren­tes for­mas de in­tro­du­cir la na­rra­ti­va trans­me­dia den­tro del aula (poe­sía, dan­za, vi­deo­jue­gos, re­des so­cia­les…) y uti­li­zar­la como un aci­ca­te emo­cio­nal para el apren­di­za­je, por­que “el co­le­gio tie­ne opor­tu­ni­dad in­creí­ble de ge­ne­rar his­to­rias”.

Des­ta­ca­ron ade­más en la im­por­tan­cia de co­no­cer cómo son nues­tros alum­nos, los me­dios y tec­no­lo­gías que uti­li­zan, sus for­mas de ocio, por­que en pa­la­bras de Ser­gio Gar­cía, “la cul­tu­ra de los jó­ve­nes es lí­qui­da y co­rre­mos el ries­go de aho­gar­nos si no apren­de­mos a na­dar”.

Co­mu­ni­ca­do­res de una hu­ma­ni­dad nue­va

Bajo este tí­tu­lo Cha­ro Sá­da­ba, de­ca­na de la Fa­cul­tad de Co­mu­ni­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, ani­mó a los más de 1.600 edu­ca­do­res reuni­dos en el Con­gre­so a tra­ba­jar la co­mu­ni­ca­ción en to­dos los ám­bi­tos y, en con­cre­to, en re­des so­cia­les sien­do proac­ti­vos, con ilu­sión, for­ma­ción y sin mie­do a equi­vo­car­se, si­guien­do tres prin­ci­pios: co­no­ci­mien­to del en­torno, com­pe­ten­cia pro­fe­sio­nal y cohe­ren­cia. “Hay mu­cho que per­der si no es­ta­mos, pero so­bre todo te­ne­mos mu­cho que ga­nar”, con­clu­yó.

Pos­te­rior­men­te Sá­da­ba mo­de­ró una mesa de de­ba­te con ex­pe­rien­cias de per­so­nas que di­rec­ta­men­te ges­tio­nan la co­mu­ni­ca­ción en un co­le­gio, quie­nes apor­ta­ron cla­ves para que ésta con­tri­bu­ya a la mi­sión de los cen­tros edu­ca­ti­vos ca­tó­li­cos. Ara­ce­li Ven­drell, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción del Co­le­gio Mon­tse­rrat de Bar­ce­lo­na sub­ra­yó la im­por­tan­cia de la co­mu­ni­ca­ción ex­ter­na pero tam­bién de la in­ter­na, te­nien­do como prin­ci­pa­les alia­dos a los alum­nos y pa­dres, y con­tan­do con un equi­po pro­fe­sio­nal al que se for­me pre­via­men­te.

Y si im­por­tan­te es la co­mu­ni­ca­ción ha­bi­tual en un cen­tro, lo es más en si­tua­cio­nes de cri­sis. Así lo sub­ra­yó Leon­cio Fer­nán­dez, di­rec­tor del Co­le­gio San­ta Ma­ría del Pi­lar de Ma­drid, quien ex­pli­có cómo una bue­na ges­tión de la cri­sis en su cen­tro se con­vir­tió en una opor­tu­ni­dad para re­for­zar su pro­yec­to edu­ca­ti­vo. Dio cua­tro cla­ves para su­perar una cri­sis: to­mar las de­ci­sio­nes en equi­po, te­ner un solo in­ter­lo­cu­tor, ser cohe­ren­tes con el pro­yec­to edu­ca­ti­vo y te­ner hu­mil­dad.

Por úl­ti­mo, Alan An­tich, res­pon­sa­ble de co­mu­ni­ca­ción del Co­le­gio Vir­gen In­ma­cu­la­da San­ta Mª de la Vic­to­ria de Má­la­ga ofre­ció a los asis­ten­tes ar­gu­men­tos para que los cen­tros es­tén en re­des so­cia­les: por trans­pa­ren­cia, para emo­cio­nar, para tra­ba­jar el sen­ti­do de per­te­nen­cia, para pre­di­car con el ejem­plo, para po­ner cara y nom­bre a las per­so­nas, para acom­pa­ñar en los mo­men­tos di­fí­ci­les, para mos­trar nues­tros va­lo­res, para ten­der puen­tes, en­tre otros.

Co­mu­ni­ca­ción fa­mi­lia-es­cue­la

La tar­de puso el foco en el pa­pel que jue­gan los pa­dres den­tro de los cen­tros es­co­la­res. Para ello, el blo­que prin­ci­pal fue in­tro­du­ci­do por la po­nen­cia ‘Pun­to de en­cuen­tro’ de Nu­ria Pé­rez, di­rec­to­ra crea­ti­va de Sparks and Ro­ckets de­di­ca­da a fo­men­tar la crea­ti­vi­dad en ni­ños y ma­yo­res y co­no­ci­da ade­más por ser la re­dac­to­ra del men­sa­je vi­ral “Yo cre­cí res­pe­tan­do al pro­fe­sor” que sal­tó a la fama en ple­na huel­ga de de­be­res y lo­gró re­mo­ver con­cien­cias en la red.

Pé­rez apun­tó que hay que aca­bar con el “rui­do emo­cio­nal” y em­pe­zar a tra­ba­jar la edu­ca­ción en va­lo­res como “an­tí­do­to con­tra la apa­tía”. En este sen­ti­do co­men­tó que “no hay nada más po­ten­te en la edu­ca­ción de nues­tros hi­jos que el tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo en­tre pa­dres y pro­fe­so­res, un equi­po bien com­pac­to que na­ve­ga jun­to”. A tra­vés de unos cuan­tos ejem­plos fue te­jien­do un dis­cur­so que con­clu­yó con el que se­ría el per­fec­to ob­je­ti­vo del pac­to en­tre pa­dres y pro­fe­so­res: “ce­rrar el círcu­lo”, con­cre­ta­men­te que los cha­va­les sien­tan que “la es­cue­la es su fa­mi­lia”.

Du­ran­te su in­ter­ven­ción, Leo Fa­ra­che, di­rec­tor de Ges­tio­nan­do Hi­jos, pre­sen­tó la úl­ti­ma cam­pa­ña para me­jo­rar la re­la­ción fa­mi­lia-es­cue­la pues­ta en mar­cha por la ini­cia­ti­va Pac­to por la Edu­ca­ción en Equi­po de la que es pro­mo­tor, y en la que pa­dres y do­cen­tes se com­pro­me­ten a tra­ba­jar jun­tos para lo­grar el éxi­to edu­ca­ti­vo. Para fa­ci­li­tar esta re­la­ción pro­pu­so a los asis­ten­tes cin­co re­tos: for­ma­li­zar un pac­to que sea co­no­ci­do por to­dos; apor­tar re­cur­sos a los pro­fe­so­res para me­jo­rar la re­la­ción con las fa­mi­lias; desa­rro­llar pac­tos para asun­tos que preo­cu­pen (aco­so es­co­lar, nue­vas tec­no­lo­gías, cul­ti­var ta­len­tos…); apro­ve­char a los pa­dres “após­to­les” para lo­grar que su bue­na pre­dis­po­si­ciónsea ca­na­li­za­da de for­ma in­te­li­gen­te; y ha­cer pú­bli­cos los ca­sos de éxi­to.

Fuente: http://www.agenciasic.es/2017/11/20/clausura-y-ultimas-ponencias-del-xiv-congreso-emociona-comunicacion-y-educacion/

 

Comparte este contenido:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.